EA hizo un apues­ta de alto ries­go y ha gana­do – Iña­ki Irion­do

Eus­ko Alkar­ta­su­na ha arries­ga­do muchí­si­mo con la apues­ta de Bil­du. Tam­bién Alter­na­ti­ba se la ha juga­do, pero EA no sólo expo­nía su sigla, sino tam­bién su his­to­ria.

A la hora de des­cri­bir la tra­yec­to­ria de EA en los últi­mos años sue­len come­ter­se no pocas injus­ti­cias. Abun­dan los comen­ta­rios que pre­sen­tan la apues­ta de este par­ti­do por la unión de fuer­zas aber­tza­les y de izquier­das como fru­to de su debi­li­dad tras los últi­mos comi­cios auto­nó­mi­cos en la CAV; inten­tan ven­der­la como la tabla de sal­va­ción a la que se afe­rra el náu­fra­go a pun­to de aho­gar­se. Pero ese aná­li­sis no se corres­pon­de con los hechos, es con­tra­dic­to­rio con el repa­so a la heme­ro­te­ca.

En oto­ño de 2008, EA se vio pro­fun­da­men­te decep­cio­na­da por la fal­ta de res­pues­ta prác­ti­ca de Juan José Iba­rretxe y su par­ti­do a la prohi­bi­ción de la con­sul­ta, y enten­dió que en coa­li­ción con el PNV nun­ca lle­ga­ría más allá del tes­ti­mo­nia­lis­mo en la apues­ta por la sobe­ra­nía. A los des­me­mo­ria­dos habrá que recor­dar­les que el 10 de noviem­bre de 2008 EA deci­dió con­cu­rrir a en soli­ta­rio a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, y que dos días des­pués este par­ti­do y la izquier­da aber­tza­le coin­ci­dían en la nece­si­dad de hacer un tra­ba­jo en común en la cons­truc­ción de un «polo sobe­ra­nis­ta».

EA dejó la cáli­da com­pa­ñía del PNV y, al final, con­cu­rrió en soli­ta­rio a aque­llas elec­cio­nes, enfren­ta­da a quien duran­te las ante­rio­res legis­la­tu­ras había sido su pro­pio can­di­da­to, Juan José Iba­rretxe. Y el resul­ta­do fue desas­tro­so.

Pero lejos de escu­char los can­tos de sire­na de, por ejem­plo, el lla­ma­do «sec­tor crí­ti­co gui­puz­coano», EA deci­dió ahon­dar en su apues­ta. La Eje­cu­ti­va Nacio­nal enca­be­za­da por Unai Zia­rre­ta dimi­tió por los malos resul­ta­dos, pero el Con­gre­so Extra­or­di­na­rio deci­dió seguir por la mis­ma línea, con una direc­ción a cuyo fren­te situó caras nue­vas, como la de Pello Uri­zar.

El tra­ba­jo en común con la izquier­da aber­tza­le pri­me­ro, y con Alter­na­ti­ba des­pués, no fue, por tan­to, un cla­vo ardien­do al que aga­rrar­se, sino la con­ti­nui­dad del camino ini­cia­do, a pesar de la mala expe­rien­cia de las auto­nó­mi­cas. Pro­ba­ble­men­te hubie­ra sido mucho más fácil tra­tar de vol­ver a bus­car abri­go al rega­zo del PNV.

En esta apues­ta, y vis­to el com­por­ta­mien­to del Gobierno del PSOE, del PP y del Tri­bu­nal Supre­mo, EA se la ha juga­do de ver­dad. Tras el veto a Sor­tu, las posi­bi­li­da­des de que Bil­du fue­ra tam­bién ile­ga­li­za­da eran muchas. La prohi­bi­ción podría haber supues­to la total des­apa­ri­ción de un par­ti­do con vein­ti­cin­co años de his­to­ria, la sigla crea­da por el lehen­da­ka­ri Car­los Garai­koetxea.

Sin la per­cha legal de EA y Alter­na­ti­ba, Bil­du no hubie­ra sido posi­ble. Aho­ra la coa­li­ción es un caba­llo gana­dor, pero hace ape­nas vein­te días era una sigla ile­gal. Un dato muy a tener en cuen­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *