Iñaki Gil de San Vicente

La aspi­ra­ción comu­nis­ta de Blas Infan­te y nues­tra libertad

«Hay dos cla­ses de comu­nis­tas. La de aque­llos que aspi­ran, median­te el esfuer­zo pro­pio, a engran­de­cer su vida para dar­la toda a la comu­ni­dad: y la de aque­llos que espe­ran en que una colec­ti­vi­dad, nor­mal­men­te comu­nis­ta, ven­ga a satis­fa­cer las exi­gen­cias de su pro­pia vida indi­vi­dual, dis­pen­sán­do­les y redi­mién­do­les del dolor que par­tea el esfuerzo

Saïd Bouamama

Fran­cia-Arge­lia: el sig­ni­fi­ca­do polí­ti­co e ideo­ló­gi­co del Infor­me Stora

Intro­duc­ción En julio de 2020, el pre­si­den­te Emma­nuel Macron con­fió al his­to­ria­dor Ben­ja­min Sto­ra la misión de redac­tar «un infor­me sobre cues­tio­nes memo­ria­les rela­cio­na­das con la colo­ni­za­ción y la gue­rra de Arge­lia», con el obje­ti­vo de afir­mar «una nue­va volun­tad de recon­ci­lia­ción de los pue­blos fran­cés y arge­lino» basa­da en

Petri Rekabarren

Tesis sobre el con­tex­to y las estra­te­gias (I)

A. El colec­ti­vo Petri Reka­ba­rren reini­cia­mos con este docu­men­to la diná­mi­ca ante­rior a la pan­de­mia de aná­li­sis perió­di­cos de la lucha nacio­nal de cla­se de nues­tro pue­blo. Nues­tro obje­ti­co es sim­ple y humil­de: ayu­dar en la medi­da de nues­tras fuer­zas a que crez­ca y se ace­le­re la recom­po­si­ción de la

admin

Elkano, la cir­cun­na­ve­ga­ción y el capi­ta­lis­mo vasco

1. Nota: Tex­to a defen­der en la char­la-deba­te del pró­xi­mo jue­ves 2 de diciem­bre de 2021 en el Kul­tur etxe de Lekei­tio a las 18h. «Como unos puer­cos ham­brien­tos ansían el oro», dice el tex­to náhuatl pre­ser­va­do en el Códi­ce Flo­ren­tino.» Eduar­do Galeano: Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na, Siglo

Iñaki Gil de San Vicente

Cam­bios en el para­dig­ma repre­si­vo del capital

Qué es un para­dig­ma repre­si­vo «Des­de la mitad del ter­cer mile­nio en ade­lan­te, épo­ca del rey medio míti­co sume­rio Luga­lan­ne­mun­du, la con­quis­ta, o mejor, las inva­sio­nes por botín con­tra los veci­nos más débi­les for­ma una par­te inhe­ren­te de la polí­ti­ca exte­rior de cada rei­no, den­tro y alre­de­dor de Meso­po­ta­mia […] El palacio

Saïd Bouamama

La pér­di­da de rele­van­cia del impe­ria­lis­mo fran­cés. Efec­tos exter­nos e inter­nos de la «nos­tal­gia del imperio»

Intro­duc­ción Los recien­tes gol­pes de Esta­do en Gui­nea y Mali, la lla­ma­da «cri­sis de los sub­ma­ri­nos fran­ce­ses» con Aus­tra­lia, la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán sin haber con­sul­ta­do a sus «socios» de la OTAN, las invec­ti­vas de Macron sobre Arge­lia afir­man­do que esta cul­ti­va un «odio» ofi­cial contra

Petri Rekabarren

Pró­lo­go a la edi­ción de 2021 de Lenin, Txa­bi, Argala

Pró­lo­go a la edi­ción de 2021 de Lenin, Txa­bi, Arga­la Lenin, Txa­bi, Arga­la: Sobre la actua­li­dad del V Bil­tzar, el libro que pro­lo­ga­mos, fue escri­to hace casi una déca­da, en 2012. Como vere­mos en estos años una par­te de la izquier­da aber­tza­le se ha inte­gra­do en el orden mate­rial y sim­bó­li­co del capital.

Iñaki Gil de San Vicente

Cono­cien­do al Marx des­co­no­ci­do. Sobre la impor­tan­cia de Comu­ni­dad, nacio­na­lis­mos y capital

Intro­duc­ción La bur­gue­sía tie­ne sin duda razón cuan­do con­ci­be en gene­ral sus intere­ses como intere­ses idén­ti­cos, de la mis­ma mane­ra que el lobo, en tan­to que lobo, tie­ne los mis­mos intere­ses que cual­quie­ra de sus cama­ra­das lobos, sin embar­go, cada lobo indi­vi­dual tie­ne inte­rés en ser el pri­me­ro en abalanzarse

Iñaki Gil de San Vicente

Bre­ve his­to­ria del inter­na­cio­na­lis­mo (IV de X)

Si se repa­sa el orden de apa­ri­ción de las diez entre­gas, se verá que la Segun­da Inter­na­cio­nal ocu­pa dos de ellas, la ter­ce­ra y la cuar­ta, por­que su his­to­ria con­cen­tra las com­ple­jas con­di­cio­nes en las que se desa­rro­lla la lucha de cla­ses mun­dial: la Segun­da Inter­na­cio­nal sigue actuan­do como la principal

Iñaki Gil de San Vicente

Pre­sen­ta­ción del libro Eus­ko gudariak

La ver­güen­za nacio­nal como fuer­za libe­ra­do­ra «Le ase­gu­ro que, por muy poco orgu­llo nacio­nal que se ten­ga, la ver­güen­za nacio­nal se sien­te has­ta en Holan­da. Inclu­so el últi­mo holan­dés es un ciu­da­dano com­pa­ra­do con el pri­me­ro de los ale­ma­nes. […] Es una ver­dad que al menos nos con­fron­ta con la