Patxi López des­cu­bre el año de 610 días o más – Iña­ki Iriondo

Mal en eus­ka­ra y muy defi­cien­te en mate­má­ti­cas o cien­cias natu­ra­les. El lehen­da­ka­ri salió ayer a la tri­bu­na del Par­la­men­to a tra­tar de qui­tar hie­rro a sus «piras» de las cla­ses de eus­ka­ra y dejó al des­nu­do el esca­so apro­ve­cha­mien­to que, al pare­cer, hizo tam­bién de las de EGB.

En una recien­te entre­vis­ta en un sema­nal, le pre­gun­ta­ron a Patxi López sobre «¿qué tal lle­va las cla­ses de eus­ka­ra?». Y su res­pues­ta, «rela­ja­da», «colo­quial» y con «sen­ti­do del humor», fue que «lo estoy estu­dian­do, lo estoy estu­dian­do. Yo es que soy de la Mar­gen Izquier­da, una zona don­de no se ha habla­do eus­ka­ra nun­ca. Y el eus­ka­ra es com­pli­ca­do. Ade­más hago muchas piras». Y la perio­dis­ta expli­có: [ríe]. Pero la con­tes­ta­ción, a muchos, no les ha hecho gracia.

Al PNV, por­que no con­tri­bu­ye a pres­ti­giar el eus­ka­ra, que es una de las obli­ga­cio­nes del Gobierno. A UPyD, por­que las «piras» son un des­pil­fa­rro de dine­ro públi­co. Y a Ara­lar, por una mez­cla de ambas cosas.

Ayer había pleno de «con­trol del Gobierno» y al lehen­da­ka­ri le tocó lidiar sobre la mate­ria con Gor­ka Manei­ro, de UPyD, y con Gar­bi­ñe Men­di­za­bal, del PNV. A Mikel Basa­be, de Ara­lar, habrá de con­tes­tar­le por escri­to. Le pre­gun­ta, en con­cre­to, sobre el cos­te de sus cla­ses, y bueno será que, para enton­ces, repa­se sus apun­tes. No los de eus­ka­ra, sino los de mate­má­ti­cas y los de cien­cias natu­ra­les (hoy, cono­ci­mien­to del medio).

Resul­ta que Gor­ka Manei­ro le repro­chó que los con­tri­bu­yen­tes de la CAV pagan «200 euros cada vez que usted tie­ne una cla­se de hora y media en eus­ka­ra». Y le pre­gun­tó del por­qué de «tan cos­to­so apren­di­za­je» y si «no había alter­na­ti­vas más austeras».

36.600/60= 610

La res­pues­ta de Patxi López fue «haga los cálcu­los bien, señor Manei­ro, por­que a mí me salen a 60 euros dia­rios, pero es lo de menos. Es decir, usted tie­ne que enten­der per­fec­ta­men­te que hay días que es impo­si­ble, por la agen­da, que yo pue­da asis­tir, que pue­da tener un hue­co para dar una cla­se de eus­ka­ra, a no ser que de sea a las dos de la maña­na. Y esas horas que pier­do las sue­lo recu­pe­rar, por eso he dicho que la media no es una hora y media al día, sino que sue­le ser bas­tan­te más».

No dis­cu­ti­re­mos que López recu­pe­re las horas per­di­das, pero sí las cuen­tas que hace.

¿60 euros dia­rios? Vea­mos. El con­tra­to que el Gobierno de Lakua tie­ne con Uli­ba­rri Eus­kal­te­gia en 2010 para «for­ma­ción en eus­ke­ra del Lehen­da­ka­ri de Eus­ka­di» es de 36.600 euros. Divi­di­mos esos 36.600 euros por los 60 que, según López, cues­ta cada cla­se dia­ria y salen 610 días. ¡Un año de 610 días! Y eso como míni­mo. Que si tene­mos en cuen­ta los fes­ti­vos… Enor­me des­cu­bri­mien­to que, sor­pren­den­te­men­te, pasó des­aper­ci­bi­do para los par­la­men­ta­rios y par­la­men­ta­rias. El lehen­da­ka­ri rees­cri­be las leyes de la natu­ra­le­za (o de las mate­má­ti­cas) y ni des­de los esca­ños del PSE le aplau­den. Una pena.

Lo cier­to es que Manei­ro había hecho bien los cálcu­los. El con­tra­to con Uli­ba­rri Eus­kal­te­gia es del 1 de abril a 31 de diciem­bre de 2010. En ese perio­do, sin puen­tes ni «piras», hay 183 días lec­ti­vos. Es decir, cada día nos cues­ta, como dijo su socio de UPyD, 200 euros. Expli­ca el lehen­da­ka­ri que sus cla­ses son de hora y media pero, por moti­vos de agen­da, no siem­pre a la mis­ma hora, por lo que el pro­fe­sor debe tener mayor disponibilidad.

«Vean más “Vaya Semanita”»

López no entien­de el albo­ro­to que han cau­sa­do sus decla­ra­cio­nes, «que se hicie­ron en un len­gua­je colo­quial, y con las que no pre­ten­día, de nin­gu­na mane­ra, mos­trar desin­te­rés ni ale­ja­mien­to del eus­ka­ra, sino expli­car lo com­pli­ca­do que resul­ta en oca­sio­nes com­pa­gi­nar las res­pon­sa­bi­li­da­des de mi car­go de lehen­da­ka­ri, con las cla­ses dia­rias de eus­ka­ra». Y se lamen­ta de que «pese al esfuer­zo que hace­mos algu­nos para reba­jar la ten­sión polí­ti­ca, pues no todos saben o no quie­ren dife­ren­ciar un comen­ta­rio colo­quial de una decla­ra­ción oficial».

En todo caso, ayer acla­ró que sus piras «no son muchas», pese a lo que dijo en la entre­vis­ta. Y con­clu­yó pidien­do a Manei­ro que «no se preo­cu­pe, al día siguien­te siem­pre lle­vo el jus­ti­fi­can­te de mis padres».

Por con­tra, Gar­bi­ñe Men­di­za­bal no encuen­tra qué pun­to dis­ten­di­do o colo­quial pue­den tener estas cosas ni decir, como hizo, que «al ciru­jano se le pun­túa más por saber eus­ka­ra que por saber ope­rar» o que «en la Mar­gen Izquier­da nun­ca se ha habla­do euskara»,

López le pidió que reco­noz­ca el esfuer­zo de quie­nes inten­tan, como él, apren­der eus­ka­ra de mayo­res y cerró el deba­te con un con­se­jo: «Es una pena que hayan per­di­do el sen­ti­do del humor y del len­gua­je colo­quial. Yo le reco­men­da­ría que vea más “Vaya Sema­ni­ta” y que se rela­je un poco, que nos ven­drá a todos muy bien».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.