¿Atar perros con lon­ga­ni­za? – Mikel Arizaleta

Tasio Erki­zia escri­bió un hila­do artícu­lo de nom­bre “Bil­du y Kutxa Bank: no a la pri­va­ti­za­ción, sí a la obra social”. Mana­ba sin­ce­ri­dad en su rela­to y apun­ta­ba hon­da preo­cu­pa­ción en su adver­ten­cia al con­cluir: “El acuer­do de Bil­du ha fre­na­do las inten­cio­nes de pri­va­ti­za­ción, pero es evi­den­te que esto no va a parar. Pese a este impor­tan­te paso, las ansias de algu­nos por des­man­te­lar lo públi­co, avan­zar en la des­re­gu­la­ción, nin­gu­near la polí­ti­ca y a los ciu­da­da­nos o des­pre­ciar a los sin­di­ca­tos no van a parar”.

Pero en ese acuer­do de “enver­ga­du­ra”, freno de pri­va­ti­za­ción y ganas de obra social y empu­je diná­mi­co sigue lace­ran­do en círcu­los y, tal como deja vis­lum­brar Antxon Lafont Men­di­za­bal en su artícu­lo “Kutxa Bank, más mini bank que Maxi Caja”, sur­ge de nue­vo un gor­do inte­rro­gan­te en las gen­tes: pero el Kutxa Bank ¿actua­rá con el mis­mo espí­ri­tu (que una Caja de Aho­rros)? Se nos dice, «con­tra más fon­dos dis­po­ni­bles mejor», pero ¿se nos garan­ti­za el res­pe­to del prin­ci­pio de soli­da­ri­dad, tér­mino habi­tual­men­te igno­ra­do por el colec­ti­vo bancario?

De nue­vo se hace cla­ro en ambos: sin nues­tra lucha y par­ti­ci­pa­ción el acuer­do pue­de estar escri­to en un blo­que de hie­lo y cabe ter­mi­ne derritiéndose.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.