El ata­que quí­mi­co de Idleb, enési­mo inten­to de mani­pu­la­ción masi­va con­tra Siria

Una vez más, tene­mos a la pren­sa y los gobier­nos de occi­den­te, al uní­sono, cla­man­do con­tra el gobierno sirio, res­pon­sa­bi­li­zán­do­lo —sin prue­bas— de un ata­que quí­mi­co en la loca­li­dad de Jan Shei­jun, al sur de la pro­vin­cia de Idleb. Las explo­sio­nes, acon­te­ci­das el pasa­do mar­tes 4 de abril, cos­ta­ron la vida a casi un cen­te­nar de per­so­nas, muchas de ellas niños, cuyas imá­ge­nes nos han meti­do con cal­za­dor has­ta en la sopa en todos los medios de comu­ni­ca­ción. De nue­vo, polí­ti­cos, comen­ta­ris­tas y ter­tu­lia­nos, han recu­pe­ra­do el tér­mino línea roja, acu­ña­do por Barack Oba­ma para seña­lar al defi­ni­ti­vo deto­nan­te con el que ini­cia­ría la tan ansia­da inva­sión de Siria. Pare­ce que muchos toda­vía no han teni­do sufi­cien­tes dosis de san­gre y des­truc­ción aje­na y siguen ávi­dos de más, de una gue­rra total que podría desem­bo­car en un con­flic­to de carác­ter mundial.

Lo ver­da­de­ra­men­te curio­so es que muchos fui­mos avi­sa­dos hace sema­nas de que algo se coci­na­ba y está­ba­mos espe­ran­do la enési­ma cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra la figu­ra de Bashar el Assad que habría de lan­zar­se en pri­ma­ve­ra. El obje­ti­vo mar­ca­do no era otro que seguir con la des­hu­ma­ni­za­ción del per­so­na­je para impe­dir que pue­da jugar un papel rele­van­te en el futu­ro de Siria al mar­gen de lo que deci­da sobe­ra­na­men­te su pro­pio pue­blo. Coin­ci­den­cia o pla­ni­fi­ca­ción, es inne­ga­ble que la maqui­na­ria de la pro­pa­gan­da se ha pues­to en mar­cha con toda su cru­de­za —otra vez.

Sin embar­go, aún no se dis­po­ne de datos fia­bles sobre qué ha suce­di­do real­men­te, por lo que es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble emi­tir, como ha reco­no­ci­do Nacio­nes Uni­das y la Orga­ni­za­ción para la Prohi­bi­ción de Armas Quí­mi­cas (OPAQ), una hipó­te­sis veraz. Ni siquie­ra es posi­ble afir­mar si las explo­sio­nes se debie­ron a un ata­que aéreo, a un ata­que des­de tie­rra o a una explo­sión for­tui­ta. Todas las posi­bi­li­da­des son plau­si­bles. Cual­quier acu­sa­ción que se esté hacien­do en estos momen­tos se tra­ta­rá, inde­fec­ti­ble­men­te, de una intere­sa­da incri­mi­na­ción basa­da en cri­te­rios polí­ti­cos apriorísticos.

Como ya es tra­di­ción en la gue­rra con­tra Siria, las fuen­tes usa­das para la denun­cia del ata­que quí­mi­co par­ten de filia­les de al Qae­da, como los Cas­cos Blan­cos (una orga­ni­za­ción crea­da por Tur­quía con miem­bros del espio­na­je bri­tá­ni­co), o el Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos (otra supues­ta ONG que ope­ra des­de el Rei­no Uni­do). Ambas son pie­zas crea­das para pro­pi­ciar una inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal más direc­ta con­tra Siria y para gene­rar pro­pa­gan­da en favor de los gru­pos terro­ris­tas que agre­den al país, dis­fra­za­dos de aso­cia­cio­nes huma­ni­ta­rias inde­pen­dien­tes y sin áni­mo de lucro.

Cada vez que suce­de un hecho de esta natu­ra­le­za, es con­ve­nien­te pre­gun­tar­se Quid pro­dest? (¿A quién bene­fi­cia?) para tener una idea cla­ra de a quién pue­de asig­nar­se la auto­ría. Es bien paten­te que el ejér­ci­to sirio y sus alia­dos no nece­si­tan usar armas quí­mi­cas, van ganan­do en todos los fren­tes de bata­lla y lo que menos nece­si­tan es des­atar una inter­ven­ción extran­je­ra. El fin de la gue­rra está cer­ca y, sal­vo una impli­ca­ción mayor de los paí­ses de la OTAN y sus alia­dos, todo el mun­do sabe qué lado ven­ce­rá. Lan­zar bom­bas quí­mi­cas sobre pobla­ción civil en un pue­blo peque­ño no tie­ne nin­gún sen­ti­do, ni mili­tar, ni polí­ti­co, ni estra­té­gi­co. Sería una com­ple­ta estupidez.

Pero es que Siria tam­po­co posee armas quí­mi­cas con las que ata­car a nadie. Sus arse­na­les fue­ron des­trui­dos com­ple­ta­men­te con veri­fi­ca­ción inter­na­cio­nal a par­tir de 2013. Obvia­men­te, su fun­ción no era usar­las con­tra su pue­blo, todo lo con­tra­rio, su pose­sión era para disua­dir a Israel de usar armas ató­mi­cas con­tra Damas­co; no en vano a las armas quí­mi­cas se las lla­ma popu­lar­men­te, las armas nuclea­res de los pobres. Pre­ci­sa­men­te, el arse­nal no con­ven­cio­nal sirio fue dado de baja tras un ata­que quí­mi­co en la Guta, cer­ca de Damas­co. Tras acu­sar per­so­nal­men­te a Bashar el Assad del que resul­tó ser, final­men­te, un bom­bar­deo rebel­de, se supo poco des­pués que los niños muer­tos mos­tra­dos por los medios de comu­ni­ca­ción habían sido pre­via­men­te secues­tra­dos en aldeas pro guber­na­men­ta­les sema­nas atrás y pues­tos en ese pre­ci­so lugar para mover las con­cien­cias occi­den­ta­les en una pura ope­ra­ción de mar­ke­ting y pro­pa­gan­da, como demos­tró la igle­sia cató­li­ca siria, que apor­tó los nom­bres y ape­lli­dos de muchas de las víc­ti­mas que logra­ron ser iden­ti­fi­ca­das con ple­na precisión.

Pero lo que es ver­da­de­ra­men­te inau­di­to es que los gru­pos terro­ris­tas, sus medios de pro­pa­gan­da y los quin­ta­co­lum­nis­tas de nues­tro país, tie­nen ya un lar­go his­to­rial de pro­pa­ga­ción de fal­se­da­des, de simu­la­cio­nes de ata­ques y vídeos fal­sos para mani­pu­lar con­cien­cias y, a pesar de ello, los medios occi­den­ta­les no dudan seguir otor­gan­do vera­ci­dad a sus cam­pa­ñas de fal­se­da­des una y otra vez. Lo mis­mo suce­de con los paí­ses patro­ci­na­do­res de los rebel­des, que fue­ron los inven­to­res de las armas de des­truc­ción masi­va de Irak, de las matan­zas de Gada­fi con­tra su pro­pio pue­blo, de las atro­ci­da­des ira­quíes en Kuwait o del pro­gra­ma nuclear mili­tar iraní.

Quien, a estas altu­ras, aún con­fíe en las fal­se­da­des ins­ti­tu­cio­na­les, en las de sus medios cor­po­ra­ti­vos o en las de sus voce­ros, es por­que real­men­te quie­re ser enga­ña­do. No es la bús­que­da de la ver­dad lo que los mue­ve, ni si quie­ra la bús­que­da de la pos­ver­dad. Cuan­do se abra­za la sim­ple y pura men­ti­ra a sabien­das, es por filias polí­ti­cas pre­vias que nublan la razón y cie­gan el entendimiento.

Juan­lu González

6 de abril de 2017

Fuen­te: http://​www​.bits​ro​ji​ver​des​.org/​w​o​r​d​p​r​e​s​s​/​?​p​=​1​4​009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *