Colom­bia. Pri­mo de Álva­ro Uri­be Vélez es el nota­rio de con­fian­za del nar­co “Memo Fantasma”

Gon­za­lo Gui­llén y Julián F Mar­tí­nez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de abril de 2020

Memo Fan­tas­ma fue socio en pro­yec­tos de cons­truc­ción de la vice­pre­si­den­ta Mar­ta Lucía Ramí­rez y per­te­ne­ció al clan de los Cifuen­tes Villa, lide­ra­do por Dolly Cifuen­tes de Uri­be, cuña­da de Álva­ro Uribe.

El nota­rio de con­fian­za del nar­co­tra­fi­can­te y para­mi­li­tar Gui­ller­mo León Ace­ve­do Giral­do, alias “Memo Fan­tas­ma” (socio empre­sa­rial de la actual vice­pre­si­den­ta Mar­ta Lucía Ramí­rez) es Jor­ge Hum­ber­to Uri­be Esco­bar. Este es pri­mo del ex pre­si­den­te y hoy sena­dor Álva­ro Uri­be Vélez y her­mano del ex sena­dor Mario Uri­be Esco­bar, con­de­na­do por para­mi­li­ta­ris­mo en febre­ro de 2011 por la Cor­te Supre­ma de Justicia.

Jor­ge Hum­ber­to Uri­be Esco­bar, nota­rio 24 de Bogo­tá, es recor­da­do por­que en 2008 su nom­bre fue lim­pia­do median­te un con­tro­ver­ti­do decre­to del enton­ces minis­tro de inte­rior, Car­los Hol­guín Sar­di, quien le borró dos san­cio­nes que lo sus­pen­die­ron del car­go por no pagar apor­tes al fis­co por valor de $ 9.600 millo­nes. Obtu­vo la nota­ría 24 gra­cias a que su her­mano Mario Uri­be mane­ja­ba la Super­in­ten­den­cia de Nota­ria­do y Regis­tro a tra­vés de sus fichas polí­ti­cas, entre ellas su pri­mo Uri­be Vélez.

Jor­ge Hum­ber­to Uri­be Esco­bar fue rati­fi­ca­do como nota­rio por su pri­mo el pre­sien­te Uri­be el 22 de octu­bre de 2008 en el Salón Gobe­li­nos de la Casa de Nariño.

“Memo Fan­tas­ma”, de la mis­ma mane­ra, era copro­pie­ta­rio, en aso­cio con el tam­bién nar­co­tra­fi­can­te Fran­cis­co Cifuen­tes Villa, de dos han­ga­res del aero­puer­to de Mede­llín “Ola­ya Herre­ra”, des­de don­de des­pa­cha­ron cien tone­la­das de cocaí­na, prin­ci­pal­men­te para el car­tel de Sina­loa, del mexi­cano Joa­quín Guz­mán Loe­ra, alias “El Cha­po”. En ambos loca­les fun­cio­nan las aero­lí­neas Socie­dad Aero­náu­ti­ca de San­tan­der S.A. (SASA) y Avio­nes Eje­cu­ti­vos Limi­ta­da (AVIEL). Esta últi­ma, ade­más, posee ofi­ci­nas en el Cen­tro Aero­náu­ti­co de Bogo­tá, situa­do en Fontibón.

Las refe­ren­cias ban­ca­rias y comer­cia­les prin­ci­pa­les de SASA y AVIEL son el Ban­co de Bogo­tá, del Gru­po Aval, como cons­ta ofi­cial­men­te en la cáma­ra de Comer­cio de Medellín.

El clan de los nar­co­tra­fi­can­tes colom­bia­nos Cifuen­tes Villa tuvo a su car­go duran­te déca­das la red prin­ci­pal de lava­do de acti­vos del car­tel de Sina­loa y de él hacía par­te fun­da­men­tal Dolly Cifuen­tes de Uri­be, cuña­da de Álva­ro Uri­be Vélez y madre de dos sobri­nos car­na­les de éste, tam­bién liga­dos al cri­men (VER AQUÍ).

A la izquier­da, el “Cha­po” Guz­mán y en el círcu­lo Rojo, Fran­cis­co Cifuen­tes Villa, socio de “Memo Fan­tas­ma” en envíos aéreos de cocaí­na des­de Colom­bia a tra­vés de dos empre­sas: SASA y AVIEL

Des­de este han­gar del Ola­ya Herre­ra, “Memo Fan­tas­ma” y los Cifuen­tes Villa envia­ban dece­nas de tone­la­das de cocaí­na a Esta­dos Unidos.

Fran­cis­co Cifuen­tes Villa, quien era miem­bro con dos accio­nes del exclu­si­vo Club El Nogal, de Bogo­tá, fue ase­si­na­do en 2007. Lo suce­die­ron en la cabe­za de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal, Alex Cifuen­tes Villa y Dolly Cifuen­tes Villa de Uri­be, cuña­da de Álva­ro Uri­be Vélez.

Álex ter­mi­nó sien­do el tes­ti­go estre­lla de la Fis­ca­lía de Esta­dos Uni­dos duran­te el jui­cio que le siguió en Nue­va York al “Cha­po” Guz­mán, en el cual fue con­de­na­do por narcotráfico.

Por man­da­to de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación de Colom­bia, SASA se encuen­tra embar­ga­da des­de octu­bre de 2009 y sus bie­nes en pro­ce­so de extin­ción de domi­nio por nar­co­trá­fi­co, como lo demues­tran los siguien­tes documentos:

La Fis­ca­lía deta­lló las aero­na­ves de “Memo” Fan­tas­ma y Cifuen­tes Villa (izquier­da). El 19 de octu­bre de 2009 SASA fue embar­ga­da por­que sus naves trans­por­ta­ban cocaí­na (dere­cha).

No obs­tan­te, SASA con­ti­núa ope­ran­do y sus cua­tro heli­cóp­te­ros (prin­ci­pal­men­te el HK-4653) solían ser uti­li­za­dos por el ase­si­na­do nar­co­tra­fi­can­te José Gui­ller­mo Her­nán­dez Apon­te, alias “Ñeñe”, reco­no­ci­do por haber arti­cu­la­do –bajo la direc­ción de Álva­ro Uri­be Vélez– una ope­ra­ción de com­pra de votos en la cos­ta nor­te para el actual pre­si­den­te de Colom­bia, Iván Duque.

Esa nar­co-aero­na­ve es la de una con­tro­ver­ti­da foto­gra­fía en la que apa­re­ce “Ñeñe” Her­nán­dez a bor­do con el pro­mo­tor artís­ti­co Fer­nán Mar­tí­nez Mahe­cha y el empre­sa­rio ladri­lle­ro Ricar­do Uri­be Arango.

La foto­gra­fía fue pues­ta por el pro­pio “Ñeñe” en su cuen­ta de Ins­ta­gram, la cual sigue acti­va debi­do a que se lle­vó a la tum­ba el secre­to de la cla­ve de acce­so. Sobre ella Uri­be Aran­go se man­tie­ne en silen­cio y Fer­nán Mar­tí­nez ha dado dos ver­sio­nes dis­tin­tas. La pri­me­ra de El Tiem­po: “La foto fue toma­da en un des­pla­za­mien­to a Pai­pa, Boya­cá, el 17 de abril de ese año, para recu­pe­rar el fuse­la­je de un avión sinies­tra­do de pro­pie­dad de Ricar­do Uri­be, con el pro­pó­si­to de cobrar una póli­za”. Agre­ga El Tiem­po: “El res­ca­te se debía fil­mar y Uri­be, tras alqui­lar la aero­na­ve, invi­tó a Mar­tí­nez, quien ha dicho que no cono­cía al “Ñeñe” ni a María Móni­ca Urbi­na [espo­sa de “Ñeñe”], que tam­bién estu­vo en el operativo”.

En un trino suyo, Mar­tí­nez dijo otra cosa:

“El heli­cóp­te­ro de la foto que cir­cu­la en redes, lo alqui­ló, en El Dora­do, el empre­sa­rio Ricar­do Uri­be Aran­go para ir a Villa de Ley­va a cono­cer su pro­yec­to ‘La Villa de San­ta Fé´ (Rua­grup).

“Ahí, en mayo 2016, vi por pri­me­ra y últi­ma vez al Ñeñe Hernández”.

La foto no pudo haber sido toma­da el de mayo de 2016, como dice Mar­tí­nez, si bien “Ñeñe” la publi­có antes de esa fecha: 17 abril de 2016.

Fer­nán Mar­tí­nez hizo cam­pa­ña por Iván Duque, lo mis­mo que “Ñeñe”, y el día de la foto­gra­fía la aero­na­ve esta­ba embar­ga­da por la Fis­ca­lía Gene­ral con fines de extin­ción de domi­nio, no obs­tan­te lo cual con­ti­nua­ba operando. 

Mar­ta Lucía Ramí­rez y “Memo Fantasma”

Las rela­cio­nes comer­cia­les de la actual Vice­pre­si­den­te de Colom­bia, Mar­ta Lucía Ramí­rez y el nar­co­tra­fi­can­te “Memo Fan­tas­ma” fue­ron pues­tas al des­cu­bier­to por la orga­ni­za­ción InSight Cri­me, diri­gi­da por el bri­tá­ni­co Jemery McDerm­mont y con­sa­gra­da a inves­ti­gar el cri­men en Amé­ri­ca Lati­na. Ocu­rrie­ron a tra­vés de la fir­ma de la Vice­pre­si­den­ta, Hitos Urba­nos SAS, cuyos datos prin­ci­pa­les son:

EMPRESA HITOS URBANOS SAS

HITOS URBANOS S.A.S

  • Mátri­cu­la Nº 01302308
  • Pro­po­nen­te Nº 00036192
  • Tipo de orga­ni­za­ción SOCIEDAD ANONIMA

Nació el 19 de agos­to de 2003, con escri­tu­ra públi­ca 1905 de la Nota­ría 22 de Bogo­tá. Esta com­pa­ñía cons­tru­yó con “Memo Fan­tas­ma” el lujo­so edi­fi­cio de ofi­ci­nas de Bogo­tá Torre 85.

La par­ti­ci­pa­ción de “Memo Fan­tas­ma” se pro­du­jo a tra­vés de su empre­sa INVERSIONES ACEM S.A., cons­ti­tuí­da en la nota­ría 24 de Bogo­tá, del pri­mo de Uri­be Vélez.

Con­tra toda evi­den­cia, la seño­ra Ramí­rez ha nega­do sus nego­cios con “Memo” Fan­tas­ma. Sollo­zan­te, ha dicho en dis­tin­tos medios.

“Memo Fan­tas­ma no es socio de mi espo­so”, ase­gu­ró a InSight Crime.

La seño­ra Ramí­rez ase­gu­ra no recor­dar que ella le con­si­guió dos cupos a los hijos de “Memo Fan­tas­ma” en el exclu­si­vo cole­gio de Bogo­tá Nue­va Gra­na­da, don­de estu­dia­ron.

No obs­tan­te, ella dejó ver que sí sos­pe­cha­ba de la con­di­ción delin­cuen­cial de “Memo Fan­tas­ma” cuan­do a tra­vés de su empre­sa esta­ba hacien­do el nego­cio con él. Ase­gu­ra que le pidió al enton­ces jefe de inte­li­gen­cia de la Poli­cía Nacio­nal, el coro­nel Óscar Naran­jo, que inves­ti­ga­ra el pasa­do de su socio y este últi­mo supues­ta­men­te con­cep­tuó que no sabía nada.

Naran­jo, fue ascen­di­do a gene­ral por Álva­ro Uri­be. Lle­gó a la direc­ción gene­ral de la Poli­cía Nacio­nal y tras su reti­ro de esa enti­dad fue vice­pre­si­den­te de la repú­bli­ca duran­te el segun­do man­da­to de Juan Manuel Santos.

En su tes­ti­mo­nio ante una cor­te fede­ral, el 16 de enero de 2019, Álex Cifuen­tes Villa ase­gu­ró que el gene­ral Naran­jo reci­bía una men­sua­li­dad del car­tel de Sinaloa.

La men­sua­li­dad, agre­gó, era a cam­bio de pro­te­ger al clan de los Cifuen­tes Villa en Colombia.

La Nue­va Prensa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *