Iritzia: ver­sio­nes ofi­cia­les, cal viva y memo­ria colec­ti­va por Josu Espar­za. Miem­bro del Movi­mien­to Pro Amnistía

El día 31 de Mar­zo, per­so­nas que se han vis­to a lo lar­go de su vida afec­ta­das por la repre­sión o la gue­rra sucia, han con­vo­ca­do movi­li­za­cio­nes en varias loca­li­da­des nava­rras. La denun­cia de lo ocu­rri­do a Jon Anza es el obje­ti­vo de estas manifestaciones.

La des­apa­ri­ción de Jon Anza supu­so el mayor expo­nen­te de la lla­ma­da Gue­rra Sucia del siglo XXI, que en Nafa­rroa tuvo dos epi­so­dios con los secues­tros de Dani Sara­le­gi y Alain Beras­te­gi. Han pasa­do ya varias sema­nas des­de que el cuer­po del refu­gia­do y mili­tan­te aber­tza­le fue­se encon­tra­do en la mor­gue de Tolou­se. La ver­sión ofi­cial no da res­pues­tas a las múl­ti­ples pre­gun­tas que a todos y todas se nos amon­to­nan en la cabeza.

Enci­ma por si aca­so, para no escla­re­cer esas pre­gun­tas, tra­tan de impu­tar a quie­nes expo­nen públi­ca­men­te sus sos­pe­chas sobre lo que le ha podi­do pasar a Jon: que Jon Anza fue secues­tra­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do por ele­men­tos de las fuer­zas poli­cia­les españolas.

De momen­to, la úni­ca ver­sión que ha que­da­do des­es­ti­ma­da, y no por­que lo diga yo, sino dicho por la pro­pia fis­cal de Baio­na, Anne Kaya­na­kis, es la de Alfre­do Perez Rubal­ca­ba, Minis­tro de Inte­rior del esta­do espa­ñol: “Jon ha hui­do con el dine­ro al Cari­be y por eso ETA nos pide que lo busquemos”.

Eus­kal Herria, y en con­cre­to Nafa­rroa, cono­ce de sobra cua­les son los obje­ti­vos de las ver­sio­nes ofi­cia­les. Cuan­do en 1978 Ger­mán Rodri­guez fue ase­si­na­do en ple­na calle duran­te los San­fer­mi­nes, la ver­sión ofi­cial habló de “erro­res”, pero nun­ca se ha reco­no­ci­do que estos acon­te­ci­mien­tos estu­vie­sen pre­pa­ra­dos o que tuvie­ran un obje­ti­vo polí­ti­co. En 1979 Gladys del Estal fue ase­si­na­da en Tute­ra por la Guar­dia Civil. En esa oca­sión la ver­sión ofi­cial habló de “for­ce­jeo” y de “dis­pa­ro for­tui­to y acci­den­tal”. Quie­nes pre­sen­cia­ron los hechos dije­ron que fue una ejecución.
En otras muchas oca­sio­nes no ha habi­do tes­ti­gos para reba­tir la ver­sión ofi­cial: “Mikel Zabal­za se aho­gó” en el río Bida­soa en 1985 “cuan­do tra­ta­ba de esca­par” tras haber sido dete­ni­do por la Guar­dia Civil de Intxau­rron­do; Susa­na Arre­gi y Juan Mari Liza­rral­de “se sui­ci­da­ron al ver­se atra­pa­dos por las fuer­zas poli­cia­les, ayu­da­dos por Ger­man Rube­nach” en la Foz de Lum­bier en 1990; Mikel Iri­ba­rren “se que­mó la cara con un coc­tel molo­tov” duran­te unos inci­den­tes en 1991; el mili­tan­te de ETA Josu Zaba­la “Basa­jaun” “se sui­ci­dó en 1997” en el alto de Deba; Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la se lesio­na­ron al “opo­ner resis­ten­cia duran­te su arres­to” en 2008.

Pero todos sabe­mos que a Mikel Zabal­za le tor­tu­ra­ron has­ta la muer­te en Intxau­rron­do, y que pos­te­rior­men­te le inyec­ta­ron agua del Bida­soa en los pul­mo­nes. El Tri­bu­nal de Estras­bur­go ha con­de­na­do al Reyno de Espa­ña por las lesio­nes que un agen­te espa­ñol sin iden­ti­fi­car pro­vo­có en la cara de Mikel Iri­ba­rren con un bote de humo. Tene­mos la cer­te­za de que Susa­na y Juan Mari no se sui­ci­da­ron, sino de que fue­ron eje­cu­ta­dos por la Guar­dia Civil. Quie­nes cono­cían a Josu Zaba­la no tie­nen dudas de que fue­ron poli­cías los que aca­ba­ron con la vida de Basa­jaun. Y un juez de Donos­tia ha impu­tado a varios guar­dias civi­les por gol­pear y poner al bor­de de la muer­te a Igor Portu.

Las ver­sio­nes ofi­cia­les de Inte­rior hue­len a ran­cio en Eus­kal Herria y des­ta­pan las ver­güen­zas de unos esta­dos que se auto­de­no­mi­nan demo­crá­ti­cos, Esta­dos de Dere­cho, pero que en reali­dad son frá­gi­les ante la ver­dad que los des­nu­da y los mues­tra tal y como son ante la opi­nión públi­ca. Tan­to Espa­ña como Fran­cia han prac­ti­ca­do o cola­bo­ra­do con la gue­rra sucia y los crí­me­nes de Esta­do, pero nun­ca lo han reco­no­ci­do, y quie­nes han par­ti­ci­pa­do en estas acti­vi­da­des siem­pre han sali­do impu­nes o han paga­do muy bara­to sus crímenes.
Pero Eus­kal Herria tie­ne memo­ria, y no va a parar has­ta que la ver­dad de lo suce­di­do con Jon Anza sal­ga a la luz publi­ca. Qui­zás ten­gan que pasar tan­tos años como los que trans­cu­rrie­ron des­de que Lasa y Zaba­la des­apa­re­cie­ron has­ta que sus cuer­pos regre­sa­ron a Eus­kal Herria, pero ni la cal viva de enton­ces ni las ver­sio­nes ofi­cia­les de aho­ra con­se­gui­rán que los Galin­dos y Rubal­ca­bas de siem­pre pasen a la his­to­ria como per­so­nas de honor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.