Entre­vis­ta de Boltxe a Nación Andaluza

Hablar de Nación Anda­lu­za es hablar de un vete­rano par­ti­do polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta anda­luz. Recien­te­men­te en el ámbi­to del con­gre­so de Anda­lu­cía Comu­nis­ta hemos podi­do con­tac­tar con ellos y fru­to de ese encuen­tro es esta entrevista.

Boltxe: Hablad­nos un poco de vues­tro par­ti­do, su his­to­ria, pro­gra­ma, anhe­los para vues­tro país, Andalucía.

Nación Anda­lu­za: Nación Anda­lu­za es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que nace en el año 90 del pasa­do siglo. Des­de enton­ces tene­mos una pri­me­ra eta­pa de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to que alcan­za apro­xi­ma­da­men­te has­ta prin­ci­pios de siglo XXI. En los años 2004 – 2005 ini­cia­mos un perio­do de revi­sión pro­fun­da de nues­tras posi­cio­nes tác­ti­co-estra­té­gi­cas que faci­li­tan un nue­vo impul­so en nues­tra lucha sobre unas bases polí­ti­cas más firmes. 

Nación Anda­lu­za es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, cuya meta es lograr la libe­ra­ción nacio­nal de nues­tro país, la libe­ra­ción social de nues­tro pue­blo y aca­bar con el patriar­ca­do. En nues­tro seno tra­ba­ja­mos con­jun­ta­men­te mar­xis­tas-leni­nis­tas, mili­tan­tes de influen­cias liber­ta­rias, sin­di­ca­lis­tas, femi­nis­tas, acti­vis­tas por los dere­chos huma­nos, etc. Reto­ma­mos la for­ma de acción polí­ti­ca de Blas Infan­te, que tra­ba­ja­ba con­jun­ta­men­te con liber­ta­rios y socia­lis­tas anda­lu­ces con el obje­ti­vo común de la libe­ra­ción de Andalucía. 

Noso­tros y noso­tras aspi­ra­mos a la cons­ti­tu­ción de una Anda­lu­cía sobe­ra­na e inde­pen­dien­te, socia­lis­ta y femi­nis­ta. Enten­de­mos que la inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía es un paso impres­cin­di­ble en la reso­lu­ción de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que estruc­tu­ral­men­te azo­tan a los y las anda­lu­zas. Espe­cial­men­te como cuan­do, en estos momen­tos, somos víc­ti­mas de la enési­ma cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. Lucha­mos por una Anda­lu­cía en la que las cla­ses popu­la­res, en par­ti­cu­lar el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, sean due­ños reales de su tie­rra, las rique­zas que con­tie­nen y los medios de pro­duc­ción para obte­ner­las. Una Anda­lu­cía diri­gi­da por la mayo­ría de los y las anda­lu­zas, en la que el pue­blo anda­luz pue­da tomar las rien­das de su des­tino indi­vi­dual y colec­ti­vo en todos los ámbi­tos de la existencia. 

Actual­men­te nues­tra acción polí­ti­ca se desa­rro­lla en torno a unos ejes estra­té­gi­cos fun­da­men­ta­les que son:

  • Rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y recu­pe­ra­ción de nues­tra liber­tad: en este sen­ti­do enten­de­mos que es impres­cin­di­ble con­ti­nuar denun­cian­do el Régi­men espa­ñol del 78 como here­de­ro y con­ti­nua­dor del fran­quis­mo y arti­cu­lar nues­tra lucha en torno a una nece­si­dad impe­rio­sa para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz: la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía usur­pa­da por el Esta­do español.

  • Con­fron­ta­ción con el espa­ño­lis­mo, el regio­na­lis­mo y la social­de­mo­cra­cia: con­si­de­ra­mos que cual­quier mode­lo de Espa­ña o Esta­do espa­ñol supo­ne la colo­ni­za­ción y some­ti­mien­to de nues­tra tie­rra y sus recur­sos natu­ra­les así como la explo­ta­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. Lo mis­mo pode­mos decir del sis­te­ma eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta si es que Espa­ña y el Capi­tal no son dos con­cep­tos inse­pa­ra­bles. Por lo tan­to la lucha con­tra todas las for­mas de refor­mis­mo (que en los últi­mos años hemos vis­to flo­re­cer con fuer­za) como son el regio­na­lis­mo, el inte­gra­cio­nis­mo en fuer­zas esta­ta­les, la social­de­mo­cra­cia o el key­ne­sia­nis­mo cons­ti­tu­ye una tarea esen­cial en estos momen­tos para la pro­pia super­vi­vien­cia de una izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za revolucionaria.

  • Con­fron­ta­ción con­tra las estruc­tu­ras admi­nis­tra­ti­vas impues­tas: la Unión Euro­pea, el BCE, el Esta­do espa­ñol, la Jun­ta de Anda­lu­cía… Son todas ellas ins­ti­tu­cio­nes cons­truí­das por el Capi­tal para some­ter al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y a otro pue­blos. Con estas ins­ti­tu­cio­nes y el con­cep­to de demo­cra­cia (pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co) que han implan­ta­do las cla­ses domi­nan­tes tene­mos el table­ro y las reglas de jue­go que ha esta­ble­ci­do el Sis­te­ma para evi­tar que cual­quier opción revo­lu­cio­na­ria pue­de des­ban­car del poder a la bur­gue­sía. Nues­tro obje­ti­vo no es cam­biar estas ins­ti­tu­cio­nes des­de den­tro (por­que con­si­de­ra­mos que son irre­for­ma­bles) sino su erra­di­ca­ción lo más pron­to posi­ble. Las futu­ras ins­ti­tu­cio­nes del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz han de corres­pon­der­se con las crea­cio­nes ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­cas que ya han dibu­ja­do en el pasa­do las cla­ses popu­la­res y que tie­nen sus ante­cen­den­tes en la Comu­na de Paris de 1871 o los can­to­nes anda­lu­ces de 1873.

Boltxe: ¿Qué radio­gra­fía nos podéis hacer de la actual situa­ción de Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Si nos retro­trae­mos unas déca­das en el tiem­po vemos como des­de fina­les de los 70 se pro­du­ce un pro­ce­so basa­do fun­da­men­tal­men­te en la des­mo­vi­li­za­ción, para el que se uti­li­za las fuer­zas regio­na­lis­tas (Par­ti­do Anda­lu­cis­ta) y la izquier­da del régi­men (PSOE, PCE, UGT y CCOO). Muer­to Fran­co se ins­tau­ra el neo­fran­quis­mo ves­ti­do de demo­cra­cia y en esta fal­sa demo­cra­cia estos serán los agen­tes encar­ga­dos de ges­tio­nar el con­flic­to social. Entre ellos des­ta­ca el PSOE por ser el que ocu­pa el cen­tro del engra­na­je en Anda­lu­cía. Este está com­pues­to de ele­men­tos de la peque­ña bur­gue­sía pero tam­bién de muchos tra­ba­ja­do­res que son víc­ti­mas del posi­bi­lis­mo. Hay amplios sec­to­res de la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria que el PSOE va a ir absor­vien­do pau­la­ti­na­men­te. El Régi­men se encar­ga­rá de coop­tar estas y estos valio­sos mili­tan­tes o irlos que­man­do, trai­cio­nán­do­les y enga­ñán­do­les cons­tan­te­men­te, has­ta que se mar­chen a casa.

El PSOE ha sido el par­ti­do del régi­men en Anda­lu­cía. A pesar del fran­quis­mo en la memo­ria popu­lar anda­lu­za que­dó la ima­gen de un Par­ti­do Popu­lar pro­fun­da­men­te aso­cia­do a los ven­ce­do­res de la Gue­rra Civil. Inha­bi­li­ta­do este el PSOE ha sido la mar­ca polí­ti­ca a tra­vés de la que el Régi­men a apli­ca­do todas sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les acom­pa­ña­das para ello de un nece­sa­rio nacio­na­lis­mo espa­ñol. Y esto lo ha hecho gober­nan­do en soli­ta­rio o cogo­ber­nan­do con el PA, IU y aho­ra con C’s. Todo ello ha favo­re­ci­do un des­crei­mien­to de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal como herra­mien­ta para trans­for­mar la reali­dad del Pue­blo Anda­luz: los nive­les de abs­ten­ción en las elec­cio­nes al Par­la­men­to de Anda­lu­cía supe­ran siem­pre el 30%.

El régi­men actual, basa­do en el esta­tu­to anda­luz de la depen­den­cia de 2007, no ha alte­ra­do nin­gún ele­men­to estruc­tu­ral de la reali­dad que here­da­mos del fran­quis­mo. Ni siquie­ra el boom del ladri­llo de prin­ci­pios de siglo XXI se ha dife­ren­cia­do esen­cial­men­te del desa­rro­llo turís­ti­co actual del vivi­do en la cos­ta mala­gue­ña en los 60 y 70. La divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo ejer­ce un poder aplas­tan­te en la eco­no­mía anda­lu­za que es inca­paz de sacu­dir­se los roles que esta le otor­ga: guar­dián de la fron­te­ra sur, alma­cén de mano de obra que emi­gre a zonas cen­tra­les de la eco­no­mía mun­dial, zona de recreo y des­can­so de las cla­ses aco­mo­da­das euro­peas, fabri­can­te de pro­duc­tos agrí­co­las… Para ello Anda­lu­cía nece­si­ta rom­per con aque­llos ele­men­tos que deter­mi­nan su opre­sión nacio­nal: Espa­ña, el patriar­ca­do y el Capital.

Boltxe: Comen­tá­ba­mos que pare­ce estar en auge la lucha de cla­ses en Anda­lu­cía…. ¿Eso es así? ¿Cómo veis las res­pues­tas del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz ante su actual situación?

Nación Anda­lu­za: Lo cier­to es que des­de 2007 a 2014 apro­xi­ma­da­men­te hemos vivi­do un perio­do cre­cien­te en la lucha de cla­ses; la lucha con­tra los desahu­cios, con­tra los recor­tes en diver­sos sec­to­res productivos(sanidad, edu­ca­ción, ser­vi­cios socia­les…), por la Refor­ma Agra­ria y con­tra la bru­tal des­igual­dad que sufre Anda­lu­cía… Han sido luchas impor­tan­tes por la can­ti­dad de andaluces/​zas que se esta­ban movi­li­zan­do y por la agu­di­za­ción de estas luchas. 

Des­de hace un par de años regis­tra­mos un des­cen­so acu­sa­do de la con­flic­ti­vi­dad en lucha de cla­ses aso­cia­do al avan­ce del refor­mis­mo que ha cun­di­do entre los movi­mien­tos socia­les anda­lu­ces y sus acti­vis­tas. La bur­gue­sía con­ti­nua avan­zan­do posi­cio­nes aho­ra tam­bién la lucha ideo­ló­gi­ca. La social­de­mo­cra­cia ha con­ven­ci­do a mucha gen­te de que lo que toca aho­ra es amor­ti­zar el enor­me capi­tal polí­ti­co acu­mu­la­do por estas luchas en el cir­co elec­to­ral a la espe­ra de con­se­guir unos sillo­nes en las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las. Ha cun­di­do la espe­ran­za (bas­tan­te inge­nua) de que van a cam­biar des­de arri­ba lo que des­de aba­jo cues­ta tan­to revolucionar. 

Vemos que por aho­ra no ha cam­bia­do nada para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. De nue­vo las calles las ocu­pan casi con exclu­si­vi­dad los vehículos.

Boltxe: ¿Ha aumen­ta­do la repre­sión con­tra el pue­blo? Es inevi­ta­ble acor­dar­se del caso de Andrés Bódalo

Nación Anda­lu­za: Sal­ta a la vis­ta. Tan solo en Anda­lu­cía tene­mos casos como los titi­ri­te­ros de Gra­na­da, Fran Mole­ro en Mála­ga, Andrés Bóda­lo que como bien dices que pue­den ser los casos más seña­la­dos por haber reci­bi­do algu­na aten­ción mediá­ti­ca. Pero no pode­mos olvi­dar ese regue­ro cons­tan­te de mul­tas y de ejer­ci­cios de repre­sión del Régi­men a peque­ña esca­la que afec­tan a un núme­ro bas­tan­te mayor de mili­tan­tes y acti­vis­tas y que ali­men­ta esa tesis des­mo­vi­li­za­do­ra que comen­ta­ba más arri­ba: el tiem­po de las calles ya ha pasa­do y aho­ra es el momen­to de ocu­par las ins­ti­tu­cio­nes. Unas ins­ti­tu­cio­nes que no hace tan­to tiem­po aspi­rá­ba­mos a derri­bar y no a cam­biar­las des­de den­tro.

Boltxe: ¿La situa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za en su tri­ple opre­sión como mujer, como tra­ba­ja­do­ra y como anda­lu­za, ¿Cómo pen­sáis que está actual­men­te y si pen­sáis que avan­za la lucha femi­nis­ta en Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Como par­ti­do nos que­da mucho que reco­rrer en cuan­to a la pro­fun­di­za­ción en tác­ti­cas y estra­te­gias ade­cua­das para afron­tar este enor­me pro­ble­ma que opri­me a la mitad del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz: el patriarcado.

La mujer anda­lu­za es la res­pon­sa­ble de las tareas de repro­duc­ción. Sobre ella recaen las tareas de la repro­duc­ción de la pro­le, de la ges­tión y orga­ni­za­ción a todos los nive­les de la vida fami­liar, pero tam­bién de la repro­duc­ción de la pro­pia cul­tu­ra popu­lar anda­lu­za que la mujer trans­mi­te de gene­ra­ción en gene­ra­ción. Todas estas tareas por ser his­tó­ri­ca­men­te tareas feme­ni­nas son invi­si­bi­li­za­das. Tan solo en algu­nos momen­tos, como en las fes­ti­vi­da­des como la Sema­na San­ta, se pro­du­ce una espe­cial exal­ta­ción de lo feme­nino a tra­vés de mul­ti­tud de vír­ge­nes que se ado­ran en los pue­blos y barrios anda­lu­ces. Es la con­tra­par­ti­da pun­tual a una situa­ción estruc­tu­ral en la que la mujer en Anda­lu­cía sigue estan­do en una situa­ción de supe­di­ta­ción con res­pec­to al hom­bre. Todo ese reco­no­ci­mien­to sim­bó­li­co a la mujer anda­lu­za se le nie­ga en la vida real.

En el incons­cien­te ideo­ló­gi­co domi­nan­te el impe­ria­lis­mo ha uni­do la cul­tu­ra popu­lar anda­lu­za a ras­gos con los que his­tó­ri­ca­men­te se ha cons­trui­do una femi­ni­dad subal­ter­na, como la sen­si­bi­li­dad o la pasión, como for­ma de jus­ti­fi­car la supe­di­ta­ción y depen­den­cia de Anda­lu­cía remi­tién­do­se a unas pre­ten­di­das carac­te­rís­ti­cas inna­tas del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. Ele­men­tos que for­man par­te de nues­tra cul­tu­ra pero que son tam­bién, curio­sa­men­te, aso­cia­dos por todos los impe­ria­lis­mos a los pue­blos que some­ten. Es decir aso­cia­dos a los pue­blos colo­ni­za­dos. Y jun­to a estos valo­res tam­bién ha aso­cia­do algu­nos de los empleos carac­te­rís­ti­cos que las emi­gran­tes anda­lu­zas desem­pe­ñan en los luga­res de des­tino: emplea­da de hogar, niñe­ra… Se pre­ten­de con­ver­tir la tri­ple opre­sión de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za (opre­sión patriar­cal, de cla­se y nacio­nal) en una carac­te­rís­ti­ca esen­cial e inna­ta de su carác­ter como mujer alie­nán­do­la de las con­di­cio­nes socia­les, de géne­ro y nacio­na­les en las que se pro­du­ce e invisibilizándolas.

La mujer anda­lu­za es ade­más víc­ti­ma de un enga­ño. A gene­ra­cio­nes de jóve­nes anda­lu­zas se les ha esta­do ven­dien­do la incor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jo como una libe­ra­ción. Lo cier­to es que esa libe­ra­ción se está plas­man­do en peo­res tra­ba­jos y peor paga­dos que los hom­bres para mayor bene­fi­cio de la patro­nal. El des­em­pleo de la mujer anda­lu­za es 6 pun­tos supe­rior al del hom­bre mien­tras que la media esta­tal esta dife­ren­cia es da tan solo un 3%. La bre­cha sala­rial es de un 31% lle­gan­do has­ta un 47% en la empre­sa pri­va­da. Ade­más las pro­pias carac­te­rís­ti­cas de la eco­no­mía anda­lu­za, atra­sa­da y de carác­ter extrac­ti­vo, deter­mi­nan un papel subal­terno de la mujer y en sec­to­res como la agri­cul­tu­ra es exclui­da cuan­do por su edad deja de ren­dir mien­tras a los hom­bres se les siguen dan­do jor­na­les cada campaña.

Des­de 2007 sobre los hom­bros de la mujer anda­lu­za está cayen­do gran par­te del peso de la cri­sis. En Anda­lu­cía, don­de los núcleos fami­lia­res abar­can muchas veces tres gene­ra­cio­nes, recae en la mujer el cui­da­do de los miem­bros enfer­mos (abue­los, padre o hijos), pero tam­bién el sos­te­ni­mien­to de unas fami­lias en las que el paro está hacien­do mella. Según las cifras ofi­cia­les un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res anda­lu­ces está en paro y el 17,4% de los hoga­res anda­lu­ces tie­nen a todos sus miem­bros en paro. La mujer anda­lu­za, como eje de la vida domés­ti­ca, es en últi­ma ins­tan­cia la que se ve obli­ga­da a sol­ven­tar estas cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas a cos­ta de su tra­ba­jo y su salud.

Los espa­cios que el patriar­ca­do recha­za y des­pre­cia por no ser espa­cios de pres­ti­gio y pri­vi­le­gio son los úni­cos en los que se arrin­co­na tan­to a la mujer como al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y a todos los suje­tos subal­ter­nos (en la mujer la divi­sión espa­cio público/​espacio privado).

Boltxe: Sabe­mos que el refor­mis­mo y el ilu­sio­nis­mo elec­to­re­ro han irrum­pi­do con fuer­za en vues­tro país… ¿Cómo afec­ta ello a las luchas populares?

Nación Anda­lu­za: Ha afec­ta­do des­ac­ti­ván­do­las, recon­du­cien­do a bue­na par­te de sus mili­tan­tes hacia posi­cio­nes refor­mis­tas, elec­to­ra­lis­tas y esta­ta­lis­tas de las que no sabe­mos si podrán salir para recu­pe­rar una línea polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria una vez que la ilu­sión refor­mis­ta dé paso a la decep­ción de todas esas fal­sas expec­ta­ti­vas que el Régi­men está gene­ran­do. Y por supues­to des­mo­vi­li­zan­do a algu­nos sec­to­res de acti­vis­tas que se habían incor­po­ra­do en el últi­mo perio­do a las luchas y que se encuen­tran estu­pe­fac­tos ante estas con­ver­sio­nes nume­ro­sas des­de posi­cio­nes rup­tu­ris­tas, sobe­ra­nis­tas y revo­lu­cio­na­rias anda­lu­zas al refor­mis­mo, al posi­bi­lis­mo y al esta­ta­lis­mo embozado.

Boltxe: Tam­bién está el aspec­to espa­ño­li­zan­te de Pode­mos, buque insig­nia del reformismo

Nación Anda­lu­za: Efec­ti­va­men­te. En las últi­mas elec­cio­nes espa­ño­las Pode­mos pre­sen­tó como núme­ro 1 por Alme­ría a Julio Rodrí­guez, el car­ni­ce­ro de Libia, de núme­ro 2 por Cádiz a Juan A. Del­ga­do, un miem­bro de la Guar­dia Civil, de núme­ro 1 por Sevi­lla a Ser­gio Pas­cual, un rocie­ro de carro de caba­llos. Cree­mos que estos per­fi­les resu­men muy bien lo que repre­sen­ta Pode­mos en Andalucía.

Boltxe: En el con­gre­so de Anda­lu­cía Comu­nis­ta se habló de uni­dad de acción entre vues­tras dos fuer­zas polí­ti­cas y algu­na más. ¿Cómo valo­ráis la pro­pues­ta y en qué temas se podría dar esa uni­dad de acción?

Nación Anda­lu­za: La pro­pues­ta nos pare­ce enor­me­men­te posi­ti­va. Vie­ne a reto­mar unas tareas que deja­mos pen­dien­tes tras la lamen­ta­ble des­apa­ri­ción del Movi­mien­to Anda­luz de la Izquier­da Sobe­ra­nis­ta que pre­ten­día coor­di­nar a todas las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas. Ambos par­ti­dos desa­rro­lla­mos un tra­ba­jo en el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal y en el fren­te cul­tu­ral que gana­rá peso si avan­za­mos en la uni­dad de acción de las mis­mas. En cuan­to a nues­tras pro­pues­tas polí­ti­cas tene­mos mul­ti­tud de ele­men­tos en común en los que esta­mos empe­zan­do a apli­car esa uni­dad de acción. 

Des­de Nación Anda­lu­za sabe­mos que no alcan­za­re­mos la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res en soli­ta­rio. Habrá de ser un pro­ce­so com­ple­jo con mul­ti­tud de alian­zas con dis­tin­tos des­ta­ca­men­tos de la cla­se obre­ra anda­lu­za. Esta pro­pues­ta cree­mos que va en esa dirección.

Boltxe: Apos­táis por la patria anda­lu­za y socialista..¿Nos podéis hablar de que mode­lo socia­lis­ta veis para Andalucía?

Nación Anda­lu­za: Ha de ser un mode­lo socia­lis­ta asen­ta­do y con­for­ma­do sobre el ejem­plo de los dos pre­ce­den­tes que supu­sie­ron sen­dos y autén­ti­cos hitos his­tó­ri­co-ideo­ló­gi­cos para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, a lo lar­go de los dos últi­mos siglos: la revo­lu­ción can­to­na­lis­ta y la revo­lu­ción sovié­ti­ca. De la revo­lu­ción can­to­na­lis­ta reto­ma­mos los aspec­tos sobe­ra­nis­tas, de inter­re­la­ción social y de cons­truc­ción nacio­nal, ese fede­ra­lis­mo tra­di­cio­nal­men­te asu­mi­do y defen­di­do por el anda­lu­cis­mo his­tó­ri­co de Blas Infan­te. De la sovié­ti­ca los prin­ci­pios con­se­jis­tas y de cla­se, la con­cep­tua­ción de cons­truc­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­co-social, tra­di­cio­nal­men­te asu­mi­da y defen­di­da por nues­tra cla­se obrera. 

Esa inter­re­la­ción dia­léc­ti­ca y com­ple­men­ta­ria, entre los prin­ci­pios sobe­ra­nis­tas, fede­ra­lis­tas y socia­lis­tas en una sín­te­sis mutua­men­te enri­que­ce­do­ra y crea­do­ra, ple­na­men­te anda­lu­za y radi­cal­men­te revo­lu­cio­na­ria habrá de con­for­mar una vía pro­pia al socia­lis­mo cons­ti­tu­yen­do lo que deno­mi­na­mos socia­lis­mo anda­luz o infan­tis­ta. Un socia­lis­mo pro­duc­to de nues­tra pro­pia reali­dad, iden­ti­dad, tra­di­ción y mar­co socio-geo­grá­fi­co; naci­do des­de, por y para nues­tro pue­blo, cuyo ori­gen y meta están situa­dos en el logro, pre­ser­va­ción y poten­cia­ción de su más com­ple­ta y abso­lu­ta libe­ra­ción nacio­nal y social, como anda­lu­ces y como trabajadores. 

Boltxe: ¿Cómo valo­ráis des­de los mil kiló­me­tros que nos sepa­ran la situa­ción en Eus­kal Herria?

Nación Anda­lu­za: Eus­kal Herria ha sido un pue­blo con el que, his­tó­ri­ca­men­te, hemos teni­do mul­ti­tud de lazos. La lucha del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, su entre­ga y deter­mi­na­ción han sido refe­ren­cias obli­ga­das para nues­tra lucha. En la actua­li­dad obser­va­mos como la repre­sión ha pega­do muy duro en los sec­to­res más avan­za­dos de la cla­se obre­ra vas­ca lle­van­do Eus­kal Herria a una excep­cio­na­li­dad polí­ti­ca úni­ca (por aho­ra) en Euro­pa occi­den­tal. Des­de Anda­lu­cía vemos que se están pro­du­cien­do cam­bios y apa­re­cen con fuer­za dis­tin­tas líneas polí­ti­cas den­tro de la izquier­da aber­tza­le. Espe­ra­mos que se recu­pe­re pron­to la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en las filas de esta.

Boltxe: Pues nada más agra­de­cé­ros­las res­pues­tas y el tiem­po que nos habeis­de­di­ca­do y nos vemos en las luchas de nues­tros pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.