Nación Anda­lu­za ante el asal­to al Capi­to­lio estadounidense

En el día de ayer el Capi­to­lio esta­dou­ni­den­se fue asal­ta­do por gru­pos de la alt-right en ple­na pro­cla­ma­ción de Joe Biden como nue­vo pre­si­den­te. Des­de Nación Anda­lu­za que­re­mos hacer, de for­ma apre­su­ra­da, algu­nas refle­xio­nes sobre los acon­te­ci­mien­tos recien­tes en la deca­den­te poten­cia imperialista:

1º El capi­ta­lis­mo en su actual fase impe­ria­lis­ta senil se encuen­tra en un momen­to de cri­sis. Una cri­sis que es mani­fes­ta­ción de la agu­di­za­ción de sus con­tra­dic­cio­nes y cuya con­se­cuen­cia es la actual deca­den­cia de la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Mani­fes­ta­ción de esta cri­sis es el ascen­so de las corrien­tes polí­ti­cas de extre­ma dere­cha que aspi­ran a una fuer­te jerar­qui­za­ción social para con­se­guir una mayor efi­cien­cia eco­nó­mi­ca que man­ten­ga el cre­ci­mien­to de las tasas de ganan­cia de la bur­gue­sía, tan­to en Esta­dos Uni­dos como en todo el mun­do. Este ascen­so del auto­ri­ta­ris­mo es una nece­si­dad de la oli­gar­quía para apli­car las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que nece­si­ta y evi­den­cia la inca­pa­ci­dad de la social­de­mo­cra­cia ‑no sólo en Esta­dos Uni­dos sino en bue­na par­te del pla­ne­ta- de esta­bi­li­zar al capi­ta­lis­mo deca­den­te y per­pe­tuar la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Todo ello ya lo decía­mos el pasa­do mes de julio, en el aná­li­sis de coyun­tu­ra apro­ba­do por la XV Asam­blea Nacio­nal de Nación Anda­lu­za (https://​nacio​nan​da​lu​za​.files​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​8​/​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​s​-​y​-​t​a​c​t​i​c​a​s​-​x​v​-​2​0​.​pdf).

2º El espec­tácu­lo de tole­ran­cia y con­sen­ti­mien­to hacia la extre­ma dere­cha esta­dou­ni­den­se que vimos ayer con­tras­ta con la dura repre­sión des­ple­ga­da con­tra el movi­mien­to Black Lives Mat­ter o la per­se­cu­ción del movi­mien­to anti­fas­cis­ta. Esto nos lle­va a una refle­xión que es váli­da no sólo en Esta­dos Uni­dos sino en cual­quier Esta­do capi­ta­lis­ta: las ins­ti­tu­cio­nes no son neu­tra­les. Es decir los par­la­men­tos, las Fuer­zas Arma­das, los jue­ces de cual­quier Esta­do bur­gués están ahí para ase­gu­rar y pro­lon­gar el domi­nio de la oli­gar­quía y la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra. Tan­to en Amé­ri­ca como en Anda­lu­cía. Los acon­te­ci­mien­tos de ayer en el Capi­to­lio cons­ti­tu­yen otro avi­so al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz del carác­ter de cla­se de las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas. No hemos de dejar­nos enga­ñar por aque­llas que afir­man que pue­de haber “una Espa­ña mejor” ‑un Ejér­ci­to, unos jue­ces o una poli­cía espa­ño­les- para Anda­lu­cía pues­to que esas ins­ti­tu­cio­nes han sido crea­das para ase­gu­rar nues­tra explotación.

3º Los pro­ble­mas inter­nos del impe­ria­lis­mo y su des­es­ta­bi­li­za­ción es una bue­na noti­cia para los pue­blos del mun­do. Aho­ra más que nun­ca es el momen­to de expo­ner y lle­var al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz la rela­ción entre las dis­tin­tas for­mas polí­ti­cas de domi­na­ción bur­gue­sa. El pre­si­den­te entran­te J. Biden y la ultra­de­re­cha que coman­da D. Trump son expre­sio­nes de esta domi­na­ción. Nin­guno de ellos ofre­ce­rá una vida libre de explo­ta­ción a la cla­se obre­ra esta­dou­ni­den­se. No repre­sen­tan mode­los dis­tin­tos sino dife­ren­tes for­mas de domi­nio burgués.

4º No obs­tan­te, enten­de­mos que no hay que bana­li­zar lo que está ocu­rrien­do ni ridi­cu­li­zar el ascen­so de la expre­sión polí­ti­ca más cruel de la bur­gue­sía mun­dial – la extre­ma dere­cha y el auto­ri­ta­ris­mo – que está demos­tran­do gran capa­ci­dad de atrac­ción en las capas popu­la­res. Pero tam­po­co recu­rrir a fór­mu­las apre­su­ra­das y ya fra­ca­sa­das de tipo fren­te­po­pu­lis­tas que pon­gan al pro­le­ta­ria­do anda­luz bajo la direc­ción polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia peque­ño­bur­gue­sa. La úni­ca fuer­za que pue­de hacer fren­te al neo­fas­cis­mo es un gran blo­que popu­lar anti­fas­cis­ta que denun­cie tan­to a la extre­ma dere­cha como al capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta y a los mono­po­lios como las expre­sio­nes eco­nó­mi­cas y sis­té­mi­cas de la explo­ta­ción bur­gue­sa. No es renun­cian­do a nues­tros prin­ci­pios como ven­ce­re­mos a la extre­ma dere­cha, sino expo­nién­do­los como la úni­ca alter­na­ti­va real a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta del Pue­blo Tra­ba­ja­dor (Anda­luz en nues­tro caso).

Des­de Anda­lu­cía, en este extre­mo occi­den­tal del mar Medi­te­rrá­neo, lan­za­mos un fuer­te men­sa­je de soli­da­ri­dad y apo­yo a toda la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que ope­ra en los Esta­dos Uni­dos en unos momen­tos nada fáci­les para desa­rro­llar su tra­ba­jo en pos de la eman­ci­pa­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios, las mino­rías nacio­na­les y la cla­se obre­ra estadounidense.

¡Anda­lu­cía libre de neofascismo!

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Andaluza.

Anda­lu­cía, 7 de enero de 2021.

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

Latest posts by Car­los Ríos (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *