Eco­lo­gía Social. ¿Pue­den las apli­ca­cio­nes agrí­co­las hacer que vuel­van a los cam­pos los pro­duc­to­res de Indonesia?

Por Kanis Dur­sin, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

Foto: Agri­cul­to­res de la pro­vin­cia de Java Occi­den­tal de Indo­ne­sia. El sec­tor agrí­co­la de este país del sudes­te asiá­ti­co enfren­ta a dos pro­ble­mas impor­tan­tes: la dis­mi­nu­ción del núme­ro de agri­cul­to­res y de los cam­pos irri­ga­dos de arroz. Kanis Dursin/​IPS

YAKARTA, 14 dic 2020 (IPS) – Cuan­do sus ami­gos lo pre­sio­na­ron para que usa­ra una apli­ca­ción agrí­co­la en julio, el agri­cul­tor de arroz Mus­ta­fa des­car­gó a rega­ña­dien­tes RiTx Ber­ta­ni en su telé­fono inte­li­gen­te. Cua­tro meses des­pués, se sien­te feliz de haber pro­ba­do la tecnología.

«Comen­cé a usar la apli­ca­ción a prin­ci­pios de sep­tiem­bre cuan­do plan­té arroz en 0,7 hec­tá­reas de tie­rra irri­ga­da», dijo a IPS el hom­bre de 41 años en una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca des­de la regen­cia (dis­tri­to rural) de Bon­do­wo­so en la pro­vin­cia de Java Orien­tal, a casi 1000 kiló­me­tros al este de Yakar­ta, la capital.

“Toda­vía no pue­do decir si ayu­da a impul­sar la pro­duc­ción o no, pero estoy muy con­ten­to con la tec­no­lo­gía. Me ayu­dó a detec­tar e iden­ti­fi­car una enfer­me­dad del arroz a fines de septiembre.

Antes, comen­tó este padre de dos niños, “siem­pre había­mos lla­ma­do a las enfer­me­da­des del arroz ‘sal­ta­plan­ta’ y usá­ba­mos los mis­mos medi­ca­men­tos para con­tro­lar la enfer­me­dad. Gra­cias a la tec­no­lo­gía, aho­ra cono­ce­mos dife­ren­tes enfer­me­da­des del arroz y pode­mos usar los insec­ti­ci­das ade­cua­dos para tratarlas”.

RiTx Ber­ta­ni, desa­rro­lla­da por la empre­sa de tec­no­lo­gía emer­gen­te PT Mitra Sejah­te­ra Mem­ban­gun Bang­sa (MSMB), está dise­ña­da para ayu­dar a los agri­cul­to­res a enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co y otros pro­ble­mas que pue­dan tener a tra­vés de la tec­no­lo­gía digi­tal. RiTx pro­vie­ne de las pala­bras “tec­no­lo­gía agrí­co­la”, mien­tras que Ber­ta­ni sig­ni­fi­ca lite­ral­men­te “cul­ti­vo”.

Para­le­la­men­te, otro agri­cul­tor, Kur­lu­fi, dijo que des­car­gó la apli­ca­ción en 2018, pero la des­ins­ta­ló poco des­pués por­que le pare­ció menos útil para su cul­ti­vo de chi­les (pimen­to­nes). A prin­ci­pios de este año, deci­dió reins­ta­lar­lo cuan­do el pre­cio del chi­le cayó repentinamente.

“El pre­cio del chi­le ha caí­do drás­ti­ca­men­te des­de que el coro­na­vi­rus azo­tó el país en mar­zo. Bus­qué cul­ti­vos alter­na­ti­vos cuan­do la apli­ca­ción sugi­rió que mi cam­po era apto para pepi­nos”, dijo a IPS este pro­duc­tor de 42 años y tam­bién con dos hijos, que vive en la regen­cia de Ban­yu­wan­gi, a unos 1100 kiló­me­tros al este de Yakar­ta y tam­bién en la pro­vin­cia de Java Oriental.

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus, que ha mata­do a 18 366 per­so­nas has­ta el 10 de diciem­bre, ha obli­ga­do a las per­so­nas a tra­ba­jar des­de casa y plan­tar ver­du­ras en sus patios tra­se­ros, lo que ha hecho bajar el pre­cio de los cul­ti­vos ali­men­ta­rios debi­do a la baja demanda.

Kur­lu­fi posee 0,95 hec­tá­reas de tie­rras agrí­co­las. Des­de que la pan­de­mia de covid azo­tó el país, ha plan­ta­do pepino en 0,6 hec­tá­reas de su cam­po duran­te dos tem­po­ra­das suce­si­vas, cose­chan­do ocho kilo­gra­mos de semi­llas de pepino en la pri­me­ra tem­po­ra­da y 18 kilo­gra­mos en la segun­da. Cada tem­po­ra­da dura casi tres meses.

“Ven­dí las semi­llas por 450 000 rupias indo­ne­sias (unos 32 dóla­res) el kilo­gra­mo a una empre­sa local”, señaló.

“Me pare­ce que la tec­no­lo­gía es muy útil para las per­so­nas que tie­nen poca o nada de expe­rien­cia pre­via en la agri­cul­tu­ra. En mi caso, me ayu­da a deci­dir qué cul­ti­vos plan­tar y cuán­do con­tra­tar tra­ba­ja­do­res para la poli­ni­za­ción, ya que brin­da pro­nós­ti­cos meteo­ro­ló­gi­cos para los pró­xi­mos seis a sie­te días”, agre­gó Kurlufi.

Mus­ta­fa y Kur­lu­fi son dos de los 11 000 agri­cul­to­res de ocho pro­vin­cias de Indo­ne­sia que uti­li­zan RiTx Ber­ta­ni, una de las doce­nas de apli­ca­cio­nes agrí­co­las dis­po­ni­bles actual­men­te, mien­tras el gobierno pro­mue­ve Smart Far­ming 4.0 o agri­cul­tu­ra digitalizada.

El geren­te de pro­yec­tos de MSMB, Rizal Dwi Prast­yo, dijo que tie­nen hard­wa­re, a tra­vés de sen­so­res en el cam­po, que están conec­ta­dos a Inter­net, y soft­wa­re, median­te la apli­ca­ción RiTx Bertani.

“Los usua­rios deben enviar infor­ma­ción deta­lla­da sobre sus cam­pos, inclui­do el tama­ño, los lími­tes, la lati­tud y la lon­gi­tud para que los sen­so­res los ubi­quen. Una vez que los sen­so­res detec­tan los cam­pos, inme­dia­ta­men­te miden la hume­dad del sue­lo y la tem­pe­ra­tu­ra del aire y trans­mi­ten esa infor­ma­ción a Inter­net», indi­có Prast­yo a IPS des­de Yog­ya­kar­ta, un vue­lo de 50 minu­tos al este de Yakarta.

Un sen­sor, que cues­ta apro­xi­ma­da­men­te 2700 dóla­res, cubre un área de 10 hec­tá­reas de tierra.

Con base en la hume­dad actual del sue­lo, sos­tu­vo Prast­yo, los exper­tos en agri­cul­tu­ra de la com­pa­ñía brin­dan suge­ren­cias a los agri­cul­to­res a tra­vés de la apli­ca­ción sobre qué cul­ti­vos se adap­tan mejor a sus tie­rras para la pró­xi­ma tem­po­ra­da de siembra.

“Duran­te toda la tem­po­ra­da, los sen­so­res miden la hume­dad del sue­lo y del aire cada 10 minu­tos y car­gan los datos en Inter­net. Los usua­rios pue­den leer las fuen­tes a tra­vés de la apli­ca­ción en el menú del sen­sor. Los agri­cul­to­res nece­si­tan este tipo de infor­ma­ción para apli­car fer­ti­li­zan­tes o rociar pes­ti­ci­das, si es nece­sa­rio”, continuó.

La apli­ca­ción, indi­có Prast­yo, tam­bién per­mi­te a los agri­cul­to­res regis­trar toda la acti­vi­dad agrí­co­la y guar­dar­las en un menú de regis­tro para que sepan exac­ta­men­te cuán­do deben apli­car fer­ti­li­zan­tes o rociar pes­ti­ci­das o insec­ti­ci­das. Los agri­cul­to­res tam­bién pue­den soli­ci­tar asis­ten­cia adi­cio­nal a tra­vés del foro en línea.

El acti­vis­ta Said Iqbal, de la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal Coa­li­ción Popu­lar para la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, dio la bien­ve­ni­da al uso de apli­ca­cio­nes en la agri­cul­tu­ra, pero dijo que duda­ba de que la agri­cul­tu­ra digi­ta­li­za­da mejo­ra­ra el bien­es­tar de los agri­cul­to­res y ayu­da­ra al país a lograr la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en el futu­ro inmediato.

“La digi­ta­li­za­ción del sec­tor agrí­co­la es inevi­ta­ble aho­ra, pero la raíz del pro­ble­ma es que los agri­cul­to­res no encuen­tran incen­ti­vos para impul­sar la pro­duc­ción. ¿Por qué? Por­que con­tro­lan solo las acti­vi­da­des en la gran­ja, mien­tras que las acti­vi­da­des ascen­den­tes y des­cen­den­tes están con­tro­la­das por las gran­des empre­sas. Se ha vuel­to de públi­co cono­ci­mien­to que los inter­me­dia­rios o comer­cian­tes ganan más del doble que los agri­cul­to­res”, señaló.

Tam­bién dijo que la mayo­ría de los agri­cul­to­res en Indo­ne­sia eran peque­ños pro­pie­ta­rios, cada uno de los cua­les poseía un pro­me­dio de 0,2 hec­tá­reas de tie­rra irri­ga­da. “Debi­do a esa con­di­ción, muchos agri­cul­to­res optan por ven­der su tie­rra pro­duc­ti­va y tra­ba­jar como mano de obra bara­ta, lo que redu­ce aún más los cam­pos irri­ga­dos, espe­cial­men­te en la isla de Java”, sos­tu­vo Iqbal.

Otro acti­vis­ta, Tejo Wah­yu Jat­mi­ko de la Alian­za para las Aldeas Prós­pe­ras, estu­vo de acuer­do con Iqbal y dijo que el sec­tor agrí­co­la de Indo­ne­sia enfren­ta­ba dos pro­ble­mas impor­tan­tes: La dis­mi­nu­ción tan­to del núme­ro de agri­cul­to­res como de los cam­pos irri­ga­dos de arroz.

Citan­do un infor­me de la Agen­cia Cen­tral de Esta­dís­ti­cas, Jat­mi­ko dijo en un semi­na­rio web en Yakar­ta que el país tenía solo 33,4 millo­nes de agri­cul­to­res en 2019, fren­te a 35,6 millo­nes en 2015, mien­tras que los cam­pos irri­ga­dos se situa­ron en 10,68 millo­nes de hec­tá­reas en 2019, 700 hec­tá­reas menos que en 2018.

Estas con­di­cio­nes han pro­vo­ca­do fluc­tua­cio­nes en la pro­duc­ción de arroz, lo que ha obli­ga­do al gobierno a impor­tar arroz para satis­fa­cer las nece­si­da­des de más de 270 millo­nes de personas.

Los infor­mes del BPS mues­tran que el país impor­tó 444 508 tone­la­das de arroz en 2019, fren­te a 2,25 millo­nes de tone­la­das en 2018, 305 270 tone­la­das en 2017 y 1,28 millo­nes de tone­la­das en 2016.

En un inten­to por aumen­tar el bien­es­tar de los agri­cul­to­res, des­de 2017 el pre­si­den­te Joko «Joko­wi» Wido­do ha pro­mo­vi­do la cor­po­ra­ción de agri­cul­to­res, don­de estos se orga­ni­zan en empre­sas comer­cia­les, fun­da­das y finan­cia­das por los mis­mos agri­cul­to­res, con el obje­ti­vo de con­tro­lar acti­vi­da­des en el sec­tor agrí­co­la tan­to den­tro como fue­ra de la finca.

Syah­yu­ti, inves­ti­ga­dor del Cen­tro de Polí­ti­ca Socio­eco­nó­mi­ca y Agrí­co­la del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de Indo­ne­sia, seña­ló que bajo el con­cep­to de cor­po­ra­ción, los agri­cul­to­res tam­bién par­ti­ci­pan en el sumi­nis­tro de semi­llas, fer­ti­li­zan­tes, máqui­nas agrí­co­las y capi­tal con acti­vi­da­des den­tro de la fin­ca, y en la com­pra, molien­da y ven­ta de arroz en acti­vi­da­des fue­ra de la finca.

Basa­do en expe­rien­cias en algu­nos sub­dis­tri­tos, Syah­yu­ti dijo que las cor­po­ra­cio­nes aumen­ta­ron los ingre­sos de los agri­cul­to­res en 72 por ciento.

Mien­tras el gobierno está tra­ba­jan­do para orga­ni­zar a los agri­cul­to­res en gru­pos empre­sa­ria­les, Mus­ta­fa se mues­tra opti­mis­ta de que la agri­cul­tu­ra digi­ta­li­za­da ayu­da­rá a aumen­tar el núme­ro de agri­cul­to­res en Indonesia.

“Me doy cuen­ta de que el núme­ro de per­so­nas que cul­ti­van la tie­rra en el dis­tri­to ha aumen­ta­do des­de que (usa­ron) la (apli­ca­ción) RiTx Ber­ta­ni. Muchos de ellos son jóve­nes y sin expe­rien­cia. Ten­go la impre­sión de que con la tec­no­lo­gía, cul­ti­var ya no es un tra­ba­jo sucio, sino un esti­lo de vida que cada vez más per­so­nas adop­tan”, sos­tu­vo Mustafa.

T: MLM /​RV: EG

Fuen­te: http://​www​.ips​no​ti​cias​.net/​2​0​2​0​/​1​2​/​p​u​e​d​e​n​-​l​a​s​-​a​p​l​i​c​a​c​i​o​n​e​s​-​a​g​r​i​c​o​l​a​s​-​v​u​e​l​v​a​n​-​l​o​s​-​c​a​m​p​o​s​-​l​o​s​-​p​r​o​d​u​c​t​o​r​e​s​-​i​n​d​o​n​e​s​ia/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *