Decla­ra­ción de apo­yo y soli­da­ri­dad a Patxi Ruiz de los Pri­sio­ne­ros Repu­bli­ca­nos Irlan­de­ses

Los pri­sio­ne­ros repu­bli­ca­nos irlan­de­ses alo­ja­dos en las cár­ce­les de Portlaoi­se, Magha­berry y Mount­joy se soli­da­ri­zan con Patxi Ruiz, quien ha cum­pli­do hoy su noveno día de huel­ga de ham­bre y sed. Tam­bién envia­mos soli­da­ri­dad a aque­llos que se han movi­li­za­do y han toma­do medi­das tan­to den­tro de las cár­ce­les como en el exte­rior para resal­tar la difí­cil situa­ción de Ruiz. Tam­bién apro­ve­cha­mos esta opor­tu­ni­dad para enviar todo nues­tro apo­yo al pue­blo vas­co y su dere­cho a la inde­pen­den­cia.

Com­par­tien­do no solo simi­li­tu­des ideo­ló­gi­cas y filo­só­fi­cas simi­la­res, los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos irlan­de­ses y vas­cos com­par­ten his­to­rias simi­la­res de mal­tra­to den­tro de las cár­ce­les. Des­de el ais­la­mien­to for­za­do has­ta los asal­tos, has­ta las con­di­cio­nes inhu­ma­nas y degra­dan­tes en las cel­das, tam­bién exis­te el inten­to cons­tan­te de cri­mi­na­li­zar nues­tras luchas res­pec­ti­vas.

A nivel inter­na­cio­nal, los pre­sos polí­ti­cos anti­im­pe­ria­lis­tas tie­nen un his­to­rial de uso de cual­quier herra­mien­ta dis­po­ni­ble en la lucha para no ser cri­mi­na­li­za­dos. Por lo tan­to, las huel­gas de ham­bre tie­nen una his­to­ria bien docu­men­ta­da a lo lar­go de la lucha polí­ti­ca repu­bli­ca­na irlan­de­sa, des­de Tomas Ashe has­ta Michael Devi­ne.

El caso de Ruiz es muy simi­lar al de Sean McCaughey, quien murió en Portlaoi­se Gaol el 11 de mayo de 1946, des­pués de 23 días de huel­ga de ham­bre y sed. Los efec­tos de tales difi­cul­ta­des en el cuer­po de McCaughey mues­tran cuán gra­ve es la situa­ción de Ruiz. Ambos hom­bres tam­bién enfren­ta­ron enor­mes con­de­nas de pri­sión, Ruiz enfren­ta 30 años de pri­sión mien­tras McCaughey fue sen­ten­cia­do a muer­te, tras haber sido con­mu­ta­do a cade­na per­pe­tua lue­go de ser decla­ra­do cul­pa­ble de asal­to. Sean McCaughey lue­go pasó los siguien­tes 5 años prin­ci­pal­men­te ais­la­do, acos­ta­do des­nu­do con nada más que una man­ta para cubrir­lo. Al igual que McCaughey, Ruiz tam­bién pare­ce retra­tar la obs­ti­na­da deter­mi­na­ción de ver su huel­ga has­ta el final. Esta deter­mi­na­ción obs­ti­na­da de ver cual­quier lucha has­ta su amar­go final es una carac­te­rís­ti­ca de los pre­sos polí­ti­cos anti­im­pe­ria­lis­tas en todo el mun­do, des­de Pales­ti­na has­ta el País Vas­co, e Irlan­da.

Esa mis­ma deter­mi­na­ción es lo que ha lle­va­do a gene­ra­cio­nes de irlan­de­ses a resis­tir el impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co.

Y aun­que aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la gen­te en esta isla ha pedi­do correc­ta­men­te la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y otros pre­sos polí­ti­cos en todo el mun­do, muchos se han silen­cia­do en su lla­ma­do a la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos irlan­de­ses. Aque­llos a quie­nes les gus­ta ser vis­tos en la izquier­da de moda, que publi­can men­sa­jes de apo­yo y lla­man a la acción en paí­ses don­de se encuen­tran pre­sos anti­im­pe­ria­lis­tas, no se ven por nin­gu­na par­te cuan­do se rea­li­zan mani­fes­ta­cio­nes equi­va­len­tes en su pro­pia puer­ta para los pre­sos polí­ti­cos irlan­de­ses. Tam­po­co nos per­de­mos la hipo­cre­sía de aque­llos que en el pasa­do pidie­ron, pla­nea­ron o fue­ron el obje­ti­vo de tales mani­fes­ta­cio­nes para aho­ra sen­tar­se o apo­yar la deten­ción de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos irlan­de­ses.

Hace­mos un lla­ma­mien­to a per­so­nas como Amnis­tía Inter­na­cio­nal y la Cruz Roja para que no se que­den de bra­zos cru­za­dos mien­tras Ruiz sufre.

Les pedi­mos que uti­li­cen su influen­cia para ayu­dar a poner fin a esta situa­ción y ayu­dar a imple­men­tar y apo­yar los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

Pri­sio­ne­ros repu­bli­ca­nos irlan­de­ses,

Portlaoi­se, Magha­berry y Mount­joy.

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *