Chi­le. Mariano Puga, el cura obre­ro que luchó con­tra la dic­ta­du­ra nos dejó físi­ca­men­te

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano 14 de mar­zo de 2020

Mariano Puga car­ta Has­ta que vol­va­mos a ser seres huma­nos“. Frag­men­to:

«Voy a poner ese espí­ri­tu en uste­des y uste­des vivi­rán, y vol­ve­rán a su tie­rra y la cul­ti­va­rán para ger­mi­nar en una socie­dad nue­va más lin­da que la de Allen­de, por­que pasea­rán por las gran­des ala­me­das de la huma­ni­dad ente­ra y ahí nos dare­mos cuen­ta de que en el fon­do, cada una y uno de éstos seres huma­nos, los que tocan las ollas, los que rom­pen el metro, los que silen­cio­sa­men­te bus­can, arries­gan, dan la vida por un mun­do dis­tin­to, todas y todos tene­mos algo de Dios; de soña­do­res, cons­truc­to­res de equí­vo­cos y sue­ños, capa­ces de bai­lar, can­tar, crear, cons­truir belle­za, colo­can­do can­to-tea­tro-vida, amor».

A los 88 años y rodea­do de sus más cer­ca­nos de la comu­ni­dad La Min­ga en la Villa Fran­cia, el sacer­do­te falle­ció pro­duc­to de un cán­cer lin­fá­ti­co. El com­pro­mi­so con la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y su lucha incan­sa­ble por mayor igual­dad se man­tu­vo has­ta sus últi­mos días.

En la madru­ga­da de este sába­do, la comu­ni­dad La Min­ga infor­mó del falle­ci­mien­to de Mariano Puga Con­cha, sacer­do­te dio­ce­sano cono­ci­do como un férreo defen­sor de los Dere­chos Huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te duran­te el perio­do de la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar en Chi­le.

Naci­do el 25 de abril en San­tia­go, hijo de Mariano Puga Vega y Ele­na Con­cha Suber­ca­seux, estu­dió Arqui­tec­tu­ra y fue jus­ta­men­te esa carre­ra la que lo puso en con­tac­to con la extre­ma pobre­za cuan­do, duran­te el desa­rro­llo de un taller, cono­ció el cam­pa­men­to San Manuel ubi­ca­do en la ribe­ra del Zan­jón de la Agua­da. Ello lo lle­vó a aban­do­nar los estu­dios uni­ver­si­ta­rios y optar por el sacer­do­cio en el Semi­na­rio Dio­ce­sano, don­de fue orde­na­do sacer­do­te en 1959.

Titu­la­do como Doc­tor en Teo­lo­gía Moral, ejer­ció tam­bién la labor docen­te en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca has­ta que en 1972 se enro­ló en el movi­mien­to Cris­tia­nos por el Socia­lis­mo, cuyo obje­ti­vo era la dis­mi­nu­ción de la desigual­dad social y la injus­ti­cia eco­nó­mi­ca, ins­pi­ra­do en la teo­lo­gía de la libe­ra­ción. Fue tam­bién par­te del con­jun­to de reli­gio­sos cono­ci­do como Gru­po de los 80, que adhi­rie­ron públi­ca­men­te a la cons­truc­ción del socia­lis­mo pre­sen­ta­dos por el enton­ces pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de.

Lue­go del Gol­pe de Esta­do, en junio de 1974, fue cap­tu­ra­do y con­du­ci­do a Villa Gri­mal­di y a Tres Ála­mos, epi­so­dios que él mis­mo sin­di­ca­ría como las peo­res deten­cio­nes que sufrió duran­te su lucha con­tra la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet.

Con­de­co­ra­do como Héroe de la Paz por la Uni­ver­si­dad Alber­to Hur­ta­do, su carre­ra sacer­do­tal no estu­vo exen­ta de crí­ti­cas. Las más fuer­tes vinie­ron cuan­do par­ti­ci­pó de la misa en la que diez con­de­na­dos por deli­tos con­tra los dere­chos huma­nos y que cum­plían sen­ten­cia en Pun­ta Peu­co pidie­ron sim­bó­li­ca­men­te per­dón por los crí­me­nes come­ti­dos duran­te la dic­ta­du­ra. En el momen­to, Puga ase­gu­ró que “no pue­de haber per­dón si no hay repa­ra­ción, apor­te a la jus­ti­cia y apor­te de la infor­ma­ción que ellos mane­jan y no han plan­tea­do a los Tri­bu­na­les”.

Pese a sufrir un cán­cer lin­fá­ti­co que inclu­so lo hizo dejar Chi­le por unos meses, Mariano Puga no se man­tu­vo al mar­gen del movi­mien­to social ini­cia­do el 18 de octu­bre en nues­tro país y solo cin­co días des­pués y en medio del esta­do de Emer­gen­cia decre­ta­do por el Gobierno, el tam­bién cono­ci­do como “cura gue­rri­lle­ro”, difun­dió una car­ta públi­ca en la que inter­pe­ló a las auto­ri­da­des a actuar ejer­cien­do lide­raz­gos y a la socie­dad mis­ma a no bajar los bra­zos y exi­gir mayor igual­dad. “¡El des­per­tar no tie­ne que morir nun­ca más! Has­ta que vol­va­mos a ser seres huma­nos“.

Inter­na­do la pri­me­ra sema­na de mar­zo en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, difun­dió des­de allí otro tex­to ins­tan­do a los sacer­do­tes a acer­car­se a la gen­te y for­mar par­te de este movi­mien­to social. ““Des­pués de tan­ta soli­da­ri­dad com­par­ti­da, con estos her­ma­nos cru­ci­fi­ca­dos, ¿se jus­ti­fi­ca que solo dos pres­bí­te­ros hayan acom­pa­ña­do a ese PUEBLO el día que denun­ciá­ba­mos su dolor? “¿De qué vale la fe si no tie­ne obras?” (St 2, 14), ¿Con qué Cris­to comul­ga­mos?”, dice la misi­va publi­ca­da por nues­tro medio, alu­dien­do a la fal­ta de reli­gio­sos duran­te la cele­bra­ción de una misa por las per­so­nas pri­va­das de liber­tad des­de octu­bre.

Mariano Puba

Mariano Puga, el cura obre­ro, el cura gue­rri­lle­ro, murió a los 88 años. Según infor­mó la Comu­ni­dad La Min­ga, su velo­rio se lle­va­rá a cabo des­de las 17 horas de este sába­do en la capi­lla Cris­to Libe­ra­dor de Villa Fran­cia. El domin­go 15 a las 11.30 horas, sal­drá el cor­te­jo fúne­bre des­de la mis­ma capi­lla en direc­ción a la Pla­za Los Héroes don­de, a par­tir de las 15 horas se rea­li­za­rá la Cena del Señor en la Igle­sia San Fran­cis­co de la Ala­me­da. Lue­go, a las 18.30 se efec­tua­rá un encuen­tro en José Arrie­ta con Toba­la­ba para lue­go fina­li­zar con una Fies­ta de la Resu­rrec­ción en Villa Gri­mal­di en la que se podrán pre­sen­tar libre­men­te mani­fes­ta­cio­nes de las dis­tin­tas artes.

Por Radio Uchi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: