Las ideas no se matan, pero es obli­ga­ción de todos poner­las en prác­ti­ca- JM Alva​rez​.blogs​pot​.com

Libia: Murió un anti­im­pe­ria­lis­ta. Ase­si­na­do. Como el Ché. Sabía­mos que, por su con­di­ción, no iba a huir y lucha­ría has­ta el fin

“Gra­cias a todas las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que se preo­cu­pa­ron por mí y que han mos­tra­do su preo­cu­pa­ción. Este men­sa­je vie­ne a cam­bio de su amor por mí. Vivo en algún lugar don­de no me pue­den encon­trar, vivo en el cora­zón de mi pue­blo Si matas mi cuer­po no matas mi alma”
(Men­sa­je pós­tu­mo de Mua­mar el Gad­da­fi)

Gad­da­fi diri­gió una revo­lu­ción que derro­có la monar­quía feu­dal e ins­tau­ró la Repú­bli­ca Ára­be Libia Popu­lar Socia­lis­ta. El líder libio siem­pre se mani­fes­tó con­tra­rio al neo­co­lo­nia­lis­mo de las poten­cias occi­den­ta­les. Tras el derrum­be del cam­po socia­lis­ta y la inva­sión de Iraq, Gad­da­fi cam­bió su estra­te­gia para pro­te­ger a su pue­blo con­tra un posi­ble ata­que. Ahí comen­za­ron a sur­gir las famo­sas fotos con líde­res occi­den­ta­les que tan­to han enar­bo­la­do en su con­tra. Qui­zás enton­ces, no supi­mos ana­li­zar esas acti­tu­des con pro­fun­di­dad.

En 2009, pro­pu­so al Con­gre­so Popu­lar Libio la re-nacio­na­li­za­ción del petró­leo y la dis­tri­bu­ción direc­ta de los ingre­sos del mis­mo en el pue­blo libio, así como des­man­te­lar la buro­cra­cia, un nido de corrup­tos, Obvia­men­te los corrup­tos se opu­sie­ron y el plan fue apla­za­do. Gad­da­fi acep­tó la deci­sión del Con­gre­so (y eso que era un “dic­ta­dor”) fir­man­do su sen­ten­cia de muer­te. Las poten­cias occi­den­ta­les cele­bran su ase­si­na­to como cele­bra­ron la caí­da del Muro de Ber­lín que hoy, dadas las cir­cuns­tan­cias, levan­ta­rían de nue­vo si pudie­ran. La his­to­ria, tar­de o tem­prano, se repe­ti­rá.

Murió un anti­im­pe­ria­lis­ta. Ase­si­na­do. Como el Ché. Sabía­mos que, por su con­di­ción, no iba a huir y lucha­ría has­ta el fin. Cuan­do Gad­da­fi dice que su alma está viva en su pue­blo, nos recuer­da que las ideas no se matan; por tan­to es labor de todos, viva­mos don­de sea, lle­var­las a la prác­ti­ca, pro­fun­di­zan­do mucho más la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en el cen­tro del Sis­te­ma. El impe­ria­lis­mo teme a los revo­lu­cio­na­rios que habi­tan en su seno, por­que sabe que no se des­ani­man fren­te a sus pun­tua­les vic­to­rias.

Como dicen algu­nos com­pa­ñe­ros, esfor­zar­se en hacer mejor las cosas aquí, difi­cul­ta los actos cri­mi­na­les que “nues­tros” Esta­dos per­pe­tran con­tra otros pue­blos de la peri­fe­ria. Apren­da­mos a ser ver­da­de­ros anti­im­pe­ria­lis­tas. Es una deu­da que tene­mos con­traí­da con nues­tros her­ma­nos del Ter­cer Mun­do.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *