Argen­ti­na. Joven qom pide se inves­ti­gue la muer­te de su her­ma­na y mamá: “Una red de tra­ta las mató”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de sep­tiem­bre de 2020

Liset­te Fer­nán­dez, cuya her­ma­na de 14 años y su madre, todas de la comu­ni­dad qom Yectha­kay del par­ti­do bonae­ren­se de Tigre, apa­re­cie­ron muer­tas en esa loca­li­dad en el 2013 y 2014, mar­cha­rá maña­na para pedir jus­ti­cia ya que ase­gu­ra que “una red de tra­ta está detrás de las muertes”

“Mi her­ma­na no se sui­ci­dó; mi mamá no sufrió una muer­te natu­ral, fue­ron dos femi­ci­dios”, dijo a Télam la joven.

Fer­nán­dez denun­ció un con­tex­to de “red de tra­ta de per­so­nas con com­pli­ci­dad de la poli­cía” que envol­vió la muer­te, pri­me­ro de la ado­les­cen­te de 14 años, secues­tra­da y vio­len­ta­da, y más tar­de, la de su madre, a los 36 años.

Has­ta el 2017-cuan­do falle­ció- era su abue­lo Euge­nio, un hom­bre reco­no­ci­do como caci­que por los inte­gran­tes de la comu­ni­dad Yech­ta­kay asen­ta­da en Tigre des­de 1960, quien lle­va­ba el recla­mo legal que aho­ra pro­mue­ve Liset­te, de 19 años.

En 2013, Micae­la des­apa­re­ció y su mamá Nancy fue a la comi­sa­ría sex­ta a denun­ciar pero “la tra­ta­ron de loca, le dije­ron que mi her­ma­na se había ido por­que que­ría, algo que escan­da­li­zó a mi mamá, que les decía que mi her­ma­na tenía ape­nas 14 años”, relató.

Micae­la reapa­re­ció gol­pea­da, con cor­tes en la cara y el pelo cor­ta­do de mane­ra brutal.

“Esta­ba asus­ta­da. La ame­na­za­ron. Con­tó que la había lle­va­do el ‘Pato’ Ceni­zo a una casa, don­de le lle­va­ban hom­bres, que le hacían cosas que no te pue­do con­tar”, compartió.

Foto: Leo Crovetto 

Ceni­zo y su her­mano, Hugo, fue­ron dete­ni­dos en agos­to del 2014, en un ope­ra­ti­vo con­jun­to entre el muni­ci­pio de Tigre y la fis­ca­lía de Dro­gas Ilí­ci­tas, acu­sa­dos de “ven­ta de dro­gas y tenen­cia de armas de fue­go”, pero Liset­te no sabe si siguen detenidos.

Nancy, a pesar del temor de su hija, fue a la comi­sa­ría: “No le hicie­ron caso. Al con­tra­rio, varios poli­cías se pre­sen­ta­ron en su casa y la lle­va­ron dete­ni­da a la comi­sa­ría sexta”.

“La tuvie­ron toda la noche, la sol­ta­ron al otro día y toda­vía recuer­do que esta­ba toda gol­pea­da y que con­tó que la habían gol­pea­do cin­co poli­cías mien­tras le decían: ´india de mier­da, calla­te la boca´”, con­tó la joven res­pec­to de lo ocu­rri­do a su madre.

En febre­ro de 2013, un cono­ci­do le avi­só a Nancy que su hija de 14 años se había sui­ci­da­do, pegán­do­se un tiro, en la casa de ‘Pato’ Cenizo.

“Mi mamá nun­ca cre­yó que Mica se hubie­ra sui­ci­da­do. Cuan­do fui­mos a recla­mar a la casa del femi­ci­da (en alu­sión a Ceni­zo) esta­ba la poli­cía cus­to­dian­do la casa”, remar­có Lisette.

Nancy ente­rró a su hija y comen­zó a mar­char jun­to a veci­nos y orga­ni­za­cio­nes, has­ta la comi­sa­ría, denun­cian­do y recla­man­do justicia.

“Mi mamá reci­bía ame­na­zas a su telé­fono, será por eso que este telé­fono no apa­re­ció cuan­do a ella la mata­ron. La ame­na­za­ban y los mis­mos poli­cías que la habían gol­pea­do en la sec­cio­nal ron­da­ban la casa”, remarcó.

Teme­ro­sa que pudie­ran hacer­le algo a Liset­te, en ese enton­ces de 12 años, su mamá la envió a casa de una hermana.

El 2 de mayo de 2014 Nancy apa­re­ció muer­ta en su casa “semi­des­nu­da y con sig­nos de asfi­xia”, dijo su hija.

“Mi abue­lo Euge­nio se pre­sen­tó como par­ti­cu­lar dam­ni­fi­ca­do, pero murió en el 2017 cuan­do yo toda­vía era menor de edad. Aho­ra quie­ro que me dejen acce­der a los expe­dien­tes, quie­ro jus­ti­cia, no ten­go dudas que las muer­tes de mi mamá y mi her­ma­na fue­ron dos femi­ci­dios y que hubo atrás una red de tra­ta y com­pli­ci­dad de la poli­cía”, afir­mó la joven.

Liset­te, fami­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas mar­cha­rán maña­na a los tri­bu­na­les de Mun­ro, ubi­ca­dos en Ricar­do Gutié­rrez 4041, para pedir que se les per­mi­ta el acce­so al expediente.

Télam con­sul­tó al Minis­te­rio de las Muje­res, Polí­ti­cas de Géne­ro y Diver­si­dad Sexual para saber si esta­ban acom­pa­ñan­do a la joven, que no tie­ne repre­sen­tan­te legal.

Des­de el orga­nis­mo con­fir­ma­ron que “está inter­vi­nien­do el área de Casos Crí­ti­cos” que habla­ron con Liset­te y con la fis­ca­lía “ya que efec­ti­va­men­te, las cau­sas están archivadas”.

“Yo pido jus­ti­cia, no ten­go dudas que fue­ron dos femi­ci­dios. Mi mamá era una lucha­do­ra, aún des­pués de las ame­na­zas y gol­pes siguió luchan­do por mi her­ma­na es un ejem­plo que me da fuer­za para seguir”, con­clu­yó la joven.

Línea 144: aten­ción, con­ten­ción y ase­so­ra­mien­to en situa­cio­nes de vio­len­cia de géne­ro. Por WhatsApp: +5491127716463.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *