Sin las pro­tes­tas vio­len­tas nadie habría hecho caso al ase­si­na­to de Geor­ge Floyd en Esta­dos Uni­dos – La otra Andalucía

Los reite­ra­dos ase­si­na­tos de afro­ame­ri­ca­nos no son pro­duc­to de una mala “prá­xis policial” 

La ate­rra­do­ra res­pues­ta de Trump a las pro­tes­tas popu­la­res sub­ra­ya lo poco que ha cam­bia­do la situa­ción para la mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses negros des­de que nació el movi­mien­to Pro-Dere­chos Civi­les. Usan­do lite­ral­men­te las pala­bras del jefe de poli­cía racis­ta Wal­ter Headly de Mia­mi, Donald Trump escri­bió este tuit: “cuan­do comien­za el saqueo, lue­go vie­ne el tiroteo” .

En 1967, Wal­ter Head­ley se hizo famo­so por sus des­afor­tu­na­das decla­ra­cio­nes; “los negros se están apro­ve­cha­do de los dere­chos civi­les”. Por tan­to, o Trump es ver­gon­zo­sa­men­te igno­ran­te o está lla­man­do abier­ta­men­te a la vio­len­cia cuan­do uti­li­za el len­gua­je del movi­mien­to supre­ma­cis­ta blanco.

Som­bría realidad

Res­pon­dien­do a una pre­gun­ta de la tele­vi­sión un poli­cía local expli­có, “la poli­cía sólo está apli­can­do el pro­to­co­lo res­pec­ti­vo”.

Floyd fue arres­ta­do por supues­ta­men­te usar bille­tes fal­sos de 20 dóla­res para com­prar ciga­rri­llos. Las imá­ge­nes mues­tran que el joven negro no se resis­te al arres­to… y mien­tras súpli­ca, un ofi­cial de poli­cía – flan­quea­do por sus cole­gas, lo asfi­xia con su rodilla .

Este tipo de agre­sión a la pobla­ción afro­ame­ri­ca­na es escan­da­lo­sa­men­te común en los Esta­dos Uni­dos. La muer­te de Geor­ge Floyd en Min­nea­po­lis es una tris­te reali­dad que nos recor­dó a todos el esca­lo­frian­te ase­si­na­to de Eric Gar­ner en Nue­va York en 2015 . 

Estas muer­tes no son una casua­li­dad o pro­duc­to de una mala pra­xis poli­cial. Todos los días hay cien­tos de atro­ces demos­tra­cio­nes de bru­ta­li­dad poli­cial que no apa­re­cen en los titu­la­res de los medios. Solo algu­nos crí­me­nes se publi­can antes de olvi­dar­se convenientemente. 

Solo en el año 2014 la poli­cía come­tió los siguien­tes ase­si­na­tos impu­ne­men­te, al más puro esti­lo hollywoodense

– Don­tree Hamil­ton fue ase­si­na­do por la poli­cía con 14 dis­pa­ros en Mil­wau­kee por pre­sun­ta­men­te per­tur­bar la paz en un Starbucks.

– Ezell Ford – otro hom­bre negro con pro­ble­mas de salud men­tal reci­bió tres dis­pa­ros en la espal­da en Nue­va York

– Akai Gur­ley: fue balea­do por la poli­cía de Nue­va York mien­tras ascen­día por una esca­le­ra oscu­ra al regre­sar a casa.

-Tamir Rice – Un niño de 12 años, fue ase­si­na­do en Cle­ve­land por poli­cías que con­fun­die­ron su arma de jugue­te con un arma real.

– Michael Brown fue ase­si­na­do a tiros en Fer­gu­son, Mis­sou­ri, lo que pro­vo­có una vio­len­ta revuel­ta urbana.

– Breon­na Tay­lor: fue ase­si­na­da de 8 dis­pa­ros, en su pro­pio apar­ta­men­to en Louis­vi­lle, pro­vo­can­do fuer­tes dis­tur­bios en la localidad.

Lo que los medios lla­man “vio­len­tos dis­tur­bios” son en reali­dad una for­ma legi­ti­ma de pro­tes­ta pro­pia de la his­to­ria moder­na de los Esta­dos Unidos.

La gran ola de rebe­lio­nes en la déca­da de 1960 obli­gó al pre­si­den­te Lyn­don John­son a crear la Comi­sión Ker­ner. Esta comi­sión deci­dió per­mi­tir el ingre­so de afro­ame­ri­ca­nos a la poli­cía e intro­du­jo a rega­ña­dien­tes el lla­ma­do “moni­to­reo civil del com­por­ta­mien­to poli­cial”.

El mayor des­or­den urbano de Los Ánge­les en 1992, obli­gó a refor­mar el sis­te­ma judi­cial de los Esta­dos Uni­dos. La ima­gen de Rod­ney King sien­do gol­pea­do por la poli­cía pro­vo­có un levan­ta­mien­to que aumen­tó el res­pe­to por la diver­si­dad racial, a casi el 80% entre la pobla­ción blan­ca de esa ciudad.

El ase­si­na­to de Fred­die Gray – que se encon­tra­ba bajo cus­to­dia poli­cial- pro­vo­có los dis­tur­bios de 2015 en Bal­ti­mo­re for­zó una inves­ti­ga­ción judi­cial. Des­pués de la ins­truc­ción el Depar­ta­men­to de la Poli­cía Local tuvo que pagar más de 5 millo­nes de dóla­res a 100 víc­ti­mas de abu­so poli­cial, la mayo­ría afroamericanas.

Sin las pro­tes­tas vio­len­tas es muy poco pro­ba­ble que los crí­me­nes come­ti­dos por la poli­cía hubie­ran sali­do a la luz . Lo he com­pro­ba­do per­so­nal­men­te. Hace 2 días mar­che pro­tes­tan­do unas 101 millas en Bal­ti­mo­re. La mar­cha no apa­re­ció en nin­gún medio. Las pro­tes­tas pací­fi­cas no les impor­ta una mier­da a los medios de comunicación.

Del motín a la revolución

La hipo­cre­sía que con­de­na a los revol­to­sos omi­te con­ve­nien­te­men­te men­cio­nar que todo el edi­fi­cio esta­tal esta­dou­ni­den­se se fun­dó en los dis­tur­bios con­tra los bri­tá­ni­cos en el siglo XVIII.

El “Par­ti­do del Té” y la siguien­te rebe­lión de Shay fue­ron insur­gen­cias espon­tá­neas que con­tri­bu­ye­ron al derro­ca­mien­to del gobierno colo­nial y al naci­mien­to de Esta­dos Uni­dos. En su momen­to, estos levan­ta­mien­tos fue­ron con­de­na­dos por el sta­tu quo los cali­fi­có de “accio­nes terroristas”

El “Par­ti­do del Té” es la fuen­te de ins­pi­ra­ción de los supre­ma­cis­tas blan­cos cuyas recien­tes pro­tes­tas con­tra el con­fi­na­mien­to por el COVID 19 fue­ron res­guar­da­das por las mis­mas fuer­zas poli­cia­les que hoy están repri­mien­do a la pobla­ción negra y blanca.

Si la deman­da de jus­ti­cia de los rebel­des inde­pen­den­tis­ta fue total­men­te jus­ti­fi­ca­ble con mayor razón hoy en día deben jus­ti­fi­car­se las deman­das de la comu­ni­dad negra. Un solo dato: los his­to­ria­do­res esti­man que las ganan­cias que se obtu­vie­ron con el comer­cio de escla­vos – base del capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se – equi­va­le a bene­fi­cios supe­rio­res a los 14 billo­nes de dólares. 

La con­de­na mora­li­zan­te por los saqueos de estos días debe­ría ser pues­ta en un con­tex­to ver­da­de­ro: el racis­mo y el supre­ma­cis­mo blan­co en los Esta­dos Uni­dos fue­ron y son un cri­men con­tra la humanidad.

Ken­nedy y la violencia

Uno de los íco­nos de la cla­se polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, advir­tió astu­ta­men­te: » Aque­llos que hacen impo­si­ble la revo­lu­ción pací­fi­ca harán inevi­ta­ble la revo­lu­ción violenta” .

Los afro­ame­ri­ca­nos han bus­ca­do un cam­bio pací­fi­co duran­te muchas déca­das, pero aún sufren un nivel des­pro­por­cio­na­do de des­igual­dad sistemática.

Las limi­ta­cio­nes de una pro­tes­ta exclu­si­va­men­te pací­fi­ca que­da­ron paten­te en el momen­to en que Mike Pen­ce y Donald Trump recha­za­ron la deman­da pasi­va del depor­tis­ta negro Colin Kae­per­nick en un esta­dio de fút­bol americano.

Trump, Pen­ce y los demás hipó­cri­tas de la éli­te no deben sor­pren­der­se que cien­tos de miles de esta­dou­ni­den­ses , de todos los colo­res, pro­tes­tan en las calles y se levan­tan con­tra la injus­ti­cia : es la úni­ca for­ma de obli­gar al sis­te­ma a pres­tar atención.

Sean Led­with, pro­fe­sor de socio­lo­gía del York Colle­ge y edi­tor de la revis­ta «Coun­ter­fi­re«

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *