Esta­do espa­ñol. Cul­tu­ra. La cuen­ta atrás para la entra­da en pri­sión del rape­ro Pablo Hasel ha comenzado

¡Orga­ni­cé­mo­nos para Impe­dir este nue­vo ata­que a nues­tros dere­chos! ¡Luche­mos por la liber­tad de Pablo Hasel, que es tam­bién la nues­tra! ¡Amnis­tía total!

Recien­te­men­te, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal inad­mi­tió el recur­so pre­sen­ta­do por su defen­sa, lo cual cie­rra total­men­te la vía judi­cial para impe­dir su encarcelamiento.

Es la segun­da vez que la Audien­cia Nacio­nal con­de­na en fir­me a Hasel por denun­ciar en sus can­cio­nes las corrup­te­las de la monar­quía, el tra­to que reci­ben los cien­tos de pre­sos polí­ti­cos que lle­nan las cár­ce­les espa­ño­las, así como los cons­tan­tes abu­sos de los cuer­pos repre­si­vos del Esta­do. A pesar de que se ha demos­tra­do que estas denun­cias están basa­das en hechos más que pro­ba­dos, quie­ren encar­ce­lar­le por con­tar la cru­da reali­dad que pade­ce­mos en el Esta­do español.

Si el encar­ce­la­mien­to de Pablo Hasel se hace efec­ti­vo se con­ver­ti­ría en el pri­mer rape­ro de Euro­pa encar­ce­la­do por su disi­den­cia con el régi­men en el que vive. Aun­que sería el pri­me­ro en entrar en pri­sión, no es el pri­me­ro que es per­se­gui­do por esto. Cien­tos de per­so­nas han sido juz­ga­das en Espa­ña por sus opi­nio­nes o sus can­cio­nes. Un ejem­plo de ello es Val­tonyc, que tuvo que exi­liar­se pre­ci­sa­men­te para evi­tar el ingre­so en pri­sión. La repre­sión sis­te­má­ti­ca que ejer­ce el Esta­do espa­ñol a los artis­tas com­pro­me­ti­dos lo equi­pa­ra cada día más a Marrue­cos, lugar don­de tam­bién están a la orden del día las con­de­nas a los artis­tas que alzan la voz.

En el caso de Pablo, sin embar­go, no se per­si­gue sola­men­te su músi­ca. Per­si­guen tam­bién su mili­tan­cia polí­ti­ca. Es por ello que, ade­más de las dos con­de­nas de la Audien­cia Nacio­nal, tie­nen nume­ro­sos pro­ce­sos abier­tos a cau­sa de su acti­vi­dad polí­ti­ca. La suma de todas las peti­cio­nes de pri­sión que pen­den sobre él podrían enviar­le a pri­sión nada menos que quin­ce años.

Como decía­mos, el encar­ce­la­mien­to es inmi­nen­te y la vía judi­cial está total­men­te ago­ta­da. Por eso, aho­ra más que nun­ca, las orga­ni­za­cio­nes aba­jo fir­man­tes hace­mos un lla­ma­mien­to a movi­li­zar­nos para impe­dir­lo y denun­ciar su caso. Sea­mos cons­cien­tes de que, si el Esta­do con­si­gue encar­ce­lar a Hasel, noso­tros, la cla­se obre­ra y el con­jun­to de sec­to­res popu­la­res, habre­mos per­di­do una bata­lla en la gue­rra por recu­pe­rar nues­tros dere­chos y liber­ta­des que nos son arre­ba­ta­dos día a día.

¡Orga­ni­cé­mo­nos para Impe­dir este nue­vo ata­que a nues­tros dere­chos! ¡Luche­mos por la liber­tad de Pablo Hasel, que es tam­bién la nues­tra! ¡Amnis­tía total!

Aler­ta Solidària

CEIVAR

Movi­ment Pro Amnistía

Adri, et volem a casa!

Asam­blea Popu­lar de Málaga

Pla­ta­for­ma Pablo Hasel Llibertat

Assem­blea Popu­lar Elda i Petrer

Comi­té de soli­da­rie­da­de cxs presxs políticxs

Movi­mien­to Anti­re­pre­si­vo de Madrid

Comi­te d’Asturies pola amnistía

Nou Barris Com­ba­tiú – Soli­da­ri­tat periférica

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *