Cuba: Damas de Blan­co, Flo­res en una mano, dine­ro de terro­ris­tas en la otra por JM Alvarez

Varias agen­cias de noti­cias occi­den­ta­les infor­ma­ron que el jue­ves, par­ti­da­rios de la Revo­lu­ción rea­li­za­ron lo que se ha dado en lla­mar (en tono peyo­ra­ti­vo por los enemi­gos de Cuba), un acto de repu­dio con­tra las Damas de Blan­co. Lo he dicho varias veces: repu­diar el fas­cis­mo, el opor­tu­nis­mo y a los ami­gos (en este caso, ami­gas) de terro­ris­tas, es legítimo.

Las del blan­quea­do atuen­do, se habían con­cen­tra­do en un par­que de La Haba­na exi­gien­do la libe­ra­ción de sus fami­lia­res, que pur­gan penas de pri­sión por acti­vi­da­des diri­gi­das a sub­ver­tir el orden social cubano, para lo cual con­ta­ban con ayu­da eco­nó­mi­ca del exte­rior. Las Damas aban­do­na­ron el par­que pro­te­gi­das por poli­cías “repre­so­res”, mien­tras la gen­te daba vivas a la Revo­lu­ción. Esos deta­lles son mag­ni­fi­ca­dos por los medios, al mis­mo tiem­po que ocul­tan, celo­sa­men­te, las fuen­tes de finan­cia­ción de ese gru­po de mujeres.

Las Damas se dedi­ca­ron a entre­gar flo­res y copias de la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos, pero ni una sola sumi­nis­tró docu­men­to alguno exi­gien­do la extra­di­ción del cri­mi­nal Posa­da Carri­les, que vio­ló el dere­cho a vivir de 73 per­so­nas que via­ja­ban en el avión civil cubano, explo­sio­na­do en Bar­ba­dos en 1976. Es una pos­tu­ra cohe­ren­te: ellas reci­ben apo­yo eco­nó­mi­co de Res­ca­te Jurí­di­co orga­ni­za­ción coman­da­da por el terro­ris­ta San­tia­go Álva­rez Fer­nán­dez Magri­ñat, que intro­du­jo secre­ta­men­te en Esta­dos Uni­dos, a bor­do del buque San­tri­na, al autor con­fe­so de aquel crimen.

En fin. Tie­nen suer­te de vivir en Cuba y no en una “demo­cra­cia”, don­de pri­me­ro dis­pa­ran y lue­go pre­gun­tan, como ocu­rrió en Lon­dres, cuan­do la poli­cía bri­tá­ni­ca ase­si­nó al bra­si­le­ño Jean Char­les de Mene­zes, tan sólo por su aspec­to. En cual­quier lugar del mun­do a estas seño­ras- admi­ra­do­ras de un mons­truo geno­ci­da lla­ma­do Geor­ge Bush- ya les habrían apli­ca­do, hace tiem­po, leyes anti­te­rro­ris­tas por man­te­ner lazos y acep­tar ayu­da finan­cie­ra de cri­mi­na­les. Si en lugar de Cuba hablá­ra­mos de otro país, no esta­rían en la calle por­tan­do bea­ti­fi­cas flo­res de mane­ra farisaica.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.