Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia des­ca­li­fi­ca los archi­vos del bom­bar­dea­do compu­tador como prue­bas lega­les

En una deci­sión, que debe cau­sar insom­nio por sema­nas a gene­ra­les, fis­ca­les y el dúo Uribe&Santos, la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia, des­cla­si­fi­ca los “supues­tos” archi­vos del compu­tador del ase­si­na­do jefe gue­rri­lle­ro Raúl Reyes. Como con­se­cuen­cia de la deci­sión de la Cor­te caen todos los pro­ce­sos judi­cia­les que se ha ini­cia­do o estar por ini­ciar­se con los archi­vos como fun­da­men­to.

El líder gue­rri­lle­ro fue muer­to cuan­do su cam­pa­men­to fue bom­bar­dea­do el 1 de mar­zo de 2008 1,7 kiló­me­tros aden­tro del terri­to­rio ecua­to­riano. La avia­ción colom­bia­na envió varios misi­les de 500 kilos al cam­pa­men­to, segui­dos por una flo­ta de heli­cóp­te­ros Black&Hawks que lan­za­ron roc­kets y ráfa­gas de ame­tra­lla­do­ras a los gue­rri­lle­ros. El últi­mo paso fue la direc­ta inva­sión de las tro­pas terres­tres, con­tin­gen­tes de las Fuer­zas Espe­cia­les, que die­ron tiros de gra­cias, tan­to a varios gue­rri­lle­ros que esta­ban gra­ve­men­te heri­dos, como cua­tro estu­dian­tes mexi­ca­nos.

El hecho que los laptop´s habían “sobre­vi­vi­do” a seme­jan­te bom­bar­deo, que cobró la vida de 25 gue­rri­lle­ros, ha sido muy cues­tio­na­do por los exper­tos en el tema.

Pero el moti­vo lógi­co de la deci­sión de la Cor­te es que los tres lap­tops y unas memo­rias USB´s que­da­ban en el poder de los Coman­dos Espe­cia­les del ejér­ci­to duran­te los tres días con­si­guien­tes y no en las manos de la poli­cía Judi­cial.

La mis­ma Inter­pol cons­ta­ta­ba en su inves­ti­ga­ción sobre las compu­tado­ras, que más de 48.000 archi­vos habían sido remo­vi­dos, movi­dos, cam­bia­dos, borra­dos o que varios archi­vos tenían fecha y años de 2014 u otros años. Esto con­fir­ma que los mili­ta­res colom­bia­nos no sola­men­te habían copia­do los supues­tos dis­cos duros, sino tam­bién los habían mani­pu­la­do de la mane­ra más des­ca­ra­da.

El ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be y su enton­ces minis­tro de defen­sa, Juan Manul San­tos, hoy pre­si­den­te, entre­ga­ron copias de los dis­cos al el Cen­tro Bri­tá­ni­co de Estu­dios Estra­té­gi­cos (ISIS). Este ins­ti­tu­to, cono­ci­do por tener en su direc­ción ex agen­tes de la CIA u otros per­so­na­jes cono­ci­dos por su sim­pa­tía de dere­cha, comen­zó el 10 de mayo una lite­ral comer­cia­li­za­ción de los supues­tos archi­vos del lap­top de Raúl Reyes, acu­san­do tan­to al pre­si­den­te Hugo Cha­vez como el pre­si­den­te de Ecua­dor, Rafael Correa, por tener nexos direc­tos con la gue­rri­lla de las FARC.

Es tam­bién impor­tan­te sub­ra­yar, que los supues­tos archi­vos del compu­tador de Raúl Reyes, no son correos elec­tró­ni­cos sino archi­vos del soft­wa­re Offi­ce Word, lo cual un capi­tán del ejér­ci­to decla­ra­ba hace dos años.

Y son esos archi­vos de Word que el juez ha acep­ta­do como “prue­bas” en el pro­ce­so judi­cial con­tra el perio­dis­ta sue­co Joa­quín Pérez Bece­rra. Bece­rra, edi­tor de la agen­cia de noti­cias, ANNCOL, fue depor­ta­do de Vene­zue­la, don­de lle­gó el 22 de abril pro­ce­den­te de Sue­cia, a Colom­bia el 25 de abril.

Si tie­ne efec­to la deci­sión de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, el perio­dis­ta sue­co podrá volar pron­to a Sue­cia para reen­con­trar­se con su fami­lia y ami­gos.

Las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas tie­ne una uni­dad espe­cial lla­ma­do “Depar­ta­men­to E‑5”. Ahí tra­ba­jan unos de los mejo­res perio­dis­tas colom­bia­nos, reclu­ta­dos para pro­mo­ver el tra­ba­jo pro­pa­gan­dís­ti­co de uno de los acto­res de la gue­rra.

Esa par­te psi­co­lo­gi­ca de la gue­rra ha sido refor­za­do con­si­de­ra­ble­men­te duran­te la últi­ma déca­da. Los mili­ta­res poseen emi­so­ras radia­les y cana­les de tele­vi­sión en todo el terri­to­rio nacio­nal y que tie­nen una poten­cia com­pa­ra­dos con las gran­des esta­cio­nes nacio­na­les como Cara­col y RCN.

Es un secre­to públi­co entre los perio­dis­tas en Colom­bia, que jus­ta­men­te el “Depar­ta­men­to E‑5” ha sido dele­ga­do de crear, modi­fi­car y mani­pu­lar archi­vos para ser usa­dos como “prue­bas” con­tra opo­si­to­res en Colom­bia y en el exte­rior. Y el lap­top de Raúl Reyes era un ver­da­de­ro “teso­ro” para esos Voce­ros de la gue­rra en Colom­bia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *