[Libro] El mar­xis­mo crí­ti­co de Adol­fo Sán­chez Váz­quez

El mar­xis­mo crí­ti­co de Adol­fo Sán­chez Váz­quez x Nés­tor Kohan – La Hai­ne :: Más articu­los de esta autora/​or: Más artículos Se murió don Adol­fo. Cuan­do muchos (ex) «mar­xó­lo­gos» nada­ban con la onda del momen­to y escu­pían sobre Marx, Sán­chez Váz­quez seguía reman­do con­tra la corrien­te

[Nota intro­duc­to­ria]

Tris­te noti­cia. Se murió don Adol­fo. Sim­ple­men­te, un vie­jo mara­vi­llo­so y un com­pa­ñe­ro entra­ña­ble… sen­ci­llo, humil­de, sin poses ni pues­tas en esce­na…

En un comien­zo, lo cono­ci­mos a la dis­tan­cia, por sus libros. Lue­go, per­so­nal­men­te, en su depar­ta­men­to de Méxi­co DF que era una gigan­tes­ca biblio­te­ca. Corrían los pri­me­ros años ’90, cuan­do muchos (ex) «mar­xó­lo­gos» nada­ban con la onda del momen­to y escu­pían sobre Marx, Sán­chez Váz­quez seguía reman­do con­tra la corrien­te y con­tra las modas del momen­to.

A dife­ren­cia de lo que suce­de con muchos inte­lec­tua­les, que es mejor leer­los pero no encon­trár­se­los en vivo y en direc­to… con Adol­fo pasa­ba algo muy dis­tin­to. Una per­so­na muy cáli­da, ama­ble, sua­ve, siem­pre acon­se­jan­do con sabi­du­ría. Siem­pre con un libro a la mano. Siem­pre con la pala­bra jus­ta. Un vie­jo real­men­te muy que­ri­ble.

Con una cohe­ren­cia admi­ra­ble, este mili­tan­te comu­nis­ta de la gue­rra civil y la revo­lu­ción espa­ño­la de la déca­da del ’30, con­ti­nuó fiel a sus idea­les de juven­tud en su exi­lio mexi­cano —adon­de había lle­ga­do en 1939— has­ta el últi­mo día. Un frag­men­to de his­to­ria vivien­te.

Las líneas que siguen fue­ron escri­tas hace algu­nos años, como pre­sen­ta­ción y pró­lo­go a una anto­lo­gía que hici­mos de sus escri­tos y publi­ca­mos en Argen­ti­na con el títu­lo Filo­so­fía, pra­xis y socia­lis­mo (Bue­nos Aires, edi­to­rial Tesis 11, 1998). Vayan pues como home­na­je a este mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio y MAESTRO de varias gene­ra­cio­nes, de quien todos apren­di­mos y con­ti­nua­re­mos apren­dien­do en todos los sen­ti­dos. Hago mías las pala­bras de nues­tro ami­go Ati­lio Borón:
¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre, don Adol­fo!

Leer pró­lo­go com­ple­to [PDF]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *