Entre­vis­ta a Jesús San­trich sobre Bolí­var

Comu­ni­ca­do­res de Nues­tra Amé­ri­ca
Sabe­mos que las FARC-EP es una orga­ni­za­ción que se rei­vin­di­ca mar­xis­ta-leni­nis­ta y boli­va­ria­na, ¿explí­que­nos por qué?
Pri­me­ro que todo un salu­do para uste­des y para todos los que vayan a escu­char o leer lo que aquí pla­ti­que­mos. Qui­sie­ra ini­ciar dicien­do que las FARC es una orga­ni­za­ción insur­gen­te, es una orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra, polí­ti­co- mili­tar que tie­ne un pro­pó­si­to cen­tral en su lucha que es con­quis­tar la paz con jus­ti­cia social para todos los colom­bia­nos, oja­lá den­tro del mar­co de nues­tro idea­rio lograr tam­bién que esa jus­ti­cia social se irra­die en toda Nues­tra Amé­ri­ca, a par­tir de ahí noso­tros podría­mos sacar las con­clu­sio­nes de por­que noso­tros somos mar­xis­tas-leni­nis­tas y por­que somos boli­va­ria­nos. Una y otra for­ma del pen­sa­mien­to tie­ne esos mis­mos pro­pó­si­tos la bús­que­da de la paz, de la jus­ti­cia de la igual­dad, de la liber­tad para un colec­ti­vo humano.Por esas metas y por esos obje­ti­vos tan­to el mar­xis­mo – leni­nis­mo como el boli­va­ris­mo pusie­ron todos sus empe­ños y en tan­to las FARC tie­ne esa mis­ma sen­da por ello coin­ci­di­mos.
Simón Bolí­var, Marx y Lenin per­te­ne­cen a tiem­pos his­tó­ri­cos dife­ren­tes, los dos últi­mos lucha­ron por la cons­truc­ción del socia­lis­mo y Bolí­var lucho por la inde­pen­den­cia y eman­ci­pa­ción de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca. Ante esto, ¿díga­nos como con­flu­yen el boli­va­ris­mo y el mar­xis­mo – leni­nis­mo? ¿exis­ten con­tra­dic­cio­nes en ambas corrien­tes de pen­sa­mien­to? ¿cómo las per­ci­be las FARC?
Bien, son dos temas com­ple­jos, el mar­xis­mo leni­nis­mo y el bolivarismo.Hay que estu­diar­los bas­tan­te para encon­trar las simi­li­tu­des y encon­trar las posi­bles con­tra­dic­cio­nes que pue­da haber entre uno y otro. En las FARC noso­tros lo que mira­mos son las con­fluen­cias, cree­mos que hay muchas y las más impor­tan­tes tie­nen que ver con los pro­pó­si­tos que tie­nen tan­to el boli­va­ris­mo como el mar­xis­mo leni­nis­mo pese a estar en épo­cas dife­ren­tes son pro­pues­tas para lle­gar a unas metas espe­cí­fi­cas que tie­nen que ver con la con­quis­ta de la paz, de la jus­ti­cia social , de la igual­dad, de la liber­tad de los pue­blos, esa es su mayor coin­ci­den­cia, es en el aspec­to de orden social don­de más iden­ti­dad tie­nen y en la medi­da en que tie­nen esa iden­ti­dad se com­ple­men­tan, se enla­zan, se ama­rran , se vuel­ven un mis­mo flu­jo una corrien­te con mucha fuer­za para dar­le sali­da a pro­ble­mas que estan­do en épo­cas dife­ren­tes tie­nen ple­na vigen­cia. Hay pro­ble­mas como el del ham­bre, el de la opre­sión hacia los pue­blos de par­te de las cla­ses explo­ta­do­ras que igual exis­tían en épo­ca de Bolí­var como exis­tían en vida de Marx, en vida de Lenin enton­ces yo te digo si hoy se pre­sen­tan más agra­va­dos sigue tenien­do vigen­cia ese pen­sa­mien­to por­que son pro­pues­tas, son opcio­nes para salir de esa enre­da­de­ra de la injus­ti­cia y lle­gar a la con­quis­ta de la igual­dad, a la con­quis­ta de la ver­da­de­ra liber­tad. En las FARC más que preo­cu­par­nos por encon­trar pun­tos de con­tra­dic­ción, hemos tra­ta­do de encon­trar los mayo­res pun­tos de coin­ci­den­cia; a veces uno escu­cha decir que al mar­xis­mo leni­nis­mo se le hace opo­si­ción dicien­do que se tra­ta de ideo­lo­gías forá­neas, qui­zá para las otras par­tes del mun­do el boli­va­ris­mo sea una ideo­lo­gía forá­nea y decir eso podría ser con­du­cir a una expre­sión de cho­vi­nis­mo.
En las FARC con­si­de­ra­mos que cual­quier expre­sión de pen­sa­mien­to, sur­ja don­de sur­ja si es en bene­fi­cio de la huma­ni­dad no tie­ne nacio­na­li­dad, no tie­ne due­ño es patri­mo­nio de la huma­ni­dad, eso ocu­rre con el mar­xis­mo y eso ocu­rre con el boli­va­ris­mo. Entran­do en deta­lle y pro­fun­di­dad podría uno ana­li­zar que Bolí­var en muchas de sus expre­sio­nes, en muchos de sus escri­tos habla de Dios y que el mar­xis­mo – leni­nis­mo en su con­cep­ción filo­só­fi­ca mate­ria­lis­ta nie­ga la exis­ten­cia de Dios y a par­tir de ahí decir que hay una con­tra­dic­ción, esos son aspec­tos secun­da­rios fren­te a todos los pun­tos de coin­ci­den­cia que en la pro­pues­ta social tie­ne uno y otro plan­tea­mien­to y que es lo que reco­ge las FARC en su pro­yec­to de lucha.Lo que es bien para la huma­ni­dad sin per­der el fac­tor de auten­ti­ci­dad de cada pue­blo debe encon­trar con­fluen­cia, en el caso de Bolí­var noso­tros reco­ge­mos ese arrai­go en la iden­ti­dad de toda nues­tra Amé­ri­ca, el arrai­go , el res­pe­to, la valo­ra­ción que hace de las tra­di­cio­nes más autén­ti­cas de los pue­blos ame­rin­dios que le van a ayu­dar a enten­der a com­pren­der de mejor mane­ra las cir­cuns­tan­cias en las que viven los sec­to­res más opri­mi­dos de la épo­ca de su lucha como era el caso de los escla­vos , de los indí­ge­nas por ello una de las ban­de­ras prin­ci­pa­les era aca­bar con la escla­vi­tud, con la ser­vi­dum­bre y alcan­zar la liber­tad para todos los hom­bres, ele­ván­do­los a la cate­go­ría de ciu­da­da­nos. Estos ele­men­tos de auten­ti­ci­dad como decía hace un momen­to, los toma al lado Bolí­var con los demás apor­tes que hace la huma​ni​dad​.Si uno estu­dia los pen­sa­do­res que han habla­do sobre Bolí­var encuen­tra que una de las refle­xio­nes prin­ci­pa­les que se hace es que Bolí­var tomó mucho de Rous­seau y de los pen­sa­do­res del Ilu­mi­nis­mo y la Ilus­tra­ción y que eso le ayu­dó mucho a hacer sus ela­bo­ra­cio­nes. Eso efec­ti­va­men­te es así pero a eso le suma de mane­ra muy impor­tan­te todo lo rai­zal lo que tie­ne que ver con las expe­rien­cias, con las cos­tum­bres de los pue­blos ame­rin­dios y de los pue­blos traí­dos de mane­ra obli­ga­da del Áfri­ca leja­na. Enton­ces él logra ser como el pin­tor, la pale­ta, la mejor mez­cla para la mejor obra es lo que ocu­rre con Bolí­var, ahí esta lo que decía hace un momen­to los ele­men­tos autén­ti­cos que le apor­ta al res­to de la huma­ni­dad, toma de la huma­ni­dad, de su pro­pia expe­rien­cia de su iden­ti­dad y le hace un apor­te a la huma­ni­dad y no por casua­li­dad si no como deci­sión den­tro del inter­na­cio­na­lis­mo huma­nis­ta, soli­da­rio y uni­ver­sal que está en la con­cep­ción de Bolí­var como está en la con­cep­ción de Marx y de Lenin, ahí esta la iden­ti­dad y con­fluen­cia de esos pen­sa­mien­tos más que las con­tra­dic­cio­nes y eso es lo que toman las FARC-EP.
Hábla­nos sobre la con­cep­ción de la his­to­ria que tenía Bolí­var, y dinos como ha influi­do en la con­cep­ción de la his­to­ria que tie­nen las FARC-EP.

Es una pre­gun­ta lar­gui­ta, pero bien. Yo no se si tu has escu­cha­do una impro­vi­sa­ción del Indio Nabo­rí uno de los repen­tis­tas de los más gran­de que tie­ne nues­tra Amé­ri­ca. Un repen­tis­ta cubano que dice: «Bolí­var de ace­ro y miel.
yo tiem­blo cuan­do te evo­co,
capi­tán del Ori­no­co,
con los Andes por cuar­tel,
los cas­cos de tu cor­cel
iban botan­do cen­te­llas,
no dejan­do hue­llas de sier­vos,
ni de tira­nos
te salían de las manos
pue­blos libres como estrellas».Eso es lo que es Bolí­var. Bolí­var no es un teó­ri­co cons­cien­te, lo que escri­be a con­cien­cia no lo hace con la inten­ción de dejar­lo escri­to, es decir, de él no es su ofi­cio o su pro­fe­sión teo­ri­zar, es un hom­bre que teo­ri­za con la eje­cu­ción de la mis­ma prác­ti­ca. Por eso no logra­mos encon­trar un com­pen­dio, un manual, sobre teo­ría de la his­to­ria, de la filo­so­fía, de la polí­ti­ca, pero de hecho cuan­do uno obser­va las car­tas, los pro­nun­cia­mien­tos, las pro­cla­mas, todo el con­jun­to es ver­da­de­ra cáte­dra. Una cáte­dra que tie­ne una tras­cen­den­cia muy impor­tan­te por­que se va cons­tru­yen­do en la medi­da que Bolí­var avan­za en su pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, pero al mis­mo tiem­po tam­bién que el avan­ce en el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio de Bolí­var es eje­cu­ción de sus ideas. Cuan­do habla­mos de Bolí­var en algu­nas con­ver­sa­cio­nes, en algu­nas char­las siem­pre hago una dife­ren­cia­ción entre lo que es el idea­rio de Bolí­var, de su ideas en gene­ral, por­que a veces en Bolí­var hay ideas que sur­gen para la coyun­tu­ra para resol­ver un pro­ble­ma o una nece­si­dad de orden prác­ti­co, que se pre­sen­ta en el momen­to, pero hay otras ideas de mucha más tras­cen­den­cia, de mucha más impor­tan­cia que están pre­sen­ta­das o con­ce­bi­das para el tiem­po futu­ro, para el tiem­po veni­de­ro. Qui­zá pare­cen inal­can­za­bles para el momen­to que está vivien­do, pero que pen­san­do en esos idea­les, en esas ideas que hacen par­te de su idea­rio, es que su acción se vuel­ve más intré­pi­da, más deci­di­da, más revolucionaria.En el mis­mo sen­ti­do está la con­cep­ción de Bolí­var, para él la his­to­ria es el hom­bre, es la acción del hom­bre en tiem­pos diver­sos, nutrién­do­se del pasa­do de su iden­ti­dad, por eso yo expre­so mucho la pala­bra rai­zal, es el hom­bre bebien­do de la memo­ria, es el hom­bre toman­do las sus­tan­cias de sus ances­tros, de sus abue­los de las expe­rien­cias del pue­blo. Eso es la iden­ti­dad por un lado reto­man­do del pasa­do, pero yén­do­se al pre­sen­te por una lucha que hay que hacer­la, no sólo plan­tear­la, hacer­la como un deber fun­da­men­tal, pero hacer­la no sola­men­te para las gene­ra­cio­nes del pre­sen­te, sino como una posi­bi­li­dad de mejo­rar la socie­dad en el futuro.Esas son las dimen­sio­nes del tiem­po en Bolí­var y que hacen par­te de su con­cep­ción de la historia.Pero la his­to­ria de Bolí­var, no sólo es eje­cu­ción y prác­ti­ca, es una con­fluen­cia entre la teo­ría y la pra­xis en un ciclo infi­ni­to de eje­cu­cio­nes, de expe­rien­cias que se van dejan­do plas­ma­das con el ejemplo.Haces la pre­gun­ta sobre la iden­ti­dad de la con­cep­ción his­tó­ri­ca del mar­xis­mo-leni­nis­mo y el boli­va­ris­mo, no digo ya Bolí­var, sino boli­va­ris­mo, por­que él no mili­ta sólo en sus ideas. Al lado de Bolí­var hay mucho pue­blo mili­tan­do en torno a esas ideas, hay muchos diri­gen­tes, muchos con­duc­to­res mili­tan­do en torno a esos pro­pó­si­tos, en torno al idea­rio. Por eso hablo de boli­va­ris­mo, hablar de Bolí­var, sólo es qui­tar­le la esen­cia a la dimen­sión de su pen­sa­mien­to y la dimen­sión del pen­sa­mien­to en Bolí­var no está solo en su épo­ca, sino en la nues­tra. Hoy hay miles y miles de per­so­nas mili­tan­do en ese pen­sa­mien­to, que lo inter­pre­tan, que lo eje­cu­tan, que lo lle­van a la prác­ti­ca en bús­que­da de sus obje­ti­vos altruis­tas.
Enton­ces en eso de encon­trar iden­ti­da­des o dife­ren­cias, cul­tu­ral­men­te en Bolí­var noso­tros encon­tra­mos una creen­cia en Dios. En muchas de las pro­cla­mas Bolí­var evo­ca y habla en nom­bre de Dios, pero no como fuen­te fata­lis­ta de la his­to­ria. Es decir, ni él cree en el deter­mi­nis­mo de la natu­ra­le­za, ni de las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas, ni el deter­mi­nis­mo del pode­ro­so «dedo de Dios». Para él hay una influen­cia tan­to de los ele­men­tos de la con­cien­cia, como de los mate­ria­les, pero en el deve­nir de las socie­da­des está pre­sen­te el hom­bre y sobre­to­do los pue­blos que son los que defi­nen el rum­bo de la his­to­ria. En eso hay iden­ti­dad con el mar­xis­mo-leni­nis­mo, en la con­cep­ción mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca e his­tó­ri­ca, el deve­nir de los pue­blos, el desa­rro­llo de las socie­da­des, la his­to­ria en sí, está defi­ni­da por el papel que jue­gan los pue­blos den­tro de los pro­ce­sos de pro­duc­ción, bási­ca­men­te en Bolí­var ocu­rre lo mismo.Por eso digo que esta es la coin­ci­den­cia prin­ci­pal, pero si vamos a mayo­res deta­lles, la con­cep­ción de Bolí­var de que has­ta su épo­ca los gobier­nos y los esta­dos se han per­fec­cio­na­do para opri­mir y no para libe­rar, coin­ci­de con la con­cep­ción de la his­to­ria de la lucha de cla­ses a par­tir de la apa­ri­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, por lo demás podría­mos decir tam­bién que Bolí­var y el mar­xis­mo tie­nen cla­ro que sólo des­tru­yen­do la máqui­na del Esta­do que opri­me es que se pue­de cons­truir la nue­va socie­dad. Ambos idea­rios toman como meta posi­ble la jus­ti­cia, la igual­dad, la liber­tad de toda la huma­ni­dad. En el boli­va­ris­mo está la idea de Colom­bia en prin­ci­pio como inte­gra­ción hemis­fé­ri­ca, des­pués como inte­gra­ción soli­da­ria del Uni­ver­so lo que se pre­ten­de alcan­zar en el mar­xis­mo es la bús­que­da de esta mis­ma inte­gra­ción en el comu­nis­mo, en ambos es la bús­que­da de la liber­tad para el pue­blo, la crea­ción de nacio­nes y repú­bli­cas libres, expli­can­do la liber­tad no sola­men­te en el rom­pi­mien­to de las cade­nas de un yugo deter­mi­na­do, sino en la liber­tad mis­ma que debe tener la con­cien­cia de los hom­bres en par­ti­cu­lar y de la socie­dad en gene­ral.
Esto lo podría­mos com­pa­rar con la con­cep­ción bur­gue­sa e impe­ria­lis­ta de la his­to­ria, la cual es anti­na­tu­ral, ama­ña­da por lo intere­ses mez­qui­nos y es freno con­cien­te y bru­tal del deve­nir de la huma­ni­dad hacia la con­cre­ción del anhe­lo de jus­ti­cia. En el boli­va­ris­mo y el mar­xis­mo se pre­sen­ta de prin­ci­pio a fin el anti­im­pe­ria­lis­mo en tan­to ambas con­cep­cio­nes coin­ci­den con el humano prin­ci­pio de bús­que­da de la soli­da­ri­dad en un con­jun­to social. Todo ello hacia la per­fec­ción de la liber­tad, como posi­bi­li­dad de la rea­li­za­ción máxi­ma del hom­bre. En par­ti­cu­lar del hom­bre pero ante todo de este en socie­dad, de ahí que la lucha revo­lu­cio­na­ria en Bolí­var y en el mar­xis­mo-leni­nis­mo no es una opción, sino un deber, qui­zá el más humano de los debe­res, esos ele­men­tos hay que inte­grar­los en la con­cep­ción de la his­to­ria en el boli­va­ris­mo y en el mar­xis­mo-leni­nis­mo. La his­to­ria no se detie­ne, ella es el avan­ce de la socie­dad hacia un esta­dio supe­rior de jus­ti­cia, de igual­dad, de liber­tad don­de se cree en la esen­cia natu­ral de soli­da­ri­dad que tie­nen los seres huma­nos.
¿Des­de cuan­do las FARC-EP reto­man el idea­rio boli­va­riano?
Las ideas revo­lu­cio­na­rias para cobrar vigen­cia no les bas­ta sólo su jus­te­za y su ver­dad, ellas no están en el medio ambien­te, en el aire imper­tur­ba­bles. En un mun­do en el que está pre­sen­te la lucha de cla­ses, las con­tra­dic­cio­nes entre quie­nes explo­tan y quie­nes son explo­ta­dos, hay ideas que están en opo­si­ción y en con­tra de aque­llas que plan­tean eman­ci­pa­ción, liber­tad, jus­ti­cia como ocu­rre con las de Bolí­var. Para el caso de Colom­bia eso es así, las ideas cobran vida en cuan­to salen de la men­te de las biblio­te­cas de los archi­vos de los ana­que­les pero para poder salir y meter­se en las con­cien­cias y andar en pier­nas de los pue­blos tie­nen que luchar con­tra las otras ideas que impo­nen quie­nes no desean que ellas se con­vier­tan en motor de la acción de cam­bio, en la acción revo­lu­cio­na­ria. Con las ideas de bolí­var ocu­rre eso que han esta­do pre­sen­tes no sólo en la his­to­ria de Colom­bia si no de toda Nues­tra Amé­ri­ca, des­de 1819 que es el momen­to en el que comien­za la acción abier­ta del liber­ta­dor pero des­de ese mis­mo momen­to ha teni­do con­tra­dic­to­res, qui­zá uno de sus más enco­na­dos con­tra­dic­to­res es San­tan­der y los san­tan­de­ris­tas, en su momen­to Bolí­var se opu­so a la ser­vi­dum­bre, al escla­vis­mo, a la sub­yu­ga­ción de Euro­pa con­tra Amé­ri­ca y a la sub­yu­ga­ción en gene­ral de los explo­ta­do­res con­tra los pue­blos del mun­do en la mis­ma mane­ra en que iba cre­cien­do el fer­vor por la liber­tad en cabe­za de los boli­va­ria­nos iba cre­cien­do el encono de los pocos san­tan­de­ris­tas mez­qui­nos que tenían el poder eco­nó­mi­co y la posi­bi­li­dad de aho­gar el pen­sa­mien­to boli­va­riano que esta­ba en la con­cien­cia de los pue­blos eso no ha varia­do los here­de­ros del san­tan­de­ris­mo y de los explo­ta­do­res siguen bus­can­do aplas­tar las ideas y el idea­rio del liber­ta­dor. Yo expli­ca­ba hace un momen­to que Bolí­var que era un maes­tro de acción cons­tan­te algu­nos lo lla­man un maes­tro de ener­gía, tenía algu­nos plan­tea­mien­tos para el momen­to para la coyun­tu­ra para las difi­cul­ta­des que se le pre­sen­ta­ran en el camino y hacia, tenía pla­nes de reso­lu­ción de situa­cio­nes inme­dia­tas. Pero sus mejo­res ideas están pro­yec­ta­das a futu­ro. Tu te das cuen­ta que en la Car­ta de Jamai­ca hace unos plan­tea­mien­tos sobre la uni­dad de Amé­ri­ca pero que no pre­ten­de con­so­li­dar­los inme­dia­ta­men­te cuan­do hace ese plan­tea­mien­to en la Car­ta de Jamai­ca, ni siquie­ra tie­ne ejér­ci­to que con­tro­la­ra en sus manos, enton­ces lo pri­me­ro que tie­ne que hacer es cons­truir ese ejér­ci­to y des­pués de que ha hecho la expe­di­ción de los Callos, de Jac­mel, des­pués de que ha toma­do Angos­tu­ra es que ve la posi­bi­li­dad de dar el pri­mer paso hacia esa inte­gra­ción, cuan­do sin tener aún a Vene­zue­la en sus manos y con un gobierno pro­vi­sio­nal, plan­tea la crea­ción de la Gran Colom­bia inte­grar ini­cial­men­te a la Nue­va Gra­na­da y Colom­bia y aun no tie­ne en sus manos los paí­ses que van a inte­grar esa Gran Colom­bia pero hecha la bata­lla de Boya­cá, la pro­cla­ma a los mil vien­tos y dice que el Ecua­dor hace par­te de ella, él va cons­tru­yen­do de acuer­do a las posi­bi­li­da­des reales pero va plan­tean­do y pro­yec­tan­do de acuer­do al deseo más fer­vien­te, al pro­pó­si­to más subli­me que tie­ne con­ce­bi­do. Ese es el idea­rio, una cosa son las ideas para lo inme­dia­to que son muy gran­des y más loa­ble por­que tie­ne que ver no sólo con el entorno más pró­xi­mo a él si no con pro­pó­si­tos que tie­nen que ver con toda la huma­ni­dad, el pro­pó­si­to boli­va­riano va mas allá de la gran Colom­bia algu­nos lo dejan en el gran pro­pó­si­to de inte­grar a la Gran Colom­bia, a Perú , Ecua­dor, Boli­via, Vene­zue­la, pero la idea de Colom­bia va más allá, es una idea hemis­fé­ri­ca, es una idea uni­ver­sal de con­so­li­dar la soli­da­ri­dad en el uni­ver­so ese es un idea­rio. Esa es la dife­ren­cia que yo esta­blez­co entre lo que son los idea­les para el momen­to y lo que es el idea­rio como el pros­pec­to en el pen­sa­mien­to de Bolívar.Entonces estas ideas por mucho que sus enemi­gos las quie­ran aplas­tar no lo van a poder hacer por­que tie­nen que ver con la natu­ra­le­za del hom­bre quie­nes cree­mos al lado de Bolí­var que el hom­bre no es el lobo del hom­bre si no que por natu­ra­le­za es gre­ga­rio, es socia­ble, quie­nes cree­mos que el hom­bre tie­ne entra­ñas de jus­ti­cia y de soli­da­ri­dad sabe­mos que la his­to­ria tie­ne que mar­char en ese rum­bo por­que la esen­cia del hom­bre es esa que esta­mos men­cio­nan­do aho­ra y que es com­par­ti­da por los gran­des huma­nis­tas de la his­to­ria del pen­sa­mien­to, entre ellos uno de los más gran­des es Bolí­var. Quie­nes cree­mos eso sabe­mos que es el rum­bo que va a tomar la his­to­ria y ese sólo hecho le da vigen­cia para muchos años no sólo para la épo­ca de Bolí­var, para la épo­ca nues­tra si no tam­bién para las veni­de­ras y eso tam­bién le da el carác­ter futu­ris­ta a su pen­sa­mien­to. En aque­lla épo­ca se pen­sa­ba que la idea de la inte­gra­ción, de la uni­dad no iba a ser posi­ble, Bolí­var lo veía como un pro­pó­si­to remo­to. Sin embar­go iba colo­can­do los pel­da­ños para alcan­zar al menos el pro­pó­si­to de la inte­gra­ción de la Patria ame­ri­ca­na, aun sin los Esta­dos Uni­dos por­que ese era un fac­tor de des­com­po­si­ción , un fac­tor de cho­que con­tra ese ideal soli­da­rio. Enton­ces el habla­ba de la Amé­ri­ca Meri­dio­nal como pro­pó­si­to a cons­truir lue­go del Con­gre­so anfic­tió­ni­co esa inte­gra­ción pero no era por­que gene­ra­ra una espe­cie de cho­vi­nis­mo
ame­ri­ca­nis­ta, él habla­ba de la Colom­bia hemis­fé­ri­ca y des­pués insis­to nue­va­men­te habla­ba de la inte­gra­ción de todos los paí­ses de la tie­rra, de todo el uni­ver­so por eso habla­ba de que Amé­ri­ca era la espe­ran­za del uni­ver­so en tan­to des­de Amé­ri­ca como un país que resur­gía de la explo­ta­ción, des­de ahí se hacia este plan­tea­mien­to que iría a des­con­ta­mi­nar esa prác­ti­ca medie­val , esa prác­ti­ca colo­nia­lis­ta que has­ta el siglo XIX mar­có con tan­to énfa­sis la his­to­ria, hoy, hay una remar­ca­ción de ese carác­ter colo­nia­lis­ta en el impe­ria­lis­mo yan­qui y en el impe­ria­lis­mo que prac­ti­can muchas poten­cias de Euro­pa, sigue vigen­te el pen­sa­mien­to de bolívar.Es difí­cil aplas­tar un pen­sa­mien­to de este tipo que esta tan iden­ti­fi­ca­do con la esen­cia huma­na que es la esen­cia de la jus­ti­cia y de la soli­da­ri­dad, en el caso de nues­tro país a mi no me gus­ta hablar en el caso de Colom­bia por­que es un des­pro­pó­si­to hablar de la Nue­va Gra­na­da como Colom­bia por­que eso es con­tra­ve­nir el idea­rio del liber­ta­dor. Bolí­var cuan­do habla­ba de Colom­bia habla­ba de la idea inte­gra­do­ra de la Nue­va Gra­na­da, de Vene­zue­la, de Ecua­dor en fin del hemis­fe­rio ame­ri­cano, pero tene­mos que refe­rir­nos por­que es una con­se­cuen­cia ya de todos los hechos ocu­rri­dos a lo lar­go de la his­to­ria, aquí en nues­tro país des­de la aca­de­mia des­de el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en las escue­las, en los cole­gios en las uni­ver­si­da­des se ha tra­ta­do por un lado de cer­ce­nar las ideas eman­ci­pa­to­rias de Bolí­var si no de cer­ce­nar­las de ocul­tar­las o por lo menos de ter­gi­ver­sar­las y cuan­do se evo­ca al héroe mon­ta­do en un pedes­tal de már­mol es para dejar­lo muer­to y frío no para que sir­va de ejem­plo con las ideas que deben entrar a poner en mar­cha al pue­blo en bus­ca de sus rei­vin­di­ca­cio­nes eso es lo que ocu­rre aquí, sin embar­go ahí esta el pen­sa­mien­to de Bolí­var sen­ti­men­tal­men­te no hay com­pa­trio­ta en esta par­te del terri­to­rio ame­ri­cano que no lle­ve en su cora­zón a Bolí­var esto para expli­car que en el caso de las FARC- EP cada gue­rri­lle­ro pri­me­ro ha sido sen­ti­men­tal­men­te boli­va­riano, des­de antes de ser gue­rri­lle­ro la gen­te vie­ne con un afec­to muy gran­de hacia la idea del padre de la Patria, enton­ces el pri­mer acer­ca­mien­to a Bolí­var podría ser de tipo sen­ti­men­tal inclu­so infor­mal­men­te boli­va­riano y las FARC que ha sido la cons­truc­ción de un pro­yec­to, la bús­que­da de un camino para encon­trar la liber­tad, ha plan­tea­do la idea de la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia, cuan­do se dice eso se está invo­can­do a la ges­ta inde­pen­den­tis­ta de Bolí­var. Yo no podría decir que des­de la fun­da­ción de las FARC en la fecha del 27 de mayo de 1964 esta orga­ni­za­ción for­mal y estruc­tu­ral­men­te adop­tó a Bolí­var como su estre­lla y su guía, pero si sen­ti­men­tal­men­te está ese aspec­to en el cora­zón mas que en la con­cien­cia de los com­ba­tien­tes acla­rán­do­te que la con­vic­ción comu­nis­ta, en la men­te de los diri­gen­tes comu­nis­tas de la épo­ca, Bolí­var está pre­sen­te como guía y me refie­ro al caso de la gran rei­vin­di­ca­ción que hace Gil­ber­to Viei­ra des­de antes de la fun­da­ción de las FARC de la figu­ra de la per­so­na­li­dad del genio del pro­yec­to de Bolí­var como una alter­na­ti­va para los paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca como una solu­ción a todos los pro­ble­mas que tie­ne
Nues­tra Amé­ri­ca. Eso esta laten­te y no lo pode­mos per­der de vis­ta, es más el apor­te teó­ri­co de Gil­ber­to Viei­ra ayu­da a escla­re­cer mucho esa con­tra­dic­ción que exis­tía por­que se decía que Marx había obje­ta­do a Bolí­var. Teó­ri­ca­men­te Marx obje­tó a Bolí­var y es uno de los erro­res del Marx humano, haber des­co­no­ci­do a Bolí­var, por­que tuvo la posi­bi­li­dad, las fuen­tes que le indi­ca­ran real­men­te quien era este per­so­na­je, sin embar­go son los comu­nis­tas colom­bia­nos los que ayu­dan a escla­re­cer en gran medi­da por­que Marx adop­ta esta posi­ción, es decir, Marx adop­tó una posi­ción no mar­xis­ta sobre Bolí­var, una posi­ción mar­xis­ta es aque­lla que rei­vin­di­ca a este per­so­na­je como un lucha­dor popu­lar en bus­ca de la jus­ti­cia no sólo de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca sino de todo el mun­do, yo creo que podría­mos pre­ci­sar que qui­zá des­de los años 80 es cuan­do hay una deci­sión más enfá­ti­ca de inte­grar el pen­sa­mien­to boli­va­riano, ya no de mane­ra sen­ti­men­tal, ya no de mane­ra afec­ti­va, sino de mane­ra racio­nal y más cons­cien­te al acer­vo teó­ri­co que mue­ve a nues­tra orga­ni­za­ción insur­gen­te, y por­que yo había dicho que los revo­lu­cio­na­rios coin­ci­di­mos don­de quie­ra estén y el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio tam­bién coin­ci­de inde­pen­dien­te­men­te de la épo­ca y el lugar don­de haya sur­gi­do, enton­ces con Bolí­var noso­tros esta­mos coin­ci­dien­do des­de los albo­res de la orga­ni­za­ción, des­de las épo­cas de Irco y de Cha­pa­rral que es don­de se remon­ta el sur­gi­mien­to de la orga­ni­za­ción arma­da comu­nis­ta, des­de esa épo­ca esta­mos coin­ci­dien­do en la prác­ti­ca por­que tene­mos los mis­mos pro­pó­si­tos, noso­tros esta­mos bus­can­do la jus­ti­cia, la igual­dad, la liber­tad y esos ele­men­tos como ante­ce­den­tes para la cons­truc­ción de una ver­da­de­ra demo­cra­cia y esta para el esta­ble­ci­mien­to de una ver­da­de­ra repú­bli­ca popu­lar, eso es lo que que­re­mos y lo que hemos bus­ca­do, y en ese sen­ti­do, aún sin lla­mar­nos esta­tu­ta­ria­men­te boli­va­ria­nos, hemos teni­do una prác­ti­ca bolivariana.En los años 80 de mane­ra ya diri­gi­da, el cama­ra­da Manuel que es un artí­fi­ce fun­da­men­tal en su ejér­ci­to, en su pen­sa­mien­to y en su acción y el cama­ra­da Jaco­bo Are­nas comen­za­ron inten­sa­men­te a difun­dir el pen­sa­mien­to boli­va­riano en los docu­men­tos inter­nos. Inclu­so en la épo­ca de los diá­lo­gos que se pro­du­cen en la Uri­be, en esa épo­ca hay algu­nos libros del cama­ra­da Jaco­bo Are­nas refe­ren­tes al pro­ce­so de paz y en algu­nos de ellos hay ver­da­de­ros com­pen­dios de las ideas prin­ci­pa­les del Liber­ta­dor en todos los aspec­tos inclu­so del Bolí­var cons­truc­tor no sólo de nacio­nes sino de Esta­dos, el esta­dis­ta, del Bolí­var que tie­ne un con­cep­to del poder, de cómo orga­ni­zar la socie­dad y como regir quie­nes y de que mane­ra deben regir la con­duc­ción de esa sociedad.Hay un per­so­na­je que no pode­mos omi­tir en su papel en su apor­te que es el cama­ra­da Efraín Guz­mán, ¿por qué lo men­ciono?, por­que ya para la difu­sión en los Fren­tes el cama­ra­da Efraín Guz­mán fue el pri­mer coman­dan­te gue­rri­lle­ro que tra­jo maes­tros para que fue­ran de fren­te en fren­te difun­dien­do el pen­sa­mien­to boli­va­riano, obvia­men­te con la coor­di­na­ción y apro­ba­ción del esta­do mayor cen­tral, por­que esa es una deci­sión de toda la direc­ción, la de la difu­sión de un pen­sa­mien­to que nos sir­ve para la acción. Repi­to, toda nues­tra prác­ti­ca como revo­lu­cio­na­rios ha coin­ci­di­do con Bolí­var. Si entre revo­lu­cio­na­rios coin­ci­di­mos, enton­ces entre faria­nos, mar­xis­tas, leni­nis­tas tene­mos que coin­ci­dir con el boli­va­ris­mo. Hoy pode­mos decir que teó­ri­ca, con­cep­tual­men­te y esta­tu­ta­ria­men­te somos tam­bién boli­va­ria­nos. Eso está des­de la Octa­va con­fe­ren­cia en el 93, nues­tros esta­tu­tos seña­lan cla­ra­men­te que las FARC- EP son un ejér­ci­to de acción polí­ti­co – mili­tar, mar­xis­ta-leni­nis­ta y boli­va­riano, esto es muy lin­do por­que pare­ce que fui­mos pri­me­ro en la prác­ti­ca boli­va­ria­nos y es mejor que sea así.Toda per­so­na ver­da­de­ra­men­te mar­xis­ta, si el mar­xis­mo es un pen­sa­mien­to huma­nis­ta como en efec­to lo es, con­clu­ye en que tie­ne que ser boli­va­riano cuan­do empie­za a cono­cer esa genia­li­dad total­men­te entre­ga­da al bien social que tenía Bolí­var por­que este es un camino, el mar­xis­mo de inter­pre­ta­ción y trans­for­ma­ción acer­ta­do y cada reali­dad debe de tener una par­ti­cu­lar inter­pre­ta­ción y deben haber accio­nes ade­cua­das a esa reali­dad. Para el caso de nues­tra Amé­ri­ca en la pri­me­ra inde­pen­den­cia, la inter­pre­ta­ción del mun­do que asu­mió las penu­rias de escla­vos de indios y de mes­ti­zos empo­bre­ci­dos fue la boli­va­ria­na, enton­ces podría­mos decir que esa es la mejor inter­pre­ta­ción de nues­tro medio que se apro­xi­ma a los pro­ble­mas que hoy tene­mos, si somos real­men­te mar­xis­tas tene­mos que el boli­va­ris­mo es lo que nos va a ayu­dar a hacer una real inter­pre­ta­ción del mun­do y nos va a dar las herra­mien­tas para hacer una real trans­for­ma­ción del mun­do y eso es el mar­xis­mo leni­nis­mo, no una filo­so­fía para la espe­cu­la­ción y la refle­xión si no una filo­so­fía para la inter­pre­ta­ción y trans­for­ma­ción de la reali­dad, de igual mane­ra el boli​va​ris​mo​.Si el boli­va­ris­mo nos habla de la cons­truc­ción de una socie­dad más huma­na, más jus­ta nece­sa­ria­men­te cae­mos en el mar­xis­mo. Es el mar­xis­mo – leni­nis­mo hoy la filo­so­fía que bus­ca el ideal más alto para los seres huma­nos y cree posi­ble la con­quis­ta de ese ideal que es la cons­truc­ción de una socie­dad don­de el hom­bre cola­bo­re mutua­men­te con el hom­bre, soli­da­ria­men­te es decir, la socie­dad comu­nis­ta. Ahí nos encon­tra­mos que boli­va­ris­mo y mar­xis­mo son fór­mu­la que da por resul­ta­do una enor­me poten­cia capaz de posi­bi­li­tar las trans­for­ma­cio­nes que nece­si­ta el mun­do para ser de todos y para todos, ambos son prác­ti­ca de inter­pre­ta­ción y trans­for­ma­ción si son genui­na­men­te asu­mi­dos.
¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les ele­men­tos que reto­man del pro­yec­to polí­ti­co y social de Simón Bolí­var para la cons­truc­ción de la Nue­va Colom­bia?
Poder y Esta­do son cate­go­rías de tipo polí­ti­co que qui­zá no tie­nen en Bolí­var la mis­ma acep­ción que tie­nen hoy. En el caso del Esta­do pode­mos decir que es la expre­sión jurí­di­ca de todo lo que es la nación y la orga­ni­za­ción de esa mis­ma nación, cuya expre­sión espi­ri­tual y de la con­cien­cia, Bolí­var lo defi­ne en la pala­bra Patria. Lo que es la patria en Bolí­var es lo más sen­ti­do es lo que más esfuer­zos afin­ca el liber­ta­dor para su con­so­li­da­ción y estruc­tu­ra­ción, pero en la base y como colum­nas de todos estos con­cep­tos hay uno prin­ci­pal y es la pala­bra pue­blo. Toda la con­cep­ción polí­ti­ca y social en Bolí­var es en fun­ción del bien­es­tar del pue­blo, enton­ces de ahí pue­den salir cual­quier can­ti­dad de con­cep­tos: el de jus­ti­cia, igual­dad, liber­tad, demo­cra­cia, repú­bli­ca, poder, el de Esta­do y de nación.
Todos tie­nen una esen­cia y es el del bien­es­tar, el de la máxi­ma feli­ci­dad del pue­blo. Gobierno casi lo iden­ti­fi­ca con Esta­do qui­zá no tie­ne la mis­ma acep­ción en prin­ci­pio que el con­cep­to de Esta­do que tie­ne el leni­nis­mo, para el leni­nis­mo el Esta­do es esa expre­sión jurí­di­ca, ese apa­ra­to que tie­nen las cla­ses pode­ro­sas para opri­mir a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das aquí yo te decía que se ase­me­ja a gobierno , pero como deber ser en Bolí­var ese gobierno debe gene­rar la mayor can­ti­dad de feli­ci­dad posi­ble para el pue­blo, en últi­mas lo que es el Esta­do en el momen­to en que él esta luchan­do con­tra Espa­ña tie­ne el mis­mo sen­ti­do que en Lenin, ese apa­ra­to con­tra el que esta luchan­do tie­ne que des­truir­lo y para eso cons­tru­ye un ejér­ci­to es más la con­cep­ción de la gue­rra en Bolí­var tie­ne que ver con esta con­cep­ción de Esta­do, el dijo que la gue­rra no es una opción que es un deber que hay que asu­mir­la para poder aca­bar con toda esta opre­sión que ha gene­ra­do Espa­ña. Hay una fra­se muy impor­tan­te que no pode­mos per­der de vis­ta en Bolí­var que dice «todo hom­bre que pue­da hacer un bien a la huma­ni­dad se con­vier­te en delin­cuen­te si per­ma­ne­ce ocio­so», eso lo pode­mos engar­zar con la idea que la gue­rra es un deber, eso está expre­so des­de el mis­mo mani­fies­to de Car­ta­ge­na y así lo asu­me por­que la gue­rra debe des­truir esa máqui­na de opre­sión que es el impe­rio espa­ñol para cons­truir un nue­vo anda­mia­je don­de res­plan­dez­ca la libertad.Haciendo esta intro­duc­ción pode­mos decir que el pue­blo es el poder. De que mane­ra se va a expre­sar pue­de haber diver­sas mane­ras, así de él debe venir el man­da­to para actuar en bene­fi­cio de las mayo­rías. Pero una cosa es ese poder ela­bo­ra­do, rela­ti­va­men­te aca­ba­do, digo rela­ti­va­men­te por­que siem­pre está en posi­bi­li­dad de mejo­rar, cons­ti­tui­do en demo­cra­cia que actúa resol­vien­do las nece­si­da­des mate­ria­les y espi­ri­tua­les con la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la mayor can­ti­dad de gen­te y para toda la gen­te y que Bolí­var lo ve posi­ble no en la monar­quía, no en la tira­nía, si no en la repú­bli­ca que es como un obje­ti­vo, la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca es uno de los obje­ti­vos más altruis­tas plan­tea­dos por Bolí­var pero una repú­bli­ca, pero una cosa es eso y otra lo que como poder se pue­de cons­ti­tuir ajus­ta­do a las cir­cuns­tan­cias que Bolí­var esta vivien­do en el momen­to, me expli­co, la repú­bli­ca es el ideal de Bolí­var un poder orga­ni­za­do como lo plan­tea en el Con­gre­so de Angos­tu­ra fun­da­men­ta­do en la igual­dad de los hom­bres entre sí, entre los pue­blos y den­tro de cada ser en su con­cien­cia, un poder fun­da­men­ta­do en la moral y en las luces y que por ello prio­ri­za la abo­li­ción de la escla­vi­tud, de la ser­vi­dum­bre, la dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria de la pro­pie­dad y la uni­ver­sa­li­za­ción de la edu­ca­ción para cons­truir la repú­bli­ca vir­tuo­sa. El pro­pio sis­te­ma se retro­ali­men­ta, per­fec­cio­nan­do más y más la par­ti­ci­pa­ción e inte­gra­ción de más y más hom­bres libres pero lle­gar allí impli­ca salir de la oscu­ri­dad que ha rega­do la mis­ma escla­vi­tud y ser­vi­dum­bre, ¿qué impli­ca ello? enfren­tar­se des­de den­tro y fue­ra del ejér­ci­to liber­ta­dor a quie­nes se opo­nen al pro­yec­to, es por eso que Bolí­var tie­ne que asu­mir deci­sio­nes que no son par­te del bolivarismo.El pen­sa­mien­to boli­va­riano es lo más aca­ba­do lo que tie­ne más per­ma­nen­cia y es el pro­yec­to por el que lucha el liber­ta­dor, enton­ces hay algu­nos aspec­tos que no son esen­cia de ese pen­sa­mien­to sino accio­nes nece­sa­rias para defen­der cada paso de avan­ce de su pro­yec­to social, un ejem­plo de eso es la dic­ta­du­ra, una dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca como la de 1817 con la que pudo con­so­li­dar el ejér­ci­to que ascen­dió a Boya­cá y dio naci­mien­to lue­go a la Gran Colom­bia des­de Angos­tu­ra, uno diría pero se con­vir­tió en dic­ta­dor, pero si no lo hace en ese momen­to no con­so­li­da, no uni­fi­ca el ejér­ci­to y si no uni­fi­ca el ejér­ci­to no hubie­ra podi­do sos­te­ner, man­te­ner el gobierno pro­vi­sio­nal que for­ma cuan­do toma Angos­tu­ra y si no hace eso no hubie­ra podi­do ni siquie­ra orga­ni­zar el con­gre­so de Angos­tu­ra y no hubie­se sido posi­ble ascen­der hacia Boya­cá y ade­lan­tar las ges­tas que posi­bi­li­ta­ron pro­cla­mar la Gran Colom­bia. Hay deci­sio­nes de coyun­tu­ra que en la boca de cual­quier dis­trai­do o de cual­quier mal inten­cio­na­do se pue­den citar como accio­nes anti demo­crá­ti­cas del Liber­ta­dor. ¡Men­ti­ra!, es para con­so­li­dar los pasos de avan­ce de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca o una dic­ta­du­ra popu­lar que defen­día los intere­ses de los des­fa­vo­re­ci­dos cuan­do des­pués de la con­ven­ción de Oca­ña la mez­quin­dad san­tan­de­ris­ta pro­rrum­pió para ases­tar el gol­pe de muer­te al pro­yec­to de la Gran Colom­bia ahí dicen ¡se con­vir­tió en dic­ta­dor!, men­ti­ra, apar­te de ser el dic­ta­dor había un con­se­jo de Esta­do que tenía más facul­ta­des que él mis­mo y Bolí­var seña­la el tér­mino en el que habrá elec­cio­nes para ele­gir el gobierno libre y demo­crá­ti­co, asu­me eso para defen­der los intere­ses de los indí­ge­nas a los que que­rían man­te­ner en ser­vi­dum­bre y a esos negros que que­rían man­te­ner en escla­vi­tud, de quie­nes habían qui­ta­do a Espa­ña de su lugar para poner­se ellos como explo­ta­do­res. Esos ele­men­tos hay que tomar­los en cuen­ta para hablar del poder que plan­tea Bolí­var, el poder es el pue­blo, de él devie­ne todo el man­da­to y ese poder hay que orga­ni­zar­lo en una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, pero la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca sólo la pue­den cons­ti­tuir hom­bres libres, no sola­men­te libres de las cade­nas de Espa­ña en ese momen­to, libres de cual­quier impe­rio, si no libres en su con­cien­cia por eso tie­nen que ser hom­bres vir­tuo­sos. Hom­bres que salen de la oscu­ri­dad con la luz de la moral, con la luz de la edu­ca­ción la cuál el con­si­de­ra debe ser gra­tui­ta, debe ser una obli­ga­ción un deber del esta­do brin­dár­se­la a todos los ciu­da­da­nos a indios, negros, mes­ti­zos a blan­cos inde­pen­dien­te­men­te de cual sea su ori­gen geo­grá­fi­co, de cla­se, racial y esto no es teo­ría sola­men­te en la prác­ti­ca hay muchos ejem­plos que pue­den sus­ten­tar, que pue­den dar fuer­za a esta argu­men­ta­ción del liber­ta­dor.
Esta el papel del ejér­ci­to pero en esa cons­truc­ción de poder, el ejér­ci­to jue­ga un papel muy impor­tan­te por­que el ejér­ci­to es el mis­mo pue­blo, esta­mos hablan­do que el poder está ape­ga­do, asi­mi­la­do, que el poder devie­ne del pue­blo y el ejér­ci­to es el pue­blo en armas defen­die­do las liber­ta­des ciu­da­da­nas es decir es ese pue­blo orga­ni­za­do de una mane­ra tal que pue­da asu­mir la defen­sa de sus intere­ses más que con la fuer­za de las armas o al lado de la fuer­za de las armas con la jus­te­za de sus razo­nes con la vir­tuo­si­dad que debe tener ese nue­vo hom­bre que se gene­re en esa nue­va repú­bli­ca demo­crá­ti­ca enton­ces el ejér­ci­to ahí como un fac­tor que debe expre­sar la moral , la vir­tuo­si­dad de ese pue­blo , no como el ejér­ci­to que tene­mos hoy en día que esta total­men­te apar­ta­do del inte­rés y de las nece­si­da­des popu­la­res. Den­tro de todo el con­jun­to de los orga­nis­mos del pue­blo que con­du­cen a la socie­dad, enton­ces hay otro fac­tor impor­tan­te y es de la uni­dad, a veces se plan­tea la dico­to­mía si va pri­me­ro la uni­dad y de ella va a salir la liber­tad y resul­ta que esos son ele­men­tos que van inter­ac­tuan­do al mis­mo tiem­po que se va gene­ran­do liber­tad se va con­so­li­dan­do y soli­di­fi­can­do la uni­dad, eso en la prác­ti­ca noso­tros lo pode­mos ver cuan­do Bolí­var libe­ra­da par­te de Vene­zue­la y la Nue­va Gra­na­da uni­fi­ca ese esfuer­zo para seguir libe­ran­do para salir hacia a Cara­bo­bo y libe­ra­do eso cre­ce más la uni­dad y par­te hacia el sur y así suce­si­va­men­te, cada paso de liber­tad es un paso para con­so­li­dar la uni­dad y cada paso de uni­dad es un paso que da fe y garan­tía de liber­tad eso está inte­gra­do y la uni­dad se plan­tea inclu­so en esa con­cep­ción tra­di­cio­nal libe­ral que hay de la tri­di­vi­sión del poder en eje­cu­ti­vo, legis­la­ti­vo, judi­cial el no habla de la tri divi­sión del poder si no de la com­ple­men­ta­ción de esas ramas del poder, de una com­ple­men­ta­ción que gene­ra una uni­dad den­tro de la que debe estar tam­bién el poder moral, ya habla­mos del poder moral como un ele­men­to que ayu­da a la mul­ti­pli­ca­ción de la vir­tuo­si­dad del pue­blo un poder que en la prác­ti­ca entra en la garan­tía de los más débi­les un poder, de los que qui­zá no están en la arre­gen­ta­ción direc­ta o en la eje­cu­ción de las deci­sio­nes de ese poder.En el asun­to de la uni­dad que es esen­cia tam­bién del poder, la con­cep­ción boli­va­ria­na de uni­dad es revo­lu­cio­na­ria para aque­lla épo­ca y para esta, para aque­lla las Alian­zas que se hacían entre nacio­nes del mun­do era para opri­mir por ejem­plo la san­ta Alian­za ¿a quién bus­ca­ba libe­rar? A nadie lo que bus­ca­ba era res­ta­ble­cer las colo­nias de los impe­rios del mun­do, la Unión ame­ri­ca­na que comen­za­ba a sur­gir con mucha fuer­za Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca sur­gía ya con la idea de ava­sa­llar a muchas par­tes del mun­do y prin­ci­pal­men­te a las nacio­nes que rom­pían las cade­nas con el colo­nia­lis­mo espa­ñol la uni­dad que plan­tea Bolí­var es una uni­dad fun­da­men­ta­da en la soli­da­ri­dad, en la coope­ra­ción entre las nacio­nes que nin­gu­na se plan­teé más pode­ro­sa que otra si no todas en ayu­da en cola­bo­ra­ción, no para gene­rar un eje de poder que se impu­sie­ra sobre los demás si no que se colo­ca­ra a la par para ir colo­can­do el ejem­plo de igual­dad, esto es nece­sa­rio decir­lo por­que es una idea que se con­vier­te en una nece­si­dad en este momen­to en que la uni­po­la­ri­dad yan­qui, ame­na­za con aplas­tar cual­quier otra posi­bi­li­dad de cons­truc­ción de socie­dad en el mun­do con esa idea del aplas­ta­mien­to de las ini­cia­ti­vas de auto­no­mía.
Asu­mir ese idea­rio de uni­dad de Bolí­var, ¿qué es lo que quie­re decir?
Es que todas las nacio­nes de Nues­tra Amé­ri­ca pue­dan hacer un esfuer­zo común de soli­da­ri­dad en todos los cam­pos, con un pará­me­tro de igual­dad entre esas nacio­nes para que como una sola poten­cia pue­dan enfren­tar los abu­sos del impe­ria­lis­mo, y no sola­men­te es para hacer la defen­sa de la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos de la opción de cons­truir una socie­dad jus­ta para toda la huma­ni­dad si no que se pue­da hacer una avan­za­da como eje de poder, de cons­truc­ción de una nue­va alter­na­ti­va para todo el uni­ver­so, para todo el mun­do por­que no sola­men­te en nues­tra Amé­ri­ca se está pade­cien­do los abu­sos del impe­ria­lis­mo eso es igual en Euro­pa, en Asia, en Áfri­ca o en cual­quier otra lati­tud de la tie­rra, enton­ces, hoy más que nun­ca fren­te a esa arre­me­ti­da cri­mi­nal del impe­ria­lis­mo cobra vigen­cia el idea­rio boli­va­riano de unidad.Unidad no es una pala­bra escue­ta, uni­dad para ejer­cer la soli­da­ri­dad, la defen­sa, uni­dad para ten­der la mano a quie­nes tam­bién nece­si­ten ela­bo­rar una ruta de cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, uno oye que otro mun­do es posi­ble, cla­ro es posi­ble, pero si no nos uni­mos en torno a la soli­da­ri­dad eso no va a ser posi­ble yo creo que si hay una deci­sión hoy que se uni­fi­quen las nacio­nes del mun­do que estén en con­tra de la explo­ta­ción, de la mul­ti­pli­ca­ción del ham­bre y de la mise­ria de los pue­blos, hay iden­ti­dad en que se cree un nue­vo esfuer­zo por­que se de la uni­dad que le pon­ga freno al impe­ria­lis­mo.
Las FARC-EP con­cre­ta­men­te como mate­ria­li­zan esto, ¿cómo lo pien­san rea­li­zar en la Nue­va Colom­bia?
De diver­sas mane­ras. Una de ellas es como lo esta­mos hacien­do, con la cons­truc­ción del Ejér­ci­to del Pue­blo, que es un ejér­ci­to boli­va­riano den­tro del cual bus­ca­mos y creo que lo esta­mos logran­do crear una poten­cia, una orga­ni­za­ción con plan­tea­mien­tos teó­ri­cos, pero tam­bién con fuer­za capaz de lle­var ade­lan­te una lucha que sea capaz de com­ba­tir a los que se opo­nen en la cons­truc­ción de la jus­ti­cia. Esa es un mane­ra, el hecho de esfor­zar­nos por cons­truir el ejér­ci­to boli­va­riano es una mane­ra de asu­mir a Bolí­var, por­que él no es sólo teo­ría si no prác­ti­ca, es un ver­da­de­ro maes­tro de ener­gía. Decía­mos que a Bolí­var lo hemos asu­mi­do pri­me­ro de mane­ra prác­ti­ca y des­pués hemos lle­ga­do a las con­cep­tua­li­za­cio­nes y a la teo­ría. De todos los ele­men­tos que inte­gran el boli­va­ris­mo cuan­do digo que pri­me­ro lo asu­mi­mos de mane­ra prác­ti­ca ya el hecho de que en la con­cien­cia de los com­ba­tien­tes este arrai­ga­da, sem­bra­da esa idea de la jus­ti­cia, la igual­dad, la liber­tad, la demo­cra­cia son pro­pó­si­tos prio­ri­ta­rios por los cuá­les esta­mos dis­pues­tos a dar la vida, eso es una for­ma de asu­mir el boli­va­ris­mo, hay otras muchas otras for­mas la cons­truc­ción del movi­mien­to boli­va­riano para que no sola­men­te los hom­bres en armas, la gen­te de las barria­das comu­ni­da­des indí­ge­nas y negras la gen­te del movi­mien­to agra­rio, bueno de todos los sec­to­res de la socie­dad que par­ti­ci­pen se expre­sen en torno como quie­ren que se cons­tru­ya la nue­va Colom­bia es una mane­ra de asu­mir a Bolí­var. Hay un aspec­to prin­ci­pal que hay que reto­mar de Bolí­var por una par­te es la uni­dad, noso­tros que­re­mos la uni­dad de todos los sec­to­res socia­les para cam­biar la estruc­tu­ra de poder injus­ta que hay en Colom­bia, el otro ele­men­to es la demo­cra­cia, la bús­que­da, la cons­truc­ción de ella para el desa­rro­llo del pro­yec­to de las FARC, si bien noso­tros somos una orga­ni­za­ción polí­ti­co – mili­tar, aquí lo que se eje­cu­ta es lo que noso­tros reco­ge­mos del que­rer de las comu­ni­da­des, nues­tro plan de lucha, nues­tro plan estra­té­gi­co, nues­tro pro­gra­ma de cons­truc­ción de una nue­va socie­dad se hace toman­do en cuen­ta las nece­si­da­des de las comu­ni­da­des, se escu­chan las nece­si­da­des a tra­vés de los dife­ren­tes cana­les de la clan­des­ti­ni­dad que exis­ten entre el pue­blo en gene­ral y el pue­blo en armas que somos noso­tros. Hay otra mane­ra tam­bién, noso­tros tene­mos un pro­yec­to de esta­do y de orga­ni­za­ción de la socie­dad, noso­tros aspi­ra­mos a lado del pue­blo a tomar­nos el poder, y el poder va en coin­ci­den­cia con esa con­cep­ción boli­va­ria­na que la eje­cu­ción de las deci­sio­nes de ese poder deben ser acor­des a lo que el pue­blo quie­ra a lo que el pue­blo deseé y así lo tene­mos con­ce­bi­do, en prin­ci­pio qui­zá toque asu­mir una dic­ta­du­ra y el ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio tie­ne que tomar muchas deci­sio­nes mien­tras se logra neu­tra­li­zar a los here­de­ros del san­tan­de­ris­mo que no quie­ren que aquí en Colom­bia deje de haber ser­vi­lis­mo, escla­vi­tud, mise­ria, desempleo.En Colom­bia más del 55% de la pobla­ción vive en con­di­cio­nes de mise­ria, de mise­ria degra­dan­te y hay quie­nes no están dis­pues­tos a com­par­tir las rique­zas que sacan del sue­lo colom­biano y del sudor y la san­gre, hay que neu­tra­li­zar­la por la vía de las armas por­que ellos se man­tie­nen en el poder uti­li­zan­do los más deplo­ra­bles, los más san­gui­na­rios méto­dos de repre­sión con las armas , el mili­ta­ris­mo, el para­mi­li­ta­ris­mo, la gue­rra sucia es lo que carac­te­ri­za el ejer­ci­cio del poder en las cla­ses eco­nó­mi­ca­men­te fuer­tes de aquí de Colom­bia.
Esto que estoy dicien­do no se logra de la noche a la maña­na hay que hacer todo un esfuer­zo orga­ni­za­ti­vo de edu­ca­ción, de acción con las masas noso­tros deci­mos que el pue­blo es el que debe lograr todas estas trans­for­ma­cio­nes y lograr estos pro­pó­si­tos, noso­tros somos par­te del pue­blo, por­que el pue­blo, una pala­bra lan­za­da así en gene­ral no creo que logre nada no es el pue­blo como expre­sión si no como reali­dad y no vis­to como mon­to­ne­ra si no valién­do­nos de todas las capa­ci­da­des de todas las poten­cia­li­da­des que hay en el pue­blo, él tie­ne capa­ci­da­des, for­mas de orga­ni­zar. Las FARC ha sido una de sus crea­cio­nes, las FARC no es algo apar­te del pue­blo como una cosa eté­rea es una crea­ción de hijos del pue­blo que se han orga­ni­za­do para lograr las rei­vin­di­ca­cio­nes que están den­tro del seno de ese pue​blo​.Se ha orga­ni­za­do la estruc­tu­ra gue­rri­lle­ra, la mili­cia­na, del par­ti­do clan­des­tino y del movi­mien­to boli­va­riano y den­tro de todas ellas hay una for­ma­ción mar­xis­ta – leni­nis­ta pero tam­bién boli­va­ria­na, en la for­ma­ción de los cua­dros, de los diri­gen­tes, des­de los más altos con­duc­to­res has­ta los gue­rri­lle­ros recién ingre­sa­dos reci­ben la for­ma­ción boli­va­ria­na en las escue­las de for­ma­ción tan­to de la gue­rri­lla, la mili­cia, el par­ti­do y el movi­mien­to boli­va­riano esta inte­gra­da la cáte­dra boli­va­ria­na que qui­sié­ra­mos esto no sólo en la for­ma­ción nues­tra como revo­lu­cio­na­rios si no en la for­ma­ción de todos los hijos de Amé­ri­ca, eso es lo que noso­tros qui­sié­ra­mos y es una lucha que esta­mos ade­lan­tan­do y cree­mos que es una lucha en la que deben par­ti­ci­par todos los jóve­nes y todos los lucha­do­res de Colom­bia, todos los lucha­do­res de Nues­tra Amé­ri­ca que el pen­sa­mien­to boli­va­riano, que la cáte­dra boli­va­ria­na se difun­da en las escue­las, cole­gios, uni­ver­si­da­des y en las calles, en los sin­di­ca­tos, en las barria­das que es una for­ma de dar­le ele­men­tos herra­mien­tas de lucha a cada uno de los com­pa­trio­tas ame­ri­ca­nos, esa for­ma­ción noso­tros la damos aquí y tra­ta­mos que a tra­vés nues­tro por diver­sos con­duc­tos lle­gue tam­bién a las barria­das a los jóve­nes , noso­tros pro­du­ci­mos docu­men­tos, músi­ca por­que tra­ta­mos que esa con­cep­ción boli­va­ria­na se arrai­gue des­de muy aden­tro de la par­te más pro­fun­da de la con­cien­cia y del espí­ri­tu por eso se deben escu­char las can­cio­nes que hablan de lucha, de con­cien­cia, de amor, en ellas está el ideal boli­va­riano, las ideas y pen­sa­mien­tos que tie­nen que ver con todas las face­tas de la vida huma­na y den­tro de esos ele­men­tos que reco­ge­mos y que lle­va­mos a la prác­ti­ca qui­zá uno de los más boni­tos es el de la soli­da­ri­dad, noso­tros no sola­men­te somos soli­da­rios entre noso­tros, si no que la soli­da­ri­dad la hace­mos con todo el que pode­mos, la lucha mis­ma nues­tra es un acto de soli­da­ri­dad y debe enten­der­se así, si hay una dis­po­si­ción de entre­gar la vida de morir por el otro, por nues­tros her­ma­nos de patria, de pobre­za, de mise­ria, debe enten­der­se como un acto boli­va­riano de soli­da­ri­dad y la soli­da­ri­dad nues­tra es con todos los pue­blos del mun­do, no pode­mos estar pre­sen­tes en Ecua­dor, en Perú, en Argen­ti­na, en las luchas de los hai­tia­nos, de los domi­ni­ca­nos pero nues­tro cora­zón esta ahí. Cada lucha que noso­tros rea­li­za­mos en las mon­ta­ñas, en las lla­nu­ras es una lucha que la hace­mos pen­san­do en cada uno de los com­pa­trio­tas en cada uno de los hijos de la Patria Gran­de, de esa patria ame­ri­ca­na por­que al fin y al cabo como dijo Mar­tí «todos somos hijos de su espa­da», en eso esta­mos. La mane­ra de brin­dar nues­tra soli­da­ri­dad es en la lucha, lo que haga­mos por noso­tros lo hace­mos por todos y de igual mane­ra sen­ti­mos que lo que los demás pue­blos hacen por sus luchas, lo sen­ti­mos, es en soli­da­ri­dad con el pue­blo colom­biano. Ahí tam­bién somos boli­va­ria­nos, ocu­rre como en ese símil que hacia Bolí­var que Amé­ri­ca es como un gran tam­bor que cuan­do lo sue­nan en una par­te del par­che resue­na en todo el con­ti­nen­te, espe­ra­mos que en esta par­te del tam­bor el gol­pe que se este dan­do sea tan fuer­te que se escu­che no sólo den­tro del con­ti­nen­te si no tam­bién fue­ra de él. Es una acti­tud anti­im­pe­ria­lis­ta el par­che sue­na y cuan­do sue­na, sue­na con­tra la for­ma mas degra­dan­te de explo­ta­ción que es el impe­ria­lis­mo y está en cabe­za fun­da­men­tal­men­te no del pue­blo de los Esta­dos Uni­dos si no del gobierno de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Oja­lá el pue­blo nor­te­ame­ri­cano, el pue­blo esta­dou­ni­den­se tam­bién comien­ce a ayu­dar­nos a sonar el par­che para que se de la liber­tad de todo el con­ti­nen­te.
¿Díga­nos cuál es la rela­ción entre el Ejér­ci­to del Pue­blo que vie­nen cons­tru­yen­do las FARC y el ejér­ci­to liber­ta­dor de Bolí­var?
Noso­tros somos el Ejér­ci­to del Pue­blo por­que la lucha que ade­lan­ta­mos como orga­ni­za­ción mili­tar obe­de­ce a los intere­ses de los sec­to­res mayo­ri­ta­rios des­fa­vo­re­ci­dos de Colom­bia, es decir noso­tros lucha­mos por los des­em­plea­dos, por las amas de casa que viven en la mise­ria por toda esa juven­tud que no tie­ne opor­tu­ni­da­des de estu­dio, de tra­ba­jo, de pro­gre­sar, de desa­rro­llar­se como per­so­nas, en fin por la mayo­ría de la pobla­ción, así era tam­bién el ejér­ci­to del liber­ta­dor. Era pue­blo orga­ni­za­do en armas como lo somos noso­tros bus­can­do en su épo­ca, gene­rar la con­quis­ta de las rei­vin­di­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les de la mayo­ría, abo­lir la ser­vi­dum­bre, la escla­vi­tud, abo­lir todas las dis­cri­mi­na­cio­nes que había sobre los sec­to­res mes­ti­zos empo­bre­ci­dos, sobre toda la pobla­ción no espa­ño­la que de algu­na mane­ra era marginada.Ahora como pue­blo en armas así como el ejér­ci­to de Bolí­var, nues­tra estruc­tu­ra mili­tar esta inte­gra­da bási­ca­men­te por per­so­nas que vie­nen de la cla­se social opri­mi­da. Aquí el grue­so de los com­po­nen­tes del ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio son hijos de los sec­to­res más humil­des, más opri­mi­dos de la pobla­ción colom­bia­na. Esas son unas com­pa­ra­cio­nes sen­ci­llas que podría­mos com­ple­men­tar­las dicien­do que hay algo en lo que encon­tra­mos coin­ci­den­cia ple­na y es en la con­cep­ción que mue­ve a estos dos ejércitos.Para Bolí­var el ejér­ci­to debía ser un com­po­nen­te moral fun­da­men­tal, debe ser como la con­cien­cia del pue­blo, ese pue­blo orga­ni­za­do for­ma­do en la vir­tud, en las luces de los con­cep­tos patrio­tas más pro­fun­dos debía mar­car la pau­ta, el ejem­plo del com­por­ta­mien­to en la socie­dad. Noso­tros con­si­de­ra­mos lo mis­mo, el pue­blo en la medi­da en que se va orga­ni­zan­do en el ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio es cuan­do menos se debe des­vin­cu­lar del con­jun­to de la socie­dad, es cuan­do más debe asir, aga­rrar las rei­vin­di­ca­cio­nes, los plan­tea­mien­tos, las opi­nio­nes, los pun­tos de vis­ta gene­ra­les que tie­ne esa socie­dad sobre el rum­bo que quie­re tomar para su desarrollo.Cuando noso­tros habla­mos de ejér­ci­to den­tro de una con­cep­ción boli­va­ria­na tene­mos que hablar del pro­yec­to social, en esa con­cep­ción, el con­cep­to de ejér­ci­to esta total­men­te liga­do al pro­yec­to social. Para la épo­ca de Bolí­var el pro­yec­to don­de impe­ra­ra la jus­ti­cia la igual­dad, la liber­tad , la posi­bi­li­dad de cons­truir demo­cra­cia y den­tro de esa pers­pec­ti­va cons­truir una repú­bli­ca popu­lar sola­men­te se podía lograr si se lucha­ba por­que había un ele­men­to que no lo iba a per­mi­tir y era la opre­sión de Espa­ña, una opre­sión que se hacia con un fuer­te apa­ra­to mili­tar enton­ces en ese momen­to Bolí­var entien­de que la gue­rra se impo­ne más que como una opción como un deber y el deber lo colo­ca­ba en tér­mi­nos de que quién no actua­ba era un delin­cuen­te, se colo­ca­ba tam­bién del lado de los opre­so­res en ese sen­ti­do no com­par­te la neu­tra­li­dad, debe haber acción revo­lu­cio­na­ria para rei­vin­di­car los intere­ses del con­jun­to de la socie­dad a cos­ta de la vida mis­ma de cada quien.Hoy en día yo creo que eso debe mirar­se así, quien no asu­ma el deber de empu­ñar la espa­da para bus­car la jus­ti­cia, quien no asu­ma el deber de luchar don­de haya pue­blos escla­vos para defen­der­los es tan delin­cuen­te como el que opri­me. Eso obli­ga que si así se con­ci­be la for­ma de rom­per las cade­nas que afli­gen a una socie­dad, si se defi­ne que la gue­rra es una opción esa gue­rra de todo el pue­blo como una opción de legí­ti­ma defen­sa y ade­más como posi­bi­li­dad de encon­trar la liber­tad, eso impli­ca que el pro­yec­to de socie­dad está liga­do a la cons­truc­ción de un apa­ra­to que pue­da con­tra­rres­tar la fuer­za enemi­ga, eso tie­ne que ver con las vías y las for­mas de la lucha, una lucha que para el momen­to veía Bolí­var como úni­ca posi­bi­li­dad en tan­to que se cerra­ban todas las otras opcio­nes polí­ti­cas con el terror de Espa­ña, era con la cons­truc­ción de un ejér­ci­to. Hoy en día tam­bién. En la medi­da en que se han cerra­do las posi­bi­li­da­des de diá­lo­go con el adver­sa­rio, en la medi­da en que millo­nes y millo­nes de per­so­nas cada vez son más repri­mi­das, cada vez son más explo­ta­das, tor­tu­ra­das, aca­lla­das, ase­si­na­das para que no se levan­ten con­tra el esta­ble­ci­mien­to en la medi­da en que se cie­rran los espa­cios pací­fi­cos de encon­trar sali­das a las con­tra­dic­cio­nes enton­ces se con­vier­te en un deber asu­mir la lucha arma­da y par­ti­ci­par de la cons­truc­ción de un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio que luche por las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res, es decir de un ejér­ci­to del pueblo.Esas con­cep­cio­nes en coin­ci­den­cia nos colo­can en la situa­ción a las FARC de ser hoy una encar­na­ción del ejér­ci­to boli­va­riano, del ejér­ci­to liber­ta­dor. Hoy, esa con­cep­ción boli­va­ria­na guar­da vigen­cia. Por ello la lucha arma­da que ade­lan­ta el movi­mien­to gue­rri­lle­ro tie­ne ple­na vigen­cia, la vigen­cia lo demues­tra el reco­rri­do de la his­to­ria, la opción cruen­ta de solu­ción la ha impues­to la mis­ma oli­gar­quía. Hace muchos años fue­ron cerra­das las vías pací­fi­cas, se ha insis­ti­do en que se res­ta­blez­can pero tene­mos un ejem­plo muy recien­te que nos indi­ca has­ta don­de va la per­ver­si­dad de la oli­gar­quía y es el caso de la Unión Patrió­ti­ca que fue ani­qui­la­da, más de cua­tro mil diri­gen­tes y mili­tan­tes fue­ron eje­cu­ta­dos no por fuer­zas obs­cu­ras como tra­di­cio­nal­men­te dicen los medios de comu­ni­ca­ción, fue acción del Esta­do de sus apa­ra­tos mili­ta­res y para­mi­li­ta­res por­que hay una reali­dad que no la pue­de ocul­tar nadie y es que de los dife­ren­tes bata­llo­nes, de las dife­ren­tes sedes de bri­ga­das, divi­sio­nes, en fin de los dife­ren­tes sec­to­res don­de esta­ban las tro­pas mili­ta­res salían los sica­rios, los ase­si­nos que iban a cau­sar la muer­te a los mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca y a todo aquel que levan­ta la voz con­tra la repre­sión del régi­men eso no ha cesado.Lo que pasa es que aho­ra esta más aca­lla­do en los medios de comu­ni­ca­ción, pero eso con­ti­nua así, no sola­men­te uti­li­zan­do las balas, si no pro­ce­di­mien­tos tan maca­bros como las moto­sie­rras para des­cuar­ti­zar y deca­pi­tar a las víc­ti­mas que en 100 por cien­to son per­so­nas que vie­nen de los sec­to­res más humil­des de la pobla­ción. Quie­re decir eso que el ejér­ci­to actual que de labios para afue­ra muchas veces habla de ser heren­cia boli­va­ria­na, en nada tie­ne que ver con el lega­do del liber­ta­dor, por­que si Bolí­var habla­ba de un pro­yec­to social que había que cons­truir­lo con una fuer­za orga­ni­za­da para arre­ba­tar­lo de las manos de quie­nes lo habían usur­pa­do, esa lucha de ese ejér­ci­to debía ser lim­pia, con deco­ro, con dig­ni­dad aten­dien­do a las leyes mis­mas de la gue­rra muy a pesar de la gue­rra a muer­te decla­ra­da en res­pues­ta al terror de España.Si Bolí­var pen­sa­ba que el ejér­ci­to tenía que ser la con­cien­cia moral, y debía ser lo más excel­so de ese pue­blo orga­ni­za­do para defen­der como pue­blo en armas los intere­ses de la socie­dad, eso es total­men­te con­tra­rio en la con­cep­ción actual del ejér­ci­to ofi­cial de Colom­bia que está dise­ña­do en estruc­tu­ra y con­cien­cia a par­tir de la doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, que es una doc­tri­na impues­ta por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que par­te de la idea que en el pue­blo está el enemi­go, por lo tan­to los fusi­les y no sola­men­te los fusi­les, las moto­sie­rras del Esta­do están actuan­do en con­tra de la pobla­ción que se levan­ta cuan­do no tie­ne el pan en su boca, cuan­do no tie­ne la posi­bi­li­dad de edu­ca­ción, es decir el acce­so a los medios más ele­men­ta­les que debe tener cual­quier pobla­ción en cual­quier par­te del mundo.Nosotros nos opo­ne­mos a esa antí­te­sis de ejér­ci­to boli­va­riano que esta cons­trui­da den­tro del ejér­ci­to ofi­cial y en opo­si­ción a esa antí­te­sis vamos cons­tru­yen­do lo que debe ser un ver­da­de­ro ejér­ci­to boli­va­riano que es aquel que sale del pue­blo, se orga­ni­za de acuer­do a sus intere­ses y que lucha has­ta la muer­te por sus rei­vin­di­ca­cio­nes. Jamás apun­ta­mos hacia aba­jo, jamás apun­ta­mos con­tra nues­tros her­ma­nos de cla­se, jamás apun­ta­mos con­tra quie­nes deben por heren­cia jus­ta acce­der a esa liber­tad que pro­cu­ró dar­nos Simón Bolí­var en el perio­do de la pri­me­ra inde​pen​den​cia​.La inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va­men­te fue echa­da al tras­te por los here­de­ros del s
antan­de­ris­mo que des­de las altas esfe­ras de la oli­gar­quía lo que hicie­ron fue des­pla­zar a Espa­ña y en otras lati­tu­des des­pla­zar a Euro­pa para seguir ellos bene­fi­cián­do­se de la explo­ta­ción de los opri­mi­dos. Hoy tie­ne ple­na vigen­cia la idea de aca­bar con esos regí­me­nes de opre­sión que usur­pa­ron el poder al pue­blo lue­go de la muer­te del libertador.Nosotros insis­ti­mos que un ejér­ci­to ver­da­de­ra­men­te boli­va­riano debe ser patrio­ta y que en ese sen­ti­do no debe haber un nacio­na­lis­mo cho­vi­nis­ta y se debe bus­car la inte­gra­ción, se debe mirar a todos los habi­tan­tes de nues­tra Amé­ri­ca como hijos de una mis­ma espa­da, como hijos de una mis­ma patria y que en tal sen­ti­do el ejér­ci­to debe ser un fac­tor fun­da­men­tal de uni­dad, pero no una uni­dad para opri­mir, como ocu­rre con algu­nas de las alian­zas mili­ta­res que ha impues­to el impe­ria­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, con­si­de­ra­mos que esa es una posi­ción muy fuer­te de las FARC, que esas alian­zas mili­ta­res que están cons­trui­das hoy bajo la égi­da del mili­ta­ris­mo deben cesar que la influen­cia de la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal a par­tir de la cual se han dado pla­nes de opre­sión y de exter­mi­nio como el plan LASO y actual­men­te el Plan Colom­bia eso debe cesar por­que aten­ta con­tra la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos, la dig­ni­dad de los pue­blos, aten­ta con­tra la sobe­ra­nía y lo que hace es arro­di­llar a estas nacio­nes y lamer­le las botas al impe­ria­lis­mo yan­qui.

Miren has­ta don­de ha lle­ga­do la entre­ga y la degra­da­ción del ejér­ci­to de Colom­bia que no actúa sólo como ejér­ci­to cipa­yo del impe­ria­lis­mo en los pla­nes que aca­bo de men­cio­nar, si no que en algu­nas oca­sio­nes ha sali­do del mis­mo país para actuar como sir­vien­te ofi­cio­sa­men­te de los yan­quis como ocu­rrió con el ejér­ci­to colom­biano en Corea, actuó tam­bién como fuer­za de inter­ven­ción e inva­sión y lue­go en Colom­bia vino a ade­lan­tar la repre­sión con­tra los cam­pe­si­nos de Villa­rri­ca, así ha sido la his­to­ria, es el ejér­ci­to que en Mar­que­ta­lia actuó con­tra el movi­mien­to agra­rio de esa región del sur del Toli­ma, es el ejér­ci­to que ase­si­nó a los estu­dian­tes del 8 de junio de 1929 y pos­te­rior­men­te a los del 8 y 9 de junio de 1954, es el que masa­cró a los tra­ba­ja­do­res bana­ne­ros en la pla­za de Cié­ne­ga en 1928, es el ejér­ci­to que le lus­tra las botas en cada una de las bases mili­ta­res que tie­ne Esta­dos Uni­dos no sola­men­te en este terri­to­rio sino en diver­sos terri­to­rios de nues­tra Amé­ri­ca. Hoy no hay con­ti­nua­ción del idea­rio boli­va­riano en nin­guno de los ejér­ci­tos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be con excep­ción de Cuba, que es un ejér­ci­to que esta cons­trui­do en la con­cep­ción mar­tia­na, que es la mis­ma con­cep­ción boli­va­ria­na y recuer­den que José Mar­tí dijo que «Bolí­var es su padre espi­ri­tual» y en el caso de Vene­zue­la que se tra­ta de un ejér­ci­to que bajo la con­duc­ción de Hugo Chá­vez Fías en gran medi­da está reto­man­do esa sen­da que noso­tros esta­mos seña­lan­do como la sen­da correc­ta, que es lo que es ver a un ejér­ci­to con las armas empu­ña­das, como pue­blo en armas defen­dien­do las liber­ta­des ciu­da­da­nas en cada uno de los paí­ses de este con­ti­nen­te. Creo que comien­zan a apa­re­cer semi­llas de mane­ra alter­na a los ejér­ci­tos opre­so­res, semi­llas en los movi­mien­tos insur­gen­tes de lo que es el ver­da­de­ro ejér­ci­to del liber­ta­dor , así enten­de­mos que esta ocu­rrien­do en Colom­bia par­ti­cu­lar­men­te en el caso de las FARC-EP.Así las cosas esta­mos hablan­do de la crea­ción a la luz del boli­va­ris­mo de unos nue­vos ejér­ci­tos, de nue­vo tipo que ante todo están en con­tra del terro­ris­mo de Esta­do, de ese terro­ris­mo que se ejer­ce a tra­vés de los apa­ra­tos que han crea­do las cla­ses en el poder y que tie­nen el des­ca­ro de decir que están con­ce­bi­dos con posi­cio­nes patrió­ti­cas. Enton­ces el ejér­ci­to de nue­vo tipo a la luz del boli­va­ris­mo, es un ejér­ci­to crea­dor de con­cien­cia patrió­ti­ca e inter­na­cio­na­lis­ta no es la peque­ña patria par­ce­la­ria si no la patria Ame­ri­ca­na en el sen­ti­do en el que lo decía Bolí­var. Nues­tra patria es Amé­ri­ca, y Amé­ri­ca es la espe­ran­za del uni­ver­so para ahí incluir el con­cep­to de soli­da­ri­dad, coope­ra­ción de ayu­da fra­ter­nal de todos los pue­blos ese es el desa­rro­llo del inter­na­cio­na­lis­mo más pro­fun­do, más huma­ni­ta­rio que se pre­ten­dió cons­truir lue­go de la bata­lla de Boya­cá cuan­do se pro­cla­ma la gran Colom­bia.
La Gran Colom­bia era eso, era ir dan­do los pasos que con­du­cían a la uni­fi­ca­ción hemis­fé­ri­ca que era un paso ante­ce­den­te a la uni­fi­ca­ción de los pue­blos del mun­do como en una gran nación como una repú­bli­ca pla­ne­ta­ria, es una con­cep­ción ambi­cio­sa pero muy huma­nis­ta, la gran Colom­bia podía­mos enmar­car­la den­tro de los avan­ces más impor­tan­tes del desa­rro­llo del huma­nis­mo bolivariano.Así enton­ces, los ejér­ci­tos apa­re­cen como herra­mien­tas de los pue­blos, herra­mien­tas de lucha que se van con­vir­tien­do en afluen­tes de un mis­mo océano, el océano de la huma­ni­dad no se tra­ta de herra­mien­tas para rei­vin­di­car cau­sas nacio­na­lis­tas en sen­ti­dos peque­ños sino en esa con­cep­ción gran­de de la uni­fi­ca­ción planetaria.El ejér­ci­to boli­va­riano, el del nue­vo tipo que es el que se pro­cu­ra, el que esta­mos crean­do en las FARC-EP es un ejér­ci­to embe­bi­do de una inmen­sa moral revo­lu­cio­na­ria, es un ejér­ci­to cuya carac­te­rís­ti­ca pri­mor­dial no se la da el arma­men­to si no la con­cien­cia eso es lo que arma en pri­mer lugar al ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano en las FARC. Su for­ta­le­za no son las ame­tra­lla­do­ras, los fusi­les, los avio­nes eso cuen­ta, pero más que eso lo que cuen­ta es el pro­yec­to de lucha de cons­truc­ción de una socie­dad jus­ta y la con­cien­cia, la fuer­za empe­ña­da de mane­ra ple­na en ese pro­pó­si­to, eso nos dife­ren­cia de cual­quier ban­da de mal­he­cho­res, inclu­so de cual­quier ejér­ci­to por pode­ro­so que sea en el mun­do si lo que tie­ne por delan­te es el pro­yec­to de la opre­sión como ocu­rre con el ejér­ci­to impe­ria­lis­ta yan­qui.
Podría­mos con­cluir dicien­do que en Bolí­var el ejér­ci­to es con­di­ción para la crea­ción de un nue­vo orden social, es la orga­ni­za­ción polí­ti­ca es como el par­ti­do del pue­blo en ese pro­pó­si­to de orga­ni­zar a los hom­bres su con­cien­cia, su fuer­za en pro­cu­ra del pro­yec­to de la socie­dad jus­ta igua­li­ta­ria por la que siem­pre lucho, lo mis­mo ocu­rre en las FARC-EP.Por eso cuan­do Bolí­var mue­re quie­nes se opo­nen al pro­yec­to jus­to de socie­dad que plan­tea­ba Bolí­var lo pri­me­ro que hacen es des­truir al ejér­ci­to, fusi­lar o des­te­rrar a los mejo­res ofi­cia­les a los que tenían de mane­ra más cla­ro el plan­tea­mien­to boli­va­riano. Lo mis­mo ocu­rre tam­bién con noso­tros. El gobierno y el impe­ria­lis­mo pro­cu­ran des­pres­ti­giar a las FARC-EP, a la insur­gen­cia en gene­ral, con el fin de aca­bar­nos y con ello aca­bar con una posi­bi­li­dad, qui­zá la posi­bi­li­dad más cla­ra que el pue­blo tie­ne de con­quis­tar la paz con jus­ti­cia social.
Bolí­var hace énfa­sis en la eman­ci­pa­ción y la cul­tu­ra y esto lo refle­ja mucho en lo que él lla­mó moral y luces. ¿Nos pue­de hablar de la moral y luces y que es lo que reto­man las FARC-EP de esto?
Lo del tema de la edu­ca­ción es uno de los aspec­tos cen­tra­les de Bolí­var, des­de siem­pre, des­de el prin­ci­pio, pero podría­mos decir que en el pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal de Angos­tu­ra es en el que más insis­te en la nece­si­dad de la edu­ca­ción para dar­le moral y luces a los pue­blos de estas nacio­nes que comen­za­ban a sabo­rear el man­jar de la liber­tad o mejor a ela­bo­rar ese man­jar, por­que la liber­tad esta aún por construirse.Yo había dicho hace un momen­to que cuan­do bolí­var habla sobre la liber­tad no se refe­ría a rom­per sólo las cade­nas con Espa­ña si no a sol­tar las ama­rras de la con­cien­cia y la edu­ca­ción, pre­ci­sa­men­te tie­ne que ver con esto. Él decía que no bas­ta­ba con libe­rar­se de Espa­ña si no que había de libe­rar­se de todo este oscu­ran­tis­mo que había deja­do la ser­vi­dum­bre y la escla­vi­tud impues­tos por Espa­ña, enton­ces el pro­yec­to de edu­ca­ción y de cul­tu­ra que son un mis­mo con­jun­to en el pen­sa­mien­to de Bolí­var por­que él mira lo de la cul­tu­ra como un con­jun­to de acon­te­ci­mien­tos orga­ni­za­dos, deve­ni­dos del mis­mo seno del pue­blo para retro­ali­men­tar­lo y la edu­ca­ción como un sis­te­ma orga­ni­za­do para repro­du­cir el cono­ci­mien­to en todo el con­jun­to de la socie­dad, eso que es un mis­mo con­jun­to lo plan­tea iden­ti­fi­ca­do con la liber​tad​.La razón del ser del pro­yec­to cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo es la con­quis­ta y el mejo­ra­mien­to de la liber­tad, es una edu­ca­ción para la liber­tad en el pro­yec­to de Angos­tu­ra, Bolí­var decía que un pue­blo igno­ran­te es ins­tru­men­to cie­go de su pro­pia des­truc­ción y agre­ga­ba que la ambi­ción, la intri­ga abu­san de la cre­du­li­dad y de la inex­pe­rien­cia de hom­bres aje­nos de todo cono­ci­mien­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co, civil adop­tan como reali­da­des las que son puras ilu­sio­nes toman la licen­cia por la liber­tad, la trai­ción por el patrio­tis­mo, la ven­gan­za por la jus­ti­cia. Un hom­bre igno­ran­te, un hom­bre sin estu­dio enton­ces es para Bolí­var, un ser incom­ple­to. A par­tir de este plan­tea­mien­to es que dice que la edu­ca­ción es una nece­si­dad para todo el pue­blo y que el deber del Esta­do es difun­dir­la, uni­ver­sa­li­zar­la y por eso debía ser una edu­ca­ción públi­ca, gra­tui­ta y cua­li­fi­ca­da. Bolí­var se refie­re has­ta el pén­sum, las mate­rias que se deben de uti­li­zar para la ense­ñan­za y obvio cuan­do habla de la cul­tu­ra, habla de la lite­ra­tu­ra, de la poe­sía, de las dan­zas, del bai­le, todos estos son ele­men­tos que deben cul­ti­var­se en el hom­bre por­que la for­ma­ción, la ins­truc­ción, la cul­tu­ra que hacen par­te de la for­ma­ción del hom­bre deben ocu­par tan­to el cam­po mate­rial como el cam­po espi­ri­tual.
En ese sen­ti­do la preo­cu­pa­ción de Bolí­var no esta como todas las accio­nes de Bolí­var no están sola­men­te en el cam­po de la teo­ría si no en el cam­po de la prác­ti­ca, por eso en Bolí­var pode­mos recor­dar hechos muy tras­cen­den­ta­les como que des­pués de haber asi­mi­la­do, ana­li­za­do, estu­dia­do pro­ce­di­mien­tos diver­sos como el de Rous­seau, Bentham, Lan­cas­ter se incli­na por este últi­mo el de la edu­ca­ción mutua que el decía que en la medi­da en que un estu­dian­te iba apren­dien­do de un maes­tro ese mis­mo estu­dian­te tenía que ir ense­ñán­do­le a otro y a otro, así mul­ti­pli­car has­ta uni­ver­sa­li­zar esa edu­ca­ción. De ahí su idea de que un maes­tro podía ser­vir para mil alum­nos y en un momen­to en que el anal­fa­be­tis­mo impe­ra­ba, en momen­tos en que Espa­ña jamás se había preo­cu­pa­do por la edu­ca­ción de los ava­sa­lla­dos es una con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria y pro­cu­ra que los cam­bios que hayan de dar­se se die­ran de mane­ra inme­dia­ta, por eso invi­ta­ba a Lan­cas­ter a Cara­cas para que lle­va­ra el desa­rro­llo de su metodología.Dentro de las prác­ti­cas de Bolí­var para difun­dir la edu­ca­ción, del cono­ci­mien­to noso­tros vemos a un Bolí­var fun­da­dor de muchas uni­ver­si­da­des para poner un ejem­plo el caso de la uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na es una uni­ver­si­dad fun­da­da por Bolí­var y la ade­cua­ción, la cua­li­fi­ca­ción de la mis­ma uni­ver­si­dad de Cara­cas es obra de Bolí­var y no sola­men­te eso. En el año de 1821 incau­tó los con­ven­tos, muchos de los con­ven­tos meno­res, para que sir­vie­ran de esce­na­rio don­de se daría la ins­truc­ción públi­ca. Son hechos que pare­cen sen­ci­llos pero son sig­ni­fi­ca­ti­vos en lo que es la con­cep­ción boli­va­ria­na de la edu­ca­ción o lo que ocu­rrió en 1827 cuan­do en Bogo­tá escri­be aquel decre­to don­de habla­ba de las mate­rias y entre ellas las len­guas que debía apren­der quien acce­die­ra al sis­te­ma de edu­ca­ción y rei­vin­di­can­do la cul­tu­ra de los indí­ge­nas él habla de la nece­si­dad de ense­ñar la len­gua que­chua, que inclu­so hoy por hoy es una de las len­guas abo­rí­ge­nes más habla­das de nues­tra Amé­ri­ca. Se tra­ta­ba no sola­men­te de apren­der­la para enten­der al indí­ge­na en la coti­dia­ni­dad, si no para enten­der toda la his­to­ria, los sen­ti­mien­tos, la con­cien­cia mis­ma de Amé­ri­ca que esta entra­ña­da en las raí­ces de esas comu­ni­da­des abo­rí­ge­nes de nues­tra Amé­ri­ca. Podría­mos hablar que el pro­yec­to de edu­ca­ción y de cul­tu­ra tenía inte­gra­do el fac­tor de uni­dad, Bolí­var plan­tea­ba que cual­quier pro­ce­so de for­ma­ción cul­tu­ral, edu­ca­ti­va o de ins­truc­ción debía tomar en cuen­ta la inte­gra­ción de los pue­blos, de las razas, de los sexos, eso lo pode­mos ver en el pro­yec­to de Chu­qui­sa­ca para el cual con­tó con el valio­so apor­te de ese filó­so­fo y huma­nis­ta que fue Simón Rodrí­guez, ade­lan­tan ese pro­yec­to inno­va­dor que pre­ten­día en la prác­ti­ca borrar esos hábi­tos y cos­tum­bres que de mane­ra enfá­ti­ca esta­ban pre­sen­tes en esos sec­to­res de la alta socie­dad que here­da­ban del poder de Espa­ña y que una vez rotas las cade­nas con el impe­rio de ultra­mar no que­rían que el indio se inte­gra­ra con el negro, con el mes­ti­zo, que los ricos se inte­gra­ran con los pobres y Bolí­var man­da al tras­te eso y dice ¡no! en una mis­ma escue­la van a estu­diar indios, negros, blan­cos, no impor­ta la con­di­ción de raza, no impor­ta la con­di­ción de sexo y la edu­ca­ción que es para la bús­que­da de la liber­tad debe desa­rro­llar­se en con­di­cio­nes de liber­tad, por eso era que Bolí­var obje­ta­ba a los maes­tros que tuvie­ran el carác­ter de tira­nos, que uti­li­za­ran el azo­te o uti­li­zan­do el temor como fac­to­res de disua­sión para los estu­dian­tes. Yo creo que estos ejem­plos que narra­mos nos indi­can que tipo de hom­bre era el que que­ría Bolí­var para nues­tra Amé­ri­ca, un hom­bre for­ma­do, ins­trui­do no sola­men­te en la uni­ver­sa­li­dad de los cono­ci­mien­tos si no con pro­fun­dos, valo­res, sen­ti­mien­tos ape­ga­dos a su tie­rra a sus tra­di­cio­nes más ricas y más valo­ra­bles, un hom­bre que tuvie­ra pre­sen­te que siem­pre debe­ría de estar en dis­po­si­ción de entre­gar­se y entre­gar­lo todo, aquí esta pre­sen­te la idea de la soli­da­ri­dad como un aspec­to fun­da­men­tal en la idea de edu­ca­ción, eso lo reto­ma­mos tam­bién las FARC para nues­tro pro­yec­to de lucha, inter­na­men­te siem­pre en la edu­ca­ción tra­ta­mos que den­tro de las limi­ta­cio­nes que tene­mos estos con­cep­tos de la liber­tad para la for­ma­ción, la for­ma­ción de un com­ba­tien­te que siem­bre den­tro de su con­cien­cia los con­cep­tos huma­nis­tas de la dig­ni­dad, del deco­ro, del honor, de la soli­da­ri­dad, del patrio­tis­mo estén pre­sen­tes. Todo esto impli­ca que cual­quier pro­yec­to que inter­na­men­te o para el exte­rior orga­ni­ce­mos debe incluir el cono­ci­mien­to de nues­tra his​to​ria​.La difu­sión del pen­sa­mien­to boli­va­riano tie­ne para noso­tros esa impor­tan­cia, que se conoz­ca cual es la ver­da­de­ra his­to­ria de estos pue­blos, que ha sido una his­to­ria por salir ade­lan­te tra­tan­do de enfren­tar­se a todos los obs­tácu­los que impo­nen quie­nes pre­ten­den man­te­ner la explo­ta­ción, así enton­ces esa idea de la exis­tir como el deber ser de la liber­tad debe estar siem­pre ape­ga­do a un ideal y es el ideal de la eman­ci­pa­ción espi­ri­tual y mate­rial del pue­blo, eso quie­re decir que en la ins­truc­ción y en la edu­ca­ción no sola­men­te deben estar pre­sen­tes ele­men­tos de aca­de­mia, deben estar pre­sen­tes ele­men­tos que deven­gan de los valo­res más sen­ti­dos, más ele­va­dos de la socie­dad, de la fami­lia, de la vida y esto debe ir ali­men­tan­do otro con­cep­to que es el de la demo​cra​cia​.La edu­ca­ción tie­ne que ayu­dar a cons­truir el pro­yec­to de demo­cra­cia, una demo­cra­cia lle­na de pue­blo, pare­ce reite­ra­ti­vo una demo­cra­cia lle­na de pue­blo, pero vale la pena decir­lo en este con­ti­nen­te insis­ten­te­men­te se habla de paí­ses que tie­nen demo­cra­cia pero resul­ta que el pue­blo siem­pre ha esta­do ausen­te de esas «demo­cra­cias» uno de los aspec­tos prin­ci­pa­les que debe tener como pro­pó­si­to es ayu­dar a cons­truir la demo­cra­cia que es la par­ti­ci­pa­ción cons­cien­te del pue­blo en los rum­bos, en los des­ti­nos de la socie­dad. Las FARC, en la medi­da en que va cons­tru­yen­do los diver­sos fren­tes de masas, pro­cu­ra que cada ami­go, com­pa­ñe­ro, cada mili­tan­te asu­ma estas ideas de las que esta­mos hablan­do aho­ra. Por ejem­plo en el caso del movi­mien­to estu­dian­til pro­cu­ra­mos que al lado de ellos, den­tro de las uni­ver­si­da­des se abra el deba­te cuan­do se habla de la auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria que es algo que esta ausen­te de la edu­ca­ción supe­rior colom­bia­na y se comien­ce a luchar por la imple­men­ta­ción de la idea de la uni­ver­si­dad como cam­pus de la demo­cra­cia, que en la medi­da en que la uni­ver­si­dad es un espa­cio para la divul­ga­ción, mul­ti­pli­ca­ción y la cua­li­fi­ca­ción del cono­ci­mien­to quie­nes están en esa prác­ti­ca pue­dan defi­nir los rum­bos al menos de la pro­pia uni­ver­si­dad y ese es un con­cep­to boli­va­riano y un ejem­plo prác­ti­co de lo que las FARC hace para poner tam­bién ha mar­char a Bolí­var en cada uno de los espa­cios de la socie­dad don­de desa­rro­lla­mos nues­tro accio­nar, nues­tra lucha.
Las FARC-EP lan­zó el Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia. ¿Díga­nos cómo nace, cuál es su impor­tan­cia polí­ti­ca y cómo ha res­pon­di­do el pue­blo a esta pro­pues­ta de las FARC?
El Movi­mien­to Boli­va­riano tie­ne como fecha de sur­gi­mien­to la del 29 de abril del año 2000, esta es una fecha que se toma por­que ese día se hace el lan­za­mien­to de este fren­te don­de con­flu­yen miles y miles de lucha­do­res que quie­ren un cam­bio para Colom­bia. Recuer­do la mani­fes­ta­ción vívi­da, la mani­fes­ta­ción con mucho colo­ri­do de per­so­nas con ropas raí­das algu­nos des­cal­zos de gen­te veni­da de muchas lati­tu­des, no de todo el país, del sur del país por­que el gobierno impi­dió la lle­ga­da de per­so­nal de otras par­tes de Colom­bia. Pero a pesar de eso es el úni­co movi­mien­to clan­des­tino que ha sido lan­za­do con más de 30 mil per­so­nas pre­sen­tes en el lan­za­mien­to, pero esto ha sido pro­duc­to de una bús­que­da de una nece­si­dad que quie­ro decir que el apo­yo de las FARC cre­ce más, más y más, y la gen­te exi­ge espa­cios de par­ti­ci­pa­ción den­tro de las FARC y cla­ro la mili­tan­cia faria­na en filas es mili­tan­cia gue­rri­lle­ra hom­bres bajo dis­po­si­ción y man­do de una direc­ción las 24 horas del día, pero hay gen­te que no sola­men­te está en posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­par como un sol­da­do de la revo­lu­ción den­tro una estruc­tu­ra mili­tar, hay gen­te que tie­ne fami­lia y no la pue­de dejar pero quie­re par­ti­ci­par de algu­na mane­ra en pro­ce­di­mien­tos de tipo mili­tar y por eso crea­mos la mili­cia, hay gen­te que mili­ta con nues­tras ideas polí­ti­cas, comu­nis­tas y por eso se ha crea­do el Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano Clan­des­tino el cual esta inte­gra­do por las FARC, por la mili­cia y gen­te que no esta en armas pero cons­pi­ra, que orga­ni­za espe­ran­do que se de el levan­ta­mien­to insu­rrec­cio­nal que el pue­blo tome el poder que se lo arre­ba­te a esa oli­gar­quía que lo ha usur­pa­do y que lo man­tie­ne a las malas en sus manos, pero más allá de la gen­te que com­par­te las con­cep­cio­nes mar­xis­tas. Leni­nis­tas, comu­nis­tas y esa dis­ci­pli­na y ese tipo de com­pro­mi­so mili­tan­te hay gen­te que no es comu­nis­ta y que quie­re un cam­bio para Colom­bia y es gen­te que quie­re a las FARC, que quie­re con­tri­buir en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y que por muchos años nos han plan­tea­do en par­ti­ci­par orga­ni­za­da­men­te sin que haya peli­gro para sus vidas, por que ya gen­te de este tipo estu­vo orga­ni­za­do en la Unión Patrió­ti­ca, cuan­do en el pro­ce­so de paz de los años 80, en los diá­lo­gos de la Uri­be como una ini­cia­ti­va de las FARC sur­gió este movi­mien­to amplio de masas. En ese momen­to miles y miles de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en este movi­mien­to que noso­tros lla­ma­mos la aper­tu­ra demo­crá­ti­ca aun enten­dien­do que había algu­na posi­bi­li­dad median­te el diá­lo­go y la con­cer­ta­ción que se die­ra la par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des opri­mi­das y des­fa­vo­re­ci­das de Colom­bia en la defi­ni­ción de los des­ti­nos de la socie­dad. ¿Cuál fue la res­pues­ta a ese pro­yec­to? la res­pues­ta fue el ase­si­na­to, las des­apa­ri­cio­nes, las tor­tu­ras, el encar­ce­la­mien­to, el ani­qui­la­mien­to de la Unión Patrió­ti­ca que fue exter­mi­na­da por el Esta­do. La Unión Patrió­ti­ca se extin­guió. Más de cua­tro mil de sus mili­tan­tes y diri­gen­tes fue­ron ase­si­na­dos y lue­go el Esta­do le qui­tó la per­so­na­ría jurí­di­ca. Hoy en día pre­ten­den hacer un vul­gar nego­cio don­de dan­do unos cuan­tos pesos a los fami­lia­res de las víc­ti­mas para que entren a una situa­ción de per­dón y olvi­do. Fren­te a esta expe­rien­cia his­tó­ri­ca las FARC y miran­do el ascen­so de la lucha revo­lu­cio­na­ria en Colom­bia, el ascen­so de la incon­for­mi­dad fren­te a las injus­ti­cias del Esta­do, la nece­si­dad que tie­ne la gen­te de luchar y vin­cu­lar­se orga­ni­za­da­men­te a un pro­yec­to, pre­sen­tó la idea de un Movi­mien­to Boli­va­riano ya antes, des­pués de la sép­ti­ma con­fe­ren­cia de las FARC, nues­tro movi­mien­to, sobre todo en cabe­za del coman­dan­te Jaco­bo Are­nas, habló de la reu­nión boli­va­ria­na del pue­blo que era la inte­gra­ción de mucha gen­te inde­pen­dien­te­men­te de su posi­ción polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, reli­gio­sa, pero que qui­sie­ra con­fluir en un pro­yec­to de cam­bio para el país podía vin­cu­lar­se dicien­do sim­ple­men­te yo soy boli­va­riano y me com­pro­me­to como boli­va­ria­na. Jaco­bo Are­nas habla­ba de un pro­yec­to que sobre­pa­sa­ra las fron­te­ras qui­zás evo­can­do ese ideal boli­va­riano de la inte­gra­ción de los paí­ses de nues­tra Amé­ri­ca, des­de esa épo­ca qui­zá sien­do ese el ante­ce­den­te orgá­ni­co pro­pues­to más inme­dia­to se vie­ne hablan­do de una nue­va pro­pues­ta para la gen­te que desea luchar por el cam­bio y enton­ces cuan­do se crea­ron las con­di­cio­nes, des­pués de haber crea­do algu­nos núcleos, unio­nes soli­da­rias con­jun­tos de per­so­nas que que­rían tra­ba­jar den­tro de la orga­ni­za­ción por un nue­vo pro­yec­to de la socie­dad, des­pués de que exis­tía esa expe­rien­cia cuan­do nota­mos la aco­gi­da de esta idea de movi­mien­to boli­va­riano, este movi­mien­to amplio en el sen­ti­do que no sola­men­te esta­rían los comu­nis­tas, los gue­rri­lle­ros, los mili­cia­nos si no mucha gen­te inde­pen­dien­te­men­te de su posi­ción polí­ti­ca, de cla­se, reli­gio­sa pero que estu­vie­ra en la idea de inte­grar la soli­da­ri­dad para el cam­bio se creó el pro­yec­to Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia en con­di­cio­nes de ampli­tud pero de clan­des­ti­ni­dad para pre­ser­var la vida de quie­nes allí se inte­gren. Así sur­gió, así nació y por eso el 29 de abril asis­tió tan­ta gen­te y muchí­si­mos otros miles de per­so­nas expre­sa­ron sus inten­cio­nes de incor­po­rar­se man­dan­do sus men­sa­jes a los dife­ren­tes fren­tes, blo­ques y direc­cio­nes del movi­mien­to arma­do en Colom­bia. La impor­tan­cia que tie­ne hoy el Movi­mien­to Boli­va­riano es enor­me, por­que es uno de los más impor­tan­tes espa­cios en los cua­les la gen­te en un momen­to en que se ha pro­fun­di­za­do el fas­cis­mo en Colom­bia tie­ne la opor­tu­ni­dad de exte­rio­ri­zar de mane­ra clan­des­ti­na su orga­ni­za­ción y su lucha para aca­bar con el fas­cis­mo y cons­truir una nue­va socie­dad.
En cabe­za del Movi­mien­to Boli­va­riano está la pro­pues­ta de la crea­ción de un gobierno alter­na­ti­vo, que dé sali­da a esa situa­ción terri­ble de fas­cis­mo que pade­ce Colom­bia. La res­pues­ta del pue­blo ha sido tan mag­ní­fi­ca que como FARC nos hemos vis­to obli­ga­dos a dar­le una orde­na­ción a toda esa gen­te que se vin­cu­la de los dife­ren­tes sec­to­res socia­les crean­do, estruc­tu­ran­do, ponién­do­le direc­ción a estos fren­tes de masas ya como movi­mien­to estu­dian­til, de des­pla­za­dos, indí­ge­na, barrial, obre­ro, cada uno de estos sec­to­res comien­za a ser orga­ni­za­do pri­me­ro como las célu­las clan­des­ti­nas de par­ti­do y ese par­ti­do con su influen­cia en los miles y miles de núcleos boli­va­ria­nos del cual no tene­mos una cuen­ta pre­ci­sa y cla­ra por­que gran par­te de la gen­te que esta orga­ni­za­da lo hace a su pro­pia ini­cia­ti­va y según el cri­te­rio que ten­gan y como ellos a bien con­si­de­ren orga­ni­zar­se, no hay una regla­men­ta­ción pre­ci­sa pero si se exi­ge una mili­tan­cia de fir­me con­cep­ción boli­va­ria­na y no se exi­ge una regla­men­ta­ción pre­ci­sa es por­que es muy exten­so, inten­so el núme­ro de boli­va­ria­nos que hay en Colom­bia ya sen­ti­men­tal­men­te, con­cien­te­men­te al fin y al cabo gen­te que mili­tan­do en esas ideas iden­ti­fi­ca­do con esas ideas ha comen­za­do a mirar de mane­ra cla­ra quien es su enemi­go. Ya la gen­te en Colom­bia no se está dejan­do enga­ñar a pesar de toda esa des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca que hay. El Esta­do duran­te muchos años a tra­vés del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la edu­ca­ción a tra­vés de múl­ti­ples plá­ti­cas ha des­fi­gu­ra­do a Bolí­var ha pre­sen­ta­do una ima­gen fal­sa ya como un Bolí­var libe­ral padre del par­ti­do libe­ral, ya como un Bolí­var con­ser­va­dor, padre del par­ti­do con­ser­va­dor en fin, como el hace­dor de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les un poco inten­tan­do de jus­ti­fi­car la exis­ten­cia de estos par­ti­dos como here­de­ros de los liber­ta­do­res del siglo XIX. Inclu­so han pre­sen­ta­do a un Bolí­var cle­ri­cal ape­ga­do a esas posi­cio­nes avie­sas, tor­ci­das res­pec­to a los intere­ses popu­la­res que tie­ne el alto cle­ro colom­biano pero lo que ha des­cu­bier­to el pue­blo y en eso ha influi­do mucho la edu­ca­ción alter­na­ti­va que se hace en las barria­das, en las fábri­cas, en las uni­ver­si­da­des en los cole­gios ya no en las aulas si no en los corre­do­res, cafe­te­rías, pasi­llos ha influi­do la ins­truc­ción boli­va­ria­na que des­de las mon­ta­ñas de Colom­bia se gene­ra direc­ta­men­te con la gen­te que tra­ba­ja en la clan­des­ti­ni­dad o a tra­vés de los medios que tene­mos como las emi­so­ras, las revis­tas, los videos, enton­ces hoy la gen­te esta más cla­ra quién es Bolí­var, cuál es su esen­cia libe­ra­do­ra, anti oli­gár­qui­ca y esas estra­te­gias del régi­men des­fi­gu­ran­do. Cer­ce­nan­do o sim­ple­men­te ocul­tan­do el pen­sa­mien­to de Bolí­var para legi­ti­mar­se se han ido al sue­lo, tan­to que la influen­cia de Bolí­var ha lle­ga­do a un nivel que ya nos ha toca­do cla­si­fi­car el movi­mien­to de masas en fren­te de masas orga­ni­zan­do por un lado a los des­pla­za­dos, indí­ge­nas, negri­tu­des, a la gen­te de las barria­das, a los obre­ros, en fin, en el movi­mien­to clan­des­tino se ha acu­mu­la­do un cau­dal inmen­so de mili­tan­cia faria­na insu­rrec­cio­nal por­que es con men­ta­li­dad de levan­ta­mien­to que en cual­quier momen­to pue­de desem­bo­car en un gran océano de pro­tes­ta y de lucha en el cual se va a aho­gar este régi­men, así es la influen­cia del pen­sa­mien­to boli­va­riano y con cer­te­za un levan­ta­mien­to insu­rrec­cio­nal en Colom­bia será un levan­ta­mien­to boli­va­riano por eso el tipo de reac­ción del Esta­do. Hay situa­cio­nes que pue­den ejem­pli­fi­car que ya hoy quien car­gue un libro de Bolí­var es sub­ver­si­vo, hay gen­te que no tie­ne que ver con algu­na estruc­tu­ra de las FARC- EP y que han sido apre­sa­das por car­gar pro­pa­gan­da sub­ver­si­va y ¿cuál es? un libro, un tex­to del liber­ta­dor de cual­quier autor inclu­so que a veces ni siquie­ra mili­ta con las ver­da­de­ras ideas del libertador.Esas son las reac­cio­nes de un régi­men fas­cis­ta que en Colom­bia des­afor­tu­na­da­men­te se ha vuel­to más san­gui­na­rio aho­ra en cabe­za del pre­si­den­te Uri­be Vélez pero como diría Dimi­trofv en momen­tos de su muer­te el fas­cis­mo es cuan­do da sus más fuer­tes pata­le­tas, cuan­do esta­mos que esta­mos vien­do la repre­sión, los apre­sa­mien­tos masi­vos, las masa­cres lo que hace es dar­le más valor, más bríos al pue­blo para orga­ni­zar­se en la clan­des­ti­ni­dad, por­que no hay que dar papa­ya, hay que seguir orga­ni­zán­do­se en la clan­des­ti­ni­dad y a esa reac­ción del régi­men, del Esta­do lo que se da es una res­pues­ta de más y más orga­ni­za­ción en la clan­des­ti­ni­dad en bus­ca de un pron­to levan­ta­mien­to insu­rrec­cio­nal.
Para fina­li­zar dénos un men­sa­je diri­gi­do a los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca.
Que nos man­ten­ga­mos más des­pier­tos que nun­ca en este momen­to en que el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano esta avan­zan­do en su pro­yec­to colo­nia­lis­ta con­tra todos los hijos de la espa­da del liber­ta­dor. Es nece­sa­rio que reto­me­mos el ejem­plo del liber­ta­dor y nos con­ven­za­mos que esta es la era de Bolí­var y que es en este momen­to y no en otro en que debe­mos dar pasos deci­si­vos de cons­truir un mejor pro­yec­to de vida de socie­dad para las gene­ra­cio­nes pre­sen­tes y futuras.Creo que es nece­sa­rio enviar un salu­do y lo hace­mos con mucho cari­ño, digo lo hace­mos por­que expre­so el sen­ti­mien­to de todos los com­pa­ñe­ros de lucha, un salu­do a todos los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca des­de el río Gran­de y más allá, des­de los terri­to­rios con raí­ces olme­cas, des­de los terri­to­rios arre­ba­ta­dos a ese Méxi­co gran­de y que­ri­do tam­bién para noso­tros con el ejem­plo de Zapa­ta, de Villa, de Flo­res Magón con el ejem­plo de los lucha­do­res de Cen­troa­mé­ri­ca de San­dino, de Mora­zán de todos los lucha­do­res que ha teni­do este con­ti­nen­te en tie­rra fir­me y en el Cari­be has­ta el Maga­lla­nes, has­ta los con­fi­nes de la memo­ria mapu­che y arau­ca­na va el abra­zo boli­va­riano con la fuer­za de la lan­za de Lau­ta­ro y Colo­co­lo mejor dicho des­de lo más pro­fun­do de nues­tra iden­ti­dad abo­ri­gen y mes­ti­za has­ta la con­vic­ción en la posi­bi­li­dad del pro­yec­to social boli­va­riano, así esta­mos los faria­nos hijos de esta tie­rra comu­ne­ra con­tan­do con los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca como pue­blos her­ma­nos y actuan­do y pen­san­do en que nues­tra lucha tam­bién en pri­mer lugar la hace­mos por ellos, nues­tra patria es Amé­ri­ca y la mejor for­ma de con­ju­gar ese patrio­tis­mo boli­va­riano es la de la uni­dad en soli­da­ri­dad.
Jesús San­trich, Inte­gran­te del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP.
Mon­ta­ñas de Colom­bia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *