Bra­sil. Jacy Rocha, el cam­pa­men­to refe­ren­te en agro­eco­lo­gía que INCRA quie­re des­alo­jar

Por Igor Car­valho. Bra­sil de Fato. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre 2020.

Cómo es la vida en Jacy Rocha, refe­ren­te en agro­eco­lo­gía prin­ci­pal opo­si­ción acti­va a la agro­in­dus­tria en la región.

“Des­de 2010, habla­mos de pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca, las fami­lias ya enten­die­ron que aquí no pode­mos usar pes­ti­ci­das, que lo bueno es que se siem­bra y se saca el sus­ten­to de la natu­ra­le­za, sin dañar el medio ambien­te, sin pes­ti­ci­das y sin que­ma”. La decla­ra­ción es de Maris­te­la Cunha, una de los pobla­do­res del Asen­ta­mien­to Jacy Rocha, del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra (MST), ubi­ca­do en Pra­do, extre­mo sur de Bahía.

Aho­ra, con la ame­na­za del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Colo­ni­za­ción y Refor­ma Agra­ria (Incra), que pre­ten­de des­alo­jar a algu­nos pobla­do­res, Cunha está preo­cu­pa­do, pero se man­tie­ne opti­mis­ta sobre el des­en­la­ce del embro­llo. «Este es el lugar que ele­gí para vivir has­ta el final de mi vida», dice el colono, quien tam­bién for­ma par­te de la direc­ción del movi­mien­to esta­tal en Bahía.

El área de 30 mil hec­tá­reas, don­de se ubi­ca Jacy Rocha y viven 227 fami­lias, fue resul­ta­do de un con­ve­nio, en 2010, con Suzano Papel e Celu­lo­se y Fibria S /​A, empre­sas que se incor­po­ra­ron en 2020. El área fue reco­no­ci­da como asen­ta­mien­to de Incra en 2015. Al año siguien­te, 2016, el movi­mien­to orga­ni­zó el repar­to de lotes entre fami­lias, según apti­tu­des.

Foto: Igor Car­valho

“Cada comu­ne­ro dijo lo que pre­ten­día plan­tar o el ani­mal que que­ría criar y lue­go nos deci­di­mos por la zona, según las carac­te­rís­ti­cas del lote. Si más de uno qui­sie­ra el mis­mo lote, saca­ría­mos ”, recuer­da Cunha, quien lle­gó en 2010 al asen­ta­mien­to.

En diez años, Jacy Rocha se ha con­ver­ti­do en un refe­ren­te en agro­eco­lo­gía. La pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles se con­vir­tió en estan­dar­te en el asen­ta­mien­to que, en 2012, creó la Esco­la Popu­lar de Agro­eco­lo­gia e Agro­flo­res­ta Egí­dio Bru­net­to, don­de ofre­ce dos cur­sos, el de Téc­ni­co en Agro­eco­lo­gía, reco­no­ci­do por el Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción de Bahía, y una Espe­cia­li­za­ción en Edu­ca­ción. do Cam­po e Agro­eco­lo­gia, en alian­za con Fio­cruz.

Ade­más, en Egí­dio Bru­net­to, 800 fami­lias del extre­mo sur de Bahía apren­die­ron a leer y escri­bir. “Esta escue­la está en este terri­to­rio des­de 2012 y tie­ne un papel fun­da­men­tal den­tro del terri­to­rio, den­tro del movi­mien­to. La escue­la está aquí para tra­ba­jar en agro­eco­lo­gía y agro­fo­res­te­ría. No todo el públi­co que estu­dia en esta escue­la son hijos de [email protected], hay [email protected] de peque­ños agri­cul­to­res, indí­ge­nas y qui­lom­bo­las ”, dice Elia­ne Oli­vei­ra, coor­di­na­do­ra peda­gó­gi­ca de la Escue­la de Agro­eco­lo­gía.

La escue­la se man­tie­ne abier­ta para los 15 asen­ta­mien­tos que alber­gan a 1.500 fami­lias de la región, que se repar­ten en cin­co muni­ci­pios: Euná­po­lis, Ita­ma­ra­ju, Mucu­ri, Pra­do y San­ta Cruz de Cabrá­lia.

Foto: Igor Car­valho

Ade­más de Egí­dio Bru­net­to, está la Escue­la Esta­tal de Cam­po Ander­son Fra­nça, inau­gu­ra­da en 2013 y que fue reno­va­da en mar­zo de este año. En total, 490 niños del asen­ta­mien­to estu­dian en la uni­dad.

Duran­te la pan­de­mia, las cla­ses se impar­ten en casa. Los con­duc­to­res acor­tan la bre­cha entre estu­dian­tes y pro­fe­so­res. Al ama­ne­cer, los autos salen de la escue­la con acti­vi­da­des e infor­ma­ción impre­sa para los estu­dian­tes. Al final del día, regre­san con los cua­der­nos y ejer­ci­cios com­ple­ta­dos, para que los pro­fe­so­res los ana­li­cen.

Pro­duc­ción agrí­co­la diver­sa

Exis­te una diver­si­dad de pro­duc­ción agrí­co­la repar­ti­da entre los 227 lotes de Jacy Rocha. La yuca es el buque insig­nia del asen­ta­mien­to, ade­más de hor­ta­li­zas, cacao, achio­te, plá­tano, entre otros. Tam­bién hay pro­duc­ción de leche, bovi­nos, pollos y por­ci­nos.

La pro­duc­ción se ven­de en ferias en los muni­ci­pios del sur de Bahía y garan­ti­za el sus­ten­to de los pobla­do­res. “Mi sus­ten­to pro­vie­ne de los huer­tos, nun­ca ima­gi­né que mi sus­ten­to podría pro­ve­nir del cilan­tro y las cebo­lle­tas. Hago dos o tres ferias a la sema­na ”, expli­ca Cunha.

Foto: Igor Car­valho

Gra­cias al pro­gra­ma Alia­nça Pro­du­ti­vas, del gobierno de Bahía, que dis­tri­bu­yó R $ 60 millo­nes en todo el esta­do, hubo un recur­so para ini­ciar la siem­bra de café en Jacy Rocha. Cada asen­ta­mien­to con­tem­pla­do en el pro­gra­ma pon­drá a dis­po­si­ción una hec­tá­rea de su lote para 3 mil cafe­tos.

En el sur de Bahía, las carac­te­rís­ti­cas de la pro­duc­ción de Jacy Rocha ofre­cen un con­tra­pun­to a la agro­in­dus­tria en la región, lo que moti­va­ría los ata­ques de Incra al asen­ta­mien­to, según Oli­vei­ra. “Defen­de­mos las ban­de­ras de la lucha por la edu­ca­ción, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca. Este es un terri­to­rio muy rico, pero tam­bién empo­bre­ci­do, por el mono­cul­ti­vo de euca­lip­to, caña y café”.

Para Cunha, el man­te­ni­mien­to del terri­to­rio y la afir­ma­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la de los asen­ta­mien­tos, corro­bo­ran la reso­lu­ción toma­da a prin­ci­pios de la últi­ma déca­da. “La deci­sión que tomé en 2010, de venir al país y entrar al movi­mien­to, no me arre­pien­to en nin­gún momen­to, mi hijo se crió aquí. La vida, los ami­gos y la escue­la están aquí. Sé que mi hijo tie­ne vivien­da, comi­da y dig­ni­dad”.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *