El impe­ria­lis­mo hoy, sus diná­mi­cas y mani­fes­ta­cio­nes. Vene­zue­la, Paï­sos Cata­lans y Eus­kal Herria

[alert type=info]Ponencia base para el deba­te sobre el mis­mo tema a rea­li­zar el 29 de junio a las 19h en el local de CSA «El car­gol» (C/​Menor­ca nº 3 en el barrio de La Gran­ja, Tarragona).[/alert]

«Esa Faja del Ori­no­co es mucho más que petro­lí­fe­ra, es la Faja Boli­va­ria­na del Ori­no­co Socia­lis­ta

«El PETRÓLEO ha sido has­ta aho­ra un arma para domi­nar A LOS PUEBLOS. Noso­tros plan­tea­mos el petró­leo como arma para LIBERARLOS.» 

«Suda­mé­ri­ca, con el petró­leo que tene­mos, con el gas que tene­mos, con el pue­blo que tene­mos y la volun­tad que debe­mos tener cada día más gran­de de inte­gra­ción, pue­de ser un polo petro­quí­mi­co mun­dial, ade­más de un polo agrí­co­la mun­dial.» (14 de mar­zo de 2006)

«Hemos recu­pe­ra­do el mane­jo del petró­leo y de la rique­za petro­le­ra. ¿Para qué? Para dis­tri­buir­la, para sem­brar­la, para trans­for­mar­la.» (2 de junio de 2006)

«Miran­do des­de un heli­cóp­te­ro aque­lla inmen­sa exten­sión, les dije: Miren, aquí no se pue­de repe­tir el mode­lo petro­le­ro del siglo XX; sacar y sacar petró­leo, lan­zar­lo por oleo­duc­tos y aque­llas tie­rras lle­nán­do­se de más mise­ria, de más pobre­za. ¡NO! » (13 de enero de 2009) 

«El petró­leo no es una rique­za de la bur­gue­sía ni del impe­rio; es una rique­za del pue­blo vene­zo­lano para com­par­tir­la con los pue­blos del mun­do» (15 de febre­ro de 2012)

«Noso­tros hemos recu­pe­ra­do la Inde­pen­den­cia Nacio­nal y la inde­pen­den­cia tie­ne su con­cre­ción en hechos tan­gi­bles, uno de ellos es el mane­jo de nues­tra polí­ti­ca petro­le­ra.» (22 de agos­to de 2012)

«El Pro­yec­to de la Faja Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co es mucho más que un pro­yec­to petro­le­ro, es un pro­yec­to de desa­rro­llo inte­gral. Es petro­le­ro, indus­trial, agrí­co­la, agro­in­dus­trial, social. ¡Socia­lis­ta!» (22 de agos­to de 2012)

– AA.VV.: Chá­vez y la Faja, A. Car­quez Saa­ve­dra (pre­sen­ta­dor), Edit. PDVSA, Cara­cas 2014 

Cri­sis polí­ti­ca del imperialismo

Pare­ce que los «téc­ni­cos en eco­no­mía» –FMI, FED, BM, BCE, etc.– han deci­di­do insu­flar un poco de opti­mis­mo sobre el futu­ro inme­dia­to de los nego­cios capi­ta­lis­tas, dicien­do o insi­nuan­do que, por fin, se ve cer­ca la sali­da del túnel de 2007. Se afe­rran a cier­tos indi­cios pro­me­te­do­res que apa­re­cen en las eco­no­mías impe­ria­lis­tas –tér­mino cien­tí­fi­co-crí­ti­co ele­men­tal aban­do­na­do tam­bién por los refor­mis­mos – , los aís­lan y los mag­ni­fi­can, des­con­tex­tua­li­zán­do­los de la tota­li­dad de la situa­ción mun­dial. Inclu­so han lle­ga­do a decir hace muy poco que los peli­gros cier­tos de empeo­ra­mien­to de la cri­sis afec­tan sobre todo a los lla­ma­dos «paí­ses emer­gen­tes», por lo que las bur­gue­sías impe­ria­lis­tas pue­den res­pi­rar bas­tan­te más tranquilas.

Los «téc­ni­cos en eco­no­mía» son cons­cien­tes de la cri­sis de direc­ción polí­ti­ca que azo­ta a bue­na par­te de los Esta­dos impe­ria­lis­tas: Trump no es el úni­co caso. En sus recien­tes visi­tas, Trump se ha ene­mis­ta­do con todos, excep­to con sus sier­vos más maso­quis­tas; está posi­bi­li­tan­do una gue­rra comer­cial con Ale­ma­nia y el Esta­do fran­cés, fun­da­men­tal­men­te, y ha agu­di­za­do las ten­sio­nes en la OTAN, por no hablar de los bru­ta­les recor­tes socia­les en Esta­dos Uni­dos y su pro­vo­ca­do­ra polí­ti­ca en el mun­do ente­ro. Su triun­fa­lis­mo eco­nó­mi­co ha fra­ca­sa­do en dos ter­ce­ras par­tes. Algu­nos polí­ti­cos yan­quis están boquia­bier­tos y des­con­cer­ta­dos, otros pien­san ya en como echar­lo de la Casa Blan­ca, sien­do por el con­tra­rio apo­ya­do por el pode­ro­sí­si­mo com­ple­jo indus­trial-mili­tar y el no menos pode­ro­so lobby judío.

La bur­gue­sía bri­tá­ni­ca lle­va varios años come­tien­do erro­res mayúscu­los por­que se ha roto su uni­dad de cla­se como se ha vis­to en el deba­te sobre el Bre­xit, lo que uni­do a otros pro­ble­mas agu­di­za el estan­ca­mien­to del país. En Ale­ma­nia, los Län­der más enri­que­ci­dos exi­gen refor­zar el cen­tra­lis­mo para no tener que pagar ellos más que los län­der empo­bre­ci­dos; la ultra­de­re­cha toma el poder del dere­chis­ta par­ti­do AfD a la vez que se des­cu­bren redes nazis den­tro del ejér­ci­to ale­mán y Mer­kel se pre­sen­ta como la lide­re­sa de la Unión Euro­pea con la ayu­da de Macron. Es segu­ro que Mer­kel sabía con ante­la­ción a junio de 2017 que Bru­se­las había pro­pues­to que la Unión Euro­pea envia­ra tro­pas a las regio­nes en los que estén en peli­gro los intere­ses euro­peos pudien­do hacer «ope­ra­cio­nes de alto nivel».

Los pode­res sub­te­rrá­neos del Esta­do fran­cés han teni­do que crear de la nada un par­ti­do basa­do en la ima­gen tele­vi­si­va y en el vacío ideo­ló­gi­co para salir del barri­zal cada vez más den­so y pega­jo­so, lo que ha pro­vo­ca­do una abs­ten­ción masi­va, supe­rior al 50% del cen­so. Ade­más, la corrup­ción ya gol­pea a su pri­mer gobierno aún no estre­na­do. El cen­tro refor­mis­ta ita­liano en el gobierno se ha roto esta pri­ma­ve­ra, el racis­mo avan­za y la bur­gue­sía ya pien­sa en ade­lan­tar las elec­cio­nes para oto­ño. Japón, des­pués del trom­pa­zo con Trump sobre el eje-asiá­ti­co, sigue ade­lan­te con el Tra­ta­do comer­cial con el Pací­fi­co, que quie­re inte­grar a once paí­ses, aho­ra que la eco­no­mía japo­ne­sa goza de quin­ce meses de recu­pe­ra­ción, algo des­co­no­ci­do en los últi­mos cien­to vein­te meses, mien­tras se rear­ma inten­sa­men­te en medio del auge del nacio­na­lis­mo mili­ta­ris­ta. ¿Y el Esta­do espa­ñol? Sigue retro­ce­dien­do en la jerar­quía impe­ria­lis­ta, per­dien­do estruc­tu­ra indus­trial y sumién­do­se en el atra­so tecno-cien­tí­fi­co y cultural. 

La civi­li­za­ción del capi­tal se sus­ten­ta en la irra­cio­na­li­dad inhe­ren­te al valor de cam­bio, inhe­ren­te al feti­chis­mo de la mer­can­cía, en la explo­ta­ción con­sus­tan­cial a la ley del valor y a la extrac­ción de plus­va­lía. Esa irra­cio­na­li­dad estruc­tu­ral, esen­cial, pue­de ser míni­ma y tran­si­to­ria­men­te con­tro­la­da por los sec­to­res menos obtu­sos de la bur­gue­sía mun­dial, los que en ese perío­do poseen la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta mun­dial, logran­do cor­tas fases de un muy ines­ta­ble e incier­to equi­li­brio en el filo de la nava­ja. Pero siem­pre, tar­de o tem­prano, la irra­cio­na­li­dad de fon­do inse­pa­ra­ble de la pro­pie­dad bur­gue­sa vuel­ve a la luz exi­gien­do más sacri­fi­cios huma­nos. La actua­li­dad del comu­nis­mo, su «nece­si­dad» –véa­se Deba­tes sobre comu­nis­mo, a libre dis­po­si­ción en inter­net– se sus­ten­ta en la inevi­ta­ble recu­rren­cia obje­ti­va de la irra­cio­na­li­dad del capital.

Un ejem­plo más lo encon­tra­mos en las cri­sis polí­ti­cas que azo­tan a las bur­gue­sías, y aquí nos hemos limi­ta­do a unos pocos ejem­plos, como efec­to del ago­ta­mien­to del orden impe­ria­lis­ta que los Esta­dos Uni­dos impu­sie­ron en pri­me­ra ins­tan­cia en Bret­ton Wood y que fue remo­de­lan­do pos­te­rior­men­te según sus nece­si­da­des. La siner­gia de pro­ble­mas de toda índo­le que las­tran la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal en el últi­mo medio siglo, siner­gia que esta­lló defi­ni­ti­va­men­te en 2007, ha ter­mi­na­do des­bor­dan­do la muy limi­ta­da racio­na­li­dad de la cas­ta polí­ti­ca bur­gue­sa en su conjunto.

Es en este con­tex­to en el que inter­vie­nen las con­so­la­do­ras pala­bras de los «téc­ni­cos en eco­no­mía» que aun­que no ofre­cen garan­tías serias de cre­di­bi­li­dad si insu­flan algo de áni­mo en unos círcu­los de poder que han vis­to fra­ca­sar a medio pla­zo todas y cada una de las medi­das apli­ca­das des­de comien­zo de los años 70 para abrir otra lar­ga fase expan­si­va del capi­ta­lis­mo. El úni­co éxi­to de la bru­ta­li­dad neo­li­be­ral ha sido el de lle­var al paro­xis­mo la ley dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios; por un lado, crean­do la fic­ción del capi­ta­lis­mo bueno, per­fec­to, duran­te dos déca­das en las que inten­si­fi­có la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les has­ta nive­les inso­por­ta­bles: si en 2015 solo ocho per­so­nas tenía más rique­za que la mitad de la pobla­ción del mun­do, a fina­les de 2016 esa inmen­sa iniqui­dad se con­cen­tró solo en seis hom­bres, y a media­dos de 2017 se cen­tra­li­za y con­cen­tra en úni­ca­men­te cin­co cri­mi­na­les. Y por el lado anta­gó­ni­co, tal irra­cio­na­lis­mo se ha gene­ra­li­za­do a cos­ta de pos­ter­gar todos los pro­ble­mas para comien­zos del siglo XXI, cuan­do se han fusio­na­do crean­do la «cri­sis perfecta».

No hace fal­ta decir que las for­tu­nas de este quin­te­to cri­mi­nal, más las de una peque­ña escua­dra de pira­tas que le sigue en el esca­la­fón, están esen­cial­men­te uni­das al impe­ria­lis­mo occi­den­tal diri­gi­do por Esta­dos Uni­dos en sus deci­sio­nes estra­té­gi­cas, al mar­gen de sus riñas fami­lia­res con euro­ale­ma­nia. La cri­sis de direc­ción polí­ti­ca de este minúscu­lo gru­pi­to res­pon­de a tres de los gran­des efec­tos cau­sa­dos por el final del impe­ria­lis­mo que tuvo en Bret­ton Wood en 1944 – 1945, en la derro­ta del patrón-oro bajo Nixon en 1971 y en el Con­sen­so de Washing­ton de 1989 – 1990 sus momen­tos este­la­res. Los tres son: el fra­ca­so en el aplas­ta­mien­to defi­ni­ti­vo de las resis­ten­cias de las cla­ses y pue­blos, el fra­ca­so de la polí­ti­ca de desin­te­gra­ción y bal­ca­ni­za­ción de Rusia y Chi­na Popu­lar y el fra­ca­so en el ini­cio de otra nue­va fase expan­si­va en el capi­ta­lis­mo occidental.

Ade­más de otros efec­tos, los tres fra­ca­sos cita­dos se han vuel­to con­tra el impe­ria­lis­mo que flo­ta con el agua al cue­llo en el océano de la incon­men­su­ra­ble masa de capi­tal fic­ti­cio y de impa­ga­ble deu­da mun­dial que casi sumer­ge al pla­ne­ta cada vez más empe­que­ñe­ci­do y ago­ta­do: ¿Quién se acuer­da aho­ra del triun­fa­lis­mo del «final de la his­to­ria», o sea, del final eterno de la lucha de cla­ses? ¿Quién sigue afir­man­do que tras 1991 Rusia, Chi­na Popu­lar y una lar­ga lis­ta de pue­blos y Esta­dos iban a con­ver­tir­se en otros tan­tos patios tra­se­ros de Washing­ton duran­te el eterno «siglo ame­ri­cano» que empe­za­ba? ¿Quién ima­gi­na­ba enton­ces que el estan­ca­mien­to de Japón des­de la déca­da de 1990 era debi­do a muchas de las carac­te­rís­ti­cas de la Gran Cri­sis de 2007 que aún perdura…?

Las bur­gue­sías occi­den­ta­li­za­das tie­nen razón para su his­te­ria ner­vio­sa, tan­to más cuan­to que el eje euro­asiá­ti­co está inte­gran­do a Irán, es aplau­di­do por Siria, atrae a impor­tan­tes sec­to­res de Pakis­tán e India y a paí­ses deci­si­vos en Asia Cen­tral, tie­ne las sim­pa­tías de sec­to­res socia­les de Asia, Áfri­ca y Nues­tra Amé­ri­ca, y empie­za a apa­re­cer como el defen­sor de Catar y de los pue­blos humi­lla­dos por Ara­bia Sau­dí, Esta­dos Uni­dos e Israel. Al mar­gen de otras con­si­de­ra­cio­nes que podría­mos hacer a este res­pec­to, como la del mal menor rela­ti­vo que el eje euro­asiá­ti­co supon­dría para muchos de estos pue­blos en com­pa­ra­ción al mal mayor abso­lu­to que es el impe­ria­lis­mo, etcé­te­ra, sí hay que decir que el mie­do de Occi­den­te fren­te al res­to de la huma­ni­dad tie­ne cua­tro gran­des razo­nes: la abru­ma­do­ra des­pro­por­ción pobla­cio­nal y de recur­sos; la ten­den­cia al final de la dic­ta­du­ra del petro­dó­lar y del orde­na­mien­to inter­na­cio­nal impe­ria­lis­ta; el rápi­do aumen­to de la tec­no­cien­cia no occi­den­tal; y la lucha de cla­ses inter­na a Occidente.

Una de las sali­das del impe­ria­lis­mo es la de pac­tar con fac­cio­nes bur­gue­sas no occi­den­ta­les para rom­per la uni­dad del «enemi­go externo», algo pare­ci­do a lo que logró Kis­sin­ger azu­zan­do al máxi­mo las ten­sio­nes entre la URSS y Chi­na Popu­lar en su tiem­po, pero ya no esta­mos en el mis­mo con­tex­to. Otra es la de apo­yar fuer­zas ultra reac­cio­na­rias con méto­dos de todo tipo inclui­dos la logís­ti­ca mili­tar, la inter­ac­ción entre pro­vo­ca­cio­nes fas­cis­tas y gol­pes inter­nos y «ayu­das demo­crá­ti­cas» exter­nas, en fin, lo que es ima­gi­na­ble den­tro de la caja de los horro­res que es la lla­ma­da gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción, sin olvi­dar el recur­so a las gue­rras regio­na­les y a toda serie de ame­na­zas, pre­sio­nes y crí­me­nes siem­pre nega­dos. Des­de esta pers­pec­ti­va es fácil des­cu­brir la iden­ti­dad de fon­do que une a las estra­te­gias impe­ria­lis­tas con­tra Siria, muy avan­za­das ya, con las ini­cia­les que se están apli­can­do con­tra Venezuela.

En cuan­to al orden interno a Occi­den­te, la solu­ción la pade­ce­mos con el retro­ce­so de las liber­ta­des, el ata­que a los dere­chos socia­les, la res­tric­ción de la mis­ma demo­cra­cia bur­gue­sa, la mili­ta­ri­za­ción cre­cien­te, el auge del neo­fas­cis­mo, las cloa­cas que conec­tan los ser­vi­cios secre­tos con deter­mi­na­dos terro­ris­mos islá­mi­cos… Pero tam­bién la pade­ce­mos en otro sen­ti­do más agre­si­vo y peli­gro­so: la apli­ca­ción den­tro de la Unión Euro­pea y de los Esta­dos Uni­dos de las mis­mas estra­te­gias y tác­ti­cas arri­ba des­cri­tas que se lan­zan con­tra los pue­blos no occidentales.

El cer­co mili­tar en aumen­to con­tra Rusia en el este de la Unión Euro­pea, el apo­yo públi­co al fas­cis­mo ucra­niano como pun­ta de lan­za de ese cer­co… tam­bién gol­pean moral y polí­ti­ca­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea. Más aún, el ambien­te de gue­rra que se va exten­dien­do en el este euro­peo, uni­do a los recor­tes de las liber­ta­des con la excu­sa de «segu­ri­dad o liber­tad» azu­zan los peo­res sen­ti­mien­tos con­ser­va­do­res de sec­to­res socia­les que, como en el Esta­do espa­ñol, salen en defen­sa de su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y en con­tra de los dere­chos demo­crá­ti­cos de las nacio­nes opri­mi­das, como vere­mos suce­de en los Paï­sos Cata­lans y en Eus­kal Herria.

La impor­tan­cia de El Capi­tal

Dicho bási­ca­men­te, el impe­ria­lis­mo actual, la base obje­ti­va de lo que aca­ba­mos de leer, es el deci­si­vo «cri­te­rio de la prác­ti­ca» que con­fir­ma la vera­ci­dad de la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, expues­ta por Marx en la sec­ción sép­ti­ma, capí­tu­lo XXIII del libro I de El Capi­tal, que vie­ne a decir que cuan­to más se desa­rro­lla el capi­tal más se desa­rro­lla la alie­na­ción; cuan­to más se desa­rro­lla la rique­za de unos pocos más aumen­ta la pobre­za en la mayo­ría, cuan­to más se desa­rro­lla el poten­cial eman­ci­pa­dor de la cien­cia y de la téc­ni­ca más aumen­tan los con­tro­les bur­gue­ses que fre­nan ese poten­cial. La ley de la acu­mu­la­ción dice, en suma, que el cre­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo exi­ge y con­lle­va el cre­ci­mien­to de las fuer­zas que pue­den y quie­ren des­truir­lo. La lógi­ca dia­léc­ti­ca es impres­cin­di­ble para com­pren­der el deci­si­vo cala­do his­tó­ri­co de esta ley: sin la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta esta deci­si­va ley ten­den­cial, como todas las demás, es incomprensible.

Aho­ra bien, esta ley solo mues­tra la ten­den­cia a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, al mar­gen de sus rit­mos des­igua­les y com­bi­na­dos que depen­den fun­da­men­tal­men­te de los resul­ta­dos de la lucha de cla­ses a esca­la mun­dial. En este sen­ti­do, el impe­ria­lis­mo actual tam­bién es el refle­jo de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes ana­li­za­das sobre todo en el cap­to XX sobre la repro­duc­ción sim­ple y en menor medi­da en el XXI sobre la amplia­da del libro II de El Capi­tal. No pode­mos exten­der­nos aquí en los deba­tes sus­ci­ta­dos por los esque­mas de reproducción.

Sí nos intere­sa resal­tar su impor­tan­cia en lo que toca a la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y, en su diná­mi­ca inter­na, a la explo­ta­ción del tra­ba­jo domés­ti­co de la mujer, en la per­ma­nen­te lucha del impe­ria­lis­mo para sobre­ex­plo­tar a los pue­blos, mul­ti­pli­car la trans­fe­ren­cia de valor, des­tro­zar los sec­to­res resis­ten­tes de las cla­ses cam­pe­si­nas y obre­ras, del pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to, con el terri­ble dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de las muje­res, etc. La evo­lu­ción del impe­ria­lis­mo des­de ini­cios del siglo XX con­lle­va el empeo­ra­mien­to rela­ti­vo de las con­di­cio­nes de vida de la mujer tra­ba­ja­do­ra. Esta cues­tión cen­tral, ya expues­ta por el femi­nis­mo mar­xis­ta en las déca­das de los años 60 y 70 del siglo pasa­do en base a la relec­tu­ra de El Capi­tal y en espe­cial de su libro II, es sin embar­go ocul­ta­da por el femi­nis­mo refor­mis­ta que huye espan­ta­do de cual­quier alu­sión a la obje­ti­vi­dad del impe­ria­lis­mo como una de las expre­sio­nes más bru­ta­les del sis­te­ma patriarco-burgués.

La for­ma actual del impe­ria­lis­mo es, por tan­to y ade­más de otras cau­sas, tam­bién efec­to de la sobre­ex­plo­ta­ción de la mujer y a la vez incre­men­ta la explo­ta­ción patriar­cal que es una de las que pue­den garan­ti­zar el aumen­to de los bene­fi­cios en estos lar­gos años de estan­ca­mien­to. Pero sien­do cier­to esto, debe­mos pro­fun­di­zar aún más en las fuer­zas inter­nas que dan for­ma al impe­ria­lis­mo actual: nos refe­ri­mos a los cam­bios en la lucha de cla­ses mun­dial, en las estra­te­gias y tác­ti­cas de los gran­des Esta­dos capi­ta­lis­tas para con­tra­rres­tar la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la cuo­ta de ganan­cia, expues­ta en la sec­ción ter­ce­ra del libro III de El Capi­tal.

Es sabi­do que Marx se cen­tró en las seis cau­sas «más gene­ra­li­za­das» que con­tra­rres­tan esta ley tendencial: 

  1. Aumen­tar el gra­do de la explo­ta­ción del tra­ba­jo, es decir y dicho en tér­mi­nos sen­ci­llos, aumen­to del rit­mo e inten­si­dad del tra­ba­jo pero tam­bién de su tiem­po man­te­nien­do el mis­mo sala­rio; aumen­to de la explo­ta­ción de la mujer en el tra­ba­jo invi­si­ble, domés­ti­co, etc., pero sin retri­bu­ción algu­na, etc.; aumen­to de la explo­ta­ción infan­til y de la ter­ce­ra edad aun­que sea sin sala­rio, etc., o sea, sobre­ex­plo­ta­ción de toda la fuer­za de tra­ba­jo que de mane­ra direc­ta o indi­rec­ta gene­ra plus­va­lía y ganancia.

  2. Reduc­ción del sala­rio por deba­jo del valor de la fuer­za de tra­ba­jo, es decir, man­te­ner los sala­rios por deba­jo del aumen­to del cos­te de la vida y del pro­ce­so ente­ro de repro­duc­ción y reci­cla­je tec­no­cien­tí­fi­co de la fuer­za de tra­ba­jo, de modo que aumen­te la ganan­cia de la mino­ría bur­gue­sa a cos­ta del empeo­ra­mien­to de la salud de la mayo­ría popu­lar: Marx dice que este es uno de los méto­dos más efec­ti­vos del capi­tal para con­tra­rres­tar la ten­den­cia decre­cien­te de la cuo­ta de ganancia.

  3. Aba­ra­ta­mien­to de los ele­men­tos que for­man el capi­tal cons­tan­te, es decir, bajar el pre­cio de las tec­no­lo­gías y de la cien­cia apli­ca­ble a la pro­duc­ción, así como de las infra­es­truc­tu­ras, ins­ta­la­cio­nes, etc., de modo que el capi­tal así aho­rra­do aumen­te direc­ta­men­te la ganan­cia ya que va a aumen­tar los sala­rios, ni los gas­tos socia­les y públi­cos, lla­ma­dos tam­bién sala­rio indi­rec­to, dife­ri­do, etc., por­que eso ya se ha des­car­ta­dos en los pun­tos 1) y 2).

  4. La super­po­bla­ción rela­ti­va, es decir, aumen­tar el des­em­pleo o man­te­ner­lo alto para que, por un lado, pue­dan con­tra­tar­se tra­ba­ja­do­res con menor sala­rio ya que están acu­cia­dos por el paro que sufren; por otro lado, los tra­ba­ja­do­res aún en acti­vo ten­gan mie­do a per­der su pues­to si pro­tes­tan o no rin­den lo que se les exi­ge por la abun­dan­cia de des­em­plea­dos nece­si­ta­dos de un sala­rio; ade­más, por­que aumen­ta la faci­li­dad para crear nue­vas empre­sas sobre­ex­plo­tan­do a tra­ba­ja­do­res con sala­rios por deba­jo de la media, lo que tien­de a aumen­tar la cuo­ta media o gene­ral de ganancia. 

  5. El comer­cio exte­rior que median­te el saqueo de otros paí­ses, el inter­cam­bio des­igual, la trans­fe­ren­cia de valor o como que­rá­mos­lo deno­mi­nar­lo aho­ra mis­mo, faci­li­ta dos cosas: una, aba­ra­ta el capi­tal cons­tan­te, es decir, redu­ce los cos­tos de pro­duc­ción no dedi­ca­dos a los sala­rios por­que obtie­ne mate­rias pri­mas bara­tas; y otra, obtie­ne medios de sub­sis­ten­cia, ali­men­tos, ropas, etc., a pre­cios más bajos lo que exi­me de tener que aumen­tar los salarios.

  6. Aumen­to del capi­tal-accio­nes que tien­de a cre­cer en la medi­da en que se ace­le­ra la acu­mu­la­ción una par­te cre­cien­te de ese capi­tal bus­ca bene­fi­cios más fáci­les invir­tien­do exclu­si­va­men­te en el capi­tal a inte­rés. Marx avi­sa que no desa­rro­lla esta cues­tión en ese momen­to aun­que lue­go se extien­de en gene­ral en la lar­ga y doble sec­ción quin­ta en la que bucea en el actual­men­te deci­si­vo capi­tal-fic­ti­cio. Trein­ta años más tar­de, en 1894 y 1895 Engels desa­rro­lla­rá esta cues­tión has­ta don­de se lo per­mi­te la expan­sión de la Bolsa

Estas seis medi­das eran las que más se apli­ca­ban has­ta fina­les de la déca­da de 1860, cuan­do el colo­nia­lis­mo esta­ba en ple­na fuer­za como expli­có Marx en el capi­to XXV del libro I de El Capi­tal: la moder­na teo­ría de la colonización.

El «nue­vo» imperialismo

Según la perio­di­za­ción que hizo Lenin, El Capi­tal se ter­mi­nó de escri­bir cuan­do empe­za­ba el esplen­dor de la libre com­pe­ten­cia, entre 1860 y 1880; la cri­sis de 1873 ace­le­ró el perío­do pasa­je­ro de los cár­te­les y en el comien­zo del siglo XX apa­re­cen las bases de los mono­po­lios. En 1902 Hob­son publi­có su céle­bre estu­dio sobre el impe­ria­lis­mo abrien­do una fruc­tí­fe­ra épo­ca de estu­dio crí­ti­co de esta nue­va fase del capi­tal, estu­dio que con­fir­mo su exten­sión y agra­va­mien­to. Le siguie­ron otros tex­tos de Hil­fer­ding, Buja­rin, Rosa Luxem­burg, Trotsky… que ana­li­za­ron el capi­ta­lis­mo en su con­jun­to aun­que dan­do más o menos prio­ri­dad a su actua­li­dad imperialista. 

Lenin escri­bió El impe­ria­lis­mo fase supe­rior del capi­ta­lis­mo en 1916 como libri­to de lucha teó­ri­ca y polí­ti­ca con­tra el refor­mis­mo en las con­di­cio­nes de la «trai­ción» de la II Inter­na­cio­nal, en un con­tex­to de gue­rra mun­dial y bajo la dic­ta­du­ra zaris­ta. Lo escri­bió en el exi­lio, acep­tan­do la reco­men­da­ción del edi­tor de que lima­ra un poco el len­gua­je para enga­ñar a la cen­su­ra. Su libri­to no apor­ta ape­nas nada espe­cí­fi­ca­men­te nue­vo excep­to una sín­te­sis de los demás, pero sí su visión estra­té­gi­ca sobre por qué el impe­ria­lis­mo agu­di­za­ba la ten­den­cia a las cri­sis y a las gue­rra. Lenin creía que la revo­lu­ción no esta­lla­ría ni a medio pla­zo y que él no vivi­ría para gozar­la, pero sí sabía que la mili­tan­cia debía for­mar­se teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te para ace­le­rar aque­lla leja­na revo­lu­ción. Su enri­que­ci­mien­to de la teo­ría mar­xis­ta del par­ti­do tenía y tie­ne en esta visión estra­té­gi­ca una incues­tio­na­ble veri­fi­ca­ción histórica.

Lenin, como buen cono­ce­dor de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, era con­tra­rio al uso de las defi­ni­cio­nes: pre­fe­ría los lla­ma­dos «con­cep­tos fle­xi­bles» que se enri­que­cen en la medi­da del movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes que refle­jan. En el mar­co de la gue­rra de 1914 – 1918, con las limi­ta­cio­nes del exi­lio y pre­sio­na­do por las nece­si­da­des de la lucha revo­lu­cio­na­ria clan­des­ti­na, ela­bo­ro su céle­bre defi­ni­ción del impe­ria­lis­mo: 1) sur­gen los mono­po­lios que con­cen­tran y cen­tra­li­zan la pro­duc­ción a esca­la mun­dial; 2) sur­ge el capi­tal finan­cie­ro y su corres­pon­dien­te oli­gar­quía al fusio­nar el capi­tal ban­ca­rio con el capi­tal indus­trial; 3) la expor­ta­ción de capi­ta­les supera a la expor­ta­ción de mer­can­cías; 4) los capi­ta­les mono­po­lis­tas se aso­cian entre ellos crean­do pode­res inter­na­cio­na­les; y 5) las poten­cias impe­ria­lis­tas cho­can entre sí por el con­trol del mundo.

Hemos ana­li­za­do en otros tex­tos –véa­se el más recien­te de 2016, El Che del siglo XXI: «Al impe­ria­lis­mo ni un tan­ti­to así» a libre dis­po­si­ción en inter­net– la cues­tión de en qué medi­da esta defi­ni­ción leni­nis­ta corres­pon­de o no al enri­que­ci­mien­to de las ideas de Marx y Engels sobre la ley del valor como fuer­za irra­cio­nal impul­so­ra de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas, y por tan­to del impe­ria­lis­mo, o si se ale­ja de ella al sobre­va­lo­rar el poder del capi­tal mono­po­lis­ta para diri­gir esas con­tra­dic­cio­nes hacia sus intere­ses, así como par­te de los cam­bios acae­ci­dos en el capi­ta­lis­mo des­de 1916 has­ta aho­ra. El obje­ti­vo de esta char­la-deba­te nos impo­ne cen­trar­nos en cam­bios con­cre­tos que lue­go ana­li­za­re­mos: Vene­zue­la, Paï­sos Cata­lans y Eus­kal Herria. Sin embar­go debe­mos encua­drar esas refle­xio­nes en el con­tex­to actual para, entre otras cosas, mos­trar la incohe­ren­cia y cegue­ra del reformismo.

  1. La teo­ría del impe­ria­lis­mo sur­gió para com­ba­tir a la social­de­mo­cra­cia –Berns­tein, Kautsky y otros– y a la bur­gue­sía. No fue una teo­ría «neu­tral y obje­ti­va» según el posi­ti­vis­mo, sino mili­tan­te, ya en el mis­mo momen­to en el que Hob­son denun­ció la inmo­ra­li­dad del impe­ria­lis­mo. La gran fuer­za de la apor­ta­ción de Lenin radi­ca en adver­tir que el impe­ria­lis­mo mul­ti­pli­ca las vio­len­cias, por lo que solo cono­cién­do­lo pode­mos des­truir el capi­ta­lis­mo, emplean­do la teo­ría como arma revo­lu­cio­na­ria en con­tra todas las for­mas de explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción, por­que ya enton­ces todas ellas esta­ban con­di­cio­na­das por la expan­sión impe­ria­lis­ta en el mundo.

  2. Si en las dos pri­me­ras déca­das del siglo XX era impo­si­ble enten­der el mun­do sin el empleo del poten­cial heu­rís­ti­co de la teo­ría del impe­ria­lis­mo en su con­jun­to, con toda su rique­za de mati­ces, aho­ra cual­quier inten­to de ana­li­zar qué suce­de y qué pers­pec­ti­vas sur­gen sin emplear esta teo­ría actua­li­za­da no solo lle­va al ridícu­lo sino a la legi­ti­ma­ción direc­ta o indi­rec­ta del esta­tus vigen­te, bien median­te los lagri­mo­nes indig­na­dos del refor­mis­mo, bien median­te la apo­lo­gía del capi­tal. Esto es debi­do a que tras un siglo de lucha de cla­ses pla­ne­ta­ria, la fábri­ca de ideo­lo­gías bur­gue­sa ha moder­ni­za­do las vie­jas tesis para que apun­ta­len el mis­mo sis­te­ma de enton­ces: senil y por eso más peli­gro­so en su desesperación.

  3. El impe­ria­lis­mo ya no solo expor­ta capi­ta­les ni explo­ta úni­ca­men­te con el comer­cio sino que sobre todo obtie­ne plus­va­lía direc­ta­men­te con las fábri­cas que él ha tras­la­da­do o mon­ta­do allí, en las minas y cam­pos que se ha apro­pia­do, en los ser­vi­cios que ha mon­ta­do para sus nego­cios, en la indus­tria turís­ti­ca, en la explo­ta­ción sexual, etc. Por eso mis­mo nece­si­ta más y mejo­res fuer­za polí­ti­co-mili­ta­res, cul­tu­ra­les, alie­na­do­ras, etc., para garan­ti­zar esa explo­ta­ción que afec­ta en pri­me­ra medi­da a la mujer tra­ba­ja­do­ra para sobre­ex­plo­tar­la en todos los sen­ti­dos, tam­bién en la indus­tria sexual patriar­co-bur­gue­sa, etc. No es casua­li­dad el que casi siem­pre sean las muje­res las que ini­cien las resis­ten­cias con­tra el saqueo de sus bie­nes comu­nes, recur­sos natu­ra­les y exce­den­tes socia­les acu­mu­la­dos. No es casua­li­dad el que el capi­tal refuer­ce el fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so más misó­gino y reduz­ca la edu­ca­ción crí­ti­ca y liberadora.

  4. El impe­ria­lis­mo actual asfi­xia aún más que el de enton­ces a los pue­blos y con­ti­nen­tes que expri­me con la depen­den­cia finan­cie­ra, la deu­da exter­na, el atra­so tec­no­cien­tí­fi­co, el chan­ta­je sani­ta­rio y ali­men­ta­rio, la ame­na­za mili­tar, etc. Por eso nece­si­ta aún más a sus Esta­dos-cuna espe­cial­men­te al nor­te­ame­ri­cano y a blo­ques como la Unión Euro­pea y otros, pero tam­bién a gran­des áreas regio­na­les en las que los TTIP, CETA, TLC y otras exi­gen­cias de libre comer­cio pue­dan tan­to mul­ti­pli­car la for­mas de des­po­se­sión e inter­cam­bio des­igual que arrui­nan a los pue­blos, como a invi­si­bi­li­zar­las bajo una den­sa mara­ña de subideo­lo­gías sobre el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, el pro­gre­so mer­can­ti­li­za­do, los dere­chos huma­nos bur­gue­ses, el ciu­da­dano-empren­de­dor, la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad holly­woo­dien­se…, care­tas que ocul­tan la dic­ta­du­ra de la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral impe­ria­lis­ta estre­cha­men­te rela­cio­na­da con los ejér­ci­tos imperialistas.

  5. Ade­más, y lo que es fun­da­men­tal para tener una pers­pec­ti­va de futu­ro, el nego­cio finan­cie­ro, los movi­mien­tos del capi­tal-accio­nes –por recor­dar a Marx– se hacen en su gran mayo­ría entre Esta­dos impe­ria­lis­tas o subim­pe­ria­lis­tas, mar­gi­nan­do a los Esta­dos depen­dien­tes que, si quie­ren acce­der a capi­ta­les, deben clau­di­car ante sus con­di­cio­nes. De este modo, se agran­dan las dis­tan­cias que sepa­ran al mal lla­ma­do «cen­tro» o «nor­te», es decir, al impe­ria­lis­mo, de los pue­blos depen­dien­tes y empo­bre­ci­dos. Las débi­les bur­gue­sías deben bus­car enton­ces mejo­res ofer­tas finan­cie­ras, y de todo tipo, en otras poten­cias al alza, en las del eje euro­asiá­ti­co, por ejem­plo, lo que no hace sino acre­cen­tar las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo sobre esos paí­ses y las ten­sio­nes entre bur­gue­sías proim­pe­ria­lis­tas y pro eje euro­asiá­ti­co en su inte­rior. Para el impe­ria­lis­mo, todo vale en esta gue­rra por el con­trol de mer­ca­dos, de fuer­za de tra­ba­jo glo­bal­men­te explo­ta­ble, de recur­sos vita­les, de pla­zas geoestratégicas…

  6. Por esto mis­mo el impe­ria­lis­mo nece­si­ta estra­te­gias y tác­ti­cas dis­ci­pli­na­rias polí­ti­co-mili­ta­res más efi­ca­ces en su ade­cua­da inter­ac­ción de bru­ta­li­dad e invi­si­bi­li­dad, de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y de gue­rra psi­co­ló­gi­ca, bus­can­do siem­pre el apo­yo de sec­to­res bur­gue­ses del pue­blo que se quie­re masa­crar o domar. La dia­léc­ti­ca de «terro­ris­mo y civi­li­za­ción», recor­dan­do al impres­cin­di­ble Car­los Tupac, apa­re­ce aquí en su sinies­tra crea­ti­vi­dad des­truc­ti­va por­que ella expli­ca el sur­gi­mien­to neo­fas­cis­ta, de lum­pen y gru­pos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios uni­dos a las cloa­cas de los Esta­dos y bur­gue­sías cola­bo­ra­cio­nis­tas. Los ser­vi­cios secre­tos del impe­ria­lis­mo tie­nen rela­cio­nes con ellos y con las mafias a las que vigi­lan y dejan actuar en la medi­da en que sus crí­me­nes sean bene­fi­cio­sos para el capi­tal. De este infierno que tam­bién se extien­de en las barria­das empo­bre­ci­das del impe­ria­lis­mo, sur­ge el sica­ria­to, las maras y gru­pos fun­cio­na­les a la peda­go­gía del miedo.

  7. El impe­ria­lis­mo estre­cha la vigi­lan­cia mani­pu­la­do­ra del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, la «doble con­ta­bi­li­dad», la sexo-eco­no­mía, el trá­fi­co humano, la corrup­ción, y toda serie de nego­cios bien ase­so­ra­dos e inclu­so ben­de­ci­dos por hiso­pos, que depre­dan en las zonas gri­ses y ambi­guas de la lega­li­dad bur­gue­sa, movien­do masas ape­nas cuan­ti­fi­ca­bles de «dine­ro negro» que pue­de ser emplea­do en cual­quier for­ma de gue­rra sucia con­tra los pue­blos rebel­des –la dro­ga como arma de exter­mi­nio bio­ló­gi­co de la izquier­da– y que una vez «blan­quea­do» es intro­du­ci­do en la lega­li­dad capi­ta­lis­ta. Pero aquí, como en todo, la lucha de intere­ses entre gru­pos cai­ni­tas del capi­tal, bene­fi­cia­dos o per­ju­di­ca­dos por estos nego­cios, deter­mi­na su per­mi­si­bi­li­dad o su repre­sión, siem­pre en un con­tex­to pro­pa­gan­dís­ti­co basa­do en la cíni­ca doble moral inhe­ren­te a la éti­ca burguesa.

  8. Por últi­mo, a dife­ren­cia del impe­ria­lis­mo de hace un siglo, en la actua­li­dad han adqui­ri­do gran peso eco­nó­mi­co pero sobre todo polí­ti­co-cul­tu­ral y alie­na­dor los nego­cios de la mer­can­ti­li­za­ción de las cul­tu­ras e iden­ti­da­des de los pue­blos. La conec­ti­vi­dad a tiem­po real agu­di­za la con­tra­dic­ción irre­so­lu­ble entre el poten­cial eman­ci­pa­dor de las cul­tu­ras popu­la­res que se resis­ten al capi­ta­lis­mo, y la lógi­ca impe­ria­lis­ta de la indus­tria cul­tu­ral bur­gue­sa. La des­po­se­sión de lo mate­rial es a la vez de lo cul­tu­ral, sobre todo cuan­do es saqueo de los bie­nes comu­nes, de la ésta como valor de uso inser­to en el bien comu­nal. Hemos tra­ta­do par­te de este tema en Bre­ve his­to­ria del comu­nis­mo, a libre dis­po­si­ción en internet.

Las lec­cio­nes de Venezuela

El impe­ria­lis­mo y la bur­gue­sía autóc­to­na quie­ren des­truir la Vene­zue­la boli­va­ria­na por dos razo­nes fun­da­men­ta­les: una, la más inme­dia­ta y visi­ble, para expro­piar a su pue­blo los enor­mes recur­sos natu­ra­les que serán inme­dia­ta­men­te pri­va­ti­za­dos y sobre­ex­plo­ta­dos en aras de los Esta­dos Uni­dos y de esa bur­gue­sía ren­tis­ta y ven­di­da; y otra, para arran­car de raíz todo recuer­do que pudie­ra que­dar en las masas de Nues­tra Amé­ri­ca del pro­yec­to del Bolí­var anti­im­pe­ria­lis­ta de la Patria Gran­de enton­ces se enfren­ta­ba al agó­ni­co rei­no espa­ñol y a los impe­ria­lis­mos bri­tá­ni­co y nor­te­ame­ri­cano. El capi­tal teme has­ta el des­qui­cia­mien­to la posi­bi­li­dad de que rever­dez­ca en las con­di­cio­nes actua­les el men­sa­je y el pro­yec­to his­tó­ri­co del Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de 1826 ya que su actua­li­za­ción nos lle­va­ría direc­ta­men­te al socia­lis­mo y lue­go a la pro­pie­dad comunista. 

En deter­mi­na­das con­di­cio­nes socio­po­lí­ti­cas, la fusión de los bie­nes comu­nes y de la cul­tu­ra comu­nal en el ima­gi­na­rio popu­lar, en la iden­ti­dad siem­pre ten­sa de la «nación tra­ba­ja­do­ra», sue­le gene­rar una fuer­za cons­cien­te de masas difí­cil de ser some­ti­da por la cla­se domi­nan­te y sus pro­tec­to­res inter­na­cio­na­les. Las rebe­lio­nes andi­nas del siglo XVIII, la revo­lu­ción de Hai­tí de fina­les es ese siglo y comien­zos del siglo XIX, la nacio­na­li­za­ción del petró­leo por Cár­de­nas en 1936 – 1938 en Méxi­co, las Tesis de Pula­ca­yo de 1946 y la revo­lu­ción de 1952 en Boli­via, la refor­ma agra­ria y la decla­ra­ción del socia­lis­mo en la Cuba revo­lu­cio­na­ria, la nacio­na­li­za­ción del cobre por el Gobierno Popu­lar de Chi­le en 1971, la ley de hidro­car­bu­ros de 2001 en la Vene­zue­la cha­vis­ta… son algu­nas mues­tras del poder movi­li­za­dor de la fusión entre cul­tu­ra popu­lar y bie­nes comu­nes, pero a la vez de la fero­ci­dad per­ma­nen­te del impe­ria­lis­mo para vol­ver a pri­va­ti­zar en su bene­fi­cio lo que los pue­blos han recu­pe­ra­do para sí con su heroísmo. 

En la debi­li­ta­da memo­ria popu­lar vene­zo­la­na ante­rior a Chá­vez, latían muy tenue­men­te e idea­li­za­dos los mitos heroi­cos de las rebe­lio­nes anti­es­pa­ño­las de media­dos del siglo XVI diri­gi­das por el Negro Miguel y Guai­cai­pu­ro; tam­bién latían otras luchas pos­te­rio­res como la revuel­ta del pue­blo de Cara­cas con­tra la explo­ta­ción impues­ta por la Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Cara­cas en el siglo XVIII, o los recuer­do ya más recien­tes de los tre­men­dos sacri­fi­cios que arros­tró el pue­blo para expul­sar a los espa­ño­les. Todos y cada uno de los gobier­nos bur­gue­ses des­de la inde­pen­den­cia for­mal se lan­za­ron a pre­sen­tar Bolí­var como un soña­dor inter­cla­sis­ta, ampu­tán­do­le su pra­xis revo­lu­cio­na­ria y antiimperialista. 

El cara­ca­zo de 1989, un esta­lli­do de jus­ta ira popu­lar con­tra la devas­ta­ción neo­li­be­ral, ense­ñó varias cosas: la bur­gue­sía ren­tis­ta no que­ría indus­tria­li­zar al país, solo pen­sa­ba en engor­dar a cos­ta del pue­blo; la izquier­da no podía diri­gir al pue­blo por las suce­si­vas derro­tas en los años 60 y 70; y el pue­blo tra­ba­ja­dor, aun así, no esta­ba ven­ci­do aun­que sí des­or­ga­ni­za­do. La implo­sión de la URSS en 1991 debi­li­tó aún más a la izquier­da que obser­vó con sor­pre­sa la frus­tra­da suble­va­ción mili­tar diri­gi­da por Chá­vez en 1992. Para 1996 Chá­vez había per­fi­la­do la Agen­da Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na que empe­zó a plas­mar­se en la Cons­ti­tu­ción de 1999, un año des­pués de acce­der al Gobierno: des­de ese mis­mo ins­tan­te la bur­gue­sía comen­zó el aco­so y derri­bo de Chá­vez y la ani­qui­la­ción del pro­yec­to bolivariano. 

La Ley de Hidro­car­bu­ros de 2001 con­fir­mó todos los temo­res del impe­ria­lis­mo, lle­ván­do­le a orga­ni­zar el gol­pe de 2002. Se encres­pa enton­ces la lucha de cla­ses inter­na en Vene­zue­la y tam­bién las pre­sio­nes exter­nas por la tras­cen­den­cia que va adqui­rien­do el pro­yec­to boli­va­riano pese a sus ambi­güe­da­des, incon­gruen­cias y con­tra­dic­cio­nes que no vamos a expo­ner aquí. Si nun­ca se ha podi­do enten­der la suer­te de Nues­tra Amé­ri­ca al mar­gen de los con­di­cio­nan­tes estruc­tu­ra­les que la hacen depen­dien­te del capi­ta­lis­mo occi­den­tal des­de el mis­mo 12 de octu­bre de 1492, de modo que yerran todos los aná­li­sis que las minus­va­lo­ren o nie­guen, esta inca­pa­ci­dad se mul­ti­pli­ca si no se par­te del hecho de que la agre­sión impe­ria­lis­ta se recru­de­ce aún más entre 2000 – 2005. 

Una cons­tan­te de todos los refor­mis­mos es «ana­li­zar» Nues­tra Amé­ri­ca y el capi­ta­lis­mo mun­dial sin recu­rrir a la teo­ría del impe­ria­lis­mo o bus­can­do ridi­cu­li­zar­la. Sin embar­go, el recru­de­ci­do ata­que a Vene­zue­la solo tie­ne sen­ti­do lógi­co des­de esta teo­ría: el lla­ma­do «paro petro­le­ro» de 2002 – 2003 fue un deses­pe­ra­do inten­to de gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por la bur­gue­sía ren­tis­ta con el apo­yo yan­qui, derro­ta­do por el pue­blo. Las pro­fun­das medi­das socio­eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les de mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo que se toma­ron en esos años, y que afec­ta­ron a por­cio­nes de la pro­pie­dad bur­gue­sa, enfu­re­cie­ron al capi­tal inter­na­cio­nal por­que demos­tra­ron lo que podía hacer un Gobierno que tuvie­ra volun­tad polí­ti­ca y apo­yo popu­lar: no debía cun­dir el ejem­plo. Pero más peli­gro­so aún para los Esta­dos Uni­dos fue el plan de Defen­sa Popu­lar de Vene­zue­la hecho públi­co en mayo de 2004 que rom­pía la depen­den­cia his­tó­ri­ca de su ejér­ci­to con res­pec­to al Pen­tá­gono. La res­pues­ta bur­gue­sa fue el revo­ca­to­rio con­tra Chá­vez de verano de 2004, fra­ca­sa­do nuevamente. 

Has­ta ese momen­to, la revo­lu­ción boli­va­ria­na se había limi­ta­do al inte­rior de Vene­zue­la aun­que era inne­ga­ble su ejem­pla­ri­dad para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y pue­blos explo­ta­dos. Des­de fina­les de 2004 se abre defi­ni­ti­va­men­te el papel de van­guar­dia mun­dial de Vene­zue­la al impul­sar jun­to con Cuba y otros Esta­dos la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), que es mucho más que una sim­ple res­pues­ta anti­im­pe­ria­lis­ta al Área de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas (ALCA), ya que res­pon­de a un pro­yec­to estra­té­gi­co que engar­za direc­ta­men­te con el Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de 1826. Por el lado con­tra­rio, el ALCA fue crea­da en 1994 por las pre­sio­nes de los Esta­dos Uni­dos actua­li­zan­do un pro­yec­to simi­lar ela­bo­ra­do en 1890. Como se ve, son dos líneas estra­té­gi­cas anta­gó­ni­cas. A las pocas sema­nas de crear­se el ALBA el impe­ria­lis­mo sufrió otro gol­pe con la crea­ción del canal mul­ti­me­dia Tele­Sur en enero de 2005 y en ese mis­mo año Chá­vez decla­ra­ba en el Foro de Sao Pau­lo que el socia­lis­mo era la úni­ca alter­na­ti­va al capitalismo. 

Las limi­ta­cio­nes en cuan­to al con­te­ni­do socia­lis­ta de la Agen­da Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na de 1996, las cade­nas estruc­tu­ra­les que las­tran a todo Esta­do depen­dien­te con una muy débil bur­gue­sía indus­trial y una fuer­te bur­gue­sía ren­tis­ta, etc., empe­za­ron a pasar fac­tu­ra. En 2006, el Gobierno incre­men­tó la polí­ti­ca de endeu­da­mien­to inter­na­cio­nal cre­yen­do tal vez que el capi­ta­lis­mo no entra­ría ya nun­ca más en una cri­sis petro­le­ra como la de 1973. Para 2008 ya sur­gían apor­ta­cio­nes crí­ti­cas de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria incon­di­cio­nal en su apo­yo a Chá­vez, apor­ta­cio­nes que irían con­cre­tán­do­se con el tiem­po pese a ser cada vez más des­pre­cia­das y lue­go inclu­so denun­cia­das como «pro­vo­ca­cio­nes», por los sec­to­res ofi­cia­lis­tas que pug­na­ban por el con­trol del PSUV, crea­do en 2007. En 2009 y 2010 la eco­no­mía entró en cri­sis y se agu­di­za­ron los las­tres de infra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va que pade­ce todo capi­ta­lis­mo depen­dien­te suje­to en mayor o menor gra­do al impe­ria­lis­mo. Hay estu­dios que indi­can que, en valores 

Las citas de Chá­vez ofre­ci­das al comien­zo de tex­to sobre la inde­pen­den­cia socia­lis­ta basa­da en la pro­pie­dad esta­tal del petró­leo, que abar­can de 2006 a 2012, mues­tran la gran­de­za de su pro­yec­to y su radi­cal ame­na­za para el impe­ria­lis­mo, pero ese poten­cial libe­ra­dor es sin embar­go fre­na­do por las con­tra­dic­cio­nes del movi­mien­to boli­va­riano y por los ata­ques del impe­ria­lis­mo y de la bur­gue­sía ren­tis­ta. Es impo­si­ble sepa­rar los ata­ques bur­gue­ses de los pro­ble­mas inter­nos al movi­mien­to ais­lan­do lo polí­ti­co, de lo social, de lo eco­nó­mi­co, etc., por­que for­man una tota­li­dad. Al igual que es impo­si­ble sepa­rar el «gol­pe blan­do» en Para­guay en 2012 y la clau­di­ca­ción del Fren­te Amplio de Uru­guay, que se arro­di­lla­ba ante la «pax ame­ri­ca­na», por ejem­plo, de la estra­te­gia de Oba­ma para con­tro­lar «pací­fi­ca­men­te» los vita­les recur­sos hídri­cos de la Cuen­ta del Para­ná. En 2013 había 36 bases mili­ta­res ofi­cia­les yan­quis en Nues­tra Amé­ri­ca, ade­más de los depar­ta­men­tos de comer­cio, inte­li­gen­cia, defen­sa, cul­tu­ra, anti-dro­ga, «ayu­da huma­ni­ta­ria», etc., de todas las emba­ja­das y res­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das, oene­gés y demás, de Esta­dos Uni­dos, y la bur­gue­sía colom­bia­na pedía sie­te bases yan­quis más y la ota­ni­za­ción de territorio. 

Chá­vez dedi­có sus últi­mos meses de vida, has­ta mar­zo de 2013, al for­ta­le­ci­mien­to del pro­yec­to socia­lis­ta, comu­ne­ro, radi­cal, den­tro del boli­va­ria­nis­mo, como aque­lla inter­ven­ción en octu­bre de 2012 en la que decla­ró que el dile­ma era «Comu­na o nada», recu­pe­ran­do la auto­crí­ti­ca de Engels y de Marx de 1875 de que el movi­mien­to comu­nis­ta en vez de emplear la pala­bra Esta­do debía usar la de Comu­na. El dis­cur­so fue lla­ma­do el del «gol­pe de timón». En ese mis­mo octu­bre Chá­vez había gana­do sus últi­mas elec­cio­nes con algo más del 54% de apoyo. 

El fan­tas­ma de la derro­ta del refe­ren­do de 2007 reapa­re­ció tras su muer­te, aun­que Madu­ro con­si­guió la vic­to­ria elec­to­ral por muy poco en abril de 2013. La con­fluen­cia de pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que los suce­si­vos gobier­nos de Chá­vez habían inten­ta­do resol­ver más los erro­res pos­te­rio­res del gobierno de Madu­ro, sin olvi­dar­nos de su esca­sa popu­la­ri­dad ini­cial, faci­li­ta­ron que la dere­cha lan­za­ra des­de enero de 2014 en Méri­da una gua­rim­ba bien orga­ni­za­da que se enten­dió a Cara­cas: las dere­chas mos­tra­ban sus bazas cre­yen­do que la muer­te de Chá­vez sig­ni­fi­ca­ba la muer­te del movimiento. 

En 2014 se hun­den los pre­cios mun­dia­les del cru­do y de las mate­rias pri­mas. Para Nues­tra Amé­ri­ca es un gol­pe demo­le­dor por­que uno de los sos­te­nes del lla­ma­do «socia­lis­mo del siglo XXI» en su ver­sión refor­mis­ta, era la creen­cia de que esos pre­cios se man­ten­dría e inclu­so subirían, por lo que se refor­za­ba la visión gra­dua­lis­ta, lineal y mecá­ni­ca, inhe­ren­te a esa ver­sión mayo­ri­ta­ria del «socia­lis­mo del siglo XXI». No había que pre­sio­nar a las bur­gue­sías y menos aún socia­li­zar sus prin­ci­pa­les pro­pie­da­des por­que las divi­sas ener­gé­ti­cas, supues­ta­men­te inago­ta­bles, garan­ti­za­ban todas las polí­ti­cas gra­dua­les de altas indem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas pac­ta­das por sepa­ra­do con las diver­sas frac­cio­nes bur­gue­sas con­ven­cién­do­las de que les resul­ta­ba mejor ser patrio­tas que ser agen­tes del imperialismo. 

A la vez, pro­fun­das refor­mas socio­eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les sos­te­ni­das por las divi­sas con­ven­ce­rían al pue­blo de que el socia­lis­mo esta­ba a la vuel­ta de la esqui­na gra­cias al paci­fis­mo elec­to­ral y par­la­men­ta­rio: era cues­tión de tiem­po y pacien­cia. No hace fal­ta decir que seme­jan­te idea­lis­mo, estas creen­cias refor­mis­tas neta­men­te social­de­mó­cra­tas basa­das en la ideo­lo­gía posi­ti­vis­ta y meca­ni­cis­ta, cho­can fron­tal­men­te con la teo­ría del impe­ria­lis­mo. Este cuen­to de la leche­ra se hun­dió a la mis­ma rapi­dez con la que se des­plo­ma­ban los pre­cios mun­dia­les de las mate­rias primas. 

Oba­ma no esta­ba dor­mi­do. A fina­les de 2014 anun­cia seve­ras res­tric­cio­nes a Vene­zue­la que ofi­cia­li­za a comien­zos de 2015, poco des­pués de un falli­do inten­to de gol­pe de Esta­do diri­gi­do por el enton­ces alcal­de de Cara­cas. Los obje­ti­vos de Oba­ma son cla­ros: asfi­xiar más su eco­no­mía ya mal­tre­cha, azu­zar dis­cre­pan­cias entre los sec­to­res inter­nos de la boli­bur­gue­sía, des­ani­mar a los sec­to­res menos cons­cien­tes de las masas cha­vis­tas, enva­len­to­nar a la extre­ma dere­cha y lla­mar a la uni­dad inter­na a la bur­gue­sía ren­tis­ta. La boli­bur­gue­sía se for­mó cre­cien­do entre los entre­si­jos de las incon­gruen­cias y limi­ta­cio­nes de la Agen­da boli­va­ria­na de 1996, res­pi­ró ali­via­da con la derro­ta del refe­ren­do de 2007 que para ella supo­nía un ver­da­de­ro peli­gro, se reor­ga­ni­zó y engor­dó en las corrup­cio­nes cre­cien­tes aun­que se lle­vó otro tre­men­do sus­to con el «gol­pe de timón» y la Comu­na en el mis­mo octu­bre en el que Chá­vez ganó sus últi­mas elec­cio­nes. Al final se sin­tió con las manos libres con la enfer­me­dad y muer­te de Chávez. 

No hay duda de que este cúmu­lo de con­tra­dic­cio­nes ace­le­ró el des­gas­te del sec­tor cha­vis­ta nuclea­do alre­de­dor de Madu­ro, que per­dió la mayo­ría par­la­men­ta­ria en diciem­bre de 2015. Des­de el ini­cio de 2016 la dere­cha pre­pa­ra el que cree que será el últi­mo inten­to de aplas­tar la revo­lu­ción boli­va­ria­na, con­tan­do con la per­ma­nen­te inter­ven­ción yan­qui que en 2016 alar­ga las res­tric­cio­nes a Vene­zue­la has­ta 2019. No es casual esta nue­va agre­sión impe­ria­lis­ta: el Depar­ta­men­to de Esta­do era cons­cien­te de la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, de la exten­sión del mer­ca­do negro, de la doble con­ta­bi­li­dad, de la infla­ción y de la deu­da… Hay estu­dios que sugie­ren que, en valo­res cons­tan­tes, el PIB de 2016 era igual al de 2006. 

Sin embar­go, el pue­blo boli­va­riano, pese a haber­se des­mo­vi­li­za­do en par­te, sigue sien­do una fuer­za temi­ble cen­tra­li­za­da por un sóli­do núcleo dis­pues­to a todo, tan­to que sec­to­res de la dere­cha que habían apo­ya­do las gua­rim­bas ante­rio­res deci­den no apo­yar del todo la de 2017. Es un comen­ta­rio gene­ra­li­za­do el que la extre­ma dere­cha y los gru­pos fas­cis­tas com­pen­san con su bru­ta­li­dad mili­tar­men­te orga­ni­za­da la debi­li­dad de masas en sus ata­ques. Los gol­pis­tas airean por todos los medios la inmi­nen­cia un gol­pe mili­tar anti Madu­ro. Para agra­var más la ten­sión y apli­can­do las lec­cio­nes de manual de la peda­go­gía del mie­do, a comien­zos de abril de 2017 el Coman­do Sur del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano advir­tió que podría inter­ve­nir en Vene­zue­la. De hecho, en mayo tro­pas yan­quis, bra­si­le­ñas, perua­nas y colom­bia­nas hicie­ron manio­bras cer­ca de la fron­te­ra venezolana. 

Fren­te a este peli­gro real, Madu­ro con­vo­có en abril impre­sio­nan­tes mues­tras de apo­yo y el ejér­ci­to popu­lar vene­zo­lano res­pon­dió en mayo con manio­bras y con la inte­gra­ción de heli­cóp­te­ros y avio­nes de caza com­pra­dos poco tiem­po antes. Madu­ro no se rin­de ante la gra­ve­dad de los ata­ques como si se rin­die­ron sin pelear otros diri­gen­tes pro­gre­sis­tas y «socia­lis­tas», aun­que pue­dan y deban cri­ti­cár­se­le deter­mi­na­das deci­sio­nes y tar­dan­zas que, des­de lue­go, no vamos a repe­tir aquí por­que lo deci­si­vo aho­ra mis­mo es ven­cer al fas­cis­mo des­de y para los intere­ses del pue­blo tra­ba­ja­dor, no de la boli­bur­gue­sía, algu­nas de cuyas per­so­na­li­da­des se han pasa­do al impe­ria­lis­mo y otras espe­ran a ver el resul­ta­do de la lucha de clases. 

Aho­ra mis­mo se libra en Vene­zue­la una lucha de cla­ses entre dos mode­los anta­gó­ni­cos de nación. Por un lado, el avan­ce a la inde­pen­den­cia de la nación tra­ba­ja­do­ra orien­ta­da al socia­lis­mo y la esta­ta­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, con un pro­yec­to estra­té­gi­co de eco­no­mía no depen­dien­te ya del petró­leo, no ren­tis­ta sino pro­duc­ti­va y autó­ge­na, inte­gral e inter­na­cio­na­lis­ta. Por el lado con­tra­rio, el retro­ce­so a la depen­den­cia nacio­nal bur­gue­sa hacia el impe­ria­lis­mo, con una eco­no­mía ren­tis­ta e inhu­ma­na. En la mitad fluc­túan sec­to­res de la boli­bu­gue­sía que no quie­ren per­der sus nego­cios y que osci­lan entre ambos extre­mos deci­si­vos, así como sec­to­res popu­la­res y tra­ba­ja­do­res desorientados. 

La Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te tie­ne el obje­ti­vo de aglu­ti­nar fuer­zas de izquier­da, cen­tro-izquier­da y demo­crá­ti­cas para ven­cer elec­to­ral­men­te a la dere­cha, a la extre­ma dere­cha, al fas­cis­mo y al impe­ria­lis­mo, y, a par­tir de la nue­va rela­ción de fuer­zas, seguir avan­zan­do hacia lo que aho­ra el gru­po diri­gi­do por Madu­ro inter­pre­ta como el ver­da­de­ro pro­yec­to de Chá­vez, via­ble en el con­tex­to actual. Este matiz de la via­bi­li­dad tie­ne mucha impor­tan­cia por­que exis­ten gran­des pro­yec­tos eco­nó­mi­cos de explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les, de copar­ti­ci­pa­ción de empre­sas mun­dia­les, etc., que por sus efec­tos pre­vi­si­bles sus­ci­tan crí­ti­cas de izquier­das incon­di­cio­na­les con el cha­vis­mo, del mis­mo modo que tam­bién se cri­ti­ca el debi­li­ta­mien­to real del «gol­pe de timón» a la izquier­da pro­pues­to por Chá­vez en octu­bre de 2012. 

La Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te ha sido inme­dia­ta­men­te recha­za­da por el blo­que con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que la cali­fi­ca de tram­pa anti­de­mo­crá­ti­ca por­que el pro­yec­to actua­li­za un deba­te clá­si­co ya inci­pien­te en el comu­nis­mo utó­pi­co: qué demo­cra­cia es más demo­crá­ti­ca, la direc­ta, o demo­cra­cia socia­lis­ta, o la indi­rec­ta o demo­cra­cia bur­gue­sa. La Comu­na de París de 1871 demos­tró que la pri­me­ra es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la segun­da. Des­de enton­ces la expe­rien­cia his­tó­ri­ca es aplas­tan­te a favor de la demo­cra­cia direc­ta, con­se­jis­ta, comu­nal, sovié­ti­ca, socia­lis­ta o como que­ra­mos lla­mar­la aho­ra, que la demo­cra­cia bur­gue­sa, indi­rec­ta, mer­can­ti­li­za­da, escla­va del capi­tal, tan escla­va que goza mal­vi­vien­do a los pies de reyes y del dinero. 

La Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te inten­ta com­pa­gi­nar en el mis­mo par­la­men­to expre­sio­nes de demo­cra­cia direc­ta, la diri­gi­da por los sec­to­res de las cla­ses explo­ta­das, las muje­res, los pue­blos ori­gi­na­rios…, con expre­sio­nes de demo­cra­cia indi­rec­ta, bur­gue­sa, de la indus­tria de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca. Como deci­mos no es nada nue­vo, una lar­ga lis­ta de tex­tos revo­lu­cio­na­rios deba­ten des­de hace muchas déca­das las rela­cio­nes irre­con­ci­lia­bles entre, por un lado, el pro­ce­so de con­tra­po­der, doble poder y poder popu­lar, y por el lado anta­gó­ni­co la repre­sen­ta­ti­vi­dad indi­rec­ta otor­ga­da por las y los opri­mi­dos a los par­ti­dos en la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria suje­ta al dic­ta­do del capital. 

La bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo quie­ren hacer fra­ca­sas el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te para, así, jus­ti­fi­car un sal­to defi­ni­ti­vo en la estra­te­gia del terror, has­ta tomar el poder. Los pasos que siguen res­pon­den en lo sus­tan­ti­vo al manual clá­si­co. Come­te­mos un error al creer que la gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción es total­men­te nue­va: muchas de sus bases rai­za­les nos remi­ten a Zun Tsu, Tucí­di­des, Jeno­fon­te, Pla­tón… y así has­ta lle­gar al Pen­tá­gono pasan­do por los fas­cis­mos sin olvi­dar­nos del Plan Cón­dor, Allen­de, el Plan ZEN en el Esta­do espa­ñol, etc. Des­de lue­go que los ata­ques con­tra Vene­zue­la tie­nen for­mas nue­vas, pero la his­to­ria nos ense­ña mucho sobre su natu­ra­le­za pro­fun­da y sus expre­sio­nes recien­tes más desa­rro­lla­das aho­ra mis­mo como son los casos de Siria, este de Euro­pa, Catar… 

El pue­blo boli­va­riano sabe que si gana la dere­cha se des­en­ca­de­na­rá una ola de terror ase­sino, devas­ta­ción social y exter­mi­nio de toda raíz boli­va­ria­na de Patria Gran­de antim­pe­ria­lis­ta. Cono­ce los retro­ce­sos drás­ti­cos que quie­ren impo­ner las bur­gue­sías argen­ti­nas y bra­si­le­ñas tras haber retor­na­do al gobierno. Cono­ce los crí­me­nes per­ma­nen­tes en Hon­du­ras, la pobre­za en Para­guay, el giro cen­tro-dere­chis­ta del Fren­te Amplio uru­gua­yo, el encres­pa­mien­to de la lucha de cla­ses en Colom­bia… y sabe qué quie­re Trump. La bur­gue­sía sabe que si gana el pue­blo man­ten­drá su vida pero per­de­rá algo más impor­tan­te para ella: su pro­pie­dad de las fuer­zas productivas.

El subim­pe­ria­lis­mo español

Nues­tra expo­si­ción sobre el impe­ria­lis­mo actual sería refor­mis­ta y super­fi­cial por ello mis­mo si no la apli­cá­se­mos al Esta­do espa­ñol, aun­que la fal­ta de espa­cio nos impi­de mati­zar la dife­ren­cia entre sub impe­ria­lis­mo e impe­ria­lis­mo, obvia y apre­cia­ble a sim­ple vis­ta si com­pa­ra­mos el Esta­do espa­ñol con Esta­dos Uni­dos o con el euroimperialismo. 

Según inves­ti­ga­cio­nes total­men­te sol­ven­tes, el capi­ta­lis­mo espa­ñol retro­ce­de en la jerar­quía de poten­cias medias a esca­la mun­dial a pesar del triun­fa­lis­mo his­trió­ni­co del Par­ti­do Popu­lar. Aquí radi­ca una de las quie­bras insu­pe­ra­bles que minan el Esta­do nacio­nal-bur­gués espa­ñol des­de su ori­gen: ni quie­re ni pue­de man­te­ner la carre­ra mun­dial por la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, carre­ra impues­ta por la vigen­cia obje­ti­va de la ley del valor: el PIB esta­tal ha retro­ce­di­do del 69,2% en 2008 al 61,9% en 2015, o sea 7,3 pun­tos toman­do como base 100 el PIB anual esta­dou­ni­den­se. Con res­pec­to a la euro­zo­na, el retro­ce­so es aún más acen­tua­do: del 93,3% en 2008 al 84,3% en 2015, es decir, 9 pun­tos de retroceso. 

¿Cómo com­pen­sar esta pér­di­da sin apli­car medi­das de inno­va­ción tec­no­cien­tí­fi­ca, de poten­cia­ción de la plus­va­lía rela­ti­va median­te acuer­dos con los sin­di­ca­tos y fuer­zas refor­mis­tas para lograr un sobre­es­fuer­zo de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en bene­fi­cio del capi­tal espa­ñol renun­cian­do a la lucha de cla­se? Con la sobre­ex­plo­ta­ción inter­na y con el subim­pe­ria­lis­mo. Por su cas­tra­da for­ma­ción his­tó­ri­ca como cla­se, el grue­so de la bur­gue­sía espa­ño­la pre­fie­re más el recur­so a la plus­va­lía abso­lu­ta que a la plus­va­lía rela­ti­va. La pri­me­ra se basa en la sobre­ex­plo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo median­te obso­le­ta tec­no­lo­gía y muchas horas de tra­ba­jo, siem­pre bajo dis­ci­pli­nas labo­ra­les muy duras y redu­ci­dos dere­chos sin­di­ca­les, socia­les y demo­crá­ti­cos, o sea más en el palo que en la zanaho­ria. La plus­va­lía rela­ti­va se basa más en la zanaho­ria que en el palo, más en la inten­si­dad del pro­ce­so de tra­ba­jo con moder­nas máqui­nas que en las lar­gas y ago­ta­do­ras horas de trabajo. 

Es cier­to que en res­pues­ta a la Gran Cri­sis, las bur­gue­sías menos obtu­sas bus­can pro­lon­gar lo más posi­ble el tiem­po de tra­ba­jo intro­du­cien­do a la vez la más moder­na tec­no­cien­cia, depen­dien­do de la lucha de cla­ses el que lo logren o no. Pero la bur­gue­sía espa­ño­la opta mayo­ri­ta­ria­men­te por el láti­go, por los nego­cios inme­dia­ta­men­te ren­ta­bles como el turis­mo, los ser­vi­cios, las ener­gé­ti­cas, etc., que por los que exi­gen pla­ni­fi­ca­ción racio­nal a medio y lar­go pla­zo, aun­que entre 2012 y 2016, según fuen­tes ofi­cia­les, la eco­no­mía espa­ño­la haya inver­ti­do un 30% más que la euro­pea en bie­nes de equi­po. Sim­ple­men­te se tra­ta de la cícli­ca rein­ver­sión en tec­no­lo­gía media por ago­ta­mien­to de las máqui­nas tras más de un lus­tro de ape­nas inver­sión, y gra­cias a las medi­das sal­va­jes de reduc­ción de cos­tes sala­ria­les y de dere­chos socia­les y demo­crá­ti­cos, de incen­ti­va­cio­nes y de tram­pas legales. 

Las inves­ti­ga­cio­nes sol­ven­tes indi­can que se está crean­do una «ecua­ción explo­si­va» en el capi­ta­lis­mo espa­ñol por­que domi­na la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, se han per­di­do dos millo­nes de horas de tra­ba­jo a jor­na­da com­ple­ta con res­pec­to a 2008 pero solo ha aumen­ta­do medio millón de jor­na­das a tiem­po par­cial en el mis­mo tiem­po. Aumen­tan las horas extras no paga­das o paga­das en B, que no con­ta­bi­li­zan ofi­cial­men­te, etc., lo que hace que no se pue­da com­ba­tir la deu­da públi­ca por­que las arcas esta­ta­les no recau­dan sufi­cien­te. Jun­to a esto, el empo­bre­ci­mien­to social fre­na el con­su­mo interno (el 70% de las fami­lias no se bene­fi­cian de la mejo­ra bur­gue­sa de la eco­no­mía, el 50% de la pobla­ción paga con apu­ros la sani­dad y la edu­ca­ción, el capi­tal finan­cie­ro se ha que­da­do con 69% de las ayu­das públi­cas para inten­tar sacar­les de una cri­sis que está lejos de ver la sali­da, según infor­mes ofi­cia­les, etc.), lo que mul­ti­pli­ca la depen­den­cia del exte­rior, del turis­mo, de la inver­sión extran­je­ra, de las siem­pre exi­gen­tes «ayu­das» de la Unión Euro­epa…, y de la indus­tria mili­tar muy uni­da al sub impe­ria­lis­mo y que espe­ra pedi­do que pue­den apor­tar el equi­va­len­te al 50% del PIB estatal. 

Pues bien, es este retro­ce­so en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial del capi­ta­lis­mo espa­ñol, así como sus debi­li­da­des estruc­tu­ra­les inter­nas (en 2014 la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo cre­ció un 0,3%; en 2015 un 0,2%; y en 2016 un 0,5%; la peque­ña empre­sa esta­tal, has­ta 10 tra­ba­ja­do­res que explo­ta el 40,5% del empleo gene­ran­do el 28% del PIB, tie­ne sin embar­go una pro­duc­ti­vi­dad un 32% infe­rior a la peque­ña empre­sa ale­ma­na, que explo­ta al 19,2% del empleo y apor­ta solo el 16% del PIB) es el que expli­ca ade­más de la sobre­ex­plo­ta­ción inter­na, tam­bién su obse­sión por mul­ti­pli­car las ganan­cias obte­ni­das por el subim­pe­ria­lis­mo, el que expli­ca el papel del Esta­do espa­ñol en las agre­sio­nes impe­ria­lis­tas que sufre Vene­zue­la bajo la direc­ción estra­té­gi­ca de Esta­dos Unidos. 

Y es tam­bién el que expli­ca la nega­ti­va his­tó­ri­ca del blo­que de cla­ses domi­nan­tes a reco­no­cer siquie­ra for­mal y apa­ren­te­men­te no ya el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes que opri­me y explo­ta den­tro de su pro­pio Esta­do, sino ni siquie­ra ese fla­tus vocis que es el inde­fi­ni­do e inde­fi­ni­ble «dere­cho a deci­dir», que como dere­cho abs­trac­to y meta­fí­si­co tie­ne su valía peda­gó­gi­ca, pero que no es nada como dere­cho con­cre­to y menos aún como dere­cho socia­lis­ta si no va uni­do a la prác­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta del pue­blo tra­ba­ja­dor nacio­nal­men­te opri­mi­do. La espan­ta­da pro espa­ño­lis­ta de la inmen­sa mayo­ría de Pode­mos excep­to hon­ro­sos y mino­ri­ta­rios comu­nis­tas, recha­zan­do en la prác­ti­ca inclu­so este dere­cho abs­trac­to de «deci­dir» y esco­rán­do­se lo más posi­ble hacia el con­sus­tan­cial nacio­na­lis­mo espa­ñol del PSOE, es otro ejem­plo del com­po­nen­te sub impe­ria­lis­ta inser­to en la pro­gre­sía refor­mis­ta estatal. 

Pero las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras de Gali­za, Paï­sos Cata­lans, Eus­kal Herria, Anda­lu­cía… no se enfren­ta úni­ca­men­te al subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol y al refor­mis­mo que lo embe­lle­ce, sino tam­bién a sus pro­pias bur­gue­sías. El gran capi­tal del Prin­ci­pat ha dicho des­de hace años que recha­za abier­ta­men­te el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta y pre­sio­na con sus enor­mes recur­sos a sec­to­res de la media­na y has­ta de la peque­ña bur­gue­sía para que tam­bién se opon­ga. El res­to de las bur­gue­sías mal lla­ma­das «nacio­na­les» –si tal cosa exis­te en Gali­za, Anda­lu­cía, Cas­ti­lla…– nece­si­tan vital­men­te al Esta­do espa­ñol. Estas bur­gue­sías, la vas­ca por ejem­plo, tam­bién obtie­nen sobre ganan­cias vita­les par­ti­ci­pan­do en la explo­ta­ción del sub impe­ria­lis­mo espa­ñol en el mun­do, en Vene­zue­la en con­cre­to, y aho­ra bus­ca expri­mir tam­bién a Colom­bia. Es decir, la lucha de cla­ses inter­na a las nacio­nes opri­mi­das es a la vez lucha de cla­ses exter­na con­tra el sub impe­ria­lis­mo de sus bur­gue­sías vehi­cu­li­za­do por el Esta­do espa­ñol, el euro impe­ria­lis­mo y los Esta­dos Uni­dos: de aquí tam­bién su apo­po incon­di­cio­nal a la OTAN y a la Unión Euro­pea, mons­truos de los que debe­mos inde­pen­di­zar­nos cuan­to antes. 

Por tan­to, el pom­po­so y vacío «dere­cho a deci­dir», aun sien­do ini­cial­men­te peda­gó­gi­co y movi­li­za­dor, se con­ver­ti­rá en un cepo férreo que inmo­vi­li­ce la cabe­za y los pies de las nacio­nes opri­mi­das sin éstas no lo mate­ria­li­zan en su con­te­ni­do socia­lis­ta, antiimperialista.

Iña­ki Gil de San Vicente 

Eus­kal Herria, 27 de junio de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *