Patxi López des­cu­bre el año de 610 días o más – Iña­ki Irion­do

Mal en eus­ka­ra y muy defi­cien­te en mate­má­ti­cas o cien­cias natu­ra­les. El lehen­da­ka­ri salió ayer a la tri­bu­na del Par­la­men­to a tra­tar de qui­tar hie­rro a sus «piras» de las cla­ses de eus­ka­ra y dejó al des­nu­do el esca­so apro­ve­cha­mien­to que, al pare­cer, hizo tam­bién de las de EGB.

En una recien­te entre­vis­ta en un sema­nal, le pre­gun­ta­ron a Patxi López sobre «¿qué tal lle­va las cla­ses de eus­ka­ra?». Y su res­pues­ta, «rela­ja­da», «colo­quial» y con «sen­ti­do del humor», fue que «lo estoy estu­dian­do, lo estoy estu­dian­do. Yo es que soy de la Mar­gen Izquier­da, una zona don­de no se ha habla­do eus­ka­ra nun­ca. Y el eus­ka­ra es com­pli­ca­do. Ade­más hago muchas piras». Y la perio­dis­ta expli­có: [ríe]. Pero la con­tes­ta­ción, a muchos, no les ha hecho gra­cia.

Al PNV, por­que no con­tri­bu­ye a pres­ti­giar el eus­ka­ra, que es una de las obli­ga­cio­nes del Gobierno. A UPyD, por­que las «piras» son un des­pil­fa­rro de dine­ro públi­co. Y a Ara­lar, por una mez­cla de ambas cosas.

Ayer había pleno de «con­trol del Gobierno» y al lehen­da­ka­ri le tocó lidiar sobre la mate­ria con Gor­ka Manei­ro, de UPyD, y con Gar­bi­ñe Men­di­za­bal, del PNV. A Mikel Basa­be, de Ara­lar, habrá de con­tes­tar­le por escri­to. Le pre­gun­ta, en con­cre­to, sobre el cos­te de sus cla­ses, y bueno será que, para enton­ces, repa­se sus apun­tes. No los de eus­ka­ra, sino los de mate­má­ti­cas y los de cien­cias natu­ra­les (hoy, cono­ci­mien­to del medio).

Resul­ta que Gor­ka Manei­ro le repro­chó que los con­tri­bu­yen­tes de la CAV pagan «200 euros cada vez que usted tie­ne una cla­se de hora y media en eus­ka­ra». Y le pre­gun­tó del por­qué de «tan cos­to­so apren­di­za­je» y si «no había alter­na­ti­vas más aus­te­ras».

36.600/60= 610

La res­pues­ta de Patxi López fue «haga los cálcu­los bien, señor Manei­ro, por­que a mí me salen a 60 euros dia­rios, pero es lo de menos. Es decir, usted tie­ne que enten­der per­fec­ta­men­te que hay días que es impo­si­ble, por la agen­da, que yo pue­da asis­tir, que pue­da tener un hue­co para dar una cla­se de eus­ka­ra, a no ser que de sea a las dos de la maña­na. Y esas horas que pier­do las sue­lo recu­pe­rar, por eso he dicho que la media no es una hora y media al día, sino que sue­le ser bas­tan­te más».

No dis­cu­ti­re­mos que López recu­pe­re las horas per­di­das, pero sí las cuen­tas que hace.

¿60 euros dia­rios? Vea­mos. El con­tra­to que el Gobierno de Lakua tie­ne con Uli­ba­rri Eus­kal­te­gia en 2010 para «for­ma­ción en eus­ke­ra del Lehen­da­ka­ri de Eus­ka­di» es de 36.600 euros. Divi­di­mos esos 36.600 euros por los 60 que, según López, cues­ta cada cla­se dia­ria y salen 610 días. ¡Un año de 610 días! Y eso como míni­mo. Que si tene­mos en cuen­ta los fes­ti­vos… Enor­me des­cu­bri­mien­to que, sor­pren­den­te­men­te, pasó des­aper­ci­bi­do para los par­la­men­ta­rios y par­la­men­ta­rias. El lehen­da­ka­ri rees­cri­be las leyes de la natu­ra­le­za (o de las mate­má­ti­cas) y ni des­de los esca­ños del PSE le aplau­den. Una pena.

Lo cier­to es que Manei­ro había hecho bien los cálcu­los. El con­tra­to con Uli­ba­rri Eus­kal­te­gia es del 1 de abril a 31 de diciem­bre de 2010. En ese perio­do, sin puen­tes ni «piras», hay 183 días lec­ti­vos. Es decir, cada día nos cues­ta, como dijo su socio de UPyD, 200 euros. Expli­ca el lehen­da­ka­ri que sus cla­ses son de hora y media pero, por moti­vos de agen­da, no siem­pre a la mis­ma hora, por lo que el pro­fe­sor debe tener mayor dis­po­ni­bi­li­dad.

«Vean más “Vaya Sema­ni­ta”»

López no entien­de el albo­ro­to que han cau­sa­do sus decla­ra­cio­nes, «que se hicie­ron en un len­gua­je colo­quial, y con las que no pre­ten­día, de nin­gu­na mane­ra, mos­trar desin­te­rés ni ale­ja­mien­to del eus­ka­ra, sino expli­car lo com­pli­ca­do que resul­ta en oca­sio­nes com­pa­gi­nar las res­pon­sa­bi­li­da­des de mi car­go de lehen­da­ka­ri, con las cla­ses dia­rias de eus­ka­ra». Y se lamen­ta de que «pese al esfuer­zo que hace­mos algu­nos para reba­jar la ten­sión polí­ti­ca, pues no todos saben o no quie­ren dife­ren­ciar un comen­ta­rio colo­quial de una decla­ra­ción ofi­cial».

En todo caso, ayer acla­ró que sus piras «no son muchas», pese a lo que dijo en la entre­vis­ta. Y con­clu­yó pidien­do a Manei­ro que «no se preo­cu­pe, al día siguien­te siem­pre lle­vo el jus­ti­fi­can­te de mis padres».

Por con­tra, Gar­bi­ñe Men­di­za­bal no encuen­tra qué pun­to dis­ten­di­do o colo­quial pue­den tener estas cosas ni decir, como hizo, que «al ciru­jano se le pun­túa más por saber eus­ka­ra que por saber ope­rar» o que «en la Mar­gen Izquier­da nun­ca se ha habla­do eus­ka­ra»,

López le pidió que reco­noz­ca el esfuer­zo de quie­nes inten­tan, como él, apren­der eus­ka­ra de mayo­res y cerró el deba­te con un con­se­jo: «Es una pena que hayan per­di­do el sen­ti­do del humor y del len­gua­je colo­quial. Yo le reco­men­da­ría que vea más “Vaya Sema­ni­ta” y que se rela­je un poco, que nos ven­drá a todos muy bien».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *