No somos una fran­qui­cia, somos pue­blo en armas.

LOS ABAJO FIRMANTES

Com­pa­ñe­ros orga­ni­za­do­res del 8. Sim­po­sio Eyup Bas en Turquia,

Reci­ban un cor­dial salu­do, des­de las mon­ta­ñas gue­rri­lle­ras de Colombia.

Quie­nes sus­cri­bi­mos este salu­do, somos todos aque­llo gue­rri­lle­ros de las bases y man­dos medios, trai­cio­na­dos por un Secre­ta­ria­do, que a espal­das de toda la gue­rri­lle­ra­da a pac­ta­do con nues­tro enemi­go de cla­ses, con quie­nes nos hemos enfren­ta­do por espa­cio de 52 años, bajo la direc­ción del cama­ra­da Manuel Maru­lan­da Vélez y el cama­ra­da Alfon­zo Cano, uno muer­to de cau­sa natu­ral, a los 80 años (67 años de vida gue­rri­lle­ra) sin clau­di­car un cen­tí­me­tro al enemi­go, y el otro caza­do en un inmen­so ope­ra­ti­vo de 6 mil sol­da­dos, pero no cedió ante sus ase­si­nos y murió de pie, como mue­ren los autén­ti­cos hijos del pueblo.

Dicho lo ante­rior, hare­mos un peque­ño resu­men de cómo se teje esta trai­ción, por par­te de un Secre­ta­ria­do ajeno y ale­ja­do de la base guerrillera.

En 1953 el Gene­ral Gus­ta­vo Rojas Pini­lla pac­ta un armis­ti­cio con las gue­rri­lleas libe­ra­les (géne­sis de las FARC-EP), don­de lue­go des­pués de las des­mo­vi­li­za­ción de la gue­rri­lle­ra­da es ase­si­na­do el coman­dan­te Gua­da­lu­pe Salcedo.

Estan­do en vida nues­tro coman­dan­te Maru­lan­da, se lle­va­ron a cabo las con­ver­sa­cio­nes de paz de 1982, con el recién elec­to pre­si­den­te Beli­sa­rio Betan­cur, de estas con­ver­sa­cio­nes nace el movi­mien­to polí­ti­co Unión Patrió­ti­ca, quie­nes en el año siguien­te de su fun­da­ción, les fue­ron acri­bi­lla­dos entre diri­gen­te y bases 3 mil militantes.

El Gobierno Vir­gi­lio Bar­co (1986−1990) quien bajo un pro­gra­ma deno­mi­na­do como «Ini­cia­ti­va para la Paz» cuyas nego­cia­cio­nes tam­bién fracasan.

Entre Abril y Junio de 1992 en el Gobierno de Cesar Gavi­ria se esta­ble­ció las nego­cia­cio­nes de paz con la Coor­di­na­do­ra Gue­rri­lle­ra Simón Bolí­var (con­for­ma­da por las FARC, ELN y el EPL) en Tlax­ca­la, Méxi­co. Tam­po­co hubo acuerdos.

En el gobierno de Andrés Pas­tra­na (1998 y 2002) se lle­va­ron a cabo las con­ver­sa­cio­nes de San Vicen­te del Caguan„ tam­bién lle­va­das al fra­ca­so, el moti­vo siem­pre ha sido, que el enemi­go a pues­to como con­di­ción la deja­ción de las armas. Tema al cual Maru­lan­da nuca cedió.

Lue­go la dura con­fron­ta­ción que vie­ne con la muer­te del com­pa­ñe­ro Raúl Reyes (San­ta Rosa de Yana­ma­ru, Ecua­dor, 1 de mar­zo de 2008), el ase­si­na­tos selec­ti­vo del Coman­dan­te Iván Ríos (Son­són, Antio­quia, 3 de mar­zo de 2008), la muer­te del cama­ra­da Maru­lan­da Sel­vas del Meta, 26 de mar­zo de 2008), muer­te del Coman­dan­te Mono Jojoy (La Maca­re­na, Meta; 22 de sep­tiem­bre de 2010), en un des­pia­da­do bom­bar­deo a su cam­pa­men­to y por últi­mo la caí­da en com­ba­te ase­dia­do por 6 mil de los hom­bres mejor entre­na­dos del Ejer­ci­to de Colom­bia, del cama­ra­da Coman­dan­te Alfon­zo Cano (Suá­rez, Cau­ca, 4 de noviem­bre de 2011.

Ha de extra­ñar que des­pués de todas estas bajas impor­tan­tes para el movi­mien­to, y nom­bra­do Coman­dan­te en Jefe Timo­leon Gimé­nez, comien­za una meteó­ri­ca y rápi­das con­ver­sa­cio­nes de Paz, a espal­da de la base gue­rri­lle­ra, y de pron­to nos vemos sor­pren­di­dos con unas con­ver­sa­cio­nes que, los man­dos lle­gan a infor­mar des­de La Haba­na y no a con­sul­tar (como han decla­ra­do los miem­bros desig­na­dos para las con­ver­sa­cio­nes), don­de se les impu­so a todo el colec­ti­vo com­ba­tien­te, con­di­cio­nes nun­ca discutidas.

En lo que va de pro­ce­so de paz la repre­sión hacia los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas no ha para­do. Las cifras hablan por sí solas. De los 117 líde­res socia­les ase­si­na­dos en 2016 en Colom­bia, 57 de ellos, es decir, el 66 por cien­to, murie­ron en el sur­oes­te colom­biano (Nari­ño 9, Cau­ca 43 y Valle 5). Y según un ran­king ela­bo­ra­do por la ONG Somos Defen­so­res, de los cin­co depar­ta­men­tos con mayo­res homi­ci­dios de líde­res, tres son del suroc­ci­den­te: Nari­ño, Cau­ca y Valle del Cau­ca. Esa ten­den­cia pare­ce con­fir­ma­da en el pri­mer tri­mes­tre de 2017, pues de los 34 líde­res ase­si­na­dos en el país, 13 lo fue­ron en el sur­oes­te y sie­te en Cauca.

La mayo­ría de las víc­ti­mas fata­les tenían en común ser miem­bros o líde­res de pro­ce­sos socia­les y polí­ti­cos por medio de las Jun­tas de Acción Comu­nal (JAC), la Guar­dia Cam­pe­si­na y res­guar­dos indí­ge­nas. Tam­bién per­te­ne­cían a reco­no­ci­das aso­cia­cio­nes de izquier­da como Coc­cam, Fen­sua­gro, Mar­cha Patrió­ti­ca, Con­gre­so de los Pue­blos, Par­ti­do Comu­nis­ta o la Unión Patriótica.

Siem­pre hemos teni­do cla­ro que la gue­rri­lla no es la cau­sa de la gue­rra, sino la con­se­cuen­cia de ella.

Aho­ra, todo com­ba­tien­te que se nie­gue a acep­tar «la Paz» del enemi­go, somos lla­ma­dos, «tra­fi­can­tes de dro­gas», «delin­cuen­tes que lo hacen a nom­bre de la revo­lu­ción», has­ta lle­gar a decir que nos hemos alia­do con los para­mi­li­ta­res para lle­var ade­lan­te el nego­cio de la droga».

Todo lo ante­rior expre­sa­do es el pre­cio, por no acep­tar esta paz roma­na, impues­ta por el gobierno y los man­dos (vaya a saber si han sido comprados).

Aho­ra somos vili­pen­dia­dos por la pren­sa, el gobierno y por nues­tros pro­pios excom­pa­ñe­ros que se han dado a la tarea de dela­tar­nos y combatirnos.

Sepa el mun­do que nos man­te­ne­mos en la lucha, y que el obje­ti­vo para noso­tros, es alcan­zar el socia­lis­mo, por la úni­ca alter­na­ti­va real­men­te Revo­lu­cio­na­ria, las armas en las manos.

Son nues­tros mejo­res deseos que lle­ven a cabo con éxi­to las jor­na­das del Sim­po­sio Eyup Bas en Turquia.

¡Por nues­tros muer­tos, ni un minu­to de silen­cio… Toda una vida de combate…!

¡La Paz se con­quis­ta peleando!

Fren­te 1, Fren­te 5, Fren­te 3, Fren­te 10, Fren­te 32, Fren­te 34, Fren­te 43, Fren­te 57, Fren­te 58, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Bogo­tá, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Mede­llín, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Cali, Mili­cias Boli­va­ria­nas de Barran­qui­lla, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Meta, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Vicha­da, Mili­cias Boli­va­ria­nas del Putu­ma­yo, Colum­na Daniel Arana.

Sel­vas y ciu­da­des insur­gen­tes de Colombia.

Somos Farc-Ep,

No somos una fran­qui­cia, somos pue­blo en armas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.