[Fotos] Cri­mi­nal geno­ci­da Nor­man Sch­warz­kopf, que la his­to­ria te aborrezca

Al Muka­wa­ma


El geno­ci­da que aca­ba de morir de vie­jo en su cama jun­to a su laca­yo saudita
Ha muer­to plá­ci­da­men­te de vie­jo uno de los mas peli­gro­sos auto­res de crí­me­nes de gue­rra y crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad de los últi­mos tiem­pos: el gene­ral esta­dou­ni­den­se Nor­man Sch­warz­kopf , que en 1991 diri­gió la ope­ra­ción “Tor­men­ta del Desier­to” para expul­sar de ese engen­dro petro­le­ro colo­nial lla­ma­do Kuwait crea­do por el impe­rio bri­tá­ni­co de las tro­pas ira­quíes que por orden de Sad­dam Hus­sein lo habían libe­ra­do de la opro­bio­sa dinas­tía corrom­pi­da de los Al Shabah.

Este gene­ral come­tió, al menos, los siguien­tes crí­me­nes imperdonables:

-Bom­bar­deo del sur de Irak con cien­tos de tone­la­das de bom­bas recu­bier­tas de ura­nio empo­bre­ci­do que des­de 1991 vie­nen pro­vo­can­do miles de naci­mien­tos con defor­ma­cio­nes mons­truo­sas y casos de cán­cer entre la pobla­ción civil.

- Des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de la infra­es­truc­tu­ra ira­quí de uso civil como el abas­te­ci­mien­to de agua y electricidad.

- Ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de miles de sol­da­dos ira­quíes derro­ta­dos y en fuga des­de Kuwait por heli­cóp­te­ros grin­gos Apache.

- Ente­rra­dos vivos miles de sol­da­dos ira­quíes en 110 km de trin­che­ras en las are­nas del desierto.

El refu­gio civil con­ver­ti­do en mau­so­leo de sus cien­tos de víc­ti­mas todas ellas masa­cra­das por el gene­ral de la Exxon Mobil Schwarzkopf.

- Agre­sio­nes des­al­ma­das con­tra la pobla­ción civil como la masa­cre del refu­gio civil de Ami­ri­yah en Bag­dad que pro­vo­có mas de mil muer­tos en con­di­cio­nes espantosas.

Este gene­ral fue el ver­du­go envia­do por las petro­le­ras grin­gas para apo­de­rar­se de los inmen­sos yaci­mien­tos ira­quíes. Algún día Irak rena­ce­rá de sus ceni­zas, recu­pe­ra­rá sus rique­zas natu­ra­les y recons­trui­rá una patria ára­be dig­na y libre de la que sus hijos se sien­tan orgu­llo­sos. En cam­bio los des­cen­dien­tes, jefes, subor­di­na­dos y socie­dad de la que pro­vie­ne este gene­ral ase­sino sen­ti­rán siem­pre la ver­güen­za inmen­sa de haber­lo engen­dra­do y haber ser­vi­do bajo sus sucias órdenes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *