La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)

Des­kar­gak /​Des­car­gas (205 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)Des­car­gar 
[PDF] [A5] La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)Des­car­gar 
[EPUB] La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)Des­car­gar 
[mobi] La Covid-19, el sen­ti­do común y la polí­ti­ca (I de III)Des­car­gar 

Esta es la pri­me­ra entre­ga de una serie de tres. Con­tie­ne la Intro­duc­ción, «Qué es el sen­ti­do común» y «Hegel». La segun­da entre­ga con­tie­ne los aná­li­sis sobre Marx, Lenin, Grams­ci y Duna­yevs­ka­ya al res­pec­to. Y la ter­ce­ra, Dia­léc­ti­ca I y II, y el Resu­men. La publi­ca­ción de las dos entre­gas que fal­tan se hará en las dos sema­nas siguientes.

«El hom­bre necio gus­ta de pas­mar­se ante cual­quier razo­na­mien­to.»1

«En círcu­los inte­lec­tua­les bur­gue­ses se tie­ne en gran esti­ma al sen­ti­do común como méto­do de pen­sa­mien­to y guía de acción […] Lamen­ta­ble­men­te, los ideó­lo­gos bur­gue­ses y peque­ño- bur­gue­ses nos infor­man poco sobre el con­te­ni­do lógi­co del sen­ti­do común y la rela­ción que exis­te entre el sen­ti­do común y su “cien­cia”.»2

«El pun­to de vis­ta del sen­ti­do común es el de la “indi­fe­ren­cia” y la “segu­ri­dad”, “la indi­fe­ren­cia en la “segu­ri­dad”. La satis­fac­ción con la reali­dad tal como apa­re­ce y la acep­ta­ción de sus rela­cio­nes fijas y esta­bles hace al hom­bre indi­fe­ren­te a las aún no rea­li­za­das poten­cia­li­da­des que no están “dadas” con la mis­ma cer­te­za y esta­bi­li­dad de los obje­tos de los sen­ti­dos. El sen­ti­do común con­fun­de la apa­rien­cia acci­den­tal de las cosas con su esen­cia, y per­sis­te en creer que hay una iden­ti­dad inme­dia­ta de esen­cia y exis­ten­cia.»3

«Pero en la cien­cia eco­nó­mi­ca, como suce­de en la físi­ca teó­ri­ca moder­na, muchas teo­rías con­tra­di­cen el sen­ti­do común.»4

En escri­tos ante­rio­res5 hemos inten­ta­do ana­li­zar el impac­to y las inter­ac­cio­nes de la cri­sis socio­na­tu­ral, que se vul­ga­ri­za con el nom­bre de Covid-19, con los pro­ble­mas del poder, con la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo des­de 2007, con la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis y con la mani­pu­la­ción de la «reser­va de irra­cio­na­li­dad» y de sin-razón que pal­pi­ta en el fon­do de la psi­co­lo­gía de masas bur­gue­sa. En este vamos a desa­rro­llar algu­nas ideas sobre cómo eso que lla­man «sen­ti­do común» está pre­sen­te de algu­na mane­ra en las reac­cio­nes que moti­va la Covid-19, sean irra­cio­na­les y reac­cio­na­rias, anti­cien­tí­fi­cas y nega­cio­nis­tas, o «razo­na­bles» y «demó­cra­tas», pero nun­ca revolucionarias.

El sen­ti­do común, en cuan­to pen­sa­mien­to dócil que se pas­ma ante cual­quier afir­ma­ción apa­ren­te­men­te seria sin cues­tio­nar­la, es el res­pon­sa­ble de la fal­sa con­tra­dic­ción que vemos a dia­rio: por un lado, sec­to­res socia­les creen en la dema­go­gia nega­cio­nis­ta y, por el otro lado, sec­to­res socia­les hacen caso a la masi­va pro­pa­gan­da intere­sa­da eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca sobre la Covid-19, des­con­tex­tua­li­za­da de las inmen­sas fuer­zas tec­tó­ni­cas que cho­can en las entra­ñas del sis­te­ma. A pesar de sus dife­ren­cias, nin­gu­na pro­fun­di­za has­ta las con­tra­dic­cio­nes sub­te­rrá­neas por­que les une la indi­fe­ren­cia ante la dia­léc­ti­ca entre las fuer­zas obje­ti­vas y las fuer­zas sub­je­ti­vas que mue­ven la his­to­ria. Por esto, no ana­li­zan qué intere­ses de cla­se hay detrás de las mani­pu­la­cio­nes cons­pi­ra­noi­cas y nega­cio­nis­tas, pero tam­po­co de la urgen­cia para que el pro­le­ta­ria­do obe­dez­ca al fin polí­ti­co-eco­nó­mi­co de una tec­no­cien­cia ofi­cial­men­te «neu­tral» y has­ta «huma­nis­ta», y no avan­ce en una vía revo­lu­cio­na­ria con­tra la Covid-19 y con­tra su cau­sa: el modo de pro­duc­ción capitalista.

Cuan­do hable­mos sobre Hegel, Marx, Lenin. Grams­ci…, vere­mos que no exis­te con­tra­dic­ción algu­na en los intere­ses socio­po­lí­ti­cos de fon­do entre el nega­cio­nis­mo y la tec­no­cien­cia, sino solo algu­nas dife­ren­cias y ape­nas algu­na opo­si­ción, por­que pue­den defen­der intere­ses de fac­cio­nes bur­gue­ses dife­ren­tes. El secre­to radi­ca en la teo­ría de la Esen­cia que expli­ca lo difi­cul­to­so del avan­ce del cono­ci­mien­to según va superan­do las dis­tan­cias que sepa­ran lo dife­ren­te de lo con­tra­rio pasan­do por lo opues­to. Vea­mos tres ejemplos.

Uno, el sen­ti­do común se limi­ta a des­cu­brir los dife­ren­tes intere­ses que tie­nen las gran­des far­ma­céu­ti­cas en la pro­duc­ción de vacu­nas anti-coro­na­vi­rus; aun­que se jue­gan ingen­tes bene­fi­cios y aun­que cuen­tan con las ayu­das de sus Esta­dos6 res­pec­ti­vos son sim­ples dife­ren­cias empre­sa­ria­les den­tro de la gran indus­tria capi­ta­lis­ta de la salud. La dura com­pe­ten­cia inter empre­sa­rial en el Big Far­ma es solo un ejem­plo entre miles como se apre­cia en la indus­tria del lujo7, pero estas gran­des cor­po­ra­cio­nes saben muy bien que su vida depen­de de la vida del capitalismo.

Dos, Esta­dos Uni­dos y el con­jun­to del impe­ria­lis­mo occi­den­tal tie­nen for­tí­si­mos intere­ses en debi­li­tar a Chi­na. Se ha sabi­do que la extre­ma dere­cha yan­qui8 pre­pa­ró la cam­pa­ña de cul­pa­bi­li­zar a Chi­na por la supues­ta «mani­pu­la­ción» de un virus has­ta crear la Covid-19, en base a una «inves­ti­ga­ción» sin base cien­tí­fi­ca9. Hay que doble­gar a Chi­na por­que es el opo­si­tor más peli­gro­so y más fuer­te para emer­ger como poten­cia hege­mó­ni­ca mun­dial den­tro de unos años por­que ya lo era eco­nó­mi­ca­men­te des­de 201410. Vemos como de la sim­ple dife­ren­cia entre indus­trias de la salud se ha pasa­do a un cho­que de opo­si­cio­nes por­que Chi­na pue­de refor­zar el capi­ta­lis­mo o avan­zar al socia­lis­mo según se desa­rro­lle su lucha inter­na de cla­ses, con lo que de la opo­si­ción se sal­ta­ría a la contradicción.

Y tres, esto es lo que suce­de con Cuba y su exce­len­te11 sani­dad incon­ci­lia­ble con la sani­dad bur­gue­sa: una con­tra­dic­ción que solo pue­de supe­rar­se des­tru­yen­do Cuba o des­tru­yen­do el capi­ta­lis­mo, y de aquí los ata­ques cre­cien­tes que pade­ce la isla, la cam­pa­ña de men­ti­ras12 para destrozarla.

El sen­ti­do común solo lle­ga —cuan­do lo logra— al pri­mer nivel, el más sim­ple, el de las dife­ren­cias entre las for­mas de la com­pe­ten­cia inter capi­ta­lis­ta en todos los nive­les y, en muy con­ta­dos casos, real­men­te pocos, pro­fun­di­za has­ta la opo­si­ción fron­tal entre Chi­na y el impe­ria­lis­mo, pero se echa hacia atrás asus­ta­do cuan­do alguien le pre­gun­ta por la con­tra­dic­ción inso­lu­ble entre la sani­dad bur­gue­sa y la sani­dad socia­lis­ta, por no decir la comu­nis­ta. La úni­ca sali­da que le que­da es la de refu­giar­se en el refor­mis­mo prag­má­ti­co de la «salud públi­ca» que exi­ge con­sen­suar con la bur­gue­sía cuán­to va a dejar de ganar para dedi­car­lo a la «sani­dad públi­ca». Pero es un deseo impo­si­ble por­que el capi­tal ha deci­di­do sacri­fi­car vidas obre­ras para trans­fe­rir billo­nes13 de euros y dóla­res del era­rio públi­co a sus cuen­tas privadas.

Con la Covid-19, el sen­ti­do común vuel­ve a demos­trar su efi­ca­cia con­ser­va­do­ra, aun­que tam­bién sus lími­tes. Recor­de­mos que la lucha de cla­ses se esta­ba reac­ti­van­do has­ta el ins­tan­te mis­mo de la apa­ri­ción de la Covid-19 que, de entra­da, supu­so un parón brus­co inclu­so don­de se sos­te­nían movi­li­za­cio­nes al alza como en el Esta­do fran­cés con los cha­le­cos ama­ri­llos14, y un lar­go etcé­te­ra. El movi­mien­to obre­ro se vio para­li­za­do por el des­con­cier­to y la inca­pa­ci­dad para crear nue­vas for­mas de resis­ten­cia duran­te el con­fi­na­mien­to, aun­que rela­ti­va­men­te pron­to se auto­or­ga­ni­za­ron las pri­me­ras reacciones.

A su calor ha sur­gi­do en las izquier­das una refle­xión que tie­ne tres gran­des prio­ri­da­des: una, pre­pa­rar­se polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va­men­te para afron­tar la nue­va fase de lucha de cla­ses abier­ta por la pan­de­mia; dos, derro­tar a las fuer­zas fas­cis­tas enva­len­to­na­das15; y tres, mos­trar que la demo­cra­cia bur­gue­sa es la for­ma exter­na de la dic­ta­du­ra del capi­tal. Las izquier­das, sin embar­go, dis­po­nen de una amplia base teó­ri­ca sobre la lucha con­tra la indus­tria de la salud que demos­tra­ba por qué nin­gu­na bur­gue­sía per­mi­ti­ría16 un sis­te­ma médi­co que prio­ri­za­se la vida popu­lar sobre el bene­fi­cio capitalista.

Las tres gran­des prio­ri­da­des —hay otras «meno­res» que des­bor­dan este tex­to— nos lle­van direc­ta­men­te al sen­ti­do común y a sus rela­cio­nes con la peda­go­gía del mie­do, como dos de los gran­des obs­tácu­los que fre­nan la toma de con­cien­cia ante una reali­dad tan injus­ta como la que hace que las cla­ses explo­ta­das vivan menos que las explo­ta­do­ras17 por­que tie­nen más recur­sos para aguan­tar inclu­so el calor extre­mo que el pro­le­ta­ria­do18. Por ejem­plo, es el caso de Sue­cia19, país impe­ria­lis­ta enri­que­ci­do, la tasa de con­ta­gios de la Covid-19 es del 30% en los barrios obre­ros y del 4% en los burgueses.

Es cier­to, y lo ana­li­za­mos en los nues­tros tex­tos ante­rio­res, que la mani­pu­la­ción del mie­do20 es muy ren­ta­ble para la bur­gue­sía, tan­to más cuan­do la Covid-19 gol­pea con bru­ta­li­dad en un momen­to en el que el capi­ta­lis­mo pare­ce encon­trar­se fren­te a un cam­bio de fase. Sería muy ilus­tra­ti­vo estu­diar las simi­li­tu­des entre el «nue­vo mie­do» crea­do por el impe­ria­lis­mo mani­pu­lan­do la pan­de­mia, la alian­za chino-rusa, el mito del estan­ca­mien­to secu­lar, etc., y la crea­ción de Sata­nás21 como la cara malig­na de Yah­vé en el siglo ‑VII por la cla­se domi­nan­te judía hun­di­da en una cri­sis de super­vi­ven­cia. Al res­pec­to, alguien ha escri­to que: «[…] la mayo­ría de las reli­gio­nes cono­ci­das han prac­ti­ca­do la estra­te­gia de crear ten­sio­nes en sus segui­do­res a fin de man­te­ner­los some­ti­dos y domi­na­dos […] La crea­ción más genial, aun­que tam­bién la más con­tra­dic­to­ria, fue la crea­ción del Demo­nio y de su enor­me poder, a veces rayano con una autén­ti­ca riva­li­dad con el poder de Dios, para ten­tar a las almas des­de den­tro»22.

En otro tex­to de esta serie tam­bién hemos habla­do sobre el mie­do al infierno crea­do por la Igle­sia en el medie­vo fren­te a las cri­sis que se agol­pa­ban. No es muy difí­cil hallar res­tos de la «atmós­fe­ra de villa­nía»23 crea­da por la Inqui­si­ción en la actua­li­dad del Esta­do espa­ñol. Nun­ca debe­mos olvi­dar la efec­ti­vi­dad de la denun­cia en la Ale­ma­nia nazi:

En el Leviathan, Hob­bes defi­ne el esta­do natu­ral del hom­bre como una gue­rra de todos con­tra todos. Lo que hacía que la situa­ción duran­te el Ter­cer Reich se apro­xi­ma­se a una gue­rra fría de todos con­tra todos era la cons­tan­te posi­bi­li­dad de una denun­cia, de la que se deri­va­ban toda una serie de ven­ta­jas para el régi­men. La denun­cia crea­ba des­con­fian­za mutua, para­li­za­ba la opo­si­ción […] ponía al ser­vi­cio de los obje­ti­vos del esta­do impor­tan­tes reser­vas de resen­ti­mien­tos y ren­co­res per­so­na­les. […] El caso de una per­so­na que entre­ga­ba al ver­du­go a un miem­bro de su fami­lia refle­ja­ba menos un debi­li­ta­mien­to de la estruc­tu­ra fami­liar en la socie­dad ale­ma­na que un debi­li­ta­mien­to o males­tar de la mis­ma socie­dad ale­ma­na […] La denun­cia se pro­du­cía en todos los nive­les de la socie­dad, des­de los que vivían de la cari­dad públi­ca has­ta los gru­pos de éli­te, como escri­to­res, aca­dé­mi­cos y ofi­cia­les. […] la ten­sión emo­cio­nal moti­va­da por la gue­rra inten­si­fi­có el cli­ma de sos­pe­cha e incre­men­tó la ola de denun­cias24.

Para pre­ve­nir e impe­dir tan­ta vile­za, hemos de denun­ciar que ya antes de la Covid-19 aumen­ta­ba la exi­gen­cia de los Esta­dos para impo­ner un nue­vo sis­te­ma de denun­cia con la excu­sa del «terro­ris­mo», de la inse­gu­ri­dad y de la delin­cuen­cia, etc. El macarthis­mo yan­qui no ha des­apa­re­ci­do del todo y los apo­yos que da Donald Trump a los ase­si­nos racis­tas poli­cías y civi­les afian­zan esta ten­den­cia de la que ya hemos habla­do en artícu­los ante­rio­res. Tam­bién hay que com­ba­tir tan­to al cre­cien­te poder socio­po­lí­ti­co del cris­tia­nis­mo, espe­cial­men­te el más reac­cio­na­rio, el de las sec­tas evan­gé­li­cas25, como el alar­man­te auge de la irra­cio­na­li­dad anti­cien­tí­fi­ca que en 2012 for­zó un «mitin a favor de la razón»26 y otro en 2016, ambos en Washing­ton D.C.

Cua­tro años des­pués, la por­ta­voz de la Casa Blan­ca exi­ge que la cien­cia no se entro­me­ta27 en las medi­das empre­sa­ria­les para reabrir cuan­to antes la muy ren­ta­ble28 indus­tria edu­ca­ti­va y las empre­sas, aun­que mul­ti­pli­quen los con­ta­gios. Y don­de la cien­cia y la dia­léc­ti­ca retro­ce­den, avan­za el sen­ti­do común. Pero el pro­ble­ma es más gra­ve de lo que pudié­ra­mos sos­pe­char por­que has­ta las ver­sio­nes menos reac­cio­na­rias del sen­ti­do común, baluar­te de la razón dócil, son ata­ca­das por la ola de nega­cio­nis­mo29 y pseu­do­cien­cias30 que mani­pu­lan y mien­ten para abrir­se camino con el aval de las ver­sio­nes más reac­cio­na­rias de la ideo­lo­gía bur­gue­sa. La gue­rra entre cien­cia-crí­ti­ca y bene­fi­cio capi­ta­lis­ta31 que se está libran­do en Esta­dos Uni­dos, tam­bién ha esta­lla­do en casi la tota­li­dad de gobier­nos, lo que ha lle­va­do a la auto­or­ga­ni­za­ción de amplios colec­ti­vos sani­ta­rios para que se haga caso a la cien­cia y no al bene­fi­cio pri­va­do32. Pero Cuba33 y otros paí­ses nos mues­tran el camino correcto.

Fren­te a la línea rec­ta segui­da hon­ro­sa­men­te por Cuba, el sen­ti­do común jus­ti­fi­ca y prac­ti­ca la zig­za­guean­te osci­la­ción del prag­ma­tis­mo, que es una de sus varian­tes polí­ti­cas más efec­ti­vas para que las fuer­zas socio­po­lí­ti­cas, sin­di­ca­les, etc., y tam­bién para las per­so­nas en su coti­dia­nei­dad, al mar­gen de sus opcio­nes refor­mis­tas o reac­cio­na­rias, inten­te con­se­guir par­te de sus obje­ti­vos, res­pe­tan­do siem­pre los lími­tes de la dic­ta­du­ra del capi­tal. Lea­mos esto: «Ciu­da­da­nos segui­rá apli­can­do polí­ti­cas úti­les, de cen­tro y de sen­ti­do común para mejo­rar la vida de todos los mur­cia­nos»34. Como se sabe, Ciu­da­da­nos es un par­ti­do dere­chis­ta en alian­za con el fas­cis­mo de Vox y la extre­ma dere­cha del PP. Dado que el sen­ti­do común es inter­cla­sis­ta, el prag­ma­tis­mo tam­bién lo es, por lo que no debe­mos sor­pren­der­nos que otras fuer­zas la asu­man como méto­do váli­do de acción socio­po­lí­ti­ca, según ana­li­zó Reka­ba­rren Tal­dea en una serie de cua­tro capí­tu­los a lo lar­go de 2018, como vere­mos más adelante.

  1. Herá­cli­to: De Tales a Demó­cri­to. Frag­men­tos pre­so­crá­ti­cos, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 1988, p. 134.
  2. Geor­ge Novack: Intro­duc­ción a la lógi­ca dia­léc­ti­ca, Edi­to­rial Plu­ma, Bogo­tá 1976, p. 32.
  3. Her­bert Mar­cu­se: Razón y revo­lu­ción, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1994, pp. 50 – 51.
  4. Andrew Kli­man: Rei­vin­di­can­do El Capi­tal de Marx. Una refu­ta­ción del mito de su incohe­ren­cia, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2020, p. 170.
  5. El Covid 19 y la cues­tión del poder, de 25 de mar­zo de 2020; Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XI de XII) De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987, 1991, 1994, 1996, 2001, 2007… (1 de 2), de 16 de abril de 2020; ¿Y aho­ra qué? El Covid-19 como asal­to a la razón, de 25 de mayo de 2020; El inter­na­cio­na­lis­mo a par­tir del Covid-19, de 4 de junio de 2020 y Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XI de XII) De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987, 1991, 1994, 1996, 2001, 2007… (2 de 2), de 17 de junio de 2020. Todos en la red.
  6. Ánge­les Maes­tro y Eloy Nava­rro: Las vacu­nas con­tra la Covid-19: los gobier­nos a los pies de las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, 12 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​blogs​.publi​co​.es/​d​o​m​i​n​i​o​p​u​b​l​i​c​o​/​3​4​3​4​9​/​l​a​s​-​v​a​c​u​n​a​s​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​l​o​s​-​g​o​b​i​e​r​n​o​s​-​u​n​a​-​v​e​z​-​m​a​s​-​a​-​l​o​s​-​p​i​e​s​-​d​e​-​l​a​s​-​m​u​l​t​i​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​-​f​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​as/).
  7. Sil­via Ayu­so: Tam­bo­res de gue­rra en la cús­pi­de del lujo, 2 de octu­bre de 2020 (https://​elpais​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​2​020 – 10-01/tambores-de-guerra-en-la-cuspide-del-lujo.html).
  8. Car­los del Cas­ti­llo: El infor­me de la viró­lo­ga chi­na que dice que el coro­na­vi­rus se creó en un labo­ra­to­rio está finan­cia­do por Ste­ve Ban­non, 18 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​i​n​f​o​r​m​e​-​v​i​r​o​l​o​g​a​-​c​h​i​n​a​-​d​i​c​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​c​r​e​o​-​l​a​b​o​r​a​t​o​r​i​o​-​f​i​n​a​n​c​i​a​d​o​-​s​t​e​v​e​-​b​a​n​n​o​n​_​1​_​6​2​3​1​1​9​0​.​h​tml).
  9. Las «prue­bas» de la viró­lo­ga chi­na que ase­gu­ra que la Covid-19 fue crea­da en un labo­ra­to­rio no tie­nen evi­den­cia cien­tí­fi­ca, 26 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.20mi​nu​tos​.es/​n​o​t​i​c​i​a​/​4​3​9​5​6​6​1​/​0​/​l​a​s​-​p​r​u​e​b​a​s​-​d​e​-​l​a​-​v​i​r​o​l​o​g​a​-​c​h​i​n​a​-​q​u​e​-​a​s​e​g​u​r​a​-​q​u​e​-​l​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​f​u​e​-​c​r​e​a​d​a​-​e​n​-​u​n​-​l​a​b​o​r​a​t​o​r​i​o​-​n​o​-​t​i​e​n​e​n​-​e​v​i​d​e​n​c​i​a​-​c​i​e​n​t​i​f​i​ca/).
  10. Chi­na es ya la pri­me­ra poten­cia mun­dial, 8 de noviem­bre de 2014 (https://​www​.expan​sion​.com/​2​0​1​4​/​1​0​/​0​8​/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​1​4​1​2​7​7​1​9​2​9​.​h​tml); Maca­re­na Vidal Liy: Chi­na gana la par­ti­da en el table­ro eco­nó­mi­co mun­dial, 27 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​elpais​.com/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​2​020 – 09-26/china-toma-la-delantera.html).
  11. La pri­me­ra (y úni­ca) vacu­na lati­no­ame­ri­ca­na con­tra el coro­na­vi­rus nace en Cuba: Sobe­ra­nía, 30 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.cubain​for​ma​cion​.tv/​c​u​b​a​/​2​0​2​0​0​9​3​0​/​8​8​0​5​5​/​8​8​0​5​5​-​l​a​-​p​r​i​m​e​r​a​-​y​-​u​n​i​c​a​-​v​a​c​u​n​a​-​l​a​t​i​n​o​a​m​e​r​i​c​a​n​a​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​n​a​c​e​-​e​n​-​c​u​b​a​-​s​o​b​e​r​a​n​a​-01).
  12. Las nue­vas men­ti­ras de Washing­ton con­tra la medi­ci­na cuba­na, 30 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.cubain​for​ma​cion​.tv/​c​o​n​t​r​a​-​c​u​b​a​/​2​0​2​0​0​9​3​0​/​8​8​0​5​7​/​8​8​0​5​7​-​l​a​s​-​n​u​e​v​a​s​-​m​e​n​t​i​r​a​s​-​d​e​-​w​a​s​h​i​n​g​t​o​n​-​c​o​n​t​r​a​-​l​a​-​m​e​d​i​c​i​n​a​-​c​u​b​ana).
  13. Andre Damon: Con un millón de muer­tos, Gobier­nos aban­do­nan esfuer­zos para con­te­ner pan­de­mia de Covid-19, 1 de octu­bre de 2020 (https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​1​0​/​0​1​/​p​e​r​s​-​o​0​1​.​h​tml).
  14. G. Bou­nou­re y F. Sitel: Entre­vis­ta a G. Pom­mier. Entre cri­sis social y cri­sis sani­ta­ria, refle­xio­nes de un psi­co­ana­lis­ta, 29 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​vien​to​sur​.info/​e​n​t​r​e​-​c​r​i​s​i​s​-​s​o​c​i​a​l​-​y​-​c​r​i​s​i​s​-​s​a​n​i​t​a​r​i​a​-​r​e​f​l​e​x​i​o​n​e​s​-​d​e​-​u​n​-​p​s​i​c​o​a​n​a​l​i​s​ta/).
  15. Fas­cis­mo en Espa­ña: la nor­ma­li­za­ción del odio, 14 de julio de 2020 (https://​eles​ta​do​.net/​f​a​s​c​i​s​m​o​-​n​o​r​m​a​l​i​z​a​c​i​o​n​-​o​d​io/); Scott Gil­bert: Por qué es impor­tan­te lla­mar­lo fas­cis­mo, 24 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​rebe​lion​.org/​p​o​r​-​q​u​e​-​e​s​-​i​m​p​o​r​t​a​n​t​e​-​l​l​a​m​a​r​l​o​-​f​a​s​c​i​s​mo/) y Inés In: Anti­va­cu­nas, cons­pi­ra­noi­cos y neo­na­zis mar­cha­ron por Ber­lín, 31 de agos­to de 2020 (https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​A​n​t​i​v​a​c​u​n​a​s​-​c​o​n​s​p​i​r​a​n​o​i​c​o​s​-​y​-​n​e​o​n​a​z​i​s​-​m​a​r​c​h​a​r​o​n​-​e​n​-​B​e​r​lin).
  16. Fran­cis­co Cata­lá: «Ideo­lo­gía bur­gue­sa y sani­dad», I Jor­na­das Sani­ta­rias del PCE,Agen­jo, Madrid 1978, pp. 83 – 92.
  17. C. Sán­chez y S. Fer­nán­dez: Los pobres mue­ren antes, 13 de agos­to de 2020 (https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/pandemia-covid-pobreza-desigualdad-enfermedad-mortalidad-comunidades-autonomas/20200813084722178170.html#:~:text=La%).
  18. José Luís Zafra: El calor extre­mo no afec­ta a todos por igual: deja más muer­tes en los barrios con menos recur­sos, 25 de agos­to de 2020 (https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​c​a​l​o​r​-​e​x​t​r​e​m​o​-​n​o​-​a​f​e​c​t​a​-​i​g​u​a​l​-​d​e​j​a​-​m​u​e​r​t​e​s​-​b​a​r​r​i​o​s​-​r​e​c​u​r​s​o​s​_​1​_​6​1​7​9​8​7​0​.​h​tml).
  19. Redac­ción: Pre­va­len­cia del Covid-19 en Sue­cia: ape­nas un 4% en barrios ricos y un 30% en pobres, 6 de agos­to de 2020 (https://​www​.cor​do​babn​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​s​a​l​u​d​/​h​a​c​e​n​-​e​n​c​u​e​s​t​a​-​s​e​r​o​l​o​g​i​c​a​-​s​u​e​c​i​a​/​2​0​2​0​0​8​0​6​1​1​0​9​1​5​0​5​5​6​4​4​.​h​tml).
  20. Oscar Ora­mas Oli­va: La teo­ría del mie­do y otros sub­ter­fu­gios, 3 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​rebe​lion​.org/​l​a​-​t​e​o​r​i​a​-​d​e​l​-​m​i​e​d​o​-​y​-​o​t​r​o​s​-​s​u​b​t​e​r​f​u​g​i​os/).
  21. Nor­man Cohn: Los demo­nios fami­lia­res de Euro­pa, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1997, pp. 90 y ss.
  22. Tori­bio Pérez de Argan­za: Edu­ca­ción reli­gio­sa y alie­na­ción, Akal, Madrid 1983, pp. 110 – 111.
  23. Julio Caro Baro­ja: El señor inqui­si­dor, Alta­ya, Madrid 1996, p. 147.
  24. Richard Grun­ber­ger: His­to­ria social del Ter­cer Reich, Ariel, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 121 – 129.
  25. RT: «Poder evan­gé­li­co»: por qué es un peli­gro para Amé­ri­ca, 24 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​m​_​s​s​_​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​p​o​d​e​r​-​e​v​a​n​g​e​l​i​c​o​-​p​o​r​-​q​u​e​-es).
  26. Richard Daw­kins: «¿Quién acu­di­ría a un mitin en con­tra de la razón», La cien­cia en el alma, Espa­sa. Bar­ce­lo­na 2019, pp. 367 – 371.
  27. La Casa Blan­ca sobre la reaper­tu­ra de las escue­las: «La cien­cia no debe entro­me­ter­se», 17 de julio de 2020 (https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​l​a​-​c​a​s​a​-​b​l​a​n​c​a​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​r​e​a​p​e​r​t​u​r​a​-​d​e​-​l​a​s​-​e​s​c​u​e​l​a​s​-​l​a​-​c​i​e​n​c​i​a​-​n​o​-​d​e​b​e​-​e​n​t​r​o​m​e​t​e​r​s​e​_​1​_​6​1​1​0​0​5​9​.​h​tml).
  28. Rober­to Bor­dón: El mar­ke­ting de la uni­ver­si­dad pri­va­da en tiem­po de coro­na­vi­rus, 22 de junio de 2020 (http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​E​l​-​m​a​r​k​e​t​i​n​g​-​d​e​-​l​a​-​u​n​i​v​e​r​s​i​d​a​d​-​p​r​i​v​a​d​a​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​s​-​d​e​-​c​o​r​o​n​a​v​i​rus).
  29. Rafael Sil­va: El nega­cio­nis­mo como acti­vis­mo de la igno­ran­cia, 21 de agos­to de 2020 (https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​e​l​-​n​e​g​a​c​i​o​n​i​s​m​o​-​c​o​m​o​-​a​c​t​i​v​i​s​m​o​-de).
  30. Manuel Losa­da Gómez: Cua­tro con­di­cio­nes para el ascen­so de las pseu­do­cien­cias, 27 de agos­to de 2020 (https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​2​0​/​0​8​/​2​8​/​c​u​a​t​r​o​-​c​o​n​d​i​c​i​o​n​e​s​-​p​a​r​a​-​e​l​-​a​s​c​e​n​s​o​-​d​e​-​l​a​s​-​p​s​e​u​d​o​c​i​e​n​c​i​as/).
  31. Bryan Dine: La cons­pi­ra­ción de la cla­se diri­gen­te para reabrir las escue­las: Ganan­cias ver­sus cien­cias, 13 de agos­to de 2020 (https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​8​/​1​3​/​p​e​r​s​-​a​1​3​.​h​tml).
  32. Más de 170.000 pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios fir­man un mani­fies­to para lograr una mejor res­pues­ta a la Covid-19, 20 de sep­tiem­bre de 2020 (https://​www​.lasex​ta​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​n​a​c​i​o​n​a​l​/​m​a​s​-​d​e​-​1​7​0​0​0​0​-​p​r​o​f​e​s​i​o​n​a​l​e​s​-​s​a​n​i​t​a​r​i​o​s​-​f​i​r​m​a​n​-​u​n​-​m​a​n​i​f​i​e​s​t​o​-​p​a​r​a​-​l​o​g​r​a​r​-​u​n​a​-​m​e​j​o​r​-​r​e​s​p​u​e​s​t​a​-​a​-​l​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​_​2​0​2​0​0​9​2​0​5​f​6​7​4​c​a​7​d​0​c​d​8​7​0​0​0​1​1​c​4​6​4​1​.​h​tml).
  33. Wil­kie Del­ga­do Correa: El papel de la Aca­de­mia de Cien­cias de Cuba y de su revis­ta Ana­les fren­te a la Covid-19, 2 de octu­bre de 2020 (https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​p​a​p​e​l​-​d​e​-​l​a​-​a​c​a​d​e​m​i​a​-​d​e​-​c​i​e​n​c​i​a​s​-​d​e​-​c​u​b​a​-​y​-​d​e​-​s​u​-​r​e​v​i​s​t​a​-​a​n​a​l​e​s​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​c​o​v​i​d​-​19/).
  34. José María Moli­na: «Un “men­sa­je de espe­ran­za” a todos los mur­cia­nos», 9 de junio de 2020 (http://​mur​cia​.ciu​da​da​nos​-cs​.org/​2​0​2​0​/​0​6​/​0​9​/​c​i​u​d​a​d​a​n​o​s​-​s​e​g​u​i​r​a​-​a​p​l​i​c​a​n​d​o​-​p​o​l​i​t​i​c​a​s​-​u​t​i​l​e​s​-​d​e​-​c​e​n​t​r​o​-​y​-​d​e​-​s​e​n​t​i​d​o​-​c​o​m​u​n​-​p​a​r​a​-​m​e​j​o​r​a​r​-​l​a​-​v​i​d​a​-​d​e​-​t​o​d​o​s​-​l​o​s​-​m​u​r​c​i​a​n​os/).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *