Ase­si­na­tos israe­líes: pasa­por­tes para matar por The Guardian

the guardian

Cuan­do el gobierno no hace ni dice nada duran­te seis días des­pués de demos­trar­se que los agen­tes del Mos­sad roba­ron la iden­ti­dad de seis ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos para ase­si­nar a un coman­dan­te de Hamás en Dubai, empie­za a pare­cer como si Israel tuvie­ra razón al pen­sar que podía salir­se con la suya. El minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res israe­lí, Avig­dor Lie­ber­man, pro­nos­ti­có ayer que el inci­den­te no ten­dría nin­gún efec­to sobre las rela­cio­nes con Gran Bretaña.

La deci­sión de la noche pasa­da de lla­mar al emba­ja­dor israe­lí para “com­par­tir infor­ma­ción” no cam­bia esta posi­ción bási­ca. Si Gran Bre­ta­ña fue­ra menos indo­len­te en sus rela­cio­nes se daría cuen­ta de que no le intere­sa que Israel libre su gue­rra con­tra Hamás bajo la ban­de­ra bri­tá­ni­ca. Lo que ha ocu­rri­do es una vio­la­ción de la con­fian­za entre dos nacio­nes osten­si­ble­men­te alia­das. El robo de iden­ti­da­des no sólo pone en peli­gro las vidas de los seis titu­la­res de los pasa­por­tes y las de sus fami­lias sino ade­más, poten­cial­men­te, la de cual­quier per­so­na con pasa­por­te bri­tá­ni­co en el mun­do ára­be. Fren­te a un cla­mor polí­ti­co cada vez mayor, Gor­don Brown se ha vis­to obli­ga­do a pedir una inves­ti­ga­ción com­ple­ta de los usos frau­du­len­tos de los pasa­por­tes bri­tá­ni­cos. Todos noso­tros, ¡ay!, cono­ce­mos la pre­di­lec­ción del pri­mer minis­tro por las inves­ti­ga­cio­nes que fra­ca­san. La Agen­cia Res­pon­sa­ble para el Cri­men Orga­ni­za­do (SOCA), capi­ta­nea­da por sir Ian Andrews, ante­rior­men­te en el minis­te­rio de Defen­sa, tra­ba­ja­rá con las auto­ri­da­des de Dubai.

Dubai ya ha emi­ti­do sus pro­pias órde­nes de arres­to, pero las prue­bas que reúna la SOCA, como míni­mo, se debe­rían pre­sen­tar a Israel con una exi­gen­cia de expli­ca­cio­nes. Gran Bre­ta­ña no es el úni­co país impli­ca­do en este asun­to. Dubai cree que 11 agen­tes con pasa­por­tes euro­peos par­ti­ci­pa­ron en el ase­si­na­to. Si Israel des­de­ña a la SOCA, el asun­to debe­rá lle­var­se a nivel de la UE. Los agen­tes del Mos­sad usan ruti­na­ria­men­te iden­ti­da­des fal­sas y pasa­por­tes occi­den­ta­les fal­si­fi­ca­dos, y cada vez que los pillan hacién­do­lo Israel ase­gu­ra que no lo vol­ve­rán a hacer. Se lo ase­gu­ró a Gran Bre­ta­ña cuan­do sur­gió el asun­to en 1987. Diez años des­pués dio las mis­mas garan­tías a Cana­dá, des­pués de que agen­tes del Mos­sad entra­ran en Jor­da­nia con pasa­por­tes cana­dien­ses fal­sos y fra­ca­sa­ran en un inten­to de enve­ne­na­mien­to del líder de Hamás Kha­led Meshal. Dos agen­tes israe­líes sos­pe­cho­sos fue­ron encar­ce­la­dos en Nue­va Zelan­da por obte­ner pasa­por­tes en el país ile­gal­men­te. Estas garan­tías diplo­má­ti­cas, obvia­men­te, no tie­nen nin­gún valor.

La úni­ca cosa que dará la pró­xi­ma vez al Mos­sad una pau­sa para refle­xio­nar y dis­cer­nir un ase­si­na­to selec­ti­vo es si los polí­ti­cos exper­tos les hacen sen­tir las con­se­cuen­cias de sus accio­nes. En todo momen­to hay una abun­dan­cia de herra­mien­tas a dis­po­si­ción del rei­no Uni­do y la Unión euro­pea, des­de los con­tac­tos diplo­má­ti­cos bila­te­ra­les has­ta acuer­dos mili­ta­res, de armas y de comer­cio. Lon­dres es un pues­to de escu­cha cla­ve para Orien­te Pró­xi­mo y Gran Bre­ta­ña es un inter­lo­cu­tor vital con los pales­ti­nos. Exis­ten infi­ni­dad de mane­ras de hacer lle­gar el men­sa­je, sin olvi­dar la cues­tión de si se debe cam­biar la ley para hacer más difí­cil para los tri­bu­na­les bri­tá­ni­cos emi­tir órde­nes de arres­to, bajo el prin­ci­pio de la juris­dic­ción uni­ver­sal, para los ex minis­tros israe­líes acu­sa­dos de crí­me­nes de gue­rra. El mis­te­rio sin resol­ver es por qué Gran Bre­ta­ña ha sido tan renuen­te a tirar de las palan­cas a su disposición.

Ayer en Israel la ope­ra­ción del Mos­sad se cali­fi­có como un éxi­to tác­ti­co ope­ra­ti­vo. Hubo ali­vio por­que la per­so­na selec­cio­na­da fue la ase­si­na­da y por­que todos los agen­tes de de Israel salie­ron con segu­ri­dad. Israel no es el úni­co país que lle­va a cabo ase­si­na­tos selec­ti­vos. Esta­dos Uni­dos sigue la mis­ma polí­ti­ca con avio­nes tele­di­ri­gi­dos con­tra los tali­ba­nes y Al Qae­da en el nor­te de Wazi­ris­tan. La car­ga de hipo­cre­sía es veloz­men­te demo­le­do­ra en aqué­llos que con­de­nan los ata­ques de Israel mien­tras ejer­cen la mis­ma polí­ti­ca en otros esce­na­rios de gue­rra. Pero los ase­si­na­tos rara­men­te logran el efec­to anun­cia­do. Si el pro­pó­si­to aquí era dete­ner las com­pras de armas de Hamás a Irán en Dubai, esto no impe­di­rá que Tehe­rán sumi­nis­tre armas a tra­vés de otro canal y el coman­dan­te de Hamás será reem­pla­za­do inme­dia­ta­men­te. Este tipo de ase­si­na­tos, sin embar­go, podría dar a los Esta­dos ára­bes toda­vía menos razo­nes de las que ya tie­nen para nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Israel. ¿Es un éxi­to tác­ti­co o un fra­ca­so estratégico?

Tra­du­ci­do por Rebelión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.