Los cami­nos de la espe­ran­za y la jus­ti­cia social con­du­cen a Venezuela

Los movi­mien­tos socia­les e inte­lec­tua­les lati­no­ame­ri­ca­nos y euro­peos que se reu­nie­ron esta sema­na en Bru­se­las, Bél­gi­ca, para cele­brar una Cum­bre de Los Pue­blos, mani­fes­ta­ron su irres­tric­to apo­yo a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na que se cons­tru­ye des­de hace 16 años en Vene­zue­la para garan­ti­zar un Esta­do de jus­ti­cia social.

«Vene­zue­la es un refe­ren­te de jus­ti­cia social, amor y lucha por la dig­ni­dad de los ciu­da­da­nos «, expre­só a la Agen­cia Vene­zo­la­na de Noti­cias (AVN) el voce­ro del Con­se­jo Por­tu­gués por la Paz y la Revo­lu­ción Phi­lli­pe Ferrera.

Este lucha­dor social for­mó par­te de los más de mil hom­bres y muje­res que se tras­la­da­ron a la capi­tal bel­ga para par­ti­ci­par en la Cum­bre «Una Alter­na­ti­va al Neo­li­be­ra­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa», que se desa­rro­lló la par de la segun­da Cum­bre de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac) y la Unión Euro­pea (UE).

«Vini­mos has­ta Bru­se­las para estre­char la mano de nues­tros com­pa­ñe­ros lati­no­ame­ri­ca­nos, dis­cu­tir los pro­ble­mas que nos afec­tan a ambos como con­se­cuen­cia del capi­ta­lis­mo», dijo, al tiem­po que recor­dó que la nación lusa ha vis­to mer­mar su eco­no­mía e indi­ca­do­res socia­les como el índi­ce de empleo, como con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les impues­tas por la Troi­ka, com­pues­ta por el Ban­co Cen­tral de Euro­pa, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y la Unión Europea.

«Mien­tras que el socia­lis­mo boli­va­riano ha saca­do a millo­nes de vene­zo­la­nos de la extre­ma pobre­za, el capi­ta­lis­mo ha oca­sio­na­do que millo­nes de por­tu­gue­ses pier­dan sus empleos, sus casas y su espe­ran­za. Vene­zue­la no es sólo un refe­ren­te para Amé­ri­ca Lati­na, sino tam­bién para Euro­pa y el mun­do», afir­mó Ferrera.

Por su par­te, Ánge­la Mona­te­rios, quien se tras­la­dó des­de Ecua­dor a Bél­gi­ca para lle­var la voz de los pue­blos con­ser­va­cio­nis­tas de Sura­mé­ri­ca, des­ta­có que el espí­ri­tu de esta Cum­bre de los Pue­blos, es ace­le­rar el pro­ce­so de inte­gra­ción tan­to den­tro de la región, como hacia otros continentes.

«Hemos sido ata­ca­dos a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, des­de la colo­ni­za­ción que exter­mi­nó a nues­tros pue­blos, y el capi­ta­lis­mo que explo­tó nues­tras tie­rras y a nues­tros hom­bres y muje­res sin nin­gún tipo de escrú­pu­lo. Pero hoy esta­mos sien­do una van­guar­dia de res­pe­to y coope­ra­ción», dijo.

Mani­fes­tó que este espa­cio de deba­te, los repre­sen­tan­tes lati­no­ame­ri­ca­nos y euro­peos expre­sa­ron su apo­yo al Ecua­dor ante el con­flic­to jurí­di­co que man­tie­ne con Che­vron-Texa­co por daños ambien­ta­les a esta nación, oca­sio­na­dos por la explo­ta­ción irra­cio­nal del petróleo.

«Tene­mos que ace­le­rar esta uni­dad, y hacer­nos cada vez más fuer­tes para hacer fren­te a la agre­sión del capi­ta­lis­mo y sus trans­na­cio­na­les per­ver­sas», acotó.

El desas­tre ambien­tal en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na gene­ra­do por la petro­le­ra esta­dou­ni­den­se comen­zó en el año 1964, cuan­do la com­pa­ñía —con­si­de­ra­da una de las más ren­ta­bles en su país— ini­ció labo­res de explo­ta­ción en Ecua­dor, de don­de extra­jo 1.5 mil millo­nes de barri­les de petró­leo, derra­man­do en el pro­ce­so más de 19.000 millo­nes de galo­nes de resi­duos que afec­ta­ron los suelos.

Invi­si­bi­li­za­ción mediática

Uno de los pun­tos en que coin­ci­die­ron los repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y los inte­lec­tua­les que se die­ron cita en Bru­se­las, fue la nece­si­dad de denun­ciar la ter­gi­ver­sa­ción y mani­pu­la­ción de los pode­res mediá­ti­cos sobre los pro­ce­sos de cam­bio en Amé­ri­ca Lati­na, y en espe­cial en con­tra de Venezuela.

«Nos com­pro­me­ti­mo­sa que los plan­tea­mien­tos de este encuen­tro no se que­den aquí, por eso vamos a esta­ble­cer una pla­ta­for­ma común de infor­ma­ción que nos per­mi­ta enfren­tar y ven­cer la cana­lla mediá­ti­ca que es bes­tial, tan­to den­tro de Vene­zue­la como en el exte­rior», indi­có la voce­ra de la Red Sue­ca de Soli­da­ri­dad con Vene­zue­la Revo­lu­cio­na­ria, Ruth Car­ta­ya a AVN.

Se refi­rió al bom­bar­deo malin­ten­cio­na­do que for­ma par­te de la agen­da comu­ni­ca­cio­nal de la dere­cha e inclu­so, seña­ló, que en una nación como Sue­cia, que que­da a tan­tos kiló­me­tros de dis­tan­cia de Vene­zue­la, se pue­de evi­den­ciar en los medios de comu­ni­ca­ción «un cor­ta y pega de las fal­se­da­des que dicen los medios y agen­cias de noti­cias espa­ño­las e inter­na­cio­na­les, con la fina­li­dad de empa­ñar los logros del pro­ce­só socia­lis­ta que impul­só el coman­dan­te Chá­vez y pro­si­gue el pre­si­den­te Nico­lás Maduro».

«Nos com­pro­me­ti­mos a defen­der des­de nues­tras trin­che­ra la con­ti­nui­dad y for­ta­le­ci­mien­to de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, que es garan­tía de paz y pro­gre­so para los pue­blos del mun­do», afir­mó Cartaya.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *