Argen­ti­na. La Auto­con­vo­ca­to­ria por la Sus­pen­sión del Pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da envió una car­ta al Pre­si­den­te

Sr.
Pre­si­den­te de la Nación Argen­ti­na

Dr. Alber­to
Fer­nán­dez

De nues­tra con­si­de­ra­ción, 

Las orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos y per­so­nas nuclea­das en la Auto­con­vo­ca­to­ria
por la Sus­pen­sión del Pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da, 
que aglu­ti­na a
cen­te­na­res de orga­ni­za­cio­nes y refe­ren­tes de una gran diver­si­dad de sec­to­res y
pen­sa­mien­tos, hemos toma­do cono­ci­mien­to de la deci­sión de su gobierno de
apla­zar has­ta el pró­xi­mo año, los pagos sobre la par­te de la deu­da públi­ca emi­ti­da
en dóla­res bajo ley nacio­nal, un mon­to de apro­xi­ma­da­men­te USD 8.400 millo­nes.

Con­si­de­ra­mos que este apla­za­mien­to debe
trans­for­mar­se, de mane­ra inme­dia­ta, en una sus­pen­sión de pagos de toda la pre­sun­ta
deu­da públi­ca.

Hoy, más que nun­ca, el país nece­si­ta res­guar­dar
sus recur­sos para ase­gu­rar con prio­ri­dad la salud, la ali­men­ta­ción y otros
dere­chos huma­nos bási­cos de la pobla­ción. Para el res­to de este año, toda­vía se aguar­dan ven­ci­mien­tos de capi­tal
e intere­ses del orden de USD 10.000 millo­nes, entre pagos al FMI, a otros
orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, fon­dos de inver­sión y espe­cu­la­do­res varios.
Argen­ti­na no pue­de y no debe pagar a cos­ta de la vida y la salud, vul­ne­ran­do
aún más a los dere­chos de los pue­blos y la natu­ra­le­za ni con polí­ti­cas de
ajus­te ni con la pro­mo­ción del extrac­ti­vis­mo tóxi­co para con­tar con las divi­sas
nece­sa­rias, pos­ter­gan­do así inde­fi­ni­da­men­te la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y con­ti­nuan­do
con los des­pi­dos y reba­jas sala­ria­les.

Es nece­sa­rio poner fin a esta san­gría. La sus­pen­sión uni­la­te­ral y
sobe­ra­na de pagos – recur­so uti­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te en muchos con­tex­tos y por
diver­sos gobier­nos fren­te a la injus­ti­cia del pago – debe con­ca­te­nar­se con la
inves­ti­ga­ción inte­gral, inde­pen­dien­te y par­ti­ci­pa­ti­va del con­jun­to de recla­mos
de deu­da pen­dien­tes. Resul­ta impres­cin­di­ble deter­mi­nar cuán­to hay de deu­da ile­gí­ti­ma e ile­gal,
cuán­to de deu­da odio­sa – cate­go­ría uti­li­za­da en base al Dere­cho Inter­na­cio­nal
Públi­co – y pro­ce­der a su anu­la­ción.

Sr. Pre­si­den­te, Ud. ha afir­ma­do recien­te­men­te que la prio­ri­dad es la vida
y la salud. Noso­tres ni nadie pode­mos dejar de coin­ci­dir en tal prio­ri­dad. Por
eso es nece­sa­rio no sólo sus­pen­der todos los pagos recla­ma­dos, sino ade­más dero­gar la Ley 27.544 y el DNU 2502020. Sobre la base del supues­to que la
res­tau­ra­ción de la sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da es la prio­ri­dad, auto­ri­zan las
nego­cia­cio­nes de pago en cur­so y la con­tra­ta­ción de nue­va deu­da cedien­do
juris­dic­ción a tri­bu­na­les del
exte­rior (Nue­va York, Tokio, Lon­dres…). Argen­ti­na no pue­de seguir resig­nan­do sobe­ra­nía
jurí­di­ca, dis­po­si­ción vigen­te des­de la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar y que no ha
sido resuel­ta por nin­gu­na ges­tión cons­ti­tu­cio­nal; ni debe ini­ciar un nue­vo ciclo de endeu­da­mien­to. Se deben des­ti­nar los recur­sos con que aho­ra se
paga deu­da para for­ta­le­cer el sis­te­ma públi­co de salud y las polí­ti­cas socia­les
fren­te a la pan­de­mia.

Al res­pec­to de las preo­cu­pa­cio­nes y pro­pues­tas aquí expues­tas, Sr.
Pre­si­den­te, soli­ci­ta­mos una entre­vis­ta a la bre­ve­dad posi­ble, para poder
pro­fun­di­zar de mane­ra más direc­ta. Insis­ti­mos en la nece­si­dad de abor­dar un
tema estra­té­gi­co como es el de la pre­ten­di­da Deu­da Públi­ca, des­de la urgen­cia de
aten­der a la gra­ve­dad del momen­to y ase­gu­rar que la rique­za gene­ra­da por el
pue­blo se cana­li­ce para tran­si­tar hacia otro mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo
al ser­vi­cio de los pue­blos y la natu­ra­le­za, y no de sal­va­ta­je del
capi­tal. 

Atte.

AUTOCONVOCATORIA POR LA SUSPENSIÓN DEL PAGO E INVESTIGACIÓN DE LA
DEUDA

– Argen­ti­na, 9
de abril de 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *