Cuba: Damas de Blan­co, Flo­res en una mano, dine­ro de terro­ris­tas en la otra por JM Alva­rez

Varias agen­cias de noti­cias occi­den­ta­les infor­ma­ron que el jue­ves, par­ti­da­rios de la Revo­lu­ción rea­li­za­ron lo que se ha dado en lla­mar (en tono peyo­ra­ti­vo por los enemi­gos de Cuba), un acto de repu­dio con­tra las Damas de Blan­co. Lo he dicho varias veces: repu­diar el fas­cis­mo, el opor­tu­nis­mo y a los ami­gos (en este caso, ami­gas) de terro­ris­tas, es legí­ti­mo.

Las del blan­quea­do atuen­do, se habían con­cen­tra­do en un par­que de La Haba­na exi­gien­do la libe­ra­ción de sus fami­lia­res, que pur­gan penas de pri­sión por acti­vi­da­des diri­gi­das a sub­ver­tir el orden social cubano, para lo cual con­ta­ban con ayu­da eco­nó­mi­ca del exte­rior. Las Damas aban­do­na­ron el par­que pro­te­gi­das por poli­cías “repre­so­res”, mien­tras la gen­te daba vivas a la Revo­lu­ción. Esos deta­lles son mag­ni­fi­ca­dos por los medios, al mis­mo tiem­po que ocul­tan, celo­sa­men­te, las fuen­tes de finan­cia­ción de ese gru­po de muje­res.

Las Damas se dedi­ca­ron a entre­gar flo­res y copias de la Decla­ra­ción de los Dere­chos Huma­nos, pero ni una sola sumi­nis­tró docu­men­to alguno exi­gien­do la extra­di­ción del cri­mi­nal Posa­da Carri­les, que vio­ló el dere­cho a vivir de 73 per­so­nas que via­ja­ban en el avión civil cubano, explo­sio­na­do en Bar­ba­dos en 1976. Es una pos­tu­ra cohe­ren­te: ellas reci­ben apo­yo eco­nó­mi­co de Res­ca­te Jurí­di­co orga­ni­za­ción coman­da­da por el terro­ris­ta San­tia­go Álva­rez Fer­nán­dez Magri­ñat, que intro­du­jo secre­ta­men­te en Esta­dos Uni­dos, a bor­do del buque San­tri­na, al autor con­fe­so de aquel cri­men.

En fin. Tie­nen suer­te de vivir en Cuba y no en una “demo­cra­cia”, don­de pri­me­ro dis­pa­ran y lue­go pre­gun­tan, como ocu­rrió en Lon­dres, cuan­do la poli­cía bri­tá­ni­ca ase­si­nó al bra­si­le­ño Jean Char­les de Mene­zes, tan sólo por su aspec­to. En cual­quier lugar del mun­do a estas seño­ras- admi­ra­do­ras de un mons­truo geno­ci­da lla­ma­do Geor­ge Bush- ya les habrían apli­ca­do, hace tiem­po, leyes anti­te­rro­ris­tas por man­te­ner lazos y acep­tar ayu­da finan­cie­ra de cri­mi­na­les. Si en lugar de Cuba hablá­ra­mos de otro país, no esta­rían en la calle por­tan­do bea­ti­fi­cas flo­res de mane­ra fari­sai­ca.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *