Mara­vi­llas defen­da­tu, erre­sis­ten­tzia­ra batu! /​Defien­de Mara­vi­llas, une­te a la resis­ten­cia!

[EUS]

Urte bat pasa da Alde Zaha­rre­ko gaz­te tal­de bat eta kolek­ti­bo ezber­di­nak Mar­ques de Roza­le­jo Jau­re­gian sar­tu zire­ne­tik, Nafa­rroa­ko Gober­nua­ren erai­kin batean hain zuzen ere. 20 urte hutsik egon­da­koa, hautsez betetzen, Mara­vi­llas gaz­tetxea bihur­tze­ko hel­bu­rua­re­kin.

Hamai­ka hila­be­te haue­tan zehar, auzo­la­nen bitar­tez, gaz­te­riak eta kolek­ti­boak auzoa­ren­tzat espa­zioa txu­kun­tzen joan dira proiek­tu ezber­di­nak erai­kiz. Herri pales­tra, zine­ma herri­koia, jan­to­ki sozia­la, taber­na, libu­ru­te­gia, eus­kal­te­gia, elkar­ta­sun eli­ka­gai ban­kua… horren frui­tu izan dira. Mara­vi­llas espa­rru kolek­ti­boa da, zei­ne­tan edo­zein proiek­tuk bere jar­dun poli­ti­koa edo­ta sozio­kul­tu­ra­la gara­tu deza­ke, murriz­ke­ta­rik gabe. Elkar­gu­ne bat non gizar­te ere­du kapi­ta­lis­ta­ri aurre egi­te­ko edo­zein eki­men gara­tu dai­te­ke.

Mara­vi­lla­se­tik bene­ta­ko alda­ke­ta poli­ti­ko eta sozia­la soi­lik herri mugi­men­dua­ren auto­an­to­la­kun­tza­tik jaio dai­te­kee­la defen­datzen dugu, hots, kalee­ta­tik. Horre­ga­tik, horre­la­ko espa­zioak ezin­bes­te­koak dira alda­ke­ta sozia­la erro­tik eman ahal iza­te­ko, mise­ria eta explo­ta­zioa sus­tatze­ko jaioak diren ins­ti­tu­zioak alde bate­ra utzi­ta.

Espa­zio hone­tan sar­tu ginen, egun, inpo­sa­tu nahi digu­ten auzo ere­dua­ri aurre egin­go zio­ten proiek­tuak garatze­ko beha­rra genue­la­ko eta dugu­la­ko, auzo ere­du kapi­ta­lis­ta, auzo era­kus­lehio huts bat bila­ka­tuz, gune turis­ti­koa eta komer­tzia­la bihur­tuz. Errea­li­ta­te hori, hotel kopu­rua­ren, mul­ti­na­zio­na­len eta bes­te­la­ko proiek­tu espe­ku­latzai­leen bitar­tez hau­te­man dai­te­ke. Honek ondo­rioak sor­tzen ditu, hala-nola, gen­tri­fi­ka­zio pro­ze­sua­ren ondo­rioz auzo­ki­de asko auzo­tik alde egin behar izan dute. Horren aurean, Mara­vi­lla­se­tik jasa­ten dugun egoe­ra­ri proiek­tu ezber­di­nen bitar­tez aurre egi­tea­ren apos­tua defen­datzen dugu, bes­te­la­ko auzo ere­du bat erai­kiz.

Aipa­tu­ta­ko lan guz­tia egin dugun arren, egun, Mara­vi­llas des­alo­jo arris­ku larrrian dago. Nafa­rroa­ko Gober­nu­tik, Geroa Baik proiek­tu hau txi­ki­tu nahi izan du, pasa­den urtean jarri­ta­ko sala­ke­tan aku­sa­zio par­ti­ku­lar beza­la azal­duz eta erai­ki­na­ren kau­te­laz­ko hus­tutzea eska­tuz. Nafa­rroa­ko EAJ­ren heda­pe­nak bere hel­bu­ruak argi ditu. Nahiz eta tal­de hau Nafa­rroa­ko alda­ke­ta ins­ti­tu­zio­na­la­ren par­te izan, honen alde borro­ka­tu zuen jen­dea­re­kin aman­ko­mu­nean interes gutxi dituz­te, izan ere, explo­ta­zio kapi­ta­lis­ta­ren meka­nis­mo ezber­di­nak ber­ma­tu izan dituz­te, horren ere­du AHTa­re­ki­ko jarre­ra dau­ka­gu.

Esan beza­la, Mara­vi­llas gaz­tetxea bene­ta­ko alda­ke­ta sozia­la hel­bu­ru dau­ka, horre­ga­tik Geroa Bai­ren mehatxuak eta era­soak ez dira harritze­koak, gaz­tetxea­re­kin amai­tu nahi dute, Kukutza edo bes­te­la­ko gune auto­ges­tioan­tue­kin egin duten beza­la, due­la 14 urte UPNk Eus­kal jai alde zaha­rre­ko azken gaz­tetxea­re­kin egin zuen beza­la.

Mara­vi­llas ez da soi­lik gaz­tetxe bat, hor­tik hara­ta­go doa. Mara­vi­llas gizar­tea eta gure bizitzak guz­tiz eta erro­tik aldatze­ko lana­be­sa da. Horre­ga­tik, Mara­vi­llas beza­la­ko espa­zioak defen­datzea, egu­ne­ro­ko­ta­su­nean bidez­koa izan­go den mun­du baten­ga­tik borro­katzen duten per­tso­na eta proiek­tuak defen­datzea da.

Honen­ga­tik guz­tia­ren­ga­tik, Nafa­rroa­ko Gober­nua­ri, bere­zi­ki Geroa Bai­ri, hus­tutze pro­ze­sua ber­tan behe­ra uztea eta inpu­tatu­ta­ko per­tso­nen­ga­na­ko sala­ke­ta ken­tzea exijitzen die­gu. Bes­te­tik espa­zioa beha­rrez­koak diren bide guz­tie­ta­tik defen­datze­ra deial­dia luzatzen dugu, izan ere Mara­vi­llas auzoa­ren eta gure bihotzen par­te bila­ka­tu da!

Mara­vi­llas herria­ren­tzat!

Ez dira pasa­ko!

[ES]

Ha pasa­do casi un año des­de que un gru­po de jóve­nes jun­to con dis­tin­tos colec­ti­vos de Alde Zaha­rra entra­mos en el anti­guo Pala­cio Mar­qués de Roza­le­jo, pro­pie­dad del Gobierno de Nava­rra, el cual lle­va­ba 20 años vacío, lle­nán­do­se de pol­vo, para con­ver­tir­lo en Mara­vi­llas Gaz­tetxea.

Once meses duran­te los cua­les, median­te auzo­lan, la juven­tud y los colec­ti­vos hemos acon­di­cio­na­do el espa­cio para el uso de todo el barrio, cons­tru­yen­do dis­tin­tos pro­yec­tos como el cine popu­lar, la herri pales­tra, el come­dor social, la taber­na, la biblio­te­ca, la eus­kal­te­gi, el ban­co soli­da­rio de ali­men­tos, entre otros. Mara­vi­llas es un cen­tro colec­ti­vo don­de cual­quier pro­yec­to pue­de desa­rro­llar su acti­vi­dad socio­cul­tu­ral o polí­ti­ca, sin nin­gu­na res­tric­ción, un espa­cio de encuen­tro des­de don­de rea­li­zar diver­sas acti­vi­da­des para hacer fren­te al mode­lo social capi­ta­lis­ta.

Des­de Mara­vi­llas enten­de­mos que el ver­da­de­ro cam­bio polí­ti­co y social solo pue­de dar­se des­de la auto­or­ga­ni­za­ción del Movi­mien­to Popu­lar, es decir, des­de las calles, por ello este tipo de espa­cios son fun­da­men­ta­les para un cam­bio social pro­fun­do y ver­da­de­ro, más allá de ins­ti­tu­cio­nes dise­ña­das para per­pe­tuar nues­tra mise­ria y explo­ta­ción.

Entra­mos en este espa­cio impul­sa­das por la nece­si­dad de desa­rro­llar pro­yec­tos que hoy pre­sen­ta­mos como una for­ma de com­ba­tir el actual mode­lo de barrio que nos pre­ten­den impo­ner, un mode­lo neta­men­te capi­ta­lis­ta, usan­do nues­tro barrio no sólo como cen­tro recrea­ti­vo de toda Iru­ñea, sino tam­bién como pun­to turís­ti­co y comer­cial de toda la ciu­dad, como se pue­de com­pro­bar vien­do la can­ti­dad de hote­les, esta­ble­ci­mien­tos de gran­des cade­nas y demás pro­yec­tos que se han lle­va­do a cabo duran­te estos últi­mos años. Tam­po­co pode­mos olvi­dar todo lo que ello supo­ne, ya que es cada vez más evi­den­te que el pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción nos está des­pla­zan­do a las veci­nas fue­ra del barrio. Fren­te a ello, des­de Mara­vi­llas hemos opta­do por dar una alter­na­ti­va a esta situa­ción con dis­tin­tos pro­yec­tos, cons­tru­yen­do des­de el barrio otro mode­lo social.

A pesar de todo el tra­ba­jo que se ha rea­li­za­do, hoy en día Mara­vi­llas está en gra­ve ries­go de des­alo­jo. Des­de el Gobierno de Nava­rra, Geroa Bai ha que­ri­do aca­bar con este pro­yec­to que lle­va once lar­gos meses de vida, per­so­nán­do­se como acu­sa­ción par­ti­cu­lar en la denun­cia que puso el año pasa­do y pidien­do el des­alo­jo cau­te­lar del edi­fi­cio. La exten­sión del PNV en Nafa­rroa tie­ne muy cla­ro cuá­les son sus obje­ti­vos. Aun­que esta for­ma­ción for­me par­te del cam­bio ins­ti­tu­cio­nal que se ha dado en Nafa­rroa, pocos intere­ses com­par­te con la mayo­ría de gen­te que luchó por éste, sino que más bien son los de seguir per­pe­tuan­do los meca­nis­mos de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, con pro­yec­tos como el TAV en la cabe­za.

Mara­vi­llas Gaz­tetxea un pro­yec­to cuyo obje­ti­vo es aco­me­ter un cam­bio real, no es de extra­ñar que Geroa Bai nos ame­na­ce y nos ata­que, con la pre­ten­sión de aca­bar con el Gaz­tetxe como hicie­ran años atrás con otros espa­cios auto­ges­tio­na­dos como Kukutza, o como hace ya 14 años UPN con el ulti­mo gaz­tetxe de Alde Zaha­rra, Eus­kal Jai.

Mara­vi­llas no es solo un Gaz­tetxe. Va mucho más allá. Mara­vi­llas es una herra­mien­ta para avan­zar hacia la trans­for­ma­ción social, radi­cal y com­ple­ta de nues­tras vidas. Es por eso que defen­der espa­cios como Mara­vi­llas es defen­der todos los pro­yec­tos y per­so­nas que lucha­mos día a día por un mun­do jus­to.

Por todo ello, exi­gi­mos al Gobierno de Nava­rra y en espe­cial a Geroa Bai, que para­li­ce el pro­ce­so de des­alo­jo y reti­re la denun­cia con­tra las per­so­nas impu­tadas. Tam­bién, hace­mos un lla­ma­do a todas las per­so­nas a defen­der este espa­cio con uñas y dien­tes, ya que Mara­vi­llas for­ma par­te ya de nues­tro barrio y nues­tros cora­zo­nes.

Mara­vi­llas herria­ren­tzat!

Ez dira pasa­ko!

Lo que no nos atre­vi­mos a decir sobre​Mara­vi­llas​y el Cas­co vie­jo. Car­ta abier­ta de un joven de Alde zaha­rra

Como es ya bien sabi­do, el Gaz­tetxe Mara­vi­llas; situa­do en un his­tó­ri­co edi­fi­cio del Cas­co Vie­jo de la vie­ja capi­tal, se encuen­tra a día de hoy en ries­go real de des­alo­jo. Esto es debi­do a que el Gobierno de Nava­rra (cua­tri­par­ti­to Geroa Bai, EH Bil­du, Elka­rre­kin Pode­mos y IU-Ezker Batua) se ha per­so­na­do como acu­sa­ción par­ti­cu­lar, ins­tan­do al juz­ga­do com­pe­ten­te a su pron­to des­alo­jo.

Ante esta situa­ción, y arma­do úni­ca­men­te con la pala­bra; voy a tra­tar de expo­ner este con­flic­to des­de el pun­to de vis­ta de un joven que ha naci­do y se ha cria­do en este mara­vi­llo­so barrio. Curio­sa­men­te, a noso­tros, a los acto­res prin­ci­pa­les de este con­flic­to, a los jóve­nes del Cas­co Vie­jo; nadie nos pre­gun­ta nues­tra opi­nión. Pare­ce que los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y los jue­ces cono­cen al dedi­llo cada pro­ble­ma y cada nece­si­dad de la pobla­ción y por ello, son más que capa­ces de tomar deci­sio­nes equi­li­bra­das y ajus­ta­das a la reali­dad. Escri­bo este tex­to con el fin de enri­que­cer el deba­te. Un deba­te que, a mi jui­cio, va mucho más allá de si se cum­ple la legis­la­ción vigen­te o no; deba­te este total­men­te esté­ril; terreno al que tra­tan de lle­var­nos cons­tan­te­men­te todos aque­llos que viven cómo­da­men­te al calor del capi­tal. He de admi­tir tam­bién, que escri­bo este tex­to por­que lle­vo dema­sia­do tiem­po sin­tien­do la nece­si­dad de expre­sar todo lo que va a con­ti­nua­ción; estoy har­to de callar, de sen­tir que no con­ta­mos nada. Boca muda, vida cru­da.

Pre­ten­do ser com­ple­ta­men­te sin­ce­ro tan­to en mis plan­tea­mien­tos como en mi pre­sen­ta­ción, ya que no ten­go nada que escon­der. El úni­co dato que omi­ti­ré a con­cien­cia será el de mi iden­ti­dad, por razo­nes más que obvias. Soy un joven naci­do y cria­do en el Cas­co Vie­jo de Pam­plo­na. Tube el gus­to de estu­diar en las Escue­las Públi­cas de San Fran­cis­co, en el mode­lo D. Me crié en un barrio don­de los veci­nos cui­da­ban unos de otros, mi madre no tenía mie­do de dejar­me solo en la pla­za. Sí, sin embar­go de que cre­cie­ra y me «metie­ra en polí­ti­ca». Eran años duros: ile­ga­li­za­cio­nes, reda­das, deten­cio­nes masi­vas y una tan­ga­na detrás de otra. El barrio ardía cons­tan­te­men­te. Recuer­do per­fec­ta­men­te el des­alo­jo del Eus­kal Jai, estu­ve una sema­na ence­rra­do en casa. La Poli­cía Nacio­nal Espa­ño­la tenia el barrio toma­do. Era curio­so, en mi ino­cen­cia infan­til, ver como en mi casa no se res­pi­ra­ba en abso­lu­to com­pli­ci­dad algu­na para-con los enca­pu­cha­dos, pero cómo; sin embar­go, me pro­te­gían de la poli­cía y de sus tiros indis­cri­mi­na­dos. Tira­ban inclu­so a los bal­co­nes; eso tam­po­co lo he olvi­da­do.

Por lo demás, mi infan­cia fue más que feliz. Era casi como vivir en un pue­blo. Me crié en una fami­lia que me ha que­ri­do y cui­da­do; una fami­lia humil­de pero rica en valo­res. El apo­yo mutuo, la soli­da­ri­dad y el amor al pró­ji­mo impreg­na­ron los pri­me­ros años de mi vida; tra­tan­do de ale­jar a un niño de toda la vio­len­cia que nos rodea­ba. Se encar­ga­ron de que tuvie­ra una bue­na edu­ca­ción, no fal­ta­ra ni un solo día a cla­se y siem­pre tuvie­ra un pla­to en la mesa. ¿Para que más? Me advir­tie­ron des­de muy peque­ño que no me deja­ra con­tro­lar ideo­ló­gi­ca­men­te por nadie, se encar­ga­ron de gene­rar una per­so­na crí­ti­ca y refle­xi­va.

Pero la reali­dad del mun­do que nos rodea siem­pre aca­ba asal­tan­do los oásis de liber­tad que se gene­ran con tan­to esfuer­zo y dedi­ca­ción. Los jóve­nes que cre­ci­mos en aque­lla épo­ca apren­di­mos pron­to que en esta ciu­dad hay dos ban­dos. Muy críos éra­mos tam­bién cuan­do no nos que­dó más reme­dio que esco­ger uno a base de gol­pes, iden­ti­fi­ca­cio­nes, chis­tes e insul­tos a nues­tra cos­ta. Cor­te­sía de secre­tas y poli­cías «de pro­xi­mi­dad». Todo esto sin tener 14 años. Pasa­ron los años y se comen­zó a notar el rodi­llo de UPN y sus cole­gas adi­ne­ra­dos: Tira­ron el gaz­tetxe con los jue­ces en el bol­si­llo. Per­si­guie­ron has­ta la sacie­dad a la Gaz­te Asan­bla­da con su Poli­cía Muni­ci­pal. Fue­ron com­pran­do blo­ques de pisos y bares por todo el barrio con sus cole­gas adi­ne­ra­dos, algu­nos inclu­so car­gos públi­cos y cono­ci­dos miem­bros del pro­pio par­ti­do regio­na­lis­ta.

Lle­gó el día en que diji­mos has­ta aquí habéis lle­ga­do. UPN per­dió la alcal­día, y noso­tros, lo cele­bra­mos con cham­pán. No por quién gana­ra, sino por el mero pla­cer de ver­los per­der. Por el pla­cer de ver per­der a esa pan­da de dés­po­tas engrei­dos. Hipó­cri­tas, que se lle­nan la boca hablan­do de pro­gre­so, con­vi­ven­cia y res­pe­to cuan­do el úni­co medio que han emplea­do con­tra cual­quier adver­sa­rio polí­ti­co mera­men­te con­tes­ta­ta­rio ha sido el palo, y para sus cole­gas de la rosa, la zanaho­ria. ¿Aca­so se nos ha olvi­da­do la ges­tión de UPN y sus nefas­tas con­se­cuen­cias para las cla­ses popu­la­res en Nava­rra? Estoy hablan­do de las últi­mas dos déca­das, no hace fal­ta retro­traer­se dema­sia­do en el tiem­po: Caso CAN, recor­tes en sec­to­res públi­cos estra­té­gi­cos, poli­ti­za­ción y mili­ta­ri­za­ción de la Poli­cía Muni­ci­pal de Iruñea/​Pamplona, per­se­cu­ción polí­ti­ca abso­lu­ta con­tra la disi­den­cia polí­ti­ca (Soli­da­rios, Izq. Aber­tza­le, Gaz­tetxes, Gaz­te Asan­bla­das…), sub­ven­cio­nes y gas­tos millo­na­rios en macro­pro­yec­tos (TAV, Los Arcos, Itoitz…), des­pre­cio abso­lu­to al eus­ke­ra… ¿Aca­so hace fal­ta recor­dar todo esto?

Con los nue­vos vien­tos que pare­cían reco­rrer las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tra ciu­dad, unos cuan­tos jóve­nes nos pusi­mos manos a la obra y tres meses des­pués de dicho cam­bio exis­tía una asam­blea con­for­ma­da por varios colec­ti­vos de la ciu­dad. Des­de lue­go, la ilu­sión por vol­ver a tener un Gaz­tetxe era sen­ti­da de mane­ra amplia y trans­ver­sal: no había vis­to ten­den­cias polí­ti­cas tan dis­pa­res tra­ba­jan­do codo con codo des­de hacía dema­sia­do tiem­po. Lo cier­to es que fue una her­mo­sa expe­rien­cia, muy enri­que­ce­do­ra para las jóve­nes que haya nos encon­trá­ba­mos.

El res­to de la his­to­ria es más que cono­ci­da: oku­pa­ción de Com­pa­ñía 3; nego­cia­ción con el Gobierno de Nava­rra bajo coac­ción repre­si­va (varios iden­ti­fi­ca­dos bajo ame­na­za de pasar por los tri­bu­na­les); incum­pli­mien­to de los pla­zos acor­da­dos por par­te del Ayun­ta y tras­la­do a Capa­rro­so bajo pre­sión de la asam­blea; cam­bio del con­tra­to e incum­pli­mien­to de lo acor­da­do en lo que a las obras res­pec­ta; obras rea­li­za­das por nues­tra cuen­ta, en auzo­lan, ante la total omi­sión del gobierno muni­ci­pal y pos­te­rior des­alo­jo a hur­ta­di­llas y sin hacer rui­do. Unos valien­tes los de la Poli­cía «de Pro­xi­mi­dad», y sus res­pon­sa­bles polí­ti­cos.

Esto últi­mo fue un duro gol­pe tan­to para el pro­yec­to como para las per­so­nas que con­for­ma­ba­mos enton­ces la asam­blea. Pri­me­ro, la dere­cha​nava­rrí­si­ma pre­sio­nó: artícu­los en Dia­rio de Nava­rra, mocio­nes de UPN, etc. Des­pués Geroa Bai se apun­tó al carro, des­mar­can­do­se de la pos­tu­ra que había man­te­ni­do el cua­tri­par­ti­to en lo con­cer­nien­te a este tema. Y por últi­mo, EH Bil­du clau­di­có; pare­ce que tenían otras prio­ri­da­des. Hay que decir que las rela­cio­nes con los par­ti­dos allí repre­sen­ta­dos eran, a mi jui­cio; las siguien­tes:

Izquier­da-Ezke­rra: Inexis­ten­tes. Des­co­no­cia­mos su posi­ción al res­pec­to, pero sabía­mos que había pro­pues­to Capa­rro­so para otros pro­yec­tos estan­do noso­tros allí. Pro­fe­sa­ban cier­to rece­lo hacia noso­tros siguien­do ese dis­cur­so de UPN de que éra­mos los «cole­gas de Asi­rón», nada más lejos de la reali­dad.

Aran­za­di: No había rela­ción for­mal, pero habían mos­tra­do un cons­tan­te apo­yo al pro­yec­to, y lo habían defen­di­do sin tapu­jos en los ple­nos. Es de des­ta­car, pues ha sido el úni­co gru­po del cua­tri­par­ti­to que nos ha defen­di­do sin tra­tar de sacar rédi­to polí­ti­co, y sin pelos en la len­gua; sin com­ple­jos.

EH Bil­du: había sido has­ta el momen­to el úni­co par­ti­do con el que había­mos teni­do una rela­ción cons­tan­te. Esto se debía a que las áreas de tra­ba­jo del Ayun­ta­mien­to con­cer­nien­tes a este tema eran de su res­pon­sa­bi­li­dad. La rela­ción no era bue­na, aun­que todos tra­tá­se­mos fin­gir lo con­tra­rio, en pos de unas reunio­nes cons­truc­ti­vas. De todos modos, el pater­na­lis­mo y eli­tis­mo que des­pren­dían algu­nos de sus repre­sen­tan­tes ante una asam­blea de jóve­nes entre los 15 y los 30 años irri­ta­ba inclu­so a los más cer­ca­nos a la for­ma­ción polí­ti­ca. Apar­te de esto, el esque­ma que se repi­tió duran­te los dos años que duró el pro­ce­so, no cam­bió un ápi­ce: tra­ta­ban de rega­lar­nos los oídos y alar­gar el tema cuan­do se les pedía más que pala­bras. Cuan­do cons­ta­ta­ban que esto no valía con noso­tros, siem­pre saca­ban el como­dín de la legis­la­ción vigen­te, que tenían las manos ata­das… asun­ción abso­lu­ta de la lega­li­dad capi­ta­lis­ta. Algu­nos nos pre­gun­tá­ba­mos enton­ces dón­de había que­da­do la des­obe­dien­tzia esa de la que habla­ban en Zutik Eus­kal Herria, en pos de cons­truir un Esta­do Vas­co Sobe­rano que res­pon­die­ra a las nece­si­da­des de «la gen­te». Pura pala­bre­ría. Ni siquie­ra se plan­tea­ban el cam­biar la legis­la­ción.

Geroa Bai: ¿Que decir de un par­ti­do el cual des­de 2015 – 2016 lle­va rea­li­zan­do en la CAV la mayor ofen­si­va con­tra los Gaz­tetxes y pro­yec­tos popu­la­res que se recuer­da en años? No hubo nun­ca rela­ción algu­na. Las úni­cas infor­ma­cio­nes que reci­bía­mos sobre sus pos­tu­ras nos eran trans­mi­ti­das a tra­vés de gen­te cer­ca­na al ayun­ta­mien­to o por la pren­sa, como el día que deci­dió ali­near­se sin tapu­jos con la dere­cha más ran­cia de nues­tra tie­rra. No espe­rá­ba­mos otra reac­ción por su par­te, la ver­dad sea dicha. Por muy pro­gres que sean, lo cual no es difí­cil tenien­do a UPN y PPN por estos lares, siguen sien­do la dere­cha. Vas­ca, pero dere­cha; así como repre­sen­tan­tes de par­te de la patro­nal Nava­rra. Era sim­ple­men­te, cues­tión de tiem­po.

Par­tien­do de esta base, el pano­ra­ma era deso­la­dor. Hay que admi­tir así mis­mo, como hici­mos en su día, que has­ta ese momen­to no había­mos con­se­gui­do inter­ac­tuar con el barrio y sus veci­nos, pasan­do a ser un lugar de refe­ren­cia y un acti­vo en él. No había más que ver la res­pues­ta a ese des­alo­jo silen­cio­so: inexis­ten­te. Está­ba­mos solas, y éra­mos cons­cien­tes de ello. Aun así, no nos ren­di­mos y segui­mos tra­ba­jan­do para lograr un Gaz­tetxe en el barrio que nos había vis­to cre­cer. Deci­di­mos que el eje prin­ci­pal de esta lucha debía ser el fomen­tar el Gaz­tetxe como lo que es hoy en día: un oásis de liber­tad, de encuen­tro, de deba­te. Una herra­mien­ta que tene­mos los jóve­nes del barrio que no tene­mos más que nues­tra fuer­za de tra­ba­jo para gene­rar nues­tros pro­yec­tos. Pro­yec­tos polí­ti­cos, artís­ti­cos, rela­cio­na­dos con el depor­te o cual­quier otro tema que nos intere­se: aquí nadie nos impo­ne qué debe inte­re­sar­nos por ser jóve­nes. Fue­ron 11 meses de duro tra­ba­jo, alti­ba­jos y frus­tra­cio­nes; pero esto no con­si­guió aca­bar con el espí­ri­tu ale­gre y com­ba­ti­vo de nues­tra asam­blea. Final­men­te, el 3 de Sep­tiem­bre de 2017 el Gaz­tetxe Mara­vi­llas fue oku­pa­do. Fue una oku­pa­ción públi­ca y masi­va. Nada que escon­der a nues­tras veci­nas. El res­to de la his­to­ria tam­bién es cono­ci­da: lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo para refor­mar y habi­li­tar un espa­cio de inmen­sas dimen­sio­nes con los limi­ta­dos medios con los que con­ta­mos. Hemos tra­ta­do de gene­rar un espa­cio inclu­si­vo, ale­jar­nos de esos topi­cos de gaz­tetxe zulo-guet­to. Se han rea­li­za­do des­de un pri­mer momen­to visi­tas guia­das para todo aquel que qui­sie­ra ver el pala­cio por den­tro, inclu­so el gru­po muni­ci­pal de UPN fue invi­ta­do vía twit­ter vis­ta su insis­ten­cia en revi­sar el espa­cio; ya que es pre­ci­sa­men­te eso, de todos. Esto es algo que todos aque­llos que nos acu­san de pri­va­ti­zar un espa­cio públi­co no han sido capa­ces de hacer en 20 años. Se ha habi­li­ta­do un gim­na­sio, una biblio­te­ca, un come­dor, un cine, salas de reunio­nes y un bar. Se han crea­do pro­yec­tos como el Ban­co Soli­da­rio de Ali­men­tos o el Eus­kal­te­gi gra­tui­to. La acep­ta­ción social de gaz­tetxe en el barrio es nota­ble: más allá de las difa­ma­cio­nes de UPN sobre que­jas de los veci­nos, los bal­co­nes de la pla­za están lle­nos de ban­de­ras de apo­yo al gaz­tetxe. Pue­den bajar de Gorraiz a ver­lo, no les vamos a con­ta­giar nada.

Pero más allá de todo lo expli­ca­do, lo que real­men­te me gus­ta­ría trans­mi­ti­ros des­de lo más pro­fun­do de mi cora­zón es que Mara­vi­llas se ha con­ver­ti­do para mi y otras jóve­nes del barrio en una gran par­te de mi mun­do. Mara­vi­llas ha supues­to un pun­to de encuen­tro para los jóve­nes del barrio que bus­ca­ban alter­na­ti­vas a ese ocio vacío y vicia­do, basa­do en ir de com­pras y con­su­mir en las terra­zas. Es pun­to de reu­nión de gene­ra­cio­nes de mili­tan­tes y jóve­nes que comien­zan a des­cu­brir el mun­do, de veci­nas que vie­nen a tomar el ver­mut y se encuen­tran con la cua­dri­lla de sus hijas; de dis­tin­tas cul­tu­ras y reali­da­des. Hemos demos­tra­do que otro mun­do es posi­ble, ade­más de nece­sa­rio. Hemos sub­ver­ti­do los valo­res que nos han sido ino­cu­la­dos median­te la escue­la, la tele­vi­sión y demás medios de alie­na­ción, y cuan­to más tiem­po pasa, nos damos cuen­ta de más vicios y más vir­tu­des desa­rro­lla­mos.

Hemos con­se­gui­do arran­car un espa­cio al capi­tal. Mara­vi­llas ha sido, y es a día de hoy, un soplo de aire fres­co en un barrio que pare­cía estar olvi­dan­do los valo­res y for­ma de vida que for­ma­ban par­te de su día a día para con­ver­tir­se en un gran cen­tro comer­cial al aire libre, un macro­pro­yec­to de lo más​chick​. En esta lucha comen­za­mos muy solos. Está cla­ro que algu­nos sec­to­res se han toma­do muy ense­rio lo de los nue­vos tiem­pos y aho­ra pre­fie­ren potear​Blan­co de Rue­da y usar gafas de pas­ta que las asam­bleas popu­la­res y la cons­truc­ción del Poder Popu­lar; des­de aba­jo, y para los de aba­jo, para la inmen­sa mayo­ría. Aún así, son cada día más las veci­nas que nos apo­yan y dan fuer­zas para seguir; para voso­tras todo nues­tro amor, aupa zuek!

Es por todo esto que lan­zo un men­sa­je cla­ro y con­ci­so al Gobierno de Nava­rra, a UPN, a Geroa Bai; pero tam­bién a todos los buró­cra­tas, dema­go­gos, opor­tu­nis­tas y elec­to­ra­lis­tas para los que dema­sia­das veces pare­ce­mos ser un estor­bo; para los espe­cu­la­do­res; para aque­llos que estáis aho­gan­do en alcohol y bares nues­tro barrio; a aque­llos que arre­ba­tais las pla­zas para jugar a nues­tros txi­kis para poner terra­zas y hacer nego­cio; al arzo­bis­po que nos cie­rra el atrio y la pla­za tra­se­ra de la cate­dral y solo nos deja entrar pagan­do; a los Muni­pas que tra­tan de inti­mi­dar­nos cons­tan­te­men­te: esta­mos har­tas de callar y tra­gar. Esta­mos har­tas de mirar para otro lado y de tener que resig­nar­nos. No nos vais a qui­tar Mara­vi­llas, no hay más que hablar.

Tam­bién ten­go un men­sa­je para ti, joven de Alde Zaha­rra que ves en que se está con­vir­tien­do; a esos que os habéis teni­do que mudar por no poder pagar un piso en el barrio; a voso­tras que estáis har­tas de no poder dor­mir los fines de sema­na; a los que for­máis par­te del Gaz­tetxe y a las que lo apo­yáis; a voso­tros, que la resig­na­ción de ver caer en el pasa­do todos los Gaz­tetxes de Iru­ñea os lle­vo a casa; a los que currais por cua­tro perras en los bares; en defi­ni­ti­va, a todas las que lle­váis dema­sia­do tiem­po aguan­tan­do el des­po­tis­mo de unos, y el silen­cio cóm­pli­ce de otros; por mucho cam­bio ins­ti­tu­cio­nal que haya, la calle ten­drá siem­pre la últi­ma pala­bra; la lucha y la resis­ten­cia es el úni­co camino.

En Mara­vi­llas hay mucho más en jue­go que un sim­ple des­alo­jo. Está en jue­go el últi­mo res­qui­cio de Poder Popu­lar y de orga­ni­za­ción de base en Alde Zaha­rra. Está en jue­go el mode­lo de barrio que que­re­mos, y por ello, esta lucha nos ata­ñe a todas y cada una de las veci­nas del Cas­co Vie­jo. No nos han per­do­na­do la osa­día. Noso­tras hemos teni­do mucha pacien­cia con todos los ata­ques reci­bi­dos. Hemos pre­fe­ri­do man­te­ner la cal­ma, mirar hacia otro lado cuan­do UPN suel­ta su bilis; y bus­car el diá­lo­go con unas ins­ti­tu­cio­nes que sen­tía­mos (más) nues­tras y cer­ca­nas. Pero la pacien­cia se ha ago­ta­do. Ya no que­dan medias tin­tas, las car­tas están boca arri­ba y la línea divi­so­ria ha sido tra­za­da. Han sido ellos los que la han tra­za­do. Defen­de­re­mos Mara­vi­llas por todos los medios nece­sa­rios.

¡NO PASARÁN!

¡MARAVILLAS SERÁ VUESTRO VIETNAM!

AUTOGESTIOA HEDATU, GAZTETXEAK DEFENDATU!

Kale­ku­me; 2018ko uztai­la­ren 29an.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *