El géne­ro del cere­bro: la demo­li­ción de un mito sexis­ta

Des­kar­gak /​Des­car­gas (445 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

[Rese­ña de The Gen­de­red Brain: The New Neu­ros­cien­ce That Shat­ters the Myth of the Fema­le Brain [El géne­ro del cere­bro: La nue­va neu­ro­cien­cia que des­tru­ye el mito del cere­bro feme­nino] de Gina Rip­pon (Bod­ley Head, 2018).]

¿Qué les gus­ta a las niñas? De peque­ña, pre­fe­ría el Lego a las muñe­cas y, si me pre­gun­ta­ban qué que­ría ser de mayor, esta­ba lis­ta para res­pon­der: detec­ti­ve o repor­te­ra. Mis padres eran cien­tí­fi­cos, de modo que, en cier­tos aspec­tos, el géne­ro esta­ba en nues­tra casa menos pre­sen­te de modo obvio que en la mayo­ría (aun­que yo aca­bé en una licen­cia­tu­ra de huma­ni­da­des, dos de mis her­ma­nas estu­dia­ron quí­mi­ca y mate­má­ti­cas en la uni­ver­si­dad). Sin embar­go, siem­pre esta­ba en el aire: cómo debe­rían ser las chi­cas y, por tan­to, cómo son. Para cuan­do era ado­les­cen­te, ya había apren­di­do a sen­tir­me bas­tan­te extra­ña res­pec­to a algu­nos de mis gus­tos y apti­tu­des. Había intro­yec­ta­do asi­mis­mo diver­sos este­reo­ti­pos. Me enor­gu­lle­cía mucho, por ejem­plo, saber leer mapas, no por­que leer un mapa sea algo intrín­se­ca­men­te difí­cil sino por­que una peque­ña par­te de mí acep­ta­ba que se supo­ne que las muje­res no tie­nen que ser bue­nas en eso.

No es de extra­ñar, pues, que leer la cui­da­do­sa y pro­lon­ga­da demo­li­ción del mito del «cere­bro feme­nino» me deja­ra una pode­ro­sa sen­sa­ción de ali­vio. Aquí, por fin, apa­re­cen cosas que duran­te mucho tiem­po he sen­ti­do que eran ins­tin­ti­va­men­te cier­tas, pre­sen­ta­das como hechos demos­tra­bles. La pro­fe­so­ra Rip­pon es inves­ti­ga­do­ra en el cam­po de la neu­ro­cien­cia cog­ni­ti­va en el Cen­tro del Cere­bro Aston de la Uni­ver­si­dad Aston, de Bir­mingham, y pro­mo­to­ra de ini­cia­ti­vas para miti­gar la infra­rre­pre­sen­ta­ción de las muje­res en com­pe­ten­cias STEM [cien­cia, tec­no­lo­gía, inge­nie­ría, mate­má­ti­cas]. En The Gen­de­red Brain, demues­tra cómo lle­ga­mos por pri­me­ra vez a la con­vic­ción de que el cere­bro feme­nino es «dife­ren­te» (y por tan­to infe­rior), de qué modo esta fal­sa per­cep­ción per­sis­te en el siglo XXI, y de qué mane­ra este ulti­mí­si­mo avan­ce en neu­ro­cien­cia pue­de y debe­ría disi­par esas fala­cias para siem­pre jamás. Es un libro enor­me­men­te acce­si­ble. Tam­bién es un libro impor­tan­te. Ya apar­te de lo intere­san­te que resul­ta la cien­cia que con­tie­ne, tie­ne el poder –solo con que la gen­te lo lea– de hacer inmen­sa­men­te más por la igual­dad de géne­ro que cual­quier suma de «mani­fies­tos» femi­nis­tas.

Nues­tra deter­mi­na­ción a la hora de bus­car dife­ren­cias entre cere­bros mas­cu­li­nos y feme­ni­nos se pue­de remon­tar al siglo XVIII: otra for­ma de demos­trar que la bio­lo­gía feme­ni­na era esen­cial­men­te defi­cien­te y frá­gil. En el siglo XIX, a médi­cos y cien­tí­fi­cos les entró la manía de medir y pesar cere­bros, tareas que rea­li­za­ron por varios medios, entre ellos ver­ter alpis­te en crá­neos vacíos (se medía enton­ces la can­ti­dad nece­sa­ria para lle­nar­los). Cuan­do este enfo­que demos­tró ser poco con­clu­yen­te, las decla­ra­cio­nes de infe­rio­ri­dad deja­ron paso a la insis­ten­cia en que las dife­ren­cias entre hom­bres y muje­res eran «com­ple­men­ta­rias»; que las muje­res, aun­que pudie­ran no fue­ran apro­pia­das para la ense­ñan­za o la polí­ti­ca, dis­po­nían de «dones com­pen­sa­to­rios» en for­ma de intui­ción.

Lo que resul­ta fas­ci­nan­te es que, des­pués inclu­so del desa­rro­llo de las nue­vas tec­no­lo­gías de imá­ge­nes cere­bra­les a fina­les del siglo XX, tec­no­lo­gías que en lo esen­cial reve­lan qué seme­jan­tes son los cere­bros de hom­bres y muje­res, la idea del cere­bro «mas­cu­lino» y «feme­nino» ha per­sis­ti­do tan­to en la cien­cia como en los medios de comu­ni­ca­ción. Simon Baron-Cohen cuyo tra­ba­jo en el cam­po del autis­mo le ha con­ver­ti­do en una espe­cie de super­es­tre­lla de la cien­cia, ha hecho notar que no hay que ser varón para poseer lo que lla­ma él un cere­bro mas­cu­lino (es decir, un sis­te­ma­ti­za­dor, más que un empa­ti­za­dor). Pero no es bueno. A esta línea se le hace oídos sor­dos. Per­sis­ten los este­reo­ti­pos.

Ladri­llo a ladri­llo, Rip­pon arra­sa con esta his­to­ria, y para lec­to­res (no cien­tí­fi­cos) lo que ella dice resul­ta revo­lu­cio­na­rio has­ta extre­mos glo­rio­sos. Para resu­mir: la noción de que exis­te algo así como un cere­bro feme­nino es más o menos una boba­da. Ade­más, aho­ra que sabe­mos que nues­tros cere­bros son enor­me­men­te plás­ti­cos, y duran­te mucho más tiem­po de lo que antes pen­sá­ba­mos, nues­tras apti­tu­des y com­por­ta­mien­to deben ligar­se no solo más a la crian­za que al sexo, sino a la vida mis­ma: a todo lo que hace­mos y expe­ri­men­ta­mos a lo lar­go de los años.

La cien­cia del libro de Rip­pon es com­ple­ja y tie­ne múl­ti­ples capas. Pero tam­bién le pres­ta aten­ción a la per­ni­cio­sa influen­cia de la pala­bre­ría de los psi­có­lo­gos. Apa­re­ce la psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va para reci­bir algo así como un pun­ta­pié, al igual que los segui­do­res de las doc­tri­nas freu­dia­nas. Se mues­tra bri­llan­te cuan­do habla de los cere­bros de los bebés: sobre las razo­nes por las cua­les, por ejem­plo, pue­de pare­cer que los niños pre­fie­ren jugue­tes de géne­ro, las bebés reco­no­ce ros­tros más fácil­men­te y los bebés varo­nes andan antes (prin­ci­pal­men­te esas cosas hay que dejar­las a la puer­ta de las expec­ta­ti­vas de sus cui­da­do­res). Se mues­tra sober­bia­men­te lúci­da cuan­do se tra­ta de des­ha­cer las razo­nes por las que hay toda­vía rela­ti­va­men­te pocas muje­res en la cien­cia. Por enci­ma de todo, dis­po­ne de la inves­ti­ga­ción que demues­tra –vol­vien­do a mi Lego– que las muje­res son tan bue­nas (o tan malas) en los pro­ce­sos visues­pa­cia­les como los hom­bres.

Para mí, sin embar­go, la par­te más pro­vo­ca­ti­va del libro tie­ne que ver con las hor­mo­nas. De acuer­do con Rip­pon, recien­tes tra­ba­jos han demos­tra­do, lejos de que la regla ten­ga efec­tos sobre su capa­ci­dad de con­cen­trar­se, pue­de exis­tir un víncu­lo entre las fases ovu­la­to­ria y post-ovu­la­to­ria de su ciclo mens­trual y cam­bios posi­ti­vos de com­por­ta­mien­to tales como la mejo­ra de los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos. No tie­ne mucho de exa­ge­ra­ción afir­mar que me sen­tí exul­tan­te al leer esto, y qui­zás esa infor­ma­ción dará que pen­sar a quie­nes hacen cam­pa­ña en favor de que le con­ce­da a las muje­res los lla­ma­dos per­mi­sos mens­trua­les.

La mens­trua­ción toda­vía supo­ne un estig­ma; oja­lá no fue­ra este el caso. Pero a menu­do la opi­nión gene­ral­men­te acep­ta­da y la cien­cia se encuen­tran muy dis­tan­tes, y una vez que las muje­res poseen todos los datos, una vez que dejan de intro­yec­tar lo que otros (muje­res, lo mis­mo que hom­bres) se incli­nan por con­tar­les acer­ca de su cuer­po, pue­den expe­ri­men­tar una nue­va liber­tad. Tal como mues­tra Rip­pon de for­ma repe­ti­da, no hay nada en nues­tra bio­lo­gía que jus­ti­fi­que la con­ti­nua­da bre­cha de géne­ro. Lo que insis­ten en otra cosa se inter­po­nen en el camino del pro­gre­so.

Rachel Cooke

5 de mar­zo de 2019

Fuen­te: The Guar­dian, 5 de mar­zo de 2019

Tra­duc­ción: Lucas Antón

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *