Car­ta abier­ta de un sim­ple roc­ke­ro a Cris­tiano Ronal­do

Las recien­tes decla­ra­cio­nes del juga­dor del Real Madrid, Cris­tiano Ronal­do, están dan­do mucho que hablar. El por­tu­gués, cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué cree que le pita la gen­te en los par­ti­dos, res­pon­dió: “Será por­que soy gua­po, rico y un gran fut­bo­lis­ta, por­que me tie­nen envi­dia. No ten­go otra expli­ca­ción”. A Fer­nan­do Madi­na, líder y bajis­ta de Rein­ci­den­tes, le han moles­ta­do mucho tales pala­bras y aca­ba de escri­bir una car­ta abier­ta al juga­dor del Real Madrid que no tie­ne des­per­di­cio. El gru­po tie­ne nue­vo dis­co, Tiem­pos de ira. Y la car­ta dice así:

Car­ta abier­ta de un sim­ple roc­ke­ro a Cris­tiano Ronal­do

Señor Cris­tiano Ronal­do. Me pre­sen­to. Me lla­mo Fer­nan­do Madi­na, soy de nacio­na­li­dad espa­ño­la-vene­zo­la­na, resi­do en Sevi­lla hace 35 años y vivo de la músi­ca. Soy el bajis­ta y can­tan­te de un gru­po de rock que se lla­ma Rein­ci­den­tes (algún fut­bo­lis­ta que otro sabe de nues­tra exis­ten­cia).
Me diri­jo a usted con la pre­sen­te, para expre­sar­le mi pro­fun­do des­agra­do, por no lla­mar­lo direc­ta­men­te asco, a pro­pó­si­to de sus decla­ra­cio­nes tras el par­ti­do de Cham­pions Lea­gue que enfren­tó al Real Madrid en Zagreb con­tra uno de los equi­pos loca­les.

“Creo que la gen­te me pita por­que soy rico, gua­po y jue­go muy bien” “Por eso me tie­nen envi­dia” . Mire, señor Cris­tiano. Yo no dudo de que usted sea ni rico, ni gua­po, ni jue­gue estu­pen­da­men­te al fút­bol. Pero quie­ro plan­tear­le varias cues­tio­nes:

1.- Esta­mos vivien­do un momen­to eco­nó­mi­co don­de el hecho de ser rico, qui­zá no sea moti­vo sim­ple­men­te de envi­dia, sino tam­bién de rabia, al dar­nos cuen­ta de que los sim­ples tra­ba­ja­do­res esta­mos pagan­do el pre­cio de una gran cri­sis eco­nó­mi­ca que no hemos gene­ra­do, y vien­do cómo gen­te que jue­ga al fút­bol, o invier­te en bol­sa, o sim­ple­men­te explo­ta al tra­ba­ja­dor y elu­de sus com­pro­mi­sos con la Hacien­da Públi­ca, por no hablar de otras pro­fe­sio­nes enri­que­ce­do­ras y de dudo­sa hones­ti­dad (no es su caso), empie­zan a derri­bar Esta­dos ente­ros. Pero el hecho de que los fut­bo­lis­tas ganen can­ti­da­des des­me­su­ra­das de dine­ro, no hace más gra­ves sus afir­ma­cio­nes de lo que ya son. Aun así, pien­so que son des­me­su­ra­das, aun­que es cier­to que uste­des pro­du­cen tam­bién dine­ro.

2.- Lo de que es usted gua­po, no lo pon­go en duda, por supues­to, y que jue­gue muy bien al fút­bol menos aún.

3.- Hay un pun­to en el que creo fun­da­men­tal que usted refle­xio­ne: y se tra­ta de la humil­dad. Le voy a poner un ejem­plo. Cual­quier ciu­da­dano de este país y de muchos otros no podría creer que Andrés Inies­ta, Xabi Her­nán­dez o Leo­nel Mes­si hubie­ran rea­li­za­do este tipo de decla­ra­cio­nes. ¿Y sabe usted por qué? Por­que son humil­des. Por­que no se creen el cen­tro del uni­ver­so depor­ti­vo, por­que son juga­do­res de equi­po, y por­que antes de hablar pien­san, que es algo muy impor­tan­te (aun­que dada la apa­ren­te capa­ci­dad inte­lec­tual de usted, per­mí­ta­me que dude de sus refle­xio­nes).

4.- ¿No cree usted que qui­zá le piten en todas par­tes por su arro­gan­cia, por su chu­le­ría, por su poca soli­da­ri­dad con sus com­pa­ñe­ros en momen­tos pun­tua­les del jue­go, por sus decla­ra­cio­nes en pren­sa, radio y tele­vi­sión? ¿Por­que a usted sí, y a otros juga­do­res de fút­bol de cali­dad más que con­tras­ta­da no? ¿Nun­ca se lo ha pre­gun­ta­do?

En defi­ni­ti­va, señor Cris­tiano, a los bue­nos siem­pre les darán más pata­das, pero usted ha demos­tra­do con sus decla­ra­cio­nes que la gen­te le pita con razón, por­que la gen­te sabe lo que usted pien­sa (no a nivel inte­lec­tual, lo cual per­mí­ta­me poner en duda). Y sepa usted que a la mayo­ría de la gen­te que segui­mos el depor­te, que lo ama­mos (el depor­te), nos gus­tan los depor­tis­tas que hacen del depor­te un ejem­plo para los chi­cos que vie­nen detrás, con ilu­sión, y que con gen­te como usted y su actual entre­na­dor, lo van a ter­mi­nar de estro­pear todo: el com­pa­ñe­ris­mo, el saber ganar, el saber per­der, la soli­da­ri­dad… los ver­da­de­ros valo­res de la com­pe­ti­ción.

Se des­pi­de de usted un roc­ke­ro que no es ni rico, ni gua­po y ni siquie­ra toca dema­sia­do bien, la ver­dad…

Fer­nan­do Madi­na Pep­per Bajis­ta y voca­lis­ta del gru­po de rock Rein­ci­den­tes

Rebe­lion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *