Arga­la gaur

Nota: Seis pun­tos para la char­la-deba­te sobre Arga­la en Arra­sa­te, el 6 de diciem­bre.

  1. Arga­la nació en 1949, empe­zó a mili­tar en 1968 y fue ase­si­na­do en 1978. Su vida polí­ti­ca cons­cien­te fue bre­ve e inten­sa, trun­ca­da en un momen­to de evo­lu­ción inte­lec­tual que no pode­mos seguir al care­cer de datos fia­bles. Su obra, por tan­to, se que­dó incon­clu­sa, abier­ta, como la de tan­tas revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios, ade­más se desa­rro­lló en una fase his­tó­ri­ca de cam­bio socio­po­lí­ti­co pro­fun­do: el ago­ta­mien­to de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta se ace­le­ra­ba por la cri­sis capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal que en 1973 tuvo un agra­va­mien­to brus­co. Tam­bién, una olea­da tre­men­da de lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal reco­rría el mun­do, y por si fue­ra poco, reapa­re­cían con nue­vos ropa­jes anti­guas rei­vin­di­ca­cio­nes como las de las muje­res tra­ba­ja­do­ras en con­cre­to y en gene­ral la irrup­ción de femi­nis­mos diver­sos, tam­bién la estu­dian­til y los movi­mien­tos socia­les; y se aso­ma­ba cada vez más la eco­lo­gis­ta y con ella la anti­nu­clear, etcé­te­ra. Por últi­mo, des­de fina­les de los años 60 la pro­gre­sía inte­lec­tual fran­ce­sa cada vez más absor­bi­da por la nue­va indus­tria cul­tu­ral y ata­da por las cade­nas de oro de la Uni­ver­si­dad, se posi­cio­na­ba con­tra el «mar­xis­mo» de la URSS fabri­can­do múl­ti­ples modas ideo­ló­gi­cas de usar y tirar, mien­tras que jóve­nes uni­ver­si­ta­rios radi­ca­li­za­dos gira­ban a los maoís­mos, trots­kis­mos, con­se­jis­mos, femi­nis­mos, eco­lo­gis­mos… Para salir de este agu­je­ro, el impe­ria­lis­mo se lan­zó a la con­tra­ofen­si­va des­de la segun­da mitad de los años 70, des­tru­yen­do dere­chos socia­les y demo­crá­ti­cos, impul­san­do la finan­cia­ri­za­ción y ani­qui­lan­do las defen­sas esta­ta­les, mili­ta­ri­zan­do el espa­cio y el mundo…Un ter­cio de siglo des­pués, el capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te, aun­que sigue sien­do el mis­mo capi­ta­lis­mo en lo esen­cial. Aho­ra, el sec­tor indus­trial depen­de más que nun­ca de la Ban­ca y no a la inver­sa; aho­ra, el grue­so de las inver­sio­nes se rea­li­zan en el mis­mo mer­ca­do finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo, segui­do del mili­tar y sani­ta­rio, ser­vi­cios, etc., y cada vez menos en la indus­tria pro­duc­to­ra de valor; aho­ra, el capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo y las gran­des cor­po­ra­cio­nes tie­nen más poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co que la mayo­ría de los Esta­dos; aho­ra, la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca está a pun­to de ser catas­tró­fi­ca y se ago­tan los recur­sos natu­ra­les; aho­ra la eco­no­mía no logra rever­tir la ten­den­cia a la caí­da de los bene­fi­cios ace­le­ra­da des­de los años 70 pese a repun­tes fuga­ces y la bru­ta­li­dad de la explo­ta­ción; aho­ra el capi­tal fic­ti­cio y espe­cu­la­ti­vo es incon­men­su­ra­ble, y la deu­da mun­dial supera en algo más de tres veces el PIB mun­dial; aho­ra, una de las ramas más ren­ta­bles es el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, la indus­tria sexual mun­dia­li­za­da, las armas y el neo-escla­vis­mo; aho­ra el empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­ri­za­ción, el sub­em­pleo, el ham­bre… aumen­tan y tie­nen carác­ter estruc­tu­ral…
  2. Arga­la tuvo que dige­rir en muy pocos años seme­jan­te alu­vión de ideas como las vis­tas en el pun­to 1, tan diver­sas y nove­do­sas, inclu­so opues­tas y con­tra­dic­to­rias entre sí, rom­pien­do las cade­nas men­ta­les reac­cio­na­rias incul­ca­das por el nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol y con las limi­ta­cio­nes de una dic­ta­du­ra impla­ca­ble. Pero no fue el úni­co: una gene­ra­ción juve­nil, mayo­ri­ta­ria­men­te tra­ba­ja­do­ra en com­pa­ra­ción a la que creó EKIN dos déca­das antes, se encon­tra­ba en el mis­mo vór­ti­ce y reac­cio­nó de igual mane­ra, aun­que Arga­la y algu­nos más des­ta­ca­ron en el pro­ce­so. Aquí ten­dría­mos que vol­ver al deba­te de siem­pre sobre el papel de la indi­vi­dua­li­dad en la his­to­ria, por­que nos faci­li­ta­ría la res­pues­ta a varias cues­tio­nes. Com­pren­de­ría­mos así la inter­ac­ción de con­di­cio­nes socio­sa­ni­ta­rias, fami­lia­res, edu­ca­ti­vas, etc., que faci­li­ta­ron la per­so­na­li­dad de Arga­la: su inquie­tud inte­lec­tual, su empa­tía, bus­can­do el con­tras­te, deba­tién­do­lo has­ta acla­rar las con­tra­dic­cio­nes y no recha­zan­do el deba­te con nadie. De este modo apren­dió a usar el méto­do dia­léc­ti­co en el inte­rior de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria, lo que resul­ta­ría deci­si­vo para teo­ri­zar el sal­to de la orga­ni­za­ción en fren­tes, a la for­ma-movi­mien­to, etcé­te­ra. Seme­jan­te esfuer­zo se enfren­ta­ba ade­más a las gran­des res­tric­cio­nes al estu­dio que impo­nía la dic­ta­du­ra y, muy espe­cial­men­te, la repre­sión del eus­ka­ra, las gran­des difi­cul­ta­des para desa­rro­llar la teo­ría revo­lu­cio­na­ria en eus­ke­ra superan­do la aplas­tan­te fuer­za alie­nan­te del espa­ñol y del francés.Ahora, la indus­tria cul­tu­ral y polí­ti­co-mediá­ti­ca, el empo­bre­ci­mien­to de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, su pre­ca­ri­za­ción, la inte­gra­ción de la polí­ti­ca refor­mis­ta en el orden esta­ble­ci­do, el poder adul­to y la hiper sexua­li­za­ción machis­ta coti­dia­na, la incul­ca­ción de una for­ma de vida alie­nan­te y la obse­sión con­su­mis­ta, etcé­te­ra, fre­nan mucho el desa­rro­llo de la crí­ti­ca y de la auto­or­ga­ni­za­ción del poder juve­nil. Pero, al igual que enton­ces, el poten­cial inhe­ren­te a la juven­tud tien­de a des­bor­dar esos lími­tes por­que la con­tra­dic­ción entre un pre­sen­te sin futu­ro y un futu­ro prohi­bi­do, la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, hace que pue­dan reac­ti­var­se los valo­res éti­cos y polí­ti­cos de la gene­ra­ción de Arga­la en este con­tex­to. Des­cu­brir en la prác­ti­ca qué es la liber­tad, siem­pre ha sido vital, pero aho­ra lo es aún más, y en este sen­ti­do la pra­xis de Arga­la y de toda la juven­tud revo­lu­cio­na­ria de todos los tiem­pos es más actual que nun­ca. Una de las tareas que debe rea­li­zar la juven­tud es la de barrer todo con­te­ni­do y for­ma machis­ta que se here­da inevi­ta­ble­men­te de la rebel­día del pasa­do.
  3. Arga­la tuvo una visión inter­na­cio­na­lis­ta de la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca y vice­ver­sa. Su lar­ga expe­rien­cia en Madrid refor­zó y amplió con lec­cio­nes prác­ti­cas lo que había apren­di­do en la teo­ría: no exis­ten luchas de libe­ra­ción nacio­nal sepa­ra­das del con­tex­to inter­na­cio­nal, pero tam­po­co exis­te una lucha de cla­ses inter­na­cio­na­lis­ta sin la libe­ra­ción de los pue­blos tra­ba­ja­do­res opri­mi­dos. Con las dos esci­sio­nes habi­das ya en ETA, había toma­do con­cien­cia de las raí­ces pro­fun­das del esta­ta­lis­mo inclu­so en sec­to­res de la Orga­ni­za­ción, así como su tre­men­da fuer­za en la izquier­da del Esta­do fran­cés. En Madrid vivió in situ la fuer­za con­ser­va­do­ra del nacio­na­lis­mo espa­ñol anti­fran­quis­ta, excep­tuan­do tan­to a un cua­li­fi­ca­do gru­pi­to de comu­nis­tas cuyos nom­bres hon­ra­mos, como a sen­ti­mien­tos difu­sos de soli­da­ri­dad de sec­to­res popu­la­res y mili­tan­cia de base radi­ca­li­za­da. En su céle­bre Tes­ta­men­to y en otros escri­tos expli­có la dia­léc­ti­ca entre lo nacio­nal y lo inter­na­cio­nal, rota, des­tro­za­da por la fuer­za del nacio­na­lis­mo de las izquier­das del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor, pero nun­ca recha­zó la nece­si­dad del inter­na­cio­na­lis­mo revolucionario.Ahora se libra una bata­lla deci­si­va entre los dere­chos nacio­na­les y el Esta­do en la que la cohe­ren­cia admi­ra­ble de la ver­da­de­ra izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta ape­nas pue­de oír­se ni ver­se bajo el tsu­na­mi auto­ri­ta­rio y cada vez más neo­fas­cis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol. La bur­gue­sía sabe que en el fon­do se jue­ga la super­vi­ven­cia de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en el cada vez más adver­so con­tex­to mun­dial, tan dife­ren­te al de los años 70. Sabe que se ha ago­ta­do la fase his­tó­ri­ca en la que el capi­ta­lis­mo nece­si­ta­ba rela­ti­va­men­te a los Esta­dos depen­dien­tes y que aho­ra la jerar­quía impe­ria­lis­ta les exi­ge obe­dien­cia cie­ga y su cola­bo­ra­cio­nis­mo en la explo­ta­ción y en el saqueo, repri­mien­do las resis­ten­cias socia­les. La bur­gue­sía espa­ño­la sabe el papel que tie­ne que cum­plir para seguir reci­bien­do ayu­das que le evi­ten des­plo­mar­se en la cre­cien­te com­pe­ten­cia mun­dial con la inme­dia­ta caí­da de sus bene­fi­cios. En 1978 la cri­sis de Espa­ña como Esta­do-nación depen­dien­te se resol­vió tapan­do la dic­ta­du­ra con la monar­quía impues­ta por el dic­ta­dor y acep­tan­do la orden impe­ria­lis­ta de des­in­dus­tria­li­za­ción, ter­cia­ri­za­ción y obe­dien­cia mili­tar a la OTAN. La Gran Depre­sión, des­de 2007, ha hecho aún más depen­dien­te a Espa­ña que reac­cio­na con cua­tro for­mas del mis­mo nacio­na­lis­mo: el abier­ta­men­te fas­cis­ta; el cons­ti­tu­cio­nal; el repu­bli­cano-fede­ra­lis­ta de boqui­lla y el «mar­xis­ta-leni­nis­ta» de una Espa­ña cen­tra­li­za­da y uni­ta­ria opues­ta a los «sepa­ra­tis­mos reac­cio­na­rios», o sea el «nacio­nal-comu­nis­mo» como el rever­so del «nacio­nal-cato­li­cis­mo». Fren­te a esto, la dia­léc­ti­ca entre inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos y el inter­na­cio­na­lis­mo desa­rro­lla­da por Arga­la adquie­re aún más valía en el con­tex­to pre­sen­te.
  4. Arga­la fue uno de los mili­tan­tes deci­si­vos en el paso del sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo basa­do en los cua­tro fren­tes –polí­ti­co, mili­tar, obre­ro y cul­tu­ral– al sis­te­ma de for­ma-movi­mien­to. El pri­me­ro fue adop­ta­do por ETA al ver que la for­ma-par­ti­do ver­ti­cal esta­li­nis­ta no ser­vía en abso­lu­to en la lucha vas­ca y al creer que el sis­te­ma fren­tis­ta, muy emplea­do en otras luchas de libe­ra­ción, sí ser­vía. Duran­te un tiem­po fue efec­ti­vo, pero bien pron­to el Esta­do apren­dió cómo gol­pear­lo. Ade­más, la impa­ra­ble irrup­ción rec­to­ra del pue­blo tra­ba­ja­dor en la lucha socio­po­lí­ti­ca des­de la segun­da mitad de los años 60 fue des­bor­dán­do­lo para media­dos de los 70. Una de las razo­nes de la esci­sión entre ETA (p‑m) y ETA (m) fue cómo salir del apu­ro. En un prin­ci­pio ETA (p‑m) refor­mó el mode­lo sepa­ran­do los fren­tes, pero unien­do su direc­ción en una cade­na de res­pon­sa­bles polí­ti­co-mili­ta­res. El par­che aguan­tó has­ta que la repre­sión lle­gó a los res­pon­sa­bles: el desas­tre fue devas­ta­dor. ETA (m) desa­rro­lló la for­ma-movi­mien­to: las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, de masas, sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les se sepa­ra­ban orgá­ni­ca y estric­ta­men­te de ETA (m) pero man­te­nien­do con­tac­tos polí­ti­cos sin peli­gro de «con­ta­gio orga­ni­za­ti­vo». Con pro­ble­mas y limi­ta­cio­nes, este sis­te­ma ha sido con mucho el más efec­ti­vo para sos­te­ner una lucha polí­ti­co-mili­tar de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se en el mis­mo cora­zón del impe­ria­lis­mo europeo.Ahora el deba­te sobre la for­ma orga­ni­za­ti­va sigue tan vigen­te y aca­lo­ra­do como lo era en la Euro­pa ante­rior a la revo­lu­ción de 1848, y es que es un deba­te que, sin des­apa­re­cer nun­ca, siem­pre se recru­de­ce cuan­do los cam­bios socia­les, la explo­ta­ción y la repre­sión se incre­men­tan. De aquí la impor­tan­cia del cono­ci­mien­to crí­ti­co de la his­to­ria y de la teo­ría que emer­ge de ella. El refor­mis­mo se carac­te­ri­za por su buro­cra­tis­mo ver­ti­cal y por recha­zar las lec­cio­nes de la his­to­ria. La pra­xis revo­lu­cio­na­ria, por el con­tra­rio, bus­ca en todo momen­to los cam­bios de lo nue­vo en la per­ma­nen­cia de la con­tra­dic­ción e injus­ti­cia. Des­de esta pers­pec­ti­va se des­cu­bre la cone­xión inter­na que reco­rre las suce­si­vas for­mas de orga­ni­za­ción que ha ido toman­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio des­de que sal­tó del blan­quis­mo y del comu­nis­mo utó­pi­co al comu­nis­mo mar­xis­ta. Esa cone­xión inter­na con­sis­te en que la orga­ni­za­ción se estruc­tu­ra para: faci­li­tar la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do; agi­li­zar la dia­léc­ti­ca entre la lucha polí­ti­ca, socio­eco­nó­mi­ca, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral, femi­nis­ta, eco­lo­gis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta, etc.; maxi­mi­zar la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar y los embrio­nes de demo­cra­cia socia­lis­ta; maxi­mi­zar la efec­ti­vi­dad de la lucha en la lega­li­dad bur­gue­sa y aguan­tar la repre­sión cuan­do apa­rez­ca; ampliar la rique­za teó­ri­ca con pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca lar­ga de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En Eus­kal Herria, estas cons­tan­tes se expre­san en que la for­ma orga­ni­za­ti­va se estruc­tu­ra para ace­le­rar la cons­truc­ción de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca.
  5. Arga­la tam­bién fue uno de los mili­tan­tes deci­si­vos en la ela­bo­ra­ción de la Alter­na­ti­va KAS, que jugó un papel cen­tral en la cohe­sión estra­té­gi­ca hacia sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos en el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, a pesar de sus ambi­güe­da­des que die­ron pie a un deba­te interno en la izquier­da inde­pen­den­tis­ta. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio empe­zó a pen­sar en la nece­si­dad de alter­na­ti­vas con­cre­tas, tác­ti­cas y estra­té­gi­cas a comien­zos del siglo XIX, sien­do una prác­ti­ca común para la revo­lu­ción de 1848. La Comu­na de 1871 pade­ció las con­se­cuen­cias de su debi­li­dad tác­ti­ca y sobre todo estra­té­gi­ca. La revo­lu­ción de 1905 empe­zó a mos­trar que debía pre­ci­sar­se mejor el paso de lo tác­ti­co a lo estra­té­gi­co que se acor­ta­ba cada vez más, como se demos­tró en la revo­lu­ción de 1917, como se demos­tró tam­bién pos­te­rior­men­te. Entre 1976 y 1978 va toman­do cuer­po KAS como alter­na­ti­va tác­ti­ca y estra­té­gi­ca pri­me­ro, y lue­go como expre­sión orga­ni­za­ti­va de la for­ma-movi­mien­to. ETA (p‑m), que ini­ció el deba­te, lo aban­do­nó con­for­me se impo­nía la línea refor­mis­ta en su inte­rior. Los cam­bios socia­les intro­du­ci­dos por el capi­ta­lis­mo fue­ron agu­di­zan­do las ambi­güe­da­des de la alter­na­ti­va KAS en lo rela­cio­na­do con la explo­ta­ción asa­la­ria­da y con los cam­bios en la diná­mi­ca de cla­ses en Eus­kal Herria. En vez de actua­li­zar la alter­na­ti­va para res­pon­der a estos cam­bios tan pro­fun­dos, la direc­ción de enton­ces de la izquier­da aber­tza­le deci­dió en 1995 cerrar esa fase e ini­ciar la de la Alter­na­ti­va Democrática.Ahora la opre­sión nacio­nal de cla­se se ha com­ple­ji­za­do en extre­mo des­de enton­ces, por­que lo ha hecho el capi­ta­lis­mo y con él sus estruc­tu­ras socio­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les y repre­si­vas de domi­na­ción con sus vio­len­cias múl­ti­ples, visi­bles e invi­si­bles. Las con­sig­nas y obje­ti­vos his­tó­ri­cos siguen sien­do irre­nun­cia­bles y deben difun­dir­se masi­va­men­te en todo momen­to, pero la extre­ma diver­si­fi­ca­ción de la socie­dad bur­gue­sa y el agra­va­mien­to de sus con­tra­dic­cio­nes, hace que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en su sen­ti­do amplio deba ser capaz de ofre­cer alter­na­ti­vas con­cre­tas para los pro­ble­mas con­cre­tos. El laco­nis­mo de la alter­na­ti­va KAS pudo ser­vir en un momen­to de espe­ran­za por las posi­bi­li­da­des abier­tas por la cri­sis agó­ni­ca de la dic­ta­du­ra. Aho­ra, bajo un capi­ta­lis­mo con mil caras inclu­so opues­tas entre ellas, es peren­to­ria la nece­si­dad de ofre­cer alter­na­ti­vas que ade­más de resol­ver las nece­si­da­des urgen­tes sobre todo las engar­cen con los obje­ti­vos his­tó­ri­cos median­te la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria. Si no lo hace la izquier­da o se retra­sa, lo hará la bur­gue­sía que dis­po­ne de medios inclu­so para ade­lan­tar fal­sas solu­cio­nes a par­te de los pro­ble­mas que ella mis­ma crea. Gra­cias a gru­pos mili­tan­tes, es rela­ti­va­men­te fácil encon­trar tex­tos de ayu­da sobre alter­na­ti­vas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas, y deba­tir­los.
  6. Arga­la, como la mili­tan­cia de las varias orga­ni­za­cio­nes arma­das que ope­ra­ban en Eus­kal Herria, sabía que la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia era reco­no­ci­da como dere­cho humano ele­men­tal en el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos de la ONU de 1948. Como mar­xis­ta sabía que era muy impro­ba­ble, casi impo­si­ble, que se die­ran en un momen­to pre­ci­so todas las cir­cuns­tan­cias que for­za­sen a la bur­gue­sía a tole­rar de for­ma pasi­va y pací­fi­ca ser expro­pia­da de sus inmen­sas rique­zas pri­va­das sin pro­vo­car antes una repre­sión sal­va­je y, en caso extre­mo, una con­tra­rre­vo­lu­ción inhu­ma­na, por lo que veía la vio­len­cia defen­si­va como una tác­ti­ca de mal menor nece­sa­ria para evi­tar un mal mayor inne­ce­sa­rio. Como hom­bre de cul­tu­ra, sabía que el romano Vege­cio había adver­ti­do que, si se que­ría la paz, había que pre­pa­rar­se para la gue­rra. Des­de esta visión común al mar­xis­mo, ana­li­za­ba las accio­nes arma­das bus­can­do el mayor efec­to de con­cien­cia­ción polí­ti­ca con el míni­mo cos­to humano posi­ble, y enten­día que esa for­ma tác­ti­ca de vio­len­cia defen­si­va era par­te de una tota­li­dad en la que tam­bién se prac­ti­ca­ban resis­ten­cias pací­fi­cas y la no-vio­len­cia, auto­de­fen­sas pasi­vas y acti­vas, sabo­ta­jes, etcé­te­ra, tác­ti­cas siem­pre suje­tas a una estra­te­gia y obje­ti­vos his­tó­ri­cos supe­rio­res. Era la estra­te­gia la que debía deci­dir por qué y cuán­do habría que dejar la tác­ti­ca de la vio­len­cia defen­si­va. El tópi­co bara­to e insos­te­ni­ble popu­la­ri­za­do por el refor­mis­mo según el cual ETA (m) era «mili­ta­ris­ta» no se sos­tie­ne por nin­gún lado.Ahora el dere­cho a la rebe­lión, a la resis­ten­cia con­tra la injus­ti­cia, se ha vis­to debi­li­ta­do por un con­jun­to de pre­sio­nes que no pode­mos deta­llar aquí. Sin embar­go, se tra­ta de un dere­cho ele­men­tal sin el cual no se enten­de­ría la evo­lu­ción de la espe­cie huma­na que exis­te por­que resis­te y des­obe­de­ce, por­que se defien­de ante los ata­ques que sufre. Argu­men­tar el por­qué de este dere­cho ele­men­tal no impli­ca y no exi­ge prac­ti­car­lo en sus méto­dos más duros y has­ta deses­pe­ra­dos a veces. Las diver­sas for­mas posi­bles y desea­bles, efec­ti­vas polí­ti­ca y éti­ca­men­te, de prac­ti­car el dere­cho a la rebe­lión deben deci­dir­se median­te estra­te­gias cons­cien­tes. Lo que nun­ca debe hacer­se es silen­ciar ese dere­cho ele­men­tal, ocul­tar­lo al cono­ci­mien­to de quie­nes pade­cen opre­sión y la acep­tan cre­yen­do que es volun­tad divi­na. Nun­ca debe hacer pro­pa­gan­da «demo­crá­ti­ca» para que los y las opri­mi­das renun­cien defi­ni­ti­va­men­te al dere­cho a la resis­ten­cia y acep­ten solo las vías ins­ti­tu­cio­na­les tole­ra­das por la opre­sión: eso es inhu­mano.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 3 de diciem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *