La cone­xión entre Posa­da Carri­les, Chá­vez Abar­ca y Peña Esclu­sa expues­ta al des­nu­do, terro­ris­mo de esta­do impe­ria­lis­ta – Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa

La cap­tu­ra de Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, terro­ris­ta de ori­gen sal­va­do­re­ño y lugar­te­nien­te de Luis Posa­da Carri­les, el pasa­do 1 de julio en el aero­puer­to Simón Bolí­var de Mai­que­tía, cuan­do inten­ta­ba ingre­sar a Vene­zue­la para des­ple­gar una olea­da de accio­nes terro­ris­tas en oca­sión de cele­brar­se las veni­de­ras elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre y, al mis­mo tiem­po, eje­cu­tar varios ase­si­na­tos de diri­gen­tes boli­va­ria­nos, ha des­per­ta­do diver­sas reac­cio­nes: los impli­ca­dos de la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi callan y hacen un mutis sos­pe­cho­so; la dere­cha sal­va­do­re­ña mues­tra des­acos­tum­bra­dos temo­res; los gol­pis­tas que lo usa­ron como ase­sino a suel­do en Hon­du­ras tra­tan de defen­der­lo sola­pa­da­men­te, mien­tras que la dere­cha anti boli­va­ria­na ha levan­ta­do una tre­men­da alha­ra­ca cuan­do ha caí­do en manos de la jus­ti­cia vene­zo­la­na nada menos que Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, impli­ca­do en dichos pla­nes terroristas.

TEMORES DENTRO DE ARENA: LOS COMPLICES DE CHAVEZ ABARCA EN EL SALVADOR.

Mario Acos­ta Oer­tel, vie­jo cabe­ci­lla de la Alian­za Repu­bli­ca­na Nacio­na­lis­ta (ARENA), pro­tes­tó en un comu­ni­ca­do públi­co, en rela­ción con el recien­te el inten­to de alla­na­mien­to por par­te de la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC), en las resi­den­cias y ofi­ci­nas de varios diri­gen­tes de su par­ti­do, entre los que se encon­tra­ban el ex pre­si­den­te Arman­do Cal­de­rón Sol, Hugo Barre­ra, Julio Rank Wright y otros. Apa­ren­te­men­te, la PNC bus­ca­ba armas cuyos per­mi­sos esta­ban ven­ci­dos. Tras esgri­mir fal­sas acu­sa­cio­nes sobre una supues­ta manio­bra del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN) con­tra ARENA, el diri­gen­te de la ultra­de­re­cha sal­va­do­re­ña, mos­tró una mez­cla de rabia y ner­vio­sis­mo, ya que una inves­ti­ga­ción seria sobre los víncu­los de su par­ti­do con terro­ris­tas como Luis Posa­da Carri­les y Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, como lo deman­dó ayer el FMLN, podría des­ta­par una féti­da cloa­ca de oscu­ras cons­pi­ra­cio­nes y tene­bro­sas com­po­nen­das en las que han par­ti­ci­pa­dos los are­nis­tas y que los pon­dría en una escan­da­lo­sa posi­ción. El pro­pio vice­pre­si­den­te de la Asam­blea Legis­la­ti­va, Sig­fri­do Reyes, tam­bién diri­gen­te del FMLN, hizo énfa­sis en la nece­si­dad de la inda­ga­to­ria, la cual escla­re­ce­ría asi­mis­mo los víncu­los entre ARENA y la reac­cio­na­ria orga­ni­za­ción anti vene­zo­la­na Fuer­za Soli­da­ria, enca­be­za­da por Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, uno de los acu­sa­dos en Vene­zue­la de con­fa­bu­lar­se con Chá­vez Abar­ca para rea­li­zar aten­ta­dos y varios homi­ci­dios con­tra fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, inclui­do el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías.

No fue casual, por supues­to que el actual dipu­tado de ARENA, Jai­me Han­dal, lamen­ta­ra la cap­tu­ra de Peña Esclu­sa en Vene­zue­la por par­te del Ser­vi­cio Boli­va­riano de Inte­li­gen­cia (Sebin), a quien con­si­de­ró ino­cen­te. Tam­po­co se des­car­ta que ambos impli­ca­dos, Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca y Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, con­ta­ran con el apo­yo de algu­nos fun­cio­na­rios sal­va­do­re­ños vin­cu­la­dos a la dere­cha. Hoy es un secre­to a voces que Peña Esclu­sa visi­tó El Sal­va­dor en varias opor­tu­ni­da­des en los últi­mos años, sir­vien­do fun­cio­na­rios de ARENA como enla­ces entre ambos y varios terro­ris­tas de ori­gen cubano y vene­zo­lano asen­ta­dos en Mia­mi, como Luis Posa­da Carri­les, San­tia­go Álva­rez Fer­nán­dez-Magri­ñá, Huber Matos, así como varios diri­gen­tes de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na (FNCA) y del Con­se­jo por la Liber­tad de Cuba (CLC).

Posa­da Carri­les gozó del apo­yo total del gobierno sal­va­do­re­ño. Prue­ba de ello lo es su dudo­sa rela­ción con el vice­mi­nis­tro de Segu­ri­dad en ese enton­ces, Hugo Barre­ra, quien ha sido líder de ARENA, el prin­ci­pal par­ti­do de la bur­gue­sía sal­va­do­re­ña. Éste lo pro­te­gió en reite­ra­das oca­sio­nes, al igual que Mario Acos­ta, tam­bién Minis­tro del Inte­rior por aque­llos tiem­pos. Otros de sus cóm­pli­ces en El Sal­va­dor fue­ron Rodri­go Ávi­la, direc­tor de la Poli­cía Nacio­nal Civil y Mau­ri­cio Eduar­do San­do­val Avi­lés, Direc­tor del Orga­nis­mo de Inte­li­gen­cia del Esta­do en esa eta­pa. La lis­ta se incre­men­tó con la per­so­na de Julio Eduar­do Villa­to­ro Mon­tea­gu­do, un abo­ga­do que enfren­tó a par­tir del 2008 un pro­ce­so de depor­ta­ción en Esta­dos Uni­dos, lue­go de su cap­tu­ra, y quien le apo­yó con dine­ro y recur­sos para sus acti­vi­da­des terro­ris­tas en la déca­da de los noventa.

Otro hecho que pone a prue­ba los víncu­los de Posa­da Carri­les y su célu­la terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na con la extre­ma dere­cha sal­va­do­re­ña, lo han sido las reite­ra­das nega­ti­vas del pasa­do Minis­tro de Segu­ri­dad Públi­ca de El Sal­va­dor y vice­pre­si­den­te de ARENA, René Figue­roa, a enjui­ciar a Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca por los actos de terro­ris­mo come­ti­dos por éste. Encar­ga­do de la segu­ri­dad de la XVIII Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Jefes de Esta­dos en El Sal­va­dor, se lavó las manos ante las denun­cias del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez sobre un plan de aten­ta­do con­tra su per­so­na cuan­do asis­tie­ra a la mis­ma. Tam­bién Posa­da y Chá­vez Abar­ca con­ta­ron con el apo­yo del ex Minis­tro de Segu­ri­dad sal­va­do­re­ño, Fran­cis­co Ber­trand Galindo.

UNA VIEJA HISTORIA DE COMPONENDAS

Hoy se dis­po­ne de un abun­dan­te dos­sier, que se incre­men­ta con el pro­ce­so inqui­si­to­rio con­tra Chá­vez Abar­ca en la Haba­na, don­de apa­re­ce Peña Esclu­sa en un lar­go peri­plo por Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y otros paí­ses de la región, entre los años 2007 a 2010, en los que sos­tu­vo encuen­tros con Chá­vez Abar­ca, varios con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios de ori­gen cubano y algu­nos anti boli­va­ria­nos resi­den­tes en Vene­zue­la y Mia­mi. Detrás del telón esta­ba la mano de Posa­da Carri­les des­de su cómo­da impu­ni­dad floridana.

Estos temo­res de ARENA no son infun­da­dos en la medi­da en que des­de los años ochen­ta se con­vir­tió en sopor­te del terro­ris­mo con­tra Cuba y exis­ten abun­dan­tes prue­bas con res­pec­to a los víncu­los entre este gru­po de ultra­de­re­cha, el terro­ris­ta Posa­da Carri­les y muchos de sus cóm­pli­ces como Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía y otros, vin­cu­la­dos a la Ope­ra­ción Caly­pso con­tra la Revo­lu­ción San­di­nis­ta des­de la base de Ilo­pan­go, por órde­nes expre­sas de la CIA. Des­de ese momen­to, las auto­ri­da­des sal­va­do­re­ñas bene­fi­cia­ron a Posa­da con una fal­sa iden­ti­dad: la de Ramón Medi­na Rodrí­guez, suplan­tan­do el pasa­por­te de la sal­va­do­re­ña Mer­ce­des Flo­res Funes. Por ese enton­ces, Posa­da reci­bió su sala­rio de la Cen­tral de Inte­li­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos (CIA), a tra­vés de su facha­da como Sup­port Direc­tor del Nica­ra­guan Huma­ni­ta­rian Assis­tan­ce Offi­ce (NHAO).

Lue­go de que Posa­da Carri­les ter­mi­na­ra sus labo­res de la CIA en Ilo­pan­go a fines de octu­bre de 1986, tras el escán­da­lo Irán-Con­tras, reci­bió segu­ro refu­gio en Xana­dú, un lugar turís­ti­co de El Sal­va­dor, cer­cano a El Zun­zal, tras­la­dán­do­se a Pana­má en mar­zo de 1987. Lue­go de par­ti­ci­par como ins­truc­tor de ex mer­ce­na­rios de la Bri­ga­da 2506, fue inclui­do en el círcu­lo de ase­so­res del pre­si­den­te sal­va­do­re­ño José Napo­león Duar­te, for­ta­le­cien­do sus rela­cio­nes con la cúpu­la poli­cial y mili­tar, así como con diri­gen­tes de ARENA. A la par, ini­ció en esos momen­tos la crea­ción de su célu­la terro­ris­ta en Cen­troa­mé­ri­ca, por órde­nes de la FNCA, ini­cián­do­la con Arman­do López Estra­da y René Cor­vo Loren­zo, resi­den­tes en Cos­ta Rica.

De vuel­ta a El Sal­va­dor en 1994, Posa­da fue pro­vis­to por sus socios de ARENA con otro pasa­por­te a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, en Teca­pán, Usu­lu­tán, hacién­do­se uso de una fe de bau­tis­mo de otra per­so­na ya falle­ci­da. Esa nue­va iden­ti­dad le per­mi­tió des­pla­zar­se por diver­sos paí­ses de la región, inclu­yen­do los Esta­dos Uni­dos, con total impu­ni­dad. La direc­ción de resi­den­cia de Fran­co Rodrí­guez Mena, que cons­ta en este nue­vo pasa­por­te sal­va­do­re­ño, es Calle San Sal­va­dor Nro. 219, Colo­nia Cen­tro Amé­ri­ca, San Sal­va­dor, detec­tán­do­se pos­te­rior­men­te que la mis­ma era inexistente.

Duran­te la eta­pa de los 90, Luis Posa­da Carri­les fue vis­to en los Talle­res Auto­mo­tri­ces Mold­trok, una empre­sa fun­da­da en 1961 y sita en 25 Ave­ni­da Sur Nº 416, San Sal­va­dor, pro­pie­dad de Ramón San­fe­liú, un sal­va­do­re­ño de ultra­de­re­cha rela­cio­na­do con los gru­pos más radi­ca­les de ARENA y quien le brin­dó pro­tec­ción en múl­ti­ples oca­sio­nes En un artícu­lo del perió­di­co sal­va­do­re­ño La Pren­sa Grá­fi­ca, apa­re­ci­do el vier­nes 9 de mar­zo 2001, se anun­ció que la Poli­cía Nacio­nal Civil inves­ti­ga­ba al refe­ri­do taller auto­mo­triz, por dedi­car­se de for­ma no auto­ri­za­da a la impor­ta­ción de armas de gue­rra, lue­go de ganar una lici­ta­ción para pro­veer de muni­cio­nes a la Aca­de­mia Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca (ANSP). Las auto­ri­da­des sal­va­do­re­ñas habían deco­mi­sa­do días antes un gran car­ga­men­to de muni­cio­nes para esco­pe­tas cali­bre 12, pro­ce­den­te de Bil­bao, Espa­ña, des­ti­na­dos, entre otros, a los talle­res Mold­trok. Las acti­vi­da­des ilí­ci­tas de San­fe­liú, rela­cio­na­das con tra­sie­go de armas y muni­cio­nes, lo ponen en evi­den­cia en cuan­to a su par­ti­ci­pa­ción en los aten­ta­dos terro­ris­tas per­pe­tra­dos por Posa­da Carri­les en Cuba duran­te 1997.

La com­pli­ci­dad de Posa­da Carri­les con las éli­tes del poder en El Sal­va­dor, se puso igual­men­te de mani­fies­to no hace mucho, cuan­do fue reco­men­da­do por Lin­coln Díaz Balart para que par­ti­ci­pa­ra des­de Mia­mi en las com­po­nen­das para impe­dir la ascen­sión del FMLN si éste gana­ba las elec­cio­nes o, de los con­tra­rio, rea­li­zar manio­bras para impe­dir el triun­fo de esta orga­ni­za­ción en las urnas. La inusual reco­men­da­ción hecha por el repre­sen­tan­te de la ultra­de­re­cha mia­men­se tuvo lugar en un encuen­tro secre­to en los Ánge­les con el enton­ces pre­si­den­te Anto­nio Saca, cele­bra­do en abril del 2008. Como pre­mio a su “ayu­da”, Lin­coln Díaz Balart reci­bió la Orden Nacio­nal José Matías Del­ga­do ape­nas un mes des­pués. El 3 de mayo de 2008, en Mia­mi, se con­su­ma­ba la estre­cha rela­ción entre estos repre­sen­tan­tes de mafia cuba­no­ame­ri­ca­na de la Flo­ri­da y la ultra­de­re­cha salvadoreña.

LAS CELULAS TERRORISTAS DE POSADA CARRILES EN CENTROAMERICA ESTAN VIVITAS Y COLEANDO.

Las célu­las terro­ris­tas fun­da­das por el terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les y la FNCA en Cen­troa­mé­ri­ca han per­ma­ne­ci­do acti­vas duran­te los últi­mos años, cobran­do una mayor noto­rie­dad a par­tir del año 2009, gozan­do de la pro­tec­ción de varios gobier­nos cen­tro­ame­ri­ca­nos o de fun­cio­na­rios de la poli­cía y la defen­sa de mane­ra par­ti­cu­lar. Estas célu­las están repar­ti­das fun­da­men­tal­men­te en Hon­du­ras, Cos­ta Rica, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Nica­ra­gua y Panamá.

Al con­tra­rio de lo que repor­tó el dia­rio sal­va­do­re­ño La Pren­sa Grá­fi­ca, nun­ca hubo en ellas, como seña­la dicho perió­di­co, una “lógi­ca de cal­ma estra­té­gi­ca: los reclu­tas pasa­ron a una espe­cie de reti­ro tem­po­ral has­ta que hubie­se un nue­vo lla­ma­do de los jefes, los finan­cis­tas”. Estas célu­las han con­ti­nua­do fra­guan­do en la mayor secre­ti­vi­dad nume­ro­sas accio­nes con­tra Cuba y con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Toda su acti­vi­dad ha sido moni­to­rea­da y exis­ten evi­den­cias de que nun­ca han sido “célu­las dur­mien­tes”. Día tras día han sido usa­das en esta direc­ción, así como para repri­mir a las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Cen­troa­mé­ri­ca, espe­cial­men­te en Hon­du­ras, o para con­fa­bu­lar­se en pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res en Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, Boli­via y Ecuador.

Es cier­to, sin embar­go, que pue­de com­pa­rár­se­las sola­men­te con las célu­las de AlQae­da, por su for­ma de orga­ni­zar­se y por su rela­ti­va inde­pen­den­cia y com­par­ti­men­ta­ció n, aun­que no por razo­nes ideo­ló­gi­cas. Mien­tras a la célu­las extre­mis­tas ára­bes las mue­ven moti­va­cio­nes exclu­si­va­men­te ideo­ló­gi­cas, a las célu­las terro­ris­tas de Posa­da Carri­les las mue­ve no solo una ideo­lo­gía de extre­ma dere­cha, una irre­fle­xi­va sed de ven­gan­za, sino tam­bién un fuer­te con­te­ni­do de mer­ce­na­ris­mo: sin dine­ro, no hay quien las haga actuar. Por otra par­te, mien­tras la CIA no cono­ce a cien­cia cier­ta cada movi­mien­to actual de AlQae­da, los miem­bros de las célu­las de Posa­da Carri­les están ubi­ca­dos por la CIA, la que los usa a su anto­jo y en fun­ción de la gue­rra sucia con­tra Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua y otras naciones.

Chá­vez Abar­ca, aun­que lo negó en sus inte­rro­ga­to­rios en el Sebin ini­cial­men­te, sí man­tu­vo fre­cuen­tes con­tac­tos con miem­bros de la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi, por indi­ca­cio­nes expre­sas de Posa­da Carri­les, San­tia­go Álva­rez y Pepe Her­nán­dez. En los últi­mos tiem­pos, duran­te su estan­cia en El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, estu­vo dedi­ca­do a bus­car mísi­les tie­rra aire para aten­tar con­tra el avión pre­si­den­cial vene­zo­lano, así como a esta­ble­cer con­tac­tos con con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios vene­zo­la­nos para repe­tir en Cara­cas las accio­nes terro­ris­tas de 1997 en la Haba­na y Vara­de­ro. A la par, Chá­vez Abar­ca man­tu­vo con­tac­tos con varios miem­bros de las célu­las de Posa­da Carri­les en Cen­troa­mé­ri­ca. No le es ajeno, por ejem­plo, el víncu­lo con terro­ris­tas de ori­gen cubano radi­ca­dos en Cos­ta Rica como los her­ma­nos Gus­ta­vo, Arman­do y Clau­dio Lora Her­nán­dez, así como Moi­sés Núñez Ruíz, due­ño de los fri­go­rí­fi­cos Pun­ta Are­nas S.A.; René Cor­vo Loren­zo, Orfi­lio Pala­cios, Eduar­do Paz y Héc­tor Alfon­so, socios ade­más de Huber Matos Ara­lu­ce y de su padre.

Por otra par­te, duran­te su tras­la­do en abril de 1989, en Ciu­dad Gua­te­ma­la, Posa­da Carri­les se con­vir­tió de inme­dia­to en jefe de segu­ri­dad de la empre­sa tele­fó­ni­ca esta­tal Gua­tel, dedi­cán­do­se a crear nue­vas célu­las terro­ris­tas, esta vez con el apo­yo de per­so­ne­ros como Fran­cis­co Ramí­rez, en ese enton­ces direc­tor de dicha empre­sa de comu­ni­ca­cio­nes gua­te­mal­te­ca ─quien lue­go fue arres­ta­do y guar­da pri­sión en Nue­va Orléans des­de 1994 por los deli­tos de lava­do de dine­ro y nar­co­trá­fi­co─. Otro de sus socios en Gua­te­ma­la fue el enton­ces direc­tor de Adua­nas, Rolan­do Cas­tro, y un gru­po de con­tac­tos que lo ele­va­ron al car­go de ase­sor pre­si­den­cial de inves­ti­ga­cio­nes del gober­nan­te Mar­co Vini­cio Cere­zo Aré­va­lo. La célu­la terro­ris­ta en Gua­te­ma­la está inte­gra­da por varios ciu­da­da­nos de ori­gen cubano que tie­nen pode­ro­sos intere­ses eco­nó­mi­cos en ese país.

Tam­bién Posa­da con­ta­ría entre sus sopor­tes para sus cam­pa­ñas terro­ris­tas a Mario Dela­mi­co, pro­pie­ta­rio de la empre­sa pana­me­ña Lon­glac Enter­pri­se, dedi­ca­da a la comer­cia­li­za­ció n de arma­men­to, encar­ga­do de la trans­por­ta­ció n de arma­men­tos y explo­si­vos para sus pla­nes terro­ris­tas y cono­ci­do des­de la épo­ca de Ilo­pan­go. Se ha com­pro­ba­do que las armas para rea­li­zar diver­sos aten­ta­dos duran­te los años 90 salie­ron de los depó­si­tos de Dela­mi­co, lo que inclu­ye a los pla­nes de aten­ta­do con­tra Fidel Cas­tro en Car­ta­ge­na de Indias, en Colom­bia e, inclu­so, uno de los tres pla­nes pre­pa­ra­dos con­tra Fidel duran­te su visi­ta a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na en 1998.

Lue­go del fra­ca­sa­do aten­ta­do con­tra su vida el 26 de febre­ro de 1990, en la Colo­nia Vis­ta Her­mo­sa, en Ciu­dad Gua­te­ma­la, Posa­da se tras­la­dó a San Pedro Sula, en Hon­du­ras, recu­pe­rán­do­se de sus heri­das bajo la ayu­da de la FNCA y de Rafael Her­nán­dez Nodar­se, anti­guo socio de corre­rías y uno de los miem­bros de su red terro­ris­ta en Cen­troa­mé­ri­ca. Un tiem­po des­pués, enero de 1994, se ins­ta­ló en el apar­ta­men­to 401 del Edi­fi­cio Mon­ca­da, ubi­ca­do en la Ave­ni­da Juan Lido, Colo­nia Nini­tes, en Tegu­ci­gal­pa, oca­sión en que pre­pa­ró un nue­vo aten­ta­do con­tra Fidel Cas­tro, si éste par­ti­ci­pa­ba en la toma de pose­sión del elec­to pre­si­den­te Car­los Rober­to Rei­na. Para eje­cu­tar este plan, la FNCA des­em­bol­só 20 000 dóla­res y pla­ni­fi­có el empleo de un fran­co­ti­ra­dor quien dis­pa­ra­ría con­tra ambos man­da­ta­rios con un fusil dota­do de miri­lla teles­có­pi­ca. Jun­to a Posa­da Carri­les estu­vie­ron invo­lu­cra­dos Rober­to Mar­tín Pérez, Ramón Oros­co, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do y Fran­cis­co Cas­tro Paz. Al mis­mo tiem­po, con total impu­ni­dad, Posa­da via­jó a Cos­ta Rica, el 15 de junio de 1994, con la misión de pre­pa­rar un aten­ta­do con­tra un bar­co cubano que toca­ba con rela­ti­va fre­cuen­cia el Puer­to de Limón. Para esta misión y muchas otras, con­tó con el apo­yo de sus cola­bo­ra­do­res de la red terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na en Cos­ta Rica, entre los que se encon­tra­ban Miguel Mariano Merino Már­quez y los her­ma­nos Lora Hernández.

La par­ti­ci­pa­ción de la FNCA, de Posa­da Carri­les y de auto­ri­da­des de algu­nos paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos se puso de mani­fies­to cuan­do dota­ron a los terro­ris­tas de ori­gen cubano San­tos Arman­do Gon­zá­lez Rue­da y José Fran­cis­co Ramí­rez Oro, quie­nes se infil­tra­ron por Puer­to Padre, pro­vin­cia de Las Tunas, el 2 de mar­zo de 1995, logran­do ente­rrar 51 libras de explo­si­vo plás­ti­co C‑4 y otros medios, tras­la­dán­do­se a Cuba en una embar­ca­ción de la FNCA, de pasa­por­tes cos­ta­rri­cen­ses fal­sos expe­di­dos a nom­bre de William Orte­ga Cal­de­rón y Rafael Anto­nio Orea­mu­do Blan­co, para regre­sar des­pués a la Isla para per­pe­trar aten­ta­dos terro­ris­tas e inten­tar ase­si­nar a Fidel Cas­tro. Ambos son res­pon­sa­bles de la colo­ca­ción de una car­ga de 138 gra­mos de C‑4 en un hotel de Vara­de­ro la que, afor­tu­na­da­men­te, no explo­tó. Lue­go de ser cap­tu­ra­dos el 20 de mar­zo de 1995 en la fron­te­ra aero­por­tua­ria, pur­gan hoy pri­sión en Cuba.

Una de las acti­vi­da­des con­jun­tas rea­li­za­da entre la red terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na y la FNCA lo fue el plan frus­tra­do de aten­ta­do con­tra Fidel en Pana­má, en oca­sión de cele­brar­se en ese país la X Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Jefes de Esta­do. En la mis­ma no solo par­ti­ci­pa­ron altos direc­ti­vos de la FNCA como Jor­ge Mas San­tos, Alber­to Her­nán­dez, Pepe Her­nán­dez y Rober­to Mar­tín Pérez, así como otros terro­ris­tas asen­ta­dos en Mia­mi y Nue­va Jer­sey como Gas­par Jimé­nez Esco­be­do, Pedro Cris­pín Remón, Gui­ller­mo Novo Sam­poll, San­tia­go Álva­rez, Nelsy Igna­cio Cas­tro Matos, Fran­cis­co Pimen­tel, Osiel Gon­zá­lez Rodrí­guez, Pedro Gómez, Ernes­to Abreu, Huber Matos y muchos más. Tam­bién par­ti­ci­pó direc­ta­men­te Luis Posa­da Carri­les, así como varios de sus miem­bros de las célu­las cen­tro­ame­ri­ca­nas como César Mata­mo­ros, José Valla­da­res Acos­ta, así como varios de los terro­ris­tas de ori­gen cubano asen­ta­dos en Cos­ta Rica.

Posa­da Carri­les entró ile­gal­men­te a los Esta­dos Uni­dos el 26 de abril del 2000, pro­ce­den­te de Cen­troa­mé­ri­ca, hacien­do uso de un pasa­por­te fal­so sal­va­do­re­ño a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, núme­ro A‑143258. Su fina­li­dad era coor­di­nar con los jefes de la FNCA el mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te cubano. Sie­te meses des­pués, el 3 de noviem­bre del 2000, Posa­da Carri­les arri­bó a Pana­má pro­ce­den­te de Cos­ta Rica para per­pe­trar el horri­ble hecho terro­ris­ta. En esta oca­sión usó nue­va­men­te el mis­mo pasa­por­te sal­va­do­re­ño a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, usa­do tam­bién en agos­to de ese año para des­pla­zar­se por la región. Por su par­te, mien­tras Gui­ller­mo Novo y Pedro Remón uti­li­za­ron pasa­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos lega­les con núme­ros 043788076 y 084987631, res­pec­ti­va­men­te, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do empleó un pasa­por­te fal­so de la mis­ma nacio­na­li­dad a nom­bre de Manuel Díaz y con núme­ro 044172940. Nadie se per­ca­tó ni de los explo­si­vos ni del pasa­por­te fal­so emplea­do por Jimé­nez Esco­be­do y Luis Posa­da Carri­les. Resul­ta sor­pren­den­te que nin­gu­na auto­ri­dad migra­to­ria cen­tro­ame­ri­ca­na o de Esta­dos Uni­dos haya des­cu­bier­to los docu­men­tos apó­cri­fos, ni el tras­la­do de los explo­si­vos por varios paí­ses de la región. ¿Com­pli­ci­dad, aca­so, me pregunto?

CHAVEZ ABARCA Y SU PAPEL CONTRA CUBA

La olea­da de aten­ta­dos terro­ris­ta con la que siem­pre soñó Posa­da Carri­les se ini­ció el 9 de abril de 1997, cuan­do Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca arri­bó a Cuba por el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal “José Mar­tí”, emplean­do su pasa­por­te sal­va­do­re­ño Nro. 816604. La pri­me­ra de las bom­bas la colo­có este terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­cano en los baños de la dis­co­te­ca “Aché” del Hotel Meliá Cohí­ba y deto­nó, como un mal pre­sa­gio, a las 3.53 de la madru­ga­da del día 12 de abril. Con­te­nía 600 gra­mos de C‑4. La suer­te ayu­dó esta vez a los cuba­nos, pues nin­guno se encon­tra­ba en esos momen­tos en el local sinies­tra­do. En oca­sión de otro de sus via­jes, rea­li­za­do 18 días des­pués de la colo­ca­ción de la pri­me­ra bom­ba, el 30 mayo, Chá­vez Abar­ca colo­có otro arte­fac­to explo­si­vo en una mace­ta orna­men­tal del piso 15 de ese mis­mo hotel haba­ne­ro. Con­te­nía 401 gra­mos de C‑4, que se acti­va­rían median­te un meca­nis­mo de relo­je­ría aco­pla­do a una cal­cu­la­do­ra mar­ca Casio, Mode­lo QA-100. Tam­bién esta vez, des­cu­bier­to a tiem­po el arte­fac­to de muer­te, se pudo evi­tar la muer­te y la destrucción.

La acti­vi­dad terro­ris­ta de Chá­vez Abar­ca, como miem­bro de la red cen­tro­ame­ri­ca­na del terror y por orien­ta­cio­nes de Posa­da Carri­les, lo lle­vó a colo­car una bom­ba en las ofi­ci­nas de la cor­po­ra­ción Cuba­na­cán, en Ciu­dad Méxi­co el 25 de mayo de 1994, a las 6 de la tar­de de ese día. Con este hecho se qui­so revi­vir la ofen­si­va terro­ris­ta con­tra intere­ses y repre­sen­ta­cio­nes cuba­nas en el exte­rior, modus ope­ran­di de Posa­da Carri­les y sus cóm­pli­ces en la déca­da de los 70. Esta­ba cla­ro que este cen­tro­ame­ri­cano sin escrú­pu­los se había con­ver­ti­do en un efi­caz alia­do para la FNCA y Posa­da. A par­tir de allí cum­plió su rol como reclu­ta­dor de mer­ce­na­rios gua­te­mal­te­cos y sal­va­do­re­ños, casi todos ellos cap­tu­ra­dos en Cuba.

Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, cono­ci­do como el “Gor­di­to” o el “Pan­zón, nació el 10 de sep­tiem­bre de 1972, en El Sal­va­dor. Sin penas ni glo­rias, deam­bu­ló toda su vida entre la mar­gi­na­ción y el deli­to, con­vir­tién­do­se en un vivi­dor aman­te del dine­ro fácil. Sus oscu­ras acti­vi­da­des delic­ti­vas como tra­fi­can­te de autos roba­dos le han hecho usar en reite­ra­das iden­ti­da­des, tales como William Gon­zá­lez, Manuel Gon­zá­lez y Pedro Humas, tal como lo ha hecho con fre­cuen­te­men­te su jefe Luis Posa­da Carriles.

Su his­to­ria cri­mi­nal no se limi­tó solo a su par­ti­ci­pa­ción como eje­cu­tor direc­to y reclu­ta­dor de mer­ce­na­rios en la olea­da terro­ris­ta de 1997, como vere­mos más ade­lan­te. El pri­me­ro de octu­bre del 2005, la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC) de El Sal­va­dor cap­tu­ró a Fran­cis­co Anto­nio Chá­vez Abar­ca en com­pa­ñía de otros 21 miem­bros de su ban­da de ladro­nes de autos. Chá­vez Abar­ca, fue deja­do en liber­tad el 2 de octu­bre de 2007, cum­plien­do ape­nas dos años de pri­sión pre­ven­ti­va por ser el jefe, lue­go de evi­tar un jui­cio median­te pro­ce­di­mien­tos dila­to­rios, sucias com­po­nen­das y agra­de­ci­dos favo­res a per­so­na­jes influ­yen­tes del gobierno. De inme­dia­to, al cono­cer­se la libe­ra­ción del Pan­zón, el FMLN soli­ci­tó una expli­ca­ción al res­pec­to por par­te del Minis­tro René Figue­roa y de Félix Safié, el enton­ces Fis­cal Gene­ral. El par­ti­do ARENA logró blo­quear esta indagatoria.

ALEJANDRO PEÑA ESCLUSA: EL PRIMERO EN CAER EN EL JAMO.

Hace dos días, sobre las 10 de la maña­na, com­pa­re­ció Ale­jan­dro Peña Esclu­sa ante el Tri­bu­nal 6º de Con­trol con com­pe­ten­cia en terro­ris­mo, acu­sa­do de con­fa­bu­lar­se con Chá­vez Abar­ca en pla­nes vio­len­tos con­tra la segu­ri­dad del esta­do y lue­go de haber sido deco­mi­sa­dos en su resi­den­cia un kilo­gra­mo de explo­si­vo C‑4 y 100 deto­na­do­res, con los que se pen­sa­ba armar cua­tro apa­ra­tos explo­si­vos para ser colo­ca­dos en sitios públi­cos como la pla­za Alfre­do Sadel, en las Mer­ce­des, al este de Cara­cas. A Peña Esclu­sa, como era de espe­rar, se le negó la liber­tad condicional.

Otro de los pla­nes en que esta­ba impli­ca­do el pro­pio Peña Esclu­sa jun­to a Chá­vez Abar­ca, así como otros indi­vi­duos que serán dete­ni­dos en los pró­xi­mos días, eran los ase­si­na­tos de varias per­so­na­li­da­des boli­va­ria­nas como el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, la pre­si­den­te de la Asam­blea nacio­nal, Cilia Flo­res, y la dipu­tada del Par­la­men­to por el Fren­te Huma­nis­ta, Pas­to­ra Medina.

Mucho habrá de des­ta­par­se y la ver­da­de­ra dimen­sión de los crí­me­nes sal­drá a la luz en su irre­ba­ti­ble dimen­sión. Bas­ta solo esperar.

MICHELETTI DEFIENDE A LOS TERRORISTAS.

No es casua­li­dad que uno de los pri­me­ros el levan­tar su voz para “pro­tes­tar” por la cap­tu­ra de Pena Esclu­sa haya sido ex pre­si­den­te gol­pis­ta de Hon­du­ras, Rober­to Miche­let­ti, quien jun­to a una apo­lo­gía sobre el reo terro­ris­ta, lan­zó fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra el gobierno boli­va­riano. Sabi­do es que el con­tra­rre­vo­lu­cio­nar io vene­zo­lano fue uno de los pri­me­ros en ben­de­cir públi­ca­men­te el gol­pe anti cons­ti­tu­cio­nal con­tra el pre­si­den­te Manuel Zela­ya, y que lle­gó inclu­so a apo­yar per­so­nal­men­te a los gol­pis­tas, por lo que fue con­de­co­ra­do por los mis­mos en noviem­bre de 2009.

El pro­pio Miche­let­ti encar­gó a su espo­sa, Sio­ma­ra Girón, para que enca­be­za­ra una vigi­lia ante la sede de la OEA en Tegu­ci­gal­pa e inte­gra­da por miem­bros de la Unión Cívi­ca Demo­crá­ti­ca de Hon­du­ras (UCD), vin­cu­la­da al gol­pis­mo y de cla­ra posi­ción de ultra­de­re­cha. Era, sin lugar a dudas, el pago a Peña Esclu­sa por pro­pa­lar en mar­zo pasa­do la fal­se­dad de que el pre­si­den­te Chá­vez pre­pa­ra­ba un movi­mien­to gue­rri­lle­ro en Honduras.

Por supues­to, Miche­let­ti pre­fi­rió igno­rar deli­be­ra­da­men­te en su recla­mo a Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, a quien uti­li­zó en varias opor­tu­ni­da­des como tes­ta­fe­rro y ase­sino con­tra el movi­mien­to anti gol­pis­ta en Hon­du­ras. Muchas evi­den­cias apun­tan hacia “El Pan­zón” como miem­bro de los gru­pos para­mi­li­ta­res que secues­tra­ron y des­apa­re­cie­ron a varios diri­gen­tes sin­di­ca­les, perio­dis­tas y otros opo­si­to­res a Miche­let­ti entre julio y diciem­bre de 2009.

El gol­pis­ta Miche­let­ti tie­ne sobra­das razo­nes para defen­der a todo aquel vin­cu­la­do al terro­ris­mo con­tra Cuba y Vene­zue­la, al igual que los jerar­cas cas­tren­ses en Hon­du­ras. Prue­ba de ello es que Luis Posa­da Carri­les estu­vo invo­lu­cra­do con altos per­so­ne­ros del ejér­ci­to hon­du­re­ño, como el Ins­pec­tor de las FF.AA., coro­nel Gui­ller­mo Pinel Cálix, ami­go suyo y de Mario Dela­mi­co, jefe de la inte­li­gen­cia mili­tar de Hon­du­ras en los noven­ta, y quien auto­ri­zó la crea­ción de un cam­pa­men­to secre­to en esa nación cen­tro­ame­ri­ca­na, para ser emplea­do como cam­po de entre­na­mien­to de con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios cuba­nos y como base de agre­sio­nes terro­ris­tas con­tra la Isla. Por este “favor­ci­to”, una gran can­ti­dad de dine­ro fue entre­ga­do a mane­ra de sobor­nos a jerar­cas mili­ta­res hon­du­re­ños, con inde­pen­den­cia del cuar­to de millón de dóla­res que cos­ta­ría el esta­ble­ci­mien­to de la base ope­ra­ti­va. Para con­cre­tar estos pla­nes, el coro­nel Pinel Cálix via­jó a Mia­mi don­de se reu­nió con altos miem­bros de la FNCA.

Posa­da Carri­les ha sido iden­ti­fi­ca­do en Hon­du­ras en dife­ren­tes oca­sio­nes y con­vir­tió a ese país en su base de ope­ra­cio­nes terro­ris­tas. Se sabe, por ejem­plo, que en 1996, mien­tras pre­pa­ra­ba la olea­da de aten­ta­dos con­tra ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas en la Haba­na y Vara­de­ro, se le vio inmer­so en la pre­pa­ra­ción de terro­ris­tas del auto titu­la­do Gobierno Pro­vi­sio­nal en Cos­ta Rica, con­tan­do con el apo­yo de con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios resi­den­tes en ese país y las pro­pias auto­ri­da­des ticas y hon­du­re­ñas. Igual­men­te, se le varía mucho des­pués en Hon­du­ras, lue­go del bochor­no­so indul­to con­ce­di­do al mis­mo por la ex pre­si­den­ta Mire­ya Mos­co­so el 26 de agos­to de 2004, salien­do del aero­puer­to “Ramón Ville­da Mora­les” y, en otra oca­sión, unos días des­pués, almor­zan­do con Ralph Nodar­se en un lujo­so res­tau­ran­te. La ver­dad a voces es que Posa­da con­tó con la pro­tec­ción del enton­ces pre­si­den­te hon­du­re­ño Ricar­do Madu­ro y sus Minis­tro de Segu­ri­dad y Vice minis­tro de la mis­ma ins­ti­tu­ción, Oscar Álva­rez y Arman­do Cali­do­nio, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes igno­ra­ron deli­be­ra­da­men­te la pre­sen­cia de este cri­mi­nal en su país. Para tal per­fi­dia había un pre­mio. El ex pre­si­den­te Madu­ro visi­tó Washing­ton en julio de 2009, don­de fue reci­bi­do por los con­gre­sis­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos de la Flo­ri­da, Ilea­na Ros Leh­ti­nen y los her­ma­nos Díaz Balart, así como el ex can­di­da­to pre­si­den­cial John McCain. Era, sin lugar a dudas, un jus­to pre­mio y un “mere­ci­do” espal­da­ra­zo a quien gober­na­ba hon­du­ras y per­mi­tió que Posa­da carri­les obtu­vie­ra refu­gio allí mien­tras se pre­pa­ra­ba su ulte­rior ingre­so a los Esta­dos Unidos.

La pre­sen­cia de John McCain en el encuen­tro con Ricar­do Madu­ro no resul­tó sor­pren­den­te ya que se cono­cía que este per­so­na­je man­tu­vo fuer­tes víncu­los con la dere­cha hon­du­re­ña des­de los años 80 del siglo pasa­do. Por esa épo­ca fue Ase­sor del Con­se­jo Nor­te­ame­ri­cano para la Liber­tad Mun­dial, el capi­tu­lo USA de la Liga Anti­co­mu­nis­ta Mun­dial. La LAM fue una aso­cia­ción inter­na­cio­nal radi­ca­da en Tai­péi y que aglu­ti­na­ba a lo más selec­to de la ultra­de­re­cha y el anti­co­mu­nis­mo internacional.

MIAMI, DONDE LA COMPLICIDAD SE ALBOROTA.

Como era de espe­rar­se, en la ciu­dad don­de pulu­lan los terro­ris­tas de ofi­cio y bene­fi­cio, Mia­mi, varios gru­púscu­los de ori­gen vene­zo­lano como Vene­zue­la Awa­re­ness Foun­da­tion (IVAC), ORVEX, Vene­zo­la­nos Pre­sos Polí­ti­cos en el Exi­lio (VEPPEX), la Pla­ta­for­ma Demo­crá­ti­ca de Vene­zo­la­nos en Madrid, el Fren­te Ibe­ro­ame­ri­cano por la Liber­tad (FIAL), así como gru­púscu­los inter­nos como Unoa­mé­ri­ca, la Aso­cia­ción Fuer­za Soli­da­ria y la Mesa de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca, cri­ti­ca­ron aira­da­men­te la deten­ción de Peña Esclu­sa, su ocul­ta car­ta de triun­fo para aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na por la vía vio­len­ta. Jun­to a ellos, en ama­ña­da con­fa­bu­la­ción con impli­ca­dos en ase­si­na­tos como Patri­cia Poleo, así como escuá­li­dos como la ex jue­za Yuri López y el GN José Anto­nio Coli­na, los con­gre­sis­tas repu­bli­ca­nos Geor­ge LeMieux, Ilea­na Ros-Leh­ti­nen y Mario Diaz-Balart, se han dedi­ca­do a difa­mar y a apro­bar la derro­ta del cha­vis­mo por cual­quier vía, sin excluir el terror. Todo esto apun­ta solo a una ver­dad: el cri­men se rea­li­za­ría en Cara­cas, pero la paga salió de Miami.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.