Lla­ma­mien­to a la abs­ten­ción acti­va y revo­lu­cio­na­ria

Una vez más nos lla­man a las urnas. En esta oca­sión para ele­gir qué par­ti­do ges­tio­na­rá duran­te cua­tro años –se supo­ne– la opre­sión nacio­nal, social y de géne­ro en Eus­kal Herria y en las dife­ren­tes nacio­nes que esta­mos encor­se­ta­das en esta cár­cel de pue­blos que se hace lla­mar Espa­ña.

Si la Izquier­da Aber­tza­le des­de su naci­mien­to has­ta al menos hace nue­ve años sos­te­nía que está­ba­mos ante un Esta­do fas­cis­ta enmas­ca­ra­do en demo­crá­ti­co, los acon­te­ci­mien­tos en los últi­mos dos o tres años vie­nen a dar­le la razón y a corro­bo­rar por la vía de los hechos lo que no es sino una reali­dad. El actual Esta­do espa­ñol (lo que erró­nea­men­te algu­nos deno­mi­nan «régi­men del 78») tan solo es la con­ti­nui­dad del Esta­do naci­do en 1939 que se ha ido adap­tan­do a las reali­da­des que se han dado en estos ochen­ta años y que le exi­gía el capi­ta­lis­mo mun­dial y euro­peo para poder homo­lo­gar­se. Por lo que sería más exac­to lla­mar­lo «régi­men del 39».

Sus suce­si­vos gobier­nos se han lle­na­do la boca dicien­do al pue­blo vas­co que en ausen­cia de vio­len­cia todo era posi­ble. Que incor­po­rar­se al sis­te­ma «demo­crá­ti­co» espa­ñol, acep­tan­do sus leyes, abri­ría las puer­tas a todas las posi­bi­li­da­des.

El PNV nos decía que sin la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, todas las aber­tza­les podrían unir­se y todos jun­tos avan­zar hacia la inde­pen­den­cia de nues­tra patria.

Lo que sí vemos es el ejem­plo cata­lán, don­de en ausen­cia abso­lu­ta de vio­len­cia, por par­te del pue­blo cata­lán, y usan­do úni­ca­men­te las vías par­la­men­ta­rias y demo­crá­ti­cas no solo no ha sido posi­ble, ni pare­ce que vaya a ser­lo, la auto­de­ter­mi­na­ción sino que el Esta­do ha usa­do la vio­len­cia opre­si­va para aho­gar las ansias de liber­tad del pue­blo tra­ba­ja­dor cata­lán.

Tam­bién hemos podi­do com­pro­bar, en Eus­kal Herria, que en este esce­na­rio con ausen­cia de vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria el PNV se mues­tra más dere­cho­so, neo­li­be­ral y regio­na­lis­ta de los últi­mos cua­ren­ta años.

Nos han tra­ta­do de enga­ñar. Pero las comu­nis­tas vas­cas sabe­mos que tan solo se tra­ta­ba de que la lucha por una Eus­kal Herria socia­lis­ta, inde­pen­dien­te, femi­nis­ta des­apa­re­cie­ra, para lo cual era impres­cin­di­ble que tam­bién des­apa­re­cie­ra la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, para así incor­po­rar­nos a su «jue­go demo­crá­ti­co».

Los hay que sí han opta­do por la par­ti­ci­pa­ción en esta far­sa de demo­cra­cia sabien­do que no pue­den lograr los obje­ti­vos his­tó­ri­cos de la Izquier­da Aber­tza­le en este cir­co elec­to­ral. Pero se unen cons­cien­te­men­te a ella. Para­dó­ji­ca­men­te nos dicen que lo hacen para fre­nar al fas­cis­mo, pero gra­tis que­rían, y quie­ren, dar su apo­yo a Pedro Sán­chez y al PSOE, olvi­dan­do el GAL, la repre­sión sal­va­je con­tra el pue­blo vas­co, las tor­tu­ras, la dis­per­sión… la apli­ca­ción de las medi­das más sal­va­jes del capi­ta­lis­mo con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Ellos, EH Bil­du y sus nue­vos alia­dos social­de­mó­cra­tas de ERC.

Boltxe kolek­ti­boa jun­to a un buen núme­ro de mili­tan­tes y colec­ti­vos nos sen­ti­mos huér­fa­nos de orga­ni­za­ción polí­ti­ca refe­ren­cial. Pen­sa­mos que en el actual pano­ra­ma polí­ti­co vas­co nin­gu­na nos repre­sen­ta ni es refe­ren­cial de la his­tó­ri­ca lucha por la patria socia­lis­ta y femi­nis­ta que fue el MLNV.

Por eso nos vamos a abs­te­ner. Por esas razo­nes pedi­mos la abs­ten­ción acti­va y revo­lu­cio­na­ria.

Cree­mos que la tarea es otra. Crear espa­cios de poder, crear com­pli­ci­da­des e ir tejien­do afi­ni­da­des con otros sec­to­res y colec­ti­vos que des­em­bo­que en la crea­cion de un nue­vo movi­mien­to que sea, en las nue­vas con­di­cio­nes que exis­ten en Eus­kal Herria, la con­ti­nui­dad de la his­tó­ri­ca lucha del MLNV.

Boltxe kolek­ti­boa

4 de noviem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *