Chi­le. Mariano Puga, el cura obre­ro que luchó con­tra la dic­ta­du­ra nos dejó físi­ca­men­te

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 14 de mar­zo de 2020

Mariano Puga car­ta Has­ta que vol­va­mos a ser seres huma­nos“. Frag­men­to:

«Voy a poner ese espí­ri­tu en uste­des y uste­des vivi­rán, y vol­ve­rán a su tie­rra y la cul­ti­va­rán para ger­mi­nar en una socie­dad nue­va más lin­da que la de Allen­de, por­que pasea­rán por las gran­des ala­me­das de la huma­ni­dad ente­ra y ahí nos dare­mos cuen­ta de que en el fon­do, cada una y uno de éstos seres huma­nos, los que tocan las ollas, los que rom­pen el metro, los que silen­cio­sa­men­te bus­can, arries­gan, dan la vida por un mun­do dis­tin­to, todas y todos tene­mos algo de Dios; de soña­do­res, cons­truc­to­res de equí­vo­cos y sue­ños, capa­ces de bai­lar, can­tar, crear, cons­truir belle­za, colo­can­do can­to-tea­tro-vida, amor».

A los 88 años y rodea­do de sus más cer­ca­nos de la comu­ni­dad La Min­ga en la Villa Fran­cia, el sacer­do­te falle­ció pro­duc­to de un cán­cer lin­fá­ti­co. El com­pro­mi­so con la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y su lucha incan­sa­ble por mayor igual­dad se man­tu­vo has­ta sus últi­mos días.

En la madru­ga­da de este sába­do, la comu­ni­dad La Min­ga infor­mó del falle­ci­mien­to de Mariano Puga Con­cha, sacer­do­te dio­ce­sano cono­ci­do como un férreo defen­sor de los Dere­chos Huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te duran­te el perio­do de la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar en Chi­le.

Naci­do el 25 de abril en San­tia­go, hijo de Mariano Puga Vega y Ele­na Con­cha Suber­ca­seux, estu­dió Arqui­tec­tu­ra y fue jus­ta­men­te esa carre­ra la que lo puso en con­tac­to con la extre­ma pobre­za cuan­do, duran­te el desa­rro­llo de un taller, cono­ció el cam­pa­men­to San Manuel ubi­ca­do en la ribe­ra del Zan­jón de la Agua­da. Ello lo lle­vó a aban­do­nar los estu­dios uni­ver­si­ta­rios y optar por el sacer­do­cio en el Semi­na­rio Dio­ce­sano, don­de fue orde­na­do sacer­do­te en 1959.

Titu­la­do como Doc­tor en Teo­lo­gía Moral, ejer­ció tam­bién la labor docen­te en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca has­ta que en 1972 se enro­ló en el movi­mien­to Cris­tia­nos por el Socia­lis­mo, cuyo obje­ti­vo era la dis­mi­nu­ción de la des­igual­dad social y la injus­ti­cia eco­nó­mi­ca, ins­pi­ra­do en la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Fue tam­bién par­te del con­jun­to de reli­gio­sos cono­ci­do como Gru­po de los 80, que adhi­rie­ron públi­ca­men­te a la cons­truc­ción del socia­lis­mo pre­sen­ta­dos por el enton­ces pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de.

Lue­go del Gol­pe de Esta­do, en junio de 1974, fue cap­tu­ra­do y con­du­ci­do a Villa Gri­mal­di y a Tres Ála­mos, epi­so­dios que él mis­mo sin­di­ca­ría como las peo­res deten­cio­nes que sufrió duran­te su lucha con­tra la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet.

Con­de­co­ra­do como Héroe de la Paz por la Uni­ver­si­dad Alber­to Hur­ta­do, su carre­ra sacer­do­tal no estu­vo exen­ta de crí­ti­cas. Las más fuer­tes vinie­ron cuan­do par­ti­ci­pó de la misa en la que diez con­de­na­dos por deli­tos con­tra los dere­chos huma­nos y que cum­plían sen­ten­cia en Pun­ta Peu­co pidie­ron sim­bó­li­ca­men­te per­dón por los crí­me­nes come­ti­dos duran­te la dic­ta­du­ra. En el momen­to, Puga ase­gu­ró que “no pue­de haber per­dón si no hay repa­ra­ción, apor­te a la jus­ti­cia y apor­te de la infor­ma­ción que ellos mane­jan y no han plan­tea­do a los Tri­bu­na­les”.

Pese a sufrir un cán­cer lin­fá­ti­co que inclu­so lo hizo dejar Chi­le por unos meses, Mariano Puga no se man­tu­vo al mar­gen del movi­mien­to social ini­cia­do el 18 de octu­bre en nues­tro país y solo cin­co días des­pués y en medio del esta­do de Emer­gen­cia decre­ta­do por el Gobierno, el tam­bién cono­ci­do como “cura gue­rri­lle­ro”, difun­dió una car­ta públi­ca en la que inter­pe­ló a las auto­ri­da­des a actuar ejer­cien­do lide­raz­gos y a la socie­dad mis­ma a no bajar los bra­zos y exi­gir mayor igual­dad. “¡El des­per­tar no tie­ne que morir nun­ca más! Has­ta que vol­va­mos a ser seres huma­nos“.

Inter­na­do la pri­me­ra sema­na de mar­zo en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, difun­dió des­de allí otro tex­to ins­tan­do a los sacer­do­tes a acer­car­se a la gen­te y for­mar par­te de este movi­mien­to social. ““Des­pués de tan­ta soli­da­ri­dad com­par­ti­da, con estos her­ma­nos cru­ci­fi­ca­dos, ¿se jus­ti­fi­ca que solo dos pres­bí­te­ros hayan acom­pa­ña­do a ese PUEBLO el día que denun­ciá­ba­mos su dolor? “¿De qué vale la fe si no tie­ne obras?” (St 2, 14), ¿Con qué Cris­to comul­ga­mos?”, dice la misi­va publi­ca­da por nues­tro medio, alu­dien­do a la fal­ta de reli­gio­sos duran­te la cele­bra­ción de una misa por las per­so­nas pri­va­das de liber­tad des­de octu­bre.

Mariano Puba

Mariano Puga, el cura obre­ro, el cura gue­rri­lle­ro, murió a los 88 años. Según infor­mó la Comu­ni­dad La Min­ga, su velo­rio se lle­va­rá a cabo des­de las 17 horas de este sába­do en la capi­lla Cris­to Libe­ra­dor de Villa Fran­cia. El domin­go 15 a las 11.30 horas, sal­drá el cor­te­jo fúne­bre des­de la mis­ma capi­lla en direc­ción a la Pla­za Los Héroes don­de, a par­tir de las 15 horas se rea­li­za­rá la Cena del Señor en la Igle­sia San Fran­cis­co de la Ala­me­da. Lue­go, a las 18.30 se efec­tua­rá un encuen­tro en José Arrie­ta con Toba­la­ba para lue­go fina­li­zar con una Fies­ta de la Resu­rrec­ción en Villa Gri­mal­di en la que se podrán pre­sen­tar libre­men­te mani­fes­ta­cio­nes de las dis­tin­tas artes.

Por Radio Uchi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *