Argen­ti­na. Mar­chan­do y can­tan­do con­tra la Tra­ta en Par­que Cen­te­na­rio /​Acción del Fren­te Cul­tu­ral Che Ade­li­ta (fotos)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 10 de octu­bre de 2020

Este sába­do, la mul­ti­tud de per­so­nas de todas las eda­des que pobla­ban el Par­que Cen­te­na­rio, en la Capi­tal argen­ti­na, fue­ron sor­pren­di­das por una muy par­ti­cu­lar acción de muje­res ves­ti­das de rojo que reco­rrie­ron can­tan­do dicho pre­dio. Se tra­tó de una nue­va acti­vi­dad del Fren­te Cul­tu­ral Che Ade­li­ta, cuyas inte­gran­tes recor­da­ron en esta oca­sión que en el país hay nume­ro­sas jóve­nes que son secues­tra­das, pros­ti­tui­da­das y desaparecidas.

La colum­na por­ta­ba una lar­ga cin­ta roja de la que pen­dían las fotos de algu­nas de las chi­cas que el nego­cio de la tra­ta aca­bó con sus vidas o las des­apa­re­ciò. Mien­tras avan­za­ban ser­pen­tean­do la gran fuen­te del par­que, estas mili­tan­tes abo­li­cio­nis­tas can­ta­ban, acom­pa­ña­das de dos jóve­nes que toca­ban la gui­ta­rra, una pega­di­za can­ción de 22 estro­fas con carac­te­rís­ti­cas de 22 niñas y muje­res des­apa­re­ci­das, algu­nas ase­si­na­das, con el mis­mo estri­bi­llo : «Mari Luz can­ta­ba lin­do, andan­do por el camino, nos dicen que están per­di­das, pero son pro­ti­tui­das, ay mis desaparecidas».

A su paso, las per­so­nas que visi­ta­ban el Par­que, apro­ve­chan­do un dia espec­ta­cu­lar, hacían silen­cio y pres­ta­ban aten­ción res­pe­tuo­sa­men­te a tan sin­gu­lar recor­da­to­rio. Hay que tener en cuen­ta que ya son 27 mil las muje­res y niñas des­apa­re­ci­das por la tra­ta des­de el final de la dic­ta­du­ra mili­tar. Algu­nas han sido ase­si­na­das y otras siguen secues­tra­das en el país o han sido saca­das hacia otros sitios en aras de engro­sar los prostíbulos.

A la mar­cha se sumó tam­bién Mar­ga­ri­ta Mei­ra, de Madres con­tra la Tra­ta, cuya hija Susy fue rap­ta­da y lue­go ase­si­na­da, pero como ella mis­ma dijo al final de la per­for­man­ce, «aun sigo luchan­do para que se haga jus­ti­cia» y tipi­fi­có de Terro­ris­mo de Esta­do la exis­ten­cia de los pros­tí­bu­los. «Nues­tras hijas si no han sido ase­si­na­das están en esos sitios prostituídas».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *