Las ideas no se matan, pero es obli­ga­ción de todos poner­las en prác­ti­ca- JM Alva​rez​.blogs​pot​.com

Libia: Murió un anti­im­pe­ria­lis­ta. Ase­si­na­do. Como el Ché. Sabía­mos que, por su con­di­ción, no iba a huir y lucha­ría has­ta el fin

“Gra­cias a todas las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que se preo­cu­pa­ron por mí y que han mos­tra­do su preo­cu­pa­ción. Este men­sa­je vie­ne a cam­bio de su amor por mí. Vivo en algún lugar don­de no me pue­den encon­trar, vivo en el cora­zón de mi pue­blo Si matas mi cuer­po no matas mi alma”
(Men­sa­je pós­tu­mo de Mua­mar el Gaddafi)

Gad­da­fi diri­gió una revo­lu­ción que derro­có la monar­quía feu­dal e ins­tau­ró la Repú­bli­ca Ára­be Libia Popu­lar Socia­lis­ta. El líder libio siem­pre se mani­fes­tó con­tra­rio al neo­co­lo­nia­lis­mo de las poten­cias occi­den­ta­les. Tras el derrum­be del cam­po socia­lis­ta y la inva­sión de Iraq, Gad­da­fi cam­bió su estra­te­gia para pro­te­ger a su pue­blo con­tra un posi­ble ata­que. Ahí comen­za­ron a sur­gir las famo­sas fotos con líde­res occi­den­ta­les que tan­to han enar­bo­la­do en su con­tra. Qui­zás enton­ces, no supi­mos ana­li­zar esas acti­tu­des con profundidad.

En 2009, pro­pu­so al Con­gre­so Popu­lar Libio la re-nacio­na­li­za­ción del petró­leo y la dis­tri­bu­ción direc­ta de los ingre­sos del mis­mo en el pue­blo libio, así como des­man­te­lar la buro­cra­cia, un nido de corrup­tos, Obvia­men­te los corrup­tos se opu­sie­ron y el plan fue apla­za­do. Gad­da­fi acep­tó la deci­sión del Con­gre­so (y eso que era un “dic­ta­dor”) fir­man­do su sen­ten­cia de muer­te. Las poten­cias occi­den­ta­les cele­bran su ase­si­na­to como cele­bra­ron la caí­da del Muro de Ber­lín que hoy, dadas las cir­cuns­tan­cias, levan­ta­rían de nue­vo si pudie­ran. La his­to­ria, tar­de o tem­prano, se repetirá.

Murió un anti­im­pe­ria­lis­ta. Ase­si­na­do. Como el Ché. Sabía­mos que, por su con­di­ción, no iba a huir y lucha­ría has­ta el fin. Cuan­do Gad­da­fi dice que su alma está viva en su pue­blo, nos recuer­da que las ideas no se matan; por tan­to es labor de todos, viva­mos don­de sea, lle­var­las a la prác­ti­ca, pro­fun­di­zan­do mucho más la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en el cen­tro del Sis­te­ma. El impe­ria­lis­mo teme a los revo­lu­cio­na­rios que habi­tan en su seno, por­que sabe que no se des­ani­man fren­te a sus pun­tua­les victorias.

Como dicen algu­nos com­pa­ñe­ros, esfor­zar­se en hacer mejor las cosas aquí, difi­cul­ta los actos cri­mi­na­les que “nues­tros” Esta­dos per­pe­tran con­tra otros pue­blos de la peri­fe­ria. Apren­da­mos a ser ver­da­de­ros anti­im­pe­ria­lis­tas. Es una deu­da que tene­mos con­traí­da con nues­tros her­ma­nos del Ter­cer Mundo.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.