Vene­zue­la. A pesar de que EEUU ya no lo prohí­be, Cit­go-Guai­dó no tie­ne pen­sa­do enviar gas licua­do al país

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de julio de 2021.

Cit­go Petro­leum, el bra­zo refi­na­dor en Esta­dos Uni­dos de la empre­sa esta­tal vene­zo­la­na PDVSA, secues­tra­do por Washing­ton y ges­tio­na­do por miem­bros del clan Guai­dó, dijo que no tie­ne nin­gún plan inme­dia­to para sumi­nis­trar Gas Licua­do de Petró­leo (GLP) a Vene­zue­la, a pesar de la nue­va auto­ri­za­ción del Depar­ta­men­to del Teso­ro para la ven­ta del com­bus­ti­ble al país.

«Somos cons­cien­tes de que la OFAC emi­tió recien­te­men­te la Licen­cia Gene­ral 40, auto­ri­zan­do cier­tas tran­sac­cio­nes rela­cio­na­das con la expor­ta­ción de GLP a Vene­zue­la», dijo Cit­go a la agen­cia espe­cia­li­za­da Argus: «En este momen­to, Cit­go no tie­ne pla­nes de par­ti­ci­par en esta actividad».

Según Argus, la pos­tu­ra de Cit­go es simi­lar a la de otros pro­vee­do­res de pro­duc­tos esta­dou­ni­den­ses que han afir­ma­do que es poco pro­ba­ble que reanu­den el sumi­nis­tro de GLP a Vene­zue­la a pesar de la nue­va autorización.

En un even­to vir­tual orga­ni­za­do por el Atlan­tic Coun­cil, con sede en Washing­ton, el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se, Kevin O’Reilly dijo que per­mi­tir a Vene­zue­la impor­tar GLP ‑un com­bus­ti­ble del que depen­de casi el 90% de la pobla­ción vene­zo­la­na para coci­nar- fue un «ges­to humanitario».

Has­ta el día de hoy las impor­ta­cio­nes de GLP han sido de casi 0 en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na. En 2018, el año ante­rior al secues­tro de Cit­go y la pro­fun­di­za­ción del embar­go petro­le­ro y el blo­queo a la eco­no­mía vene­zo­la­na, Vene­zue­la impor­tó un pro­me­dio men­sual de 238 mil barri­les de pro­pano esta­dou­ni­den­se, según datos de la Admi­nis­tra­ción de Infor­ma­ción Ener­gé­ti­ca de Esta­dos Uni­dos y cita­dos por Argos.

Cit­go es pro­pie­ta­ria de tres refi­ne­rías: la de Lake Char­les, en Lui­sia­na, de 425.000 b/​d; la de Cor­pus Chris­ti, en Texas, de 158.000 b/​d; y la de Lemont, en Illi­nois, de 167.000 b/​d.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *