Cua­tro con­di­cio­nes para el ascen­so de las pseu­do­cien­cias

Tra­tar el pen­sa­mien­to pseu­do­cien­tí­fi­co como super­che­ría es des­aten­der un pro­ble­ma, y refu­tar­lo com­pi­lan­do erro­res resul­ta una tarea one­ro­sa e inú­til. Por­que las pseu­do­cien­cias, ade­más de pro­li­jas, se arro­gan un cri­te­rio de veri­fi­ca­ción excep­cio­nal: exi­mir­se de prue­ba y dejar que los escép­ti­cos demues­tren sus men­ti­ras. Así, deba­tir con pseu­do­cien­tí­fi­cos impli­ca admi­tir peti­cio­nes de prin­ci­pio y arries­gar­se a que se con­fun­da inte­rés con apro­ba­ción. Su estu­dio debe enca­rar­se des­de pers­pec­ti­vas que ni se pier­dan en sus fala­cias ni con­fra­ter­ni­cen por tra­tar­se de un fol­clo­re moderno más o menos acep­ta­do.

Su pro­li­fe­ra­ción podría inte­grar­se en uno de los temas de estu­dio de la Antro­po­lo­gía: el pen­sa­mien­to mági­co-reli­gio­so. Sin embar­go las pseu­do­cien­cias no son pen­sa­mien­to mági­co, ni poseen su rique­za de con­te­ni­dos. Lo per­ti­nen­te es enca­rar­las como ima­gi­na­rios de socie­da­des don­de exis­te un cam­po cien­tí­fi­co ins­ti­tu­cio­na­li­za­do. Es la pri­me­ra con­di­ción: no hay pseu­do­cien­cias sin una Cien­cia a la que para­si­tar y negar a la vez. Las pseu­do­cien­cias se mime­ti­zan con ella: usan arbi­tra­ria­men­te sus datos, des­ta­can sus incer­ti­dum­bres y pro­pa­gan la sos­pe­cha (toda pseu­do­cien­cia con­vo­ca la «teo­ría de la cons­pi­ra­ción»). Con esa míme­sis no pre­ten­den ins­ti­tuir un para­dig­ma ana­lí­ti­co alter­na­ti­vo sino obte­ner una acep­ta­ción como la que poseen las for­mas de la vida reli­gio­sa y los pro­ce­sos cien­tí­fi­cos, pero rene­gan­do de su carác­ter comu­ni­ta­rio. Si la fun­ción del pen­sa­mien­to mági­co es dar sen­ti­do gru­pal a los ava­ta­res sub­je­ti­vos y el valor del saber cien­tí­fi­co vie­ne de un tra­ba­jo colec­ti­vo que revier­te a la comu­ni­dad, el pen­sa­mien­to pseu­do­cien­tí­fi­co ope­ra al revés: ve lo colec­ti­vo como un ámbi­to del que el suje­to debe sepa­rar­se para encon­trar un sen­ti­do que reafir­me como úni­ca su expe­rien­cia par­ti­cu­lar.

La segun­da con­di­ción es un entorno social don­de la trans­mi­sión de expe­rien­cias comu­ni­ta­rias se sus­ti­tu­ya por el estí­mu­lo de los medios, las redes y la indus­tria cul­tu­ral. Los indi­vi­duos apre­mia­dos a expre­sar opi­nio­nes bajo una plé­to­ra de infor­ma­ción cam­bian­te, selec­cio­na­da en sole­dad y sin un méto­do cohe­ren­te, se vuel­ven permea­bles a la sim­pli­ci­dad. De todas for­mas, una edu­ca­ción cien­tí­fi­ca no lle­va a pen­sar o actuar de mane­ra lógi­ca en todos los terre­nos. El esta­tus de la Cien­cia no nace del cono­ci­mien­to uni­ver­sal de sus vir­tu­des expli­ca­ti­vas, sino del reco­no­ci­mien­to de su uti­li­dad, y aun éste se tor­na aza­ro­so. Véa­se un ejem­plo: un artícu­lo frau­du­len­to de A. J. Wake­field en The Lan­cet (28 de febre­ro de 1998) exten­dió la sos­pe­cha de que las vacu­nas pro­pa­ga­ban enfer­me­da­des infan­ti­les. La nega­ti­va a la vacu­na­ción pro­du­jo una epi­de­mia foca­li­za­da. No había una creen­cia supers­ti­cio­sa detrás y la infor­ma­ción sobre las vacu­nas esta­ba dis­po­ni­ble. Un lap­sus en la trans­mi­sión de la memo­ria colec­ti­va de la enfer­me­dad, que lle­vó a obviar el nexo entre salud públi­ca y medi­ci­na, con­di­cio­nó el fenó­meno. Cuan­do la cali­dad de vida se sobre­en­tien­de y la enfer­me­dad es «cosa de otros», la inter­ven­ción cien­tí­fi­ca se juz­ga como super­flua.

Ter­ce­ra con­di­ción: las pseu­do­cien­cias son un pro­duc­to del «impe­rio de la opi­nión» diri­gi­do a un públi­co con­cre­to pero amplio. Para las pseu­do­cien­cias el cono­ci­mien­to es pre­exis­ten­te, inde­pen­dien­te de las con­di­cio­nes socia­les y mate­ria­les, y su aprehen­sión una ganan­cia indi­vi­dual en un jue­go don­de todos los pro­ble­mas son cues­tio­nes de cri­te­rio per­so­nal. De ahí que vean a las ins­tan­cias aca­dé­mi­cas como una buro­cra­cia que impi­de la libe­ra­li­za­ción del pen­sa­mien­to y entor­pe­ce su desa­rro­llo. Que se ciñan más a la pro­pa­gan­da que al rigor, más a la reedi­ción que a la ela­bo­ra­ción fis­ca­li­za­da y más a la genia­li­dad caris­má­ti­ca que a la coope­ra­ción se debe a su nece­si­dad de lle­gar a esa audien­cia pre­ci­sa: la que eva­lúa la infor­ma­ción por lo fácil que sea de evo­car, lo cohe­ren­te que resul­te con sus gus­tos indi­vi­dua­les y lo caris­má­ti­co del emi­sor. Y su téc­ni­ca para esti­mu­lar­la es sedu­cir­la, con­ven­cer­la de que, por enci­ma de su for­ma­ción aca­dé­mi­ca, posee cua­li­da­des inna­tas para acce­der a todo cono­ci­mien­to. Esa ofer­ta ele­va al dile­tan­te a la cate­go­ría de inves­ti­ga­dor, la expe­rien­cia per­so­nal a la de prue­ba empí­ri­ca, cual­quier lec­tu­ra a la de estu­dio y la opi­nión a la de axio­ma. Dicho en for­ma de chan­za: saca el cuñao que lle­va­mos den­tro. La lla­ma­da a «inves­ti­gar por uno mis­mo» y a sos­pe­char de los sabe­res for­ma­les impos­tan­do un fal­so car­te­sia­nis­mo for­ma par­te de esa seduc­ción. En manos de las pseu­do­cien­cias, la duda metó­di­ca de Des­car­tes (cues­tio­nar la per­cep­ción sub­je­ti­va y las expli­ca­cio­nes teleo­ló­gi­cas) dege­ne­ra en una incer­ti­dum­bre redun­dan­te que anu­la el aná­li­sis, sus­pen­de las hipó­te­sis en bene­fi­cio de la con­je­tu­ra y redu­ce el deba­te a un comer­cio de opi­nio­nes.

La cuar­ta con­di­ción es la con­so­li­da­ción de la eco­no­mía como refe­ren­te pri­mor­dial: los sabe­res aca­dé­mi­cos no están a sal­vo de la expan­sión del capi­tal, ni del pro­ce­so de des­re­gu­la­ción que afec­ta a cual­quier acti­vi­dad capaz de dar bene­fi­cio. La supo­si­ción de que las apor­ta­cio­nes de una dis­ci­pli­na son más váli­das cuan­to más coope­ren en la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal y más se amol­den a la deman­da tie­ne un ries­go: no pone lími­tes ni para des­aten­der finan­cie­ra­men­te a las que no apor­ten ganan­cias, ni para sufra­gar prác­ti­cas sin vali­dez cien­tí­fi­ca pero que cum­plan con ese requi­si­to. Suce­de con la peu­do­cien­cia en medi­ci­na: un labo­ra­to­rio requie­re de ins­ta­la­cio­nes, inves­ti­ga­ción, per­so­nal cua­li­fi­ca­do…; los pre­pa­ra­dos homeo­pá­ti­cos, no. Sus inver­sio­nes son exiguas en com­pa­ra­ción y no nece­si­tan garan­tía expe­ri­men­tal, ergo resul­tan muchí­si­mo más ren­ta­bles según la rela­ción inputs/​outputs. No es de extra­ñar que, obvian­do su fal­ta de fun­da­men­to cien­tí­fi­co, el auge de esa deman­da sea atrac­ti­va, y que el capi­tal no haga ascos a que las pseu­do­cien­cias obten­gan reco­no­ci­mien­to ofi­cial. Exac­ta­men­te igual que no los hace al pau­la­tino pre­te­ri­mien­to de la Filo­so­fía, la His­to­ria o cua­les­quie­ra de las lla­ma­das «cien­cias socia­les».

Las pseu­do­cien­cias y sus géne­ros de con­su­mo han podi­do ins­ta­lar­se pues en socie­da­des don­de pre­sen­cia, uso y pres­ti­gio acu­mu­la­do de los apor­tes cien­tí­fi­cos augu­ra­ban que las mayo­rías ope­ra­rían «cien­tí­fi­ca­men­te» en su coti­dia­nei­dad. Socie­da­des en las que los suje­tos, ade­más de fuer­za de tra­ba­jo, pro­du­cen «opi­nión»; una opi­nión sobe­ra­na que, sin espa­cios para la expe­rien­cia colec­ti­va direc­ta y abru­ma­da por una ava­lan­cha de infor­ma­cio­nes con­tra­dic­to­rias, trans­for­ma la elec­ción indi­vi­dual en últi­ma ratio. Socie­da­des, final­men­te, arbi­tra­das alre­de­dor del bene­fi­cio a toda cos­ta y don­de se some­te al cono­ci­mien­to a las velei­da­des del mer­ca­do.

Si la pseu­do­cien­cia sedu­ce es por­que apro­ve­cha la indi­vi­dua­li­za­ción no como efec­to de la sole­dad, sino como por­ta­do­ra de un valor: el de las pre­ten­sio­nes de exclu­si­vi­dad. El empleo, por ejem­plo, de «tera­pias alter­na­ti­vas» esta­ble­ce una dis­tin­ción con res­pec­to del pacien­te de la medi­ci­na, expre­sa un deseo de sepa­ra­ción de lo colec­ti­vo y pon­de­ra la elec­ción per­so­nal fren­te a la de «todo el mun­do». El dis­cur­si­vo con el que sus usua­rios expli­can su pre­fe­ren­cia sue­na a racio­na­li­za­ción: invec­ti­vas con­tra las far­ma­céu­ti­cas, rela­tos de per­se­cu­cio­nes a los tera­peu­tas alter­na­ti­vos, sobre la reti­ra­da de un reme­dio mila­gro­so debi­da a tur­bios mane­jos o sobre erro­res médi­cos ilus­tra­do todo con «datos» pro­ve­nien­tes de las redes socia­les. Pero la cues­tión se zan­ja en cual­quier caso con una fra­se feti­che: «a mí me va bien» o «es mi opi­nión». El «efec­to indi­vi­dual» de una pseu­do­te­ra­pia y la opi­nión per­so­nal ava­lan su efi­ca­cia sin nece­si­dad de otra con­si­de­ra­ción.

Como se ve, no esta­mos tra­tan­do con un ritor­ne­llo supers­ti­cio­so sino con el pul­so entre 200 años de expe­rien­cia cien­tí­fi­ca acu­mu­la­da y la pala­bra del mer­ca­do, la de las «audien­cias» de los medios y la de los usua­rios de inter­net.

Manuel Losa­da Gómez

27 de agos­to de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *