El plan del Pen­tá­gono para Euro­pa, el arte de la guerra

Den­tro de los pre­pa­ra­ti­vos para la estan­cia del pre­si­den­te Donald Trump en Euro­pa –visi­ta a Roma el 24 de mayo, Cum­bre de la OTAN en Bru­se­las el 25, Cum­bre del G7 en Taor­mi­na los días 26 y 27– el Pen­tá­gono pre­sen­tó su plan estra­té­gi­co para el «tea­tro euro­peo». La pre­sen­ta­ción estu­vo a car­go del gene­ral Cur­tis Scaparrotti.

En su con­di­ción de coman­dan­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses des­ple­ga­das en Euro­pa, el gene­ral Sca­pa­rrot­ti se halla auto­má­ti­ca­men­te a la cabe­za de todas las fuer­zas de la OTAN con el car­go de Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa (SACEUR). El 2 de mayo, ante el Sena­do esta­dou­ni­den­se, el gene­ral recor­dó que «el tea­tro euro­peo sigue tenien­do cru­cial impor­tan­cia para nues­tros intere­ses nacio­na­les» y que «la OTAN nos da una ven­ta­ja úni­ca sobre nues­tros adver­sa­rios». Pero esa ven­ta­ja se encuen­tra aho­ra en peli­gro ante «una Rusia resur­gen­te, que tra­tar de soca­var el orden inter­na­cio­nal bajo la direc­ción de Occi­den­te y de reafir­mar­se como poten­cia mundial».

Así que el Coman­dan­te Supre­mo exhor­ta a los alia­dos euro­peos a cerrar filas alre­de­dor de Esta­dos Uni­dos para defen­der por todos los medios el «orden inter­na­cio­nal» –basa­do en la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar de Occi­den­te – , orden aho­ra en peli­gro ante el sur­gi­mien­to de nue­vos acto­res esta­ta­les y sociales.

El gene­ral Sca­pa­rrot­ti con­cen­tra el fue­go sobre Rusia, acu­sán­do­la de «acti­vi­da­des malig­nas y accio­nes mili­ta­res con­tra Ucra­nia» –pre­ci­sa­men­te cuan­do se con­me­mo­ra el ter­cer ani­ver­sa­rio de la masa­cre per­pe­tra­da en Ode­sa, el 2 de mayo de 2014, que cos­tó la vida a varias dece­nas de rusos. Pero la «ame­na­za» no pro­vie­ne sola­men­te de Rusia: Esta­dos Uni­dos, según decla­ra el almi­ran­te Harris, jefe del Man­do del Pací­fi­co, enfren­ta en esa región los desa­fíos simul­tá­neos que plan­tean «una Chi­na agre­si­va y una Rusia revanchista».

En res­pues­ta a esos desa­fíos, anun­cia el gene­ral Sca­pa­rrot­ti, el Man­do de la fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa «está vol­vien­do a su papel his­tó­ri­co de com­ba­te, adap­tan­do sus pla­nes a las ame­na­zas que tene­mos ante noso­tros». Y soli­ci­ta al Con­gre­so esta­dou­ni­den­se que aumen­te los fon­dos para la «Euro­pean Reas­su­ran­ce Initia­ti­ve», que es la ope­ra­ción que Esta­dos Uni­dos ini­ció en 2014, ofi­cial­men­te para «tran­qui­li­zar» a los alia­dos de la OTAN y a los socios euro­peos, y a la que ya se asig­na­ron 3.400 millo­nes de dóla­res en 2017.

El gene­ral sos­tie­ne que «son nece­sa­rias inver­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas para aumen­tar en toda Euro­pa nues­tra pre­sen­cia avan­za­da, el pre­po­si­cio­na­mien­to de mate­rial mili­tar y los ejer­ci­cios de pre­pa­ra­ción para los conflictos».

El plan está muy cla­ro: hacer de Euro­pa la pri­me­ra línea del enfren­ta­mien­to con Rusia. Eso es lo que con­fir­ma el anun­cio, emi­ti­do el 4 de mayo, de que el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa abrió un nue­vo cuar­tel gene­ral en Poz­nan (Polo­nia) para diri­gir a los más de 6 000 mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses acan­to­na­dos en Polo­nia, Esto­nia, Leto­nia, Ale­ma­nia, Eslo­va­quia, Hun­gría, Ruma­nia y Bul­ga­ria, con vis­tas a «refor­zar el flan­co orien­tal de la OTAN como disua­sión hacia Rusia».

En el des­plie­gue sobre el flan­co orien­tal –que inclu­ye fuer­zas blin­da­das, caza­bom­bar­de­ros, navíos de gue­rra y uni­da­des de misi­les, inclu­so con misi­les nuclea­res– par­ti­ci­pan las poten­cias euro­peas de la OTAN, como lo demues­tra el envío de tro­pas fran­ce­sas y de carros de asal­to bri­tá­ni­cos a Estonia.

¿Y el ejér­ci­to euro­peo? Duran­te el encuen­tro rea­li­za­do en Mal­ta, el 27 de abril, con los minis­tros de Defen­sa de los paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN no dejó espa­cio alguno a las dudas al anun­ciar que:

Se acor­dó cla­ra­men­te por par­te de la Unión Euro­pea que su obje­ti­vo no es cons­ti­tuir un nue­vo ejér­ci­to euro­peo ni estruc­tu­ras de man­do que com­pi­tan con las de la OTAN sino algo que sea com­ple­men­ta­rio con lo que hace la OTAN.

El bas­tón de man­do se man­tie­ne defi­ni­ti­va­men­te en manos del Coman­dan­te Supre­mo de las fuer­zas alia­das en Euro­pa, un gene­ral esta­dou­ni­den­se nom­bra­do por el pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

man­lio Dinucci

10 de mayo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.