Para­guay. La madre de una de las niñas argen­ti­nas ase­si­na­das enca­be­zó pro­tes­ta en Posa­das, Misio­nes (video)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de sep­tiem­bre 2020.

Miriam Villal­ba, madre de una de las nenas ase­si­na­das en un ope­ra­ti­vo de las fuer­zas de segu­ri­dad del gobierno para­gua­yo, dijo que fue­ron eje­cu­ta­das y pidió pro­tec­ción a Argen­ti­na.

foto: Miriam Villal­ba. Gen­ti­le­za Dia​rio​la​re​tal​.com​.ar

Miriam Villal­ba, la madre de una de dos las niñas de 11 años que fue­ron ase­si­na­das duran­te un ope­ra­ti­vo del Ejér­ci­to para­gua­yo con­tra la gue­rri­lla Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP), enca­be­zó este lunes una mar­cha en Posa­das, Misio­nes, para exi­gir que se acla­re qué suce­dió. Allí, denun­ció que su hija fue tor­tu­ra­da y pidió pro­tec­ción al Gobierno local. La ONU exi­gió al gobierno para­gua­yo que inves­ti­gue los hechos de for­ma impar­cial.

Duran­te la pro­tes­ta, Villal­ba expli­có a medios loca­les que las niñas eran pri­mas y habían via­ja­do al país vecino para cono­cer a sus padres, que según con­ta­ron fami­lia­res la sema­na pasa­da serían inte­gran­tes de la gue­rri­lla del EPP.

Es de «públi­co cono­ci­mien­to que mi hija y mi sobri­na fue­ron eje­cu­ta­das el 2 de sep­tiem­bre en Para­guay por las fuer­zas repre­si­vas del Gobierno. Noso­tros nos ente­ra­mos (de las muer­te de las niñas) al día siguien­te, por­que des­de un prin­ci­pio el Gobierno para­gua­yo tra­tó el tema con muchas espe­cu­la­cio­nes y dijo que se tra­ta­ba de per­so­nas mayo­res edad. Al día siguien­te, nos ente­ra­mos de que se tra­ta­ba de nues­tras niñi­tas», con­tó.

Villal­ba expli­có que las niñas via­ja­ron hacia el país vecino en «noviem­bre, des­pués de ter­mi­nar las cla­ses» por­que sus padres siem­pre habían pedi­do cono­cer­las.

«Las niñas tenían que vol­ver lo antes posi­ble pero des­pués se cerró la fron­te­ra y que­da­ron atra­pa­das allá por el caso del coro­na­vi­rus. Ellas esta­ban en un prin­ci­pio en la casa de un fami­liar», ase­gu­ró y agre­gó que esto fue lo últi­mo que supo, has­ta per­der comu­ni­ca­ción con su hija.

Villal­ba acla­ró no dará «infor­ma­ción deta­lla­da de los fami­lia­res» de las niñas por mie­do a posi­bles repre­sa­lias del Gobierno para­gua­yo, quien, según la mujer, actúa como «una jau­ría de lobos que dis­pa­ra a cual­quier par­te para cubrir todas las atro­ci­da­des que come­tió».

«Por­que ellos eje­cu­ta­ron a mi hija y a mi sobri­na de 11 y 12 años», denun­ció y acu­só al Ejér­ci­to para­gua­yo de tor­tu­rar a una de las niñas.

«Pelea­mos mucho para que nos entre­guen los cuer­pi­tos, en prin­ci­pio dije­ron que los fami­lia­res no se pre­sen­ta­ron enton­ces pelea­mos mucho y tuvi­mos acce­so a los cuer­pi­tos de mi hija y mi sobri­na. Y esta­mos segu­ros como fami­lia que fue­ron tor­tu­ra­das, por­que a Lílian la aga­rra­ron viva, la tor­tu­ra­ron y la eje­cu­ta­ron y la vis­tie­ron con ropa camu­fla­da pos­te­rior a eso para cubrir todas las atro­ci­da­des que come­tie­ron», denun­ció.

«Tra­ta­ron de des­ha­cer­se de todas las evi­den­cias, le que­ma­ron todas las ropi­tas. ‑con­ti­nuó Villal­ba- A mi hiji­ta, lue­go de la autop­sia que le hicie­ron, la ente­rra­ron en una fosa común en una caja de car­tón».

La madre de una de las víc­ti­mas acla­ró que «no con­fía en nada» de lo que hizo y dijo el Gobierno para­gua­yo y pro­me­tió: «Noso­tras no vamos a dejar impu­ne la san­gre derra­ma­da por nues­tras hiji­tas, vamos a lle­gar has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias».

Villal­ba expli­có que desis­tió de la idea de repa­triar los cuer­pos de las niñas por deci­sión de la fami­lia y acla­ró que ella no man­tie­ne nin­gún con­tac­to con el papá de su hija.

«Yo no hablo con él», pre­ci­só, al tiem­po que infor­mó que fue reci­bi­da por la minis­tra de Dere­chos Huma­nos de la pro­vin­cia, a quien noti­fi­có que está sien­do «aco­sa­da» de nue­vo por fuer­zas poli­cia­les, como le suce­dió en 2010.

«Mi fami­lia fue muy per­se­gui­da por la deci­sión que toma­ron mis her­ma­nos. En el año 2008 tuvi­mos que salir de nues­tra ciu­dad natal que es Con­cep­ción (Para­guay). Ya no pudi­mos seguir ahí por los aco­sos de las fuer­zas repre­si­vas. A los que más per­se­guían era a los niños, les saca­ban fotos en la escue­la. Como no cerra­ban los pasos, deci­di­mos mudar­nos a Clo­rin­da (For­mo­sa). Pero, ¿qué pasó ahí? Ahí mata­ron a mi sobri­ni­to de 12 años», con­tó Villal­ba, en refe­ren­cia a la deci­sión de par­te de su fami­lia de sumar­se a la enton­ces joven gue­rri­lla EPP.

«Des­pués de eso vini­mos a Misio­nes. Nues­tra preo­cu­pa­ción prin­ci­pal es la segu­ri­dad de nues­tros niños y de mi mamá que ya tie­ne edad. Por eso jus­ta­men­te fui­mos a hablar con la minis­tra de Dere­chos Huma­nos para que no vuel­va a suce­der eso. No que­re­mos cus­to­dia poli­cial, que­re­mos tra­tar de lle­var una vida tran­qui­la», pidió Villal­ba y acla­ró: «Vivo hace 11 años acá en Puer­to Rico y no for­mo par­te de la gue­rri­lla»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *