«En Eus­kal Herria, como en todo el mun­do, hay lucha de cla­ses» – Entre­vis­ta de Boltxe a Car­los Azná­rez, direc­tor de Resu­men Latinoamericano.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano es una vete­ra­na publi­ca­ción que nos acer­ca la reali­dad de las luchas de los dife­ren­tes pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca y que prac­ti­ca algo que podría­mos deno­mi­nar el inter­na­cio­na­lis­mo perio­dís­ti­co. No hay lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social que no cuen­te con el apo­yo de Resu­men.

Hemos habla­do con Car­los Azná­rez, his­tó­ri­co direc­tor de dicha publi­ca­ción, con quien que­re­mos hablar del gol­pe repre­si­vo sufri­do por Resu­men y otras cues­tio­nes de la reali­dad Latinoamericana.

Boltxe: Lo pri­me­ro feli­ci­tar­te por tan­tos años de dedi­ca­ción a este tra­ba­jo mili­tan­te, soli­da­rio e inter­na­cio­na­lis­ta y des­pués comén­ta­nos que ocu­rrió hace algu­nas sema­nas que Resu­men sufrió la aco­me­ti­da represiva.

Car­los Azná­rez: Antes que nada salu­dos a los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Boltxe a quie­nes cono­ci­mos en su andar duran­te los muchos años que estu­vi­mos vivien­do en Eus­kal Herria y, pos­te­rior­men­te, por su accio­nar inclau­di­ca­ble­men­te antiimperialista.

Res­pec­to a noso­tros sufri­mos un ata­que a nues­tra redac­ción en la noche del 31 de diciem­bre y la madru­ga­da del 1 de enero de este año. Un típi­co gru­po para­po­li­cial entró ile­gal­men­te y se apo­de­ró de todos nues­tros equi­pos de audio y de fil­ma­ción con los que hace­mos habi­tual­men­te el pro­gra­ma tele­vi­si­vo y el radial que dis­tri­bui­mos por todo el mun­do. Como obvia­men­te no se tra­ta­ba de ladro­nes comu­nes tam­bién bus­ca­ron afa­no­sa­men­te nues­tros archi­vos e igual­men­te se los lle­va­ron. Fue un típi­co ope­ra­ti­vo para qui­tar­nos del medio por nues­tro accio­nar con­tra­in­for­ma­ti­vo, pro­duc­to del nue­vo tiem­po repre­si­vo que el gobierno de Mau­ri­cio Macri apli­ca a toda disi­den­cia política. 

Por supues­to, rápi­da­men­te denun­cia­mos la situa­ción en una con­fe­ren­cia de pren­sa, en la que estu­vi­mos rodea­dos de cole­gas, inte­gran­tes de orga­nis­mos de dere­chos huma­nos, diri­gen­tes polí­ti­cos de izquier­da y nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que mani­fes­ta­ron su repu­dio por el hecho y su soli­da­ri­dad con nues­tro tra­ba­jo comunicacional.

Boltxe: Son malos tiem­pos para quie­nes afron­ta­mos la tarea de la infor­ma­ción y el tra­ba­jo de comu­ni­ca­ción… ¿Pien­sas que el impe­ria­lis­mo tra­ta de men­guar la liber­tad de expre­sión y comu­ni­ca­ción a quie­nes lo hace­mos des­de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria?

Car­los Azná­rez: Sin duda son malos tiem­pos para quie­nes no tran­si­gi­mos con el sis­te­ma y, en fun­ción de la ofen­si­va gigan­tes­ca que el impe­rio está desa­rro­llan­do con­tra las expre­sio­nes de lucha en Lati­noa­mé­ri­ca, las tareas comu­ni­ca­cio­na­les des­de la izquier­da se tor­nan moles­tas para los opresores.

Des­de aho­ra cada vez habrá más cen­su­ra (lo que pro­vo­ca­rá la auto­cen­su­ra de quie­nes no tie­nen un nivel de con­cien­cia de resis­ten­cia), tam­bién se suma ya una esca­la­da repre­si­va. Algo que en Eus­kal Herria uste­des saben muy bien de qué se tra­ta. Recor­de­mos el paso del repre­sor Bal­ta­sar Gar­zón por las redac­cio­nes de Egin, de Egun­ka­ria, de Ardi Bel­tza y tan­tos otros medios. Y lo mis­mo hicie­ron quie­nes le suce­die­ron has­ta el pre­sen­te. Aquí en Lati­noa­mé­ri­ca tam­bién tene­mos ému­los de Gar­zón sin uni­for­me y con él. Hay una ofen­si­va con­tra las radios libres, con­tra los perió­di­cos de izquier­da y con­tra los perio­dis­tas. Hon­du­ras, Méxi­co, Gua­te­ma­la son las prue­bas más evi­den­tes de lo que sig­ni­fi­ca el des­tino de pri­sión o de muer­te de un comu­ni­ca­dor o una comu­ni­ca­do­ra que se atie­ne a con­tar la ver­dad sobre el poder y los poderosos.

Boltxe: Acu­dien­do ya a la reali­dad Lati­no­ame­ri­ca­na, en los últi­mos años hemos vis­to des­apa­re­cer a dos líde­res revo­lu­cio­na­rios incues­tio­na­bles como Fidel y Hugo Chá­vez. A nivel con­ti­nen­tal ¿qué supo­ne ambas ausen­cias? ¿Y a nivel de sus res­pec­ti­vos países?

Car­los Azná­rez: Tan­to Fidel como Chá­vez sig­ni­fi­ca­ron el pun­to más alto de la direc­ción revo­lu­cio­na­ria, de la moral y la éti­ca al ser­vi­cio de los pue­blos. Fidel, un estra­te­ga mili­tar sin par, un revo­lu­cio­na­rio de tiem­po com­ple­to y un huma­nis­ta digno de un mun­do dife­ren­te al que hoy vivi­mos y por el que peleó toda su vida, ponién­do­se como meta el socia­lis­mo y el comu­nis­mo. No el de algu­nos par­ti­dos comu­nis­tas que transa­ron con Dios, el Dia­blo y lo que ven­ga, sino pen­san­do en ese comu­nis­mo de aba­jo, que apun­ta a des­truir el Esta­do burgués.

Chá­vez, el mejor dis­cí­pu­lo de Fidel, otro hom­bre excep­cio­nal que logró no solo revo­lu­cio­nar a Vene­zue­la sino que con­vo­có a toda Lati­noa­mé­ri­ca a acom­pa­ñar­lo en la ini­cia­ti­va de inte­grar­se revo­lu­cio­na­ria­men­te. Moles­to has­ta la sacie­dad para el Impe­rio, al que desa­fió valien­te­men­te, urdie­ron su ase­si­na­to (soy de la idea que no hubo muer­te natu­ral) y a par­tir de allí las cosas ya no fue­ron lo mis­mo para el con­ti­nen­te. El impe­rio puso pri­me­ra y avan­zó con todo, y para como se nos mue­re Fidel, vic­to­rio­so por­que casi eli­gió el día y la hora para par­tir, pero que igual nos dejó un hue­co difí­cil de llenar.

Aho­ra los pue­blos y, sobre todo, los revo­lu­cio­na­rios, debe­mos hacer honor a su lega­do y seguir la bata­lla que ellos ini­cia­ron. Hay razo­nes para no retro­ce­der y hay sufi­cien­te ense­ñan­za deja­da por los dos líde­res como para no tener que ima­gi­nar­nos fór­mu­las edul­co­ra­das, refor­mis­tas o neo­de­sa­rro­llis­tas que reem­pla­cen a la Revo­lu­ción, la Inde­pen­den­cia y el Socialismo.

Boltxe: Duran­te algu­nos años se ha habla­do de gobier­nos pro­gre­sis­tas en Amé­ri­ca Lati­na. ¿Qué balan­ce harías del accio­nar de estos gobier­nos, sabien­do que cada uno de ellos tie­ne dife­ren­cias con los otros?

Car­los Azná­rez: Hubo de todo. Pro­gre­sis­tas o neo­de­sa­rro­llis­tas y tam­bién gobier­nos revo­lu­cio­na­rios. Los pri­me­ros, como el gobierno argen­tino de los Kirch­ner, el bra­si­le­ño del PT y Dil­ma o el para­gua­yo de Fer­nan­do Lugo, rea­li­za­ron algu­nos avan­ces en lo social, basa­do más en el asis­ten­cia­lis­mo que en cam­biar real­men­te la rela­ción con el mun­do de los explo­ta­do­res, pero se con­for­ma­ron con no que­rer rom­per con el capi­ta­lis­mo y sus leyes mor­tí­fe­ras de con­su­mo y más consumo.

Por supues­to que a la luz de lo que hoy vivi­mos con gobier­nos de dere­cha pro­fun­da pare­cen paraí­sos aque­llos tiem­pos de rei­na­do pro­gre, pero eso tam­bién es un espe­jis­mo, por­que muchos de sus diri­gen­tes se enri­que­cie­ron a par­tir de la corrup­ción y trai­cio­na­ron de esa for­ma el man­da­to popu­lar de sus bases. Ade­más, al no con­so­li­dar (por caren­cias ideo­ló­gi­cas) una estruc­tu­ra polí­ti­ca capaz de resis­tir fir­me­men­te a la ofen­si­va de dere­cha, caye­ron sin pena ni glo­ria. Y lo peor, es que sin hacer la más míni­ma auto­crí­ti­ca están pen­san­do en vol­ver, como si eso fue­ra una cues­tión de magia.

Un ejem­plo de la men­ti­ra pro­gre­sis­ta fue y es el gobierno del Fren­te Amplio en Uru­guay, don­de tan­to Taba­ré Váz­quez como el ido­la­tra­do por los euro­peos, Pepe Muji­ca, cons­tru­ye­ron una de las más gran­des men­ti­ras, eso sí con mucho mar­ke­ting, sobre todo a par­tir de Muji­ca, el pre­si­den­te más hones­to y humil­de del mun­do, como lo lla­mó el cineas­ta Kus­tu­ri­ka. Con Muji­ca y Taba­ré, con los ex tupa­ma­ros arre­pen­ti­dos de haber sido revo­lu­cio­na­rios tiem­po atrás, Uru­guay se con­vir­tió en el no va más de las inver­sio­nes de las tras­na­cio­na­les (fábri­cas de papel, mega­mi­ne­ría, etc., que fue­ron des­tru­yen­do la tie­rra y el tan cacarea­do Uru­guay natu­ral con que hizo pro­pa­gan­da el Fren­te Amplio). Nun­ca hubo tan­ta extran­je­ri­za­ción de la tie­rra, ni tam­po­co tan­ta comu­nión entre exre­vo­lu­cio­na­rios y los mili­ta­res geno­ci­das, como ocu­rrie­ra de la mano del falle­ci­do extu­pa, exmi­nis­tro de Defen­sa y reco­no­ci­do trai­dor a las ideas for­ja­das por Raúl Sen­dic, como fue Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro. Con el Fren­te Amplio, y bajo la influen­cia de estos per­so­na­jes, se con­so­li­dó la impu­ni­dad y, a dife­ren­cia de Argen­ti­na, no se pudo juz­gar a casi nin­guno de los ase­si­nos de tupa­ma­ros, comu­nis­tas, socia­lis­tas y tan­tos hom­bres y muje­res ase­si­na­dos por la dictadura.

Los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios (Vene­zue­la, Boli­via y con sus más y sus menos Ecua­dor y Nica­ra­gua) son todos dife­ren­tes en su ges­tión y pro­pues­ta trans­for­ma­do­ra. Vene­zue­la, con Chá­vez y lue­go con Nico­lás Madu­ro y Boli­via, con Evo Mora­les, real­men­te gene­ra­ron cam­bios socia­les de pro­fun­di­dad. Cons­tru­ye­ron herra­mien­tas para no solo resol­ver los pro­ble­mas ele­men­ta­les de sus pue­blos sino que a par­tir de Asam­bleas Cons­ti­tu­yen­tes abrie­ron la puer­ta a una mayor inclu­sión de los sec­to­res de la pobla­ción a los que siem­pre se ninguneó. 

En Vene­zue­la, la uni­dad patrió­ti­ca de Pue­blo y Fuer­zas Arma­das fue vital para aguan­tar, has­ta aho­ra, la vio­len­ta ofen­si­va de la dere­cha fas­cis­ta y del impe­ria­lis­mo. Por supues­to que todo no ha sido un camino de rosas, tam­bién se han detec­ta­do bol­so­nes de corrup­ción por arri­ba y una buro­cra­cia que ha pues­to palos en las rue­das ante cual­quier avan­ce. Pero el pue­blo ha ido sor­tean­do con éxi­to los obs­tácu­los y gra­cias al impul­so de Chá­vez pri­me­ro y del pro­pio Madu­ro des­pués, el poder comu­nal ha sur­gi­do como una alter­na­ti­va de poder popu­lar. Lo mis­mo que las mili­cias obre­ras y campesinas. 

Actual­men­te, Vene­zue­la vive bajo el con­ti­nuo ata­que oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta y eso impli­ca que todos y todas que lucha­mos por la eman­ci­pa­ción de los pue­blos no debe­mos dejar­la sola y tene­mos que defen­der­la. De la mis­ma mane­ra que segui­mos hacien­do con Cuba revolucionaria.

Evo en Boli­via es qui­zá el ges­tor de uno de los pro­ce­sos más sóli­dos del con­ti­nen­te. Ha logra­do como nadie inte­grar a la polí­ti­ca a los más humil­des y logró la recu­pe­ra­ción de la auto­es­ti­ma para esos sec­to­res siem­pre gol­pea­dos y humillados.

Por todo ello, que­da cla­ro que quie­nes más han avan­za­do y aún con­ti­núan en pie son los que, sin dudar­lo, apos­ta­ron por revo­lu­cio­nar sus paí­ses y poner en cues­tio­na­mien­to todo lo que se deri­va de la demo­cra­cia bur­gue­sa, optan­do por demo­cra­cias par­ti­ci­pa­ti­vas y cam­bios revolucionarios. 

Boltxe: ¿Qué papel pien­sas que jue­gan y deben jugar los movi­mien­tos socia­les y popu­la­res en la lucha de los pue­blos de Amé­ri­ca Latina?

Car­los Azná­rez: Los movi­mien­tos socia­les son el nue­vo suje­to que se suma al his­tó­ri­co acu­mu­la­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Son pro­duc­to de los peo­res años de cri­sis deri­va­dos de las dic­ta­du­ras mili­ta­res y repe­ti­dos en la explo­sión neo­li­be­ral de los 90. Reúnen en sus filas a tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos y a quie­nes están hacien­do expe­rien­cias de poder popu­lar alter­na­ti­vo. Muchos de ellos con­ver­gen en los movi­mien­tos hacia el ALBA, que cami­nan inde­pen­dien­te­men­te del ALBA de los gobier­nos pero que levan­tan las ban­de­ras que en esa arti­cu­la­ción impri­mie­ron Chá­vez y Fidel.

De hecho, es tan efec­ti­vo el tra­ba­jo de los movi­mien­tos socia­les en su lucha con­tra el extrac­ti­vis­mo, los agro­ne­go­cios, la pelea por la tie­rra y otras rei­vin­di­ca­cio­nes don­de se unen tra­ba­ja­do­res y pue­blos ori­gi­na­rios, que el enemi­go los ha pues­to en su pun­to de mira. De allí los con­ti­nuos ase­si­na­tos de lide­re­sas y líde­res socia­les, dele­ga­dos sin­di­ca­les, cam­pe­si­nos, estudiantes.

Tam­bién vale men­cio­nar la heroi­ca bata­lla de los pue­blos ori­gi­na­rios, como los mapu­che en sus terri­to­rios ances­tra­les inva­di­dos por Chi­le y Argen­ti­na, los ayma­ras, o cada una de las cien­tos de etnias de Bra­sil, Méxi­co, Gua­te­ma­la, Pana­má, Perú, Hon­du­ras, Ecua­dor, que no comul­gan con los malos tra­tos y des­po­jo de tie­rras por par­te de los nue­vos con­quis­ta­do­res, por lo que se están enfren­tan­do en una pelea de vida o muerte.

Boltxe: ¿Cómo está la igual­dad de géne­ro en Amé­ri­ca Lati­na? ¿Y la lucha con­tra la vio­len­cia machista?

Car­los Azná­rez: No hay igual­dad de géne­ro aún pero se pelea todos los días en las calles por ello. Denun­cian­do al patriar­ca­do en toda su exten­sión y con­se­cuen­cia, y ata­can­do con todo a la vio­len­cia machis­ta que ani­da en nues­tras socie­da­des, inclu­so en las pro­pias familias.

Al andar rebel­de y com­pro­me­ti­do de los movi­mien­tos socia­les hay que sumar el papel extra­or­di­na­rio que están jugan­do las muje­res, que des­de las orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, no solo las han apun­ta­la­do sino que hoy están a la cabe­za de las luchas en casi todo el con­ti­nen­te. Muje­res que pelean por las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas anti­pa­triar­ca­les pero que tam­bién han car­ga­do en su mochi­la las luchas anti-extrac­ti­vis­tas. Muje­res que gri­tan en las calles Ni una menos fren­te a los femi­ci­dios deri­va­dos de los nego­cios de la tra­ta o con­tra los ase­si­na­tos de sus pares por defen­der la tie­rra de la con­ta­mi­na­ción de Mon­san­to o de la Barrick Gold.

Boltxe: ¿Podrías expli­car­nos la situa­ción que se está dan­do en Vene­zue­la en estos momen­tos a cau­sa de las accio­nes inje­ren­cis­tas de Luis Alma­gro pre­si­den­te de la OEA?

Car­los Azná­rez: Vene­zue­la se ha ido con­vir­tien­do en uno de los más gran­des labo­ra­to­rios de expe­ri­men­ta­ción del impe­ria­lis­mo en lo que hace a usar fór­mu­las para des­es­ta­bi­li­zar un país en aras de derro­car un pro­ce­so que des­de siem­pre le ha plan­ta­do cara. Han pro­ba­do todos los medios, des­de el gol­pe de Esta­do de 2002, has­ta el ase­si­na­to de Hugo Chá­vez, el líder máxi­mo de la Revo­lu­ción boli­va­ria­na. Des­de la gue­rra eco­nó­mi­ca devas­ta­do­ra, que ha ido des­gas­tan­do len­ta­men­te a sec­to­res de la pobla­ción, has­ta el terro­ris­mo mediá­ti­co cons­tan­te y aho­ra las manio­bras diplo­má­ti­cas enca­be­za­das por ese minis­te­rio de colo­nias (como los lla­mó Fidel) que son los alcahue­tes de la OEA. Fren­te a todos ellos la Revo­lu­ción, con sus luces y som­bras, está en pie y el pue­blo sigue defen­dien­do su con­ti­nui­dad y la de su pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Cla­ro que no todos son aco­sos exter­nos sino que tam­bién hay défi­cits inter­nos denun­cia­dos pri­me­ro por Chá­vez y aho­ra por el actual pre­si­den­te y que tie­nen que ver con la corrup­ción, la buro­cra­cia, la pér­di­da de ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria para aco­mo­dar­se en el posi­bi­lis­mo, pero sin embar­go hay en Vene­zue­la una gran fran­ja pobla­cio­nal que des­pués de empo­de­rar­se con el cha­vis­mo ha mar­ca­do la línea de no retorno, y está dis­pues­ta a jugar­se para defen­der lo con­quis­ta­do. Con Vene­zue­la, no cabe otra que refor­zar la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, dejar­se de titu­beos peque­ño bur­gue­ses o de esgri­mir for­mu­la­cio­nes tros­kis­tas bus­cán­do­le la pul­ga al gato y apo­yar a los que ahí siguen luchan­do por el socia­lis­mo. ¿Qué está lejos aún de lograr­se? Pue­de ser, pero a la luz de los paí­ses en los que muchos de noso­tros vivi­mos, y no digo de los de Euro­pa, don­de el retro­ce­so es monu­men­tal, en Vene­zue­la se ha avan­za­do muchí­si­mo. El pue­blo se ha hecho Comu­na, exis­ten orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas y obre­ras con mucha poten­cia revo­lu­cio­na­ria, y hay pue­blo y ejér­ci­to pen­san­do en la mis­ma cla­ve. Todo lo demás, en este momen­to, son elu­cu­bra­cio­nes fata­lis­tas que sólo le sir­ven al impe­rio y a los oli­gar­cas locales.

Boltxe: ¿Pien­sas como dicen algu­nas per­so­nas que no es posi­ble la revo­lu­ción socia­lis­ta por la vía insu­rrec­cio­nal? ¿Qué cami­nos deben reco­rrer las y los revo­lu­cio­na­rios en Nues­tra Amé­ri­ca para cons­truir el socialismo?

Car­los Azná­rez: Más allá de las defec­cio­nes, aggior­na­mien­to o deca­den­cia ideo­ló­gi­ca de algu­nos, no hay razo­nes para pen­sar que como en toda la his­to­ria, todas las vías son aptas para avan­zar hacia la Revo­lu­ción pen­san­do en cons­truir una socie­dad socia­lis­ta. Así como recha­za­mos, pelean­do en todas par­tes, las fór­mu­las neo­li­be­ra­les del fin de la his­to­ria, pro­cla­ma­das por Fuku­ya­ma en los años 90, o por sus dis­cí­pu­los actua­les (que engra­san la maqui­na­ria de los Macri, Temer, Peña Nie­to y otros), tam­bién hay que opo­ner­se a que algu­nos quie­ran impo­ner­nos por decre­to que se aca­bó para siem­pre la vía revo­lu­cio­na­ria insu­rrec­cio­nal o la del pue­blo en armas.

El tiem­po y las cir­cuns­tan­cias de la opre­sión impe­rial (siem­pre bru­tal y ase­si­na) deter­mi­na­rán qué cami­nos tomar para no seguir ponien­do la otra meji­lla. Hoy esta­mos vien­do de todo en el mun­do: des­de los que can­tan loas, des­de una pre­sun­ta izquier­da, a defen­der las demo­cra­cias bur­gue­sas, segu­ra­men­te para aco­mo­dar­se en sus pol­tro­nas trai­cio­nan­do todos los prin­ci­pios que los lle­va­ron a la lucha tiem­po atrás. O los que, cayen­do en un posi­bi­lis­mo sui­ci­da, ven­den la fór­mu­la de has­ta aquí lle­ga­moslos pue­blos no quie­ren más gue­rray aban­do­nan las luchas más fron­ta­les y se moder­ni­zan uti­li­zan­do un con­sig­nis­mo edul­co­ra­do y osten­si­ble­men­te social­de­mó­cra­ta. A todos ellos, la reali­dad será la encar­ga­da de demos­trar­les que al impe­ria­lis­mo y al capi­ta­lis­mo no se los des­tru­ye con pala­bras hue­cas sino con lucha y más lucha. ¿Qué no pare­cen ser los tiem­pos para las gran­des ges­tas? ¿Quién lo dice y des­de dón­de se afir­ma? Allí están cien­tos de miles de cam­pe­si­nos del Movi­mien­to Sin Tie­rra de Bra­sil, pelean­do por la tie­rra por todas las vías posi­bles, o los cam­pe­si­nos para­gua­yos –uno de los pocos paí­ses don­de cre­ce una nue­va gue­rri­lla, cuan­do otras se han des­mo­vi­li­za­do– gene­ran­do inmen­sas movi­li­za­cio­nes con­tra los lati­fun­dis­ta, pelean­do con uñas y dien­tes para que no los sigan matando.

Boltxe: ¿Cómo valo­ras el lla­ma­do pro­ce­so de paz en Colom­bia entre el gobierno y las FARC?

Car­los Azná­rez: Se ha tra­ba­ja­do mucho por par­te de la gue­rri­lla de las FARC para ese acuer­do, bus­can­do paz con jus­ti­cia social, como se dijo des­de que se sen­ta­ron en La Haba­na con el gobierno dere­chis­ta de San­tos. Final­men­te, los acuer­dos ya fir­ma­dos, don­de ya se hacían varias lógi­cas con­ce­sio­nes, fue rees­cri­to por el ase­sino para­mi­li­tar de Alva­ro Uri­be Vélez y lo que sur­gió de los acuer­dos defi­ni­ti­vos tira­ba para atrás muchas rei­vin­di­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les. Sin embar­go, se pue­de decir con toda razón, que más allá del papel, estas rei­vin­di­ca­cio­nes se pue­den impo­ner en la calle, en las movi­li­za­cio­nes, en la pre­sión de las masas. Lo que ocu­rre es que ade­más, el gobierno de San­tos no tie­ne la menor inten­ción de avan­zar ni en los míni­mos acor­da­dos, no inten­ta des­ar­mar al para­mi­li­ta­ris­mo que sigue matan­do diri­gen­tes popu­la­res y ame­na­zan­do de muer­te a otros y otras, ni en libe­rar a los miles de pre­sos y pre­sas, tal cual mar­ca­ba lo acor­da­do a tra­vés de una amnis­tía. Tam­po­co hace con­ce­sio­nes con res­pec­to al pro­ble­ma de la tie­rra, que es uno de los gran­des des­po­jos que ha sufri­do el pue­blo colom­biano y, por últi­mo, se inten­ta enre­dar a los revo­lu­cio­na­rios en lo de siem­pre: todo se arre­gla con elec­cio­nes con­tro­la­das por noso­tros, uste­des armen un par­ti­do y prue­ben suer­te. Como si se die­ran las con­di­cio­nes para poder par­ti­ci­par en un terri­to­rio que el enemi­go mane­ja des­de hace siglos y sabe todas las tri­qui­ñue­las para aplastarte.

Creo que el momen­to es muy difí­cil para los lucha­do­res y lucha­do­ras colom­bia­nas y más allá de que las FARC o el ELN (que sigue en nego­cia­cio­nes) han demos­tra­do duran­te medio siglo que son dos fuer­zas com­ba­tien­tes y de alto gra­do de duc­ti­li­dad polí­ti­ca para que los arrin­co­nen tan fácil­men­te, las alar­mas, no pode­mos negar­lo, están encen­di­das. Todo depen­de­rá de la fuer­za y con­vic­ción revo­lu­cio­na­ria que las dos insur­gen­cias pue­dan des­ple­gar para atra­ve­sar este desier­to y man­te­ner­se uni­dos y fir­mes en sos­te­ner aque­llos pos­tu­la­dos que levan­ta­ron sus ante­ce­so­res, como Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, el Mono Jojoy, Cami­lo Torres, el cura Pérez y tan­tos otros lucha­do­res y lucha­do­ras que die­ron su vida por la Revo­lu­ción sin concesiones.

Boltxe: ¿Cómo vis­lum­bras el futu­ro de Nues­tra Amé­ri­ca en la aún pen­dien­te libe­ra­ción de sus pueblos?

Car­los Azná­rez: Nos espe­ran días de mucha lucha si que­re­mos real­men­te apun­tar en la bue­na direc­ción y no con­for­mar­nos con ata­jos. La his­to­ria de los pue­blos se mue­ve en gran­des ciclos, y el actual mues­tra algu­nos retro­ce­sos pero tam­bién hay bol­so­nes de resis­ten­cia enco­na­da al avan­ce impe­ria­lis­ta. Esta­rá en las nue­vas gene­ra­cio­nes defi­nir si se quie­re avan­zar –como sería lo correc­to– en direc­ción a la des­truc­ción de los Esta­dos bur­gue­ses y la implan­ta­ción del socia­lis­mo, o si se con­for­man resig­na­da­men­te con lo que hay, o sea: pac­tar la muer­te en incó­mo­das cuo­tas. Siem­pre a un perío­do de reflu­jo le siguió una con­tra­par­te de fuer­te rebel­día popu­lar. Soy opti­mis­ta en que ya se están ges­tan­do, como dice ese revo­lu­cio­na­rio tupa­ma­ro que nun­ca bajó las ban­de­ras, Jor­ge Zabal­za, las nue­vas olea­das insur­gen­tes. A eso y no a otra cosa tene­mos que apostar.

Boltxe: Que­ría­mos pre­gun­tar­te tam­bién por tu opi­nión acer­ca de lo que ocu­rre en Orien­te Pró­xi­mo, la sal­va­je agre­sión coti­dia­na de Israel, las gue­rras impe­ria­lis­tas, la agre­sión a Siria por par­te del imperialismo…

Car­los Azná­rez: En Medio Orien­te como en otras regio­nes del mun­do el impe­ria­lis­mo apues­ta a des­es­truc­tu­rar terri­to­rios, masa­crar a sus pobla­cio­nes, tras inva­dir­las con excu­sas tan fal­sas como las de las armas quí­mi­cas, y final­men­te redia­gra­mar la zona para apo­de­rar­se, bajo su domi­nio, de las rique­zas natu­ra­les, léa­se petró­leo, gas, mine­ra­les, etc. Y tam­bién, tener una vía direc­ta para en un futu­ro no muy lejano avan­zar hacia Rusia y Chi­na, sus dos gran­des enemigos.

En ese mar­co sigue sien­do heroi­ca la resis­ten­cia que desa­rro­lla el pue­blo pales­tino y sus orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes con­tra la ocu­pa­ción sio­nis­ta, gene­ran­do una ense­ñan­za pre­ci­sa para otros pro­ce­sos simi­la­res de nacio­nes sin Esta­do: no hay posi­bi­li­dad pací­fi­ca de con­vi­vir con el enemi­go que inva­dió tus tie­rras, sal­vo decli­nar las aspi­ra­cio­nes de auto­de­ter­mi­na­ción. Pales­ti­na es un dolo­ro­so faro de éti­ca revo­lu­cio­na­ria en ese sentido.

El res­to de la región ha sido prác­ti­ca­men­te des­trui­da en su infra­es­truc­tu­ra, a par­tir de las gue­rras ota­nia­nas a las que los Bush, los Clin­ton, los Oba­ma y aho­ra los Trump, con­du­je­ron como perri­tos fal­de­ros a las nacio­nes euro­peas. Todo ello ade­más, para ver­güen­za eter­na, con la com­pli­ci­dad ideo­ló­gi­ca de cier­tos pro­gres o izquier­dis­tas que per­die­ron la brú­ju­la, que se inven­ta­ron revo­lu­cio­nes en Libia o en Siria, y ter­mi­na­ron sien­do cóm­pli­ces de las masa­cres de esos pueblos.

Sin embar­go, hay que decir que a pesar de la poten­cia­li­dad béli­ca de los agre­so­res impe­ria­les, siem­pre hubo y habrá resis­ten­cia. Ocu­rrió en Irak, don­de los mari­nes de Esta­dos Uni­dos no pudie­ron hacer pie y tuvie­ron que ape­lar a cons­truir enjen­dros como el ISIS, para des­es­ta­bi­li­zar aún más a las pobla­cio­nes median­te autén­ti­cos hechos de bar­ba­rie. Ocu­rre en Siria, don­de pue­blo, gobierno y ejér­ci­to luchan deno­da­da­men­te para que el país no cai­ga en manos de yan­quis y sio­nis­tas, que bus­can con­ver­tir­la en una nue­va Libia.

Como gen­tes de izquier­da no debe­mos dudar don­de parar­nos en estas gran­des bata­llas anti­im­pe­ria­lis­tas y más allá de la para­fer­na­lia desa­rro­lla­da por algu­nos inte­lec­tua­les de la derro­ta, acom­pa­ñar con soli­da­ri­dad acti­va a todo el mun­do ára­be y per­sa que se rebe­la con­tra el impe­rio, con­tra Israel y con­tra las monar­quías de la región. En ese sen­ti­do, Pales­ti­na, Siria e Irán son hoy las prin­ci­pa­les avan­za­das del eje de resis­ten­cia que debe­mos defender. 

Boltxe: Para ir ter­mi­nan­do y abu­san­do de tu ama­bi­li­dad que­ría­mos pre­gun­tar­te por Eus­kal Herria, las reno­va­das rei­vin­di­ca­cio­nes por la amnis­tía, esa ocu­pa­ción fran­co-espa­ño­la que con­ti­núa, la repre­sión a la juven­tud más com­ba­ti­va y comprometida.

Car­los Azná­rez: Eus­kal Herria me due­le enor­me­men­te, como vas­co que soy y como inde­pen­den­tis­ta. Siem­pre supi­mos que el impe­rio espa­ñol y el fran­cés no eran poca cosa para enfren­tar y que con sus for­mas bru­ta­les de enca­rar la inva­sión y asi­mi­la­ción de nues­tro pue­blo no valían las medias tin­tas. De allí, que a lo lar­go de la his­to­ria siem­pre hubo resis­ten­cia, auto­de­fen­sa y ofen­si­vas, que a veces ter­mi­na­ron en vic­to­rias. Pero a la vez, fren­te a cada una de estas varian­tes, ambos impe­rios desa­rro­lla­ron estra­te­gias de ani­qui­la­mien­to que le han cos­ta­do a Eus­kal Herria, años de dolor, san­gre y muerte.

Lo que se mues­tra actual­men­te, des­pués de que ETA haya aban­do­na­do las armas, es un pano­ra­ma de gran incer­ti­dum­bre. Por un lado, por­que la nega­ti­va de Madrid y París en nego­ciar gene­ra­ron la cer­te­za de que todo lo que se qui­sie­ra lograr ten­dría que ser a fuer­za de mucha lucha, y en ese sen­ti­do es nece­sa­rio que se ten­ga en cuen­ta, como mar­ca la his­to­ria, que para ello es nece­sa­rio cons­truir una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que afron­te el nue­vo tiem­po sin renun­ciar a nin­guno de los prin­ci­pios que lle­vó a varias gene­ra­cio­nes a poner el cuer­po en la línea del fren­te. Hom­bres y muje­res, jóve­nes casi todos ellos, que lo paga­ron y lo sigue pagan­do con clan­des­ti­ni­dad, tor­tu­ras, muer­te, cár­cel y deportación.

Me sien­to par­te de Eus­kal Herria y sigo cre­yen­do que la úni­ca solu­ción, para que ten­ga­mos Patria, es luchar por la inde­pen­den­cia para alcan­zar el socia­lis­mo, renun­cian­do a cual­quier ten­ta­ción de cons­truir ata­jos refor­mis­tas que ter­mi­nan abre­van­do en ver­gon­zo­sas defen­sas del capi­ta­lis­mo que hoy sufren nues­tros jóve­nes y tam­bién los mayo­res, a los que la cri­sis eco­nó­mi­ca ha con­ver­ti­do en marginados.

Creo ade­más que a pesar de estar dis­fra­za­da entre los fue­gos de arti­fi­cio del con­su­mis­mo, en Eus­kal Herria, como en todo el mun­do, hay lucha de cla­ses y que es pre­ci­sa­men­te la bur­gue­sía vas­ca (con el PNV y sus dis­cí­pu­los) uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para lograr la uni­dad revo­lu­cio­na­ria (no la que sur­ja de una ensa­la­da de siglas elec­to­ra­le­ras y opor­tu­nis­tas) que con­duz­ca más tem­prano que tar­de a que el pue­blo vas­co se libe­re y asu­ma la rei­vin­di­ca­ción de sus raí­ces como pue­blo originario.

Por últi­mo, en estos tiem­pos de pro­ce­so de paz sin que la paz apa­rez­ca por nin­guno de los rin­co­nes de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas, ¿quién pue­de dor­mir tran­qui­lo con tan­tos pre­sos y pre­sas en las cár­ce­les de los impe­rios? Ellos son los hijos e hijas más dilec­tas de nues­tro pue­blo, los que nos recuer­dan esa fra­se de Arga­la: Todos tene­mos que dar algo para que unos pocos no den todo. Sin ellos y ellas en la calle y con su gen­te, sin su com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio, toda ini­cia­ti­va será trun­ca. Lograr la amnis­tía es algo más que una con­sig­na his­tó­ri­ca, es una rei­vin­di­ca­ción nece­sa­ria para cons­truir un edi­fi­cio sóli­do, la casa de nues­tros padres, que per­mi­ta sopor­tar tem­po­ra­les de des­áni­mo o claudicación. 

Boltxe: Ya sí para aca­bar, sabes que Boltxe somos un colec­ti­vo comu­nis­ta y no podía­mos dejar de pre­gun­tar­te en este cen­te­na­rio de la revo­lu­ción bol­che­vi­que como ves la actua­li­dad del mar­xis­mo como solu­ción a este calle­jón sin sali­da al que nos lle­va el capitalismo.

Car­los Azná­rez: No pro­ven­go del mar­xis­mo sino del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio lati­no­ame­ri­ca­nis­ta, pero como muchos fui incor­po­ran­do ele­men­tos de esta ideo­lo­gía fun­da­men­tal a lo lar­go de años de lucha y de madu­rez. Des­de allí es que creo que a pesar de que todo parez­ca lo con­tra­rio, inclu­so por el decli­nar de cier­tas izquier­das que se han vol­ca­do a posi­cio­nes refor­mis­tas, social­de­mó­cra­tas y posi­bi­lis­tas, o sea a la resig­na­ción y la vida cómo­da con anteo­je­ras para no ver la reali­dad que los cir­cun­da, hoy son tiem­pos de vol­ver a Marx y a Lenin. De apren­der de sus ense­ñan­zas y reco­ger los aspec­tos más valio­sos de su lega­do. Este cien ani­ver­sa­rio vie­ne bien en ese sen­ti­do para, más allá de los recuer­dos o fes­te­jos super­fi­cia­les que harán algu­nos, apro­ve­che­mos para leer­los, deba­tir­los y que nos ayu­den a refle­xio­nar y dar­nos áni­mo para seguir pelean­do con­tra quie­nes ellos mar­ca­ron como los gran­des enemi­gos de la huma­ni­dad: el impe­ria­lis­mo y el capitalismo.

Pues nada más, Car­los, eske­rrik asko por tu tiem­po y res­pues­tas, éxi­tos en lo per­so­nal y un fuer­te abra­zo comu­nis­ta a las y los cama­ra­das de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

9 de abril de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.