La cone­xión entre Posa­da Carri­les, Chá­vez Abar­ca y Peña Esclu­sa expues­ta al des­nu­do, terro­ris­mo de esta­do impe­ria­lis­ta – Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa

La cap­tu­ra de Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, terro­ris­ta de ori­gen sal­va­do­re­ño y lugar­te­nien­te de Luis Posa­da Carri­les, el pasa­do 1 de julio en el aero­puer­to Simón Bolí­var de Mai­que­tía, cuan­do inten­ta­ba ingre­sar a Vene­zue­la para des­ple­gar una olea­da de accio­nes terro­ris­tas en oca­sión de cele­brar­se las veni­de­ras elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre y, al mis­mo tiem­po, eje­cu­tar varios ase­si­na­tos de diri­gen­tes boli­va­ria­nos, ha des­per­ta­do diver­sas reac­cio­nes: los impli­ca­dos de la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi callan y hacen un mutis sos­pe­cho­so; la dere­cha sal­va­do­re­ña mues­tra des­acos­tum­bra­dos temo­res; los gol­pis­tas que lo usa­ron como ase­sino a suel­do en Hon­du­ras tra­tan de defen­der­lo sola­pa­da­men­te, mien­tras que la dere­cha anti boli­va­ria­na ha levan­ta­do una tre­men­da alha­ra­ca cuan­do ha caí­do en manos de la jus­ti­cia vene­zo­la­na nada menos que Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, impli­ca­do en dichos pla­nes terroristas.

TEMORES DENTRO DE ARENA: LOS COMPLICES DE CHAVEZ ABARCA EN EL SALVADOR.

Mario Acos­ta Oer­tel, vie­jo cabe­ci­lla de la Alian­za Repu­bli­ca­na Nacio­na­lis­ta (ARENA), pro­tes­tó en un comu­ni­ca­do públi­co, en rela­ción con el recien­te el inten­to de alla­na­mien­to por par­te de la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC), en las resi­den­cias y ofi­ci­nas de varios diri­gen­tes de su par­ti­do, entre los que se encon­tra­ban el ex pre­si­den­te Arman­do Cal­de­rón Sol, Hugo Barre­ra, Julio Rank Wright y otros. Apa­ren­te­men­te, la PNC bus­ca­ba armas cuyos per­mi­sos esta­ban ven­ci­dos. Tras esgri­mir fal­sas acu­sa­cio­nes sobre una supues­ta manio­bra del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN) con­tra ARENA, el diri­gen­te de la ultra­de­re­cha sal­va­do­re­ña, mos­tró una mez­cla de rabia y ner­vio­sis­mo, ya que una inves­ti­ga­ción seria sobre los víncu­los de su par­ti­do con terro­ris­tas como Luis Posa­da Carri­les y Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, como lo deman­dó ayer el FMLN, podría des­ta­par una féti­da cloa­ca de oscu­ras cons­pi­ra­cio­nes y tene­bro­sas com­po­nen­das en las que han par­ti­ci­pa­dos los are­nis­tas y que los pon­dría en una escan­da­lo­sa posi­ción. El pro­pio vice­pre­si­den­te de la Asam­blea Legis­la­ti­va, Sig­fri­do Reyes, tam­bién diri­gen­te del FMLN, hizo énfa­sis en la nece­si­dad de la inda­ga­to­ria, la cual escla­re­ce­ría asi­mis­mo los víncu­los entre ARENA y la reac­cio­na­ria orga­ni­za­ción anti vene­zo­la­na Fuer­za Soli­da­ria, enca­be­za­da por Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, uno de los acu­sa­dos en Vene­zue­la de con­fa­bu­lar­se con Chá­vez Abar­ca para rea­li­zar aten­ta­dos y varios homi­ci­dios con­tra fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, inclui­do el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías.

No fue casual, por supues­to que el actual dipu­tado de ARENA, Jai­me Han­dal, lamen­ta­ra la cap­tu­ra de Peña Esclu­sa en Vene­zue­la por par­te del Ser­vi­cio Boli­va­riano de Inte­li­gen­cia (Sebin), a quien con­si­de­ró ino­cen­te. Tam­po­co se des­car­ta que ambos impli­ca­dos, Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca y Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, con­ta­ran con el apo­yo de algu­nos fun­cio­na­rios sal­va­do­re­ños vin­cu­la­dos a la dere­cha. Hoy es un secre­to a voces que Peña Esclu­sa visi­tó El Sal­va­dor en varias opor­tu­ni­da­des en los últi­mos años, sir­vien­do fun­cio­na­rios de ARENA como enla­ces entre ambos y varios terro­ris­tas de ori­gen cubano y vene­zo­lano asen­ta­dos en Mia­mi, como Luis Posa­da Carri­les, San­tia­go Álva­rez Fer­nán­dez-Magri­ñá, Huber Matos, así como varios diri­gen­tes de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na (FNCA) y del Con­se­jo por la Liber­tad de Cuba (CLC).

Posa­da Carri­les gozó del apo­yo total del gobierno sal­va­do­re­ño. Prue­ba de ello lo es su dudo­sa rela­ción con el vice­mi­nis­tro de Segu­ri­dad en ese enton­ces, Hugo Barre­ra, quien ha sido líder de ARENA, el prin­ci­pal par­ti­do de la bur­gue­sía sal­va­do­re­ña. Éste lo pro­te­gió en reite­ra­das oca­sio­nes, al igual que Mario Acos­ta, tam­bién Minis­tro del Inte­rior por aque­llos tiem­pos. Otros de sus cóm­pli­ces en El Sal­va­dor fue­ron Rodri­go Ávi­la, direc­tor de la Poli­cía Nacio­nal Civil y Mau­ri­cio Eduar­do San­do­val Avi­lés, Direc­tor del Orga­nis­mo de Inte­li­gen­cia del Esta­do en esa eta­pa. La lis­ta se incre­men­tó con la per­so­na de Julio Eduar­do Villa­to­ro Mon­tea­gu­do, un abo­ga­do que enfren­tó a par­tir del 2008 un pro­ce­so de depor­ta­ción en Esta­dos Uni­dos, lue­go de su cap­tu­ra, y quien le apo­yó con dine­ro y recur­sos para sus acti­vi­da­des terro­ris­tas en la déca­da de los noventa.

Otro hecho que pone a prue­ba los víncu­los de Posa­da Carri­les y su célu­la terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na con la extre­ma dere­cha sal­va­do­re­ña, lo han sido las reite­ra­das nega­ti­vas del pasa­do Minis­tro de Segu­ri­dad Públi­ca de El Sal­va­dor y vice­pre­si­den­te de ARENA, René Figue­roa, a enjui­ciar a Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca por los actos de terro­ris­mo come­ti­dos por éste. Encar­ga­do de la segu­ri­dad de la XVIII Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Jefes de Esta­dos en El Sal­va­dor, se lavó las manos ante las denun­cias del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez sobre un plan de aten­ta­do con­tra su per­so­na cuan­do asis­tie­ra a la mis­ma. Tam­bién Posa­da y Chá­vez Abar­ca con­ta­ron con el apo­yo del ex Minis­tro de Segu­ri­dad sal­va­do­re­ño, Fran­cis­co Ber­trand Galindo.

UNA VIEJA HISTORIA DE COMPONENDAS

Hoy se dis­po­ne de un abun­dan­te dos­sier, que se incre­men­ta con el pro­ce­so inqui­si­to­rio con­tra Chá­vez Abar­ca en la Haba­na, don­de apa­re­ce Peña Esclu­sa en un lar­go peri­plo por Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y otros paí­ses de la región, entre los años 2007 a 2010, en los que sos­tu­vo encuen­tros con Chá­vez Abar­ca, varios con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios de ori­gen cubano y algu­nos anti boli­va­ria­nos resi­den­tes en Vene­zue­la y Mia­mi. Detrás del telón esta­ba la mano de Posa­da Carri­les des­de su cómo­da impu­ni­dad floridana.

Estos temo­res de ARENA no son infun­da­dos en la medi­da en que des­de los años ochen­ta se con­vir­tió en sopor­te del terro­ris­mo con­tra Cuba y exis­ten abun­dan­tes prue­bas con res­pec­to a los víncu­los entre este gru­po de ultra­de­re­cha, el terro­ris­ta Posa­da Carri­les y muchos de sus cóm­pli­ces como Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía y otros, vin­cu­la­dos a la Ope­ra­ción Caly­pso con­tra la Revo­lu­ción San­di­nis­ta des­de la base de Ilo­pan­go, por órde­nes expre­sas de la CIA. Des­de ese momen­to, las auto­ri­da­des sal­va­do­re­ñas bene­fi­cia­ron a Posa­da con una fal­sa iden­ti­dad: la de Ramón Medi­na Rodrí­guez, suplan­tan­do el pasa­por­te de la sal­va­do­re­ña Mer­ce­des Flo­res Funes. Por ese enton­ces, Posa­da reci­bió su sala­rio de la Cen­tral de Inte­li­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos (CIA), a tra­vés de su facha­da como Sup­port Direc­tor del Nica­ra­guan Huma­ni­ta­rian Assis­tan­ce Offi­ce (NHAO).

Lue­go de que Posa­da Carri­les ter­mi­na­ra sus labo­res de la CIA en Ilo­pan­go a fines de octu­bre de 1986, tras el escán­da­lo Irán-Con­tras, reci­bió segu­ro refu­gio en Xana­dú, un lugar turís­ti­co de El Sal­va­dor, cer­cano a El Zun­zal, tras­la­dán­do­se a Pana­má en mar­zo de 1987. Lue­go de par­ti­ci­par como ins­truc­tor de ex mer­ce­na­rios de la Bri­ga­da 2506, fue inclui­do en el círcu­lo de ase­so­res del pre­si­den­te sal­va­do­re­ño José Napo­león Duar­te, for­ta­le­cien­do sus rela­cio­nes con la cúpu­la poli­cial y mili­tar, así como con diri­gen­tes de ARENA. A la par, ini­ció en esos momen­tos la crea­ción de su célu­la terro­ris­ta en Cen­troa­mé­ri­ca, por órde­nes de la FNCA, ini­cián­do­la con Arman­do López Estra­da y René Cor­vo Loren­zo, resi­den­tes en Cos­ta Rica.

De vuel­ta a El Sal­va­dor en 1994, Posa­da fue pro­vis­to por sus socios de ARENA con otro pasa­por­te a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, en Teca­pán, Usu­lu­tán, hacién­do­se uso de una fe de bau­tis­mo de otra per­so­na ya falle­ci­da. Esa nue­va iden­ti­dad le per­mi­tió des­pla­zar­se por diver­sos paí­ses de la región, inclu­yen­do los Esta­dos Uni­dos, con total impu­ni­dad. La direc­ción de resi­den­cia de Fran­co Rodrí­guez Mena, que cons­ta en este nue­vo pasa­por­te sal­va­do­re­ño, es Calle San Sal­va­dor Nro. 219, Colo­nia Cen­tro Amé­ri­ca, San Sal­va­dor, detec­tán­do­se pos­te­rior­men­te que la mis­ma era inexistente.

Duran­te la eta­pa de los 90, Luis Posa­da Carri­les fue vis­to en los Talle­res Auto­mo­tri­ces Mold­trok, una empre­sa fun­da­da en 1961 y sita en 25 Ave­ni­da Sur Nº 416, San Sal­va­dor, pro­pie­dad de Ramón San­fe­liú, un sal­va­do­re­ño de ultra­de­re­cha rela­cio­na­do con los gru­pos más radi­ca­les de ARENA y quien le brin­dó pro­tec­ción en múl­ti­ples oca­sio­nes En un artícu­lo del perió­di­co sal­va­do­re­ño La Pren­sa Grá­fi­ca, apa­re­ci­do el vier­nes 9 de mar­zo 2001, se anun­ció que la Poli­cía Nacio­nal Civil inves­ti­ga­ba al refe­ri­do taller auto­mo­triz, por dedi­car­se de for­ma no auto­ri­za­da a la impor­ta­ción de armas de gue­rra, lue­go de ganar una lici­ta­ción para pro­veer de muni­cio­nes a la Aca­de­mia Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca (ANSP). Las auto­ri­da­des sal­va­do­re­ñas habían deco­mi­sa­do días antes un gran car­ga­men­to de muni­cio­nes para esco­pe­tas cali­bre 12, pro­ce­den­te de Bil­bao, Espa­ña, des­ti­na­dos, entre otros, a los talle­res Mold­trok. Las acti­vi­da­des ilí­ci­tas de San­fe­liú, rela­cio­na­das con tra­sie­go de armas y muni­cio­nes, lo ponen en evi­den­cia en cuan­to a su par­ti­ci­pa­ción en los aten­ta­dos terro­ris­tas per­pe­tra­dos por Posa­da Carri­les en Cuba duran­te 1997.

La com­pli­ci­dad de Posa­da Carri­les con las éli­tes del poder en El Sal­va­dor, se puso igual­men­te de mani­fies­to no hace mucho, cuan­do fue reco­men­da­do por Lin­coln Díaz Balart para que par­ti­ci­pa­ra des­de Mia­mi en las com­po­nen­das para impe­dir la ascen­sión del FMLN si éste gana­ba las elec­cio­nes o, de los con­tra­rio, rea­li­zar manio­bras para impe­dir el triun­fo de esta orga­ni­za­ción en las urnas. La inusual reco­men­da­ción hecha por el repre­sen­tan­te de la ultra­de­re­cha mia­men­se tuvo lugar en un encuen­tro secre­to en los Ánge­les con el enton­ces pre­si­den­te Anto­nio Saca, cele­bra­do en abril del 2008. Como pre­mio a su “ayu­da”, Lin­coln Díaz Balart reci­bió la Orden Nacio­nal José Matías Del­ga­do ape­nas un mes des­pués. El 3 de mayo de 2008, en Mia­mi, se con­su­ma­ba la estre­cha rela­ción entre estos repre­sen­tan­tes de mafia cuba­no­ame­ri­ca­na de la Flo­ri­da y la ultra­de­re­cha salvadoreña.

LAS CELULAS TERRORISTAS DE POSADA CARRILES EN CENTROAMERICA ESTAN VIVITAS Y COLEANDO.

Las célu­las terro­ris­tas fun­da­das por el terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les y la FNCA en Cen­troa­mé­ri­ca han per­ma­ne­ci­do acti­vas duran­te los últi­mos años, cobran­do una mayor noto­rie­dad a par­tir del año 2009, gozan­do de la pro­tec­ción de varios gobier­nos cen­tro­ame­ri­ca­nos o de fun­cio­na­rios de la poli­cía y la defen­sa de mane­ra par­ti­cu­lar. Estas célu­las están repar­ti­das fun­da­men­tal­men­te en Hon­du­ras, Cos­ta Rica, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Nica­ra­gua y Panamá.

Al con­tra­rio de lo que repor­tó el dia­rio sal­va­do­re­ño La Pren­sa Grá­fi­ca, nun­ca hubo en ellas, como seña­la dicho perió­di­co, una “lógi­ca de cal­ma estra­té­gi­ca: los reclu­tas pasa­ron a una espe­cie de reti­ro tem­po­ral has­ta que hubie­se un nue­vo lla­ma­do de los jefes, los finan­cis­tas”. Estas célu­las han con­ti­nua­do fra­guan­do en la mayor secre­ti­vi­dad nume­ro­sas accio­nes con­tra Cuba y con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Toda su acti­vi­dad ha sido moni­to­rea­da y exis­ten evi­den­cias de que nun­ca han sido “célu­las dur­mien­tes”. Día tras día han sido usa­das en esta direc­ción, así como para repri­mir a las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Cen­troa­mé­ri­ca, espe­cial­men­te en Hon­du­ras, o para con­fa­bu­lar­se en pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res en Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, Boli­via y Ecuador.

Es cier­to, sin embar­go, que pue­de com­pa­rár­se­las sola­men­te con las célu­las de AlQae­da, por su for­ma de orga­ni­zar­se y por su rela­ti­va inde­pen­den­cia y com­par­ti­men­ta­ció n, aun­que no por razo­nes ideo­ló­gi­cas. Mien­tras a la célu­las extre­mis­tas ára­bes las mue­ven moti­va­cio­nes exclu­si­va­men­te ideo­ló­gi­cas, a las célu­las terro­ris­tas de Posa­da Carri­les las mue­ve no solo una ideo­lo­gía de extre­ma dere­cha, una irre­fle­xi­va sed de ven­gan­za, sino tam­bién un fuer­te con­te­ni­do de mer­ce­na­ris­mo: sin dine­ro, no hay quien las haga actuar. Por otra par­te, mien­tras la CIA no cono­ce a cien­cia cier­ta cada movi­mien­to actual de AlQae­da, los miem­bros de las célu­las de Posa­da Carri­les están ubi­ca­dos por la CIA, la que los usa a su anto­jo y en fun­ción de la gue­rra sucia con­tra Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua y otras naciones.

Chá­vez Abar­ca, aun­que lo negó en sus inte­rro­ga­to­rios en el Sebin ini­cial­men­te, sí man­tu­vo fre­cuen­tes con­tac­tos con miem­bros de la mafia anti­cu­ba­na de Mia­mi, por indi­ca­cio­nes expre­sas de Posa­da Carri­les, San­tia­go Álva­rez y Pepe Her­nán­dez. En los últi­mos tiem­pos, duran­te su estan­cia en El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, estu­vo dedi­ca­do a bus­car mísi­les tie­rra aire para aten­tar con­tra el avión pre­si­den­cial vene­zo­lano, así como a esta­ble­cer con­tac­tos con con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios vene­zo­la­nos para repe­tir en Cara­cas las accio­nes terro­ris­tas de 1997 en la Haba­na y Vara­de­ro. A la par, Chá­vez Abar­ca man­tu­vo con­tac­tos con varios miem­bros de las célu­las de Posa­da Carri­les en Cen­troa­mé­ri­ca. No le es ajeno, por ejem­plo, el víncu­lo con terro­ris­tas de ori­gen cubano radi­ca­dos en Cos­ta Rica como los her­ma­nos Gus­ta­vo, Arman­do y Clau­dio Lora Her­nán­dez, así como Moi­sés Núñez Ruíz, due­ño de los fri­go­rí­fi­cos Pun­ta Are­nas S.A.; René Cor­vo Loren­zo, Orfi­lio Pala­cios, Eduar­do Paz y Héc­tor Alfon­so, socios ade­más de Huber Matos Ara­lu­ce y de su padre.

Por otra par­te, duran­te su tras­la­do en abril de 1989, en Ciu­dad Gua­te­ma­la, Posa­da Carri­les se con­vir­tió de inme­dia­to en jefe de segu­ri­dad de la empre­sa tele­fó­ni­ca esta­tal Gua­tel, dedi­cán­do­se a crear nue­vas célu­las terro­ris­tas, esta vez con el apo­yo de per­so­ne­ros como Fran­cis­co Ramí­rez, en ese enton­ces direc­tor de dicha empre­sa de comu­ni­ca­cio­nes gua­te­mal­te­ca ─quien lue­go fue arres­ta­do y guar­da pri­sión en Nue­va Orléans des­de 1994 por los deli­tos de lava­do de dine­ro y nar­co­trá­fi­co─. Otro de sus socios en Gua­te­ma­la fue el enton­ces direc­tor de Adua­nas, Rolan­do Cas­tro, y un gru­po de con­tac­tos que lo ele­va­ron al car­go de ase­sor pre­si­den­cial de inves­ti­ga­cio­nes del gober­nan­te Mar­co Vini­cio Cere­zo Aré­va­lo. La célu­la terro­ris­ta en Gua­te­ma­la está inte­gra­da por varios ciu­da­da­nos de ori­gen cubano que tie­nen pode­ro­sos intere­ses eco­nó­mi­cos en ese país.

Tam­bién Posa­da con­ta­ría entre sus sopor­tes para sus cam­pa­ñas terro­ris­tas a Mario Dela­mi­co, pro­pie­ta­rio de la empre­sa pana­me­ña Lon­glac Enter­pri­se, dedi­ca­da a la comer­cia­li­za­ció n de arma­men­to, encar­ga­do de la trans­por­ta­ció n de arma­men­tos y explo­si­vos para sus pla­nes terro­ris­tas y cono­ci­do des­de la épo­ca de Ilo­pan­go. Se ha com­pro­ba­do que las armas para rea­li­zar diver­sos aten­ta­dos duran­te los años 90 salie­ron de los depó­si­tos de Dela­mi­co, lo que inclu­ye a los pla­nes de aten­ta­do con­tra Fidel Cas­tro en Car­ta­ge­na de Indias, en Colom­bia e, inclu­so, uno de los tres pla­nes pre­pa­ra­dos con­tra Fidel duran­te su visi­ta a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na en 1998.

Lue­go del fra­ca­sa­do aten­ta­do con­tra su vida el 26 de febre­ro de 1990, en la Colo­nia Vis­ta Her­mo­sa, en Ciu­dad Gua­te­ma­la, Posa­da se tras­la­dó a San Pedro Sula, en Hon­du­ras, recu­pe­rán­do­se de sus heri­das bajo la ayu­da de la FNCA y de Rafael Her­nán­dez Nodar­se, anti­guo socio de corre­rías y uno de los miem­bros de su red terro­ris­ta en Cen­troa­mé­ri­ca. Un tiem­po des­pués, enero de 1994, se ins­ta­ló en el apar­ta­men­to 401 del Edi­fi­cio Mon­ca­da, ubi­ca­do en la Ave­ni­da Juan Lido, Colo­nia Nini­tes, en Tegu­ci­gal­pa, oca­sión en que pre­pa­ró un nue­vo aten­ta­do con­tra Fidel Cas­tro, si éste par­ti­ci­pa­ba en la toma de pose­sión del elec­to pre­si­den­te Car­los Rober­to Rei­na. Para eje­cu­tar este plan, la FNCA des­em­bol­só 20 000 dóla­res y pla­ni­fi­có el empleo de un fran­co­ti­ra­dor quien dis­pa­ra­ría con­tra ambos man­da­ta­rios con un fusil dota­do de miri­lla teles­có­pi­ca. Jun­to a Posa­da Carri­les estu­vie­ron invo­lu­cra­dos Rober­to Mar­tín Pérez, Ramón Oros­co, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do y Fran­cis­co Cas­tro Paz. Al mis­mo tiem­po, con total impu­ni­dad, Posa­da via­jó a Cos­ta Rica, el 15 de junio de 1994, con la misión de pre­pa­rar un aten­ta­do con­tra un bar­co cubano que toca­ba con rela­ti­va fre­cuen­cia el Puer­to de Limón. Para esta misión y muchas otras, con­tó con el apo­yo de sus cola­bo­ra­do­res de la red terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na en Cos­ta Rica, entre los que se encon­tra­ban Miguel Mariano Merino Már­quez y los her­ma­nos Lora Hernández.

La par­ti­ci­pa­ción de la FNCA, de Posa­da Carri­les y de auto­ri­da­des de algu­nos paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos se puso de mani­fies­to cuan­do dota­ron a los terro­ris­tas de ori­gen cubano San­tos Arman­do Gon­zá­lez Rue­da y José Fran­cis­co Ramí­rez Oro, quie­nes se infil­tra­ron por Puer­to Padre, pro­vin­cia de Las Tunas, el 2 de mar­zo de 1995, logran­do ente­rrar 51 libras de explo­si­vo plás­ti­co C‑4 y otros medios, tras­la­dán­do­se a Cuba en una embar­ca­ción de la FNCA, de pasa­por­tes cos­ta­rri­cen­ses fal­sos expe­di­dos a nom­bre de William Orte­ga Cal­de­rón y Rafael Anto­nio Orea­mu­do Blan­co, para regre­sar des­pués a la Isla para per­pe­trar aten­ta­dos terro­ris­tas e inten­tar ase­si­nar a Fidel Cas­tro. Ambos son res­pon­sa­bles de la colo­ca­ción de una car­ga de 138 gra­mos de C‑4 en un hotel de Vara­de­ro la que, afor­tu­na­da­men­te, no explo­tó. Lue­go de ser cap­tu­ra­dos el 20 de mar­zo de 1995 en la fron­te­ra aero­por­tua­ria, pur­gan hoy pri­sión en Cuba.

Una de las acti­vi­da­des con­jun­tas rea­li­za­da entre la red terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­ca­na y la FNCA lo fue el plan frus­tra­do de aten­ta­do con­tra Fidel en Pana­má, en oca­sión de cele­brar­se en ese país la X Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Jefes de Esta­do. En la mis­ma no solo par­ti­ci­pa­ron altos direc­ti­vos de la FNCA como Jor­ge Mas San­tos, Alber­to Her­nán­dez, Pepe Her­nán­dez y Rober­to Mar­tín Pérez, así como otros terro­ris­tas asen­ta­dos en Mia­mi y Nue­va Jer­sey como Gas­par Jimé­nez Esco­be­do, Pedro Cris­pín Remón, Gui­ller­mo Novo Sam­poll, San­tia­go Álva­rez, Nelsy Igna­cio Cas­tro Matos, Fran­cis­co Pimen­tel, Osiel Gon­zá­lez Rodrí­guez, Pedro Gómez, Ernes­to Abreu, Huber Matos y muchos más. Tam­bién par­ti­ci­pó direc­ta­men­te Luis Posa­da Carri­les, así como varios de sus miem­bros de las célu­las cen­tro­ame­ri­ca­nas como César Mata­mo­ros, José Valla­da­res Acos­ta, así como varios de los terro­ris­tas de ori­gen cubano asen­ta­dos en Cos­ta Rica.

Posa­da Carri­les entró ile­gal­men­te a los Esta­dos Uni­dos el 26 de abril del 2000, pro­ce­den­te de Cen­troa­mé­ri­ca, hacien­do uso de un pasa­por­te fal­so sal­va­do­re­ño a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, núme­ro A‑143258. Su fina­li­dad era coor­di­nar con los jefes de la FNCA el mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te cubano. Sie­te meses des­pués, el 3 de noviem­bre del 2000, Posa­da Carri­les arri­bó a Pana­má pro­ce­den­te de Cos­ta Rica para per­pe­trar el horri­ble hecho terro­ris­ta. En esta oca­sión usó nue­va­men­te el mis­mo pasa­por­te sal­va­do­re­ño a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena, usa­do tam­bién en agos­to de ese año para des­pla­zar­se por la región. Por su par­te, mien­tras Gui­ller­mo Novo y Pedro Remón uti­li­za­ron pasa­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos lega­les con núme­ros 043788076 y 084987631, res­pec­ti­va­men­te, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do empleó un pasa­por­te fal­so de la mis­ma nacio­na­li­dad a nom­bre de Manuel Díaz y con núme­ro 044172940. Nadie se per­ca­tó ni de los explo­si­vos ni del pasa­por­te fal­so emplea­do por Jimé­nez Esco­be­do y Luis Posa­da Carri­les. Resul­ta sor­pren­den­te que nin­gu­na auto­ri­dad migra­to­ria cen­tro­ame­ri­ca­na o de Esta­dos Uni­dos haya des­cu­bier­to los docu­men­tos apó­cri­fos, ni el tras­la­do de los explo­si­vos por varios paí­ses de la región. ¿Com­pli­ci­dad, aca­so, me pregunto?

CHAVEZ ABARCA Y SU PAPEL CONTRA CUBA

La olea­da de aten­ta­dos terro­ris­ta con la que siem­pre soñó Posa­da Carri­les se ini­ció el 9 de abril de 1997, cuan­do Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca arri­bó a Cuba por el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal “José Mar­tí”, emplean­do su pasa­por­te sal­va­do­re­ño Nro. 816604. La pri­me­ra de las bom­bas la colo­có este terro­ris­ta cen­tro­ame­ri­cano en los baños de la dis­co­te­ca “Aché” del Hotel Meliá Cohí­ba y deto­nó, como un mal pre­sa­gio, a las 3.53 de la madru­ga­da del día 12 de abril. Con­te­nía 600 gra­mos de C‑4. La suer­te ayu­dó esta vez a los cuba­nos, pues nin­guno se encon­tra­ba en esos momen­tos en el local sinies­tra­do. En oca­sión de otro de sus via­jes, rea­li­za­do 18 días des­pués de la colo­ca­ción de la pri­me­ra bom­ba, el 30 mayo, Chá­vez Abar­ca colo­có otro arte­fac­to explo­si­vo en una mace­ta orna­men­tal del piso 15 de ese mis­mo hotel haba­ne­ro. Con­te­nía 401 gra­mos de C‑4, que se acti­va­rían median­te un meca­nis­mo de relo­je­ría aco­pla­do a una cal­cu­la­do­ra mar­ca Casio, Mode­lo QA-100. Tam­bién esta vez, des­cu­bier­to a tiem­po el arte­fac­to de muer­te, se pudo evi­tar la muer­te y la destrucción.

La acti­vi­dad terro­ris­ta de Chá­vez Abar­ca, como miem­bro de la red cen­tro­ame­ri­ca­na del terror y por orien­ta­cio­nes de Posa­da Carri­les, lo lle­vó a colo­car una bom­ba en las ofi­ci­nas de la cor­po­ra­ción Cuba­na­cán, en Ciu­dad Méxi­co el 25 de mayo de 1994, a las 6 de la tar­de de ese día. Con este hecho se qui­so revi­vir la ofen­si­va terro­ris­ta con­tra intere­ses y repre­sen­ta­cio­nes cuba­nas en el exte­rior, modus ope­ran­di de Posa­da Carri­les y sus cóm­pli­ces en la déca­da de los 70. Esta­ba cla­ro que este cen­tro­ame­ri­cano sin escrú­pu­los se había con­ver­ti­do en un efi­caz alia­do para la FNCA y Posa­da. A par­tir de allí cum­plió su rol como reclu­ta­dor de mer­ce­na­rios gua­te­mal­te­cos y sal­va­do­re­ños, casi todos ellos cap­tu­ra­dos en Cuba.

Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, cono­ci­do como el “Gor­di­to” o el “Pan­zón, nació el 10 de sep­tiem­bre de 1972, en El Sal­va­dor. Sin penas ni glo­rias, deam­bu­ló toda su vida entre la mar­gi­na­ción y el deli­to, con­vir­tién­do­se en un vivi­dor aman­te del dine­ro fácil. Sus oscu­ras acti­vi­da­des delic­ti­vas como tra­fi­can­te de autos roba­dos le han hecho usar en reite­ra­das iden­ti­da­des, tales como William Gon­zá­lez, Manuel Gon­zá­lez y Pedro Humas, tal como lo ha hecho con fre­cuen­te­men­te su jefe Luis Posa­da Carriles.

Su his­to­ria cri­mi­nal no se limi­tó solo a su par­ti­ci­pa­ción como eje­cu­tor direc­to y reclu­ta­dor de mer­ce­na­rios en la olea­da terro­ris­ta de 1997, como vere­mos más ade­lan­te. El pri­me­ro de octu­bre del 2005, la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC) de El Sal­va­dor cap­tu­ró a Fran­cis­co Anto­nio Chá­vez Abar­ca en com­pa­ñía de otros 21 miem­bros de su ban­da de ladro­nes de autos. Chá­vez Abar­ca, fue deja­do en liber­tad el 2 de octu­bre de 2007, cum­plien­do ape­nas dos años de pri­sión pre­ven­ti­va por ser el jefe, lue­go de evi­tar un jui­cio median­te pro­ce­di­mien­tos dila­to­rios, sucias com­po­nen­das y agra­de­ci­dos favo­res a per­so­na­jes influ­yen­tes del gobierno. De inme­dia­to, al cono­cer­se la libe­ra­ción del Pan­zón, el FMLN soli­ci­tó una expli­ca­ción al res­pec­to por par­te del Minis­tro René Figue­roa y de Félix Safié, el enton­ces Fis­cal Gene­ral. El par­ti­do ARENA logró blo­quear esta indagatoria.

ALEJANDRO PEÑA ESCLUSA: EL PRIMERO EN CAER EN EL JAMO.

Hace dos días, sobre las 10 de la maña­na, com­pa­re­ció Ale­jan­dro Peña Esclu­sa ante el Tri­bu­nal 6º de Con­trol con com­pe­ten­cia en terro­ris­mo, acu­sa­do de con­fa­bu­lar­se con Chá­vez Abar­ca en pla­nes vio­len­tos con­tra la segu­ri­dad del esta­do y lue­go de haber sido deco­mi­sa­dos en su resi­den­cia un kilo­gra­mo de explo­si­vo C‑4 y 100 deto­na­do­res, con los que se pen­sa­ba armar cua­tro apa­ra­tos explo­si­vos para ser colo­ca­dos en sitios públi­cos como la pla­za Alfre­do Sadel, en las Mer­ce­des, al este de Cara­cas. A Peña Esclu­sa, como era de espe­rar, se le negó la liber­tad condicional.

Otro de los pla­nes en que esta­ba impli­ca­do el pro­pio Peña Esclu­sa jun­to a Chá­vez Abar­ca, así como otros indi­vi­duos que serán dete­ni­dos en los pró­xi­mos días, eran los ase­si­na­tos de varias per­so­na­li­da­des boli­va­ria­nas como el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, la pre­si­den­te de la Asam­blea nacio­nal, Cilia Flo­res, y la dipu­tada del Par­la­men­to por el Fren­te Huma­nis­ta, Pas­to­ra Medina.

Mucho habrá de des­ta­par­se y la ver­da­de­ra dimen­sión de los crí­me­nes sal­drá a la luz en su irre­ba­ti­ble dimen­sión. Bas­ta solo esperar.

MICHELETTI DEFIENDE A LOS TERRORISTAS.

No es casua­li­dad que uno de los pri­me­ros el levan­tar su voz para “pro­tes­tar” por la cap­tu­ra de Pena Esclu­sa haya sido ex pre­si­den­te gol­pis­ta de Hon­du­ras, Rober­to Miche­let­ti, quien jun­to a una apo­lo­gía sobre el reo terro­ris­ta, lan­zó fal­sas acu­sa­cio­nes con­tra el gobierno boli­va­riano. Sabi­do es que el con­tra­rre­vo­lu­cio­nar io vene­zo­lano fue uno de los pri­me­ros en ben­de­cir públi­ca­men­te el gol­pe anti cons­ti­tu­cio­nal con­tra el pre­si­den­te Manuel Zela­ya, y que lle­gó inclu­so a apo­yar per­so­nal­men­te a los gol­pis­tas, por lo que fue con­de­co­ra­do por los mis­mos en noviem­bre de 2009.

El pro­pio Miche­let­ti encar­gó a su espo­sa, Sio­ma­ra Girón, para que enca­be­za­ra una vigi­lia ante la sede de la OEA en Tegu­ci­gal­pa e inte­gra­da por miem­bros de la Unión Cívi­ca Demo­crá­ti­ca de Hon­du­ras (UCD), vin­cu­la­da al gol­pis­mo y de cla­ra posi­ción de ultra­de­re­cha. Era, sin lugar a dudas, el pago a Peña Esclu­sa por pro­pa­lar en mar­zo pasa­do la fal­se­dad de que el pre­si­den­te Chá­vez pre­pa­ra­ba un movi­mien­to gue­rri­lle­ro en Honduras.

Por supues­to, Miche­let­ti pre­fi­rió igno­rar deli­be­ra­da­men­te en su recla­mo a Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, a quien uti­li­zó en varias opor­tu­ni­da­des como tes­ta­fe­rro y ase­sino con­tra el movi­mien­to anti gol­pis­ta en Hon­du­ras. Muchas evi­den­cias apun­tan hacia “El Pan­zón” como miem­bro de los gru­pos para­mi­li­ta­res que secues­tra­ron y des­apa­re­cie­ron a varios diri­gen­tes sin­di­ca­les, perio­dis­tas y otros opo­si­to­res a Miche­let­ti entre julio y diciem­bre de 2009.

El gol­pis­ta Miche­let­ti tie­ne sobra­das razo­nes para defen­der a todo aquel vin­cu­la­do al terro­ris­mo con­tra Cuba y Vene­zue­la, al igual que los jerar­cas cas­tren­ses en Hon­du­ras. Prue­ba de ello es que Luis Posa­da Carri­les estu­vo invo­lu­cra­do con altos per­so­ne­ros del ejér­ci­to hon­du­re­ño, como el Ins­pec­tor de las FF.AA., coro­nel Gui­ller­mo Pinel Cálix, ami­go suyo y de Mario Dela­mi­co, jefe de la inte­li­gen­cia mili­tar de Hon­du­ras en los noven­ta, y quien auto­ri­zó la crea­ción de un cam­pa­men­to secre­to en esa nación cen­tro­ame­ri­ca­na, para ser emplea­do como cam­po de entre­na­mien­to de con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios cuba­nos y como base de agre­sio­nes terro­ris­tas con­tra la Isla. Por este “favor­ci­to”, una gran can­ti­dad de dine­ro fue entre­ga­do a mane­ra de sobor­nos a jerar­cas mili­ta­res hon­du­re­ños, con inde­pen­den­cia del cuar­to de millón de dóla­res que cos­ta­ría el esta­ble­ci­mien­to de la base ope­ra­ti­va. Para con­cre­tar estos pla­nes, el coro­nel Pinel Cálix via­jó a Mia­mi don­de se reu­nió con altos miem­bros de la FNCA.

Posa­da Carri­les ha sido iden­ti­fi­ca­do en Hon­du­ras en dife­ren­tes oca­sio­nes y con­vir­tió a ese país en su base de ope­ra­cio­nes terro­ris­tas. Se sabe, por ejem­plo, que en 1996, mien­tras pre­pa­ra­ba la olea­da de aten­ta­dos con­tra ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas en la Haba­na y Vara­de­ro, se le vio inmer­so en la pre­pa­ra­ción de terro­ris­tas del auto titu­la­do Gobierno Pro­vi­sio­nal en Cos­ta Rica, con­tan­do con el apo­yo de con­tra­rre­vo­lu­cio­nar ios resi­den­tes en ese país y las pro­pias auto­ri­da­des ticas y hon­du­re­ñas. Igual­men­te, se le varía mucho des­pués en Hon­du­ras, lue­go del bochor­no­so indul­to con­ce­di­do al mis­mo por la ex pre­si­den­ta Mire­ya Mos­co­so el 26 de agos­to de 2004, salien­do del aero­puer­to “Ramón Ville­da Mora­les” y, en otra oca­sión, unos días des­pués, almor­zan­do con Ralph Nodar­se en un lujo­so res­tau­ran­te. La ver­dad a voces es que Posa­da con­tó con la pro­tec­ción del enton­ces pre­si­den­te hon­du­re­ño Ricar­do Madu­ro y sus Minis­tro de Segu­ri­dad y Vice minis­tro de la mis­ma ins­ti­tu­ción, Oscar Álva­rez y Arman­do Cali­do­nio, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes igno­ra­ron deli­be­ra­da­men­te la pre­sen­cia de este cri­mi­nal en su país. Para tal per­fi­dia había un pre­mio. El ex pre­si­den­te Madu­ro visi­tó Washing­ton en julio de 2009, don­de fue reci­bi­do por los con­gre­sis­tas cuba­no­ame­ri­ca­nos de la Flo­ri­da, Ilea­na Ros Leh­ti­nen y los her­ma­nos Díaz Balart, así como el ex can­di­da­to pre­si­den­cial John McCain. Era, sin lugar a dudas, un jus­to pre­mio y un “mere­ci­do” espal­da­ra­zo a quien gober­na­ba hon­du­ras y per­mi­tió que Posa­da carri­les obtu­vie­ra refu­gio allí mien­tras se pre­pa­ra­ba su ulte­rior ingre­so a los Esta­dos Unidos.

La pre­sen­cia de John McCain en el encuen­tro con Ricar­do Madu­ro no resul­tó sor­pren­den­te ya que se cono­cía que este per­so­na­je man­tu­vo fuer­tes víncu­los con la dere­cha hon­du­re­ña des­de los años 80 del siglo pasa­do. Por esa épo­ca fue Ase­sor del Con­se­jo Nor­te­ame­ri­cano para la Liber­tad Mun­dial, el capi­tu­lo USA de la Liga Anti­co­mu­nis­ta Mun­dial. La LAM fue una aso­cia­ción inter­na­cio­nal radi­ca­da en Tai­péi y que aglu­ti­na­ba a lo más selec­to de la ultra­de­re­cha y el anti­co­mu­nis­mo internacional.

MIAMI, DONDE LA COMPLICIDAD SE ALBOROTA.

Como era de espe­rar­se, en la ciu­dad don­de pulu­lan los terro­ris­tas de ofi­cio y bene­fi­cio, Mia­mi, varios gru­púscu­los de ori­gen vene­zo­lano como Vene­zue­la Awa­re­ness Foun­da­tion (IVAC), ORVEX, Vene­zo­la­nos Pre­sos Polí­ti­cos en el Exi­lio (VEPPEX), la Pla­ta­for­ma Demo­crá­ti­ca de Vene­zo­la­nos en Madrid, el Fren­te Ibe­ro­ame­ri­cano por la Liber­tad (FIAL), así como gru­púscu­los inter­nos como Unoa­mé­ri­ca, la Aso­cia­ción Fuer­za Soli­da­ria y la Mesa de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca, cri­ti­ca­ron aira­da­men­te la deten­ción de Peña Esclu­sa, su ocul­ta car­ta de triun­fo para aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na por la vía vio­len­ta. Jun­to a ellos, en ama­ña­da con­fa­bu­la­ción con impli­ca­dos en ase­si­na­tos como Patri­cia Poleo, así como escuá­li­dos como la ex jue­za Yuri López y el GN José Anto­nio Coli­na, los con­gre­sis­tas repu­bli­ca­nos Geor­ge LeMieux, Ilea­na Ros-Leh­ti­nen y Mario Diaz-Balart, se han dedi­ca­do a difa­mar y a apro­bar la derro­ta del cha­vis­mo por cual­quier vía, sin excluir el terror. Todo esto apun­ta solo a una ver­dad: el cri­men se rea­li­za­ría en Cara­cas, pero la paga salió de Miami.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *