Méxi­co. El mie­do a morir de ham­bre y no por Covid-19: ferieros

Karen Balles­te­ros /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021

Morir de ham­bre y no por con­ta­giar­se de la Covid-19 es el temor de dece­nas de fami­lias que se gana­ban la vida en las ferias erran­tes, en los jue­gos mecá­ni­cos, pues­tos de pan o comi­da, rifas, cani­cas, lote­ría, tiro al blanco… 

Apos­ta­dos en ave­ni­das, bus­can sobre­vi­vir de la cari­dad, ven­dien­do sus alcan­cías y pelu­ches o inter­cam­bián­do­los por despensa.

El mayor mie­do de los ferie­ros de Méxi­co es morir por ham­bre y no por Covid-19. Este sec­tor de tra­ba­ja­do­res infor­ma­les lle­va casi 10 meses sin poder obte­ner ingre­sos de la tra­di­ción fami­liar que los sos­tie­ne: las ferias erran­tes. Es el caso de 79 fami­lias –cuyos inte­gran­tes varían de 10 a 20 per­so­nas– que actual­men­te sobre­vi­ven gra­cias al cam­ba­la­che de sus alcan­cías por comi­da o dine­ro con quie­nes tran­si­tan por la ave­ni­da Cen­tral y Nue­vo Ara­gón, en el muni­ci­pio de Eca­te­pec de More­los, Esta­do de México.

Des­de el 31 de mar­zo de 2020, cuan­do se emi­tió la Decla­ra­to­ria nacio­nal de emer­gen­cia sani­ta­ria por la pan­de­mia, pro­fe­sio­nes y ofi­cios no esen­cia­les –entre ellos los ferie­ros– deja­ron de labo­rar para pre­ve­nir los con­ta­gios de Covid-19. Las per­so­nas dedi­ca­das a ven­der diver­sión –median­te jue­gos mecá­ni­cos y pues­tos de comi­da, cani­cas, tiro al blan­co, en fies­tas patro­na­les reli­gio­sas, fies­tas de mer­ca­dos, ani­ver­sa­rios de colo­nias o pue­blos, entre otros fes­te­jos– se encuen­tran vara­das don­de la sus­pen­sión de acti­vi­da­des les tomó por sor­pre­sa, pues se mue­ven a lo lar­go y ancho de la Repú­bli­ca “como gita­nos”, aseguran.

Sobre uno de los came­llo­nes de Ave­ni­da Cen­tral, a unos cuan­tos metros de la esta­ción del Mexi­bus Palo­mas se obser­van dece­nas de alcan­cías de dife­ren­tes figu­ras. Detrás de ellas, sen­ta­do bajo una lona, está Ber­nar­do. Vigi­lan­te, mira el pasar de los auto­mó­vi­les y de las per­so­nas. Mien­tras tan­to Mari­sol, su com­pa­ñe­ra de vida, y su hija menor de 7 años, Kim­berly, botean (piden limos­na) entre el trán­si­to de la avenida.

Sólo uno de los carros se detie­ne y hace caso al audio que se repro­du­ce de una de las boci­nas; esta lla­ma a apo­yar a la fami­lia Mora­les, ya sea con uno o dos pesos o pro­duc­tos de la canas­ta bási­ca, así como con la com­pra de una de las figu­ras de cerá­mi­ca exhi­bi­das, lo hacen para sub­sis­tir y poder regre­sar a sus muni­ci­pios de ori­gen, expli­ca Ber­nar­do Mora­les de la Rosa. “Esta­mos aquí para­dos por­que no tene­mos con qué movernos”.

La fami­lia Mora­les tuvo que que­dar­se en Eca­te­pec, debi­do a que la pan­de­mia pro­vo­ca­da por el virus SARS-CoV‑2 hizo parar las fuen­tes de tra­ba­jo de miles de “com­pa­ñe­ros”, deján­do­los vara­dos a su suer­te en pue­blos y comunidades.

El hom­bre de 51 años nació en la feria, bajo el techo de lámi­na de un remol­que, y cuen­ta que él y su fami­lia de cua­tro inte­gran­tes deci­die­ron man­te­ner su peque­ño remol­que en la entra­da del muni­ci­pio de Eca­te­pec y no mover­se a zonas más rura­les como Teo­tihua­can o Tex­co­co, pues los nive­les de pobre­za ahí son mayores.

“Aquí en la entra­da a la Ciu­dad [de Méxi­co] es don­de hay un poqui­to más de recur­sos y a noso­tros nos aga­rra de paso por­que la gen­te que vie­ne a los cen­tros comer­cia­les de la Cen­tral de Abas­to pasan por aquí”.

Los pri­me­ros 2 meses de ini­cia­da la Jor­na­da Nacio­nal de Sana Dis­tan­cia, la gen­te “res­pon­dió: nos traía fri­jo­les, arroz, sopa, acei­te”. Los pro­duc­tos dona­dos fue­ron repar­ti­dos entre quie­nes per­ma­ne­cen en este muni­ci­pio, así como en esta­dos ale­da­ños como Gue­rre­ro e Hidalgo.

Miguel Ángel Mora­les Del­ga­do, sobrino de don Ber­nar­do, que­dó vara­do jun­to con Maria­na Sán­chez Ramí­rez, su com­pa­ñe­ra de vida, y su hijo recién naci­do, en la colo­nia Nue­va Ara­gón, tam­bién en Eca­te­pec. El joven de 21 años expli­ca que “nos han traí­do ropa, zapa­tos y has­ta des­pen­sas, nos han ayu­da­do eco­nó­mi­ca­men­te con algo. Noso­tros no vamos a pedir tan­to, o sea, lo que nos quie­ran ayudar”.

No obs­tan­te, así como han reci­bi­do ayu­da, tam­bién insul­tos, pues han sido tacha­dos de “hue­vo­nes”, deta­lla Ber­nar­do Mora­les de la Rosa. Inclu­so, Miguel Ángel agre­ga que hay quie­nes cues­tio­nan “dón­de está el dine­ro que gana­mos [antes de la con­tin­gen­cia sani­ta­ria]. Creen que gana­mos mucho y no es así”.

FUENTE: Con­tra Línea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *