Entre­vis­ta de Boltxe a Nación Andaluza

Hablar de Nación Anda­lu­za es hablar de un vete­rano par­ti­do polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta anda­luz. Recien­te­men­te en el ámbi­to del con­gre­so de Anda­lu­cía Comu­nis­ta hemos podi­do con­tac­tar con ellos y fru­to de ese encuen­tro es esta entrevista.

Boltxe: Hablad­nos un poco de vues­tro par­ti­do, su his­to­ria, pro­gra­ma, anhe­los para vues­tro país, Andalucía.

Nación Anda­lu­za: Nación Anda­lu­za es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que nace en el año 90 del pasa­do siglo. Des­de enton­ces tene­mos una pri­me­ra eta­pa de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to que alcan­za apro­xi­ma­da­men­te has­ta prin­ci­pios de siglo XXI. En los años 2004 – 2005 ini­cia­mos un perio­do de revi­sión pro­fun­da de nues­tras posi­cio­nes tác­ti­co-estra­té­gi­cas que faci­li­tan un nue­vo impul­so en nues­tra lucha sobre unas bases polí­ti­cas más firmes. 

Nación Anda­lu­za es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, cuya meta es lograr la libe­ra­ción nacio­nal de nues­tro país, la libe­ra­ción social de nues­tro pue­blo y aca­bar con el patriar­ca­do. En nues­tro seno tra­ba­ja­mos con­jun­ta­men­te mar­xis­tas-leni­nis­tas, mili­tan­tes de influen­cias liber­ta­rias, sin­di­ca­lis­tas, femi­nis­tas, acti­vis­tas por los dere­chos huma­nos, etc. Reto­ma­mos la for­ma de acción polí­ti­ca de Blas Infan­te, que tra­ba­ja­ba con­jun­ta­men­te con liber­ta­rios y socia­lis­tas anda­lu­ces con el obje­ti­vo común de la libe­ra­ción de Andalucía. 

Noso­tros y noso­tras aspi­ra­mos a la cons­ti­tu­ción de una Anda­lu­cía sobe­ra­na e inde­pen­dien­te, socia­lis­ta y femi­nis­ta. Enten­de­mos que la inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía es un paso impres­cin­di­ble en la reso­lu­ción de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que estruc­tu­ral­men­te azo­tan a los y las anda­lu­zas. Espe­cial­men­te como cuan­do, en estos momen­tos, somos víc­ti­mas de la enési­ma cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. Lucha­mos por una Anda­lu­cía en la que las cla­ses popu­la­res, en par­ti­cu­lar el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, sean due­ños reales de su tie­rra, las rique­zas que con­tie­nen y los medios de pro­duc­ción para obte­ner­las. Una Anda­lu­cía diri­gi­da por la mayo­ría de los y las anda­lu­zas, en la que el pue­blo anda­luz pue­da tomar las rien­das de su des­tino indi­vi­dual y colec­ti­vo en todos los ámbi­tos de la existencia. 

Actual­men­te nues­tra acción polí­ti­ca se desa­rro­lla en torno a unos ejes estra­té­gi­cos fun­da­men­ta­les que son:

  • Rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y recu­pe­ra­ción de nues­tra liber­tad: en este sen­ti­do enten­de­mos que es impres­cin­di­ble con­ti­nuar denun­cian­do el Régi­men espa­ñol del 78 como here­de­ro y con­ti­nua­dor del fran­quis­mo y arti­cu­lar nues­tra lucha en torno a una nece­si­dad impe­rio­sa para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz: la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía usur­pa­da por el Esta­do español.

  • Con­fron­ta­ción con el espa­ño­lis­mo, el regio­na­lis­mo y la social­de­mo­cra­cia: con­si­de­ra­mos que cual­quier mode­lo de Espa­ña o Esta­do espa­ñol supo­ne la colo­ni­za­ción y some­ti­mien­to de nues­tra tie­rra y sus recur­sos natu­ra­les así como la explo­ta­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. Lo mis­mo pode­mos decir del sis­te­ma eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta si es que Espa­ña y el Capi­tal no son dos con­cep­tos inse­pa­ra­bles. Por lo tan­to la lucha con­tra todas las for­mas de refor­mis­mo (que en los últi­mos años hemos vis­to flo­re­cer con fuer­za) como son el regio­na­lis­mo, el inte­gra­cio­nis­mo en fuer­zas esta­ta­les, la social­de­mo­cra­cia o el key­ne­sia­nis­mo cons­ti­tu­ye una tarea esen­cial en estos momen­tos para la pro­pia super­vi­vien­cia de una izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za revolucionaria.

  • Con­fron­ta­ción con­tra las estruc­tu­ras admi­nis­tra­ti­vas impues­tas: la Unión Euro­pea, el BCE, el Esta­do espa­ñol, la Jun­ta de Anda­lu­cía… Son todas ellas ins­ti­tu­cio­nes cons­truí­das por el Capi­tal para some­ter al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y a otro pue­blos. Con estas ins­ti­tu­cio­nes y el con­cep­to de demo­cra­cia (pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co) que han implan­ta­do las cla­ses domi­nan­tes tene­mos el table­ro y las reglas de jue­go que ha esta­ble­ci­do el Sis­te­ma para evi­tar que cual­quier opción revo­lu­cio­na­ria pue­de des­ban­car del poder a la bur­gue­sía. Nues­tro obje­ti­vo no es cam­biar estas ins­ti­tu­cio­nes des­de den­tro (por­que con­si­de­ra­mos que son irre­for­ma­bles) sino su erra­di­ca­ción lo más pron­to posi­ble. Las futu­ras ins­ti­tu­cio­nes del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz han de corres­pon­der­se con las crea­cio­nes ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­cas que ya han dibu­ja­do en el pasa­do las cla­ses popu­la­res y que tie­nen sus ante­cen­den­tes en la Comu­na de Paris de 1871 o los can­to­nes anda­lu­ces de 1873.

Boltxe: ¿Qué radio­gra­fía nos podéis hacer de la actual situa­ción de Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Si nos retro­trae­mos unas déca­das en el tiem­po vemos como des­de fina­les de los 70 se pro­du­ce un pro­ce­so basa­do fun­da­men­tal­men­te en la des­mo­vi­li­za­ción, para el que se uti­li­za las fuer­zas regio­na­lis­tas (Par­ti­do Anda­lu­cis­ta) y la izquier­da del régi­men (PSOE, PCE, UGT y CCOO). Muer­to Fran­co se ins­tau­ra el neo­fran­quis­mo ves­ti­do de demo­cra­cia y en esta fal­sa demo­cra­cia estos serán los agen­tes encar­ga­dos de ges­tio­nar el con­flic­to social. Entre ellos des­ta­ca el PSOE por ser el que ocu­pa el cen­tro del engra­na­je en Anda­lu­cía. Este está com­pues­to de ele­men­tos de la peque­ña bur­gue­sía pero tam­bién de muchos tra­ba­ja­do­res que son víc­ti­mas del posi­bi­lis­mo. Hay amplios sec­to­res de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria que el PSOE va a ir absor­vien­do pau­la­ti­na­men­te. El Régi­men se encar­ga­rá de coop­tar estas y estos valio­sos mili­tan­tes o irlos que­man­do, trai­cio­nán­do­les y enga­ñán­do­les cons­tan­te­men­te, has­ta que se mar­chen a casa.

El PSOE ha sido el par­ti­do del régi­men en Anda­lu­cía. A pesar del fran­quis­mo en la memo­ria popu­lar anda­lu­za que­dó la ima­gen de un Par­ti­do Popu­lar pro­fun­da­men­te aso­cia­do a los ven­ce­do­res de la Gue­rra Civil. Inha­bi­li­ta­do este el PSOE ha sido la mar­ca polí­ti­ca a tra­vés de la que el Régi­men a apli­ca­do todas sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les acom­pa­ña­das para ello de un nece­sa­rio nacio­na­lis­mo espa­ñol. Y esto lo ha hecho gober­nan­do en soli­ta­rio o cogo­ber­nan­do con el PA, IU y aho­ra con C’s. Todo ello ha favo­re­ci­do un des­crei­mien­to de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal como herra­mien­ta para trans­for­mar la reali­dad del Pue­blo Anda­luz: los nive­les de abs­ten­ción en las elec­cio­nes al Par­la­men­to de Anda­lu­cía supe­ran siem­pre el 30%.

El régi­men actual, basa­do en el esta­tu­to anda­luz de la depen­den­cia de 2007, no ha alte­ra­do nin­gún ele­men­to estruc­tu­ral de la reali­dad que here­da­mos del fran­quis­mo. Ni siquie­ra el boom del ladri­llo de prin­ci­pios de siglo XXI se ha dife­ren­cia­do esen­cial­men­te del desa­rro­llo turís­ti­co actual del vivi­do en la cos­ta mala­gue­ña en los 60 y 70. La divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo ejer­ce un poder aplas­tan­te en la eco­no­mía anda­lu­za que es inca­paz de sacu­dir­se los roles que esta le otor­ga: guar­dián de la fron­te­ra sur, alma­cén de mano de obra que emi­gre a zonas cen­tra­les de la eco­no­mía mun­dial, zona de recreo y des­can­so de las cla­ses aco­mo­da­das euro­peas, fabri­can­te de pro­duc­tos agrí­co­las… Para ello Anda­lu­cía nece­si­ta rom­per con aque­llos ele­men­tos que deter­mi­nan su opre­sión nacio­nal: Espa­ña, el patriar­ca­do y el Capital.

Boltxe: Comen­tá­ba­mos que pare­ce estar en auge la lucha de cla­ses en Anda­lu­cía…. ¿Eso es así? ¿Cómo veis las res­pues­tas del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz ante su actual situación?

Nación Anda­lu­za: Lo cier­to es que des­de 2007 a 2014 apro­xi­ma­da­men­te hemos vivi­do un perio­do cre­cien­te en la lucha de cla­ses; la lucha con­tra los desahu­cios, con­tra los recor­tes en diver­sos sec­to­res productivos(sanidad, edu­ca­ción, ser­vi­cios socia­les…), por la Refor­ma Agra­ria y con­tra la bru­tal des­igual­dad que sufre Anda­lu­cía… Han sido luchas impor­tan­tes por la can­ti­dad de andaluces/​zas que se esta­ban movi­li­zan­do y por la agu­di­za­ción de estas luchas. 

Des­de hace un par de años regis­tra­mos un des­cen­so acu­sa­do de la con­flic­ti­vi­dad en lucha de cla­ses aso­cia­do al avan­ce del refor­mis­mo que ha cun­di­do entre los movi­mien­tos socia­les anda­lu­ces y sus acti­vis­tas. La bur­gue­sía con­ti­nua avan­zan­do posi­cio­nes aho­ra tam­bién la lucha ideo­ló­gi­ca. La social­de­mo­cra­cia ha con­ven­ci­do a mucha gen­te de que lo que toca aho­ra es amor­ti­zar el enor­me capi­tal polí­ti­co acu­mu­la­do por estas luchas en el cir­co elec­to­ral a la espe­ra de con­se­guir unos sillo­nes en las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las. Ha cun­di­do la espe­ran­za (bas­tan­te inge­nua) de que van a cam­biar des­de arri­ba lo que des­de aba­jo cues­ta tan­to revolucionar. 

Vemos que por aho­ra no ha cam­bia­do nada para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. De nue­vo las calles las ocu­pan casi con exclu­si­vi­dad los vehículos.

Boltxe: ¿Ha aumen­ta­do la repre­sión con­tra el pue­blo? Es inevi­ta­ble acor­dar­se del caso de Andrés Bódalo

Nación Anda­lu­za: Sal­ta a la vis­ta. Tan solo en Anda­lu­cía tene­mos casos como los titi­ri­te­ros de Gra­na­da, Fran Mole­ro en Mála­ga, Andrés Bóda­lo que como bien dices que pue­den ser los casos más seña­la­dos por haber reci­bi­do algu­na aten­ción mediá­ti­ca. Pero no pode­mos olvi­dar ese regue­ro cons­tan­te de mul­tas y de ejer­ci­cios de repre­sión del Régi­men a peque­ña esca­la que afec­tan a un núme­ro bas­tan­te mayor de mili­tan­tes y acti­vis­tas y que ali­men­ta esa tesis des­mo­vi­li­za­do­ra que comen­ta­ba más arri­ba: el tiem­po de las calles ya ha pasa­do y aho­ra es el momen­to de ocu­par las ins­ti­tu­cio­nes. Unas ins­ti­tu­cio­nes que no hace tan­to tiem­po aspi­rá­ba­mos a derri­bar y no a cam­biar­las des­de den­tro.

Boltxe: ¿La situa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za en su tri­ple opre­sión como mujer, como tra­ba­ja­do­ra y como anda­lu­za, ¿Cómo pen­sáis que está actual­men­te y si pen­sáis que avan­za la lucha femi­nis­ta en Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Como par­ti­do nos que­da mucho que reco­rrer en cuan­to a la pro­fun­di­za­ción en tác­ti­cas y estra­te­gias ade­cua­das para afron­tar este enor­me pro­ble­ma que opri­me a la mitad del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz: el patriarcado.

La mujer anda­lu­za es la res­pon­sa­ble de las tareas de repro­duc­ción. Sobre ella recaen las tareas de la repro­duc­ción de la pro­le, de la ges­tión y orga­ni­za­ción a todos los nive­les de la vida fami­liar, pero tam­bién de la repro­duc­ción de la pro­pia cul­tu­ra popu­lar anda­lu­za que la mujer trans­mi­te de gene­ra­ción en gene­ra­ción. Todas estas tareas por ser his­tó­ri­ca­men­te tareas feme­ni­nas son invi­si­bi­li­za­das. Tan solo en algu­nos momen­tos, como en las fes­ti­vi­da­des como la Sema­na San­ta, se pro­du­ce una espe­cial exal­ta­ción de lo feme­nino a tra­vés de mul­ti­tud de vír­ge­nes que se ado­ran en los pue­blos y barrios anda­lu­ces. Es la con­tra­par­ti­da pun­tual a una situa­ción estruc­tu­ral en la que la mujer en Anda­lu­cía sigue estan­do en una situa­ción de supe­di­ta­ción con res­pec­to al hom­bre. Todo ese reco­no­ci­mien­to sim­bó­li­co a la mujer anda­lu­za se le nie­ga en la vida real.

En el incons­cien­te ideo­ló­gi­co domi­nan­te el impe­ria­lis­mo ha uni­do la cul­tu­ra popu­lar anda­lu­za a ras­gos con los que his­tó­ri­ca­men­te se ha cons­trui­do una femi­ni­dad subal­ter­na, como la sen­si­bi­li­dad o la pasión, como for­ma de jus­ti­fi­car la supe­di­ta­ción y depen­den­cia de Anda­lu­cía remi­tién­do­se a unas pre­ten­di­das carac­te­rís­ti­cas inna­tas del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. Ele­men­tos que for­man par­te de nues­tra cul­tu­ra pero que son tam­bién, curio­sa­men­te, aso­cia­dos por todos los impe­ria­lis­mos a los pue­blos que some­ten. Es decir aso­cia­dos a los pue­blos colo­ni­za­dos. Y jun­to a estos valo­res tam­bién ha aso­cia­do algu­nos de los empleos carac­te­rís­ti­cos que las emi­gran­tes anda­lu­zas desem­pe­ñan en los luga­res de des­tino: emplea­da de hogar, niñe­ra… Se pre­ten­de con­ver­tir la tri­ple opre­sión de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za (opre­sión patriar­cal, de cla­se y nacio­nal) en una carac­te­rís­ti­ca esen­cial e inna­ta de su carác­ter como mujer alie­nán­do­la de las con­di­cio­nes socia­les, de géne­ro y nacio­na­les en las que se pro­du­ce e invisibilizándolas.

La mujer anda­lu­za es ade­más víc­ti­ma de un enga­ño. A gene­ra­cio­nes de jóve­nes anda­lu­zas se les ha esta­do ven­dien­do la incor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jo como una libe­ra­ción. Lo cier­to es que esa libe­ra­ción se está plas­man­do en peo­res tra­ba­jos y peor paga­dos que los hom­bres para mayor bene­fi­cio de la patro­nal. El des­em­pleo de la mujer anda­lu­za es 6 pun­tos supe­rior al del hom­bre mien­tras que la media esta­tal esta dife­ren­cia es da tan solo un 3%. La bre­cha sala­rial es de un 31% lle­gan­do has­ta un 47% en la empre­sa pri­va­da. Ade­más las pro­pias carac­te­rís­ti­cas de la eco­no­mía anda­lu­za, atra­sa­da y de carác­ter extrac­ti­vo, deter­mi­nan un papel subal­terno de la mujer y en sec­to­res como la agri­cul­tu­ra es exclui­da cuan­do por su edad deja de ren­dir mien­tras a los hom­bres se les siguen dan­do jor­na­les cada campaña.

Des­de 2007 sobre los hom­bros de la mujer anda­lu­za está cayen­do gran par­te del peso de la cri­sis. En Anda­lu­cía, don­de los núcleos fami­lia­res abar­can muchas veces tres gene­ra­cio­nes, recae en la mujer el cui­da­do de los miem­bros enfer­mos (abue­los, padre o hijos), pero tam­bién el sos­te­ni­mien­to de unas fami­lias en las que el paro está hacien­do mella. Según las cifras ofi­cia­les un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res anda­lu­ces está en paro y el 17,4% de los hoga­res anda­lu­ces tie­nen a todos sus miem­bros en paro. La mujer anda­lu­za, como eje de la vida domés­ti­ca, es en últi­ma ins­tan­cia la que se ve obli­ga­da a sol­ven­tar estas cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas a cos­ta de su tra­ba­jo y su salud.

Los espa­cios que el patriar­ca­do recha­za y des­pre­cia por no ser espa­cios de pres­ti­gio y pri­vi­le­gio son los úni­cos en los que se arrin­co­na tan­to a la mujer como al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y a todos los suje­tos subal­ter­nos (en la mujer la divi­sión espa­cio público/​espacio privado).

Boltxe: Sabe­mos que el refor­mis­mo y el ilu­sio­nis­mo elec­to­re­ro han irrum­pi­do con fuer­za en vues­tro país… ¿Cómo afec­ta ello a las luchas populares?

Nación Anda­lu­za: Ha afec­ta­do des­ac­ti­ván­do­las, recon­du­cien­do a bue­na par­te de sus mili­tan­tes hacia posi­cio­nes refor­mis­tas, elec­to­ra­lis­tas y esta­ta­lis­tas de las que no sabe­mos si podrán salir para recu­pe­rar una línea polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria una vez que la ilu­sión refor­mis­ta dé paso a la decep­ción de todas esas fal­sas expec­ta­ti­vas que el Régi­men está gene­ran­do. Y por supues­to des­mo­vi­li­zan­do a algu­nos sec­to­res de acti­vis­tas que se habían incor­po­ra­do en el últi­mo perio­do a las luchas y que se encuen­tran estu­pe­fac­tos ante estas con­ver­sio­nes nume­ro­sas des­de posi­cio­nes rup­tu­ris­tas, sobe­ra­nis­tas y revo­lu­cio­na­rias anda­lu­zas al refor­mis­mo, al posi­bi­lis­mo y al esta­ta­lis­mo embozado.

Boltxe: Tam­bién está el aspec­to espa­ño­li­zan­te de Pode­mos, buque insig­nia del reformismo

Nación Anda­lu­za: Efec­ti­va­men­te. En las últi­mas elec­cio­nes espa­ño­las Pode­mos pre­sen­tó como núme­ro 1 por Alme­ría a Julio Rodrí­guez, el car­ni­ce­ro de Libia, de núme­ro 2 por Cádiz a Juan A. Del­ga­do, un miem­bro de la Guar­dia Civil, de núme­ro 1 por Sevi­lla a Ser­gio Pas­cual, un rocie­ro de carro de caba­llos. Cree­mos que estos per­fi­les resu­men muy bien lo que repre­sen­ta Pode­mos en Andalucía.

Boltxe: En el con­gre­so de Anda­lu­cía Comu­nis­ta se habló de uni­dad de acción entre vues­tras dos fuer­zas polí­ti­cas y algu­na más. ¿Cómo valo­ráis la pro­pues­ta y en qué temas se podría dar esa uni­dad de acción?

Nación Anda­lu­za: La pro­pues­ta nos pare­ce enor­me­men­te posi­ti­va. Vie­ne a reto­mar unas tareas que deja­mos pen­dien­tes tras la lamen­ta­ble des­apa­ri­ción del Movi­mien­to Anda­luz de la Izquier­da Sobe­ra­nis­ta que pre­ten­día coor­di­nar a todas las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas. Ambos par­ti­dos desa­rro­lla­mos un tra­ba­jo en el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal y en el fren­te cul­tu­ral que gana­rá peso si avan­za­mos en la uni­dad de acción de las mis­mas. En cuan­to a nues­tras pro­pues­tas polí­ti­cas tene­mos mul­ti­tud de ele­men­tos en común en los que esta­mos empe­zan­do a apli­car esa uni­dad de acción. 

Des­de Nación Anda­lu­za sabe­mos que no alcan­za­re­mos la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res en soli­ta­rio. Habrá de ser un pro­ce­so com­ple­jo con mul­ti­tud de alian­zas con dis­tin­tos des­ta­ca­men­tos de la cla­se obre­ra anda­lu­za. Esta pro­pues­ta cree­mos que va en esa dirección.

Boltxe: Apos­táis por la patria anda­lu­za y socialista..¿Nos podéis hablar de que mode­lo socia­lis­ta veis para Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Ha de ser un mode­lo socia­lis­ta asen­ta­do y con­for­ma­do sobre el ejem­plo de los dos pre­ce­den­tes que supu­sie­ron sen­dos y autén­ti­cos hitos his­tó­ri­co-ideo­ló­gi­cos para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, a lo lar­go de los dos últi­mos siglos: la revo­lu­ción can­to­na­lis­ta y la revo­lu­ción sovié­ti­ca. De la revo­lu­ción can­to­na­lis­ta reto­ma­mos los aspec­tos sobe­ra­nis­tas, de inter­re­la­ción social y de cons­truc­ción nacio­nal, ese fede­ra­lis­mo tra­di­cio­nal­men­te asu­mi­do y defen­di­do por el anda­lu­cis­mo his­tó­ri­co de Blas Infan­te. De la sovié­ti­ca los prin­ci­pios con­se­jis­tas y de cla­se, la con­cep­tua­ción de cons­truc­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­co-social, tra­di­cio­nal­men­te asu­mi­da y defen­di­da por nues­tra cla­se obrera. 

Esa inter­re­la­ción dia­léc­ti­ca y com­ple­men­ta­ria, entre los prin­ci­pios sobe­ra­nis­tas, fede­ra­lis­tas y socia­lis­tas en una sín­te­sis mutua­men­te enri­que­ce­do­ra y crea­do­ra, ple­na­men­te anda­lu­za y radi­cal­men­te revo­lu­cio­na­ria habrá de con­for­mar una vía pro­pia al socia­lis­mo cons­ti­tu­yen­do lo que deno­mi­na­mos socia­lis­mo anda­luz o infan­tis­ta. Un socia­lis­mo pro­duc­to de nues­tra pro­pia reali­dad, iden­ti­dad, tra­di­ción y mar­co socio-geo­grá­fi­co; naci­do des­de, por y para nues­tro pue­blo, cuyo ori­gen y meta están situa­dos en el logro, pre­ser­va­ción y poten­cia­ción de su más com­ple­ta y abso­lu­ta libe­ra­ción nacio­nal y social, como anda­lu­ces y como trabajadores. 

Boltxe: ¿Cómo valo­ráis des­de los mil kiló­me­tros que nos sepa­ran la situa­ción en Eus­kal Herria?

Nación Anda­lu­za: Eus­kal Herria ha sido un pue­blo con el que, his­tó­ri­ca­men­te, hemos teni­do mul­ti­tud de lazos. La lucha del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, su entre­ga y deter­mi­na­ción han sido refe­ren­cias obli­ga­das para nues­tra lucha. En la actua­li­dad obser­va­mos como la repre­sión ha pega­do muy duro en los sec­to­res más avan­za­dos de la cla­se obre­ra vas­ca lle­van­do Eus­kal Herria a una excep­cio­na­li­dad polí­ti­ca úni­ca (por aho­ra) en Euro­pa occi­den­tal. Des­de Anda­lu­cía vemos que se están pro­du­cien­do cam­bios y apa­re­cen con fuer­za dis­tin­tas líneas polí­ti­cas den­tro de la izquier­da aber­tza­le. Espe­ra­mos que se recu­pe­re pron­to la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en las filas de esta.

Boltxe: Pues nada más agra­de­cé­ros­las res­pues­tas y el tiem­po que nos habeis­de­di­ca­do y nos vemos en las luchas de nues­tros pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *