No somos una fran­qui­cia, somos pue­blo en armas.

LOS ABAJO FIRMANTES

Com­pa­ñe­ros orga­ni­za­do­res del 8. Sim­po­sio Eyup Bas en Turquia,

Reci­ban un cor­dial salu­do, des­de las mon­ta­ñas gue­rri­lle­ras de Colombia.

Quie­nes sus­cri­bi­mos este salu­do, somos todos aque­llo gue­rri­lle­ros de las bases y man­dos medios, trai­cio­na­dos por un Secre­ta­ria­do, que a espal­das de toda la gue­rri­lle­ra­da a pac­ta­do con nues­tro enemi­go de cla­ses, con quie­nes nos hemos enfren­ta­do por espa­cio de 52 años, bajo la direc­ción del cama­ra­da Manuel Maru­lan­da Vélez y el cama­ra­da Alfon­zo Cano, uno muer­to de cau­sa natu­ral, a los 80 años (67 años de vida gue­rri­lle­ra) sin clau­di­car un cen­tí­me­tro al enemi­go, y el otro caza­do en un inmen­so ope­ra­ti­vo de 6 mil sol­da­dos, pero no cedió ante sus ase­si­nos y murió de pie, como mue­ren los autén­ti­cos hijos del pueblo.

Dicho lo ante­rior, hare­mos un peque­ño resu­men de cómo se teje esta trai­ción, por par­te de un Secre­ta­ria­do ajeno y ale­ja­do de la base guerrillera.

En 1953 el Gene­ral Gus­ta­vo Rojas Pini­lla pac­ta un armis­ti­cio con las gue­rri­lleas libe­ra­les (géne­sis de las FARC-EP), don­de lue­go des­pués de las des­mo­vi­li­za­ción de la gue­rri­lle­ra­da es ase­si­na­do el coman­dan­te Gua­da­lu­pe Salcedo.

Estan­do en vida nues­tro coman­dan­te Maru­lan­da, se lle­va­ron a cabo las con­ver­sa­cio­nes de paz de 1982, con el recién elec­to pre­si­den­te Beli­sa­rio Betan­cur, de estas con­ver­sa­cio­nes nace el movi­mien­to polí­ti­co Unión Patrió­ti­ca, quie­nes en el año siguien­te de su fun­da­ción, les fue­ron acri­bi­lla­dos entre diri­gen­te y bases 3 mil militantes.

El Gobierno Vir­gi­lio Bar­co (1986−1990) quien bajo un pro­gra­ma deno­mi­na­do como «Ini­cia­ti­va para la Paz» cuyas nego­cia­cio­nes tam­bién fracasan.

Entre Abril y Junio de 1992 en el Gobierno de Cesar Gavi­ria se esta­ble­ció las nego­cia­cio­nes de paz con la Coor­di­na­do­ra Gue­rri­lle­ra Simón Bolí­var (con­for­ma­da por las FARC, ELN y el EPL) en Tlax­ca­la, Méxi­co. Tam­po­co hubo acuerdos.

En el gobierno de Andrés Pas­tra­na (1998 y 2002) se lle­va­ron a cabo las con­ver­sa­cio­nes de San Vicen­te del Caguan„ tam­bién lle­va­das al fra­ca­so, el moti­vo siem­pre ha sido, que el enemi­go a pues­to como con­di­ción la deja­ción de las armas. Tema al cual Maru­lan­da nuca cedió.

Lue­go la dura con­fron­ta­ción que vie­ne con la muer­te del com­pa­ñe­ro Raúl Reyes (San­ta Rosa de Yana­ma­ru, Ecua­dor, 1 de mar­zo de 2008), el ase­si­na­tos selec­ti­vo del Coman­dan­te Iván Ríos (Son­són, Antio­quia, 3 de mar­zo de 2008), la muer­te del cama­ra­da Maru­lan­da Sel­vas del Meta, 26 de mar­zo de 2008), muer­te del Coman­dan­te Mono Jojoy (La Maca­re­na, Meta; 22 de sep­tiem­bre de 2010), en un des­pia­da­do bom­bar­deo a su cam­pa­men­to y por últi­mo la caí­da en com­ba­te ase­dia­do por 6 mil de los hom­bres mejor entre­na­dos del Ejer­ci­to de Colom­bia, del cama­ra­da Coman­dan­te Alfon­zo Cano (Suá­rez, Cau­ca, 4 de noviem­bre de 2011.

Ha de extra­ñar que des­pués de todas estas bajas impor­tan­tes para el movi­mien­to, y nom­bra­do Coman­dan­te en Jefe Timo­leon Gimé­nez, comien­za una meteó­ri­ca y rápi­das con­ver­sa­cio­nes de Paz, a espal­da de la base gue­rri­lle­ra, y de pron­to nos vemos sor­pren­di­dos con unas con­ver­sa­cio­nes que, los man­dos lle­gan a infor­mar des­de La Haba­na y no a con­sul­tar (como han decla­ra­do los miem­bros desig­na­dos para las con­ver­sa­cio­nes), don­de se les impu­so a todo el colec­ti­vo com­ba­tien­te, con­di­cio­nes nun­ca discutidas.

En lo que va de pro­ce­so de paz la repre­sión hacia los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas no ha para­do. Las cifras hablan por sí solas. De los 117 líde­res socia­les ase­si­na­dos en 2016 en Colom­bia, 57 de ellos, es decir, el 66 por cien­to, murie­ron en el sur­oes­te colom­biano (Nari­ño 9, Cau­ca 43 y Valle 5). Y según un ran­king ela­bo­ra­do por la ONG Somos Defen­so­res, de los cin­co depar­ta­men­tos con mayo­res homi­ci­dios de líde­res, tres son del suroc­ci­den­te: Nari­ño, Cau­ca y Valle del Cau­ca. Esa ten­den­cia pare­ce con­fir­ma­da en el pri­mer tri­mes­tre de 2017, pues de los 34 líde­res ase­si­na­dos en el país, 13 lo fue­ron en el sur­oes­te y sie­te en Cauca.

La mayo­ría de las víc­ti­mas fata­les tenían en común ser miem­bros o líde­res de pro­ce­sos socia­les y polí­ti­cos por medio de las Jun­tas de Acción Comu­nal (JAC), la Guar­dia Cam­pe­si­na y res­guar­dos indí­ge­nas. Tam­bién per­te­ne­cían a reco­no­ci­das aso­cia­cio­nes de izquier­da como Coc­cam, Fen­sua­gro, Mar­cha Patrió­ti­ca, Con­gre­so de los Pue­blos, Par­ti­do Comu­nis­ta o la Unión Patriótica.

Siem­pre hemos teni­do cla­ro que la gue­rri­lla no es la cau­sa de la gue­rra, sino la con­se­cuen­cia de ella.

Aho­ra, todo com­ba­tien­te que se nie­gue a acep­tar «la Paz» del enemi­go, somos lla­ma­dos, «tra­fi­can­tes de dro­gas», «delin­cuen­tes que lo hacen a nom­bre de la revo­lu­ción», has­ta lle­gar a decir que nos hemos alia­do con los para­mi­li­ta­res para lle­var ade­lan­te el nego­cio de la droga».

Todo lo ante­rior expre­sa­do es el pre­cio, por no acep­tar esta paz roma­na, impues­ta por el gobierno y los man­dos (vaya a saber si han sido comprados).

Aho­ra somos vili­pen­dia­dos por la pren­sa, el gobierno y por nues­tros pro­pios excom­pa­ñe­ros que se han dado a la tarea de dela­tar­nos y combatirnos.

Sepa el mun­do que nos man­te­ne­mos en la lucha, y que el obje­ti­vo para noso­tros, es alcan­zar el socia­lis­mo, por la úni­ca alter­na­ti­va real­men­te Revo­lu­cio­na­ria, las armas en las manos.

Son nues­tros mejo­res deseos que lle­ven a cabo con éxi­to las jor­na­das del Sim­po­sio Eyup Bas en Turquia.

¡Por nues­tros muer­tos, ni un minu­to de silen­cio… Toda una vida de combate…!

¡La Paz se con­quis­ta peleando!

Fren­te 1, Fren­te 5, Fren­te 3, Fren­te 10, Fren­te 32, Fren­te 34, Fren­te 43, Fren­te 57, Fren­te 58, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Bogo­tá, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Mede­llín, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Cali, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Barran­qui­lla, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Meta, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Vicha­da, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Putu­ma­yo, Colum­na Daniel Arana.

Sel­vas y ciu­da­des insur­gen­tes de Colombia.

Somos Farc-Ep,

No somos una fran­qui­cia, somos pue­blo en armas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *