Geo­po­lí­ti­ca o teo­ría de la cri­sis. El papel de la «indus­tria de la matan­za de hombres»

Nota: Ponen­cia pre­sen­ta­da al deba­te sobre Geo­po­lí­ti­ca que se cele­bra­rá el sába­do 18 de junio en el «Espai Joves GIRAPELLS», c/​Teo­dor Llo­ren­te 20, Barcelona.

«Las Fili­pi­nas, lo mis­mo que Cuba y Puer­to Rico, nos han sido con­fia­das por la Pro­vi­den­cia. ¿Cómo iba a sus­traer­se el país a seme­jan­te deber…? Las Fili­pi­nas son nues­tras para siem­pre. Inme­dia­ta­men­te detrás se encuen­tran los mer­ca­dos ili­mi­ta­dos de Chi­na. Noso­tros no renun­cia­re­mos ni a lo uno ni a lo otro.»William Mac-Kin­ley, 25º Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos (1897−1901).

«En estric­ta con­fi­den­cia, agra­de­ce­ría casi cual­quier gue­rra, pues creo que este país nece­si­ta una.»Teodoro Roo­se­velt, 1897, 26º Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos (1901−1909).

Cual­quier gue­rra por mer­ca­dos ilimitados

Tan­to Mac-Kin­ley como Roo­se­velt repre­sen­ta­ban al sec­tor más lúci­do de la expan­sión yan­qui que en esa épo­ca acor­ta­ba rápi­da­men­te la ven­ta­ja que le lle­va­ba Gran Bre­ta­ña como poten­cia domi­nan­te, pero tam­bién lo hacían Ale­ma­nia y Japón, aun­que a menos velo­ci­dad. Con sus limi­ta­cio­nes bur­gue­sas, ambos cono­cían per­fec­ta­men­te el papel de la gue­rra en el capi­ta­lis­mo, la veían como una nece­si­dad para ase­gu­rar su expan­sión yan­qui apo­de­rán­do­se del mun­do. En 1904, Hal­ford John Mac­kin­der jus­ti­fi­có la lar­ga y cre­cien­te agre­sión bri­tá­ni­ca con­tra Asia y Rusia afir­man­do que había que con­tro­lar Eura­sia por­que era el «cen­tro del mun­do». La gue­rra ruso-nipo­na de 1905 fue pre­ce­di­da por un pac­to secre­to entre Lon­dres y Tokio. Mien­tras, en Chi­na cre­cía el males­tar de las masas explo­ta­das e inclu­so en sec­to­res de la joven bur­gue­sía que en 1912 ins­tau­ra­ron la Repú­bli­ca. Como Chi­na, tam­bién Rusia y Tur­quía se des­com­po­nían por­que, ade­más de otras razo­nes, no podían pagar las inmen­sas deu­das con­traí­das con los gran­des prestamistas.

Hemos recu­rri­do a algu­nas de las cri­sis que se die­ron hace poco más de un siglo, en el final de la fase colo­nial e ini­cio de la impe­ria­lis­ta, para dis­po­ner de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que ilu­mi­ne el sen­ti­do de la Cum­bre de la OTAN en Madrid a cele­brar el 29 y 30 de este junio. La lucha entre bur­gue­sías ascen­den­tes y des­cen­den­tes es debi­da, como vere­mos, a las leyes del movi­mien­to del capi­tal y a sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, y en todas ellas las gue­rras y las vio­len­cias cum­plen un papel impor­tan­te, que lle­ga a ser cru­cial en las gran­des crisis.

A fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX el capi­ta­lis­mo tran­si­ta­ba a su fase impe­ria­lis­ta par­tien­do del poder del con­trol alie­na­dor de masas que esta­ba logran­do por la impa­ra­ble sub­sun­ción real del pro­le­ta­ria­do en la repro­duc­ción amplia­da gra­cias al ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas logra­do por la indus­tria­li­za­ción. Este es el con­tex­to en el que hablan los dos pre­si­den­tes yan­quis cita­dos, aun­que toda­vía el capi­ta­lis­mo no había entra­do en la fase del con­su­mis­mo bara­to de masas, ver­da­de­ra «cade­na de oro», que solo pudo desa­rro­llar­se tras las ener­van­tes des­truc­cio­nes impla­ca­bles de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Este perío­do mar­ca el lími­te de glo­ria de la geo­po­lí­ti­ca bur­gue­sa y refor­mis­ta, a la vez que nos obli­ga a vol­ver a la visión mar­xis­ta de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les de los modos de pro­duc­ción y en espe­cial del capi­ta­lis­ta: la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción de capi­tal y la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganancia.

En efec­to, la bur­gue­sía del siglo XVIII que aún igno­ra­ba el mare­mo­to que se esta­ba ges­tan­do en el inte­rior del capi­ta­lis­mo del momen­to, nece­si­ta­ba domi­nar la com­ple­ji­dad de las con­tra­dic­cio­nes entre Esta­dos, de las resis­ten­cias de las cla­ses explo­ta­das y de los pue­blos inva­di­dos por su colo­nia­lis­mo, etc., en un con­tex­to de des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos. La geo­po­lí­ti­ca irrum­pió bajo esas pre­sio­nes, pero su esen­cia venía de mucho antes, de la fase his­tó­ri­ca en la que la sub­sun­ción for­mal del tra­ba­jo per­mi­tía a las y los explo­ta­dos dis­po­ner de algu­na inde­pen­den­cia o al menos de auto­no­mía de sub­sis­ten­cia como para aguan­tar mal que bien las tram­pas y enga­ños de las cla­ses explo­ta­do­ras. La dife­ren­cia sus­tan­cial entre la geo­po­lí­ti­ca y la teo­ría de la cri­sis radi­ca en que por lo gene­ral la pri­me­ra no emplea con­cep­tos-cla­ves como el de modo de pro­duc­ción, con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les y cri­sis de los modos de pro­duc­ción, fuer­zas pro­duc­ti­vas y rela­cio­nes de pro­pie­dad, fuer­zas des­truc­ti­vas en el capi­ta­lis­mo, explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y lucha de cla­ses, con­tra­in­sur­gen­cia, fas­cis­mo y contrarrevolución…

En el siglo I Quin­to Cur­cio Rufo hizo hablar así a Ale­jan­dro Magno: «No es dura­de­ra una domi­na­ción cuan­do se con­si­gue con la espa­da, en cam­bio, el agra­de­ci­mien­to de los bene­fi­cios es eterno». Pero lle­ga un momen­to en el que pier­de efec­ti­vi­dad el «agra­de­ci­mien­to» de los cola­bo­ra­cio­nis­tas por reci­bir una limos­na de los ocu­pan­tes, y es enton­ces cuan­do la gue­rra injus­ta, la vio­len­cia explo­ta­do­ra, apa­re­ce como lo es que: la ulti­ma ratio del poder en ese momen­to. Sumán­do­se a Cur­cio Rufo, Napo­león dijo que con las bayo­ne­tas pue­de lograr­se casi todo, excep­to sen­tar­se sobre ellas, pero el pro­ble­ma radi­ca en saber más o menos cuán­to tiem­po dura el efec­to para­li­zan­te tan­to del terror como del «agra­de­ci­mien­to».

La con­tra­in­sur­gen­cia yan­qui cal­cu­la que ha de masa­crar a un ter­cio de la pobla­ción para «paci­fi­car» a ese pue­blo duran­te un perío­do lo sufi­cien­te­men­te lar­go como para ase­gu­rar su poder. Aun así, por la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes, el pro­ble­ma crí­ti­co empie­za a resur­gir cuan­do la segun­da y sobre todo la ter­ce­ra gene­ra­ción des­cen­dien­te de los ase­si­na­dos en masa empie­zan a per­der el mie­do, a recons­truir su memo­ria, a cono­cer las con­tra­dic­cio­nes y a luchar con­tra ellas. Esta reali­dad des­bor­da amplia­men­te las limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les de la geo­po­lí­ti­ca. Redu­cir esta extre­ma com­ple­ji­dad a un sim­ple deba­te de geo­po­lí­ti­ca, aun­que váli­do par­cial­men­te, es limi­tar nues­tra mira­da a la super­fi­cie de la tor­men­ta, a la espu­ma de las gigan­tes­cas olas que cho­can entre sí, pero sin bucear a las pro­fun­di­da­des del cho­que sub­te­rrá­neo de las pla­cas tec­tó­ni­cas que, con sus brus­cos terre­mo­tos, pro­vo­can tsu­na­mis arrasadores.

Teo­ría de la crisis

Los terre­mo­tos pro­fun­dos vie­nen a ser como las gran­des cri­sis sis­té­mi­cas que esta­llan en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Por esto, debe­mos recu­rrir a la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis para com­pren­der el peli­gro anti­de­mo­crá­ti­co y auto­ri­ta­rio de la Cum­bre de Madrid, que es un paso más en el lar­go deve­nir de los apa­ra­tos repre­si­vos del capi­tal que han ido aumen­tan­do de leta­li­dad des­truc­ti­va con­for­me aumen­tan las difi­cul­ta­des de toda índo­le que retra­san la velo­ci­dad de rea­li­za­ción del bene­fi­cio, del cir­cui­to com­ple­to de la ganan­cia, lle­gan­do en su momen­to a obtu­rar­lo, a para­li­zar el pro­ce­so ente­ro de acu­mu­la­ción ampliada.

Sur­gen así cri­sis muy varia­das que tien­den a con­fluir en una sis­té­mi­ca. En este deve­nir, el Esta­do como for­ma polí­ti­co-mili­tar del capi­tal es deci­si­vo para des­atas­car a cual­quier pre­cio los cre­cien­tes obs­tácu­los que ralen­ti­zan y obtu­ra el pro­ce­so de acu­mu­la­ción. Si no lo logra en un pri­mer momen­to, cuan­do las sub­cri­sis y cri­sis embrio­na­rias par­cia­les aún son débi­les y pue­den ser des­ac­ti­va­das en bene­fi­cio de las frac­cio­nes bur­gue­sas afec­ta­das por ellas, más tar­de ha de inter­ve­nir con más viru­len­cia para impe­dir que con­flu­yan en cri­sis mayo­res y más inter­re­la­cio­na­das que ya empie­zan a adqui­rir un con­te­ni­do de rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas y has­ta polí­ti­cas par­cia­les. El pro­ble­ma serio sur­ge cuan­do se da el sal­to a la cri­sis sis­té­mi­ca que se ha enri­que­ci­do con una rei­vin­di­ca­ción polí­ti­ca radi­cal e inclu­so revo­lu­cio­na­ria, de toma del poder: enton­ces hay que lan­zar la repre­sión salvaje.

La impor­tan­cia del Esta­do como for­ma polí­ti­co-mili­tar del capi­tal apa­re­ce lim­pia­men­te en esos momen­tos; tam­bién apa­re­ce cuan­do el capi­tal nece­si­ta poner orden en las dispu­tas inter­bur­gue­sas inter­nas al Esta­do o con otras bur­gue­sías y sus res­pec­ti­vos Esta­dos, o si se quie­re con la jerar­quía de orden impe­ria­lis­ta que los orde­na según su fuer­za socio­eco­nó­mi­ca y mili­tar. Pero sobre todo, el Esta­do es impres­cin­di­ble en los momen­tos en los que la cla­se domi­nan­te nece­si­ta de su ejér­ci­to para saquear las rique­zas y recur­sos de otros pue­blos, sobre­ex­plo­tar su fuer­za de tra­ba­jo e impo­ner con­di­cio­nes a sus bur­gue­sías para que, por esa mez­cla de mie­do e inte­rés de la que habla­ban Cur­cio Rufo y Napo­león, tam­bién Maquia­ve­lo y otros mucho más, cola­bo­ren con el invasor.

La teo­ría de la cri­sis y con ella la de las vio­len­cias y las gue­rras, apa­re­ce de for­ma embrio­na­ria en los pri­me­ros tex­tos mar­xis­tas por­que es inhe­ren­te a la dia­léc­ti­ca que los ver­te­bra y por tan­to a la pra­xis revo­lu­cio­na­ria. La vio­len­cia esta­tal es radi­cal­men­te denun­cia­da en 1842 – 1843 cuan­do Marx defien­de el dere­cho con­sue­tu­di­na­rio de los bie­nes comu­nes pri­va­ti­za­dos por la bur­gue­sía. La afir­ma­ción de que las fuer­zas pro­duc­ti­vas devie­nen fuer­zas des­truc­ti­vas está en la Ideo­lo­gía ale­ma­na de 1845. La impor­tan­cia de la gue­rra apa­re­ce en las valo­ra­cio­nes sobre la derro­ta de 1848 – 1849, y en el Mani­fies­to comu­nis­ta de ese mis­mo 1848 leemos:

[…] opre­so­res y opri­mi­dos, fren­te a fren­te siem­pre, empe­ña­dos en una lucha inin­te­rrum­pi­da, vela­da unas veces, y otras fran­ca y abier­ta, en una lucha que con­du­ce en cada eta­pa a la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de todo el régi­men social o al exter­mi­nio de ambas cla­ses beli­ge­ran­tes. […] Las con­di­cio­nes de pro­duc­ción y de cam­bio de la bur­gue­sía, el régi­men bur­gués de la pro­pie­dad, la moder­na socie­dad bur­gue­sa, que ha sabi­do hacer bro­tar como por encan­to tan fabu­lo­sos medios de pro­duc­ción y de trans­por­te, recuer­da al bru­jo impo­ten­te para domi­nar los espí­ri­tus sub­te­rrá­neos que con­ju­ró. […] ¿Cómo se sobre­po­ne a las cri­sis la bur­gue­sía? De dos mane­ras: des­tru­yen­do vio­len­ta­men­te una gran masa de fuer­zas pro­duc­ti­vas y con­quis­tán­do nue­vos mer­ca­dos, a la par que pro­cu­ran­do explo­tar más con­cien­zu­da­men­te los mer­ca­dos anti­guos. Es decir, que reme­dia unas cri­sis pre­pa­ran­do otras más exten­sas e impo­nen­tes y muti­lan­do los medios de que dis­po­ne para precaverlas.

En el «Pró­lo­go de 1859» Marx escri­bió que: «Al lle­gar a una fase deter­mi­na­da de desa­rro­llo las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les de la socie­dad entran en con­tra­dic­ción con las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­tes o, lo que no es más que la expre­sión jurí­di­ca de esto, con las rela­cio­nes de pro­pie­dad den­tro de las cua­les se han des­en­vuel­to has­ta allí. De for­mas de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, estas rela­cio­nes se con­vier­ten en tra­bas suyas, y se abre así una épo­ca de revo­lu­ción social».

En la corres­pon­den­cia entre Marx y Engels duran­te la ela­bo­ra­ción de los borra­do­res de El Capi­tal, obra en la que «la gue­rra» apa­re­ce con­cep­tual­men­te de mil for­mas, el pri­me­ro pidió ayu­da sobre temas mili­ta­res al segun­do, cari­ño­sa­men­te apo­da­do «el gene­ral», Marx defi­ne a la rama pro­duc­to­ra de armas como «indus­tria de la matan­za de hom­bres». En el capí­tu­lo XXIV del libro I de El Capi­tal Marx escri­bió en cur­si­vas lo siguien­te: «La vio­len­cia es la coma­dro­na de toda socie­dad vie­ja que lle­va en sus entra­ñas otra nue­va. Es, por sí mis­ma, una poten­cia eco­nó­mi­ca». En el libro III de El Capi­tal, Marx enu­me­ra las seis prin­ci­pa­les con­tra­me­di­das que con­tra­rres­tan la caí­da ten­den­cial de la tasa media de ganan­cia: ele­va­ción del gra­do de explo­ta­ción del tra­ba­jo, reduc­ción del sala­rio por deba­jo de su valor, aba­ra­ta­mien­to de los ele­men­tos del capi­tal cons­tan­te, la sobre­po­bla­ción rela­ti­va, el comer­cio exte­rior y el aumen­to del capi­tal accio­na­rio. Al mar­gen de que aho­ra la bur­gue­sía impon­ga más con­tra­me­di­das que enton­ces eran menos nece­sa­rias, es inne­ga­ble que el Esta­do y sus vio­len­cias múl­ti­ples son impres­cin­di­bles en diver­so gra­do para apli­car­las efectivamente.

En el Anti-Düh­ring de 1878, Engels escri­bió: «El ejér­ci­to se ha con­ver­ti­do en fina­li­dad prin­ci­pal del Esta­do, ha lle­ga­do a ser fin en sí mis­mo; los pue­blos no exis­ten ya más que para sumi­nis­trar y ali­men­tar sol­da­dos. El mili­ta­ris­mo domi­na y se tra­ga a Euro­pa […] toda revo­lu­ción vic­to­rio­sa ha teni­do como con­se­cuen­cia un gran sal­to moral y espi­ri­tual». La mili­ta­ri­za­ción cie­ga actual de la indus­tria de la matan­za huma­na ya esta­ba enun­cia­da en estos tex­tos; mar­xis­tas pos­te­rio­res enri­que­cie­ron y amplia­ron esta crí­ti­ca según se pudría el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta: la Gran Depre­sión de 1873 – 1893 y con ella el final de la fase colo­nial, el ini­cio del impe­ria­lis­mo y la gue­rra mun­dial de 1914 – 1918; la Gran Depre­sión de 1923 – 1939 y la gue­rra mun­dial de 1940 – 1945; la Gran Depre­sión de 2007 has­ta aho­ra y el cli­ma de pre gue­rra mun­dial, y eso que nos hemos refe­ri­do solo a los «gran­des conflictos».

La indus­tria de la matan­za huma­na, que es el sos­tén de la OTAN y de otras alian­zas terro­ris­tas, solo se com­pren­de como par­te de la géne­sis de las cri­sis que des­en­ca­de­nan las gue­rras, cri­sis que sur­gen de las inter­ac­cio­nes entre las leyes ten­den­cia­les del capi­tal y sus con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les, arri­ba sin­te­ti­za­das en la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción del capi­tal y la ley ten­den­cial de caí­da de la tasa media de ganan­cia. Des­de esta pers­pec­ti­va, nos encon­tra­mos de un lado con la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, la pro­le­ta­ri­za­ción masi­va y la socia­li­za­ción de la pro­duc­ción, el incre­men­to de la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal y la caí­da ten­den­cial del bene­fi­cio, como hemos dicho. Y de otro lado, las con­tra­dic­cio­nes entre su ais­la­da racio­na­li­dad par­cial y su irra­cio­na­li­dad estruc­tu­ral y glo­bal, entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da, entre el aumen­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y el con­su­mo indi­vi­dual, entre el avan­ce de la cien­cia y las res­tric­cio­nes que le impo­ne la bur­gue­sía, y el anta­go­nis­mo incon­ci­lia­ble entre el capi­tal y el trabajo.

El papel de la matan­za humana

Tenien­do esto en cuen­ta, la indus­tria de la matan­za huma­na ha teni­do y tie­ne deter­mi­na­das fun­cio­nes des­de el pri­mer capi­ta­lis­mo comer­cial de los siglos XIII-XIV y, sobre todo, des­de la indus­tria­li­za­ción a fina­les del siglo XVIII: Es una de las ramas eco­nó­mi­cas más ren­ta­bles a muy cor­to pla­zo, aun­que a medio y lar­go es un des­pil­fa­rro impro­duc­ti­vo eco­nó­mi­ca­men­te sui­ci­da, ya que las ingen­tes sumas de capi­tal gas­ta­das en armas que no se emplean ter­mi­nan sien­do un plo­mi­zo peso muer­to que fre­na la acu­mu­la­ción amplia­da: este es uno de los pro­ble­mas más gra­ves de Esta­dos Uni­dos en la actualidad.

Otra fun­ción obvia de la indus­tria de la matan­za es que sir­ve como ins­tru­men­to de vio­len­cia cen­tral para ven­cer en la lucha de cla­ses inter­na y para saquear y explo­tar a otros paí­ses, pero solo a con­di­ción de ser acti­va­do en su ple­na leta­li­dad. Quie­re esto decir que esta indus­tria es el para­dig­ma de la esen­cia irra­cio­nal del capi­ta­lis­mo: se pro­du­cen armas que supe­ran en des­truc­ti­vi­dad a las pre­ce­den­tes pero que solo pue­den acti­var­se a cos­ta de un ani­qui­la­mien­to cada vez más des­truc­ti­vo que el de las armas has­ta enton­ces fabri­ca­das, de modo que la bur­gue­sía se hun­de en un círcu­lo vicio­so sui­ci­da, en una espi­ral incon­tro­la­ble de muer­te, de mane­ra que fre­nar esa caí­da al abis­mo solo es posi­ble dila­pi­dan­do masas inmen­sas de capi­tal mal­gas­ta­do en bie­nes de des­truc­ción, por ejem­plo, el arse­nal nuclear, bio­quí­mi­co, etc.

Ade­más, es una indus­tria fun­da­men­tal para sos­te­ner el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta como ideo­lo­gía que cimen­ta la inte­gra­ción cola­bo­ra­cio­nis­ta de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en el Esta­do que asu­men ser car­ne de cañón que ase­si­na y mue­re en bene­fi­cio del capi­tal. Aho­ra bien, esto tam­bién tie­ne su con­tra­rio anta­gó­ni­co por­que ese nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta, racis­ta, exi­ge por su pro­pia diná­mi­ca irra­cio­nal fijar enemi­gos que deben ser ani­qui­la­dos lo que exa­cer­ba las pul­sio­nes exter­mi­nis­tas en situa­cio­nes de cri­sis sis­té­mi­ca. De esta mane­ra, la cri­sis tien­de a hacer más ingo­ber­na­ble inclu­so para la mis­ma burguesía.

Según las diver­sas cri­sis se agra­van, con­flu­yen e inter­ac­túan dan­do el sal­to cua­li­ta­ti­vo a cri­sis más devas­ta­do­ras, la bur­gue­sía endu­re­ce, amplia e imple­men­tan las con­tra­me­di­das que Marx plas­mó en el libro III de El Capi­tal, como hemos vis­to. Todas ellas lle­van el ger­men de las vio­len­cias y de las gue­rras más o menos desa­rro­lla­do en sus entra­ñas. Todas ellas imple­men­tan medi­das ten­den­tes a des­car­gar sus cos­tos sobre el pro­le­ta­ria­do y sobre bur­gue­sías más débi­les, o que deben ser domi­na­das antes de que sean más fuer­tes. Esto es lo que vuel­ve a suce­der en la actua­li­dad, pero con un nivel de gra­ve­dad extre­mo, nun­ca cono­ci­do ante­rior­men­te. Si esta esca­la­da sigue, lo posi­ble sal­ta a lo pro­ba­ble, y de aquí a una gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria o inter impe­ria­lis­ta, o ambas cosas a la vez. Ade­más del rear­me esta­dou­ni­den­se, el ale­mán y el japo­nés siguen la mis­ma sen­da, por citar algu­nos casos.

En la his­to­ria euro­pea ha habi­do tres gran­des esta­lli­dos solu­cio­na­dos con gran­des reor­de­na­cio­nes impues­tas por los ven­ce­do­res tras sal­va­jes gue­rras mun­dia­les: el Tra­ta­do de West­fa­lia­na de 1648, el Con­gre­so de Vie­na de 1815 y los pac­tos entre la URSS y los alia­dos bur­gue­ses entre 1943 – 1945, por citar úni­ca­men­te los más impor­tan­tes. En las tres ha teni­do una gran impor­tan­cia el pro­ble­ma de los recur­sos ener­gé­ti­cos sobre los que aho­ra no pode­mos exten­der­nos, por lo que reco­men­da­mos la lec­tu­ra del tex­to Cri­sis de Euro­pa: petró­leo, OTAN y geo­po­lí­ti­ca, 21 de mar­zo de 2022, dis­po­ni­ble en la red.

Para lo que aho­ra nos intere­sa, las limi­ta­cio­nes de la geo­po­lí­ti­ca para pro­fun­di­zar en las cau­sas y con­se­cuen­cias de la cri­sis actual y el papel de la OTAN como la expre­sión suma de la indus­tria de la matan­za, debe­mos fijar­nos un ins­tan­te en que el Con­gre­so de Vie­na de 1815 se dio cuan­do la indus­tria­li­za­ción abría una nue­va fase capi­ta­lis­ta en la que la gue­rra daba un sal­to cua­li­ta­ti­vo que no pode­mos deta­llar aquí pero que se vio con la derro­ta de la revo­lu­ción de 1848, con la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca de 1857 y el aplas­ta­mien­to atroz de la insu­rrec­ción india de ese mis­mo año. Tre­ce años des­pués se dio la gue­rra fran­co-pru­sia­na y la Comu­na de París y, al muy poco tiem­po, la Gran Depre­sión de 1873 – 1896, base de la gue­rra de 1914 – 1918 y de la olea­da revo­lu­cio­na­ria mun­dial sub­si­guien­te. La indus­tria de la matan­za esta­ba en pleno apo­geo civi­li­za­dor, pero lle­ga­ría a mucho más con la Gran Depre­sión de 1929 – 1939 y la gue­rra nuclear de 1940 – 1945.

Las pla­cas tec­tó­ni­cas que cho­ca­ban en lo pro­fun­do de las con­tra­dic­cio­nes del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, no eran otras que sus leyes endó­ge­nas y sus con­tra­dic­cio­nes insal­va­bles. Pero nos intere­sa dete­ner­nos en algo deci­si­vo ante lo cual la geo­po­lí­ti­ca tie­ne que guar­dar silen­cio: de 1648 a 1945 el capi­tal ha crea­do fuer­zas des­truc­ti­vas inima­gi­na­bles en la mitad del siglo XVII, lo que se plas­mó en los avan­ces de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria en su sen­ti­do más direc­to: si en la mitad del siglo XVII a lo máxi­mo que se había lle­ga­do era a las uto­pías, pudien­do desa­rro­llar­se más tar­de los rudi­men­tos del socia­lis­mo utó­pi­co en todas sus for­mas aca­ba­das. Des­de media­dos del siglo XIX se deba­tían en las barri­ca­das y en la clan­des­ti­ni­dad las adver­ten­cias del Mani­fies­to comu­nis­ta que hemos resu­mi­do arri­ba para con­cre­tar­se con los años en el lema de «Socia­lis­mo o bar­ba­rie» y al poco tiem­po y gra­cias a las lec­cio­nes de 1917 en el de «Comu­nis­mo o caos». La teo­ría del impe­ria­lis­mo, ela­bo­ra­da en esta épo­ca apor­tó un méto­do cien­tí­fi­co-crí­ti­co que, ade­cua­do al capi­ta­lis­mo actual, demues­tra de nue­vo ser cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a los mani­dos tópi­cos sobre el trán­si­to del uni­po­la­ris­mo al multipolarismo.

Orga­ni­za­ción Terro­ris­ta del Atlán­ti­co Norte

La pues­ta en mar­cha en 1948 del Plan Marshall así lo con­fir­ma­ba al atar defi­ni­ti­va­men­te Euro­pa occi­den­tal a los intere­ses de Esta­dos Uni­dos. El Plan bus­ca­ba debi­li­tar la fuer­za de las izquier­das median­te la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca vigi­la­da por los acuer­dos de Bret­ton Woods. Ase­gu­ra­da la reta­guar­dia, en 1949, se creó la OTAN con un cuá­dru­ple obje­ti­vo: aplas­tar a la URSS, repri­mir el comu­nis­mo euro­peo, moder­ni­zar la indus­tria de la matan­za e inte­grar el nazi-fas­cis­mo en la gue­rra anticomunista.

Los ten­tácu­los de la OTAN se exten­die­ron por el sub­sue­lo de la «demo­cra­cia euro­pea» vigi­lan­do muy de cer­ca a las izquier­das y al refor­mis­mo, orga­ni­zan­do el terro­ris­mo, con­tro­lan­do gobier­nos, sal­van­do dic­ta­du­ras e inter­vi­nien­do con pre­sio­nes mili­ta­res, ade­más de agre­dir masi­va­men­te a la URSS. La expan­sión de los «trein­ta glo­rio­sos», de 1945 a 1975, hubie­ra sido dife­ren­te sin la OTAN que dre­nó el pre­su­pues­to públi­co para sos­te­ner la indus­tria de la matan­za huma­na, bajo las órde­nes yan­quis. Fue al final de este perío­do cuan­do se vol­vió a agran­dar la dife­ren­cia entre la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta y la geo­po­lí­ti­ca bur­gue­sa: la heroi­ca resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta de muchos pue­blos, sim­bo­li­za­da en la gue­rra de libe­ra­ción nacio­nal viet­na­mi­ta, solo podía enten­der­se como lo que era, el recha­zo de los pue­blos y de las cla­ses explo­ta­das a ser sacri­fi­ca­dos en el altar capitalista.

Recor­de­mos que des­de fina­les de los años 60 se desa­rro­lla­ba la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y socio­po­lí­ti­ca más devas­ta­do­ra has­ta el momen­to, que en 1971 Esta­dos Uni­dos tomó medi­das sobre el dólar y el oro que no eran sino el reco­no­ci­mien­to de su cre­cien­te debi­li­dad, que a la vez pre­pa­ró y lan­zó el gol­pe fas­cis­ta con­tra el Gobierno Popu­lar de Allen­de en 1973, que inser­tó a su vez el cri­mi­nal Plan Cón­dor con dece­nas de miles de per­so­nas des­apa­re­ci­das y ase­si­nas, y cien­tos de miles de dete­ni­das, tor­tu­ra­das, encar­ce­la­das, exi­lia­das… por limi­tar­nos a Nues­tra­mé­ri­ca. La teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis, o si se quie­re, la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria, que­da­ba de nue­vo con­fir­ma­da ade­más de por esta apli­ca­ción sal­va­je de la indus­tria de la matan­za huma­na, tam­bién median­te la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta mun­dial sos­te­ni­da sobre el mone­ta­ris­mo des­de media­dos los años 70 y el neo­li­be­ra­lis­mo inme­dia­ta­men­te pos­te­rior. Pero, por el lado del méto­do ofi­cial, la geo­po­lí­ti­ca vol­vió a cobrar fama en su ver­sión «crí­ti­ca» para así expli­car algo de lo que suce­día sin tener que recu­rrir al marxismo.

Ya para enton­ces eran incues­tio­na­bles los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes sobre la ten­den­cia al ago­ta­mien­to de los recur­sos vita­les, sobre las con­se­cuen­cias del calen­ta­mien­to glo­bal y las difi­cul­ta­des cre­cien­tes para ase­gu­rar la ali­men­ta­ción bási­ca de la huma­ni­dad explo­ta­da, sobre los efec­tos que ten­dría con­tra la vida en el pla­ne­ta una gue­rra nuclear y bio­quí­mi­ca, sobre el inquie­tan­te poder que esta­ban acu­mu­lan­do las gran­des cor­po­ra­cio­nes, sobre el des­pe­gue incon­tro­la­ble del capi­tal fic­ti­cio y del endeu­da­mien­to mun­dial, etc. Pues bien, en este con­tex­to el impe­ria­lis­mo se lan­zó a des­pil­fa­rrar cien­tos de millo­nes de dóla­res con la famo­sa «gue­rra de las gala­xias» como expre­sión máxi­ma por el momen­to de la indus­tria de la matan­za humana.

Lo más gra­ve de todo, y lo que mues­tra el gra­do de irra­cio­na­li­dad egoís­ta de esta indus­tria y del impe­ria­lis­mo, era que el lla­ma­do «mun­do cien­tí­fi­co», la tec­no­cien­cia como par­te del capi­tal cons­tan­te, sabía que aún no exis­tía la base teó­ri­ca y téc­ni­ca sufi­cien­te para ello, base que empie­za a ela­bo­rar­se jus­to aho­ra, cua­ren­ta años des­pués. Pero, como hemos dicho ante­rior­men­te, seme­jan­te dila­pi­da­ción de recur­sos cada vez más esca­sos tenía otro obje­ti­vo socio­po­lí­ti­co y mili­tar: apre­tar la soga que asfi­xia­ba a la eco­no­mía sovié­ti­ca sobre­car­ga­da de gas­tos defen­si­vos. La implo­sión de la URSS fue faci­li­ta­da por la sis­te­má­ti­ca agre­sión otá­ni­ca, que le obli­go a dila­pi­dar ingen­tes recur­sos en un rear­me per­ma­nen­te agra­van­do las con­tra­dic­cio­nes de fon­do que arras­tra­ba des­de fina­les de los años 20, recru­de­ci­das por la ape­nas ima­gi­na­ble des­truc­ción cau­sa­da por la bar­ba­rie nazi.

El Tra­ta­do de Maas­tricht de 1992 abrió la fase de la cuar­ta reor­de­na­ción euro­pea supe­di­ta­da a Esta­dos Uni­dos como se vio con la des­truc­ción de Yugos­la­via entre 1991 – 1999. Recor­de­mos que, si bien el triun­fa­lis­mo neo­li­be­ral ase­gu­ra­ba que ya había­mos entra­do en un capi­ta­lis­mo sin cri­sis, eterno, en reali­dad con­ti­nua­ba la len­ta caí­da ten­den­cial de la tasa de ganan­cia a pesar de repun­tes pasa­je­ros, a la vez que se ini­cia­ba una olea­da de lucha de cla­ses; el Cara­ca­zo vene­zo­lano de 1989 fue la pri­me­ra insu­rrec­ción popu­lar de masas que se suma­ba a la heroi­ca resis­ten­cia cuba­na y de otros Esta­dos que no se arro­di­lla­ron ante el Con­sen­so de Washington.

Las movi­li­za­cio­nes resur­gie­ron des­de el Foro de Sao Pau­lo y los moti­nes con­tra la pobre­za en Seattle, San Fran­cis­co y otras ciu­da­des yan­quis, has­ta la vic­to­ria de Chá­vez, etc. Tam­bién ocu­rrió en Euro­pa, por lo que la OTAN asu­mió la defen­sa de la «inte­gri­dad terri­to­rial» de sus Esta­dos y se com­pro­me­tió con la defen­sa de los «valo­res de Occi­den­te», a la vez que el nazi fas­cis­mo empe­za­ba a irrum­pir como fuer­za elec­to­ral y las izquier­das refor­mis­tas se debi­li­ta­ban al demos­trar que el euro­co­mu­nis­mo había ayu­da­do a sal­var las cri­sis bur­gue­sas entre fina­les de los años 60 y media­dos de los 80. El resur­gir del nazi fas­cis­mo fue tam­bién faci­li­ta­do por la vacie­dad fatua y engreí­da de las modas post, soli­lo­quios de la cas­ta inte­lec­tual acos­tum­bra­da al pese­bre mediático.

La cri­sis del Tequi­la en Méxi­co, el lar­go estan­ca­mien­to de la pode­ro­sa eco­no­mía japo­ne­sa, el hun­di­mien­to de los Tigres Asiá­ti­cos en 1996 – 1997, el des­plo­me de Argen­ti­na, etc., mos­tra­ban un con­tex­to mun­dial mucho más peli­gro­so para Esta­dos Uni­dos y el impe­ria­lis­mo occi­den­tal en su con­jun­to. Y de repen­te, y por «casua­li­dad», los «aten­ta­dos» de las Torres Geme­las del 11‑S/​2001 fue­ron una excu­sa de oro para que la indus­tria de la matan­za apli­ca­ra el terror sin mira­mien­tos: la OTAN se impli­có ofi­cial­men­te en la masa­cre de Afga­nis­tán e Irak siguien­do pla­nes meticu­losa­men­te ela­bo­ra­dos dos años antes. La des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de fuer­zas pro­duc­ti­vas, empe­zan­do por ese medio millón de niñas y niños ira­quíes ase­si­na­dos duran­te una déca­da de embar­go ante­rior a la inva­sión de 2003, bus­ca­ba sal­var a Esta­dos Uni­dos median­te el saqueo de las rique­zas de otros pueblos.

Otra gran cri­sis y otra gran guerra

Pero las con­tra­dic­cio­nes del capi­tal y sus leyes ten­den­cia­les for­za­ron a la OTAN a adap­tar­se: la Gran Depre­sión ini­cia­da en 2007 y agu­di­za­da al extre­mo hoy en día es la razón últi­ma de que en la Cum­bre de Lis­boa, de 2010, la OTAN deci­die­ra incre­men­tar su pene­tra­ción en la «socie­dad civil» bur­gue­sa pre­pa­rán­do­la para nue­vos con­flic­tos. En reali­dad, una de las fun­cio­nes de la OTAN des­de su crea­ción en 1949 era la de for­mar, con­tro­lar y diri­gir subrep­ti­cia­men­te la «opi­nión públi­ca» en fun­ción de las nece­si­da­des impe­ria­lis­ta, tarea refor­za­da y exten­di­da en sus prin­ci­pa­les cum­bres. A par­tir de 2008 se hizo aún más peren­to­rio ese con­trol social refor­za­do con toda serie de medi­das: ¿alguien ha olvi­da­do la inca­li­fi­ca­ble mani­pu­la­ción de masas lan­za­da en aque­llos momen­tos des­ti­na­da a hacer creer al pro­le­ta­ria­do la posi­bi­li­dad y la nece­si­dad de «refun­dar el capi­ta­lis­mo» des­de una supues­ta base éti­ca? Aho­ra sabe­mos que esa «refun­da­ción éti­ca» con­sis­te en exten­der al mun­do ente­ro la gue­rra con­tra las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass y con­tra Rusia.

Ahon­dan­do en esto, hemos de recor­dar que en ese 2007 Putin había adver­ti­do a la Unión Euro­pea y a Esta­dos Uni­dos que no podían seguir pre­sio­nan­do a Rusia: des­de enton­ces, y en espe­cial des­de 2014, Rusia aban­do­nó su ante­rior inten­to de inte­gra­ción en Occi­den­te para aliar­se con Orien­te. Su inter­ven­ción defen­si­va en Siria des­de 2015 fue otro maza­zo para la OTAN, gol­pe agra­va­do por los avan­ces de Chi­na en todas las áreas, por el empan­ta­na­mien­to impe­ria­lis­ta en Afga­nis­tán, por la soli­dez de Vene­zue­la y Cuba, etc., y, sobre todo, por la cer­ti­dum­bre del Pen­tá­gono reco­no­ci­da en 2010 de su retro­ce­so impa­ra­ble en la jerar­quía mundial.

Para 2017 esta­ba cla­ro que los peque­ños repun­tes eco­nó­mi­cos logra­dos a cos­ta de una explo­ta­ción sal­va­je lle­ga­ban a su fin; los efec­tos del calen­ta­mien­to glo­bal, del ago­ta­mien­to de los recur­sos, la pan­de­mia de 2020, etc., mos­tra­ron la situa­ción real: el impe­ria­lis­mo nece­si­ta­ba dar un paso más en la doc­tri­na que guia­ba a la indus­tria de la matan­za, por eso ya en 2018 había deci­do pene­trar ofi­cial­men­te en Nues­tra­mé­ri­ca por la puer­ta de Colom­bia. Son cono­ci­dos los diver­sos docu­men­tos de 2019, como el de la Rand Cor­po­ra­tion, que dise­ña­ron al milí­me­tro la estra­te­gia de ata­que al Don­bass y a Rusia. La derro­ta de Afga­nis­tán en mayo de 2021 era par­te de sus fra­ca­sos en las cua­tro áreas geo­es­tra­té­gi­cas vita­les has­ta ese momen­to: Chi­na; la resis­ten­cia de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass con­tra el nazis­mo ucra­niano duran­te ocho años; la resis­ten­cia de Irán, Siria, Pales­ti­na… y la resis­ten­cia de Cuba, Venezuela.

Pero des­de media­dos de 2021 el impe­ria­lis­mo azu­za­ba otros esce­na­rios más que lle­va­ban tiem­po sufrien­do gue­rras atro­ces y agre­sio­nes pla­ni­fi­ca­das. Uno de los más impor­tan­te de todos lo que ya esta­ban en acción era y es del Áfri­ca y, más espe­cial­men­te, el que se libra alre­de­dor del Sahel, en esa exten­sión vas­tí­si­ma des­de la que se pue­de lle­gar a cual­quier par­te del con­ti­nen­te negro: des­tro­zar Arge­lia para robar­le sus recur­sos como se hizo con Libia; escla­vi­zar al pue­blo saha­raui, reapro­piar­se de las rique­zas de Mali, Mau­ri­ta­nia… y con­tro­lar el vital río Níger; esquil­mar el Con­go; exten­der la matan­za al Cuerno de Áfri­ca para cor­tar en seco el avan­ce chino y ruso en el área… ¿para qué seguir? Den­tro de pocos años, Áfri­ca ten­drá el 25% de la pobla­ción huma­na y aho­ra mis­mo la mitad de sus Esta­dos se posi­cio­nan de algún modo en defen­sa de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass y de Rusia, sien­do muy pocos los que obe­de­cen al imperialismo.

Otro esce­na­rio que está lle­gan­do a nive­les de extre­ma inquie­tud para el impe­ria­lis­mo es el de las estri­ba­cio­nes del Indú Kush y el Hima­la­ya tras su derro­ta en Afga­nis­tán, el fra­ca­so de su inten­to de gol­pe de Esta­do en Pakis­tán, los pro­ble­mas que se le acu­mu­lan en el sub­con­ti­nen­te de India que avan­za en una impre­sio­nan­te lucha de cla­ses glo­bal en medio de un inten­to de giro reac­cio­na­rio bajo el fana­tis­mo reli­gio­so hin­dú diri­gi­do por unas ate­mo­ri­za­das bur­gue­sía que ven la fuer­za al alza de las gue­rri­llas comu­nis­tas nepa­líes y de los fra­ca­sos abso­lu­tos de las pro­vo­ca­cio­nes impe­ria­lis­tas en el Tíbet…

De todos los esce­na­rios, el ucra­niano es el que en 2021 reu­nía las mejo­res con­di­cio­nes para reto­mar la ofen­si­va con­tra Rusia como ante­sa­la para cer­car lue­go a Chi­na al pene­trar la OTAN has­ta los más de 4.000 km de fron­te­ra de Rusia con Chi­na. En Ucra­nia la OTAN refor­za­ba el nazis­mo des­de antes del gol­pe de Esta­do de 2014 y tras la ful­gu­ran­te derro­ta que le infrin­gió Rusia cuan­do inter­vino por pri­me­ra vez en defen­sa del Don­bass, exper­tos de la OTAN se vol­ca­ron duran­te casi ocho años en pre­pa­rar al ejér­ci­to ucra­niano ver­te­bra­do inter­na­men­te por las tro­pas de éli­te nazis, que cum­ple la mis­ma fun­ción que las Waf­fen-SS en la Ale­ma­nia de Hitler, hacién­do­le creer al pútri­do gobierno que a par­tir de 2022 esta­ría en con­di­cio­nes de ven­cer a Rusia, tras «recon­quis­tar» el Donbass.

Los Acuer­dos de Minsk de 2015 que podían garan­ti­zar cier­ta paz, fue­ron incum­pli­dos al ins­tan­te por el nazis­mo ucra­niano que se sen­tía fuer­te al estar pro­te­gi­do por la OTAN. La corrup­ción era inmen­sa, la liber­tad esta­ba muy debi­li­ta­da cuan­do no a pun­to de ser ile­ga­li­za­da…; el racis­mo fue lega­li­za­do con de leyes hitle­ria­nas, solo fal­ta­ba aplas­tar en san­gre el Don­bass, cul­mi­nan­do así la polí­ti­ca de exter­mino apli­ca­da duran­te ocho años, lle­gar a la fron­te­ra con Rusia e ins­ta­lar misi­les nuclea­res y armas bio­quí­mi­cas a muy pocos minu­tos de Mos­cú, Minsk y otras ciu­da­des impor­tan­tes. Todo esta­ba pla­nea­do para pasar al ata­que en febre­ro de 2022 y exi­gir a Rusia con­ce­sio­nes leo­ni­nas que pusie­ran a dis­po­si­ción del impe­ria­lis­mo el inmen­so reser­vo­rio de recur­sos vita­les que es la Fede­ra­ción Rusa, el 30% de los del pla­ne­ta según el Ban­co Mundial.

Para eso había y hay que aca­bar con Putin sin repa­rar en medios. El impe­ria­lis­mo sabe que el grue­so de la bur­gue­sía rusa y su blo­que social de apo­yo están con el Gobierno de Putin y su estra­te­gia carac­te­ri­za­da por al menos estas carac­te­rís­ti­cas: crear rela­cio­nes inter­na­cio­na­les no dic­ta­das por Esta­dos Uni­dos ni por el capi­tal finan­cie­ro occi­den­tal; crear una aso­cia­ción esta­ble entre Chi­na, Rusia y otros paí­ses libre de los ata­ques impe­ria­lis­tas; aumen­tar la inde­pen­den­cia pro­duc­ti­va y tec­no­ló­gi­ca del país para depen­der menos de la expor­ta­ción de ener­gías y mate­rias pri­mas; man­te­ner la baja deu­da del país; recor­tar aún más las dife­ren­cias socia­les sur­gi­das a raíz de la implo­sión de la URSS; redu­cir aún más la corrup­ción de las oli­gar­quías pro-occi­den­ta­les y aca­bar con las mafias sur­gi­das en los años 90…

De pro­du­cir­se la derro­ta de Putin y la ins­tau­ra­ción de un gobierno pro-occi­den­tal que abra las puer­tas del país al impe­ria­lis­mo, será el ini­cio de una sal­va­je ofen­si­va neo­li­be­ral con­tra el pro­le­ta­ria­do ruso apli­can­do las mis­mas o peo­res repre­sio­nes que sufre Ucra­nia bajo la dic­ta­du­ra de Zelens­ki, tan corrup­to que has­ta par­ti­dos dere­chis­tas euro­peos le cri­ti­can por su enor­me enri­que­ci­mien­to en tan poco tiem­po. La derro­ta del pro­le­ta­ria­do ruso y la ile­ga­li­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que aho­ra defien­den acti­va­men­te los dere­chos del Don­bass y de Rusia, jus­ti­fi­ca­rá el incre­men­to de los ata­ques liber­ti­ci­das que ya se están dan­do en Occi­den­te y en Esta­dos Uni­dos. Ven­ce­do­ra la bur­gue­sía pro-occi­den­tal, aplas­ta­das las has­ta aho­ra cre­cien­tes fuer­zas comu­nis­tas y bal­ca­ni­za­da la Fede­ra­ción Rusa para faci­li­tar el asen­ta­mien­to del capi­ta­lis­mo extran­je­ro depre­da­dor, se faci­li­ta así sobre­ma­ne­ra el cer­co y ata­que a Chi­na e inme­dia­ta­men­te des­pués, Orien­te Medio y Nues­tra­mé­ri­ca, aun­que tal vez cam­bia­se el orden de ata­que según las nece­si­da­des del momento.

Si nos fija­mos, ade­más de prác­ti­ca­men­te todos los recur­sos, tam­bién los gran­des acuí­fe­ros del pla­ne­ta son ya codi­cia­dos por el impe­ria­lis­mo: gla­cia­res de los Andes, Ama­zo­nía, acuí­fe­ro Gua­ra­ní, ríos Níger y Con­go, Nilo, Indú Kush e Hima­la­ya don­de nacen los vita­les ríos de Asia, altos del Golán, del­ta del Danu­bio… y la Antár­ti­da y el Árti­co. Para jus­ti­fi­car seme­jan­te agre­si­vi­dad, des­de comien­zos del siglo XXI Esta­dos Uni­dos ade­cua a sus pro­yec­tos expan­sio­nis­tas la lec­tu­ra cal­vi­nis­ta de la Biblia sobre la obli­ga­to­rie­dad del tra­ba­jo como requi­si­to para poseer a títu­lo de pro­pie­dad pri­va­da la tie­rra que se labo­ra. El colo­nia­lis­mo y lue­go el impe­ria­lis­mo se jus­ti­fi­ca­ban a sí mis­mos dicien­do que los pue­blos que exter­mi­na­ban incum­plían el man­da­do bíbli­co de «cre­ced y mul­ti­pli­caos, y domi­nad la tie­rra», deján­do­la impro­duc­ti­va e iner­me. Occi­den­te se pre­sen­ta­ba como la civi­li­za­ción que tra­ba­ja­ba la tie­rra, la vol­vía pro­duc­ti­va «cien­to por uno»: es nece­sa­rio y jus­to expro­piar las tie­rras de los pue­blos que no las trabajan.

Ya para 2004 se edi­ta­ban libros en Esta­dos Uni­dos en los que terri­to­rios muy ricos en bio­di­ver­si­dad, en agua y recur­sos, eran pre­sen­ta­dos como a libre dis­po­si­ción de las poten­cias «civi­li­za­das» que eran las úni­cas que podían vol­ver­las ren­ta­bles. En 2010 se cita­ba abier­ta­men­te a los Esta­dos inca­pa­ces de ase­gu­rar que sus recur­sos fue­ran «ren­ta­bles» para el impe­ria­lis­mo siguien­do la lógi­ca de los lla­ma­dos «Esta­dos falli­dos», tan opor­tu­na para la pre­po­ten­te pro­pa­gan­da occi­den­tal. En 2022 el mis­mo pre­si­den­te Biden ha habla­do en rue­da de pren­sa con­tra los «Esta­dos irres­pon­sa­bles», aque­llos que son inca­pa­ces de admi­nis­trar con «res­pon­sa­bi­li­dad» los cada vez más ago­ta­dos recur­sos. Occi­den­te se pre­sen­ta así como la garan­te úni­ca de la «civi­li­za­ción», tarea que exi­ge aban­do­nar para siem­pre el uni­ver­so de dere­chos huma­nos, de tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, de acuer­dos nego­cia­dos y san­cio­na­dos por ins­ti­tu­cio­nes míni­ma­men­te neu­tra­les, para impo­ner una legis­la­ción «basa­da en reglas» dic­ta­das por las poten­cias «res­pon­sa­bles».

La mani­pu­la­ción polí­ti­co-reli­gio­sa, en la que Occi­den­te es exper­ta, jue­ga un papel cla­ro en estas y en otras pro­vo­ca­cio­nes impe­ria­lis­tas, prác­ti­ca­men­te en todas por­que los fun­da­men­ta­lis­mos que se basan en las reli­gio­nes del Libro, judaís­mo, cris­tia­nis­mo e islam, son espe­cial­men­te aptos para pro­pa­gar el odio y el terror median­te la crea­ción de sec­tas de toda índo­le. Pero las bur­gue­sías tam­bién mani­pu­lan otras reli­gio­nes como es el caso del hin­duis­mo, al que nos hemos refe­ri­do arri­ba, y, a otra esca­la, empe­za­mos a ver sin­cre­tis­mos reac­cio­na­rios entre ellas apren­dien­do de las lec­cio­nes del ocu­pan­te fran­cés en Viet­nam con la reli­gión arti­fi­cial y sin­cré­ti­ca de Qao Dai, por ejem­plo. A la vez, los paí­ses impe­ria­lis­tas están limi­tan­do los dere­chos y liber­ta­des con­cre­tas de «sus» cla­ses tra­ba­ja­do­ras, refor­zan­do la cla­ra ten­den­cia auto­ri­ta­ria y liberticida.

La Cum­bre de la OTAN en Bru­se­las del 29 y 30 mar­zo de 2022 mos­tra­ba el des­con­cier­to bur­gués por­que Rusia se había ade­lan­ta­do como en Siria, plan­tean­do una for­ma de gue­rra que ha ridi­cu­li­za­do a la doc­tri­na impe­ria­lis­ta. Bru­se­las optó por la gue­rra per­ma­nen­te, y en la Cum­bre de Madrid se va a con­cre­tar ese plan deses­pe­ra­do para rever­tir el retro­ce­so occi­den­tal a cual­quier pre­cio. Por lo fil­tra­do has­ta aho­ra, se tra­ta­rá al menos sobre los siguien­tes puntos:

  1. Mun­dia­li­zar la OTAN absor­bien­do a otras alian­zas, como lo ha pro­pues­to Gran Bre­ta­ña y con­for­me a la lógi­ca his­tó­ri­ca de su fun­da­ción. No cues­ta nada crear las redes de man­do que conec­ten a pac­tos polí­ti­co-mili­ta­res como el AUKUS y otros muchos como los ejér­ci­tos de Colom­bia, la enti­dad sio­nis­ta, Marrue­cos, etc., con el man­do de la OTAN. La absor­ción es impres­cin­di­ble para hacer fren­te a las nece­si­da­des sur­gi­das en el siglo XXI fren­te al poder por aho­ra impa­ra­ble de Chi­na y Rusia, poder que cre­ce sobre­ma­ne­ra por su inte­gra­do­ra polí­ti­ca de cola­bo­ra­ción con otros pueblos.
  2. Refor­zar su estruc­tu­ra de man­do y dis­ci­pli­na inter­na tan­to de sus ejér­ci­tos como de las socie­da­des que con­tro­lan. Las amar­gas lec­cio­nes apren­di­das de las gue­rras de Yugos­la­via, Irak, Afga­nis­tán, Libia, Siria, Ucra­nia y Don­bass en 2014 y aho­ra de nue­vo en Ucra­nia, por citar las más cono­ci­das, obli­gan a la OTAN a replan­tear­se sus doc­tri­nas, sis­te­mas, estra­te­gias y tác­ti­cas. Las lec­cio­nes apor­ta­das por sus fra­ca­sos en Kaza­jis­tán y Bie­lo­rru­sia, por la gue­rra de Arme­nia, por la efec­ti­va resis­ten­cia de Cuba, Vene­zue­la e Irán, por las debi­li­da­des de Israel fren­te a Pales­ti­na, por la efec­ti­vi­dad defen­si­va de Yemen, etc., todo demues­tra que la OTAN está sobrevalorada.
  3. Mul­ti­pli­car el gas­to mili­tar en espe­cial en nue­vas tec­no­lo­gías ante los logros y ven­ta­jas alcan­za­das por Irán, Chi­na y Rusia, pero tam­bién ante la rapi­dez de apren­di­za­je de pue­blos supues­ta­men­te «irres­pon­sa­bles» y «Esta­dos falli­dos» que en poco tiem­po adap­tan a sus nece­si­da­des muchas de esas tec­no­lo­gías adqui­ri­das en el mer­ca­do o con las ayu­das de otros paí­ses. La inven­ti­va de la huma­ni­dad aplas­ta­da ape­nas cono­ce lími­tes sobre todo cuan­do dis­po­ne de infor­ma­ción téc­ni­ca sufi­cien­te para la doc­tri­na defen­si­va que ha desa­rro­lla­do. La supe­rio­ri­dad tec­no­cien­tí­fi­ca de la indus­tria de la matan­za que aún con­ser­va la OTAN debe res­pon­der a esta admi­ra­ble inven­ti­va de la liber­tad humana.
  4. Inte­grar mejor la indus­tria de la matan­za con otras indus­trias capi­ta­lis­tas por­que la tec­no­cien­cia mili­tar requie­re inver­sio­nes tan gigan­tes­cas y arries­ga­das que nece­si­ta del Esta­do para obte­ner­las y para faci­li­tar los apo­yos cor­po­ra­ti­vos, encon­trar mer­ca­dos y sobre todo pro­vo­car gue­rras. El capi­ta­lis­mo actual y la OTAN nece­si­tan inte­grar la indus­tria de la matan­za huma­na en la tota­li­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co-finan­cie­ro y polí­ti­co-cul­tu­ra lo que es impo­si­ble sin el Esta­do y sin sus rela­cio­nes internacionales.
  5. Expan­dir la «segu­ri­dad y los valo­res» bur­gue­ses por el mun­do es impres­cin­di­ble para ase­gu­rar los pun­tos ante­rio­res ya que, como veni­mos insis­tien­do, la natu­ra­le­za impro­duc­ti­va a medio y lar­go pla­zo de la indus­tria de la matan­za exi­ge tales gas­tos que solo se obtie­nen aumen­tan­do la explo­ta­ción social y la opre­sión nacio­nal, refor­zan­do la ten­den­cia al aumen­to de las luchas revo­lu­cio­na­rias. La «segu­ri­dad y los valo­res» bur­gue­ses están para jus­ti­fi­car las repre­sio­nes de la OTAN. La expe­rien­cia mues­tra que don­de se apo­sen­ta la OTAN apa­re­ce o rena­ce el auto­ri­ta­ris­mo y el nazis­mo. La men­ti­ra recu­pe­ra­da del lema fran­quis­ta de que «Rusia es cul­pa­ble» crea la figu­ra del mal con­tra lo que todo está permitido.
  6. Lograr que la «ciu­da­da­nía» acep­te ser car­ne de cañón del impe­ria­lis­mo aun­que aún no haya un peli­gro inme­dia­to de gue­rra, pero sí un cli­ma de temor y angus­tia por su pro­xi­mi­dad; lograr que se impli­que y cola­bo­re en la «segu­ri­dad» apo­yan­do a los gobier­nos mili­ta­ris­tas, e inclu­so exi­gien­do más armas y menos liber­tad. Es inne­ga­ble que este cli­ma cola­bo­ra­cio­nis­ta está pene­tran­do en bases de la social­de­mo­cra­cia y del refor­mis­mo a raíz del apo­yo al nazis­mo ucra­niano, de la dene­ga­ción de los dere­chos ele­men­ta­les del Don­bass y de ese nue­vo racis­mo que es la ruso­fo­bia, que ocul­ta y has­ta legi­ti­ma a los ver­da­de­ros racis­mos eurocéntricos.
  7. Jus­ti­fi­car el irra­cio­na­lis­mo de una posi­ble, pro­ba­ble y has­ta desea­ble gue­rra nuclear tác­ti­ca con­tra el «eje del mal». La pro­pa­gan­da sui­ci­da de que pue­de haber una «gue­rra con­tro­la­da» que no dege­ne­re en el Holo­caus­to, en el Arma­ge­dón, limi­ta­da al inte­rior de Rusia, Chi­na, Irán y algu­nos pocos paí­ses más está orga­ni­za­da des­de hace un tiem­po. La «gue­rra por dele­ga­ción» yan­qui es un pri­mer paso en ese des­cen­so al infierno, al matadero.

Como hemos vis­to, hemos empe­za­do con la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis com­pa­rán­do­la con las limi­ta­cio­nes insal­va­bles de la geo­po­lí­ti­ca que minus­va­lo­ra u olvi­da la cues­tión fun­da­men­tal: la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo y todo lo que se deri­va de ella; y tras ana­li­zar la evo­lu­ción, el pre­sen­te y el futu­ro de la OTAN, hemos vuel­to a la teo­ría de la cri­sis, pero con una visión más veraz, tan­to que nos acon­se­ja mul­ti­pli­car las movi­li­za­cio­nes con­tra la indus­tria de la matan­za humana.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 15 de junio de 2022

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.