El inter­na­cio­na­lis­mo a par­tir del Covid-19

Des­kar­gak /​Des­car­gas (77 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

La ful­mi­nan­te devas­ta­ción socio­eco­nó­mi­ca cau­sa­da por la ace­le­ra­ción ver­ti­gi­no­sa de la cri­sis socio­na­tu­ral for­ma­da por el capi­tal y la pan­de­mia está sus­ci­tan­do refle­xio­nes de toda índo­le. Una de ellas, deci­si­va des­de cual­quier pun­to de vis­ta, es la que gira sobre las siguien­tes pre­gun­tas orien­ta­das a la mis­ma pro­ble­má­ti­ca: ¿has­ta qué pun­to el Covid-19 ha intro­du­ci­do «nue­vas» nece­si­da­des y obje­ti­vos en la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta? ¿En qué medi­da debe­mos adap­tar la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta tenien­do en cuen­ta los cam­bios socia­les pre­ci­pi­ta­dos a raíz de la cri­sis socio­na­tu­ral que vul­ga­ri­za­mos peli­gro­sa­men­te con el nom­bre de Covid-19?

Como digo, es una refle­xión que va exten­dién­do­se como un regue­ro de pól­vo­ra entre las izquier­das y muy en espe­cial entre las de las nacio­nes opri­mi­das: ¿qué soli­da­ri­dad debe rea­li­zar la izquier­da aber­tza­le, por ejem­plo, hacia el pue­blo pales­tino, mar­ti­ri­za­do has­ta casi el geno­ci­dio por Israel duran­te la pan­de­mia, sabien­do que, según dice la pren­sa del sis­te­ma, el úni­co labo­ra­to­rio del Esta­do espa­ñol capaz de pro­du­cir deter­mi­na­das vacu­nas con­tra el Covid-19 se encuen­tra en Eus­kal Herria? ¿Debe la izquier­da aber­tza­le ini­ciar una cam­pa­ña estra­té­gi­ca hacia la nacio­na­li­za­ción obre­ra de esa empre­sa para que prio­ri­ce la ayu­da al pue­blo pales­tino, al saha­raui o a otros…, a la vez que impi­da que esa posi­ble vacu­na, si se crea, no sea una mer­can­cía y arma de gue­rra sani­ta­ria en manos de la cruel far­ma­in­dus­tria que tie­ne en D. Trump su «puño de ace­ro»? Ten­ga­mos en cuen­ta que aho­ra mis­mo varios colec­ti­vos se movi­li­zan para que la empre­sa CAF no cola­bo­re con la masa­cre israe­lí, tam­bién otros denun­cian el envío de armas para ase­si­nar al pue­blo yeme­ní, recor­de­mos la per­ma­nen­te soli­da­ri­dad vas­ca con el pue­blo saha­raui, por no hablar de Nues­tra­mé­ri­ca.

Si nos fija­mos, una de las carac­te­rís­ti­cas de este inter­na­cio­na­lis­mo es su direc­ta rela­ción con la defen­sa de la vida en lo más bási­co, dere­cho ele­men­tal que cobra día a día más impor­tan­cia dado que el capi­tal lo ata­ca con más saña día a día, como se ha demos­tra­do con el Covid-19. Por su radi­cal defen­sa de la vida, este inter­na­cio­na­lis­mo es anta­gó­ni­co con sus intere­ses, en este caso con los de la bur­gue­sía vas­ca y del clien­te­lis­mo que le sos­tie­ne. Es una nece­si­dad urgen­te empe­zar des­de ya a con­cien­ciar al pue­blo tra­ba­ja­dor para que cree las con­di­cio­nes de fuer­za popu­lar capaz de lograr la nacio­na­li­za­ción obre­ra de empre­sas vita­les y de otros avan­ces huma­nos incues­tio­na­bles. Hacer­lo según unos obje­ti­vos y pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca con su corres­pon­dien­te estra­te­gia, tran­si­cio­nes y tác­ti­cas. Pues bien, avan­zar en esta nece­si­dad agu­di­za la lucha de cla­ses den­tro de Eus­kal Herria, se admi­ta o no. Al final, debe­re­mos vol­ver a este pun­to.

Pero el inter­na­cio­na­lis­mo tam­bién se ejer­ce de for­ma indi­rec­ta, o sea, cuan­do la pro­pia lucha bene­fi­cia a las de otras cla­ses y pue­blos, cuan­do las impul­sa con el ejem­plo. Vea­mos la doble lec­ción del inter­na­cio­na­lis­mo de la izquier­da aber­tza­le de fina­les de los años 70 y comien­zos de los 80 cuan­do derro­tó al pode­ro­sí­si­mo lobby nuclear que, con el apo­yo de la dic­ta­du­ra y de la bur­gue­sía, que­ría hacer de nues­tra peque­ña nación el lugar más nuclea­ri­za­do de Euro­pa: aho­ra no exis­te nin­gu­na cen­tral nuclear. La doble lec­ción es esta: una, la inter­ac­ción de las for­mas de lucha ven­ció al increí­ble poder del capi­tal nuclea­ri­za­do; y dos, en los deba­tes con el eco­lo­gis­mo refor­mis­ta y con la izquier­da dog­má­ti­ca, la izquier­da aber­tza­le demos­tra­ba que el mejor inter­na­cio­na­lis­mo para sal­var la vida en el pla­ne­ta era aca­bar con la nuclea­ri­za­ción vas­ca.

Antes, duran­te y des­pués de aque­lla cru­cial vic­to­ria, hoy silen­cia­da, nues­tro pue­blo obtu­vo logros que aho­ra mues­tran su valor inter­na­cio­na­lis­ta: la uni­fi­ca­ción y revi­ta­li­za­ción del eus­ka­ra y de la cul­tu­ra popu­lar vas­ca, por ejem­plo, aho­ra que la indus­tria cul­tu­ral impe­ria­lis­ta ani­qui­la len­guas a dia­rio. Uni­da a esta con­quis­ta que aho­ra mini­mi­zan, está la crea­ción de una viva, hori­zon­tal e inter­ac­ti­va red de medios de comu­ni­ca­ción crí­ti­ca sos­te­ni­da por y a la vez refle­jo de la famo­sa «cuar­ta pata», el movi­mien­to popu­lar, incom­pa­ti­ble con el par­la­men­ta­ris­mo elec­to­ra­le­ro. Los valo­res colec­ti­vos de hori­zon­ta­li­dad y auto orga­ni­za­ción resul­tan deci­si­vos para ven­cer la mise­ria indi­vi­dua­li­za­da del capi­ta­lis­mo actual, refor­za­da por el terror páni­co al con­ta­gio del virus. Pero las apor­ta­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas de las pro­pias luchas son efec­ti­vas en la medi­da en que se difun­den, son cono­ci­das y deba­ti­das en y por otros pue­blos, lo que exi­ge un nivel orga­ni­za­ti­vo.

Hemos hecho esta bre­ve refe­ren­cia a las dos caras del inter­na­cio­na­lis­mo, para faci­li­tar la com­pren­sión de las res­pues­tas a las tres pre­gun­tas que nos han pro­pues­to:

  1. Defi­ni­ción cla­ra del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio y dife­ren­cia­ción del cos­mo­po­li­tis­mo o el inter­na­cio­na­lis­mo bur­gués.

    Ha habi­do «inter­na­cio­na­lis­mos» en socie­da­des tri­bu­ta­rias, escla­vis­tas y cam­pe­si­nas con sus corres­pon­dien­tes gru­pos arte­sa­nos. Pero el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio solo se ini­cia en la prác­ti­ca des­de el momen­to en el que la uni­dad de con­tra­rios anta­gó­ni­cos de burguesía/​proletariado es domi­nan­te en lo eco­nó­mi­co y en lo polí­ti­co en zonas de Euro­pa des­de fina­les del siglo XIV, aun­que se tra­te de un pro­to inter­na­cio­na­lis­mo idea­li­za­do median­te here­jías o inter­pre­ta­cio­nes reli­gio­sas hete­ro­do­xas. Con el socia­lis­mo utó­pi­co, el anar­quis­mo y el comu­nis­mo utó­pi­co, la soli­da­ri­dad de cla­se empie­za a tener visos teó­ri­cos por­que las repre­sio­nes y la emi­gra­ción por ham­bre pusie­ron en con­tac­to a las cla­ses pro­le­ta­rias des­de comien­zos del siglo XIX. La pri­me­ra expo­si­ción teó­ri­ca del inter­na­cio­na­lis­mo apa­re­ce en el Mani­fies­to comu­nis­ta de 1848 y su expre­sión prác­ti­ca cohe­ren­te en 1864, con la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal.

    El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio es la prác­ti­ca y la teo­ría de que exis­te una uni­dad y lucha de con­tra­rios incon­ci­lia­ble entre el capi­tal y el tra­ba­jo a esca­la mun­dial. Por tan­to, todas, abso­lu­ta­men­te todas las varia­das y muy dife­ren­tes expre­sio­nes par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res de la lucha de cla­ses res­pon­den, en últi­mo aná­li­sis, a ese anta­go­nis­mo mun­dial entre la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la cla­se que para mal­vi­vir tie­ne que ven­der lo úni­co que tie­ne: su fuer­za de tra­ba­jo, o sea, ven­der­se ella.

    Para resol­ver los agu­dos pro­ble­mas que sur­gen del cúmu­lo de dife­ren­cias par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res, his­tó­ri­cas, nacio­na­les, etno-nacio­na­les, cul­tu­ra­les, de sexo-géne­ro, con­tex­tua­les, etc., entre las muchas prác­ti­cas de la lucha de cla­ses en su uni­ver­sa­li­dad, para ello, es impres­cin­di­ble una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal que faci­li­te el aco­pla­mien­to de las dife­ren­cias obje­ti­vas y sub­je­ti­vas en una estra­te­gia mun­dial deba­ti­da colec­ti­va­men­te. La expe­rien­cia ense­ña qué difí­cil es enten­der la dia­léc­ti­ca mun­dial de la lucha de cla­ses y su rela­ción con las múl­ti­ples expre­sio­nes con las que se mate­ria­li­za. La expe­rien­cia de las cri­sis de las suce­si­vas Inter­na­cio­na­les, y de la «trai­ción» de la Segun­da Inter­na­cio­nal pasan­do a ser un deci­si­vo ins­tru­men­to impe­ria­lis­ta a manos del capi­tal, mues­tra cuan nece­sa­rio es el rigor teó­ri­co-polí­ti­co, la demo­cra­cia obre­ra y la éti­ca socia­lis­ta en la lucha inter­na­cio­nal.

    Cos­mo­po­li­ta quie­re decir «ciu­da­dano del mun­do», pero no hay que con­fun­dir como hace la ideo­lo­gía bur­gue­sa el con­cep­to grie­go o romano de «ciu­da­da­nía», con el bur­gués: es un enga­ño pro­pa­gan­dís­ti­co des­ti­na­do a negar la explo­ta­ción, la opre­sión y la domi­na­ción capi­ta­lis­ta, cua­li­ta­ti­va­men­te más dañi­na que la que sufrían los ciu­da­da­nos, es decir, per­so­nas libres, aun­que en pro­ce­so de empo­bre­ci­mien­to, y por tan­to con dere­chos cada vez más limi­ta­dos en la prác­ti­ca, en Gra­cia y Roma. El cos­mo­po­li­tis­mo sir­ve para que­dar bien en reunio­nes selec­tas hablan­do sobre los dere­chos abs­trac­tos de las y los niños saha­rauis, o los y las empo­bre­ci­das en Madrid o París, ocul­tan­do así la indi­fe­ren­cia o la cola­bo­ra­ción pasi­va con el impe­ria­lis­mo.

    Exis­te un inter­na­cio­na­lis­mo bur­gués ope­ra­ti­vo par­cial­men­te des­de fina­les del siglo XIV en las gue­rras de las ciu­da­des del nor­te ita­liano, sobre todo, en la revo­lu­ción husi­ta del siglo XV y de for­ma mani­fies­ta ya con las luchas y revo­lu­cio­nes bur­gue­sas des­de el siglo XVI en ade­lan­te. Marx dijo que fren­te al pro­le­ta­ria­do todos los gobier­nos bur­gue­ses de hacen uno solo. Pero tam­bién mos­tró que este inter­na­cio­na­lis­mo era muy pobre y egoís­ta, limi­ta­do por la ley de la com­pe­ten­cia que enfren­ta cai­ni­ta­men­te a una bur­gue­sía con otra. Con­for­me la lucha de cla­ses en su for­ma de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta toma fuer­za, el inter­na­cio­na­lis­mo bur­gués es la excu­sa que jus­ti­fi­ca que la poten­cia impe­ria­lis­ta más pode­ro­sa obli­gue u obten­ga por inte­rés el apo­yo cri­mi­nal de bur­gue­sías más débi­les, inclu­so sin Esta­do: el total apo­yo a Madrid de la bur­gue­sía cata­la­na y vas­ca para bene­fi­ciar­se del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol y en menor esca­la del impe­ria­lis­mo en gene­ral.

  2. Esta­ble­ci­mien­to de patro­nes comu­nes y gene­ra­li­za­bles has­ta cier­to pun­to en la pra­xis revo­lu­cio­na­ria con­tem­po­rá­nea sobre qué impli­ca real­men­te «prac­ti­car el inter­na­cio­na­lis­mo». Y des­de estas cues­tio­nes poder abor­dar colec­ti­va­men­te refle­xio­nes que nos lle­ven a esta­ble­cer cuál es la mejor for­ma de reac­cio­nar des­de aquí ante, por ejem­plo, deten­cio­nes por ope­ra­cio­nes fan­tas­ma a jóve­nes aber­tza­les, agre­sio­nes impe­ria­lis­tas con­tra el Kur­dis­tán o gol­pes de esta­do en Lati­noa­mé­ri­ca. ¿Es un comu­ni­ca­do de apo­yo sufi­cien­te? ¿O una con­cen­tra­ción delan­te de una emba­ja­da con­cre­ta?

    Dado que la lucha de cla­ses es mun­dial en lo deci­si­vo, el inter­na­cio­na­lis­mo ha de inci­dir en toda prác­ti­ca soli­da­ria que refuer­ce al pro­le­ta­ria­do y mine al poder del capi­tal en la nación o Esta­do al que va diri­gi­da. La esen­cia del buen inter­na­cio­na­lis­mo se mide, en su prác­ti­ca exte­rior, en que bus­ca refor­zar el poder y la con­cien­cia del pue­blo al que ayu­da en su lucha con­tra su opre­sor. Depen­de de cada con­tex­to his­tó­ri­co, de cada coyun­tu­ra y cir­cuns­tan­cia par­ti­cu­lar o sin­gu­lar que esa ayu­da sea mera­men­te cul­tu­ral, huma­ni­ta­ria, social, eco­nó­mi­ca en múl­ti­ples for­mas, etc., siem­pre según las peti­cio­nes rea­li­za­das por el pue­blo o cla­se explo­ta­da, o fran­ja social…, nun­ca de for­ma impues­ta. Y en su prác­ti­ca inter­na, es decir, en el seno de la pro­pia nación a la que per­te­ne­ce el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta, el cri­te­rio debe ser el mis­mo pero inci­dien­do en la denun­cia y en la movi­li­za­ción con for­mas ade­cua­das a lo que se bus­ca: des­de ciclos de con­fe­ren­cias y char­las expli­ca­ti­vas con pre­sen­cia extran­je­ra, has­ta movi­li­za­cio­nes sos­te­ni­das en el tiem­po en deter­mi­na­dos espa­cios sim­bó­li­cos amplia­men­te cono­ci­dos, pasan­do por fies­tas de masas, recau­da­ción de ayu­da y de medios de soli­da­ri­dad, etc.

    Pero estas accio­nes, por ejem­plo, los casos expues­tos en la pre­gun­ta, deben sos­te­ner­se en una pro­fun­da visión teó­ri­ca y polí­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo que per­mi­ta res­pon­der a las dudas y nece­si­da­des con­cre­tas en cada caso. Lo bási­co es que la soli­da­ri­dad sea per­ma­nen­te en las cues­tio­nes cen­tra­les: la uni­dad de los pue­blos fren­te a la opre­sión; la coyun­tu­ra y el con­tex­to mun­dial y esta­tal en el que hay que ser soli­da­rio con vas­cos, kur­dis­ta­níes, lati­no­ame­ri­ca­nos…; la expli­ca­ción peda­gó­gi­ca en cada caso den­tro de su gene­ra­li­dad… Y que esa cons­tan­cia y per­ma­nen­cia esté orien­ta­da des­de un obje­ti­vo cuá­dru­ple y simul­tá­neo: for­ta­le­cer la lucha del pue­blo con­cre­to que reci­be esa soli­da­ri­dad deter­mi­na­da; for­ta­le­cer el sen­ti­do bidi­rec­cio­nal de la soli­da­ri­dad, que sea de ida y vuel­ta; for­ta­le­cer las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas en todas par­tes, en su glo­ba­li­dad, y for­ta­le­cer la libe­ra­ción del pro­pio pue­blo.

  3. Final­men­te tam­bién des­de qué pers­pec­ti­va: ¿ele­ván­do­nos como suje­to revo­lu­cio­na­rio o adop­tan­do posi­cio­nes ter­cer­mun­dis­tas (como la Rote Army Frak­tion-RAF) que pon­gan en el foco de la lucha des­es­ta­bi­li­zar los gobier­nos del cen­tro con tal de cola­bo­rar con las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del ter­cer mun­do para que lide­ren la eman­ci­pa­ción mun­dial?

    Esta for­ma de inter­na­cio­na­lis­mo, aun sien­do par­cial­men­te váli­do, no pue­de res­pon­der a los cam­bios habi­dos en el capi­ta­lis­mo en últi­mo ter­cio de siglo. La implo­sión de la URSS en 1991 impac­tó en la izquier­da y muy espe­cial­men­te en la bur­gue­sía ale­ma­na, Des­de el Tra­ta­do de Maas­tricht de 1992 la Unión Euro­pea se lan­zó ya sin tapu­jo alguno por la vía del neo­li­be­ra­lis­mo. No es casua­li­dad que la RAF ace­le­ra­se su auto­ex­tin­ción des­de 1993, pro­du­cién­do­se esta en 1998, pero sin entre­gar las armas a la bur­gue­sía. La cri­sis de 2007 mos­tró la fero­ci­dad de la Unión Euro­pea para explo­tar a las nacio­nes empo­bre­ci­das, aun­que fue­ran for­mal­men­te inde­pen­dien­tes. El caso grie­go, su bru­tal saqueo por Euro­ale­ma­nia, así lo con­fir­ma y la dispu­ta actual en la Unión Euro­pea sobre las for­mas de cobro de las «ayu­das» a las bur­gue­sías más débi­les para que se recom­pon­gan del desas­tre del Covid-19 y pue­dan apli­car con algu­na cre­di­bi­li­dad la tác­ti­ca de la zanaho­ria y el palo: sobor­nar con limos­nas euro­peas a sus pro­le­ta­ria­dos para que no se suble­ven y repri­mir con bru­ta­li­dad a quie­nes se suble­ven. El refor­za­mien­to del arse­nal repre­si­vo en todas las bur­gue­sías tie­ne ese obje­ti­vo.

    Más aún, la deba­cle socio­sa­ni­ta­ria actual, que ha cul­mi­na­do con el ago­ta­mien­to pre­vio de la indus­tria auto­mo­triz mun­dial, con el des­man­te­la­mien­to ya pre­vis­to de Nis­san en Bar­ce­lo­na y con el terror del des­em­pleo de alre­de­dor de 23.000 fami­lias, es una gota del tsu­na­mi des­en­ca­de­na­do. La casa cen­tral de Nis­san en Japón ha adver­ti­do que tam­bién pue­de cerrar su fac­to­ría en Gran Bre­ta­ña depen­dien­do de cómo le bene­fi­cie o le per­ju­di­que la nego­cia­ción del Bre­xit, la rup­tu­ra entre Gran Bre­ta­ña y la Unión Euro­pea: vemos que la mun­dia­li­za­ción de la cade­na de valor hace que has­ta un país tan lejano como Japón inci­de en la suer­te del pro­le­ta­ria­do euro­peo.

    El inter­na­cio­na­lis­mo es mun­dial por esen­cia y, aho­ra, en esta fase bes­tial de la dic­ta­du­ra del sala­rio, debe hacer honor a su iden­ti­dad, o pere­cer. Quie­re esto decir que, por seguir con el ejem­plo del auto­mo­tor, el inter­na­cio­na­lis­mo ha de empe­zar a mirar a Asia, a Japón, a Chi­na y, a la vez, al pro­le­ta­ria­do de la Unión Euro­pea, a las masas empo­bre­ci­das y gol­pea­das en Detroit y zonas des­in­dus­tria­li­za­das de Esta­dos Uni­dos, por citar a la extin­ta «fabri­ca mun­dial del coche».

    El inter­na­cio­na­lis­mo debe ade­cuar­se a los cam­bios pro­du­ci­dos en la lucha de cla­ses mun­dial como efec­to de las gran­des cri­sis his­tó­ri­cas: si, por decir­lo de algún modo, la pri­me­ra gran depre­sión de 1873 gene­ró la nece­si­dad de que el inter­na­cio­na­lis­mo sal­ta­se de la lucha mera­men­te anti­co­lo­nia­lis­ta a la fron­tal lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, sobre todo des­de 1917 en ade­lan­te; y si la segun­da gran depre­sión de 1929 hizo que la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta se enri­que­cie­ra con la anti­fas­cis­ta y por el socia­lis­mo; la actual ter­ce­ra gran depre­sión ini­cia­da en 2007 y con un tre­men­do esta­lli­do a comien­zos de 2020, ha hecho que el inter­na­cio­na­lis­mo pase direc­ta­men­te a luchar por la vida huma­na no mer­can­ti­li­za­da, por­que es incues­tio­na­ble que la «ven­gan­za de la natu­ra­le­za» nos obli­ga a hacer jus­ti­cia y evi­tar la catás­tro­fe avan­zan­do al comu­nis­mo.

    Lle­ga­dos a este momen­to de sal­to cua­li­ta­ti­vo irre­ver­si­ble en la incom­pa­ti­bi­li­dad entre el capi­tal y la natu­ra­le­za, el inter­na­cio­na­lis­mo con­cre­to de una izquier­da deter­mi­na­da, la que fue­re, ha de asu­mir que él tam­bién es incon­ci­lia­ble con los intere­ses de su bur­gue­sía. Aca­ba­mos así vol­vien­do a lo dicho al comien­zo cuan­do plan­teá­ba­mos la nece­si­dad de for­ta­le­cer la rei­vin­di­ca­ción de las nacio­na­li­za­cio­nes obre­ras en la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta, sobre todo las que ase­gu­ran la sobe­ra­nía sani­ta­ria: «nues­tra» bur­gue­sía como par­te del capi­tal mun­dial, tam­bién es enemi­ga mor­tal de nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo. No debe­mos olvi­dar­lo nun­ca y menos cuan­do vol­va­mos a oír can­tos de sire­na que quie­ran enga­tu­sar­nos con «pac­tos demo­crá­ti­cos» con ella…, bas­ta ver cómo apo­ya los ata­ques a Vene­zue­la.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 4 de junio de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *