Los comi­sa­rios del pen­sa­mien­to único

Hoy, cuan­do la cana­lla mediá­ti­ca está des­ata­da en el mun­do occi­den­tal, no está de más recor­dar que como otros tér­mi­nos del dis­cur­so polí­ti­co, la pala­bra «demo­cra­cia» tie­ne un sig­ni­fi­ca­do téc­ni­co orwe­lliano cuan­do se usa en exal­ta­cio­nes retó­ri­cas o en el «perio­dis­mo» habi­tual, para refe­rir­se a los esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos y de sus alia­dos para impo­ner la demo­cra­cia libe­ral repre­sen­ta­ti­va a Esta­dos con­si­de­ra­dos «fora­ji­dos» como la Vene­zue­la actual.

En ese con­tex­to, se ha con­ver­ti­do en un lugar común que cuan­do más demo­cra­cia y liber­ta­des se dice reco­no­cer y defen­der, más se repri­me la facul­tad de pen­sar; sobre todo, la acti­vi­dad de pen­sar a con­tra­co­rrien­te. Con la nove­dad de que en la per­se­cu­ción del pen­sa­mien­to crí­ti­co ya no hay fron­te­ras. Pero suce­de, ade­más, que en el nue­vo pan­óp­ti­co pla­ne­ta­rio y en el mar­co de la gue­rra de espec­tro com­ple­to en cur­so, quie­nes cues­tio­nan el orden hege­mó­ni­co o no se ajus­tan al mar­co del dog­ma esta­ble­ci­do por los amos del uni­ver­so, pue­den con­ver­tir­se en un obje­ti­vo político-militar.

Pen­sar entra­ña ries­gos y trae con­se­cuen­cias. Ello ocu­rre en las cien­cias socia­les y las huma­ni­da­des, pero tam­bién en el perio­dis­mo. En la actual coyun­tu­ra, bien lo saben, entre otros, Ati­lio Borón (Pági­na 12, Rebelión.org,) y Luis Her­nán­dez (coor­di­na­dor de Opi­nión de La Jor­na­da), quie­nes por prac­ti­car el ejer­ci­cio crí­ti­co de pen­sar con cabe­za pro­pia, son obje­to de mofa, pre­sio­nes y cam­pa­ñas de estig­ma­ti­za­ción y cri­mi­na­li­za­ción por un puña­do de dile­tan­tes vigi­lan­tes del pen­sa­mien­to úni­co neo­li­be­ral que res­pon­den a un mis­mo y nau­sea­bun­do guión de Washington.

«Nico­lás Madu­ro dic­ta­dor» emi­te la voz del amo des­de las usi­nas del poder mun­dial, y el eco es ampli­fi­ca­do urbi et orbi por una cohor­te de ama­nuen­ses sub­ven­cio­na­dos y tari­fa­dos. El esque­ma es sim­ple: para el perio­dis­mo mer­ce­na­rio, el «Madu­ro dic­ta­dor» sus­ti­tu­ye hoy a «las armas de des­truc­ción masi­vas» de Sadam Hus­sein, en 2003. El sal­do de la men­ti­ra del Pen­tá­gono como arma de gue­rra cos­tó más de un millón de muer­tos; pero eran iraquíes.

El mode­lo «comu­ni­ca­cio­nal» está bien engra­sa­do. Per­mi­te deba­tes, crí­ti­cas y dis­cre­pan­cias, en tan­to se per­ma­nez­ca fiel­men­te den­tro del sis­te­ma de pre­su­pues­tos y prin­ci­pios que cons­ti­tu­yen el con­sen­so de la eli­te. Es un sis­te­ma tan pode­ro­so que pue­de ser inte­rio­ri­za­do en su mayor par­te, sin tener con­cien­cia de ello. En gene­ral, quien tie­ne ideas equi­vo­ca­das o inten­ta rom­per el mol­de es apar­ta­do o igno­ra­do; pero en oca­sio­nes pue­de ser sata­ni­za­do por los lla­ma­dos inte­lec­tua­les públi­cos, los pen­sa­do­res polí­ti­ca­men­te correc­tos, la gen­te que escri­be edi­to­ria­les y cosas así, y es colo­ca­do fren­te al pare­dón de la «pren­sa libre».

Recuer­da Mar­cos Roit­man que los ideó­lo­gos del actual sis­te­ma de domi­na­ción han rein­ter­pre­ta­do los sabe­res y el cono­ci­mien­to bajo una úni­ca racio­na­li­dad: la del capi­tal. El capi­tal nie­ga su carác­ter tota­li­ta­rio. En su dimen­sión polí­ti­ca, el capi­ta­lis­mo socia­li­za la vio­len­cia y des­las­tra la his­to­ria que le resul­ta incó­mo­da. Bajo los cri­te­rios de la «colo­nia­li­dad del saber», es capaz de eli­mi­nar al nazis­mo y al fas­cis­mo −tam­bién al fran­quis­mo, al somo­cis­mo, al duva­lie­ris­mo y el pino­che­tis­mo− como fenó­me­nos inhe­ren­tes a su racionalidad.

W. Lipp­mann y la inge­nie­ría del consenso

Hace más de un cuar­to de siglo, en Los guar­dia­nes de la liber­tad (Gri­jal­bo Mon­da­do­ri, 1990), Noam Chomsky y Edward S. Her­man deve­la­ron el uso ope­ra­cio­nal de los meca­nis­mos de todo un mode­lo de pro­pa­gan­da al ser­vi­cio del «inte­rés nacio­nal» (de Esta­dos Uni­dos) y la domi­na­ción impe­rial. Nos ense­ña­ron a exa­mi­nar la estruc­tu­ra de los medios (la rique­za del pro­pie­ta­rio) y cómo se rela­cio­nan con otros sis­te­mas de poder y de auto­ri­dad. Por ejem­plo, el gobierno (que les da publi­ci­dad, fuen­te prin­ci­pal de ingre­sos), las cor­po­ra­cio­nes empre­sa­ria­les, las universidades.

Asi­mis­mo, disec­cio­na­ron a los medios de eli­te (The New York Times, The Washing­ton Post, CBS y otros) que mar­can «la agen­da» de los ges­to­res polí­ti­cos, empre­sa­ria­les y doc­tri­na­rios (pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios), pero tam­bién la de otros perio­dis­tas, ana­lis­tas y «exper­tos» de los medios de difu­sión masi­va que se ocu­pan de orga­ni­zar el modo en que la gen­te debe pen­sar y ver las cosas.

Demos­tra­ron, en sín­te­sis, cómo median­te la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca o sim­bó­li­ca e indig­nan­tes cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción lin­güís­ti­ca (des)informativas y supre­sio­nes («las peo­res men­ti­ras son las que nie­gan la exis­ten­cia de lo que no se quie­re que se conoz­ca», nos aler­ta a su vez Emir Sader); mani­pu­la­cio­nes, nor­mas doble-están­da­res y dupli­ci­da­des; ses­gos sis­te­má­ti­cos, mati­za­cio­nes, énfa­sis y tonos, y de la selec­ción del con­tex­to, las pre­mi­sas y el orden del día gene­ral, se lle­va a cabo el con­trol eli­tis­ta de la socie­dad median­te lo que Wal­ter Lipp­mann deno­mi­nó «la inge­nie­ría del consenso».

Ese mode­lo de pro­pa­gan­da −por lo gene­ral dico­tó­mi­co o mani­queo: ver­bi­gra­cia «Madu­ro dic­ta­dor vs. la opo­si­ción demo­crá­ti­ca de la MUD»; las hor­das cha­vis­tas vs. los lucha­do­res de la liber­tad de D. Trump− deja entre­ver que el «pro­pó­si­to social» de los medios es incul­car y defen­der el orden del día eco­nó­mi­co, social y polí­ti­co de los gru­pos pri­vi­le­gia­dos. Para ello, la fór­mu­la es sen­ci­lla: los due­ños de la socie­dad uti­li­zan a una «cla­se espe­cia­li­za­da» −con­for­ma­da por «hom­bres res­pon­sa­bles» y «exper­tos» que tie­nen acce­so a la infor­ma­ción y a la com­pren­sión, en par­ti­cu­lar, aca­dé­mi­cos, inte­lec­tua­les y perio­dis­tas− para que regu­le las for­mas de orga­ni­za­ción del reba­ño des­con­cer­ta­do; para manu­fac­tu­rar el con­sen­ti­mien­to y man­te­ner a la chus­ma a raya.

Todo el sis­te­ma de ideas polí­ti­cas del impe­ria­lis­mo tien­de a argu­men­tar su dere­cho a la domi­na­ción, a la supe­di­ta­ción del Esta­do a los mono­po­lios en todas las esfe­ras de la vida; a la mani­pu­la­ción de las masas y la des­in­for­ma­ción de la «opi­nión públi­ca. Según Lipp­mann, la labor del públi­co es limi­ta­da. El públi­co no razo­na, no inves­ti­ga, no con­ven­ce, no nego­cia o esta­ble­ce. Por ese moti­vo, «hay que poner al públi­co en su lugar». La mul­ti­tud atur­di­da, que da gol­pes con los pies y ruge, «tie­ne su fun­ción: ser el espec­ta­dor intere­sa­do de la acción». No el participante.

Medios domes­ti­ca­dos: la men­ti­ra del silencio

Para Chomsky, la tarea de los medios pri­va­dos que res­pon­den a los intere­ses de sus pro­pie­ta­rios, con­sis­te en crear un públi­co pasi­vo y obe­dien­te, no un par­ti­ci­pan­te en la toma de deci­sio­nes. Se tra­ta de crear una comu­ni­dad ato­mi­za­da y ais­la­da, de for­ma que no pue­da orga­ni­zar­se y ejer­cer sus poten­cia­li­da­des para con­ver­tir­se en una fuer­za pode­ro­sa e inde­pen­dien­te que pue­da hacer sal­tar por los aires todo el tin­gla­do de la con­cen­tra­ción del poder. ¿Ejem­plo? Los 8.089.320 votan­tes que a des­pe­cho de las ame­na­zas impe­ria­les y la ofen­si­va terro­ris­ta para­mi­li­tar deci­die­ron empo­de­rar a los/​as nue­vos constituyentes.

Sólo que para que el meca­nis­mo fun­cio­ne, es nece­sa­ria, tam­bién, la domes­ti­ca­ción de los medios; su adoc­tri­na­mien­to. Es decir, gene­rar una men­ta­li­dad de mana­da. Hacer que los perio­dis­tas y colum­nis­tas huyan de todo impe­ra­ti­vo éti­co y cai­gan en las redes de la pro­pa­gan­da o el doble pen­sar. Es decir, que se crean su pro­pio cuen­to y lo jus­ti­fi­quen por auto­com­pla­cen­cia, prag­ma­tis­mo puro, indi­vi­dua­lis­mo exa­cer­ba­do o rego­deo nihi­lis­ta. Y que, dis­ci­pli­na­dos, escu­da­dos en la «razón de Esta­do» o el «deber patrió­ti­co», asu­man –por intere­ses de cla­se o por con­ser­var su esta­bi­li­dad labo­ral− la ideo­lo­gía del patrio­te­ris­mo reac­cio­na­rio. En defi­ni­ti­va, el mie­do a mani­fes­tar el des­acuer­do ter­mi­na tras­to­can­do la pru­den­cia en asi­mi­la­ción, sumi­sión y cobardía.

Mora­le­ja: no se vale dis­cre­par con el con­sen­so. Solo se debe pen­sar en una sola direc­ción, la pre­sen­ta­da por el sis­te­ma de domi­na­ción capi­ta­lis­ta. Y si para garan­ti­zar el con­sen­ti­mien­to es nece­sa­rio apli­car las herra­mien­tas de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca para el con­trol de las masas (como azu­zar el mie­do, fomen­tar la sumi­sión y gene­rar un páni­co y terror para­li­zan­tes), los comi­sa­rios del gran her­mano entran en ope­ra­ción bajo el para­guas de lo polí­ti­ca­men­te correc­to, ampa­ra­dos por todo un sis­te­ma de dádi­vas y pre­mios que brin­dan un poco de con­fort y poder acomodaticio.

La no noti­cia y el Con­sen­so de Lima

Ya enca­rre­ra­do, el pen­sa­mien­to reac­cio­na­rio se refuer­za bajo un dis­cur­so de des­pre­cio y odio cla­sis­ta, xenó­fo­bo y racis­ta. Sie­te jóve­nes han sido que­ma­dos por pare­cer «cha­vis­tas» por los «demó­cra­tas» que defien­den los doce pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos del «Con­sen­so de Lima».

En con­se­cuen­cia, adu­la­do­res de los pode­res fác­ti­cos que actúan en las zonas de penum­bra, los social-con­for­mis­tas de los gran­des medios –con el perió­di­co El País de Madrid como buque insig­nia de la pren­sa en espa­ñol− prac­ti­can a dia­rio el len­gua­je ope­ra­cio­nal del orden sis­té­mi­co, repro­du­cien­do la lógi­ca de la domi­na­ción de mane­ra expansiva.

Así, casi cada día duran­te los últi­mos cua­tro meses, en Ciu­dad de Méxi­co, Madrid, Bogo­tá o Bue­nos Aires, el pen­sa­mien­to reac­cio­na­rio apun­ta­la la con­tra­rre­vo­lu­ción en Vene­zue­la. Y ello es así por­que el poder real ha crea­do un ejér­ci­to de hom­bres y muje­res dedi­ca­dos a man­te­ner y repro­du­cir la ideo­lo­gía domi­nan­te y des­ar­ti­cu­lar el pen­sa­mien­to crí­ti­co; dedi­ca­dos a fre­nar el cam­bio social y demo­crá­ti­co de los de aba­jo median­te «la men­ti­ra del silen­cio» (Sader). Es decir, negan­do la exis­ten­cia de lo que no se quie­re que se conoz­ca, por ejem­plo, en la coyun­tu­ra, la for­mi­da­ble vic­to­ria del cha­vis­mo bra­vío y los nue­vos cons­ti­tu­yen­tes anti­sis­té­mi­cos (anti­ca­pi­ta­lis­tas y antim­pe­ria­lis­tas). O, como seña­la Ánge­les Díez, sus­ti­tu­yen­do la infor­ma­ción prin­ci­pal por la «no noti­cia»: un aten­ta­do de los vio­len­tos de la MUD se atri­bu­yó mági­ca­men­te a la «repre­sión» de Madu­ro (ade­re­za­do con titu­la­res que refor­za­ban una matriz de opi­nión con eje en el auto­gol­pe de Esta­do, la vio­len­cia, el caos y la emer­gen­cia huma­ni­ta­ria), para difu­mi­nar la ver­da­de­ra noti­cia: que el 30/​J ocho millo­nes res­pal­da­ron la Constituyente.

El poder recla­ma una úni­ca racio­na­li­dad, un solo orden, una sola intran­si­gen­cia ver­da­de­ra. Es por eso, tam­bién, que a la mane­ra de divi­sio­nes y/​o fran­co­ti­ra­do­res de un ejér­ci­to vasa­llo en el fren­te externo −y dado que toda inter­ven­ción mili­tar es pre­ce­di­da por una cam­pa­ña de into­xi­ca­ción mediá­ti­ca con eje en la gue­rra psi­co­ló­gi­ca−, los para­pe­rio­dis­tas tie­nen la misión de vigi­lar, hos­ti­gar y pre­sio­nar a quie­nes, como Ati­lio Borón y Luis Her­nán­dez, se apar­tan del con­sen­so de la eli­te reaccionaria.

A la bio­po­lí­ti­ca del cuer­po se suma hoy la psi­co­po­lí­ti­ca de la men­te (Roit­man). Y así, los sabe­res polí­ti­ca­men­te correc­tos for­man par­te del mode­lo de domi­na­ción y mar­can el rit­mo de la pul­sión del poder: quie­nes levan­ten la voz y se apar­ten de la mana­da serán deni­gra­dos, hos­ti­ga­dos y/​o cas­ti­ga­dos. En sen­ti­do con­tra­rio, y en el mar­co de la gue­rra no con­ven­cio­nal y asi­mé­tri­ca que libran el Pen­tá­gono y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) con­tra el gobierno cons­ti­tu­cio­nal y legí­ti­mo de Nico­lás Madu­ro y el pue­blo de Vene­zue­la, una agen­da con la aten­ción cons­tan­te hacia las víc­ti­mas de la repre­sión de la «dic­ta­du­ra» vene­zo­la­na, ayu­da a con­ven­cer al públi­co de la mal­dad del enemi­go y pre­pa­ra el terreno para jus­ti­fi­car la sub­ver­sión de la MUD y una even­tual inter­ven­ción «huma­ni­ta­ria» del Pentágono.

Ausch­witz, el tra­ba­jo sucio y los neomaccarthistas

El geno­ci­dio de Hitler y la Ale­ma­nia nazi fue un acto con­sen­ti­do por el pue­blo ale­mán; los hor­nos cre­ma­to­rios fun­cio­na­ron a ple­na luz del día. Con dis­tin­tas moda­li­da­des, el horror de Ausch­witz y Tre­blin­ka se repli­ca hoy en Afga­nis­tán, Irak, Libia, Siria, Colom­bia y en el Méxi­co de las fosas comu­nes. Las víc­ti­mas mor­ta­les de las gue­rras colo­nia­les del Pen­tá­gono y la OTAN en Afga­nis­tán, Pakis­tán e Irak ascien­den a cua­tro millo­nes. En gene­ral, la «bue­na pren­sa» de Occi­den­te ha apo­ya­do o jus­ti­fi­ca­do todas esas atro­ci­da­des. Es fácil pre­de­cir qué ocu­rri­ría en caso de esta­llar una inter­ven­ción «huma­ni­ta­ria» o una gue­rra civil aus­pi­cia­da por Esta­dos Uni­dos en Venezuela.

El uso de la men­ti­ra con fines polí­ti­cos es de vie­ja data. En 1950, el infor­me de la Comi­sión Tydings sobre el sena­dor Joseph McCarthy y el mac­carthis­mo, seña­ló: «Hemos vis­to uti­li­zar aquí por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria la téc­ni­ca de “la gran men­ti­ra”. Hemos vis­to cómo, median­te la insis­ten­cia y la mez­cla de fal­se­da­des (sim­ples habla­du­rías, ter­gi­ver­sa­cio­nes, mur­mu­ra­cio­nes y men­ti­ras deli­be­ra­das), es posi­ble enga­ñar a un gran núme­ro de gente».

Los perio­dis­tas, edi­to­res y direc­to­res de la gran pren­sa esta­dou­ni­den­se, que con fre­cuen­cia sabían que McCarthy esta­ba min­tien­do, escri­bían y divul­ga­ron lo que él decía y deja­ban que el lec­tor, que no tenía nin­gún medio de ave­ri­guar­lo, inten­ta­ra dedu­cir la ver­dad. Un día, el sena­dor repu­bli­cano John Bric­ker, le dijo a McCarthy: «Joe, usted es real­men­te un hijo de puta. Pero a veces es con­ve­nien­te tener hijos de puta a nues­tro alre­de­dor para que se encar­guen de los tra­ba­jos sucios».

El pro­pó­si­to del mac­carthis­mo fue rever­tir el pac­to social key­ne­siano (el Esta­do bene­fac­tor) que redis­tri­buía par­te de las ganan­cias del capi­tal hacia aba­jo. Ronald Reagan pro­fun­di­zó el pro­yec­to cono­ci­do hoy como neo­li­be­ra­lis­mo, con epi­cen­tro en la liqui­da­ción de los bie­nes y la esfe­ra públi­ca y la mer­can­ti­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción radi­cal de todo. El macar­tis­mo hizo escue­la y lo prac­ti­can aho­ra muchos perio­dis­tas en el caso Vene­zue­la (¡estú­pi­dos, es el petró­leo!), pero las madres no tie­nen la culpa…

Car­los Fazio

14 de agos­to de 2017

Fuen­te: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​3​0​219

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *