Etxe­rat ha mos­tra­do su apo­yo a la ini­cia­ti­va Goa­zen Pla­za­ra, con­vo­ca­da por Herrira

EgunHori05.jpg

Rue­da de pren­sa de Etxerat

Bue­nos días, y gra­cias a todos los medios de comu­ni­ca­ción por acu­dir a esta rue­da de prensa.

Hoy nos hemos reu­ni­do en esta pla­za del Are­nal, para mos­trar nues­tro apo­yo a la ini­cia­ti­va Goa­zen Pla­za­ra, con­vo­ca­da por el movi­mien­to Herri­ra, para el 19 de mayo.

Ya en la Movi­li­za­ción Popu­lar del 7 de enero la mayo­ría de la socie­dad vas­ca demos­tró que está a favor de los dere­chos de nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos pre­sos y refu­gia­dos polí­ti­cos vas­cos. Pero, el gobierno espa­ñol y el gobierno fran­cés han hecho oídos sor­dos, y siguen vul­ne­ran­do los dere­chos de nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos y siguen man­te­nien­do una polí­ti­ca penin­ten­cia­ria cruel. Por todo ello, cree­mos que es nece­sa­rio que todos una­mos nues­tras fuer­zas y demos­tre­mos cual es nues­tro deseo. Tene­mos que seguir dan­do pasos hacia ade­lan­te y y hacer que nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes se oigan.

El gobierno espa­ñol y el gobierno fran­cés siguen man­te­nien­do una polí­ti­ca penin­ten­cia­ria de excep­ción, y tan­to noso­tros como nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos segui­mos sufrien­do las con­se­cuen­cias de estas medi­das de excep­ción. Es nece­sa­rio aca­bar con ellas.

Los últi­mos meses no han sido fáci­les ni para noso­tros y ni para nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos. Por un lado, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, toman­do una deci­sión total­men­te polí­ti­ca, dio luz ver­de a la apli­ca­ción de la doc­tri­na 1972006; así con­de­nan­do­nos a noso­tros y a nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos a la cade­na per­pe­tua. Por otra par­te, el gobierno espa­ñol dio a cono­cer un plan de rein­ser­ción diri­gi­da a las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos y que tie­ne como obje­ti­vo el chan­ta­je. Así segui­rán jus­ti­fi­can­do la vul­ne­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les a nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos. Y al final, cuan­do el tema del acer­ca­mien­to de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos esta­ba de actua­li­dad, hemos cono­ci­do muy de cer­ca las peo­res con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca de dis­per­sión. En el últi­mo fin de sema­na de abril nue­ve fami­lia­res y alle­ga­dos de seis pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos sufrie­ron acci­den­tes cuan­do iban a visi­tar a sus fami­lia­res y alle­ga­dos, o cuan­do vol­vían de estas visi­tas. Así que­dó en evi­den­cia la cruel con­de­na que se nos apli­ca a noso­tros, por tener a nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos en la cárcel.

Las pre­sas y pre­sos vas­cos deben estar en Eus­kal Herria. La cade­na per­pe­tua tie­ne que ser anu­la­da, y hay que dero­gar la doc­tri­na 1972006 que posi­bi­li­ta la apli­ca­ción de esta. Las pre­sas y pre­sos que tie­nen los dos ter­cios o las tres cuar­tas par­tes de la con­de­na cum­pli­da tie­nen que estar en la calle. Las pre­sas y pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles deben de ser libe­ra­dos, y las pre­sas y pre­sos que ten­gan algún tipo de enfer­me­dad tie­ne que tener garan­ti­za­da la asis­ten­cia médi­ca. Y por últi­mo, hay que ter­mi­nar inme­dia­ta­men­te con está polí­ti­ca penin­ten­cia­ria de excep­ción, y estos dere­chos tie­nen que ser res­pe­ta­dos urgentemente.

Así pues, tene­mos que obli­gar al esta­do espa­ñol y al esta­do fran­cés a que aca­ben con esta polí­ti­ca penin­ten­cia­ria cri­mi­nal, y para ello tie­ne que ser evi­den­te la pre­sión social de la mayo­ría de la socie­dad vas­ca; entre todos tene­mos que aca­bar con esta cruel polí­ti­ca penin­ten­cia­ria. Por todo ello hace­mos un lla­ma­mien­to para que todos y todas lle­neis las pla­zas de vues­tros pue­blos y barrios el 19 de mayo, por­que nues­tros dere­chos y los de nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos tie­nen que ser res­pe­ta­dos. Lle­ne­mos las pla­zas, para vaciar las cárceles.

Goa­zen plazara!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *