Iritzia: ver­sio­nes ofi­cia­les, cal viva y memo­ria colec­ti­va por Josu Espar­za. Miem­bro del Movi­mien­to Pro Amnis­tía

El día 31 de Mar­zo, per­so­nas que se han vis­to a lo lar­go de su vida afec­ta­das por la repre­sión o la gue­rra sucia, han con­vo­ca­do movi­li­za­cio­nes en varias loca­li­da­des nava­rras. La denun­cia de lo ocu­rri­do a Jon Anza es el obje­ti­vo de estas mani­fes­ta­cio­nes.

La des­apa­ri­ción de Jon Anza supu­so el mayor expo­nen­te de la lla­ma­da Gue­rra Sucia del siglo XXI, que en Nafa­rroa tuvo dos epi­so­dios con los secues­tros de Dani Sara­le­gi y Alain Beras­te­gi. Han pasa­do ya varias sema­nas des­de que el cuer­po del refu­gia­do y mili­tan­te aber­tza­le fue­se encon­tra­do en la mor­gue de Tolou­se. La ver­sión ofi­cial no da res­pues­tas a las múl­ti­ples pre­gun­tas que a todos y todas se nos amon­to­nan en la cabe­za.

Enci­ma por si aca­so, para no escla­re­cer esas pre­gun­tas, tra­tan de impu­tar a quie­nes expo­nen públi­ca­men­te sus sos­pe­chas sobre lo que le ha podi­do pasar a Jon: que Jon Anza fue secues­tra­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do por ele­men­tos de las fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las.

De momen­to, la úni­ca ver­sión que ha que­da­do des­es­ti­ma­da, y no por­que lo diga yo, sino dicho por la pro­pia fis­cal de Baio­na, Anne Kaya­na­kis, es la de Alfre­do Perez Rubal­ca­ba, Minis­tro de Inte­rior del esta­do espa­ñol: “Jon ha hui­do con el dine­ro al Cari­be y por eso ETA nos pide que lo bus­que­mos”.

Eus­kal Herria, y en con­cre­to Nafa­rroa, cono­ce de sobra cua­les son los obje­ti­vos de las ver­sio­nes ofi­cia­les. Cuan­do en 1978 Ger­mán Rodri­guez fue ase­si­na­do en ple­na calle duran­te los San­fer­mi­nes, la ver­sión ofi­cial habló de “erro­res”, pero nun­ca se ha reco­no­ci­do que estos acon­te­ci­mien­tos estu­vie­sen pre­pa­ra­dos o que tuvie­ran un obje­ti­vo polí­ti­co. En 1979 Gladys del Estal fue ase­si­na­da en Tute­ra por la Guar­dia Civil. En esa oca­sión la ver­sión ofi­cial habló de “for­ce­jeo” y de “dis­pa­ro for­tui­to y acci­den­tal”. Quie­nes pre­sen­cia­ron los hechos dije­ron que fue una eje­cu­ción.
En otras muchas oca­sio­nes no ha habi­do tes­ti­gos para reba­tir la ver­sión ofi­cial: “Mikel Zabal­za se aho­gó” en el río Bida­soa en 1985 “cuan­do tra­ta­ba de esca­par” tras haber sido dete­ni­do por la Guar­dia Civil de Intxau­rron­do; Susa­na Arre­gi y Juan Mari Liza­rral­de “se sui­ci­da­ron al ver­se atra­pa­dos por las fuer­zas poli­cia­les, ayu­da­dos por Ger­man Rube­nach” en la Foz de Lum­bier en 1990; Mikel Iri­ba­rren “se que­mó la cara con un coc­tel molo­tov” duran­te unos inci­den­tes en 1991; el mili­tan­te de ETA Josu Zaba­la “Basa­jaun” “se sui­ci­dó en 1997” en el alto de Deba; Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la se lesio­na­ron al “opo­ner resis­ten­cia duran­te su arres­to” en 2008.

Pero todos sabe­mos que a Mikel Zabal­za le tor­tu­ra­ron has­ta la muer­te en Intxau­rron­do, y que pos­te­rior­men­te le inyec­ta­ron agua del Bida­soa en los pul­mo­nes. El Tri­bu­nal de Estras­bur­go ha con­de­na­do al Reyno de Espa­ña por las lesio­nes que un agen­te espa­ñol sin iden­ti­fi­car pro­vo­có en la cara de Mikel Iri­ba­rren con un bote de humo. Tene­mos la cer­te­za de que Susa­na y Juan Mari no se sui­ci­da­ron, sino de que fue­ron eje­cu­ta­dos por la Guar­dia Civil. Quie­nes cono­cían a Josu Zaba­la no tie­nen dudas de que fue­ron poli­cías los que aca­ba­ron con la vida de Basa­jaun. Y un juez de Donos­tia ha impu­tado a varios guar­dias civi­les por gol­pear y poner al bor­de de la muer­te a Igor Por­tu.

Las ver­sio­nes ofi­cia­les de Inte­rior hue­len a ran­cio en Eus­kal Herria y des­ta­pan las ver­güen­zas de unos esta­dos que se auto­de­no­mi­nan demo­crá­ti­cos, Esta­dos de Dere­cho, pero que en reali­dad son frá­gi­les ante la ver­dad que los des­nu­da y los mues­tra tal y como son ante la opi­nión públi­ca. Tan­to Espa­ña como Fran­cia han prac­ti­ca­do o cola­bo­ra­do con la gue­rra sucia y los crí­me­nes de Esta­do, pero nun­ca lo han reco­no­ci­do, y quie­nes han par­ti­ci­pa­do en estas acti­vi­da­des siem­pre han sali­do impu­nes o han paga­do muy bara­to sus crí­me­nes.
Pero Eus­kal Herria tie­ne memo­ria, y no va a parar has­ta que la ver­dad de lo suce­di­do con Jon Anza sal­ga a la luz publi­ca. Qui­zás ten­gan que pasar tan­tos años como los que trans­cu­rrie­ron des­de que Lasa y Zaba­la des­apa­re­cie­ron has­ta que sus cuer­pos regre­sa­ron a Eus­kal Herria, pero ni la cal viva de enton­ces ni las ver­sio­nes ofi­cia­les de aho­ra con­se­gui­rán que los Galin­dos y Rubal­ca­bas de siem­pre pasen a la his­to­ria como per­so­nas de honor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *