Al obis­po Muni­lla, fas­cis­ta mili­tan­te, no le sopor­ta ni dios- Car­los Tena

Para que la socie­dad vas­ca cre­yen­te fue­ra “domes­ti­ca­da” en la for­ma pas­to­ral que que­ría el Papa Nazi Bene­dic­to XVI, tras una peti­ción en tal sen­ti­do for­mu­la­da por las más altas auto­ri­da­des de la monar­quía bor­bó­ni­ca espa­ño­la, con el cla­ro obje­ti­vo de ale­jar a los ciu­da­da­nos vas­cos de sus rei­vin­di­ca­cio­nes inde­pen­den­tis­tas, chan­ta­jean­do moral­men­te a los cre­yen­tes que optan por dicha opción polí­ti­ca.

La cara es el espe­jo del alma, de este fas­cis­ta y paji­lle­ro men­tal

Muni­lla, que aun­que nació vas­co se hizo cas­te­llano fran­quis­ta en su juven­tud, ha logra­do en par­te su meta. Miles de hom­bres, muje­res y ado­les­cen­tes de aquel país no están de acuer­do con su par­ti­cu­lar for­ma de “diri­gir espi­ri­tual­men­te” la dió­ce­sis, a la que no solo quie­re impo­ner un nue­vo cate­cis­mo (tan repe­len­te e inú­til como el que se ense­ña­ba en las escue­las y cole­gios de la dic­ta­du­ra), sino que esco­ge a sus curas con sin­gu­lar maes­tría a la hora de poner­los al fren­te de los cien­tos de parro­quias de Gipuz­koa.

Sus pre­fe­ren­cias se deci­den des­pués de haber reci­bi­do infor­mes favo­ra­bles de los semi­na­rios don­de han cur­sa­do estu­dios dichos sacer­do­tes (cen­tros de ona­nis­mo colec­ti­vo, en los que nadie inves­ti­ga la comi­sión de los más que pro­ba­bles deli­tos de pro­xe­ne­tis­mo y pedofi­lia que acom­pa­ña a la Igle­sia Catò­li­ca), para cono­cer de cer­ca su mili­tan­cia de cor­te dic­ta­to­rial, obso­le­ta y tan cris­tia­na como la de los inqui­si­do­res de Tor­que­ma­da.

Es tan­to el des­con­ten­to que ha pro­vo­ca­do en los fie­les el sin­gu­lar fas­cis­ta Muni­lla, que las pro­tes­tas han lle­ga­do a Roma, don­de no saben exac­ta­men­te qué medi­da tomar en el asun­to. Se espe­ra que Bene­dic­to XVI hable de ello con Rou­co Vare­la duran­te su visi­ta vera­nie­ga al esta­do espa­ñol, otro de los per­so­na­jes más sinies­tros de esa orga­ni­za­ción satá­ni­co-divi­na que es la Vati­ca­na.

En Eus­ka­di es raro que se diga “Cagüen Dios”, dado que han lle­ga­do rumo­res celes­tia­les de que el Ser más defe­ca­do en terri­to­rio espa­ñol, duda en otor­gar su ben­di­ción al tal Muni­lla, el Obis­po donos­tia­rra más repe­len­te, men­ti­ro­so, falaz, sinies­tro y fas­cis­ta de la his­to­ria recien­te.

tena​car​los​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *