El plan del Pen­tá­gono para Euro­pa, el arte de la guerra

Den­tro de los pre­pa­ra­ti­vos para la estan­cia del pre­si­den­te Donald Trump en Euro­pa –visi­ta a Roma el 24 de mayo, Cum­bre de la OTAN en Bru­se­las el 25, Cum­bre del G7 en Taor­mi­na los días 26 y 27– el Pen­tá­gono pre­sen­tó su plan estra­té­gi­co para el «tea­tro euro­peo». La pre­sen­ta­ción estu­vo a car­go del gene­ral Cur­tis Scaparrotti.

En su con­di­ción de coman­dan­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses des­ple­ga­das en Euro­pa, el gene­ral Sca­pa­rrot­ti se halla auto­má­ti­ca­men­te a la cabe­za de todas las fuer­zas de la OTAN con el car­go de Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa (SACEUR). El 2 de mayo, ante el Sena­do esta­dou­ni­den­se, el gene­ral recor­dó que «el tea­tro euro­peo sigue tenien­do cru­cial impor­tan­cia para nues­tros intere­ses nacio­na­les» y que «la OTAN nos da una ven­ta­ja úni­ca sobre nues­tros adver­sa­rios». Pero esa ven­ta­ja se encuen­tra aho­ra en peli­gro ante «una Rusia resur­gen­te, que tra­tar de soca­var el orden inter­na­cio­nal bajo la direc­ción de Occi­den­te y de reafir­mar­se como poten­cia mundial».

Así que el Coman­dan­te Supre­mo exhor­ta a los alia­dos euro­peos a cerrar filas alre­de­dor de Esta­dos Uni­dos para defen­der por todos los medios el «orden inter­na­cio­nal» –basa­do en la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar de Occi­den­te – , orden aho­ra en peli­gro ante el sur­gi­mien­to de nue­vos acto­res esta­ta­les y sociales.

El gene­ral Sca­pa­rrot­ti con­cen­tra el fue­go sobre Rusia, acu­sán­do­la de «acti­vi­da­des malig­nas y accio­nes mili­ta­res con­tra Ucra­nia» –pre­ci­sa­men­te cuan­do se con­me­mo­ra el ter­cer ani­ver­sa­rio de la masa­cre per­pe­tra­da en Ode­sa, el 2 de mayo de 2014, que cos­tó la vida a varias dece­nas de rusos. Pero la «ame­na­za» no pro­vie­ne sola­men­te de Rusia: Esta­dos Uni­dos, según decla­ra el almi­ran­te Harris, jefe del Man­do del Pací­fi­co, enfren­ta en esa región los desa­fíos simul­tá­neos que plan­tean «una Chi­na agre­si­va y una Rusia revanchista».

En res­pues­ta a esos desa­fíos, anun­cia el gene­ral Sca­pa­rrot­ti, el Man­do de la fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa «está vol­vien­do a su papel his­tó­ri­co de com­ba­te, adap­tan­do sus pla­nes a las ame­na­zas que tene­mos ante noso­tros». Y soli­ci­ta al Con­gre­so esta­dou­ni­den­se que aumen­te los fon­dos para la «Euro­pean Reas­su­ran­ce Initia­ti­ve», que es la ope­ra­ción que Esta­dos Uni­dos ini­ció en 2014, ofi­cial­men­te para «tran­qui­li­zar» a los alia­dos de la OTAN y a los socios euro­peos, y a la que ya se asig­na­ron 3.400 millo­nes de dóla­res en 2017.

El gene­ral sos­tie­ne que «son nece­sa­rias inver­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas para aumen­tar en toda Euro­pa nues­tra pre­sen­cia avan­za­da, el pre­po­si­cio­na­mien­to de mate­rial mili­tar y los ejer­ci­cios de pre­pa­ra­ción para los conflictos».

El plan está muy cla­ro: hacer de Euro­pa la pri­me­ra línea del enfren­ta­mien­to con Rusia. Eso es lo que con­fir­ma el anun­cio, emi­ti­do el 4 de mayo, de que el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa abrió un nue­vo cuar­tel gene­ral en Poz­nan (Polo­nia) para diri­gir a los más de 6 000 mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses acan­to­na­dos en Polo­nia, Esto­nia, Leto­nia, Ale­ma­nia, Eslo­va­quia, Hun­gría, Ruma­nia y Bul­ga­ria, con vis­tas a «refor­zar el flan­co orien­tal de la OTAN como disua­sión hacia Rusia».

En el des­plie­gue sobre el flan­co orien­tal –que inclu­ye fuer­zas blin­da­das, caza­bom­bar­de­ros, navíos de gue­rra y uni­da­des de misi­les, inclu­so con misi­les nuclea­res– par­ti­ci­pan las poten­cias euro­peas de la OTAN, como lo demues­tra el envío de tro­pas fran­ce­sas y de carros de asal­to bri­tá­ni­cos a Estonia.

¿Y el ejér­ci­to euro­peo? Duran­te el encuen­tro rea­li­za­do en Mal­ta, el 27 de abril, con los minis­tros de Defen­sa de los paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN no dejó espa­cio alguno a las dudas al anun­ciar que:

Se acor­dó cla­ra­men­te por par­te de la Unión Euro­pea que su obje­ti­vo no es cons­ti­tuir un nue­vo ejér­ci­to euro­peo ni estruc­tu­ras de man­do que com­pi­tan con las de la OTAN sino algo que sea com­ple­men­ta­rio con lo que hace la OTAN.

El bas­tón de man­do se man­tie­ne defi­ni­ti­va­men­te en manos del Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa, un gene­ral esta­dou­ni­den­se nom­bra­do por el pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

man­lio Dinucci

10 de mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *