El gobierno del Par­ti­do Popu­lar: anti­guas, actua­les y futu­ras inje­ren­cias con­tra la Amé­ri­ca revo­lu­cio­na­ria- Ani­bal Gar­zón

Des­de la pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral del PP en 1996 sus accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res con­tra gobier­nos y movi­mien­tos socia­les de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na han cre­ci­do, sien­do más fuer­tes cuan­do ha con­tro­la­do el poder eje­cu­ti­vo espa­ñol como lo hace actual­men­te.

No fue una sim­ple acción “diplo­má­ti­ca” que los anti­cas­tris­tas de la Fun­da­ción Nacio­nal Cuba­na Ame­ri­ca­na (FNCA) de Mia­mi – orga­ni­za­ción de extre­ma dere­cha auto­pro­cla­ma­da en 2006 por su anti­guo direc­tor José Anto­nio Lla­ma como gru­po para­mi­li­tar para des­es­ta­bi­li­zar la Revo­lu­ción Cuba­na y ase­si­nar a Fidel Cas­tro[1] – y que los opo­si­to­res anti­cha­vis­tas de Mesa de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca (MUD) resi­den­tes tam­bién la ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na[2], cele­bra­ran la vic­to­ria del Par­ti­do Popu­lar (PP) Espa­ñol en las Elec­cio­nes Gene­ra­les del pasa­do 20 de Noviem­bre. ¿Por qué esto lo cele­bran a bom­bo y pla­ti­llo y no hacen lo mis­mo con la vic­to­ria de la dere­cha por­tu­gue­sa en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas en junio de 2011?

Jus­ta­men­te en el pro­gra­ma elec­to­ral del PP, Cuba salía como unos de los pocos paí­ses en el área de acción exte­rior don­de la for­ma­ción si gana­ba las elec­cio­nes con­ti­nua­ría con su línea inter­ven­cio­nis­ta con­tra el sis­te­ma socia­lis­ta cari­be­ño a favor de que se implan­ta­ra una “demo­cra­cia”. Rom­pien­do, con ello, las rela­cio­nes polí­ti­cas que habían mejo­ra­do, en cier­ta medi­da, entre Cuba y el Esta­do Espa­ñol cuan­do gober­nó el PSOE entre 2004 – 2011. A pesar de tener una simi­li­tud los dos par­ti­dos espa­ño­les en sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas nacio­na­les pri­va­titza­do­res y ultra­neo­li­be­ra­les, uno de los pun­tos don­de hay cier­ta dis­tan­cia es la estra­te­gia impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Popu­lar y la del PSOE en las rela­cio­nes con Amé­ri­ca Lati­na. Por ejem­plo en 1996 el gobierno de José María Aznar con­si­guió que la Unión Euro­pea (UE) imple­men­ta­ra la “Posi­ción Común” para limi­tar las rela­cio­nes con la isla jus­ti­fi­can­do que «vio­la» los Dere­chos Huma­nos, cuan­do hay paí­ses como los Esta­dos Uni­dos denun­cia­dos por orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, como Amnis­tía Inter­na­cio­nal[3], como infrac­tor de los Dere­chos Huma­nos al imple­men­tar cam­pos de con­cen­tra­ción como el de Guan­tá­na­mo – terri­to­rio inva­di­do en Cuba – y nun­ca la Unión Euro­pea lo ha denun­cia­do. Mien­tras que el PSOE for­ta­le­ció las rela­cio­nes con la isla bus­can­do que se eli­mi­na­ra la Posi­ción Común pla­ni­fi­can­do como pri­mer paso las rela­cio­nes bila­te­ra­les. Un efec­to que no se cum­plió por que el 25 de octu­bre la UE deci­dió con­ti­nuar con la mis­ma polí­ti­ca blo­quea­do­ra. A esto, la polí­ti­ca inter­na­cio­nal del PSOE tam­po­co ha sido lim­pia pues­to que median­te la Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal (AECID) dio 565.000 euros para finan­ciar pro­yec­tos de infor­ma­ción anti­cas­tris­ta como el de “Cubaen­cuen­tro” o el de “Dia­rio de Cuba”[4].

En el caso de Vene­zue­la, una cosa simi­lar suce­de. Zapa­te­ro nor­ma­li­zó” las rela­cio­nes con Hugo Chá­vez a un nivel más comer­cial que polí­ti­co, sobre todo en la coope­ra­ción ener­gé­ti­ca por la inter­ven­ción extrac­ti­vis­ta de los intere­ses de REPSOL[5] en el país cari­be­ño, mien­tras que el PP antes de su vic­to­ria elec­to­ral ya anun­ció que apo­ya­ría a la opo­si­ción de la MUD en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del mes de octu­bre para sacar del poder a Chá­vez y res­tau­rar la “demo­cra­cia” en Vene­zue­la. El PP que jus­ti­fi­ca su fin a favor de los Dere­chos Huma­nos es el pri­me­ro que los vio­la por la inje­ren­cia que pro­vo­ca en Amé­ri­ca Lati­na. Por eso, Aznar, toda­vía miem­bro del eje­cu­ti­vo del PP, se reu­nió con diri­gen­tes de la MUD en su sede de la Fun­da­ción por el Aná­li­sis y los Estu­dios Socia­les (FAES) para ase­so­rar la cam­pa­ña elec­to­ral del líder Capri­les Radons­ki[6].

Para el PP Amé­ri­ca Lati­na con­ti­núa sien­do un terri­to­rio de su impe­ria­lis­mo repro­du­cien­do el his­to­ri­cis­mo melan­có­li­co espa­ño­lis­ta. En la polí­ti­ca exte­rior, cuan­do Aznar gober­na­ba entre el 1996 – 2004, ade­más de la “Posi­ción Común” con­tra Cuba y el res­pal­do en el inten­to de gol­pe de esta­do con­tra Chá­vez en 2002 lide­ra­do por Pedro Car­mo­na, tam­bién con­si­guió que la UE apo­ya­se con 1400 millo­nes el Plan Colom­bia, coor­di­na­do por los Esta­dos Uni­dos, que con­sis­tía en mili­ta­ri­zar al ejér­ci­to colom­biano en su gue­rra con­tra la gue­rri­lla mar­xis­ta de las FARC, un hecho que ha teni­do como resul­ta­do miles de cam­pe­si­nos ase­si­na­dos y des­pla­za­dos. O según un infor­me de Fran­cis­co Pérez, exdipu­tado de la Comi­sión exte­rior de Izquier­da Uni­da, la ven­ta de arma­men­to de Espa­ña a Colom­bia en 2003 era enfo­ca­da tam­bién para gene­rar un con­flic­to arma­do entre los paí­ses fron­te­ri­zos de Colom­bia y Vene­zue­la dadas las diver­gen­cias que habían entre el expre­si­den­te Uri­be y Chá­vez y así pro­vo­car el naci­mien­to de una gue­rra para gene­rar un plan inter­ven­cio­nis­ta de los Esta­dos Uni­dos, a favor de Uri­be, jus­ti­fi­cán­do­lo como “solu­ción pací­fi­ca”[7].

El PP no sola­men­te hizo el jue­go a nivel de par­ti­do gober­nan­te sino que con­ti­nuó con sus estra­te­gias de inje­ren­cia a pesar de ser en la opo­si­ción esta­tal pero dis­po­ner de poder en varías ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas. En las inves­ti­ga­cio­nes del famo­so “Caso Roz­sa” en Boli­via, don­de un gru­po de para­mi­li­ta­res de ultra­de­re­cha que­rían ase­si­nar a Evo Mora­les en 2009, el fis­cal boli­viano Mar­ce­lo Sosa obtu­vo unas tran­sac­cio­nes eco­nó­mi­cas sos­pe­cho­sas de la Fun­da­ción Ibe­ro­amé­ri­ca-Euro­pa pre­si­di­da por un dipu­tado del PP, Pablo Izquier­da, al gru­po terro­ris­ta. Otro aspec­to fue la finan­cia­ción de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Madrid, gober­na­da por Espe­ran­za Agui­rre, que des­ti­nó 239.100 euros en fon­dos de Coope­ra­ción por el Desa­rro­llo al 2005 a la Fun­da­ción His­pano Ame­ri­ca­na vin­cu­la­da a la FNCA de Mia­mi en un pro­gra­ma lla­ma­do “Desa­rro­llo Cívi­co for­ma­ti­vo a la liber­tad de Cuba”. Así, hoy por tí maña­na por mí. LA FNCA finan­ció, como hemos dicho, la vic­to­ria del PP en 1996 y des­pués reci­bió fon­dos del gobierno espa­ñol con­tro­la­do por el PP. Dos acto­res con un mis­mo obje­ti­vo, des­es­ta­bi­li­zar la revo­lu­ción cuba­na y los nue­vos gobier­nos pro­gre­sis­tas y eti­que­ta­das de revo­lu­cio­na­rios de Amé­ri­ca Lati­na en el siglo XXI.

¿De qué demo­cra­cia pre­su­me el PP con sus inje­ren­cias hechas y que hará duran­te su legis­la­tu­ra esta­tal de cua­tro años al afir­mar Rajoy que “en Cuba quie­ro demo­cra­cia, quie­ro liber­tad, quie­ro Dere­chos Huma­nos”[8]? ¿Y de qué mani­pu­la­ción sufre la socie­dad espa­ño­la don­de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción sola­men­te han resal­ta­do, sin prue­bas y de for­ma ter­gi­ver­sa­do­ra, los supues­tos víncu­los de Vene­zue­la y Cuba con ban­das arma­das como las FARC y ETA para cri­mi­na­li­zar a los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios? Pero cam­bia­mos la situa­ción. ¿Qué pen­sa­ría la dere­cha si Cuba y Vene­zue­la finan­cia­ran pro­yec­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra la monar­quía espa­ño­la o por una “Demo­cra­cia Real” como pro­tes­ta el Movi­mien­to del 15‑M con­tra la actual cri­sis eco­nó­mi­ca y los nue­vos pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral? Segu­ra­men­te que serían par­te del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, mien­tras las accio­nes de inje­ren­cia del PP es a favor de la “demo­cra­cia”, cla­ro su demo­cra­cia.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *