Argen­ti­na. En un vibran­te acto varias orga­ni­za­cio­nes socia­les recor­da­ron en Bue­nos Aires el Argen­ti­na­zo del 2001 /​Home­na­je a los caí­dos y reno­va­do com­pro­mi­so de lucha

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de diciem­bre de 2020.

Ya han pasa­do 19 años del Argen­ti­na­zo de 2001, cuan­do el pue­blo en la calle vol­teó varios pre­si­den­tes y pro­cla­mó la con­sig­na que lue­go se hizo famo­sa en todo el con­ti­nen­te: “Que se vayan todos, que no que­de ni uno solo”, refe­ri­da a los polí­ti­cos y gre­mia­lis­tas que trai­cio­na­ron los intere­ses de las mayorías. 

Por eso, este sába­do, fren­te al Obe­lis­co por­te­ño, miles de mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res recor­da­ron a los 37 lucha­do­res y lucha­do­ras ase­si­na­dos por la poli­cía (varios de ellos en esas mis­mas calles) y pro­cla­ma­ron en sus dis­cur­sos que la lucha con­ti­núa, ya que los “todos” a los que se había mal­de­ci­do, se las inge­nia­ron para retor­nar poco a poco usan­do las mil tri­qui­ñue­las del sis­te­ma demo­bur­gués.
En ese mar­co colo­ri­do que dan las ban­de­ras y estan­dar­tes del pue­blo, con­ta­gia­ba la ale­gría de los reen­cuen­tros entre la vie­ja y la nue­va mili­tan­cia, en la que vete­ra­nos gue­rre­ros de los 70 se abra­za­ban con la juven­tud peleo­na que hoy pide pis­ta para empren­der las nue­vas bata­llas que hacen fal­ta para dar vuel­ta todo lo que sea nece­sa­rio.
En los dis­cur­sos se pro­cla­mó varias veces la nece­si­dad de home­na­jear a los caí­dos «siguien­do su ejem­plo de lucha», tam­bién de pro­cla­mar la nece­si­dad de «aca­bar con las rece­tas de una demo­cra­cia men­ti­ro­sa y hecha a la medi­da de los explo­ta­do­res», por­que por otra par­te “cuan­do se escri­ba la his­to­ria de este tiem­po que nos tocó vivir se diga que no estu­vi­mos de acuer­do”. La “nece­sa­ria for­ma­ción para apren­der a luchar y saber por qué se toma cada camino” no dese­chó tam­po­co la idea de que todo lo que se vie­ne hacien­do tie­ne sen­ti­do: des­de la auto­or­ga­ni­za­ción, la auto­de­fen­sa, la pelea por los recur­sos bási­cos, las ollas popu­la­res, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria a tra­vés de la cons­truc­ción de huer­tas, pero por sobre todas esas nece­si­da­des, calle y más calle como bue­na con­se­je­ra. “Lo que no se gana en la calle nun­ca ten­drá la mis­ma soli­dez que lograr­lo por otras vías”. se dijo.

Voces y más voces, con­sig­nas calien­tes de tan­tos años de bron­ca con­te­ni­da y de un año difi­ci­lí­si­mo don­de fal­tan la comi­da, la vivien­da y el tra­ba­jo. Sin embar­go, sobra la fuer­za ances­tral de unir todo lo que pue­da unir­se por­que como dijo un vete­rano: “el enemi­go que tene­mos enfren­te es peli­gro­so para enfren­tar­lo des­ar­ma­dos ideo­ló­gi­ca­men­te y ade­más, fragmentados”.

19 años des­pués, el Argen­ti­na­zo fue evo­ca­do por los que siguen tenien­do memo­ria y no com­pran los espe­jos de colo­res del sis­te­ma. Mien­tras tan­to, la Patria del 17 de Octu­bre, la del Cor­do­ba­zo, la de los pique­te­ros y los heroi­cos com­ba­tien­tes barria­les del 2001 sigue espe­ran­do por nue­vas insur­gen­cias libertarias.

Videos y fotos:Resumen Latinoamericano

Habla Llli, repre­sen­tan­te, del Par­ti­do Guevarista

Más videos del acto:

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *