La situa­ción de Vene­zue­la en pro­fun­di­dad y ense­ñan­zas para Eus­kal Herria

Des­kar­gak /​Des­car­gas (574 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

Recien­te­men­te Iña­ki Gil de San Vicen­te ha esta­do en Vene­zue­la. Una Vene­zue­la que vive una situa­ción con­vul­sa des­de hace tiem­po. En esta entre­vis­ta se tra­ta­rán en pro­fun­di­dad los dife­ren­tes ele­men­tos que ope­ran en la reali­dad vene­zo­la­na ade­más de seña­lar las ense­ñan­zas que se pue­den extraer para la reali­dad vas­ca de todo ello.

Borro­ka garaia da!: ¿Cómo le expli­ca­rías a un vas­co o vas­ca común y corrien­te lo que está pasan­do en Vene­zue­la y en qué le afec­ta?

Iña­ki Gil de San Vicen­te: Muy fácil: duran­te vein­te años el pue­blo vene­zo­lano ha rea­li­za­do 25 elec­cio­nes de todo tipo, super­vi­sa­das al milí­me­tro y con lupa por diver­sos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y por la mis­ma opo­si­ción legal en Vene­zue­la. Jamás se ha podi­do demos­trar una míni­ma tram­pa. De esas 25 elec­cio­nes, el cha­vis­mo –que lue­go inten­ta­ré expli­car qué es– ha gana­do nada menos que 23, y ha per­di­do solo 2: la de 2007 para apro­bar la nue­va Cons­ti­tu­ción, y la per­dió por muy poco; y la de 2015 para el par­la­men­to, que ganó la dere­cha. Nin­gu­na elec­ción para la pre­si­den­cia las ha gana­do la dere­cha, todas las han gana­do Chá­vez o Madu­ro, y aho­ra mis­mo Nico­lás Madu­ro es el pre­si­den­te ele­gi­do en 2018 en elec­cio­nes libres muy super­vi­sa­das inter­na­cio­nal­men­te.

Pre­via­men­te, en 2017 el cha­vis­mo ganó las elec­cio­nes a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Los resul­ta­dos son incues­tio­na­bles: el cha­vis­mo tie­ne un mayo­ri­ta­rio apo­yo popu­lar demos­tra­do duran­te vein­te años en los que ha gana­do el 92% de las elec­cio­nes y el 100% de las pre­si­den­cia­les. Pero hay más, dado que ha fra­ca­sa­do la manio­bra de la «ayu­da huma­ni­ta­ria» alre­de­dor del 23 de febre­ro de 2019, pode­mos decir que des­de 2013 el impe­ria­lis­mo ha fra­ca­sa­do en los seis inten­tos gol­pis­tas, gua­rim­be­ros, que ha rea­li­za­do. Es otra cons­tan­te que hay que rei­vin­di­car con fuer­za. Ade­más, casi esta­mos ya en con­di­cio­nes de aña­dir una derro­ta más a esas seis dado que aho­ra mis­mo todo indi­ca que el pue­blo, sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras, están derro­tan­do tal vez el peor ata­que sufri­do des­de 1998 como son los aten­ta­dos terro­ris­tas a la red eléc­tri­ca, ata­que mucho más gra­ve que el paro petro­le­ro de 2002 – 2003. Las vic­to­rias sobre el impe­ria­lis­mo des­de 2013 son tan­to más sig­ni­fi­ca­ti­vas por­que se rea­li­zan tras el ase­si­na­to de Chá­vez: se ase­gu­ra­ba que el pue­blo se hun­di­ría al fal­tar­le el pre­si­den­te, pero no ha sido así.

Solo estos datos ten­drían que ser sufi­cien­tes para aca­llar toda crí­ti­ca, más aún, para aca­llar toda duda sobre la legi­ti­mi­dad popu­lar del pro­ce­so boli­va­riano. ¿Por qué enton­ces el impe­ria­lis­mo quie­re derro­car a Madu­ro y apo­de­rar­se de Vene­zue­la? Bási­ca­men­te por cua­tro razo­nes: una, por­que nece­si­ta vital­men­te que­dar­se con sus ingen­tes recur­sos; dos, por­que la caí­da de Vene­zue­la será la bre­cha por la que entrar en Cuba, en Nica­ra­gua y más ade­lan­te en Boli­via, con­tro­lan­do así toda Nues­tra­mé­ri­ca; tres, por­que ade­más nece­si­ta des­truir todo ejem­plo de que es posi­ble apli­car una polí­ti­ca esta­tal e inter­na­cio­nal dife­ren­tes a la neo­li­be­ral e inclu­so con­tra­ria en algu­nos asun­tos vita­les para Esta­dos Uni­dos; y cua­tro, por­que tie­nen que ani­qui­lar cual­quier memo­ria o recuer­do tan­to de la esen­cia anti­im­pe­ria­lis­ta del idea­rio demo­crá­ti­co bur­gués de Bolí­var en su momen­to como sobre todo su rabio­sa actua­li­dad, o sea, des­truir para siem­pre la estra­te­gia de la Patria Gran­de tal cual debe ser en el siglo XXI.

¿En qué nos afec­ta la agre­sión a Vene­zue­la? La res­pues­ta más fácil e inme­dia­ta es decir que nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo nos lle­va a ayu­dar a Vene­zue­la y que nos afec­ta por eso. Es ver­dad, pero es la ver­dad más super­fi­cial y limi­ta­da. Ade­más de esto, lo cier­to es que el ata­que a Vene­zue­la, que lucha por man­te­ner su inde­pen­den­cia, es par­te de nues­tra lucha por con­quis­tar nues­tra inde­pen­den­cia socia­lis­ta. La bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la, el PNV y UPN, y la vas­co-fran­ce­sa tam­bién, tie­nen intere­ses eco­nó­mi­cos y socio­po­lí­ti­cos muy fuer­tes en Vene­zue­la. Aumen­tar la explo­ta­ción del pue­blo vene­zo­lano supo­ne el for­ta­le­ci­mien­to de su poder en Eus­kal Herria y con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Des­de los años 50 del siglo XIX, el inter­na­cio­na­lis­mo mar­xis­ta sabía per­fec­ta­men­te que el saqueo colo­nial refor­za­ba el poder bur­gués en la metró­po­li, por eso plan­teó que la mejor for­ma de hacer la revo­lu­ción en Ingla­te­rra era inde­pen­di­zan­do pre­via­men­te a Irlan­da, y con algu­nas dife­ren­cias for­ma­les eso mis­mo suce­día con Polo­nia.

Una Vene­zue­la socia­lis­ta daría un impul­so tre­men­do a la revo­lu­ción mun­dial y vas­ca, y debi­li­ta­ría fuer­te­men­te al impe­ria­lis­mo y a las bur­gue­sías que explo­tan en Eus­kal Herria. Ade­más de esto, el PNV sobre todo per­de­ría uno de sus ancla­jes de alie­na­ción ideo­ló­gi­ca más fuer­te: el mito de la tarea «civi­li­za­do­ra» del colo­nia­lis­mo vas­co en Nues­tra­mé­ri­ca a las órde­nes del impe­rio espa­ñol que sir­ve para jus­ti­fi­car la estra­te­gia del «pac­to con la coro­na espa­ño­la», la del «pac­to foral» median­te el que la inci­pien­te bur­gue­sía vas­ca inten­si­fi­có su acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal saquean­do Nues­tra­mé­ri­ca y Fili­pi­nas, ade­más de ayu­dar a masa­crar a los Paí­ses Bajos, sin olvi­dar la explo­ta­ción inter­na de la fuer­za de tra­ba­jo autóc­to­na. Demos­trar que esto es men­ti­ra, que la bur­gue­sía vas­ca tie­ne las manos ensan­gren­ta­das y se enri­que­ció expo­lian­do a las órde­nes del impe­rio espa­ñol y fran­cés, es cons­truir la his­to­ria mate­ria­lis­ta de la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria, sin la cual no es posi­ble ela­bo­rar la urgen­te teo­ría mar­xis­ta vas­ca, como vere­mos.

Es esta expe­rien­cia his­tó­ri­ca la que, ade­más, ense­ña que «nues­tra» bur­gue­sía está dis­pues­ta a todo tam­bién aquí para man­te­ner su pro­pie­dad pri­va­da, es decir, man­te­ner su domi­na­ción de cla­se sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor del que ella cree ser pro­pie­ta­ria dele­ga­da por el impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol, al igual que la mario­ne­ta Guai­dó deli­ra cre­yén­do­se «pre­si­den­te» de Vene­zue­la desig­na­do por el impe­ria­lis­mo. Tene­mos que hacer­nos la pre­gun­ta: ¿aca­so pode­mos creer que quie­nes desean impo­ner un régi­men de terror en Vene­zue­la en bene­fi­cio pro­pio, no serán capa­ces de endu­re­cer al máxi­mo las repre­sio­nes en «su» país, con­tra «su» pue­blo, cuan­do vean en peli­gro su domi­na­ción? La des­fa­cha­tez del PNV al faci­li­tar que cri­mi­na­les neo­fas­cis­tas vene­zo­la­nos vomi­ten su odio de cla­se en Eus­kal Herria, nos vuel­ve a ense­ñar la natu­ra­le­za de este par­ti­do y de la bur­gue­sía a la que repre­sen­ta, cues­tión deci­si­va a la que vol­ve­re­mos.

Los medios occi­den­ta­les hablan mucho de la pobre­za y la situa­ción huma­ni­ta­ria en Vene­zue­la. ¿Están exa­ge­ran­do? Otros sec­to­res la mini­mi­zan. ¿Cuál es la situa­ción real de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vene­zo­la­na?

Hay pobre­za y esca­sez que lle­gan a ser gra­ves en un país inmen­sa­men­te rico en recur­sos: el sala­rio bási­co, por ejem­plo, no cubre ni remo­ta­men­te muchas nece­si­da­des, inclu­so la del trans­por­te y de com­pra de repues­tos de bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad. Todo esto es ver­dad, pero con­vie­ne saber que, ade­más de lo que vere­mos a con­ti­nua­ción, sola­men­te en mayo de 2018 las san­cio­nes yan­quis blo­quea­ron 9 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses para tra­tar a 15 mil pacien­tes de hemo­diá­li­sis. Tam­bién en ese mes, Colom­bia blo­queó 400 tone­la­das de ali­men­tos que debían lle­gar al país. Por ejem­plo, en agos­to de ese año, Bra­sil dejó de pagar 40 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses que debía a Vene­zue­la adu­cien­do las san­cio­nes inter­na­cio­na­les. Estos dos escue­tos ejem­plos están toma­dos de una bri­llan­te inves­ti­ga­ción de Pas­cua­li­na Cur­cio que reco­mien­do (http://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​9​/​0​3​/​2​0​/​i​m​p​a​c​t​o​-​d​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​p​u​e​b​l​o​-​d​e​-​v​e​n​e​z​u​e​la/). Dos días des­pués, se ha sabi­do que el ban­co de inver­sión Citi­group robó 1,35 mil millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses a Vene­zue­la y se ha con­fir­ma­do que el Ban­co de Ingla­te­rra retie­ne 1,2 mil millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses vene­zo­la­nos. Es la bur­gue­sía opo­si­to­ra la que pre­sio­na al impe­ria­lis­mo para que no se devuel­va ese total de 2,55 mil millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses al pue­blo vene­zo­lano (http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/03/21/citigroup-roba‑1 – 35-mil-millo­nes-de-dola­res-en-oro-vene­zo­lano-a-pedi­do-de-guai­do/)

Ten­dre­mos que tener siem­pre pre­sen­te el blo­que cri­mi­nal for­ma­do por la bur­gue­sía vene­zo­la­na y el impe­ria­lis­mo des­de al menos 1930, por­que de lo con­tra­rio no enten­de­re­mos nada de nada. Dicho esto tam­bién hay que hablar de las difi­cul­ta­des inne­ga­bles en amplias fran­jas del pue­blo tra­ba­ja­dor, sobre todo en las zonas don­de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de izquier­da cha­vis­ta o no cha­vis­ta, no se han desa­rro­lla­do toda­vía lo sufi­cien­te, o don­de se han debi­li­ta­do, como para poner en acción los pro­gra­mas de toda índo­le que desa­rro­lla el gobierno, pero que se retra­san, se apli­can mal y tar­de, o no se apli­can tan­to por las enor­mes difi­cul­ta­des de la gue­rra eco­nó­mi­ca a la que nos hemos refe­ri­do en pri­mer lugar, como por las corrup­cio­nes varias que logran deri­var las ayu­das hacia empre­sas pri­va­das, al mer­ca­do negro, que mul­ti­pli­can los pre­cios y/​o que las ven­den en Colom­bia en don­de la depau­pe­ra­ción, el empo­bre­ci­mien­to y los pre­cios de los bie­nes bási­cos son mayo­res que en Vene­zue­la. En las gran­des ciu­da­des, en don­de el cha­vis­mo popu­lar y la izquier­da no cha­vis­ta están más asen­ta­dos, el empo­bre­ci­mien­to es menor por la vigi­lan­cia de las cla­ses explo­ta­das.

Tam­bién hay que tener en cuen­ta el sabo­ta­je pla­ni­fi­ca­do y casi impu­ne de las gran­des dis­tri­bui­do­ras que prac­ti­can toda serie de tru­cos y tram­pas para des­or­ga­ni­zar el repar­to, dis­pa­rar estra­tos­fé­ri­ca­men­te los pre­cios, crear incer­ti­dum­bre… y mul­ti­pli­car los rumo­res y noti­cias fal­sas, men­ti­ras, que ofi­ci­nas espe­cia­li­za­das cuel­gan en las redes socia­les a cada segun­do. No debe­mos olvi­dar tam­po­co la exis­ten­cia de sec­to­res socia­les enri­que­ci­dos –boli bur­gue­sía– intere­sa­dos en que se man­ten­gan nive­les de corrup­ción estruc­tu­ral que tie­nen su ori­gen socio­his­tó­ri­co en la natu­ra­le­za depen­dien­te, no pro­duc­ti­va y ren­tis­ta del capi­ta­lis­mo vene­zo­lano des­de su inde­pen­den­cia, natu­ra­le­za agu­di­za­da aún más des­de que se des­cu­brie­ron y empe­za­ron a explo­tar los hidro­car­bu­ros a comien­zos del siglo XX, y recru­de­ci­da des­de los años 30 y en espe­cial con la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

El ata­que eléc­tri­co es otro ejem­plo de cómo el impe­ria­lis­mo uti­li­za en su pro­ve­chó la mez­cla explo­si­va de la corrup­ción con las difi­cul­ta­des crea­das por la gue­rra eco­nó­mi­ca: des­de hace tiem­po se sabía que el sis­te­ma eléc­tri­co se esta­ba derri­tien­do por la fal­ta de man­te­ni­mien­to y que el pro­pio Chá­vez había dedi­ca­do una gran inver­sión para moder­ni­zar­lo. El impe­ria­lis­mo ha ata­ca­do por esta bre­cha bus­can­do múl­ti­ples obje­ti­vos: para­li­zar la eco­no­mía, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, los ser­vi­cios, la lle­ga­da de agua pota­ble, la defen­sa, los trans­por­tes, los sur­ti­do­res, la vida coti­dia­na, etc., y tam­bién pudrir las cre­cien­tes reser­vas de ali­men­tos que se con­ser­van en cáma­ras, sobre todo en hos­pi­ta­les y escue­las. La bur­gue­sía ha uti­li­za­do el terro­ris­mo eléc­tri­co para subir astro­nó­mi­ca­men­te los pre­cios de los bie­nes bási­cos y tam­bién para argu­men­tar que Madu­ro en con­cre­to y el cha­vis­mo en gene­ral han fra­ca­sa­do en garan­ti­zar lo esen­cial de un Esta­do moderno: la ener­gía eléc­tri­ca.

Este ata­que va uni­do a un endu­re­ci­mien­to gene­ra­li­za­do del cer­co eco­nó­mi­co y de las ame­na­zas de toda índo­le que tam­bién bus­can que la gen­te, asus­ta­da, aca­pa­re lo que pue­da para así vaciar las estan­te­rías de las tien­das dan­do la sen­sa­ción de des­abas­te­ci­mien­to total. Pese a todo, Vene­zue­la avan­za en la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria: ya pro­du­ce la mitad del arroz que con­su­me y prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de hor­ta­li­zas, ver­du­ras, etc.; tam­bién avan­za en la pro­duc­ción aví­co­la y ovi­na, más len­ta­men­te… y ha esta­ble­ci­do alian­zas con otros Esta­dos, algu­nos de ellos subim­pie­ria­lis­tas intere­sa­dos en debi­li­tar a Esta­dos Uni­dos.

Par­te del cer­co eco­nó­mi­co tie­ne como obje­ti­vo arrui­nar a sec­to­res de la boli bur­gue­sía que el espio­na­je yan­qui cree que son los más opor­tu­nis­tas y corrup­tos, qui­tán­do­les sus cuan­tio­sas rique­zas depo­si­ta­das en ban­cos extran­je­ros para obli­gar­les a pasar­se al impe­ria­lis­mo. A la vez, a estos y a otros gru­pos se les ofre­ce el Esta­do espa­ñol como «exi­lio de oro» para que trai­cio­nen a su país. Natu­ral­men­te, la «demo­crá­ti­ca Espa­ña» obe­de­ce al amo yan­qui. Has­ta aho­ra, las deser­cio­nes mili­ta­res han sido real­men­te míni­mas y la hui­da del país ha sido fun­da­men­tal­men­te de la bur­gue­sía alta y media más reac­cio­na­ria, y de los sec­to­res popu­la­res alie­na­dos que ella con­tro­la polí­ti­ca­men­te, aun­que bas­tan­tes de estos últi­mos están vol­vien­do al des­cu­brir la reali­dad del capi­ta­lis­mo cir­cun­dan­te a Vene­zue­la. Eva­luan­do todo esto, el Depar­ta­men­to de Esta­do yan­qui incre­men­ta los ata­ques eco­nó­mi­cos y plan­tea ya ir direc­ta­men­te con­tra las empre­sas que se nie­guen a obe­de­cer­le. Real­men­te, a Esta­dos Uni­dos le es indi­fe­ren­te una Vene­zue­la total­men­te arrui­na­da con tal de poder estru­jar­la has­ta la últi­ma gota, como a un limón: sabe que siem­pre habrá una bur­gue­sía que le faci­li­te la repre­sión nece­sa­ria cum­plien­do las órde­nes de la Ofi­ci­na de Colo­nias.

Mucha gen­te se pre­gun­ta cómo y por qué resis­te Vene­zue­la tenien­do en cuen­ta todo lo que esta­mos vien­do. La his­to­ria nos ense­ña que los pue­blos y las cla­ses explo­ta­das tie­nen una enor­me capa­ci­dad de resis­ten­cia cuan­do luchan por la liber­tad alcan­za­da tras muchos esfuer­zos. Las con­quis­tas socia­les enor­mes no se logra­ron sin cos­tos de miles de vidas huma­nas ase­si­na­das en los años ante­rio­res al triun­fo de Chá­vez; y las ase­si­na­das por tira­do­res des­de azo­teas, por sica­rios, por el terro­ris­mo… sufri­do des­de enton­ces. La pre­sión popu­lar tam­bién logró en par­te que se man­tu­vie­ran las ayu­das públi­cas des­de 2014, una vez que caye­ron los pre­cios inter­na­cio­na­les del cru­do, y pro­tes­ta cada vez más pero tenien­do cla­ro en qué lado de la barri­ca­da está, y lo ha demos­tra­do tan­to con deci­di­das abs­ten­cio­nes elec­to­ra­les de adver­ten­cia, como con movi­li­za­cio­nes ingen­tes en defen­sa de lo logra­do, sin olvi­dar­nos de la inci­pien­te auto­or­ga­ni­za­ción de la izquier­da que cri­ti­ca sin palia­ti­vos al cha­vis­mo corrup­to que inclu­so le repri­me, pero exi­ge avan­zar deci­di­da­men­te en el obje­ti­vo mar­ca­do por Chá­vez en 2012 de Comu­na o Nada.

El pro­le­ta­ria­do vene­zo­lano, el cam­pe­si­na­do, la mujer tra­ba­ja­do­ra, la pobla­ción ori­gi­na­ria, tie­ne más infor­ma­ción de lo que se cree o se mien­te por­que, de hecho, Vene­zue­la es uno de los paí­ses con más liber­tad de expre­sión del mun­do. El pue­blo sabe por qué ha habi­do un drás­ti­co bajón en sus con­di­cio­nes de vida –como lo sabían las y los cuba­nos en el perío­do espe­cial, por ejem­plo– y ha expe­ri­men­ta­do ya par­te de lo que le espe­ra si la bur­gue­sía con­quis­ta el poder entre­gan­do el país al impe­ria­lis­mo. Saben que la bur­gue­sía tie­ne pla­nes sal­va­jes de pri­va­ti­za­ción, de supre­sión de ayu­das, de subi­da de pre­cios de alqui­ler de vivien­das, y sabe por expe­rien­cia que el fas­cis­mo de las gua­rim­bas no duda en que­mar vivas a per­so­nas…

Pro­ce­so boli­va­riano, revo­lu­ción boli­va­ria­na, comu­na o nada, pro­gre­sis­mo…, ¿Qué tipo de pro­ce­so o desa­rro­llo polí­ti­co es el actual de Vene­zue­la?

Los pro­ce­sos pre-revo­lu­cio­na­rios son fases rela­ti­va­men­te lar­gas en las que se agu­di­za la lucha de cla­ses, de modo que, si este avan­ce no es aplas­ta­do por la repre­sión pre­ven­ti­va, o des­via­do e inte­gra­do por el refor­mis­mo en un nue­vo orden esta­ble y nue­va explo­ta­ción dis­fra­za­da por la demo­cra­cia bur­gue­sa, si esto no se pro­du­ce, pue­de irrum­pir una cri­sis revo­lu­cio­na­ria que siem­pre es más cor­ta, inten­sa y dura ya que su des­en­la­ce en vic­to­ria pro­le­ta­ria o vic­to­ria bur­gue­sa deter­mi­na lo que sigue. Ocu­rre muy fre­cuen­te­men­te, que los pro­ce­sos pre-revo­lu­cio­na­rios son ven­ci­dos, des­ac­ti­va­dos e inte­gra­dos por la bur­gue­sía median­te una polí­ti­ca múl­ti­ple que com­bi­na la repre­sión pre­ven­ti­va de la izquier­da, las pro­me­sas refor­mis­tas y algu­nas con­ce­sio­nes socia­les al pue­blo –que le son arran­ca­das cuan­do se des­pis­ta – , más el soborno y coop­ta­ción de sec­to­res polí­ti­co-sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les de izquier­da que son inte­gra­dos en el sis­te­ma, y una inten­sa gue­rra psi­co­ló­gi­ca de crea­ción y mani­pu­la­ción del mie­do.

Saber cuán­do comien­za una fase pre-revo­lu­cio­na­ria y sus alti­ba­jos, exi­ge inte­grar en la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas de un país con­cre­to el peso de la geo­po­lí­ti­ca impe­ria­lis­ta y de las estra­te­gias mili­ta­res en liza, como míni­mo. Par­tien­do de aquí, esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes para impul­sar el avan­ce al momen­to crí­ti­co de la revo­lu­ción, momen­to que siem­pre es más cor­to, duro e inten­so, por­que duran­te su decur­so la revo­lu­ción pue­de aca­bar con la pro­pie­dad bur­gue­sa de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, con su Esta­do, con su ejér­ci­to, debi­li­tan­do pro­fun­da­men­te al patriar­ca­do, etc.; o pue­den aca­bar en una aplas­tan­te derro­ta obre­ra y popu­lar, en una vic­to­ria bur­gue­sa, que impon­ga otra épo­ca de explo­ta­ción tras una san­gría más o menos atroz de la izquier­da. Son fero­ces luchas de cla­ses abier­tas e incier­tas por­que su resul­ta­do depen­de más que nun­ca antes del nivel de con­cien­cia auto­or­ga­ni­za­da del pro­le­ta­ria­do como cla­se que diri­ge al pue­blo tra­ba­ja­dor en su com­ple­ji­dad. Y den­tro de esa auto­or­ga­ni­za­ción son igual­men­te deci­si­vas las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que al coor­di­nar­se entre ellas y asu­mir una mis­ma estra­te­gia y direc­ción con­sen­sua­da demo­crá­ti­ca­men­te for­man eso que se lla­ma «par­ti­do» u orga­ni­za­ción de van­guar­dia, sin más pre­ci­sio­nes aho­ra.

En Vene­zue­la se empe­zó a ges­tar un pro­ce­so pre-revo­lu­cio­na­rio en la segun­da mitad de la déca­da de 1980 en res­pues­ta a las medi­das aus­te­ri­ci­das de 1983 impues­tas para com­pen­sar el des­cen­so del pre­cio del cru­do. Es así que esta­lla­ron insu­rrec­cio­nes masi­vas en Gua­re­nas y en Cara­cas en 1989, aho­ga­das en la san­gre de miles de muer­tos y des­apa­re­ci­dos. Pero la izquier­da revo­lu­cio­na­ria aún no se había recu­pe­ra­do del final de la lucha gue­rri­lle­ra en la déca­da del 1970, sien­do muy débil su rai­gam­bre en un pro­le­ta­ria­do y cam­pe­si­na­do gol­pea­dos con extre­ma dure­za por el neo­li­be­ra­lis­mo. La antor­cha la cogió el com­ple­jo movi­mien­to boli­va­riano diri­gi­do por Chá­vez: su ejem­plar com­por­ta­mien­to tras el pro­nun­cia­mien­to falli­do de 1992 le gran­jeó la con­fian­za del pue­blo más macha­ca­do. Pau­la­ti­na­men­te, Chá­vez fue aglu­ti­nan­do alre­de­dor suyo una amplia y dis­par alian­za de fuer­zas socio­po­lí­ti­cas uni­das por un nacio­na­lis­mo gené­ri­co que ya no acep­ta­ba la subor­di­na­ción a Esta­dos Uni­dos de la bur­gue­sía ren­tis­ta. La corrien­te más fuer­te en esa alian­za era la de Chá­vez: un movi­mien­to nacio­na­lis­ta demo­crá­ti­co-radi­cal, no socia­lis­ta, que que­ría apli­car a la Vene­zue­la de 1999 el ideal jus­ti­cia­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta del Bolí­var pos­te­rior a su visi­ta a Hai­tí en 1816.

Como suce­de en tan­tos otros pro­ce­sos pre-revo­lu­cio­na­rios, o en casi todos ellos, exis­tía una gran dis­tan­cia entre el nivel de com­ba­ti­vi­dad social des­or­ga­ni­za­da y la fuer­za prác­ti­ca de los gru­pos de izquier­das que, en bue­na medi­da, se vie­ron sor­pren­di­dos por la rápi­da acep­ta­ción del ideal boli­va­riano en el pue­blo tra­ba­ja­dor. Has­ta enton­ces un Bolí­var insus­tan­cial y momi­fi­ca­do, inclu­so dere­chi­za­do, había sido patri­mo­nio casi exclu­si­vo de las bur­gue­sías, mien­tras que las izquier­das seguían en bue­na medi­da atra­pa­das entre, por un lado, la euro­cén­tri­ca y erró­nea visión de Marx sobre Bolí­var y, por otro lado, la débil inte­gra­ción del Bolí­var autén­ti­co en la diná­mi­ca de crea­ción del mar­xis­mo de Nues­tra­mé­ri­ca que his­tó­ri­ca­men­te empe­za­ba inclu­so antes que Mariá­te­gui, lo que les exi­gía rom­per con el ruso cen­tris­mo eta­pis­ta domi­nan­te en la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal des­de la segun­da mitad de la déca­da de 1920.

Antes de lle­gar al gobierno, Chá­vez insu­fló nue­va vida al orgu­llo vene­zo­lano median­te la recu­pe­ra­ción de Bolí­var y un excel­so pro­gra­ma de mejo­ras del pue­blo empo­bre­ci­do cohe­ren­te con ese orgu­llo boli­va­riano, cimen­ta­do en una ideo­lo­gía huma­nis­ta. Ya en el gobierno orga­ni­zó el deba­te públi­co sobre la nue­va Cons­ti­tu­ción, la pri­me­ra some­ti­da a vota­ción popu­lar, que pro­po­nía una Ley de Tie­rras odia­da por la bur­gue­sía. Ganó e inme­dia­ta­men­te comen­zó la pre­sión para derro­car­lo. En 2001 dic­tó la Ley de Hidro­car­bu­ros, inacep­ta­ble para los ren­tis­tas y los yan­quis por­que empe­za­ba a ase­gu­rar la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca del país y con ella mul­ti­pli­ca­ba la entra­da de divi­sas petro­le­ras direc­ta­men­te a las arcas públi­cas, lo que le per­mi­tía redu­cir la pobre­za. El gol­pe de 2002, que cau­só cen­te­na­res de ase­si­na­dos y heri­dos, estu­vo a pun­to de triun­far si no lle­ga a ser por la res­pues­ta popu­lar, sobre todo de las muje­res tra­ba­ja­do­ras que enca­be­za­ron la con­tra­ofen­si­va. La res­pues­ta del impe­ria­lis­mo fue decla­rar el «paro petro­le­ro» entre 2002 y 2003 orga­ni­za­do por la buro­cra­cia de Petró­leos Vene­zue­la, S.A. (PDVSA) para hun­dir la eco­no­mía y a Chá­vez.

Supe­ra­do el peli­gro, en 2004 Vene­zue­la empie­za a inde­pen­di­zar­se del con­trol mili­tar yan­qui con el Plan de Defen­sa Nacio­nal, en ese año Chá­vez gana el refe­rén­dum revo­ca­to­rio y, jun­to con Cuba, impul­san el ALBA: plan estra­té­gi­co que de triun­far sega­ría la hier­ba deba­jo de los pies eco­nó­mi­cos de Esta­dos Uni­dos en Nues­tra­mé­ri­ca. En 2005 Chá­vez rei­vin­di­ca el socia­lis­mo y coor­di­na la crea­ción de Tele­sur con Cuba y otros paí­ses. Son los años de glo­ria, pero aun­que en 2007 pier­de por muy poco el refe­rén­dum de refor­ma de la Cons­ti­tu­ción, en el sen­ti­do de ace­le­rar su mar­cha al socia­lis­mo, se man­tie­ne has­ta 2009 ese socia­lis­mo que revin­di­ca las comu­nas, las recu­pe­ra­cio­nes de empre­sas, las coope­ra­ti­vas, que ini­cia nue­vas «misio­nes», que ayu­da a otros pue­blos, que esta­ble­ce rela­cio­nes espe­cia­les con otros Esta­dos que pue­den abrir otra polí­ti­ca inter­na­cio­nal del cru­do que enfu­re­ce a los yan­quis y a las gran­des petro­le­ras occi­den­ta­les, etc.

A fina­les de 2008 Oba­ma lle­ga a la Casa Blan­ca y el impe­ria­lis­mo pasa deci­di­da­men­te al ata­que. Al poco reac­ti­va­rá la IV Flo­ta comen­zan­do el cer­co mili­tar a Vene­zue­la. Para enton­ces ya aflo­ra­ban las limi­ta­cio­nes del movi­mien­to boli­va­riano: el apa­ra­to de Esta­do no había sido depu­ra­do sino recon­ver­ti­do median­te altos suel­dos para agi­li­zar el repar­to de las ren­tas petro­le­ras entre el ejér­ci­to, el par­ti­do, la nue­va boli bur­gue­sía, las empre­sas y la ban­ca aun­que fue­ran noto­ria­men­te anti­cha­vis­tas, y el pue­blo que reci­bía has­ta ese momen­tos ayu­das sig­ni­fi­ca­ti­vas. Lo peor era que con las divi­das no se poten­ció la eco­no­mía pro­duc­ti­va, sino que se des­via­ron hacia los ser­vi­cios, la trans­for­ma­ción y ensam­bla­je de lo que se impor­ta­ba del exte­rior, a cos­ta de un endeu­da­mien­to cre­cien­te, mien­tras la corrup­ción ya estruc­tu­ral des­de la domi­na­ción espa­ño­la, pudría aho­ra esta­men­tos deci­si­vos cer­ca­nos a Chá­vez, como se demos­tra­ría con el tiem­po.

¿Sobre qué estra­te­gia se sos­te­nía esta prác­ti­ca? Hemos dicho que has­ta 2005 Chá­vez no asu­mió públi­ca­men­te el socia­lis­mo, lo cual no quie­re decir que todo el movi­mien­to boli­va­riano se hicie­ra socia­lis­ta al ins­tan­te, y menos aún de un socia­lis­mo mar­xis­ta, sin entrar aho­ra en esta defi­ni­ción tan abs­trac­ta. En 1996 el pro­gra­ma boli­va­riano cen­tra­ba el desa­rro­llo en el petró­leo bien admi­nis­tra­do lo que exi­gi­ría un sis­te­ma esta­tal no suje­to al impe­ria­lis­mo ni a la bur­gue­sía ren­tis­ta y para­si­ta­ria. Des­de 1999, ya con el gobierno some­ti­do a las pre­sio­nes gol­pis­tas que hemos vis­to arri­ba, van sur­gien­do tres gran­des blo­ques de fuer­zas den­tro del movi­mien­to boli­va­riano: la de izquier­das, comu­ne­ra y socia­lis­ta; la opor­tu­nis­ta y buró­cra­ta que con la excu­sa de que hay que mul­ti­pli­car la lle­ga­da de divi­sas sua­vi­za los con­tro­les eco­nó­mi­cos, faci­li­ta la «ini­cia­ti­va empre­sa­rial», etc., abrien­do las pues­tas a la corrup­ción; y la del cen­tro, que inten­ta armo­ni­zar a ambas, pero que va cedien­do ante la cada vez más pode­ro­sa buro­cra­cia.

Chá­vez y su gru­po debían mover­se en ese labe­rin­to bus­can­do man­te­ner una uni­dad cada vez más daña­da por el ascen­so de la boli bur­gue­sía, pero sin optar deci­di­da­men­te por la izquier­da comu­ne­ra: su idea de socia­lis­mo boli­va­riano aún no había supe­ra­do del todo al huma­nis­mo abs­trac­to ante­rior al gran impac­to que le cau­só la res­pues­ta popu­lar de 2002 – 2003 y el aumen­to de la fero­ci­dad impe­ria­lis­ta. En 2009 hay un gran deba­te sobre la ya inquie­tan­te deri­va buro­crá­ti­ca que afec­ta a las ins­ti­tu­cio­nes, al par­ti­do y al sin­di­ca­to, que se reini­cia varias veces has­ta 2011. Muy posi­ble­men­te fru­to de estas agu­das ten­sio­nes, de la cer­ti­dum­bre del retro­ce­so eco­nó­mi­co, de las dis­tan­cias que empie­zan a sepa­rar al cha­vis­mo del pue­blo, de la pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes de 2012, de su pro­pia auto­crí­ti­ca y del dete­rio­ro de su salud enve­ne­na­da… el Chá­vez enfer­mo se lan­za a la lucha deses­pe­ra­da y tras ganar las elec­cio­nes anun­cia a fina­les de ese octu­bre que hay que dar un gol­pe de timón orien­tan­do el movi­mien­to hacia el obje­ti­vo revo­lu­cio­na­rio de Comu­na o Nada. Mori­ría a comien­zos de mar­zo de 2013.

Cun­de el des­con­cier­to a pesar de que los más alle­ga­dos esta­ban al tan­to. El impe­ria­lis­mo cree haber ases­ta­do el gol­pe defi­ni­ti­vo por­que a la muer­te de Chá­vez se le suma la fal­ta de caris­ma de Madu­ro, las dudas en sec­to­res mili­ta­res, el agra­va­mien­to de la cri­sis mun­dial para la que el movi­mien­to boli­va­riano ape­nas esta­ba pre­pa­ra­do, los datos ya inne­ga­bles de la corrup­ción estruc­tu­ral y, como efec­to de todo ello, el inten­to vic­to­rio­so de crear una opo­si­ción bur­gue­sa reac­cio­na­ria públi­ca­men­te enfren­ta­da al cha­vis­mo e impul­sa­da ofi­cial­men­te por Esta­dos Uni­dos que median­te su por­ta­voz más reco­no­ci­do, Leo­pol­do López, sos­te­nía en 2014 en la pren­sa yan­qui que Vene­zue­la era un «Esta­do falli­do» que debía ser derri­ba­do para así moder­ni­zar­lo median­te su inte­gra­ción en el capi­tal finan­cie­ro. Esta tesis será usa­da de nue­vo en 2019 para jus­ti­fi­car la «ayu­da huma­ni­ta­ria» ante la inca­pa­ci­dad del gobierno, e inme­dia­ta­men­te des­pués para ocul­tar el terro­ris­mo eléc­tri­co acha­can­do toda la res­pon­sa­bi­li­dad de los apa­go­nes a ese man­tra de la inca­pa­ci­dad. Y a fina­les de ese 2014 Esta­dos Uni­dos ela­bo­ran un plan de «defen­sa de los dere­chos huma­nos» en Vene­zue­la.

Al poco, en mar­zo de 2015, Oba­ma dic­ta la ley de «segu­ri­dad nacio­nal» por la que Vene­zue­la es decla­ra­da el peor enemi­go de Esta­dos Uni­dos, y en febre­ro de 2016 se ela­bo­ra el plan «Vene­zue­la Freedom‑2 Ope­ra­tion». La inter­na­cio­na­li­za­ción del ata­que a Vene­zue­la vuel­ve a demos­trar­se entre mayo y sep­tiem­bre de 2016 cuan­do tres impor­tan­tes ban­cos ale­ma­nes, nor­te­ame­ri­ca­nos y por­tu­gue­ses cie­rran o redu­cen al máxi­mo sus nego­cios en el país, ases­tán­do­le un duro gol­pe eco­nó­mi­co y pro­pa­gan­dís­ti­co, y cuan­do Esta­dos Uni­dos ame­na­za a los inver­sio­nis­tas del mun­do que nego­cien las con­di­cio­nes pro­pues­tas por Vene­zue­la para can­jear bonos de PDVSA. Se ace­le­ra la estra­te­gia yan­qui de aca­bar cuan­to antes con el cha­vis­mo: en noviem­bre de 2016 la ban­ca JP Mor­gan mien­te al decir que PDVSA no pue­de pagar una deu­da, bus­can­do el default vene­zo­lano; como la men­ti­ra no sur­te efec­to, en diciem­bre de ese año la empre­sa Cra­ne Currency retar­da todo lo que pue­de el envío de los bille­tes de bolí­va­res que Vene­zue­la le había encar­ga­do para, así, sumir al país en la fal­ta de efec­ti­vo con la espe­ran­za de pro­vo­car revuel­tas.

Mien­tras tan­to, se ten­san las rela­cio­nes entre los sec­to­res de tra­ba­ja­do­res con­cien­cia­dos que pre­sio­nan en la línea de Comu­na o Nada, de recu­pe­ra­ción de empre­sas, de coope­ra­ti­vas inte­gra­les, etc., y la cada vez más pode­ro­sa boli bur­gue­sía ins­ti­tu­cio­nal que no duda en repri­mir a los sec­to­res más com­ba­ti­vos de la izquier­da que se resis­ten a devol­ver tie­rras y fábri­cas. Las razo­nes son obvias: el pue­blo tra­ba­ja­dor sufre empo­bre­ci­mien­to mien­tras que las frac­cio­nes bur­gue­sas nadan en la abun­dan­cia. Vien­do el espec­tácu­lo, la dere­cha quie­re avan­zar en su uni­dad y pre­pa­ra la gua­rim­ba fas­cis­ta de abril de 2017 con­ven­ci­da que, por fin, va a ven­cer. El des­abas­te­ci­mien­to y la fal­ta de dine­ro-papel empeo­ra la situa­ción, pero cien­tos de comi­tés cha­vis­tas de base se esfuer­zan al máxi­mo para que sigan lle­gan­do las ayu­das públi­cas. La cri­sis dis­mi­nu­ye las divi­sas, pero el cha­vis­mo man­tie­ne un míni­mo de ayu­das en espe­cie, en sub­ven­cio­nes, en pre­cios bási­cos y el pres­ti­gio de Chá­vez y la astu­cia que Madu­ro demues­tra poseer hacen el res­to.

La gua­rim­ba de abril de 2017 supera en inhu­ma­ni­dad todo lo vis­to has­ta enton­ces, tan­to que fran­jas de la opo­si­ción dudan en apo­yar­la y al final se echan para atrás al com­pren­der que esa fero­ci­dad no solo les des­le­gi­ti­ma ante el pue­blo sino que tam­bién y sobre todo daña a sus nego­cios, algu­nos de los cua­les son incen­dia­dos y otros saquea­dos, o ambas cosas, por los mato­nes a suel­do reclu­ta­dos muchos de ellos en ban­das cri­mi­na­les y entre­na­dos y arma­dos por los ser­vi­cios impe­ria­lis­tas que les pagan y sur­ten de dro­gas, los menos son niña­tos bur­gue­ses ansio­sos por dego­llar cha­vis­tas. Son ban­das fas­cis­tas como lo eran las cami­sas par­das y negras, los frei­korps… o el lum­pen arma­do por la bur­gue­sía fran­ce­sa tan bien des­cri­to por Marx.

La con­vo­ca­to­ria de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te para fina­les de julio de 2017 es la res­pues­ta ofen­si­va, que no defen­si­va, ante ese nue­vo ata­que sal­va­je que deja en las calles res­tos cal­ci­na­dos de per­so­nas que­ma­das vivas. La vic­to­ria de Madu­ro es tre­men­da y sur­ge con ella una pecu­liar situa­ción de doble poder, típi­ca en esen­cia de todo pro­ce­so que avan­za de su fase pre­rre­vo­lu­cio­na­ria a sus momen­tos crí­ti­cos. La ley dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios vuel­ve a demos­trar su poten­cia heu­rís­ti­ca, teó­ri­ca y polí­ti­ca ya que, por el lado de la uni­dad, sur­ge esa Asam­blea median­te la demo­cra­cia popu­lar direc­ta con­ta­bi­li­za­da en votos, mien­tras que por el lado anta­gó­ni­co de la uni­dad de con­tra­rios, se man­tie­ne la Asam­blea Nacio­nal domi­na­da por la reac­ción des­de 2015, cuan­do el cha­vis­mo per­dió aque­llas elec­cio­nes, su segun­da derro­ta entre las 25 rea­li­za­das en vein­te años, como hemos vis­to al comien­zo.

Pecu­liar for­ma de doble poder por­que, en reali­dad, no están en peli­gro por aho­ra las bases de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, de la pro­pie­dad bur­gue­sa, de su dic­ta­du­ra de cla­se dis­fra­za­da de «demo­cra­cia». No lo están aún por­que toda­vía Vene­zue­la no ha avan­za­do has­ta el momen­to crí­ti­co de nega­ción revo­lu­cio­na­ria del capi­tal, sino que, con alti­ba­jos, se man­tie­ne en una lar­ga fase pre-revo­lu­cio­na­ria mina­da inter­na­men­te por la boli bur­gue­sía y ata­ca­da con furia cre­cien­te por el blo­que bur­gués-impe­ria­lis­ta. Por aho­ra, según sea la lucha de cla­se en su gene­ra­li­dad, frac­cio­nes de la boli bur­gue­sía opta­rán más o menos, o no opta­rán, por nego­ciar con el impe­ria­lis­mo, sacri­fi­can­do el movi­mien­to boli­va­riano en su bene­fi­cio.

La ideo­lo­gía bur­gue­sa, sus «cien­cias socia­les», su eco­no­mía polí­ti­ca, su lógi­ca for­mal… son inca­pa­ces de enten­der qué son las com­ple­jas situa­cio­nes de doble poder, por qué sur­gen y qué líneas ten­den­cia­les abren den­tro de la lucha de cla­ses, sobre todo en los pro­ce­sos de libe­ra­ción de la nación tra­ba­ja­do­ra, que es el secre­to que se escon­de en el fon­do de la revo­lu­ción boli­va­ria­na como diná­mi­ca de con­tra­dic­cio­nes. La mayo­ría abru­ma­do­ra del pro­le­ta­ria­do agrí­co­la e indus­trial, muchos sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía e inclu­so de la boli bur­gue­sía ins­ti­tu­cio­na­li­za­da impul­san la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, aun cons­cien­tes de las dife­ren­cias entre ellos pero más cons­cien­tes de lo que les une fren­te al impe­ria­lis­mo.

Sobre todo, lo hacen las muje­res tra­ba­ja­do­ras que, como en 2002 y en otros momen­tos deci­si­vos, son la fuer­za inter­na del cha­vis­mo que vuel­ve a poner­se en pri­me­ra fila. Lo hacen por­que saben por su expe­rien­cia dia­ria que de triun­far la reac­ción per­de­rán para siem­pre los avan­ces que han con­quis­ta­do. Es cier­to, y lo saben, que esas con­quis­tas son aún limi­ta­das, que el sis­te­ma patriar­cal toda­vía es fuer­te den­tro del cha­vis­mo, que la dic­ta­du­ra patriar­cal ancla­da en el irra­cio­na­lis­mo y en el egoís­mo de los hom­bres se resis­te y siem­pre con­tra­ata­ca, y por eso votan a la Cons­ti­tu­yen­te.

Nada más cono­cer­se a pri­me­ros de mayo la pro­pues­ta de la Cons­ti­tu­yen­te, el impe­ria­lis­mo lan­za un nue­vo ata­que eco­nó­mi­co, pero aho­ra con las direc­tri­ces des­car­na­das que le aña­de la Admi­nis­tra­ción Trump: des­de julio de 2017 has­ta enero de 2018 cae sobre Vene­zue­la un dilu­vio de medi­das de asfi­xia y aho­go que abar­ca des­de la prohi­bi­ción de medi­ca­men­tos has­ta pro­duc­tos vita­les como cau­cho, acei­tes espe­cia­les y repues­tos de toda cla­se, pasan­do por las finan­zas y cie­rre de cuen­tas corrien­tes extran­je­ras en el país, ter­mi­nan­do en la impo­si­bi­li­dad de satis­fa­cer la par­te corres­pon­dien­te de la deu­da públi­ca de PDVSA para rom­per así cual­quier posi­bi­li­dad de acuer­dos con los acree­do­res.

En febre­ro de 2018 Esta­dos Uni­dos rees­truc­tu­ran la ofen­si­va en el docu­men­to Gol­pe maes­tro para aca­bar con la «dic­ta­du­ra» de Vene­zue­la», mes en el que se extien­den las san­cio­nes de mane­ra gene­ra­li­za en múl­ti­ples ata­ques que van amplián­do­se has­ta el pre­sen­te, sobre todo des­de enero de 2019 cuan­do Guai­dó es «auto­pro­cla­ma­do» por Esta­dos Uni­dos pre­si­den­te de gobierno fan­tas­ma sin un gobierno real que pre­si­dir. La dua­li­dad de poder de la que hemos habla­do antes se mues­tra aho­ra con el con­tra­ata­que de la Asam­blea Nacio­nal reac­cio­na­ria, de la que Guai­dó era pre­si­den­te des­de 2015. Esta­dos Uni­dos había orga­ni­za­do la esce­na con varios meses de ante­la­ción, sabien­do que varios Esta­dos pele­les reco­no­ce­rían a Guai­dó

Dos legi­ti­mi­da­des incon­ci­lia­bles enfren­ta­das a muer­te y que tie­nen cada una de ellas sus ten­sio­nes inter­nas. La dia­léc­ti­ca emer­ge de todas par­tes. En la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te las aguas están agi­ta­das por­que son de domi­nio públi­co las crí­ti­cas acer­ta­das que izquier­das cha­vis­tas y no cha­vis­tas hacen a los sec­to­res de la boli bur­gue­sía que quie­ren intro­du­cir medi­das anti­obre­ras «para supe­rar la cri­sis», como si fue­ran los pro­le­ta­rios sus cau­san­tes. En la Asam­blea reac­cio­na­ria hay fuer­tes líos por­que el per­so­na­lis­mo de los bur­gue­ses les lle­va a enfren­tar­se por el repar­to de la piel del oso mucho antes de haber­lo caza­do, por­que ni siquie­ra se ponen de acuer­do en cómo cazar­lo. Como suce­de siem­pre, es la reali­dad la que ilu­mi­na las tinie­blas: la tra­mo­ya sobre la lla­ma­da «ayu­da huma­ni­ta­ria» alre­de­dor del 23 de febre­ro de 2019 se derrum­bó por sí mis­ma en silen­cio y cal­ma, y el terro­ris­mo ciber­né­ti­co con­tra la red eléc­tri­ca demos­tró al menos cua­tro cosas fun­da­men­ta­les en estos momen­tos.

Una, que el pue­blo, el ejér­ci­to, las fuer­zas socia­les, cul­tu­ra­les e inte­lec­tua­les del movi­mien­to boli­va­riano tie­nen más auto­con­cien­cia y auto­or­ga­ni­za­ción para res­pon­der en situa­cio­nes crí­ti­cas, de lo que espe­ra­ba la dere­cha, de lo que ase­gu­ra­ban los ago­re­ros de cual­quier cala­ña. Dos, que las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do y del gobierno empie­zan a adqui­rir cier­ta efec­ti­vi­dad y méto­do para res­pon­der en esos momen­tos, no mor­der los anzue­los que se escon­dían en las pro­me­sas impe­ria­lis­tas y recom­po­ner en menos tiem­po de lo espe­ra­do una red eléc­tri­ca des­trui­da por el terro­ris­mo diri­gi­do por el Pen­tá­gono. Tres, que des­de las bases boli­va­ria­nas que impul­san los dos pun­tos ante­rio­res sur­gen crí­ti­cas y denun­cias cons­truc­ti­vas sóli­da­men­te asen­ta­das sobre las con­tra­dic­cio­nes inter­nas y los ata­ques exter­nos. Y cua­tro, la has­ta aho­ra debi­li­dad estruc­tu­ral de la bur­gue­sía para pro­vo­car una insu­rrec­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, su inca­pa­ci­dad para unir­se para un úni­co man­do.

Las cua­tro lec­cio­nes solo podían extraer­se de las luchas reales, de los con­flic­tos en la calle, sobre todo cuan­do cir­cu­la­ban –y cir­cu­lan– toda serie de rumo­res sobre de con­tac­tos a múl­ti­ples ban­das que con­flu­yen, fun­da­men­tal­men­te, en cómo la boli bur­gue­sía esta­ría nego­cian­do diver­sas for­mas de ren­di­ción hon­ro­sa ante el impe­ria­lis­mo, sacri­fi­can­do inclu­so a Madu­ro, rumo­res que no vamos a publi­ci­tar aquí por­que muchos de ellos son par­te de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Lo cier­to es que, otra vez, Madu­ro ha toma­do la ini­cia­ti­va anun­cian­do una pro­fun­da remo­de­la­ción del gobierno por­que todo indi­ca que, tras las dos derro­tas sufri­das por el impe­ria­lis­mo en febre­ro y mar­zo, éste va a ampliar la gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción. La remo­de­la­ción ya ha sido aplau­di­da por sec­to­res de la izquier­da cha­vis­ta que exi­gen pro­fun­dos cam­bios que mejo­ren las con­di­cio­nes del pue­blo, tomen medi­das radi­ca­les con­tra la gue­rra eco­nó­mi­ca con «la decla­ra­ción urgen­te de la mora­to­ria de la deu­da como estra­te­gia de con­tra­ata­que al blo­que finan­cie­ro inter­na­cio­nal» y otras, así como una lucha impla­ca­ble con­tra la corrup­ción (https://​paki​toa​rria​ran​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​d​e​-​4​t​a​-​g​e​n​e​r​a​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​d​i​r​i​g​e​n​c​i​a​-​q​u​e​-​r​e​q​u​e​r​i​mos)

De cual­quier modo, la expe­rien­cia acon­se­ja espe­rar a ver cómo evo­lu­cio­nan, con­flu­yen o cho­can entre en sí los varios nive­les de com­ple­ja reali­dad vene­zo­la­na: los sec­to­res den­tro del cha­vis­mo ofi­cial inclui­dos los mili­ta­res; las corrien­tes del cha­vis­mo popu­lar, «bra­vío», y de las izquier­das que apo­yan al cha­vis­mo de base siem­pre con crí­ti­cas cons­truc­ti­vas; y el des­ba­ra­jus­te his­tó­ri­co y per­ma­nen­te en el inte­rior de la bur­gue­sía depen­dien­te de Esta­dos Uni­dos, sin olvi­dar­nos de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes mun­dia­les que tam­bién influ­yen en esa reali­dad.

Todo pare­ce suge­rir que la situa­ción del pecu­liar doble poder vene­zo­lano entre dos fuer­zas incon­ci­lia­bles, ofi­cial­men­te esta­ble­ci­da con la vic­to­ria de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te a fina­les de julio de 2017, pue­de estar lle­gan­do a su momen­to cul­men. Un gene­ral yan­qui ha dicho con sin­ce­ra cru­de­za fas­cis­ta que la mejor y más rápi­da solu­ción es dán­do­le un bala­zo a Madu­ro. No dice nada nue­vo: un gene­ral gua­te­mal­te­co, edu­ca­do en las Escue­la de las Amé­ri­cas, dijo que la «paz» se gana­ba matan­do al 30% de la pobla­ción. Madu­ro, según esto, sería uno más den­tro de ese 30% de la pobla­ción vene­zo­la­na.

Resu­mien­do: las espe­cia­les con­di­cio­nes vene­zo­la­nas, su par­ti­cu­la­ri­dad con res­pec­to a otros pro­ce­sos y su sin­gu­la­ri­dad deter­mi­na­da por sus con­di­cio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas, geo­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les… nos obli­ga a recu­rrir a varios con­cep­tos rela­cio­na­dos entre ellos para com­pren­der lo que ocu­rre: sobre la base de una fase pre-revo­lu­cio­na­ria se ini­ció una «revo­lu­ción boli­va­ria­na», es decir, una lucha de inde­pen­den­cia nacio­nal demo­crá­ti­co-radi­cal de un pue­blo que ya era for­mal­men­te inde­pen­dien­te pero que esta­ba explo­ta­do en la prác­ti­ca por el impe­ria­lis­mo apo­ya­do por el cola­bo­ra­cio­nis­mo de una bur­gue­sía ren­tis­ta que había renun­cia­do de fac­to a ser «bur­gue­sía nacio­nal».

Tal cual fue pen­sa­da, la «revo­lu­ción boli­va­ria­na» no bus­ca­ba el socia­lis­mo, sino que su ala más con­se­cuen­te y lúci­da, la repre­sen­ta­da por Chá­vez, fue com­pren­dien­do su nece­si­dad como úni­ca garan­tía real de lograr la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia. Pero otras alas esta­ban ata­das por intere­ses eco­nó­mi­cos y/​o por un nacio­na­lis­mo boli­va­riano no tan anti­im­pe­ria­lis­ta ni con­se­cuen­te, ideo­ló­gi­ca y mate­rial­men­te suje­to a la lógi­ca bur­gue­sa. La debi­li­dad de las izquier­das mar­xis­tas o anar­quis­tas, y su incom­pren­sión ini­cial del valor de la sub­je­ti­vi­dad anti­im­pe­ria­lis­ta del pue­blo, o su des­pre­cio meca­ni­cis­ta a lo que no fue­ra occi­den­tal, difi­cul­tó mucho el rápi­do desa­rro­llo del socia­lis­mo boli­va­riano basa­do en la esen­cia mar­xis­ta libe­ra­da de sus erro­res euro­cén­tri­cos.

De esta for­ma, con par­te del camino libre, fue cre­cien­do tam­bién la boli bur­gue­sía que bus­ca­ba apro­piar­se de la mayor can­ti­dad posi­ble de ren­ta petro­le­ra, repar­tien­do algu­nas can­ti­da­des al pue­blo y redu­cien­do el expo­lio del impe­ria­lis­mo y sus cola­bo­ra­cio­nis­tas. Así, la «revo­lu­ción boli­va­ria­na» fue sien­do sua­vi­za­da a mero «pro­ce­so boli­va­riano», fre­nan­do las poten­cia­li­da­des eman­ci­pa­do­ras de la pri­me­ra. El sec­tor nuclea­do por Chá­vez se per­ca­tó de ello inten­tan­do dar «el gol­pe de timón» en 2012, cita­do arri­ba: el socia­lis­mo boli­va­riano reto­ma­ba los valo­res comu­na­les de las resis­ten­cias de Nues­tra­mé­ri­ca, teo­ri­za­dos des­de Mariá­te­gui y prac­ti­ca­dos des­de siem­pre.

¿Qué pue­de hacer la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca que se opo­ne al inter­ven­cio­nis­mo en Vene­zue­la?

En vez de hacer pro­pues­tas teo­ri­cis­tas, vamos a ver ejem­plos prác­ti­cos. Uno de ellos es el de los dere­chos huma­nos con­cre­tos, no los de la abs­trac­ción bur­gue­sa que sólo jus­ti­fi­ca al impe­ria­lis­mo. La cla­se obre­ra vas­ca debe defen­der Vene­zue­la por­que así rei­vin­di­ca los dere­chos ele­men­ta­les tam­bién en Eus­kal Herria: vas­cas y vas­cos allí exi­lia­dos serán entre­ga­dos al Esta­do espa­ñol si gana el impe­ria­lis­mo, del mis­mo modo que los dere­chos del pue­blo vene­zo­lano serán más ata­ca­dos des­de el exte­rior si aquí, en Eus­kal Herria, el pue­blo tra­ba­ja­dor no hace retro­ce­der con sus movi­li­za­cio­nes al impe­ria­lis­mo anti vene­zo­lano de PNV-UPN-PSOE.

En el capi­ta­lis­mo actual, la mun­dia­li­za­ción de la lucha de cla­ses es casi ins­tan­tá­nea, a tiem­po real, depen­dien­do de los husos hora­rios y de la capa­ci­dad de las izquier­das para exten­der en su entorno de acción las lec­cio­nes que apren­de de las luchas de otros pue­blos que se han pro­du­ci­do igual hace dos horas en el extre­mo opues­to del mun­do y, vice­ver­sa, se comu­ni­ca al res­to del mun­do lo que se está hacien­do o aca­ban­do de hacer. Las suce­si­vas gene­ra­cio­nes de mar­xis­tas ya fue­ron cons­cien­tes de esto des­de que la indus­tria­li­za­ción acor­tó las dis­tan­cias y los tiem­po con la máqui­na de vapor, con el telé­gra­fo y lue­go el telé­fono, etc.

Un ejem­plo, des­de la pri­ma­ve­ra de 1992 el pue­blo uru­gua­yo se movi­li­za­ba en defen­sa de exi­lia­dos vas­cos cada vez más ame­na­za­dos con la devo­lu­ción al Esta­do espa­ñol. La soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta fue en aumen­to has­ta que en agos­to de 1994 la poli­cía car­gó con­tra una gran mani­fes­ta­ción con­gre­ga­da delan­te de un hos­pi­tal don­de esta­ban varios refu­gia­dos vas­cos, gene­ra­li­zán­do­se la repre­sión que ase­sino a Fer­nan­do Morro­ni y Rober­to Facal. El ascen­so de la soli­da­ri­dad uru­gua­ya fue segui­do con cre­cien­te sim­pa­tía vas­ca y su trá­gi­co des­en­la­ce cri­mi­nal gene­ró para siem­pre una her­man­dad tra­ba­ja­do­ra entre ambas nacio­nes.

Dos ejem­plos, la recu­pe­ra­ción de PDVSA por el pue­blo de Vene­zue­la, gra­cias a la derro­ta que le infrin­gió al impe­ria­lis­mo duran­te el paro petro­le­ro de 2002 – 2003, fue aplau­di­da por el inter­na­cio­na­lis­mo vas­co, sabe­dor de que esa vic­to­ria refor­za­ba al pue­blo cha­vis­ta y tam­bién a Cuba y a la soli­da­ri­dad que rea­li­za­ba Vene­zue­la con pre­cios bara­tos de cru­do a varios paí­ses, y a la vez debi­li­ta­ba al impe­ria­lis­mo y por tan­to a la bur­gue­sía vas­ca. En 2012 el gobierno argen­tino nacio­na­li­zó la petro­le­ra YPF depen­dien­te de REPSOL, mul­ti­na­cio­nal ener­gé­ti­ca que tenía enton­ces un peque­ño accio­na­ria­do vas­co, peque­ño para el gigan­te pero sig­ni­fi­ca­ti­vo para la bur­gue­sía vas­ca, que movi­li­zó sus recur­sos esta­ta­les y auto­nó­mi­cos para pre­sio­nar en con­tra del dere­cho incues­tio­na­ble del pue­blo argen­tino a recu­pe­rar sus reser­vas de cru­do aumen­tan­do su sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca. El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co salió en defen­sa de Argen­ti­na y en con­tra de la bur­gue­sía del país, defen­so­ra a ultran­za de sus nego­cios impe­ria­lis­tas.

Defen­der la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de un pue­blo es lo mis­mo que defen­der sus ser­vi­cios públi­cos, sus sis­te­mas socia­les, su len­gua y cul­tu­ra no mer­can­ti­li­za­da, sus dere­chos colec­ti­vos, sus liber­ta­des con­cre­tas y sus bie­nes y recur­sos, en suma es luchar para que el pue­blo obre­ro sea pro­pie­ta­rio colec­ti­vo del fru­to de su tra­ba­jo, o sea, aca­bar con la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta. Es por esto que nin­gu­na bur­gue­sía acep­ta o tole­ra por mucho tiem­po el gas­to social en bene­fi­cio del pro­le­ta­ria­do, gas­to que el pue­blo tra­ba­ja­dor le ha impues­to a la fuer­za, con­tra sus bene­fi­cios, median­te la lucha de cla­ses.

El capi­tal vas­co sabe de sobra que cuan­do Argen­ti­na y Vene­zue­la recu­pe­ra­ron gran par­te de su sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, se refor­za­ban los argu­men­tos de las fuer­zas popu­la­res que aquí exi­gían que se gene­ra­li­za­sen los ser­vi­cios colec­ti­vos, públi­cos, comu­nes, pero sobre todo a cos­to de la pro­pie­dad bur­gue­sa: que los paguen los que explo­tan, y que ese impues­to direc­to al capi­ta­lis­mo sea par­te de una estra­te­gia ten­den­te a la pro­pie­dad socia­lis­ta de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Vemos así cómo las lec­cio­nes del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio son inacep­ta­bles para el capi­tal y por qué la bur­gue­sía que explo­ta en Eus­kal Herria nece­si­ta que sean derro­ta­das las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en Vene­zue­la y en Argen­ti­na, por ceñir­nos a estos dos paí­ses. Por su par­te, las bur­gue­sías de estos dos pue­blos aplau­den el neo­li­be­ra­lis­mo de su her­ma­na de cla­se, la bur­gue­sía vas­ca.

Y por no exten­der­nos, un caso ejem­plar, a fina­les de enero de 2019 el comi­té de empre­sa de la CAF pidió a la patro­nal que no lici­ta­se para la cons­truc­ción de un tren en Jeru­sa­lén que refor­za­rá la ocu­pa­ción mili­tar de Pales­ti­na. Este inter­na­cio­na­lis­mo debe exten­der­se a la tota­li­dad del movi­mien­to obre­ro vas­co y tam­bién a los movi­mien­tos popu­la­res, cul­tu­ra­les, etc., tan­to direc­ta­men­te en sus áreas de mili­tan­cia como indi­rec­ta­men­te en el apo­yo públi­co a cual­quier prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta. Por poner una reali­dad inhu­ma­na: el capi­ta­lis­mo espa­ñol gana 20 euros al segun­do ven­dien­do armas que ase­si­nan a miles de niños y niñas yeme­níes; par­te de esos 20 euros/​segundo ensan­gren­ta­dos aca­ban en la bur­gue­sía vas­ca: debe­mos impe­dir­lo aun­que ello supon­ga un cho­que cre­cien­te con «nues­tra» cla­se explo­ta­do­ra y su Esta­do, y eso sin hablar aho­ra del impe­ria­lis­mo fran­cés y la bur­gue­sía de Ipa­rral­de.

Esta mis­ma lógi­ca vale para Vene­zue­la, y sobre todo nos lle­va al nudo gor­diano del inter­na­cio­na­lis­mo en la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor: no es posi­ble lle­var una polí­ti­ca inter­na­cio­nal que no sea con­ti­nui­dad de la nacio­nal y/​o esta­tal, y vice­ver­sa; por lo tan­to, es impo­si­ble com­ba­tir al impe­ria­lis­mo en Vene­zue­la o en otro lugar, sin a la vez ata­car aquí, a las fuer­zas impe­ria­lis­tas y a sus gru­pos de cho­que que inti­mi­dan, pro­vo­can, insul­tan, etcé­te­ra. Del mis­mo modo, pro­po­ner inú­ti­les «diá­lo­gos», «nego­cia­cio­nes», «con­sen­sos»… entre el impe­ria­lis­mo al ata­que y el pue­blo ata­ca­do, es la apli­ca­ción al exte­rior de la línea de «con­sen­so» entre bur­gue­sía y pro­le­ta­ria­do que se prac­ti­ca en el pro­pio país, y por expe­rien­cia his­tó­ri­ca sabe­mos que tan­to fue­ra como den­tro el «diá­lo­go» siem­pre favo­re­ce al explo­ta­dor si la explo­ta­da no lo diri­ge ella mis­ma en su bene­fi­cio con una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria orien­ta­da a aca­bar con la explo­ta­ción.

Estos cri­te­rios son incues­tio­na­bles y deter­mi­nan la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta por peque­ña que sea: por ejem­plo, las «ayu­das» que el coope­ra­ti­vis­mo bur­gués de MCC Arra­sa­te –hay un coope­ra­ti­vis­mo reac­cio­na­rio y otro revo­lu­cio­na­rio, que no ana­li­za­mos aho­ra– da a otros pue­blos son, según los casos, ayu­das indi­rec­tas o direc­tas a su cla­se domi­nan­te. MCC solo quie­re expan­dir sus nego­cios y bene­fi­cios coope­ra­ti­vos inte­gra­dos en la mun­dia­li­za­ción del valor y del repar­to de la plus­va­lía, median­te la inte­gra­ción de otras coope­ra­ti­vas bur­gue­sas en su red par­ti­cu­lar para, así, com­pe­tir mejor en la lucha caní­bal entre empre­sas bur­gue­sas, sean o no coope­ra­ti­vas. Ade­más, si esa «ayu­da» sir­ve para des­ac­ti­var luchas revo­lu­cio­na­rias, arma­das o no, desin­te­gran­do a la izquier­da como uni­dad estra­té­gi­ca, e inte­gran­do en el sis­te­ma polí­ti­co-eco­nó­mi­co bur­gués a sec­to­res de su mili­tan­cia, mejor que mejor por­que, tal vez, doble sus nego­cios: lo que con­si­gue con el refor­mis­mo y las con­ce­sio­nes del Esta­do opre­sor como agra­de­ci­mien­to. Este es el caso, por ejem­plo, del papel de MCC en Colom­bia.

Uru­guay, Argen­ti­na, Pales­ti­na, Yemen, Colom­bia… la esen­cia de estos y otros ejem­plos es igual­men­te apli­ca­ble a Vene­zue­la, del mis­mo modo en que, lo uni­ver­sal de la revo­lu­ción boli­va­ria­na es apli­ca­ble a estos pue­blos en cuan­to lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que avan­za con pro­ble­mas al socia­lis­mo comu­nal, mar­xis­ta. Y tam­bién ayu­dan a la lucha de cla­ses en el impe­ria­lis­mo más desa­rro­lla­do y cri­mi­nal: la ini­cia­ti­va de las masas de estos pue­blos, la hori­zon­ta­li­dad de sus auto­or­ga­ni­za­cio­nes, la fuer­za de lo comu­nal en su memo­ria de lucha, su capa­ci­dad de aglu­ti­na­mien­to e inte­gra­ción de sec­to­res socia­les diver­sos…, estos valo­res –que no ana­li­za­mos aho­ra en pro­fun­di­dad– son apli­ca­bles en su núcleo, en su uni­ver­sa­li­dad, a las movi­li­za­cio­nes al alza en Esta­dos Uni­dos, en la Unión Euro­pea, en Eus­kal Herria.

¿Cuál serían las ense­ñan­zas polí­ti­cas que se des­pren­den de Vene­zue­la de cara al pro­pio con­tex­to polí­ti­co vas­co?

Como hemos vis­to, Vene­zue­la inten­ta sal­va­guar­dar su inde­pen­den­cia real, lucha para impe­dir que Esta­dos Uni­dos la anu­le de hecho aun­que la man­ten­ga en la fic­ción legal, for­mal, acep­ta­da por los Esta­dos fie­les al impe­ria­lis­mo. En este sen­ti­do ele­men­tal, Vene­zue­la posee pode­res pro­pios deci­si­vos: sus inmen­sos recur­sos, que si bien están más o menos pri­va­ti­za­dos y has­ta explo­ta­dos por com­pa­ñías extran­je­ras, aún no son pro­pie­dad abso­lu­ta el capi­tal tras­na­cio­nal que tie­ne su puño de ace­ro en los ejér­ci­tos y leyes impe­ria­lis­tas, y su guan­te de seda en la «demo­cra­cia» bur­gue­sa; tam­bién es posee­do­ra de algo vital: un ejér­ci­to pro­pio y una doc­tri­na de defen­sa que asu­me la cen­tra­li­dad del pue­blo en armas; de igual modo, tie­ne medios públi­cos de con­cien­cia­ción, de cul­tu­ra popu­lar y de (re)creación de la iden­ti­dad nacio­nal relan­za­das por Chá­vez e impres­cin­di­bles para la inde­pen­den­cia socia­lis­ta; tam­bién dis­po­ne por aho­ra de un apo­yo inter­na­cio­nal apre­cia­ble y fuer­te en cues­tio­nes cen­tra­les; y sobre todo, fun­da­men­tal­men­te, dis­po­ne de una base pro­le­ta­ria cons­cien­te y crí­ti­ca –por ello doble­men­te valio­sa– y de la ven­ta­ja por aho­ra de una bur­gue­sía rota en su uni­dad, podri­da y corrup­ta en sí mis­ma y entre­ga­da en cuer­po y en «alma», en la car­te­ra, a la civi­li­za­ción del dólar.

Hemos cita­do algu­nas garan­tías de Vene­zue­la y hemos vis­to que son inmen­sas las dife­ren­cias par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res con res­pec­to a Eus­kal Herria. Es más, vis­ta en su tota­li­dad, es una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va ya que Vene­zue­la tie­ne su Esta­do nacio­nal. Eus­kal Herria no lo tie­ne, peor, está ocu­pa­da por dos Esta­dos, divi­di­da en tres tro­zos y caren­te de una bur­gue­sía nacio­nal en el sen­ti­do estric­to del con­cep­to, es decir, de una cla­se bur­gue­sa dis­pues­ta a sacri­fi­car su vida y su pro­pie­dad por la inde­pen­den­cia real de su mode­lo de nación capi­ta­lis­ta con un Esta­do de cla­se. Aun así pode­mos extraer al menos cin­co ense­ñan­zas que nos apor­ta Vene­zue­la.

La pri­me­ra, nin­gu­na bur­gue­sía como uni­dad de cla­se se deja expro­piar sin una deses­pe­ra­da resis­ten­cia en la que pide apo­yo al impe­ria­lis­mo, cedién­do­le más o menos par­te de sus bene­fi­cios con tal de man­te­ner el res­to, o sea, sacri­fi­car algo para man­te­ner­se en el poder de cla­se aun­que sea bajo la domi­na­ción extran­je­ra, domi­na­ción que será más o menos camu­fla­da e invi­si­bi­li­za­da con los medios de alie­na­ción de masas, y con la repre­sión sua­ve o sal­va­je del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. El sis­te­ma repre­si­vo, su doc­tri­na y estra­te­gia, será diri­gi­do en lo esen­cial por el Esta­do ocu­pan­te que pue­de con­ce­der­le a la bur­gue­sía autóc­to­na sus pro­pios ins­tru­men­tos de con­trol, vigi­lan­cia, repre­sión y alie­na­ción, pero con dos exi­gen­cias: que sean infe­rio­res en can­ti­dad y cali­dad a los del Esta­do y que siem­pre sean con­tro­la­dos y cen­tra­li­za­dos en lo estra­té­gi­co y deci­so­rio por el Esta­do ocu­pan­te.

Que, como hemos dicho, no exis­ta bur­gue­sía nacio­nal vas­ca como uni­dad de cla­se, no quie­re decir que no sea váli­da esa pri­me­ra lec­ción: dice que están con­de­na­das al fra­ca­so las creen­cias idea­lis­tas que ima­gi­nen la fac­ti­bi­li­dad de una estra­te­gia lar­ga que bus­que una sóli­da alian­za inter­cla­sis­ta al menos con la media­na bur­gue­sía. Sufi­cien­te­men­te sóli­da como para aguan­tar las adver­ten­cias ini­cia­les y las pre­sio­nes ulte­rio­res de la her­ma­na bur­gue­sa mayor, avi­sos y chan­ta­jes de cla­se que pre­ce­de­rán o se simul­ta­nea­rán con una repre­sión casa vez más dura, con un ata­que múl­ti­ple: des­de hui­da de capi­ta­les, gue­rra psi­co­ló­gi­ca y mediá­ti­ca, poten­cia­ción del terro­ris­mo fas­cis­ta por el Esta­do ocu­pan­te has­ta jui­cios impla­ca­bles por «rebe­lión».

La segun­da, las frac­cio­nes más débi­les de esa cla­se bur­gue­sa que no tie­ne iden­ti­dad nacio­nal vas­ca sino a lo sumo, cier­ta iden­ti­dad auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta, es decir, la peque­ña bur­gue­sía y algu­nas pocas de frac­cio­nes de la media­na, pue­den crear un movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta o pue­den sumar­se al crea­do por otras fuer­zas, siem­pre que los diri­jan ellas, siem­pre que obten­gan algún bene­fi­cio socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co, ade­más de cul­tu­ral, para el mode­lo de nación bur­gue­sa que les es pro­pio.

La ter­ce­ra, la nece­si­dad de impul­sar des­de el prin­ci­pio una fuer­za revo­lu­cio­na­ria y una auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor con su rique­za poli­fa­cé­ti­ca de movi­mien­tos espe­cí­fi­cos de auto­or­ga­ni­za­ción con­cre­ta; fuer­za com­ple­ja homo­ge­nei­za­da alre­de­dor de una estra­te­gia de cla­se pro­pia, inde­pen­dien­te de los refor­mis­mos y de la polí­ti­ca bur­gue­sa. No pue­de haber lucha por la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, por la nación comu­ne­ra, si no hay obje­ti­vos de cla­se pro­pios con una estra­te­gia inde­pen­dien­te en todos los sen­ti­dos, des­de el pro­yec­to socio­eco­nó­mi­co has­ta el inter­na­cio­nal pasan­do por las for­mas y con­te­ni­dos demo­crá­ti­co-socia­lis­tas embrio­na­rios, siem­pre suje­tos a los ata­ques repre­si­vos y a la coop­ta­ción y soborno corrup­to inhe­ren­tes a la socie­dad bur­gue­sa.

En la medi­da en que esta nece­si­dad se retra­se, o se pos­pon­ga, la peque­ña bur­gue­sía impri­mi­rá sus intere­ses al pro­ce­so, des­vián­do­lo al calle­jón sin sali­da del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo tole­ra­do por el Esta­do ocu­pan­te. Dado que se nos impi­de por la fuer­za mili­tar cons­truir nues­tro pro­pio Esta­do, los inten­tos por crear diná­mi­cas de con­tra­po­der y doble poder pun­tual y ope­ra­ti­vo en áreas espe­cí­fi­cas, eran, son y serán boi­co­tea­dos y tor­pe­dea­dos siem­pre y con cual­quier moti­vo por esa peque­ña bur­gue­sía: uno a uno, los suce­si­vos inten­tos que ha hecho la izquier­da aber­tza­le para crear esas ins­ti­tu­cio­nes han fra­ca­sa­do por la nega­ti­va del «alia­do estra­té­gi­co».

Inclu­so con su pro­pio Esta­do inde­pen­dien­te, la Vene­zue­la cha­vis­ta se enfren­ta a serios obs­tácu­los por el poder de obs­truc­ción de las frac­cio­nes bur­gue­sas fie­les a Esta­dos Uni­dos, por los intere­ses cor­po­ra­ti­vos y de cas­ta de la boli bur­gue­sía, etcé­te­ra, de modo que el avan­ce del boli­va­ria­nis­mo ha sido fre­na­do des­de su inte­rior y des­de el exte­rior aun dis­po­nien­do de un Esta­do inde­pen­dien­te, como deci­mos. El pecu­liar doble poder de la uni­dad y lucha de con­tra­rios –Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ver­sus Asam­blea reac­cio­na­ria– ejem­pla­ri­za la lec­ción que esta­mos expo­nien­do y aña­de difi­cul­ta­des mayús­cu­las a Eus­kal Herria si aquí no nos orga­ni­za­mos des­de aho­ra en el camino de una supe­rio­ri­dad aplas­tan­te y cua­li­ta­ti­va sobre el mode­lo nacio­nal de la peque­ña bur­gue­sía «alia­da estra­té­gi­ca», mode­lo que es bur­gués en su con­te­ni­do y for­ma.

La cuar­ta, la revo­lu­ción boli­va­ria­na, pese a sus pri­me­ras y lógi­cas inde­fi­ni­cio­nes de cla­se, sí tenía varios prin­ci­pios axio­má­ti­cos: uno de ellos era y es, segui­rá sien­do, el de la inde­pen­den­cia arma­da como úni­ca garan­tía de super­vi­ven­cia del Esta­do boli­va­riano. Este axio­ma se refuer­za con­for­me se desa­rro­lla­ba el socia­lis­mo comu­ne­ro; las coope­ra­ti­vas popu­la­res en red, las recu­pe­ra­cio­nes de los recur­sos y bie­nes comu­nes en manos impe­ria­lis­tas, las inver­sio­nes masi­vas en una cali­dad de vida des­co­no­ci­da has­ta enton­ces, las empre­sas públi­cas de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­nal no mer­can­ti­li­za­da; las estra­te­gias de avan­ce a la Patria Gran­de y de ver­te­bra­ción endó­ge­na y auto­cen­tra­da de Nues­tra­mé­ri­ca rom­pien­do con los ten­tácu­los impe­ria­lis­tas; las ayu­das inter­na­cio­na­lis­tas a otros pue­blos que les ayu­da­ban en sus resis­ten­cias al mons­truo yan­qui… La con­sig­na de Comu­na o Nada, exi­ge de un pue­blo en armas, un pue­blo tra­ba­ja­dor que se auto­edu­ca en su dere­cho inalie­na­ble a la rebe­lión –las insu­rrec­cio­nes masi­vas de 1989– y en su derecho/​necesidad de la auto­de­fen­sa en el pre­sen­te y en el futu­ro.

Esta lec­ción es uni­ver­sal des­de la vic­to­ria de la pro­pie­dad pri­va­da y del patriar­ca­do sobre la pro­pie­dad comu­nal y la mujer libre, des­de el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo. Segui­rá sien­do de alcan­ce uni­ver­sal has­ta que sur­ja el comu­nis­mo desa­rro­lla­do. Pero por aho­ra solo varían las for­mas socio­his­tó­ri­cas de su apli­ca­ción en lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar. Es tan obvia esta lec­ción que úni­ca­men­te pue­de ser nega­da por la irra­cio­nal fe refor­mis­ta en una inexis­ten­te bon­dad demo­crá­ti­ca del capi­ta­lis­mo y de los nacio­na­lis­mos impe­ria­lis­tas que lo sos­tie­nen. La gran bur­gue­sía, el gran capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo y fic­ti­cio, inhu­mano, si sabe por expe­rien­cia pro­pia la obje­ti­vi­dad de esta ley his­tó­ri­ca que rige por enci­ma y al mar­gen de las sub­je­ti­vi­da­des alie­na­das de sus peo­nes refor­mis­tas. Por tan­to, tener siem­pre en cuen­ta esta lec­ción, orga­ni­zar­se para saber domi­nar en bene­fi­cio del pue­blo y en con­tra del capi­tal es tam­bién una nece­si­dad per­ma­nen­te, nece­si­dad en el sen­ti­do mar­xis­ta, por supues­to.

Y la quin­ta, el inter­na­cio­na­lis­mo es con­sus­tan­cial a la revo­lu­ción boli­va­ria­na, se man­tu­vo vigen­te cuan­do devino en pro­ce­so boli­va­riano y se reac­ti­vó con el socia­lis­mo comu­ne­ro. En una pri­me­ra fase su cam­po de acción fue Nues­tra­mé­ri­ca por razo­nes obvias, pero fue exten­dién­do­se en la medi­da en la que el anti­im­pe­ria­lis­mo de Bolí­var tenía que res­pon­der al impe­ria­lis­mo de comien­zos del siglo XXI. El colo­nia­lis­mo exis­ten­te en 1826 se dio cuen­ta al momen­to del peli­gro poten­cial del Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de ese mis­mo año, orga­ni­za­do por Bolí­var, y no paró has­ta hacer­lo fra­ca­sar. Des­de 1992, des­de 1996, des­de 1999 y des­de 2002, por no exten­der­nos, el impe­ria­lis­mo ha sabi­do del peli­gro­so inter­na­cio­na­lis­mo de la revo­lu­ción boli­va­ria­na.

El inter­na­cio­na­lis­mo vas­co está aún a mil leguas del boli­va­riano en su dimen­sión comu­ne­ra, pero debe ser cons­cien­te de que nues­tro pre­sen­te y futu­ro es incon­ci­lia­ble con el impe­ria­lis­mo en cual­quie­ra de sus expre­sio­nes regio­na­les: el fran­co-espa­ñol, el euro­peo y el nor­te­ame­ri­cano que lide­ra a los demás. Por esto, sabe que es incom­pa­ti­ble con la bur­gue­sía vas­ca, cuya géne­sis como cla­se explo­ta­do­ra es par­te de la géne­sis de los impe­rios espa­ñol y fran­cés, del capi­ta­lis­mo comer­cial y colo­nial, de su fase indus­trial e impe­ria­lis­ta y de su actua­li­dad de capi­ta­lis­mo finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo y fic­ti­cio. Vis­to esto es urgen­te avan­zar en el inter­na­cio­na­lis­mo como cam­po de lucha inde­pen­den­tis­ta den­tro del mons­truo euro­peo, tarea impo­si­ble de resu­mir aquí.

Las cin­co lec­cio­nes mues­tran la incom­pa­ti­bi­li­dad entre el capi­tal y el tra­ba­jo tam­bién en Eus­kal Herria.

27 de mar­zo de 2019

Fuen­te: https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​1​9​/​0​3​/​2​7​/​l​a​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​d​e​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​e​n​-​p​r​o​f​u​n​d​i​d​a​d​-​y​-​e​n​s​e​n​a​n​z​a​s​-​p​a​r​a​-​e​u​s​k​a​l​-​h​e​r​r​ia/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *