Ati­lio Borón: «La gue­rra dere­chis­ta con­tra el gobierno boli­va­ria­do requie­re una res­pues­ta militar»

Dado que Vene­zue­la atra­vie­sa por momen­tos espe­cial­men­te gra­ves y que estos últi­mos días el soció­lo­go argen­tino dedi­có un artícu­lo ­­– Vene­zue­la y la gue­rra civil– a des­cri­bir lo que allí esta­ba suce­dien­do, la redac­ción de Cana­rias Sema­nal, como ha hecho en otras oca­sio­nes y para faci­li­tar su lec­tu­ra, pre­sen­ta ese mis­mo artícu­lo en for­ma de entre­vis­ta. Lo esen­cial de lo expre­sa­do por el pro­fe­sor Borón, per­ma­ne­ce intac­to. Al final de la «entre­vis­ta», en cual­quier caso, hemos pues­to un enla­ce para aque­llos lec­to­res que deseen leer el articu­lo en su integridad.

Pre­gun­ta: Vene­zue­la vive unos momen­tos real­men­te crí­ti­cos, que no tie­nen pre­ce­den­te des­de que en el año 2002 se pro­du­jo la ten­ta­ti­va de gol­pe de Esta­do por par­te de la dere­cha vene­zo­la­na. ¿Cómo des­cri­bi­ría los inquie­tan­tes momen­tos actuales?

Res­pues­ta: Se podría decir, en efec­to, que en Vene­zue­la la con­tra­rre­vo­lu­ción ha dado un «sal­to cua­li­ta­ti­vo». De la fase ini­cial del pro­ce­so con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio se ha pasa­do aho­ra a una gue­rra civil no decla­ra­da, que se está pro­du­cien­do con una inusual fero­ci­dad. Ya no son las gua­rim­bas o las oca­sio­na­les vio­len­tas refrie­gas callejeras.

Aho­ra se tra­ta de ata­ques a escue­las, a los hos­pi­ta­les infan­ti­les y mater­ni­da­des; la des­truc­ción de flo­tas ente­ras de auto­bu­ses; los saqueos y los ata­ques a las fuer­zas de segu­ri­dad, iner­mes con sus caño­nes de agua y gases.

En estos momen­tos las con­fron­ta­cio­nes tie­nen, des­de lue­go, un cla­rí­si­mo guión pau­ta­do por exper­tos estra­te­gas de la CIA. Las fuer­zas sedi­cio­sas están recu­rrien­do al terror. Una terri­ble mues­tra de ello ha sido el lin­cha­mien­to de un joven al gri­to de «cha­vis­ta y ladrón». En esa mis­ma línea hay un hecho que tie­ne espe­cial sig­ni­fi­ca­ción. Es el emble­má­ti­co incen­dio de la casa natal de Hugo Chá­vez a manos de esas mis­mas fuerzas.

Pre­gun­ta: Pero, ¿cuá­les son real­men­te los obje­ti­vos que sub­ya­cen bajo estos dis­tur­bios des­es­ta­bi­li­za­do­res? ¿Qué es lo que se pre­ten­de pro­vo­car con esta cade­na inin­te­rrum­pi­da de vio­len­cia en la calle?

Res­pues­ta: Los pro­pó­si­tos están cla­ros. La situa­ción que la dere­cha está pro­vo­can­do en Vene­zue­la tie­ne como obje­ti­vo la gene­ra­ción de una devas­ta­do­ra cri­sis huma­ni­ta­ria que sir­va de pró­lo­go y jus­ti­fi­ca­cion a otra «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria», esta últi­ma a car­go del Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos. La cues­tión es que una ame­na­za de esta enver­ga­du­ra exi­ge por par­te del gobierno, una res­pues­ta rápi­da y con­tun­den­te. En la medi­da que trans­cu­rra el tiem­po la situa­ción irá empeorando

Pre­gun­ta: Pare­cía, sin embar­go que el lla­ma­mien­to del Pre­si­den­te Madu­ro a una Cons­ti­tu­yen­te iba a apa­ci­guar a la opo­si­ción de derechas.

Res­pues­ta: El lla­ma­mien­to demo­crá­ti­co del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro a una Cons­ti­tu­yen­te sólo ha ser­vi­do para ati­zar la vio­len­cia y mul­ti­pli­car el sal­va­jis­mo de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Y la razón está bien cla­ra. La dere­cha no quie­re una solu­ción polí­ti­ca de una cri­sis que ella mis­ma ha crea­do. Lo que pre­ten­de es pro­fun­di­zar en la diso­lu­ción del orden social, aca­bar con el gobierno cha­vis­ta y ani­qui­lar a toda su diri­gen­cia, pro­pi­nan­do un bru­tal escar­mien­to para que en los pró­xi­mos cien años el pue­blo vene­zo­lano no vuel­va a tener la osa­día de que­rer ser due­ño de su des­tino.

Pre­gun­ta: ¿Cuál es en su opi­nión la sali­da a la com­ple­ja situa­ción polí­ti­ca que vive Venezuela?

Res­pues­ta: En Vene­zue­la se está apli­can­do, con metó­di­ca frial­dad y bajo el per­ma­nen­te moni­to­reo de Washing­ton, el mode­lo libio de «cam­bio de régi­men», y sería fatal no tomar con­cien­cia de sus inten­cio­nes y sus con­se­cuen­cias. El gobierno boli­va­riano ha ofre­ci­do en innu­me­ra­bles oca­sio­nes el ramo del oli­vo para paci­fi­car al país. No sólo su ofer­ta fue dese­cha­da, sino que la dere­cha gol­pis­ta esca­ló sus acti­vi­da­des terro­ris­tas.

Ante una situa­ción como esta al gobierno de Madu­ro lo que le corres­pon­de es pro­ce­der a la enér­gi­ca defen­sa del orden ins­ti­tu­cio­nal vigen­te y movi­li­zar sin dila­cio­nes al con­jun­to de sus fuer­zas arma­das para aplas­tar la con­tra­rre­vo­lu­ción y res­tau­rar la nor­ma­li­dad de la vida social.

Vene­zue­la ha sido obje­to no sólo de una bru­tal gue­rra eco­nó­mi­ca y de una ofen­si­va diplo­má­ti­ca y mediá­ti­ca, sino que aho­ra se la some­te, ade­más, una gue­rra no con­ven­cio­nal que ha cobra­do más de medio cen­te­nar de muer­tos y pro­du­ci­do ingen­tes daños materiales.

«Plan con­tra plan», decía Mar­tí. Y si una fuer­za social decla­ra una gue­rra con­tra el gobierno se requie­re de éste una res­pues­ta mili­tar. El tiem­po de las pala­bras ya se ago­tó y sus resul­ta­dos están a la vista.

25 de mayo de 2017

Fuen­te: cana­rias-sema­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *